Violencias cotidianas

Las situaciones de violencia que se dan a diario en las aulas deben abordarse
contextualmente. Niños con una asombrosa capacidad para conectarse entre sí
y que acceden a múltiples contenidos desde edades muy tempranas. Niños
también que hacen síntoma de las violencias visibles e invisibles que los
rodean.
En la Argentina (y solo como ejemplos): enfrentamientos de barrabravas dentro
y fuera de los estadios de futbol en los que en muchos casos hay muertos;
violencia domestica que muchas veces los tiene protagonistas o donde son
testigos presenciales del maltrato entre sus padres; violencia en el mundo de la
política en el que ha desaparecido el debate y se reproducen en el
enfrentamiento y la descalificación. No es cierto que lo único que nos
representa sea violencia, opacidad, vejámenes. También hay quizá en los
márgenes de las mediaciones hegemónicas, actos despojados de maldad.
Esas experiencias de libertad (artísticas, deportivas, solidarias de movilización)
son muy probablemente muchas más en cantidad y de mucha calidad. La lucha
desigual en términos de una energía enorme. Hay quienes se ocupan de fundar
ese contrapeso necesario y las redes sociales, los blogs, twitter (entre otras
herramientas tecnológicas de última generación) colaboran para que se sepan
muchas más cosas que suceden, mas allá y más acá de las conveniencias de la
industria del espectáculo y del Poder.
En el “mientras tanto” la escuela desde los bordes puede albergar, impulsar y
multiplicar actos que emancipen y culturas que sean fuentes de vínculos sanos,
honestos, posibles. Que no estarán exentos de conflictos, pero que cuanto
menos estarán basados en la inocencia lúdica y el impulso fenomenal que
tienen las infancias y las adolescencias. Si hay una certeza es esta: podemos
aprender a no elegirla, lo cual implica ante todo no ejercerla. Y podemos
enseñar a elegir otros conceptos para definirnos. Porque si nos definimos de
otro modo, podremos actuar distinto.
Y la escuela puede ser el motor de esas otras definiciones posibles. Siempre
siendo, parafraseando a María Elena Walsh, conscientes de nuestra propia
capacidad de violencia.
Violencia escolar bajo sospecha
Es fuerte su título, al menos convoca a cualquiera para ver de qué se trata
cuando se dice “agresores, delincuentes y asesinos” para hablar de
instituciones como la escuela y el hospital.
En clave de medios y violencias, me parece necesario explicar el título que
pusimos al libro como colectivo de investigación. Justamente pretende

sentencia es que allí hay un sujeto de derecho que es un niño y del otro lado. intentando tomar distancia de aquello que se va sedimentado en el sentido común por repetición. especialmente durante el siglo pasado. que en el caso de que la escuela no es esa posición defensiva. Cuestión que debe ser contemplada con especial cuidado por quienes habitamos el universo escolar. Allí gay dos personas. dispositivos cibertecnologicos. Estamos frente a una construcción mediática que como muchas otras personas. Es decir. . que hay que asumir nuevos puntos de partida. Sin embargo lo que sugiere o mejor dicho. un menor que es un sujeto a sujetar. resistiendo a ese hecho habitual que parece transformarse en algo natural. Se trata de hacer lugar a una especie de paritaria educativa. En esas pocas palabras se condensa un significado que es necesario desocultar. Se trata de reconocer. en un título decía “Niño es atacado y robado por menor”. como si aquellos otros fueran una amenaza permanente. cuando nos hemos formateado la mayoría de los que estamos aquí (tomo prestado este término de tecnología). que salgan a buscar y aprender a sostener sus propias convicciones. democráticos. Paritaria que permita volver a definir lo propio. metáfora d un singular encuentro entre escuelas. medios de comunicación. Aquello que se naturaliza se vuelve habitual y pasa a ser parte del mundo de las cosas de lo que no hay que preocuparse porque siempre fueron así. Una escuela que intente ofrecer a los alumnos un filtro cognitivo que los aleje del lugar de espectadores pasivos proponiéndoles ser ciudadanos activos. Creo que falta muy poco para que ella se convierta en una sección autónoma de cualquier periódico o en una columna de un programa radial. la escuela gozaba del monopolio de la transición de cultura y el saber. Durante mucho tiempo. familias. abrir a debate.interpretar ese fenómeno de bombardeo mediático en torno a la violencia escolar. mercado. Razón por la cual es preciso que la escuela incorpore el reto de sentarse a una especie de mesa de negociaciones con otros referentes de socialización de alumnos y alumnas. nos exige estar alertas y advertir cada uno de los deslizamientos semánticos que construyen sentidos. asunto que hace unas décadas se ha ido modificando y complicando n forma creciente. por no decir un sujeto de desecho. se convierte en parte de nuestro paisaje cotidiano y de este modo dejamos de interrogarnos sobre ello. Como sostiene la antropóloga Roxana Reguillo. los medios masivos de comunicación son dispositivos estratégicos de producción de visibilidad. y muchos otros agentes sociales y comunitarios que forman parte de los procesos de socialización infantil y juvenil. sino animarse a subir la apuesta y reposicionarse como institución. dos seres pequeños. cueste lo que costare que ya no se tenga exclusividad. Es preciso advertir sobre el fenómeno de naturalización con el que vivimos la violencia escolar. Según en un diario.

con el aval. debatir un asunto que cotiza muy alto en los medios y se conoce como “bullying”. Hablar de acoso escolar clasifica. Lo que interesa señalar es que el abordaje de esta problemática desde el “bullyng” o acoso escolar es por lo menos impreciso. alimentando los modos binarios de entender una realidad que por lo menos es compleja. cuya traducción es acoso escolar. Logro transformar y reemplazar l castigo físico por la vergüenza como un mecanismo mucho más eficaz de disciplinamiento escolar. en que la escuela. en muchos casos de los adultos por fuera de la escuela. los actos violentos vuelven sobre los adultos. poner bajo la lupa todo tipo de adjetivaciones y reconocer que estamos frente a una construcción mediática. Termino que abarca desde una simple burla. que confluyen en una especie de cosificación y entonces se piensa la violencia como una cosa que contagia. No forman parte de aquellos castigos que aplicaban los adultos escolares. en otra un chico le pega una trompada al director y en otro canal se observa una pareja de padres que golpea con extrema violencia a un inspector de escuelas. Y de este modo tratar de comprenderla un poco mejor. Porque las violencias y las escuela como muchos otros fenómenos son eminentemente políticos. cosifica y reduce los problemas solo a víctimas y culpables. aunque dicho en aquel idioma suena más seductor. En los tiempos actuales. que tiene muchísimos matices y en la que están . y me refiero a la política en términos de construcción de ciudadanía. Como decíamos ha perdido el monopolio de la transición y socialización. El caso del chico que golpea o insulta. Pero el problema más grave es que se trata de perspectivas que suelen omitir contextos. y nos zambullen en estas lógicas de reducir todo tipo e situaciones a “casos”. debatiéndose día tras día con otros referentes. En estos casos. Aquí se revierte el sentido de esa cadena de violencia durante tiempo legitimada. ponerla bajo sospecha. Un rasgo peculiar que observamos en estas escenas es una reversión del sentido de estas violencias.Es necesario practicar alguna distancia con la noción de violencia escolar. Una de las cuestiones claves de la escuela moderna fue si optimización en términos de tecnología disciplinaria. en especial si se trata de objetos de consumo masivo. pasando por una trompada con efectos graves e incluso llega hasta la muerte. la despolitiza. de la escuela y hacia la escuela. Es posible que sea más claro y preciso si hablamos de violencia (en plural) en la escuela. Comienzan a proliferar en las pantallas imágenes como las siguientes: una madre ingresa a la escuela sin permiso. Parece necesario también cuando analizamos este tópico. que es la de los adultos hacia los niños y adolescentes y entonces solemos sorprendernos y decimos “la cosa esta terrible”. y esta manera de entenderla la descontextualiza . intentar desnaturalizarla. el “alumno violento”.

Porque al descontextualizar y despolitizar estas relaciones. Primer problema: la escuela profundiza la violencia a partir de su concepción cultural y pedagógica . Vamos a plantear dos grandes problemas que van siempre juntos: por un lado. en una actividad de varios cursos. Y el conflicto no es negativo. la escuela que profundiza la violencia a partir de su concepción cultural y pedagógica y por otro la conquista de las normas. a veces nos vemos obligados a extremar posiciones poco matizadas y dejamos a un lado los muchos ejemplos de docentes y directivos que trabajan desde los lugares más impensados para que la escuela sea también un lugar de lucha contra. es mas es la primera palabra: conflictos y violencia en las escuelas. que es la de conflicto. La evasión del conflicto. pero a mi modo de ver esta mucho más lejos que cerca en todo caso su reconocimiento y el ponerlo a rodar en las escuelas es una buena forma de prevenir muchísimas situaciones de diferentes violencias. Es parte del nombre de este Congreso. llévenla a la escuela para pensar la relación entre violencia y escuela o para interrogar la idea del bullying y verán seguramente que el conflicto podría ser mucho menos una fuente de sanción para transformarse en una fuente de aprendizaje. La escuela como amplificación de la exclusión y el refuerzo de la violencia o la escuela como ámbito privilegiado de conservación. el meterlo debajo de la alfombra esta en íntima relación con el aumento de diferentes formas de violencias. directivo. Antes de empezar es bueno aclarar que por limitación del espacio de un artículo. incluso en un distrito o a escala mayor. en el patio. el profe de música. Justamente el conflicto es aquello que suele asociar rápidamente con algo violento. cada uno en su ámbito de trabajo: docente. encuentro y visibilidad.imbricadas profundas relaciones de poder. Lo más grave es que este concepto evita una noción que es clave para hablar de violencia y escuela. sin embargo no digo que sea exactamente lo contrario. si ese chico es terrible. En esta proposición. la hostilidad y las burocracias. ¡No! Mejor dicho en hacer una movida para que saquen a ese Pablo de esta escuela. puede ser a nivel áulico. No importa la escala. el de educación física y así una lista interminable. para desarmar juntos o para llevarse para pensar. psicopedagogo. Tomen esa proposición y póngala a prueba. yo estuve pensando en sacar a mi pibe de la escuela. lo que provoca es que sigamos pensando en el caso de Pablo ¿Qué Pablo? El de 3º B ah. Y lo que no decimos es que en la medida en que exista más de una persona en cualquier sitio y en las escuelas también va a existir el conflicto. en el nivel de una institución. Entonces se convierte en el caso de Pablo o en todo caso en el de Adrián. o mejor dicho para poner a prueba.

la creatividad. Se cree que la primera evidencia del fracaso está en que la escuela no educa. en la transmisión de saberes indispensables para el desarrollo humano y para una existencia de bienestar y felicidad. un mero administrador de evaluaciones y normas que se aplican a todos por igual. los métodos. ahondan la violencia que los chicos traen de la calle. los chicos víctimas de esta situación muestra su sufrimiento y lo expresan claramente. ser de palabra. La escuela “clásica” ya no mejora sustancialmente la vida de los chicos. algunos medios de comunicación lo han llamado “terrorismo cobarde a través de internet”. En su afán de generar impacto. con capacidad para la reflexividad. preestablecido y graduado. siempre están ahí”. en efecto puede ser aún más dañino que el hostigamiento tradicional. Ciberbullying: hostigamiento de última generación Actualmente. no transmite la cultura y los conocimientos indispensables para hacerse ciudadano. las estructuras. “ciberasesinato” o “salvajada emocional”. es pobre en estímulos e ilusiones. Hoy los contenidos. La masificación de las nuevas tecnologías. del acceso a la cultura letreada y sobre todo a la base cultural de las clases medias y altas para quienes han sido estructuradas la escuela secundaria. Hoy un docente no puede ser un profesional distante. a menudo invocada como la panacea de una naciente sociedad digital hiperconectada no es inocua y muestra aquí algunos de sus efectos. los universos hostiles con los que tempranamente deben luchar para sobrevivir y que están en el fondo de las exasperaciones adolescentes. ¿De qué hablamos cuando hablamos de ciberbullying? . en tiempos pautados. con frases tales como “abra lo que abra. El hostigamiento reiterado de sus pares o bullying. ha invadido todos los ámbitos en los que se desarrollan los chicos. los vacíos afectivos y normativos. las asimetrías educativas en un contexto de relaciones entre semejantes. para restituir la promesa? Trabajamos en su mayoría. Es que el ciberbullying. la participación y la solidaridad. la mirada del mundo adulto sobre los jóvenes y sobre todo sobre los jóvenes cuyas vidas transcurren en los márgenes sociales. a lo largo de sus vidas y las de sus familias. un jarabe obligatorio que se da en dosis iguales. un recitador omnipotente de un currículo estabilizado. la invención. la falta de horizontes. con chicos privados históricamente.Tiene que ver con que la escuela media ayuda a profundizar la violencia social porque se quebró el mundo de las promesas y el sentido. que antes se limitaba al espacio escolar. niños y adolescentes viven en una nueva forma de acoso posibilitada por las nuevas tecnologías. En la consulta profesional. ¿Que debe ocurrir en los cinco largo años de trayectoria escolar que va d un niño a un joven casi adulto para que algo pase.

Padres y maestros. salas de chat y demás tecnologías asociadas a la comunicación. blogs. Surgen dudas. Están solo. incertidumbres y miedos con respecto a la posibilidad de intervenir en la vida virtual de sus hijos o alumnos. ya sea cara a cara o de manera virtual implica sometimiento y miedo. depende de muchos factores. Pero en ese mundo en el que estos chicos se mueven con tanta fluidez. páginas web. se puede encontrar en problemas. la conducta es agresiva y reiterada y el hostigador tiene la intención de lastimar al otro. el ciberbullying se refiere al acoso que incluye el uso de correos electrónicos. Que lo logre o no. Ellos y su omnipotencia sos dejan imponentes. . No toda agresión por internet implica que a un chico lo estén hostigando. mensajes de texto e imágenes digitales enviadas a través de teléfonos móviles. La relación entre hostigador y hostigado. inmigrantes digitales. Para hablar de bullying o ciberbullying. nada les puede enseñar. sus padres “viejos y analógicos”. Los adultos nos encontramos a menudo con chicos y chicas que se sienten omnipotentes delante de una computadora y que creen que nada les puede suceder. están convencidos de que en la familia ellos son los que saben todo acerca del uso de los nuevos dispositivos y por lo tanto. en primer lugar tiene que haber una situación de desigualdad de poder.Si lo definimos en un sentido amplio. aunque a padres o docentes les disguste. se sienten muchas veces perdidos ante estos nuevos escenarios. El ciberacoso es uno de ellos. Es importante definir más específicamente el ciberbullying. En estos casos. mensajes instantáneos. sabiéndolo todo. para poder detectarlo sin confusiones. No cualquier foto o blog. equivale a hostigamiento.