UNIVERSIDAD NACIONAL

DEL CENTRO DEL PERÚ
TITULO: “ALTERACIONES EN LA SALUD HUMANA POR LOS
TRANSFORMADORES DE DISTRIBUCION AÉREA INSTALADAS
CERCA A LA VENTANA DE ALGUNAS EDIFICACIONES”

FACULTAD DE INGENIERIA ELECTRICA Y
ELECTRONICA
CATEDRATICO:
ESTUDIANTE:

LOZANO NUÑEZ HUGO
PICHIULE TOVAR CRISTHIAN

HUANCAYO -2015

AGRADECIMIENTO
Quería expresar mi
agradecimiento a mis padres,
mis profesores, compañeros y a
todas las personas que hicieron
posible la confección y
elaboración de este trabajo.

2

DEDICATORIA
El presente trabajo va dedicado para
mis padres quienes día a día me
muestran su afecto y me incentivan a
seguir adelante, también a mis
ingenieros que me brindan información
y sus experiencias para tomarlo en
cuenta en mi futuro, agradezco también
a Dios por haber llegado hasta aquí y sé
que mis metas y objetivos lo lograré con
ayuda de él.
INDICE

3

1

INTRODUCCIÓN6
1.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA................................................................8

2.

OBJETIVOS................................................................................................... 8
OBJETIVO GENERAL........................................................................................ 8
OBJETIVOS ESPECIFICOS................................................................................ 8

3.

HIPOTESIS..................................................................................................... 9

4.

JUSTIFICACIÓN............................................................................................. 9

6.

MARCO TEÓRICO........................................................................................ 11
6.1

CAMPO ELÉCTRICO.............................................................................. 11

6.2

CAMPO MAGNÉTICO............................................................................. 12

7.

FUNDAMENTOS DE CAMPOS ELECTRICOS Y MAGNETICOS.........................14
7.1. CARGA ELÉCTRICA.................................................................................. 14
7.2. CONDUCTORES Y AISLANTES..................................................................14
7.3. CORRIENTE ELÉCTRICA...........................................................................15
7.4. POTENCIAL ELÉCTRICO........................................................................... 15
7.5. FUERZA.................................................................................................... 16
7.6. CONCEPTO DE CAMPO............................................................................. 16

8.

UNIDADES DE MEDIDA Y MEDICION DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS
17

9.

EXPOSICION A LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS..................................19

10.

TRANFORMADORES DE DISTRIBUCION....................................................19

11.

MEDICION A MEDIDA DE EJEMPLO...........................................................21

11.1

MONTAJE DE LOS TRANFORMADORES.................................................22

11.2 PERFIL DE CAMPO EN TRANSFORMADORES DE DISTRIBUCIÓN. 24
11.3

RESULTADOS DE MEDICIÓN EN LOS TRANFORMADORES.....................24

12. INVESTIGACIONES DE LABORATORIO........................................................25
13. CAMPOS ELECTROMAGNETICOS Y CANCER..............................................27
14. EFECTOS SOBRE LA SALUD DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS......28
14.1

LEUCEMIA INFANTIL.............................................................................. 30

14.2

CÁNCER DE MAMA................................................................................ 30

14.3 CAMBIOS EN EL SISTEMA NERVIOSO Y EN LAS FUNCIONES
CEREBRALES................................................................................................. 30
14.4

EFECTOS EN LOS GENES......................................................................31

1
4

14.5

EFECTOS EN LAS PROTEÍNAS DEL ESTRÉS..........................................31

14.6

EFECTOS EN EL SISTEMA INMUNOLÓGICO...........................................31

14.7

MECANISMOS BIOLÓGICOS PLAUSIBLES..............................................31

15.

EPIDEMIOLOGIA EN BAJAS FRECUENCIAS...............................................32

16.

NORMAS DE EXPOSICIÓN A CAMPOS ELECTROMAGNÉTICAS..................36

16.1

RECOMENDACIONES DADAS POR IEEE.................................................37

16.2

VALORES DE UMBRAL RECOMENDADOS HOY......................................38

17.

DESARROLLO TECNOLOGICO..................................................................40

18.

MEDIDAS EFICACES DE APANTALLAMIENTO Y

BLINDAJE......................41

19.
EVALUACION DEL POTENCIAL GNOTOXICO Y CITOTOXICO DE CAMPOS
ELECTROMAGNETICOS DE 60 HZ.......................................................................43
20.

CONSEJOS DE PREVENCIÓN Y PROTECCIÓN

21.

CONCLUSIONES....................................................................................... 45

22.

RECOMENDACIONES................................................................................ 46

23.

BILIOGRAFIA............................................................................................ 47

5

ELECTROMAGNÉTICA.....44

INTRODUCCIÓN
La exposición a los Campos electromagnéticos (CEM), ha iniciado desde el uso de
la electricidad; sin embargo en el siglo XX el incremento en su uso, y las nuevas
tecnologías inalámbricas han desencadenado una creciente preocupación por la
incidencia que pudiera tener en la salud la exposición involuntaria o inconsciente a
campos electromagnéticos, por lo que se ha convertido en un tema importante de
investigación. Desde hace algunos años aparecieron los primeros estudios sobre
los posibles efectos de los CEM sobre las personas, por lo que numerosos
estudios epidemiológicos han intentado relacionar determinadas enfermedades
con los CEM. Las radiaciones no ionizantes emiten CEM, los cuales se encuentran
presente en nuestro entorno; diariamente nos vemos sometidos a sus diferentes
frecuencias, sin notar ningún efecto adverso en la salud. La exposición a los CEM
ha sido un factor de riesgo que se presenta en diferentes actividades industriales
principalmente en las del sector eléctrico por el uso de grandes generadores de
potencia o las líneas de alta tensión que son necesarias para la distribución de
energía; como también en las telecomunicaciones y operaciones industriales
donde se utilizan calentadores dieléctricos. La discusión de los CEM y las lesiones
que generan ha sido debatida a nivel mundial desde hace aproximadamente tres
décadas, sin tener un resultado definitivo que compruebe o niegue esta hipótesis,
se han planteado también dudas sobre otros efectos llamados efectos no
térmicos‖, producidos por la exposición a las frecuencias de telefonía móvil y
radares.
Este trabajo de grado explica que hay cierta evidencia científica que relaciona los
CEM con los posibles efectos a la salud en la población expuesta a los
transformadores de distribución aérea que se encuentran cerca a la ventana de
algunas edificaciones. Lo cual es de utilidad para un especialista en Salud
6

Ocupacional como herramienta que le permita identificar el riesgo para diseñar
estrategias preventivas y de seguimiento epidemiológico para la población
trabajadora expuesta. También se especifican de una manera clara y concreta las
principales nociones y conceptos de la radiación electromagnética no ionizante,
tales como qué es una onda electromagnética, cómo se define el espectro
electromagnético. En una segunda parte se explican los conceptos de los posibles
efectos en la salud, seguido de los límites de exposición recomendados por
organizaciones internacionales, los cuales fueron adoptados por países como
Colombia. Luego se presenta la discusión del contenido de los artículos
seleccionados, los cuales se hallaron en bases de datos científicos y que como
característica principal mencionan los posibles efectos biológicos y fuentes
generadoras de radiaciones no ionizantes. Finalmente, se describen algunas de
las recomendaciones de seguridad en el trabajo dadas por la Organización
mundial de la salud (OMS), la Comisión internacional para la protección de
radiaciones no ionizantes (ICNIRP), Agencia Internacional de investigaciones
contra el cáncer (IARC) y la Organización internacional del trabajo (OIT).
La investigación experimental ha demostrado que el efecto de los campos
electromagnéticos (CEM) sobre los seres vivientes está determinado por la
intensidad, frecuencia y acumulación de la exposición. No se conoce sin embargo,
hasta qué grado puede alterar la homeostasia, y superada la capacidad de
adaptación del individuo, se instaure una condición patológica. Sobre los posibles
mecanismos de acción, tan sólo existe una serie de hipótesis bajo estudio.
Los estudios epidemiológicos a la fecha de realización de este trabajo son
insuficientes y como aún no son concluyentes, se está en una fase controversial
desde el punto de vista científico. Los CEM se han relacionado sobre todo con
ciertos tipos de cáncer del sistema nervioso central, principalmente gliomas,
diversos tipos de leucemia y cáncer mamario. Sin embargo, dado que no hay
reproducibilidad en los estudios y que existen críticas metodológicas, en vez de
claridad, las nuevas investigaciones han contribuido a la confusión. Los efectos
sobre esterilidad, aborto y malformaciones congénitas, en el balance general no
arrojan resultados positivos e igual pasa con alteraciones en el comportamiento
humano.
Un problema adicional generado por esta situación indefinida sobre los efectos de
los CEM en la salud, es la divulgación de estudios aislados sobre un tema muy
especializado que en forma alarmista se presenta al gran público a través de los
medios de información. Se hace necesario por tanto un análisis fundamentado en
una amplia y actualizada base bibliográfica.
Con el propósito de contar con el mayor número de referencias actualizadas, se
hizo uso de bases bibliográficas contenidas en discos compactos. Fue consultado
el Index Medicus (1985-1995) en la Biblioteca Nacional de Salud y Seguridad
Social (BINASS); el Current Content (Biological Sciences) de 1992 a 1995, en la
Biblioteca Luis Demetrio Tinoco de la Universidad de Costa Rica.
7

Otras bases como INIS, editada por la Comisión Mundial de Energía
Atómica y Excerpta Médica, también fueron consultadas. Los resúmenes leídos en
la información bibliográfica de los discos compactos, sirvieron para iniciar la
búsqueda de los artículos principales, en bibliotecas nacionales y extranjeras.
Todo este material de apoyo, junto a estudios monográficos divulgativos y
técnicos, fue entregado debidamente organizado al Instituto Costarricense de
Electricidad.
Dos especialistas en la materia, M.Sc. Ruth Greey de Ontario Hydro (Toronto,
Canadá) y el Ing. Harry Brown de Florida Power Inc., dieron su valioso aporte y
orientación. Asimismo la Biblioteca del ICE (CIET) y funcionarios de
dicha Institución enviaron artículos a través del Departamento de Ambiente y
Energía Alterna, que coordinó este estudio.

1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

¿Sera importante tomar medidas de precaución para la salud humana de
las ondas electromagnéticas que emiten los transformadores de
distribución?, ya que existe una gran preocupación de quienes viven o
trabajan cerca de las edificaciones donde han sido instaladas cerca a la
ventana de estas, y a pesar de que la literatura nos indica que las
frecuencias emitidas son extremadamente bajas, existe el riesgo de
padecer signos y síntomas no conocidos que nos inquietan como
profesionales y salubristas de la salud del personal expuestos a campos
electromagnéticos. Esta preocupación a nivel mundial que aumenta
paralelamente al crecimiento de nuevas tecnologías, cuestiona los posibles
efectos a la salud que causa el uso de teléfonos móviles con sus estaciones
base. En 1989 la Oficina de Evaluación Tecnológica (OTA) publicó un
descubrimiento clave que indica que los campos electromagnéticos de 60
Hz y otras bajas frecuencias pueden interactuar con los órganos y las
células individuales produciendo cambios biológicos.

2. OBJETIVOS
OBJETIVO GENERAL

8

Determinar la influencia en la salud de la población expuesta a las ondas
electromagnéticas de los transformadores de distribución aérea.
OBJETIVOS ESPECIFICOS
Describir los posibles efectos en la salud de la población expuesta a las
ondas electromagnéticas de los transformadores de distribución aérea que
se encuentran instaladas cerca de la ventana de algunas edificaciones.

3. HIPOTESIS
Si es importante tomar medidas de precaución porque a medida que pasen
los años las personas que viven con un transformador de distribución
instalada cerca a la ventana de sus hogares, centro de estudio o trabajo les
causara un daño en su salud.
Muchas veces las personas dormimos tranquilamente sin ningún malestar
teniendo cerca a nosotros un equipo eléctrico que emite radiaciones
electromagnéticas las cuales son muy nocivos para la salud humana en un
tiempo futuro según la intensidad del campo. Todo esto debido a que las
empresas
concesionarias
de
distribución
instalaron
algunos
transformadores aéreas cerca a la ventana de edificaciones sin tomar
ninguna medida de precaución para la salud humana.

4. JUSTIFICACIÓN
En los últimos años el interés científico pero también social ha tomado
conciencia por la continua transporte de energía eléctrica; esto ha
demandado información y rigurosos acerca de los efectos reales de los
CEM, todos estamos expuestos a una mezcla compleja de campos
eléctricos y magnéticos de diferentes frecuencias, en el hogar y en el
trabajo. Algunos estudios han encontrado relaciones estadísticas entre
algunas enfermedades y los CEM, otros estudios no las han encontrado, y
aunque existe el conocimiento sobre los mecanismos de los CEM en los
tejidos vivos y los posibles efectos sobre éstos, aún queda mucho por
investigar, es un tema abierto sobre el que se desconocen muchos
aspectos, y a pesar de que suponen un bajo riesgo para la salud humana,
9

no se pueden considerar absolutamente seguros porque, aunque haya una
débil evidencia científica, pueden suponer un riesgo.
Actualmente en el mundo se encuentran en marcha varios programas de
investigación sobre los posibles efectos de la exposición a campos
electromagnéticos, dependientes de diversos organismos e instituciones
internacionales (OMS, IARC, ICNIRP...), así como de centros de
investigación de numerosos países, que buscan determinar los límite de
exposición que no genere alteraciones en la salud y permitan dar pautas de
seguridad ante su exposición. Como se han hechos diversos estudios
científicos, se hace necesario hacer una comparación entre los más
recientes y los antecedentes de estudios previos, para que se puedan
determinar los avances en este campo de investigación y a su vez
establecer si la asociación entre la exposición a radiación no ionizante
puede ser un potencial problema para la salud.

5. FISICA DE LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS
Wood (3), señala que en los tiempos de Tales de Mileto (640 – 546 a. C.), el
hombre hablaba de atracciones magnéticas. Desde hace más de dos mil años,
los chinos utilizaron la brújula magnética para orientarse en sus viajes
marítimos y por los desiertos de Mongolia. Como es sabido, el fundamento de
la brújula es adoptar una orientación, la cual está dada por un campo
magnético periférico.
Ya en tiempos modernos, el físico danés Hans Christian Oersted, en 1820,
observó que la orientación de la aguja de una brújula puede cambiar por la
acción de una corriente eléctrica de forma semejante a como lo hacía un imán.
Esto lo llevó a pensar que alrededor de un conductor de electrones se forma un
campo que se manifiesta como un imán, siendo así como relacionó el
magnetismo con la electricidad (4).
Un campo magnético se define como la región en el espacio en el que un
objeto magnetizado puede, a su vez, magnetizar a otros cuerpos. De acuerdo a
la distribución de su intensidad se pueden clasificar en:

a. Homogéneos: en donde la intensidad del campo es uniforme.
b. Heterogéneos: en donde la intensidad disminuye proporcionalmente con
la distancia del centro.
Y de acuerdo a sí son constantes o variables en el tiempo se clasifican en:

a. Estáticos:

las líneas de fuerza y su dirección son constantes en el

tiempo.
10

b. Oscilantes:

la carga se alterna en cada impulso a la vez que la
intensidad también varía.

Tomando en cuenta ambos criterios de clasificación, el efecto de los campos
magnéticos sobre los diversos sistemas biológicos dependerá de si éste es
homogéneo, heterogéneo, estático u oscilante (5).
Por otro lado, un campo eléctrico se origina por cargas eléctricas estáticas.
Cuando el campo magnético y eléctrico en una región determinada varían en el
tiempo, ambos se relacionan de tal manera que todo campo eléctrico que varíe
con el tiempo, siempre va acompañado de un campo magnético también
variable y viceversa, por lo tanto, el así llamado campo electromagnético, es
resumido por Parker (6) como la interrelación entre campo eléctrico y
magnético en una sola entidad física.
Según Stewart (7), en general para la transmisión de corriente alterna (A. C.),
en Norteamérica, la frecuencia es de 60 Hertz (Hz) y para Europa y otras
regiones, es de 50 Hz, entendiéndose por frecuencia el número de ciclos
completos por unidad de tiempo. En el Sistema Internacional de Unidades 1
ciclo/1 seg. equivale a 1 Hz.
Por otra parte, en un campo magnético la fuerza está dada por la densidad de
flujo magnético (también llamada intensidad magnética), siendo esta el número
de líneas de fuerza que pasan por unidad de área. La unidad en el sistema
sexagesimal para la intensidad magnética es el Oersted (Oe) establecido en
1932 por acuerdo internacional, como sustituto de Gauss (G), aunque sigue
utilizándose más éste último en la literatura. Para el Sistema Internacional de
Unidades la densidad de flujo magnético está dada en Teslas (T), en donde
cada T equivale a 10,000 G (8).
A su vez, la intensidad de un campo magnético depende no solo de una
variable eléctrica, sino además de la distancia, su magnitud se relaciona
directamente con el flujo de corriente (medido en amperes) y es inversamente
proporcional al cuadrado de la distancia. En forma similar, la magnitud del
campo eléctrico está en proporción directa al voltaje y decrece conforme la
distancia aumenta

6. MARCO TEÓRICO
6.1

CAMPO ELÉCTRICO

El campo eléctrico en un punto cerca de una línea de alta tensión, depende
principalmente del voltaje de la línea, la distancia del punto a la línea y que
tan juntos se encuentran los conductores que conforman la línea. El radio
de los conductores, es también un factor relevante. Los campos eléctricos
producidos por sistemas simétricos tienen una menos intensidad y decrecen
más rápidamente con la distancia que para los producidos por otro tipo de
11

sistemas. Adicionalmente, los campos eléctricos son los menores cuando
las tres fases del sistema de poder se encuentran balanceado y crecen con
el desbalance. La intensidad de los campos eléctricos más intensos a nivel
del suelo producido por líneas de alta tensión, se encuentran típicamente
alrededor de los 10 [Kv/m].
El campo eléctrico producido por cualquier fuente al exterior del hogar, será
atenuado considerablemente por la estructura de la casa. Todos los
materiales comunes de construcción son suficientemente conductores como
para atenuar los campos eléctricos. El cociente entre los campos fuera del
hogar y los campos en el hogar varía típicamente en el rango de 10 a 100.
Dentro del hogar, sin embargo, hay fuentes de campos eléctricos, así como
hay fuentes de campos magnéticos. Dentro de las principales fuentes de
campos eléctricos dentro de un hogar podemos encontrar el alambrado
eléctrico que conforma su sistema eléctrico, cuyos campos se ven
atenuados dependiendo del material que conforme la aislación de estos
cables eléctricos.
La otra fuente importante de campos eléctricos dentro de un hogar,
corresponde a los dispositivos eléctricos con los cuales vivimos todo el
tiempo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos campos son
débiles, y tienen su mayor expresión a pocos centímetros de la fuente.
6.2
CAMPO MAGNÉTICO
Los campos magnéticos producidos por líneas de alta tensión, dependen de
múltiples factores entre los cuales podemos encontrar:
• El número de conductores de la línea (3 para una línea de simple circuito,
6 para una línea de doble circuito y así sucesivamente).
• El arreglo geométrico en el cual estos conductores están dispuestos:

La separación de los conductores: La cual es determinada por la
necesidad de evitar descargas entre los conductores, incluyendo un
margen de oscilación de los conductores por efecto del viento. La
separación aumenta con el aumento del nivel de voltaje de la línea
en cuestión.

Disposición relativa de fases: Si en una línea de transmisión de doble
circuito, en un circuito las fases están dispuestas en el orden a-b-c
de arriba hacia abajo, y en el circuito paralelo las fases están
dispuestas de manera equivalente, los dos circuitos producen
campos magnéticos que están alineados y se refuerzan entre ellos.
En cambio si el circuito paralelo está arreglado en el orden inverso,
esto es, c-b-a, los campos magnéticos producidos estarán en
direcciones opuestas y se cancelaran parcialmente entre ellos. El
campo magnético resultante decae con el cubo de la distancia, en
12

vez de con el cuadrado de la distancia. Esto es conocido como fases
rotadas o transposición. Otros tipos de arreglos producen
generalmente mayores campos magnéticos a nivel del suelo.
• La corriente eléctrica transportada por la línea, incluyendo:

Corriente de carga.
Corrientes desbalanceadas.

• Cualquier corriente transportada por el cable de tierra o por la tierra
misma.
• La altura de los conductores con respecto al suelo. La distancia mínima de
los cables con respecto al suelo está determinados por el voltaje y por la
necesidad de prevenir descargas eléctricas de los conductores al suelo.
Las líneas de alta tensión usualmente transportan corrientes eléctricas altas
y tienen una distancia considerable entre conductores. Por consiguiente, las
líneas de alta tensión generan usualmente campos magnéticos intensos, los
cuales no dependen del nivel de voltaje de la línea.
Las corrientes en las líneas de alta tensión varían en el transcurso del día,
con las estaciones y año a año según la variación de la demanda eléctrica.
Estas variaciones afectan la intensidad de los campos magnéticos
producidos, por un lado, debido a que la intensidad de corriente es
directamente proporcional con la intensidad del campo magnético
producido, y debido a que a mayor corriente transportada, mayor es la
temperatura del conductor, lo que provoca su dilatación y por consiguiente
la disminución de la distancia de este al suelo.
6.3

CAMPOS ELECTROMAGNETICOS

Los Campos Electromagnéticos (CEM) son una combinación de ondas
eléctricas y magnéticas que se desplazan simultáneamente y se propagan a
la velocidad de la luz. Cuanto más elevada es su frecuencia mayor es la
cantidad de energía que transporta la onda. Se clasifican en dos grandes
grupos: Radiaciones ionizantes (con capacidad para romper los enlaces
entre las moléculas) y radiaciones no ionizantes. La Organización Mundial
de la Salud (OMS) subdivide estas últimas en:
Campos electromagnéticos estáticos, no variables en el tiempo.- están
presentes en los trenes de levitación magnética, sistemas de resonancia
magnética para diagnóstico médico y los sistemas electrolíticos en
aplicación industrial- experimental.

13

Campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja (FEB,
o ELF) hasta 300 Hz.- presentes en los equipos relacionados con la
generación, transporte o utilización de la energía eléctrica de 50 Hz

(frecuencia industrial), líneas de alta y media tensión y los aparatos
electrodomésticos (neveras, secadores de pelo, etc.).
Campos de frecuencia intermedia (FI), con frecuencias de 300 Hz a 10
MHz y que incluyen las pantallas de ordenador, los dispositivos antirrobo y
los sistemas de seguridad.
Campos de radiofrecuencia (RF), con frecuencias de 10 MHz a 300
GHz.- ondas de radio, la televisión, las antenas de radares y telefonía móvil,
los teléfonos móviles e inalámbricos, los dispositivos Wi-Fi, bluetooth y los
hornos de microondas.

7. FUNDAMENTOS DE CAMPOS ELECTRICOS Y MAGNETICOS
7.1. CARGA ELÉCTRICA
La carga eléctrica es transportada por los electrones y protones, las
partículas eléctricamente cargadas de los átomos. Los electrones están
negativamente cargados; los protones tienen una carga igual pero positiva.
Cargas iguales se repelen; cargas opuestas se atraen. De esta manera dos
protones o dos electrones se repelen unos a otros, mientras que un protón y
un electrón se atraen. La fuerza ejercida por las cargas eléctricas es fuerte,
billones de veces más fuerte que la gravedad terrestre. En la mayoría de
14

átomos y moléculas el número de electrones y protones es igual y las
fuerzas debidas a las cargas eléctricas están en balance. Cuando un átomo
o una molécula tiene un exceso de ya sea protones o electrones, transporta
una carga eléctrica neta y se llama un ion.
La carga eléctrica, ya sea positiva o negativa, se mide en unidades
llamadas coulomb (C). Un coulomb representa la carga combinada de
6x1018 electrones o protones, electrones o protones individuales tienen
cargas de 1.6x10-19 C.
7.2. CONDUCTORES Y AISLANTES
Un conductor es cualquier material en el cual los electrones pueden
moverse libremente y redistribuir la carga. Conductividad es la propiedad de
un material que determina la cantidad de corriente que fluirá a través de la
unidad de área del material. Los metales son generalmente buenos
conductores. Cuando los electrones en un material no están libres para
moverse fácilmente el material es un aislante.
Todas las substancias son conductoras y aislantes en diferentes grados. La
propiedad que define las características aislantes de un material es la
resistencia (la resistencia y la conductividad son cantidades recíprocas). Si
se compara el movimiento de los electrones en dos diferentes materiales y
se encuentra que los electrones se mueven mucho más rápidamente en el
primer material, se dirá que el primer material tiene una mayor resistencia.
Resistencia describe las características aislantes de un material en
particular. La resistencia se expresa en la unidad llamada ohm. Un
conductor perfecto tiene cero resistencias, y un aislante perfecto tiene
infinita resistencia.
La carga en un conductor es distribuye con regularidad sobre su superficie.
Un conductor está a tierra cuando se conecta a algo que acepta el exceso
de carga, tal como el suelo.
7.3. CORRIENTE ELÉCTRICA
El movimiento de la carga a través del conductor se llama corriente y se
mide en amperios (A). Un amperio es el movimiento de un coulomb de
carga por segundo que pasa por un punto dado. Un circuito se forma donde
quiera que haya un camino cerrado para el flujo de corriente. Con la
corriente directa, esta fluye en una dirección a un ritmo constante; con la
corriente alterna tanto la dirección como cantidad del flujo de corriente
cambian periódicamente en el tiempo. La frecuencia de la carga en la
corriente alterna se expresa en ciclos por segundo o Hertz (Hz).
15

Los sistemas de corriente eléctrica en los Estados Unidos, Canadá México
y Guatemala operan a 60 Hz (6, 8,27), mientras que en otros lugares se
utiliza principalmente una frecuencia de 50Hz incluyendo a toda Europa (7).
Para la corriente alterna de 60 Hz, un ciclo dura 1/60 de segundo y la
dirección de la corriente se invierte dos veces en ese tiempo.
7.4. POTENCIAL ELÉCTRICO
Si una corriente ha de fluir desde un punto a otro, debe de existir una
diferencia de potencial eléctrico entre los dos puntos. Potencial es el trabajo
requerido para mover una unidad de carga a un punto dado de una
distancia infinita. Una diferencia de potencial se define como el trabajo
necesario para transportar una unidad de carga desde un punto a otro. Este
trabajo se mide en joule por coulomb, o voltios. Por lo tanto una diferencia
de potencial o voltaje en un conductor causa que las cargas se muevan,
creando corriente. Con la corriente alterna, tanto el voltaje como la corriente
varían sinusoidalmente.
La propiedad de un material que le permite mantener una diferencia de
potencial entre dos puntos es su fuerza dieléctrica, la cual se mide en
voltios por metro (V/m). Cuando la diferencia de potencial entre dos puntos
excede la fuerza dieléctrica de un material, ocurre un derribamiento
eléctrico, se forman partículas cargadas (iones) y la corriente fluye. La
fuerza dieléctrica del aire es aproximadamente 2500 kV/m.
A un material no conductor, o aislante, puede también llamársele dieléctrico.
Dos conductores separados por un material dieléctrico forman un
capacitador. La carga puede aumentar en los conductores y crear un
potencial eléctrico entre ellos. Cuando el potencial excede la fuerza
dieléctrica del material entre los conductores, la corriente fluye a través del
material dieléctrico.
7.5. FUERZA
La fuerza es razón o velocidad a la cual la energía es usada y pude
expresarse como joule por segundo, o watts (W). Es el producto del voltaje
y corriente: voltios x amperios = joules/coulomb x coulomb x segundo =
watts. Una bombilla eléctrica de 100 watts utiliza 100 joules por segundo, o
100 watts de fuerza eléctrica. El consumo de energía eléctrica se mide en
kilowatts hora (kWhr), donde kWhr es 100 W (0.1kw) de fuerza por diez
horas, o cualquier otro producto de fuerza en kW y el tiempo en horas que
equivale a uno.

16

Un potencial de 120 voltios está disponible en la mayoría de los tomacorrientes en las casas. Una bombilla eléctrica entonces utiliza más o
menos un amperio de corriente. Una casa que usa 720 kWhr por mes,
promedia 1000 W y 8.3 amperios continuamente. En contraste, una línea de
transmisión puede transportar 2 millones de kW y 2500 amperios. El voltaje
en las líneas de transmisión se reduce hasta el nivel en que se utiliza en las
casas por medio de transformadores.
7.6. CONCEPTO DE CAMPO
Se llama campo a un grupo de fuerzas que actúan sin contacto físico. Se le
define como cualquier cantidad física que puede tomar diferentes valores en
diferentes puntos en el espacio. Por ejemplo, la temperatura varía en
diferentes lugares sobre y por arriba de la superficie terrestre. El valor de la
temperatura en cualquier lugar puede escribirse matemáticamente como
T(x, y, z). Las coordenadas (x, y, z) definen la localización exacta en el
espacio y T(x, y, z) es un número que expresa la temperatura medida en
ese punto. Si las coordenadas (x, y, z) definen la localización, por ejemplo
del servicio meteorológico de medición de temperaturas de los Estados
Unidos, entonces T(x, y, z) probablemente será la temperatura reportada en
una estación local de televisión. El tiempo especificado por la variable t,
puede también incluirse, y el campo tiempo-dependiente se designará como
T(x, y, z, t). Un campo de temperatura es un ejemplo de campo escalar, el
cual define una cantidad (temperatura) en una escala numérica (un
termómetro).
Un campo vector, difiere del campo escalar en que hay una dirección
asociada con el valor en cada punto del campo. La velocidad del campo en
un líquido que fluye es un ejemplo de un campo vector. Describe tanto la
dirección como la velocidad del movimiento del líquido. Los vectores se
escriben en mayúsculas, así que la velocidad del campo puede escribirse
como v, x, y, z, t).
Debido a que estos conceptos matemáticos son de alguna manera
abstractos, lo físicos utilizan varias técnicas para representar los campos
vectores. Un método representa el campo vector con una serie de flechas
cuya longitud y dirección indican los valores del campo en los puntos desde
los cuales se dibujan las flechas. Las flechas disminuyen de tamaño a
medida que el campo se debilita. El mismo campo se puede también
representar por líneas dibujadas tangentemente a la dirección del campo en
cada punto. La densidad de las líneas es proporcional a la magnitud del
campo; esto es, entre más líneas por unidad de área perpendicular, más
fuerte el campo.

17

8. UNIDADES DE MEDIDA Y MEDICION DE LOS CAMPOS
ELECTROMAGNETICOS
Un Gauss es una unidad común de medida de la intensidad de los campos
electromagnéticos de la corriente alterna (AC). Un medidor Gauss es un
instrumento que mide esa intensidad, basado en la ley de Faraday de
inducción de voltaje en una bobina conductora. Dentro de un medidor Gauss,
existe una bobina de fino alambre enrollado en espiral con cientos de vueltas.
El voltaje inducido se calcula utilizando la siguiente ecuación, V= 2(fnAB),
donde f es la frecuencia, n es el número de vueltas en la bovina, A es el área
de la bovina, y B es la magnitud de la densidad del flujo magnético
perpendicular al plano de la bovina. Mientras el campo magnético alcanza la
bobina, induce corriente, la cual es amplificada por medio de una serie de
circuitos
Si un medidor Gauss tuviera una bobina con aproximadamente 40,000 vueltas,
un campo electromagnético con una intensidad de 1 milligauss podría inducir
suficiente corriente para ser leída directamente por el voltímetro que está
incluido. Sin embargo, es mucho más práctico construir un medidor Gauss con
pocas vueltas y a través de un circuito de amplificación, incrementar el voltaje o
corriente y entonces calibrar el medidor para poder leer en milligauss (Mg).
En ocasiones se pueden encontrar diferentes medidas de campos
electromagnéticos, tales como Tesla, micro-Tesla (m T), nano-Tesla (nT) y
miliamperios por metro. Estas unidades se relacionan como sigue:

1 Tesla = 10,000 Gauss (Un Tesla es 10,000 veces m s grande que un
Gauss)

1 Gauss = 1,000 milliGauss (mG) (Un Gauss es 1,000 veces m s grande
que un milliGauss)

1 milliGauss (mG) = 0.0000001 Tesla = .0001 millTesla (mT) = 0.1
microTesla (uT) = 100 nanoTesla (m T)

1 milligauss (mG) = 80 milliamps/metro

Dependiendo de su diseño e intenciones de uso, los instrumentos pueden
clasificarse para investigación o monitores personales. Los monitores para
investigación requieren de un operador y son convenientes para mediciones
estacionarias. Los monitores personales no requieren de un operador y se

18

utilizan en el cuerpo midiendo constantemente los campos a los que el sujeto
está expuesto.
Varias compañías fabrican los monitores que usan los principios descritos
anteriormente. Difieren en: facilidad de uso, exactitud, posibilidad de grabar las
mediciones y forma de presentar la información. Algunos, útiles principalmente
para investigaciones indican los niveles de campos electromagnéticos
instantáneamente ya sea en un lector digital o en un dial, sin posibilidad de
grabar y determinar promedios. Algunos, promedian los niveles de exposición
en tiempo.
Para usar un medidor Gauss, es necesario tomar tres lecturas, una en cada
eje. Para evitar confusión, es mejor tomar siempre las medidas en el mismo
orden. Por ejemplo, tomar la primera lectura con el indicador de lecturas
orientado al techo y la parte frontal del medidor dirigida hacia adelante y llamar
eje-X a esta lectura. Para la segunda lectura, rotar el medidor 90 grados hacia
el examinador, de tal manera que se vea directamente el indicador de lecturas
con su parte frontal apuntando al techo. Llamar a esta lectura en el eje-Y. Para
la tercera lectura, rotar el medidor 90 grados a la izquierda o derecha alrededor
del nuevo eje vertical, hay que continuar sosteniendo la parte frontal del
medidor hacia el techo.
Una vez que se han completado las mediciones, se puede calcular una sola
lectura combinada, elevando al cuadrado las lecturas de cada eje, sumarlas y
obtener la raíz cuadrada de la suma. Por ejemplo, suponiendo que se obtienen
las siguientes lecturas 2.5, 1.7 y 0.6 mG. Para encontrar la intensidad
combinada del campo, ejecutar las siguientes operaciones:
(Eje-X)*(eje-X)= 2.5*2.5 = 6.25 (eje-Y)*(eje-Y) = 1.7*1.7 = 2.89 (eje-Z)*(eje-Z) =
0.6*0.6 = 0.36
Total = 9.50
Raíz cuadrada del total = 3.08
En la práctica, no es necesario ser tan preciso como para usar la fórmula,
particularmente si la lectura más grande en un eje es mucho m s fuerte que en
el resto de los ejes. Por ejemplo, lecturas de 2.5 mG, 0.4 mG y 0.3 mG resultan
en una intensidad combinada de campo de 2.55 mG. Así simplemente
utilizando la lectura del eje dominante, el resultado es muy parecido al cálculo
resultante empleando la fórmula. Por otro lado, si las medidas de cada eje son
muy similares entre ellas, la lectura combinada podría ser tanto como un 73%
m s que cualquiera de los ejes (Ej. 2.5 mG en cada eje resultar en una lectura
combinada de 4.3 mG).
19

9. EXPOSICION A LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS
Exposición es la confluencia de ocurrencia en tiempo y espacio de una persona
y un agente, ya sea químico, físico o biológico. La exposición difiere de la
dosis, la cual es la cantidad del agente que actúa dentro del cuerpo de la
persona (la concentración o cantidad del agente de riesgo que llega a los
tejidos, órganos o células dentro del organismo expuesto, donde puede ocurrir
daño).
La determinación de las exposiciones, proporciona una imagen cualitativa y
cuantitativa de la exposición de las personas a agentes causantes de
enfermedad. En esencia, la determinación de la exposición trata de definir la
intensidad, ruta, duración y condiciones de exposición.
¿Por qué efectuar determinaciones de exposición?
Las investigaciones de exposición pueden clasificarse en dos grandes
categorías: de rutina y nuevas.
Las determinaciones de rutina son comunes en actividades reguladoras de
seguridad ambiental en actividades y prácticas de día a día en la higiene
industrial. Documentan las exposiciones y son conducidas cuando los efectos
de un agente se conocen.
La determinación de exposiciones nuevas se conduce cuando los
investigadores conocen poco acerca del agente o sus efectos. Tal investigación
de exposición debe buscar definir dónde ocurre el agente, a qué niveles y bajo
qué condiciones o definir quién está expuesto y proporcionar detalles de la
exposición. Posteriormente esta investigación de exposición puede ser parte
integral de una investigación epidemiológica que busca una relación causa y
efecto; puede haber poca guía respecto a cómo o aún qué medir. La mayoría
de determinaciones de exposiciones a campos electromagnéticos caen a esta
categoría.

10.

TRANFORMADORES DE DISTRIBUCION

Los transformadores se usan para transformar corrientes en las
subestaciones y redes de distribución eléctrica, y también los podemos
encontrar en nuestras casas en muchos aparatos eléctricos y
electrodomésticos. Están destinados a transformar unas determinadas
magnitudes eléctricas (tensión, corriente) en otras proporcionales. La
energía que absorbe el transformador, provoca campos electromagnéticos
en sus inmediaciones. Ya sean grandes o pequeños, los transformadores
20

generan un campo magnético a su alrededor. El mayor problema de los
transformadores que encontramos en las zonas urbanas es su proximidad a
las viviendas. Hay muchos casos en que el transformador se encuentra
integrado en la propia estructura del edificio, en la planta baja o en el
sótano, así como bajo la acera, y la distancia a la que se encuentran los
habitantes de las casas situadas encima puede llegar a ser de escasos
centímetros. En muchos edificios encontramos transformadores cuyas
puertas metálicas en la fachada o rejillas en el suelo delatan su presencia.
Muchas familias sufren elevados campos magnéticos durante años sin ser
conscientes de los riesgos que corren ni de la causa de sus trastornos.
Dentro de las ciudades encontramos subestaciones eléctricas y grandes
transformadores repartidos por doquier, afectando muchas veces al
vecindario por el campo magnético que generan estas instalaciones. La
distancia de seguridad con respecto a un transformador es variable. En
algunos casos, el campo llega a decenas de metros, y en otros unos
cuantos metros son suficiente distancia para que su campo magnético deje
de ser significativo. Aunque en muchas ocasiones, el mayor problema
radica en las líneas eléctricas que entran y salen del transformador y que
pueden
afectar
de
igual
forma
a
los
vecinos.
Bien sea debajo, al lado o enterrados, los transformadores no deberían
estar en las cercanías de zonas habitadas, y habría que separarlos a la
distancia suficiente dependiendo de la corriente y del consumo. Otra
posibilidad es el apantallamiento con láminas ferromagnéticas del
habitáculo donde se instala el transformador para impedir que el campo
electromagnético
salga
el
exterior.
Otro de los peligros de las subestaciones y los transformadores eléctricos
es el de explosiones e incendios. Todos los años se producen decenas de
graves incidentes en relación a estas instalaciones.

21

Como distancia de seguridad se aconseja que las viviendas se encuentren como
mínimo a 15 metros de estos transformadores. Nuevos materiales de aislamiento
de los campos electromagnéticos como el un metal pueden solucionar el problema
de los transformadores en los núcleos urbanos.

11.

MEDICION A MEDIDA DE EJEMPLO

Se efectuaron mediciones en diez (10) transformadores de distribución
pertenecientes al sistema EPSA, de diferentes potencias.

22

11.1

MONTAJE DE LOS TRANFORMADORES

23

a) Instrumento de medición

Medidor de Campo Magnético EMDEX II

11.2

PERFIL DE CAMPO EN TRANSFORMADORES DE
DISTRIBUCIÓN

24

11.3

12.

RESULTADOS DE MEDICIÓN EN LOS TRANFORMADORES

INVESTIGACIONES DE LABORATORIO

Aunque no se sabe el mecanismo de acción de cómo los CEM ejercen su
efecto biológico, las teorías son abundantes, y se pueden citar: alteraciones en

el potencial eléctrico de la membrana celular, problemas asociados a la
concentración intracelular del ion calcio, interferencia con la síntesis proteica,
variación de la liberación de melatonina, cristales de magnetita, alteraciones
enzimáticas, etc., varios de los cuales han sido discutidos por Cleary (1993).

25

La regulación de la glándula pineal ha tenido bastante divulgación, con base
en el principio de que la hormona producida, llamada melatonina tiene un
efecto anti-oncogénico y por tanto protector contra el cáncer, es suprimida por
los CEM. Reiter (1993) es un propulsor del mecanismo mediante el cual los
CEM inhiben la liberación de melatonina, mediante estímulos luminosos o
debidos a ondas magnéticas de carácter oscilatorio. Sin embargo, se ha visto
que a diferencia de los roedores, en humanos los CEM provenientes de
experimentos de RMN, no alteraron los niveles de melatonina.
Ya que en ratas la acción citotóxica de la melatonina sobre líneas celulares de
cáncer mamario es evidente, y ya sea por la luz o los CEM se inhibe la
melatonina, habría un aumento en el riesgo del cáncer mamario (Tynes, 1993).
En igual sentido se manifiestan otros autores que trabajaron sobre un modelo
experimental de células cancerígenas humanas, en que se demuestra que el
CEM eliminó el efecto anti-oncogénico de la melatonina (Liburdy y otros, 1993).
Ha sido descrito que al alterarse el potencial de la membrana celular (Azadniv
y otros, 1993), en varios tipos de células animales, los CEM actúan como una
señal que reduce la tasa de crecimiento.
En líneas celulares leucémicas humanas, por efecto de CEM se registran
cambios en la conductividad de la membrana celular, pero esto se consigue a
intensidades de radiación que son tres órdenes de magnitud mayores que las
corrientes (Santini y otros, 1995).
Por su lado, Eichwald (1995), reporta que mediante un proceso de
transducción celular en que interviene la proteína reguladora G, el CEM altera
la concentración intracelular de calcio y por tanto las actividades dependientes
de este catión.
Se ha hablado también de una posible interacción entre magnetita intracelular
y el CEM. Estas partículas ferromagnéticas lesionarían la estructura biológica
si se expone al CEM (Kobayashi, 1995), pero se ha encontrado que los
informes de laboratorio son equívocos por deberse a encontrarse la magnetita
como contaminante (Saffer y otros, 1995).

Aunque el mecanismo oncogénico es desconocido, los informes científicos
producto del resultado de los experimentos de laboratorio son tan abundantes,
como variados y a veces contradictorios.
Así, por ejemplo, Galt y otros (1955), no hallan defectos cromosómicos ni
alteraciones enzimáticas por efecto de los CEM. Para que se produzca un
26

efecto carcinogénico o mutagénico, alteraciones en el ADN son un requisito,
pero en experimentos con filamentos sencillos de ADN no pudo producirse
lesión por efecto de CEM ni con un estrés oxidativo simultáneo (Fairbairn & O
´Neill, 1994). Mediante estudios con linfocitos, con exposición entre 50 y 100
mG, de cinco parámetros en un estudio citogenético, dos fueron afectados,
entre ellos el rompimiento de cromosomas. Ha sido reportado que los CEM-feb
aumentan la transcripción genética y la tasa de degradación del ARN
ribosomal, según se ha visto en células leucémicas (Green y otros, 1993).
Mevissen y otros (1995), en experimentos con ratas, encuentran un aumento
en la enzima descarboxilasa de la ornitina, similar a lo que producen otros
agentes cancerígenos, por exposición a CEM, pero no se observa en todos los
tejidos estudiados.
En líneas celulares de osteosarcoma el efecto de los CEM se ha manifestado
en aumento de los receptores de membrana, similares a la insulina
(Fitzsimmond, 1995), lo cual explicaría el efecto osteogénico. Para algunos hay
un aumento en el metabolismo, como se comprueba por su mayor capacidad
para adaptarse a nutrientes y ligero aumento en el crecimiento, visto en
bacterias sometidas a CEM (Kondo, 1995). Pero más bien, con una exposición
elevada, el crecimiento de linfocitos se inhibe, como lo ha demostrado
Norimura (1993).
Resulta de interés conocer que Dacha y otros (1993), han demostrado que en
eritrocitos, las enzimas glicolíticas, el consumo de glucosa y la formación de
lactato, no cambia por acción del CEM, al compararse con los controles.
También se han encontrado efectos benéficos. Para algunos, la
magnetoterapia es una alternativa válida usada en la medicina física, más que
un peligro, como Jacobsen (1993), que le ve una serie de aplicaciones
alternas. Ha sido muy usada en casos de fracturas y en general, alteraciones
del tejido conectivo, ya que aumentan su capacidad de regeneración y
reparación tisular (Aaron & Ciombor, 1993). También últimamente se ha visto
un efecto benéfico en casos de la enfermedad de Parkinson y en la esclerosis
lateral múltiple, con dosis muy pequeñas en el rango de picoteslas (Sandik &
Derpapas, 1993; Sandik 1994).
Se ha visto que resuelve favorablemente procesos inflamatorios como la
osteartritis de la rodilla y a nivel cervical (Trock y otros, 1995), medido como
mayor movilidad y reducción del dolor, por efecto de la magnetoterapia.
También se ha demostrado que pulsos cortos de origen mangético, reducen el
dolor pélvico de origen ginecológico (Jorgensen y otros, 1994).

27

La magnetoterapia se ha utilizado con éxito en enfermedades reumáticas,
desórdenes isquémicos, tratamiento de la espasticidad y en enfermedades
oftálmicas (Jerabeck, 1994).
Es frecuente como medio de diagnóstico el uso de la resonancia magnética
nuclear que utiliza intensidades de más de 1 T, o sea mayores de 10.000 G, sin
que se reporten efectos nocivos.

13.

CAMPOS ELECTROMAGNETICOS Y CANCER

Recientemente se ha discutido la posible asociación de la exposición a CEM
con el desarrollo de leucemia aguda y se ha propuesto una relación entre la
forma de exposición al campo magnético en niños y adultos, sin embargo, no
se han definido bien a estos agentes físicos como causantes de la enfermedad
(24).
Asimismo, en varios estudios epidemiológicos se ha correlacionado la
exposición de seres humanos a campos electromagnéticos con una alta
incidencia de cáncer.
En contraste, Costa y Hoffmann (30), descubrieron que campos magnéticos de
alta intensidad, en el intervalo 1 a 50 T, con una frecuencia de 5 a 1000 KHz,
reducen la concentración de células malignas en tejido animal. Por lo general
para el tratamiento del cáncer, el tejido enfermo se somete de 1 a 1000 pulsos
de 100 m seg a un segundo de duración dependiendo del tipo de tumor. El
efecto de este tratamiento es la reducción en el número de células malignas;
después se aplica la quimioterapia. La ventaja es que no se genera calor en el
tejido y aunque el tejido normal también sufre alteración, el cambio es menor
comparado con el efecto que tiene en las células cancerosas. En adición, las
células del sistema inmunológico no se afectan con el tratamiento por lo que el
efecto neto en el organismo es favorable.
Por otro lado, se han postulado teorías acerca de la posibilidad de
carcinogénesis asociada con los CEM. Así, Fitzgerald (31), propuso un
mecanismo para explicar la formación de un tumor debido a esta causa en el
cual se tienen al menos dos etapas: 1) Etapa de iniciación, en la cual el ADN
es dañado por un agente externo, produciendo ADN anormal y dando lugar a la
expresión de proteínas anormales. Para la iniciación se requiere suficiente
energía para romper los enlaces químicos del ADN (más de la que pueden
proporcionar los CEM a los cuales estamos habitualmente expuestos). 2)
Etapa de promoción, que es el período de latencia entre la exposición a un
carcinógeno y la manifestación de cáncer. De acuerdo a lo anterior los CEM
actuarían más bien como promotores que como iniciadores, ya que acelerarían
el proceso de desarrollo de cáncer más que inducirlo directamente.
En un estudio experimental (32) se indujeron tumores mamarios en ratas
utilizando el 7, 12 dimetilbenzantraceno (DMBA) a un grupo de 99 ratas
28

hembras para luego exponer a campos magnéticos de 100 m T por 24 horas
diarias durante 7 días; otro grupo de 99 ratas fue utilizado como testigo bajo las
mismas condiciones ambientales que el grupo expuesto al tratamiento. Los
resultados indicaron que las ratas tratadas con DMBA y expuestas por un largo
período al campo magnético, manifestaron un crecimiento e incidencia de
tumores mamarios malignos mayor que el del grupo no expuesto al campo
magnético.
Por otro lado se ha observado que cuando se exponen cultivos de células
cancerosas a campos magnéticos, se presentaba un aceleramiento
significativo en el crecimiento celular, el cual continuaba a una tasa rápida aún
después de la exposición al campo magnético. Asimismo, en ratas en las que
se indujo la formación de tumores mamarios químicamente, se encontró que
presentaban un grado mayor de crecimiento de tumor cuando se exponían a
campos magnéticos de baja frecuencia
Por otra parte, se ha sugerido que el riesgo de leucemia infantil puede estar
relacionado con los efectos combinados de campos magnéticos estáticos y de
campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja (34). También en otro
estudio (35), se ha sugerido que los CEM tienen relación con el cáncer, para
esto, se incubaron cultivos de sangre periférica en presencia de un CEM de 5
mT y 50 Hz de frecuencia. Los resultados obtenidos indicaron que los efectos
carcinogénicos originados por los CEM no son de tipo iniciador, pero
probablemente tengan efectos promotores.

14.
EFECTOS SOBRE LA SALUD DE LOS CAMPOS
ELECTROMAGNETICOS

La Recomendación del CMSUE dirigida a limitar la exposición a los CEM tiene
por finalidad proteger al organismo humano de los efectos conocidos y que
pudieran ser motivo de riesgo para la salud de los ciudadanos. Según
definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud es un estado
de bienestar físico, mental y social, no meramente la ausencia de enfermedad
o trastorno.
Un efecto biológico se produce cuando la exposición a los CEM provoca una
respuesta fisiológica detectable en un sistema biológico. Un efecto biológico es
nocivo para la salud cuando sobrepasa las posibilidades de compensación
normales del organismo.
Cuando un sistema vivo es sensible a CEM de una determinada frecuencia, la
exposición puede generar modificaciones funcionales o incluso estructurales
en el sistema. Por ejemplo, la pupila puede experimentar una contracción
cuando el ojo es expuesto a un CEM intenso con frecuencias propias del
29

espectro visible. Nuestro organismo está biológicamente preparado para estas
respuestas como parte de sus mecanismos de adaptación al medio. Estas
modificaciones, en condiciones normales, son reversibles en el tiempo, de
forma que, cuando desaparece el estímulo, el organismo vuelve a su condición
de equilibrio inicial. Para que se produzcan alteraciones perjudiciales, las
modificaciones inducidas tienen que ser irreversibles. Es decir, una vez
eliminado el estímulo, el sistema biológico no vuelve a su situación de equilibrio
inicial. En este caso es cuando podemos esperar que el sistema entre en un
proceso que conduzca, en el tiempo, a una situación de riesgo de enfermedad.
En los últimos veinte años, programas de investigación en todo el mundo han
realizado avances significativos en la caracterización las interacciones posibles
de los CEM y los organismos vivos, destacando los estudios sobre los efectos
biológicos de los CEM y los mecanismos biofísicos implicados en tales efectos.
También se ha profundizado en la cuestión de la relevancia que los efectos
biológicos de los CEM detectados experimentalmente tienen para la salud; es
decir, sobre si los resultados obtenidos en laboratorio son o no indicativos de
efectos potencialmente nocivos, y si es alta o baja la probabilidad de que tales
efectos se den en el organismo humano bajo condiciones reales de exposición.
Asimismo, se ha investigado sobre si los efectos biológicos inducidos en los
seres vivos por la presencia de CEM son transitorios o permanentes y,
finalmente, si dichos efectos biológicos pueden tener aplicaciones terapéuticas
o, por el contrario, consecuencias negativas para la salud.
Las evidencias científicas disponibles acerca de los efectos biológicos y de los
efectos de los CEM sobre la salud son muy numerosas. Por ejemplo, en los 3
últimos años se han publicado alrededor de 900 artículos en revistas científicas
internacionales, que a su vez han sido objeto de más de treinta recopilaciones
y revisiones realizadas por expertos y recogidas en documentos monográficos,
libros y prensa especializada. Está fuera de nuestro objetivo redactar una
revisión bibliográfica pormenorizada. Sin embargo, para alcanzar el nivel de
información que este documento requiere, es preciso realizar un examen
exhaustivo de las evidencias científicas, analizar éstas en su conjunto
considerando los hallazgos en un Contexto general, valorar si los datos
científicos son o no concluyentes y aplicar un “principio de precaución” cuando
las evidencias sean discrepantes o existan aún cuestiones abiertas.

30

14.1

LEUCEMIA INFANTIL
Hay pocas dudas sobre que la exposición a campos
electromagnéticos de extremada baja frecuencia causa leucemia
infantil. Los niños que tienen leucemias y están en fase de
recuperación tienen pocas posibilidades de sobrevivir si su
exposición a campos electromagnéticos de extremada baja
frecuencia está entre 1 mili gauss (100 nanoteslas - 0,1 microteslas)
y
3
miligauss
(300
nanoteslas
-0,3microteslas).

14.2

CÁNCER DE MAMA

Los estudios sobre mujeres en el puesto de trabajo sugieren de una
forma bastante contundente la evidencia de que los campos
electromagnéticos de extremada baja frecuencia es un factor de
riesgo para el cáncer de mama en mujeres con una exposición a
largo plazo de 10 miligauss (1.000 nanoteslas - 1 microtesla) y
superiores.
Dados los enormes riesgos durante la vida de desarrollar cáncer de
mama y la crítica importancia de la prevención; las exposiciones a
campos electromagnéticos de extremada baja frecuencia deben de
reducirse para todo el mundo que está en ambientes elevados de
campos electromagnéticos de extremada baja frecuencia durante
prolongado
tiempo.
Estudios de células humanas de cáncer de mama y algunos estudios
de animales demuestran que los campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia son un probable factor de riesgo para el
cáncer de mama. Hay una evidencia documentada para conectar
31

cáncer de mama y exposición a campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y procede de estudios sobre la célula y en
animales, así como en estudios con humanos.
14.3

CAMBIOS EN EL SISTEMA NERVIOSO Y EN LAS FUNCIONES
CEREBRALES
La enfermedad del Alzheimer es una enfermedad del sistema
nervioso. Hay una enorme evidencia de que la exposición a largo
plazo de campos electromagnéticos de extremada baja frecuencia es
un factor de riesgo para la enfermedad del Alzheimer.

Las consecuencias de exposiciones prolongadas de niños, cuyos
sistemas nerviosos continúan en desarrollo hasta después de la
adolescencia, es desconocido en estos momentos. Esto puede tener
graves implicaciones en la salud adulta y en la sociedad si años de
exposición de los jóvenes a ambos campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y radiofrecuencias tiene como resultado la
disminución de la capacidad para pensar, razonamiento, memoria,
aprendizaje y control sobre el comportamiento.
14.4

EFECTOS EN LOS GENES
Ambas exposiciones a campos electromagnéticos de extremada baja
frecuencia y radiofrecuencias pueden considerarse genotóxicas (que
dañan el DNA) bajo ciertas condiciones de exposición, incluyendo los
niveles de exposición que están por debajo de los límites de
seguridad existentes.

14.5

EFECTOS EN LAS PROTEÍNAS DEL ESTRÉS
Niveles muy bajos de exposiciones a campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y a radiofrecuencias pueden llevar a las
células a producir proteínas del estrés, advirtiendo que las células
reconocen las exposiciones a campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y a radiofrecuencias como dañinas. Esta
es otra importante vía en la cual los científicos han documentado que
las exposiciones a campos electromagnéticos de extremada baja
frecuencia y a radiofrecuencias pueden ser dañinas y esto ocurre a
niveles muy por debajo de los existentes estándares públicos de
seguridad.

14.6

EFECTOS EN EL SISTEMA INMUNOLÓGICO
32

Hay una evidencia substancial que los campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y las radiofrecuencias pueden causar
reacciones inflamatorias, reacciones alérgicas y cambiar las
funciones inmunes normales a niveles permitidos por los actuales
estándares públicos de seguridad.
14.7

MECANISMOS BIOLÓGICOS PLAUSIBLES
El estrés oxidativo a través de la acción de radicales libre daña el
ADN y es un mecanismo biológico plausible para el cáncer y
enfermedades que implican daño por campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia al sistema central nervioso.

15.

EPIDEMIOLOGIA EN BAJAS FRECUENCIAS

En los años 50, en la Unión Soviética se realizaron los primeros estudios
sobre población laboral expuesta a las radiaciones generadas por líneas de
alta tensión. Los operarios presentaban los cuadros típicos de las personas
sometidas a la influencia de campos electromagnéticos de baja frecuencia,
como son: estrés, migrañas, insomnio, irritabilidad, taquicardia, fatiga o
cansancio injustificado. Mientras tanto, los laboratorios soviéticos
detectaron síntomas neurológicos en trabajadores expuestos a radiación
electromagnética.
Al estudiar distintas funciones fisiológicas en operadores de líneas de alta
tensión, se comprobaron alteraciones en su sistema neurovegetativo, así
como en el pulso y en la tensión arterial, inadaptación a las variaciones
térmicas y descoordinación en la médula espinal. A partir de entonces,
varios estudios (Asanova, 1960; Sazanova, 1967; Krisova, 1968) salieron a
la luz, atribuyendo ciertos trastornos (estrés, ansiedad, insomnio, cefaleas,
cansancio, debilidad…) en las personas sometidas a campos de extremada
baja frecuencia generados en el trabajo. En 1972, Korobkova observó la
presencia de anomalías en la temperatura corporal, al tiempo que
hipotensión y alteraciones del ritmo cardíaco, en las personas expuestas a
campos electromagnéticos de muy baja frecuencia.
Filipov llevó a cabo durante cuatro años un magnífico estudio entre más de
trescientos trabajadores de subestaciones eléctricas y líneas de alta
tensión. Los trastornos más frecuentes se establecieron en el sistema
cardiovascular y nervioso central, así como en la composición de la sangre.
Uno de los estudios más conocidos en Occidente fue el realizado entre
1976 y 1980 por Geneviere Matanovski, de la Universidad John Hopstein de
Baltimore, sobre 50.582 casos de cáncer en la ciudad de Nueva York, en el
33

cual constató, una relación dosis-respuesta en trabajadores masculinos de
empresas telefónicas. Matanovski, midió el promedio de exposición al
campo magnético entre diferentes clases de empleados, observando que
los empalmadores de cables, recibían la mayor dosis con diferencia
respecto a los siguientes grupos, que son, por orden de dosis recibida: los
empleados de oficinas y los instaladores.
Al comparar las tasas de cáncer entre los distintos grupos de empleados,
Matanovski encontró que los empalmadores de cables, tenían cerca del
doble de riesgo de contraer cualquier tipo de cáncer, con respecto a los
empleados que no trabajaban en líneas telefónicas. Especialmente elevado,
era el riesgo de contraer leucemia y linfomas. Los empleados de las
oficinas centrales ocupaban el siguiente grupo de mayor riesgo, pues
estaban sometidos a cortos intervalos de intensos campos
electromagnéticos. En ellos, la tasa de cáncer, en general, era
inusualmente elevada, aunque no llegaba a las cifras correspondientes a
los empalmadores de cables. Si bien se observó que este grupo de
operarios, presentaba el triple de probabilidades de contraer cáncer de
próstata, y más del doble de contraer cáncer bucal.
Las conclusiones del estudio anterior, fueron corroboradas por David
Thomas, del Instituto Hutchinson del Cáncer, en Seattle (Washington).
Sobre 250 pacientes con cáncer de pulmón, Thomas determinó que
aquellos que trabajaban expuestos a campos electromagnéticos
presentaban el doble de riesgo de contraer la enfermedad, y que los que
ejercían profesiones con mayor exposición caso de electricistas, operarios
de líneas de transporte eléctrico o de plantas o estaciones de
transformación presentaban un riesgo seis veces superior.
Los estudios ocupacionales han evidenciado una relación entre campo
electromagnético y cáncer. Los epidemiólogos han encontrado que quienes
trabajan en el sector eléctrico como electricistas y operarios de líneas
telefónicas tienen un mayor riesgo de contraer distintos tipos de cáncer,
particularmente tumores cerebrales y del sistema nervioso, así como
leucemia.
A partir de la implantación en Canadá de la empresa eléctrica Hidro
Quebec, en 1976, el porcentaje de nacimiento de niños varones aumentó
en más del 600% entre los electricistas. Con esto, se observa la incidencia,
no sólo en las personas expuestas, sino también en las futuras
generaciones. En el año 1977, Dyshlovki llevó a cabo un estudio entre
operarios de subestaciones y líneas de alta tensión, encontrando distintos
trastornos
en
su
función
sexual.

34

En un estudio caso-control realizado en el área de Los Ángeles, Susan
Preston-Martin y Wendy Mack, de la Universidad del Sur de California,
concluyeron que los trabajadores masculinos con diez o más años de
ocupación laboral en cierta variedad de trabajos eléctricos, tienen diez
veces más riesgo de contraer cáncer cerebral que los hombres del grupo
control. En Washington (EE.UU.), el doctor Milham realizó un estudio
epidemiológico, entre 1982 y 1985, controlando 438.000 casos de
fallecimientos por leucemia entre los años 1950 y 1979. Una vez terminado
el estudio, constató un mayor índice de muertes por leucemia entre los
trabajadores de centrales eléctricas, porcentaje que se elevó por encima del
50%, y comprobó un mayor índice de cáncer de pulmón y linfático. Estos
resultados confirmaron los obtenidos en otros estudios anteriores.

Wrish (Los Ángeles, EE.UU. 1972-1979) encontró un riesgo de contraer
leucemia aún más elevado (173%) que el estudio de Milham. Igualmente,
McDowall y Coleman de Inglaterra confirmaron en estudios independientes,
en 1983, una relación entre la leucemia y ciertas profesiones del sector
eléctrico, cuyos trabajadores estaban sometidos a frecuencias de 50
hercios. Resultados similares obtuvo R.S. Lin, en 1984, como también
Gilman, Pearce, o Calle y Savitz, en 1985.
Vaguero y Olin publicaron ese mismo año un estudio, según el cual se
observaba una mayor incidencia de cáncer en general entre los
trabajadores del sector eléctrico en Suecia.
Respecto a la exposición laboral, el 29 de junio de 1994, el Departamento
de Trabajo e Industrias del Estado de Washington decidió que un trabajador
del sector del aluminio tenía derecho a cobrar una indemnización, y
reconoció el carácter laboral de su enfermedad. Este hecho sucedió ante la
reclamación por compensación laboral y las pruebas que presentó el
afectado, ya que su médico, Samuel Milham, encontró relación entre la
exposición a los campos electromagnéticos y el cáncer en los trabajadores
de la fundición de aluminio. El doctor Milham en dicha investigación que
llevó a cabo en fundiciones de aluminio, concluyó que éstas presentan unos
elevados niveles de contaminación electromagnética en sus recintos, y que
los trabajadores no parece que sufran otros tipos de cáncer como el de
pulmón que no se relaciona con la exposición a campos electromagnéticos.
Esta fue la primera vez que una institución gubernamental adoptó una
determinación
de
este
calibre.
Respecto a la posibilidad de que los campos electromagnéticos de baja
frecuencia afectaran a la descendencia de las personas expuestas,
Nordstroem llevó a cabo un estudio, en el año 1983, donde se observa que
35

no sólo los campos electromagnéticos afectan a quienes están expuestos,
sino también a su descendencia, a través de la reproducción y la
transmisión hereditaria. En su informe, constata un mayor número de casos
de malformaciones en hijos de operarios de unidades de conmutación
eléctrica.
En 1984, el sueco Norderson demostró que los trabajadores con empleos
eléctricos, presentan un índice de roturas cromosómicas cinco veces mayor
que otras profesiones no sometidas a campos electromagnéticos durante
su jornada laboral. Al poco tiempo, en 1985, salió a la luz otro estudio,
realizado por las doctoras Margaret Spitz y Christine Cole, del Hospital M.D.
de Houston (Texas), en el cual se informaba de que el riesgo de contraer
cáncer cerebral era mayor en niños menores de 2 años, cuyos padres
hubiesen estado expuestos en su trabajo a campos electromagnéticos
artificiales.
Lo más significativo de dicho informe, deriva del hecho de que ni la madre
durante el embarazo, ni los niños después del nacimiento, estuvieron
expuestos a campos electromagnéticos. De ello se deduce que el cáncer
cerebral de los niños, sólo podía provenir de las modificaciones genéticas
provocadas en sus padres al estar sometidos a campos electromagnéticos,
que, posteriormente, eran transmitidas a sus descendientes.
En un estudio realizado por el Departamento de Neuromedicina junto con el
Instituto Nacional de Sanidad Laboral de Suecia, se analizó la posible
conexión entre la exposición laboral a los campos electromagnéticos de
extremada baja frecuencia y la leucemia o los tumores cerebrales.
La valoración de la exposición se basó en mediciones in situ de los
operarios en su lugar de trabajo. Los diagnósticos de cáncer fueron
verificados en los historiales médicos, y los casos y controles fueron
muestras representativas de la población masculina en general.
Se pudo apreciar en un período máximo de ocupación laboral de 10 años,
una clara asociación entre el riesgo de leucemia y la exposición a campos
electromagnéticos, especialmente en casos de leucemia linfocítica crónica.
El riesgo relativo aumentó junto con el nivel de exposición. Se comprobó
que entre los pacientes con este tipo de leucemia era más común el hecho
de haber tenido alguna vez en su vida un empleo con alto nivel de
exposición.
También en el caso de tumores cerebrales, los resultados reflejan un
aumento del riesgo. En el caso concreto del tumor cerebral, el riesgo
relativo se elevó conforme se incrementaba la exposición a campos de
36

extremada baja frecuencia. Ello se dedujo basándose en los valores
promedios recibidos durante las horas de trabajo, los cuales se habían
obtenido en la década anterior al diagnóstico.
No se consideró probable que en el caso de la leucemia los resultados
pudieran explicarse por otros factores de riesgo a los que estuviesen
sometidos quienes la padecían, como, por ejemplo, el benceno, radiaciones
ionizantes, pesticidas, disolventes o el hábito de fumar, ni que tuviesen
influencia decisiva en los resultados sobre los tumores cerebrales. Las
conclusiones de este estudio clarifican y sustentan la hipótesis de que la
exposición laboral a campos electromagnéticos de extremada baja
frecuencia es un desencadenante para el desarrollo de determinados tipos
de cáncer. Por tanto, los operarios expuestos a estos campos presentan un
elevado riesgo de contraer leucemia crónica linfocitaria, según denuncia el
Instituto Nacional de Sanidad Laboral de Suecia. Las profesiones con
mayor riesgo son: conductores de trenes eléctricos, ferroviarios de vías
electrificadas, empleados de metro y trenes eléctricos, personal de aviación
y centrales eléctricas.
El investigador Joseph Sobel de la Universidad del Sur de California expuso
en un congreso realizado en Minneapolis los resultados de tres estudios
(dos se realizaron en Finlandia y otro en Los Ángeles, y se incluyeron 386
pacientes) que demuestran la relación entre la exposición laboral a fuertes
campos electromagnéticos y un mayor riesgo de contraer enfermedades
cerebrales degenerativas. Las personas expuestas a dosis elevadas
tuvieron un riesgo tres veces mayor de desarrollar la enfermedad de
Alzheimer que los no expuestos a campos eléctricos

16.
NORMAS DE EXPOSICIÓN A CAMPOS
ELECTROMAGNÉTICAS
El cuerpo humano se encuentra expuesto de una manera incremental al
llamado “electrosmog”, debido al creciente uso de la energía eléctrica. La
asociación exacta entre la exposición a campos electromagnéticos de extra
baja frecuencia y el peligro que éstos representan para la salud humana es una
pregunta abierta. La exposición a campos electromagnéticos probablemente no
produce por sí mismo ningún daño físico o químico al ADN humano.
Desafortunadamente, lo anterior no es suficiente para asegurar que la
exposición no tiene del todo efectos (positivos o negativos). Sin embargo, la
principal preocupación con la exposición a EMF ELF corresponde al cáncer.
Los estudios previos se pueden clasificar aproximadamente en estudios de
comportamiento, biológicos y estudios epidemiológicos. Los efectos más
37

evidentes de ELF EMF en el cuerpo humano es la estimulación transitoria del
sistema nervioso. Además, los campos eléctricos y magnéticos alternos
inducen cargas superficiales y corrientes débiles que fluyen por el cuerpo. Esta
es una razón del porqué los campos electromagnéticos tienen el potencial de
causar efectos biológicos. Recientemente, ha sido sugerido que si hay algún
efecto dañino para la salud, las corrientes inducidas son las causantes de
estos efectos. Las magnitudes de éstas corrientes, incluso si un humano está
ubicado directamente bajo una línea de transmisión, es extremadamente baja.
Las corrientes inducidas por campos electromagnéticos de 50-60 [Hz] son más
débiles que las corrientes naturales en el cuerpo, como aquellas presentes en
la actividad normal de algunos órganos como el corazón o cerebro. La
corriente máxima inducida por un campo eléctrico proveniente de una línea de
transmisión es mucho mayor que las corrientes naturales del cuerpo o las
densidades de corriente en el cuerpo inducidas por campos magnéticos. De
esta manera, las corrientes inducidas por campos eléctricos son más
importantes que aquellas inducidas por campos magnéticos. El campo eléctrico
a nivel del suelo bajo una línea de transmisión de alto voltaje es
aproximadamente uniforme y las líneas de campo son verticales al plano de
tierra. En la presencia de un cuerpo humano bajo la línea de alta tensión, el
campo eléctrico se ve altamente perturbado, debido a la acumulación de
cargas en la superficie del cuerpo. Debido a que la magnitud de las líneas de
campo varía a lo largo de la superficie del cuerpo, las magnitudes de las
corrientes inducidas también varían. La preocupación es que si estas
corrientes pueden superar los límites establecidos por los organismos
internacionales. Sobre este punto, en baja frecuencia, no hay un consenso
sobre una cantidad física relevante para definir los límites de exposición; las
guías de la ICNIRP están basadas en la densidad de corriente J inducida en el
cuerpo humano, mientras que el comité del IEEE ha adoptado el campo
eléctrico E. Lo claro, es que ambas cantidades son difíciles de medir.

16.1

RECOMENDACIONES DADAS POR IEEE

Este estándar define los niveles de exposición para proteger al público en
general contra los campos electromagnéticos de frecuencias entre los 0-3
kHz. Este estándar fue desarrollado respecto a los mecanismos biológicos
establecidos con respecto a la exposición de campos electromagnéticos.
Los límites de exposición están definidos para prevenir las siguientes
reacciones de exposiciones de corto plazo:



Estimulaciones dolorosas de las neuronas sensoriales o motoras.
Excitaciones musculares que pueden llevar a lesiones mientras se
realizan actividades potencialmente peligrosas.
Excitación de neuronas o alteración directa de la actividad sináptica
en el cerebro.
Excitación cardiaca.
38

Efectos adversos asociados con potenciales inducidos o fuerzas por
cargas de movimiento rápido dentro del cuerpo, como en el tejido
sanguíneo.

Los mecanismos de interacción de los seres vivos con los campos
electromagnéticos, caen dentro de la categoría de efectos de corto plazo.
Los límites de exposición expuestos en este estándar no están basados en
los potenciales efectos a largo plazo debido a:

16.2

En la actualidad no se cuenta con suficiente información confiable
que permita concluir que la exposición de largo tiempo a campos
electromagnéticos de magnitud común encontrada en comunidades
o ambientes ocupacionales son adversos para la salud o que causan
algún tipo de enfermedad como cáncer.
No existe un mecanismo confirmado que pueda proveer un método
para predecir efectos adversos debido a la exposición a campos
electromagnéticos de baja intensidad y frecuencia.
VALORES DE UMBRAL RECOMENDADOS HOY

Hoy en día existen variadas normas, recomendaciones, etc. Al respecto,
publicadas en diversos países, por diversos organismos. Por lo
anteriormente mencionado, no existen valores de umbral universalmente
aceptados.
A continuación se presentan unas tablas resumen para valores umbrales a
exposición de CEM en diferentes rangos de frecuencia. Los datos
presentados están basados en ICNIRP.
La ICNIRP es una comisión científica independiente creada por la
Asociación Internacional de Protección contra la Radiación (IRPA) para
fomentar la protección contra la radiación no ionizante (RNI) en beneficio de
las personas y del medio ambiente. Proporciona orientación científica y
recomendaciones sobre protección contra la exposición a RNI, elabora
directrices y límites internacionales de exposición a RNI independientes y
con fundamento científico y representa a los profesionales de la protección
contra la radiación de todo el mundo mediante su estrecha relación con la
IRPA.

39

La ICNIRP es la organización no gubernamental oficialmente reconocida
por la OMS y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para asuntos
relativos a RNI.

40

17.

DESARROLLO TECNOLOGICO

A diferencia de los campos eléctricos que pueden ser reducidos mediante
protecciones aisladoras, no existen barreras para los campos magnéticos. El
campo magnético es una función directa de la intensidad de corriente que fluye
por un conductor dado, y decrece con la distancia. Ambos parámetros,
corriente y distancia pueden regularse en forma sencilla, pero no siempre es lo
más práctico para reducir el campo magnético, ya que el consumo de energía
eléctrica crece rápidamente y por tanto deben transportarse mayores
cantidades de energía y resulta a veces muy cara la ampliación de los
derechos de paso.
Sin embargo existen soluciones tecnológicas sencillas tales como el aumento
en la altura de las torres, reducción de la distancia horizontal entre líneas y una
disposición vertical de los conductores. En estas tres modalidades de
reducción del CEM, básicamente se regula el factor distancia.
Algunas investigaciones recientes informan de diseños que reducen el CEM
mediante líneas de alto número de fases. Para ello la investigación sobre
conducción en líneas de alto voltaje se lleva a cabo en 6 o 12 fases, que
conducen la electricidad en un menor espacio que las líneas convencionales o
diseño trifásico (Stewart y otros, 1993), lográndose una reducción del CEM.
Otros investigadores (Kaune & Zaffanela, 1992) han desarrollado un método
general de análisis del CEM tanto para configuraciones convencionales como
no convencionales de líneas de transmisión, que reducen los niveles del CEM.
A pesar de que es un tratamiento de tipo físico-matemático, señalan que la
reducción del CEM no es todo ya que deben incluirse factores de seguridad,
mantenimiento, aislamiento etc.
Este campo de investigación eléctrica se mantiene muy activo, tanto en
aspectos teóricos (Olsen & Wong, 1992) sobre la caracterización de los
campos eléctricos y magnéticos de frecuencia baja cerca de líneas de alta
tensión, como en asunto más prácticos tales como el diseño de aparatos para
registro continuo del CEM y mediciones desde las plantas de generación, hasta
el usuario final, pasando por líneas de alto voltaje, subestaciones y diferentes
tipos de líneas de distribución (Maruvada, 1993).
Se han estudiado también las vibraciones eólicas en condiciones de laboratorio
(Kraus & Hagedorn, 1991), ya que no sólo producen ruido en ciertas
condiciones atmosféricas, sino porque pueden producir daño en los cables
conductores y rompimiento debido a fatiga del material.

41

Las compañías eléctricas, norteamericanas y europeas, además de las
investigaciones de carácter científico y tecnológico para reducir los CEM
mediante diseños prácticos, han establecido políticas generales e información
al público y a sus empleados y hacen uso de cabildos abiertos para que las
diferentes comunidades puedan expresar libremente sus dudas y temores.

18.
MEDIDAS EFICACES DE APANTALLAMIENTO Y
BLINDAJE
¿Es
posible
protegerse
eficazmente
de
la
contaminación
electromagnética? En muchos casos la respuesta es totalmente
afirmativa.
Afortunadamente existen en la actualidad materiales contrastados y con avales
científicos que procuran una solución a muchos casos de polución
electromagnética. Cuando hablamos de protección, nos referimos a los
términos "blindaje", "apantallamiento" o "derivación" que consiste en la
utilización de materiales que impiden el paso de la radiación o la atenúan de
forma considerable, o bien la derivan a tierra como es el caso del campo
eléctrico.
Tenemos pinturas especiales que pueden usarse en las paredes interiores y
exteriores generalmente a base de grafito o partículas de plata, telas que
pueden usarse en cortinas, cielos de cama así como vinilos semitransparentes
para ventanas, o mallas especiales para empotrar en paredes. Este tipo de
materiales resultan muy efectivos en contaminación por alta frecuencia, es
decir antenas de telefonía móvil, routers inalámbricos, teléfonos DECT, WIFI,
antenas emisoras de TDT, estaciones de radares, etc. También son útiles para
derivar el campo eléctrico en contaminación por baja frecuencia.

42

La radiación que tiene más dificultades para atenuarse de forma eficaz es la
originada por campos magnéticos, que provienen de líneas de alta tensión,
transformadores, etc. Aunque existen algunos materiales generalmente
caros como el Mu-metal que atenúan en un pequeño porcentaje los valores
emitidos.
¿Y qué hay de los remedios como colgantes, pegatinas para móviles,
piedras de obsidiana, figuras geométricas, cactus, etc.?
En mi opinión actualmente no tenemos pruebas totalmente objetivas de su
eficacia, ya que los productos son testados generalmente mediante
radiestesia, kinesiología o pruebas de temperatura corporal donde las
variables pueden cambiar fácilmente con el estado mental del paciente o su
propia respiración. No soy contrario al uso de estos métodos de diagnóstico
en ciertas condiciones, y de hecho conozco a terapeutas holísticos
honrados que los usan con éxito en consulta médica.
Ahora bien, cuando para un problema concreto como es la contaminación
electromagnética, tenemos tecnología que de forma incontestable mide los
valores de radiación, en mi opinión no deberíamos usar herramientas con
alto grado de subjetividad. Si usted quiere medir la fiebre de un paciente de
forma sensata, ¿Que utilizaría un termómetro o un péndulo? Creo que
debemos utilizar herramientas “sutiles” cuando investigamos situaciones
donde no disponemos de métodos objetivos de análisis, por eso me parece
bien el uso de la radiestesia para ciertos trabajos (partiendo de que el
analista es más o menos capaz) y que la situación no permite otros medios
analíticos.
Quiero contar una anécdota al respecto. En cierta ocasión, en una
participación de la feria internacional de Biocultural en Barcelona, un señor
bien vestido y con un comercial a su lado, se presentó a nuestro Stand
ofreciendo un PaKua de madera, que según él había sido construido con
materiales y medidas especiales y que en resumen, ofrecía protección
contra la radiación electromagnética así como geopatias de índole telúrico.
Yo pregunté, que si teníamos a un niño al lado de una torre de alta tensión
o antena de telefonía móvil, ¿el producto sería eficaz? Su respuesta fue
totalmente afirmativa, asegurando que había sido probado en animales, y
testado mediante radiestesia. Uno siente cierta preocupación al ver
consultores ambientales que son capaces de medir la contaminación
electromagnética con un péndulo o unas varillas, y luego utilizar soluciones
basadas en objetos aislados, para proteger la salud de sus clientes.
Creo que una persona que no se ha molestado en estudiar los materiales
de apantallamiento ni la tecnología que puede medir los valores de
contaminación electromagnética de forma objetiva, debería plantearse su
responsabilidad en una medición medioambiental. Podemos utilizar un
colgante u objeto protector personal, si nos hace sentir mejor, por supuesto,
43

pero también sería muy positivo poner a disposición de las personas,
información seria sobre apantallamiento contrastable. Ante una pequeña
duda, lo primero es la prevención.

19.
EVALUACION DEL POTENCIAL GNOTOXICO Y
CITOTOXICO DE CAMPOS ELECTROMAGNETICOS DE 60
HZ
En años recientes, se ha trabajado en el laboratorio de Física de la Facultad de
Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, sobre un
proyecto de largo alcance que tiene como propósito evaluar el riesgo
genotóxico y/o citotóxico asociado con una exposición a CEM oscilantes de 60
Hz similares a los generados por el tendido eléctrico, sub-estaciones de
distribución y en general por dispositivos que funcionan con electricidad de la
red de corriente alterna y que circundan nuestro medio ambiente, en células de
mamífero. Se midió la influencia de estos campos magnéticos en cultivos de
Linfocitos humanos (49) a intensidades de 1.0, 1.5 y 2.0 mT y se observó un
aumento en la proliferación celular, evaluado por el índice mitótico y
proliferativo. Asimismo evaluamos el efecto de los CEM en células sanguíneas
circulantes de ratón in vivo (50) y encontramos que los linfocitos disminuyen y
los neutrófilos se incrementan en respuesta a un tratamiento magnético similar
al utilizado para el caso de los linfocitos in vitro. También, se ha estudiado en
nuestro laboratorio el efecto clastogénico en células de médula ósea de ratón
in vivo y se encontró un aumento en la frecuencia de células micronucleadas,
lo que es un indicador de rupturas cromosómicas, en animales tratados a las
intensidades magnéticas antes mencionadas (51). Sin embargo, al estudiar los
efectos de este factor físico sobre células germinales reproductoras de ratón in
vivo, no se encontró efecto citotóxico o genotóxico al evaluar aberraciones en
cromosomas meióticos y alteraciones morfológicas de células espermáticas
(52). Recientemente se estudiaron los efectos agudos de 1.0 mT de CEM de
60 Hz sobre funciones ex vivo de macrófagos y linfocitos marinos y sobre
crecimiento de células tumorales y no se detectó ningún cambio, en
comparación con animales no tratados.

20.
CONSEJOS DE PREVENCIÓN Y PROTECCIÓN
ELECTROMAGNÉTICA


Intente evitar aparatos eléctricos o cableado eléctrico cercano al
cabezal de su cama.
Mantenga su rostro o cabeza a una distancia prudencial de tubos
fluorescentes o lámparas.
Evite trabajar con ordenadores portátiles sobre su cuerpo durante
periodos prolongados, más aun si están conectados a la red.

44



No deje que sus hijos se aproximen en exceso al televisor o monitor
y vigile los lugares de sus estancias, en que la pared oculta aparatos
como microondas, frigoríficos, hornos eléctricos, o electrodomésticos
de gran consumo, etc.
Tampoco abuse de materiales y superficies plásticas que tienden a
cargarse estáticamente así como moquetas, tejidos y ropa sintética.
No olvide la importancia de poseer una adecuada toma de tierra en
su vivienda para reducir la contaminación por campos eléctricos.
Si ha de adquirir una vivienda, evite la cercanía extrema de torres de
alta tensión o transformadores.

a) Circuitos compensadores energizados (Cancelación activa)
Este tipo de cancelación actúa sobre el campo producido por la corriente de
flujo, proporcionando otra corriente opuesta con el fin de obtener una
cancelación del campo total presente en la proximidad de la línea. Estos
circuitos compensadores deben ser generados en forma independiente y
optimizados en amplitud y ángulo de tal manera de obtener una cancelación de
campo a los niveles deseados.
Esta técnica provee una disminución del campo magnético principalmente en la
zona cercana a la franja de servidumbre de la línea, por lo que su uso
dependerá de las necesidades de la zona y de las instalaciones anexas.

21.

CONCLUSIONES

Una vez revisada la abundante información científica publicada este Comité
de Expertos considera que no puede afirmarse que la exposición a CEM
(campos electromagnéticos) dentro de los límites establecidos en la
Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea
relativa a la exposición del público en general a CEM de 0 Hz a 300 GHz
produzca efectos adversos para la salud humana. Por tanto, el Comité
concluye que el cumplimiento de la citada Recomendación es suficiente
para garantizar la protección de la población.

La exposición a CEM por debajo de los niveles de la Recomendación del
CMSUE, aunque pudiera inducir alguna respuesta biológica en condiciones
experimentales, no está demostrado que pueda implicar efectos nocivos
para la salud. Sin embargo, no disponemos de estudios epidemiológicos
que evalúen los efectos nocivos a largo plazo derivados de la exposición a
radiofrecuencias.
45

Hasta el presente no se ha llegado a determinar un mecanismo biológico
que explique una posible relación causal entre exposición a CEM y un
riesgo incrementado de padecer alguna enfermedad.

A pesar de que la mayoría de los estudios indican la ausencia de efectos
nocivos para la salud, por un principio de precaución conviene fomentar el
control sanitario y la vigilancia epidemiológica de la exposición con el fin de
evaluar posibles efectos a medio y largo plazo de los CEM.

De acuerdo con las conclusiones anteriores, este Comité considera que, a
los valores de potencias de emisión actuales, a las distancias calculadas en
función de los criterios de la RCMSUE y sobre la base de las evidencias
científicas disponibles, las antenas de telefonía móvil no parecen
representar un peligro para la salud pública. Igualmente, las evidencias
actuales no indican asociación entre el uso de los teléfonos móviles.

22.

RECOMENDACIONES

Existe una evidente preocupación social por los efectos de los CEM sobre
la salud pública. Ello se debe al rápido crecimiento de las tecnologías, la
falta de información rigurosa y por una percepción del riesgo distorsionada.
Para evitar estos problemas el Ministerio de Sanidad y Consumo debería
elaborar y difundir información, en un formato fácilmente comprensible,
destinada a explicar a los ciudadanos los conocimientos actuales acerca de
los efectos de los CEM sobre la salud pública.

En relación con los CEM de FEB (frecuencia extremadamente baja) deben
fomentarse estudios epidemiológicos en poblaciones expuestas por encima
de 0,4 μT. No se recomiendan estudios sobre población general porque no
aportarían nueva información relevante como se ha demostrado en estudios
epidemiológicos previos.

Las autoridades sanitarias deberían realizar campañas informativas entre
los ciudadanos para promover un uso racional del teléfono móvil, con objeto
46

de reducir exposiciones excesivas e innecesarias, especialmente en niños,
adolescentes, mujeres gestantes, portadores de implantes activos, etc.
Asimismo, deberá ponerse especial interés en la realización de campañas
contra el uso de teléfonos móviles mientras se conduce, o en áreas
particularmente sensibles en el interior de hospitales.

Las autoridades sanitarias de la Administración Central y Autonómica
deberían fomentar la investigación clínica, experimental y epidemiológica
sobre los efectos de la exposición a CEM procedentes de cualquier fuente
emisora. En este sentido se recomienda que el Fondo de Investigaciones
Sanitarias (FIS) y otros programas de investigación establezcan líneas
prioritarias de financiación para el estudio de los citados efectos.

23.

BILIOGRAFIA

Guidelines for limiting exposure to time-varying electric, magnetic, and
electromagnetic fields (up to 300 GHz). International Commission on NonIonizing Radiation Protection (ICNIRP). Health Physics 74:494-522, 1998.
Gonzalez CA y cols Arch Environ Health
Health effects from exposure to power-line frequency electric and magnetic
fields. Ed. National Institutes of Health, NC, USA, (1999).
Vargas, F. Riesgos para la salud humana de las exposiciones ambientales a
campos eléctricos y magnéticos. Física y Sociedad. Nº 10 Monográfico 1999.
Possible health effects of exposure to residential electric and magnetic fields.
Ed. National Academy of Sciences. National Academy Press, Washington DC,
Estados Unidos, (1996).
C. Llanos y J. Represa. Cinco años de investigación científica sobre los efectos
biológicos de los campos electromagnéticos de frecuencia industrial en los
47

seres vivos. Ed. Universidad de Valladolid, Consejo
Investigaciones Científicas, y Red Eléctrica de España (2001).

Superior

de

Report and opinion adopted at the meeting of the Scientific Steering Committee
of 25-26 June 1998.Possible Health Effects from exposure to electromagnetic
fields 0 hz-300 Ghz. European Union.

48