You are on page 1of 9

Damill, Mario_La economía y la política económica.

del viejo al nuevo
endeudamientoX.pdf
file://C:\Grupo escritorio\Historia Política y Económica Argentina\Damill, Mario_La economía y la
política económica. del viejo al nuevo endeudamientoX.pdf
Concepts:
inflación, tasas, economía, financieros, política, públicas, monetario, gobierno, comienzos,
estabilización, argentinos, ingresos, convertíbilídad, Buenos Aires, Banco Central.
Summary:
Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723.
Se pone en marcha, hoy, el nuevo programa económico basado en un esquema de
convertíbilídad del austral y de desíndexacíón de pre-.
pida estabilidad, reflejada en una inflación cercanaal 1 % mensual.
significa un retomo al denominado patrónoro-divisa.·.
analistas sostienen que el programa representa una audaz ju gada estabilizadora no sólo
por el congelamiento del tipo de cambio, que.
ría a partir de este mes la tasa de ín-.
En la práctica el alquiler do abril sufrirá Un Para alquileres posteriores a mayo de 1990, el
ción del dólar desde el comienzo del contrato h el 12 % anual.
cación de la ley, en busca de garan tizar el efecto deñacíonarío en los precios.
rondó durante mucho tiem po ciertos debates académi cos, pareció despoblarse de sentido.
desigualdades en su distri bución se habían acentuado considerablemente.
-- 158--latina, muy escasos ingresos de capitales financieros desde el exterior, y las salidas
de fondos estaban limitadas por medidas de control de cambios.
Esto dio un impulso notable al de sarrollo de los mercados de crédito privados en el mundo
e hizo posible que economías que habían estado relativamente aisladas financieramente,
como las latinoamericanas, pudiesen acceder al financiamiento externo de origen privado
en canti dades apreciables y, en un principio, a tasas relativamente ba jas.
Más allá de las fluc tuaciones normales, y de algunas muy acentuadas, como las largas
contracciones de 1914-1917 y 1930-1932, el producto por habitante, un primer indicador
agregado del crecimiento económico, se incrementó en ambos períodos.
Reiterando el procedimiento anterior, puede estimarse que este aumento de la población
activa equivale a la incorporación de más de 1,2 millones de personas a la fuerza de
trabajo.
La tasa promedio de de sempleo abierto de 1996-2000 resultó de casi 15% de la pobla ción
activa, lo que equivale a cuatro veces y media la tasa esti mada para 1976-1980, al
comienzo de esta etapa.

1977 presentó un rasgo esencial: antes que un cambio drástico en el modo de acumulación. En cambio. hacia el fin del período. habría de reforzarse la ten dencia a producir un cambio radical de las reglas básicas de la economía. que habrían de tener destinos semejantes. aunque esta últi ma contiene en su seno el mejor período durante el régimen de convertibilidad. beneficiarios también. frente a la persistencia de la inflación. Es entonces cuando comienza a perfilarse una política de estabilización novedosa. En cambio. se produjo entonces una recompo sición de las condiciones de funcionamiento del modelo vi gente con anterioridad. por ejemplo. configurando lo que se conoce como "las experiencias de apertura financiera del Cono Sur de América latina". en especial considerando el diseño y las orientaciones de la política económica. La participación del 40% de los hogares que ocupan el lugar intermedio en la distribución tendió también a declinar.-. Las principales caidas se produjeron entre 1974 y 1980.162--El salario real medio en la industria manufacturera de la se gunda mitad de los noventa fue. prácticamente. Poco después de que esa reforma entrara en vigencia. Esta política favo reció el crecimiento de diversos sectores empresariales pro veedores y contratistas del Estado. se cuentan entre los factores que alimentaron el deterioro de la equidad distributiva. diseñada sobre bases completamente distintas. Estos dos elementos. de fines de los años . Esta descripción inicial enfatiza las principales tendencias de la economía y las comparaciones entre los extremos del pe ríodo 1975-2001. y éste ya era poco más de 30% inferior al del quinquenio precedente.6% en 2000. de la promoción industrial. es decir. ahora libres. Yluego entre 1990 y 1995. hubo va rias etapas marcadamente diferentes dentro de este cuarto de siglo. en algunos casos. Políticas de diseño similar. La dinámica ma croeconómica de corto plazo en las condiciones del régimen de alta inflación difiere de la propia de una economía menos adaptada al fenómeno inflacionario. el empeoramiento del panora ma laboral en materia de empleo y la tendencia declinante de los salarios. En las nuevas condiciones financieras.6% en 1974 a 45. eso dio lugar también a un he cho novedoso: se produjo una suba muy fuerte y rápida de las tasas de interés. el grupo constituido por el 20% de ingre sos más elevados vio aumentar su participación desde un 35. por lo cual posiblemente aparecen algo exa gerados ciertos trazos de continuidad. se aplicaron casi simultáneamente en Chile y en Uruguay. En 1975 el ingreso anual to tal de este último grupo equivalía a una vez y media el obteni do por el grupo formado por el 40% de los hogares más pobres. la política macroeconómica puso el acento en la creación de dinero: el Banco Central co menzó a aplicar medidas monetarias muy restrictivas. un 27% más bajo que el promedio de 1976-1980. Sin embargo. Esa proporción se había duplicado.

y del desordenado ajuste que le siguió. . alimentadas tam bién. Sin embargo. esta creación monetaria realimentaba la corrida contra el peso. se acortó la dura ción de los contratos indexados. se produjo un proceso de desmonetización. se generalizó la práctica de indexación mensual. más la tasa de devalua ción esperada. En la fase an terior. procurando conven cer al público de que se seguiría hasta el final con las reglas establecidas. Dada la escasa confianza reinante en la continuidad de la política cambiaria. Para reafirmar su compromiso con la política de estabiliza ción. menores. la persistencia de la inflación hizo que la tasa de interés real. Ambos conjuntos de políticas repercu tieron muy negativamente sobre las finanzas públicas. tensaron el régimen de alta inflación colocando a la economía permanentemente al borde de la hiperinflación. que todavía afectaban a los movimientos de capitales. Las tasas negativas incentivaron la de manda de crédito interno y externo. lo que alimentó a su vez la demanda agregada y favoreció la expansión de la economía. El Ban co Central soportó grandes pérdidas como consecuencia de los subsidios otorgados al endeudamiento privado externo y tam bién al crédito privado interno. combinados con las masivas devaluaciones nominales. a pesar de la importante mejora que se alcanzó en el saldo del comercio. es decir. y a la socia lización de la deuda privada interna. la tasa nominal interna de interés para operaciones en pesos tendió a igualarse a la tasa internacional. y de las subas de las tasas de interés internacionales a partir de 1979. descontada la inflación. los movimientos de capitales eran limitados y estaban normalmente sujetos a restricciones. de acumulación heterodoxa. hicieron finalmente que la co rrida contra el pcso resultase imparable. Los desequilibrios externo y fiscal que el gobierno democrá tico habría de heredar adquirieron ciertos rasgos novedosos a partir del fracasado intento de liberalización y apertura que se ha descrito más arriba. hacia mediados de 1980 el gobierno redobló la apuesta. por entonces.setenta. por la incertidumbre generada por un próximo cambio en la cúpula del poder que se produciría a tra vés de un proceso muy poco transparente y teñido por luchas intestinas en el régimen militar. Por otro lado. con una extensión igual al perío do mínimo para el cual se cuenta con información oficial sobre precios. que en este caso coincidía inicialmente con la pautada en la tablita. Pero así deter minada la tasa nominal media. más una prima por riesgo. Esto se hizo mediante diversos mecanismos que llevaron a la estati zación de buena parte de la deuda privada externa. los shocks tarifarios orientados a paliar el des equilibrio fiscal. En condiciones de total apertura a los movimientos de capita les. eliminando las últimas restricciones. la cuenta corriente pasó a ser crónicamente deficitaria. resultase inicialmente negativa. Así. la sobrevaluación de la moneda y las expectativas crecientemente negativas. Como consecuencia de los nuevos y muy elevados niveles de endeudamiento del país.

No se trataba simplemente de un fe nómeno de "memoria" inflacionaria asociado al proceso de formación de expectativas. Los precios relativos se modificaron progresivamente en favor de este típo de bienes. su razón básica residía en que el fuerte endeudamiento estatal y privado del lapso 1978-1981 aumentó fuertemente el peso de los pagos de intereses de la deuda externa. un austral será equi valente a 1. Si bien el ritmo inflacionario cayó sustancialmente.Por el contrario. a su vez. A los problemas y desequilibrios estructurales mencionados se sumaban. y a la acumulación de atra sos en los pagos al exterior. el carácter parcial del ajuste externo que la Argentina pudo lograr dio lugar a un permanente exceso de demanda de divisas. . un elemento importante de erosión de los resulta dos del Plan Austral se deriva de la persistencia que mostró el régimen de alta inflación. Pese a la importancia de la mejoría lograda en la cuenta co mercial a partir de 1981. hacia 1983. tanto en los sectores productivos cuanto en las familias. por otro. El gobierno está decidido a mantener la solidez de la nueva moneda. dificultades de naturaleza política para su implementación y crea problemas de incentivos.000 pesos argentinos. La colocación de deuda interna remunerada es difi cultosa en un contexto de fuerte incertidumbre y de preferen cia marcada por activos financieros externos por parte de los agentes capaces de absorberla: las tasas de interés requeridas para la absorción de deuda pública en forma voluntaria por el sector privado resultan muy elevadas y acaban constituyéndo se en un bumerán. Ahora bien. pese a la efectividad del congela miento de los precios industriales. mayor en relación con el control de la inflación.178--nas. y permitía además evitar los fuertes costos en materia de pérdida de pro ducto y empleo. desmonetización y desintermediación finan ciera generados por dichos planes. Para ponerlo en términos de la vieja moneda. sino también de la inercia de las prácticas defensivas. entre los que predominó el fuerte empeoramiento de las condi ciones comerciales que debió enfrentar la Argentina. la carga tributaria adicional necesaria para cubrir el défi cit de las finanzas públicas presenta. de las normas e instituciones desarrolla das a lo largo del prolongado lapso de inflación elevada como respuesta al contexto de incertidumbre. En efecto. Si no se quiere recurrir a esas dos vías. El balance de pagos se deterioró rápidamente después de 1985 como consecuencia de una combinación de factores. por un lado. particularmente a partir de 1982 como consecuencia de la guerra de Malvinas primero y de la crisis mexicana de agosto de ese año después. los pre cios al consumidor siguieron aumentando a un ritmo promedio de entre 2 y 3% mensual. el desequili brio externo no podía financiarse mediante préstamos volunta rios debido al retraimiento de las corrientes financieras exter--. las intensas demandas de distintos sectores sociales por recomponer ingresos y compensar al me nos en parte las pérdidas de riqueza y la desacumulación origi nada en un largo período de tasas de inversión muy reducidas.

También la política monetaria adquirió progresivamente una mayor laxitud. La otra resultaba de la incertidumbre producida por la proximidad de las elecciones y por los planteas del candidato peronista. el balance comercial arrojó. A lo largo de 1986. el plan de estabilización. así como de declarar la moratoria unilateral de la deuda externa. anunciaba su intención de concre tar un "salariazo" al inicio de su gestión. redujo su oposición a las retenciones implí citas en el doble mercado de cambios al precio de la promesa gubernamental de una próxima unificación cambiaria. fue sometido a fuertes presiones sectoriales. y la cuenta corriente mostró el mayor déficit desde 1981. Si. expresado en un aumento de la brecha entre el dólar oficial y el negociado en el mercado paralelo. No se contaba con ningún elemento coordina dor de la política de ingresos en el plano salarial porque este elemento había sido cedido a los sindicatos meses atrás. La fragilidad y las inconsistencias del plan se debieron en buena medida a las concesiones reali zadas a grupos de presión. los gremios mantuvieron o aun acentuaron su cróni ca repudio a la política económica del gobierno pese a que. por un lado. en 1986. Sin embargo. Carlos Menem. El país estaba en moratoria de hecho con los bancos acree dores ya que no se efectuaban pagos desde abril de 1988. las políticas fiscal y monetaria comenzaron a operar sobre los márgenes.192--da interna pública. que hasta en tonces venía mostrando resultados relativamente favorables. según una paridad fijada en un nivel superior al vigente para las ex portaciones agropecuarias.mismo tiempo las importaciones aumentaron debido a la recu peración económica. y éstas pasaban a cursar por un mercado controlado llamado "especial". El régimen cambiario vigente fue sustituido por otro en el que la autoridad monetaria se abstenía de vender divisas que no estuvieran destinadas a la importación. y se produjo el primer movimiento cambiario especulativo desde el inicio del plan. ya por entonces al frente en las encuestas preelectorales. la política antiinflacionaria era ostensible mente favorable a su capacidad de negociación. La esca lada del dólar libre se trasladó a los precios y fue el detonante de la primera . Cuando el Banco Central dejó de intervenir en ese mercado. y las relaciones con el FMI y el gobierno norteamericano no pasa ban por un buen momento. el Banco Mundial comunicó informalmente que no habría de desembolsar una parte significativa de dichos créditos. en este caso al menos. La inflación tendió a acelerarse. Si bien el sector rural cues tionó el programa. un superávit 55% inferior al de 1985. Sin embargo. a cambio de apoyo político para su lanzamiento. el dólar libre comenzó a subir ace leradamente. a fines de enero. también la política de ingresos estaba sometida a fuertes presiones. comprometiendo la estabiliza ción. que arrojaban grandes dudas sobre el futuro manejo de las negociaciones externas y de los compromisos de la deu--.

que perdían depósitos. a pesar de que la inflación residual fue aún del 11 % mensual en promedio entre marzo y diciembre de 1990. Do mingo Cavallo. La reiteración de una experiencia hiperinflacionaria produjo. Luego de superado el estallido hiperinflacionario que siguió a la "revolución cambiaria". A fines de ese mes. según informó la. un amplio conjunto de apoyos de los sectores empresariales y de figuras políticas de extracción liberal-conservadora. que habría de extenderse a lo lar go del segundo trímestre de 1989. Parece haber con tribuido a esto la percepción. más allá de las "imperfecciones" o "desprolijidades" de los procesos decisorios. y fijando límites estrechos para el endeudamiento de las entídades financieras con el Banco Central. desembocó en saqueos a comercios en barrios populares. Además. si bien desde los muy elevados valores alcanzados en la segunda hiperinflación. y logrado así poner freno al segundo proceso hiper inflacionario sin otro instrumento que la política monetaria y anuncios de naturaleza fiscal. los bancos li quidaron divisas o forzaron a sus clíentes a cancelar créditos. refor zando la coalición gobernante. medi da por el índice de precios al consumidor. el establecimiento por ley de la libre convertibilidad de la moneda nacional con rela ción al dólar daba inicio formal a un nuevo e integral intento dé estabilización de . la cancelación de redescuentos por iliquidez concedidos en los meses pre vios. pareció ingresarse en un terreno de relativa calma en el que Menem recuperó rápidamente po pularidad y espacio político. El Banco Centraldispuso que durante lajornada de hoy rija. pero también a otros aspec tos como la ausencia de marcos regulatorios adecuados para las empresas privatizadas o a la sustitución de monopolios pú blicos por monopolios privados.hiperinflación. significó una gran victoria del gobierno. particularmente en au sencia de un plan de estabilización consistente: presionados por el gobierno para encuadrar sus cuentas dentro de las regu lacíones establecídas por la autoridad monetaria. Se produjo enton ces un hecho significativo y novedoso. Por ende. Poco después.199--El gobierno respondió con una fuerte restricción monetaria. lo que hicieron también reduciendo sus posiciones netas en moneda extranjera. por parte de los bancos. agravada por el violento efecto deletéreo de la hiperinflación sobre los in gresos reales de los asalariados y sobre el nivel de empleo. un feriado bancario y cambiarlo en cumplimiento de directivas emanadas del Ministerio de Economía. anunció por entonces un primer conjunto de medidas dirigidas principalmente a la mejora de las cuentas públicas. un cierto consenso en favor de la autonomía del Ejecutivo. y pese a la persistencia de tasas inflacionarias de dos dígitos. -. se produjo una muy intensa declinación del tipo de cambio real. se otorgó una valoración inusitada a las privatizaciones y al recorte del gasto estatal. eufemismos utilizados parahacer referen cia a posibles actos de corrupción. la creciente tensión social. Su reemplazante. por otra parte. Es indudable que el haber quebrado la burbuja cambiaria. de una firme decisión del gobierno de no ablandar la política moneta ria ni aun ante el riesgo de importantes quiebras en el sistema financiero. en todo el país. exigiendo a los bancos.

Luego seguiría una larga fase de estabili dad. Al considerar la evolución de los salarios en la industria manufacturera. En el momen to del lanzamiento del plan. donde las variaciones de la paridad real fueron muy pe queñas. que refleja también el proceso de apreciación cambiaria. al que se había observado con anterioridad al lanzamiento del plan. Puesto que los precios de los bienes y servicios no transables también subieron considerablemente medidos en dólares. o en términos reales. en 1995. y expresa. las variaciones posteriores son de segundo orden. en diciembre de 2001. Desde ese momento y hasta la crisis final del ré gimen macroeconómico. conviene distinguir el comportamiento de las remuneraciones reales comparadas con el índice de precios al consumidor. desde comienzos de 1995 se profundizó la integración regional en el marco del Mercosur. Cuando el salario se mide en relación con el1PC. Entre el segundo trimestre de 1998. al ini cio del programa. hasta la quiebra del régimen monetario en diciembre de 2001.207--có. Comparada con esa declinación. el cambio de pre cios relativos ocurrido en el período. el que. que luego habrían de permanecer durante casi diez años con cambios relativamente menores y de segundo orden. el salario deflactado por este índice apenas ascendió. la que se produciría a partir del primer trimestre de 1991 y hasta 1994 fue de orden menor. continuó. y el último trimestre de 2001. en cambio. las remuneraciones medidas en esa moneda eran ya alrededor de 75% más altas que el prome dio de 1986-1990. tras haber sufrido una caída en los meses anteriores. y estos bie nes y servicios tienen un peso elevado en el 1PC. En otro plano. levemente. en especial con el Brasil. la declina ción del producto agregado fue de 15. lo que daría lu gar a un importante crecimiento de los flujos comerciales. como ya se indi--. tiene un comportamiento muy diferente. por un lado. . y medidas en dólares. es decir. De modo que una de las condiciones inicia les de la década se definió por el establecimiento de un nuevo conjunto de precios relativos. en términos de una canasta de bienes internos. cuando el PBI alcanzó su máximo en la década. Aquí también. el plan de convertibilidad. con un nivel de salarios en dóla res muy elevado en comparación con la historia precedente. y con predominio de leves variaciones negativas. comercializables internacionalmente (o no transables) en el cálculo del IPC. "Laconsecueúte reduccíón en el crecimientode la demanda ínterna re sultaráenuna reduccióndc las tasas de. por otro. Luego de tres trimestres de declinación. las tasas de in flación tendieron a ubicarse siempre muy próximas a cero. en consecuencia. El pro longado auge inicial se extendió hasta que el impacto negativo que siguió a la crisis de México de diciembre de 1994 dio lu gar a una corta recesión.6%.precios. el PBI recuperó el sendero ascendente. aunque a un ritmo muy atenuado.

uno de los principalesfactoresproblemáticos en otras partes del mundo. Fueron notables también los esfuerzos de Argentina. llevando adelante la reforma del sector bancario.Como suele suceder a lo largo de un proceso de crisis. lo que permitiría simultáneamente reducir las elevadas primas de riesgo que la deuda pública debía afrontar. en particular. en un elevado déficit de las cuentas estatales y en la acumulación de deuda pública. Deltriunfo a la tragedia. Obschatko. Se argumentaba que era nece sario dar señales muy drásticas de dureza fiscal para comprar credibilidad. A lo largo de 2001 hubo intentos de reforzar el manejo fiscal con acciones de apoyo externo y canjes de deuda. y recuperar el acceso a los mercados de fondos privados. Por cierto. . y el importante progreso en la implementación de las reformas estructu rales. en el caso de la Argentina. Washington D. cabe apuntar algunos de los aspectos centrales de estos procesos. sino en el mal manejo fiscal. a partirde entonces. Ese diagnóstico llevaba a concluir que se imponía una polí tica fiscal contractiva para. en el marco de su plan de convertibilidad. cerrando así el acceso al crédito de fuentes priva das e impidiendo el restablecimiento del mecanismo moneta rio expansivo que había caracterizado a los dos auges prece dentes. combinados con una sucesión de shocks externos nega tivos en el plano comercial y financiero. El aporte del sector agroalimentario al crecimiento econó mico argentino. Edith. porcontinuarsu excelente cumplimiento de los criterios de desempeño establecidos en nuestros acuerdos.C. el principio básico de que no se pueden resolver problemas a través de un relajamiento de la disciplina monetaria ha demostrado sus virtudes. incluyendo. 2002. plagada de marchas y contramarchas de la política eco nómica. WP Publications/ Planeta. en especial en 2001. lo que a su vez posibilitaría restablecer el crédito interno y re componer la demanda agregada. sacar a la economía del pantano recesivo. Es destacable el hecho de que la Argentina ha sido probablemente el primer pais en reaccionarfortaleciendo inmediatamente sus politicas y. su desarrollo fue hilvanando una muy apretada sucesión de he chos. algo paradójicamente. en particular. que se ha planteado hasta aquí. 10de octubre de 1998. Es cierto que en muchos sentidos la experiencia de la Argentina en los años recientes ha sido ejemplar. lo que por cierto re sultó ser. habían afectado las expectativas acerca de la capacidad de pago de los compromi sos externos. Puede decirse que una y otra vez la política fiscal contractiva actuó de manera autodestructiva. De todos modos. la adop ción de la estrategia correcta a comienzos de los años noventay la muy valiente adaptación de la misma cuando la crisis del tequila puso a todo el subcontinente en riesgo de un serio traspié. de que el gobierno podría incumplir sus obligaciones financieras. que iba tomando cuerpo crecientemente. dirigidos a alejar la idea. Buenos Aires. Se entendía que estos facto res. Internacional. contribuyendo en realidad a consolidar un escenario depresivo y un cuadro de expectativas muy negativas. En especial. posteriormente.

Schvarzer. 2002. Implantación de un modelo económico. las Naciones Unidas parael Desarrollo. Jorge. bre". Buenos Aires. ------------Summarized by Copernic Summarizer .!lCA. N° 5. 2003.1965-2000. Buenos Aires. Documento de Trabajo CEMA. Buenos Aires. 1979.