You are on page 1of 88

11 fl fl

n

fl fl fl ti T:I l]

>~

l°'1
'I v' h 1~1 VJ..

,Edi ción: Desiderlo Navam·
·
Dise1io de cubierta: Ricard1• Rafael l'ill.11t•s
Emplnne: Jorge Clu'11ique

()De la selección y la traducción: Desidc rio Navarro, 2004

Todos los derechos reser\'ados
CI Sobre la presente edición:

Casa de lasAméricas/UNEAC, 2004

IS BN 959-260-086-4

CRITERIOS
Casa de las Americas
3ra y G, El Vedado, L:i Habana, Cubn

crilerio@cubarte.cult.cu

ALLector

El libro que tiene· en sus manos el lecto; es la continuación de un ambicioso
conjunto de antologías que, bajo el titulo de Surruna inlertextual, he venido pre.
parando para la Colección Criterios en la última década y que incluye cinco
volúmenes de teoría de la intertextualidad, cuatr9 de los cuales estdn dedicados
a la producción teórica de lengua francesa, ·alemana, polaca e ingles.a respecti·
vamente, y un quinto a la de o'tras lenguas del mundo (ruso, eslovaco, crouto,
rumano, holandés, etc.). En 1997, en ocasión del 30 anive~sario de la i~troduc·
ción del término «íntertextualidad» por julia Kristeva, apareció el primer voliJ.
men del conjunto: Intertextualilé. Francia en el origen de un ténnino y el dcsa·
rrollo de un concepto, que reunió catorce trabajos de once autores.
Con el presente libro la colección Criterios no sólo da continuidad a lo
Summa inlertextual, sino que, al mismo tiempo, inaugura su serie Alemania
en el pensamiento actual. ·la cual viene a ampliar y diversificar considerable·
mente los horizontes abiertos por las series homólogas dedicadas a Franci
(ya con tres títulos publicados) y .Rusia, y próximamente acrecentados por lo
consagrada a Polonia, con una vasta antología de la obra estética mds re·
ciente de Stefa n Morawski.
La exiraordinaria riqueza y variedad interna de{yensamiento teórico
alemán actual sobre literatura artes y cultura·sigue siendo, lamentablemen·
te, desconocida e inaccesible pJra la casi totalidad de los estudiosos cubanos
y, también, aunque en menor medida -gracias al interés ocasional de algunos editores espafloles-, para la mayor parte de.los estudiosos hispanófo·
nos. Por diversas y cambiantes razones - muy locales y ajenas' (y resistentes)
a mi voluntad-, siempre he dLrp~esto de relativamente poca inforrnaci6n

1 lfl ITl

nn

11 l l~nltJ~rl11 N11v111111

.. .

l:

h
1

¡j '
¡·

c/11dl.w:11r.vo c/1!11/fj/collll.!rarlo.» E.rn i11lertex111t1//dad en/re los teóricos, que e 11 •
nlg1111á medida quiso reflej ar el diseño de la cubierta del prese~/e libra, es la
que e/oiexlo de la propia Lachmann ilustra ·tan bien y por la que aqul /o hemos situado como puente o bisagra ideal entre nu~tra anterior antologla de
teóricos franceses, lntertextualité, y la presente, de teóricos 'a/emanes. Como·
una manifestación más de la gran .frecuencia de esas inter-citas en la teorla fnterte~tual, en los trabajos de .este libro SO(I /re.cuentes las referencias a textos
teáncos .franceses ya traducidos y publicalios en Jntertextualité y a textos teóricos alemanes traducidos y publicados en este mismo primer volumen de lntcrtextualitllt o que lo serán en el segundó volumen; con. el fin de evitar numerosas
repeticiones de largas referencias bibliográficas,. he decidido usar,como señales respectivas de las tr'es referencias Jos iconos: -.::.,para la.precedente edic.ión .
de Intertextualité: Francia en el origen de un término y el ·desarrollo ·d e un concepto (selección y traducción del francés por Desiderio Navarro, Criterios, l.A
Habana, 1997); P. para la.presen{e edición de Jntertextualitlit 1, y"", para la
futura edición de lntertextualitiit 2.
Al igual q~e en intertcxtualité, he ;ompilodo y añadido al final .de este
volumen una bibliografia selectiva de la literatura que sobre la intertextualidad ha sido producida por autores alemanes o en lengua alemana, una .bibliogr?fia q~e aspiro sea hoy la más completa en lo -que respecta ·a la producción teórico-general. ·
.
Para terminar, deseo expresar· aquí mi más profundo agradecimiem,p a
todos lós autores que autorizaron generosamente la publicación de sus trabo) os, as/ como a Brigiue Narr, de Stauffenburg Verlag, por su desinteresada
autorización para publicar el texto de Susanne Hol(huis. A/ Pro/ Dr. Ulric'h
Braich. cónocedor~de/ español, le agradezto, además, la amabilidad de revisar mi traducción de su trabajo. Y al Pro/ Dr. Mqnfred Pfister, con cuy~
amistad y colaboración he tenido el privilegio de poder co'nta,Y para pub/icociones y eventos que he organizado e,n Cuba y Venezuela, vaya mi especi1il
gratitud por su sintético y certero prefacio.
.
·
Al Goethe-Institut le agradezco las decisivas posibilidade! financieras concedidf!S a Criterios para realizar esta edición, con la que espero poder come11za:· una labor divulgaliva regular desde la nueva serie Alemania. en el pensnm1ento actual -esperanza in·ealizab/e, desde_ luego, sin el apoyo de instituci(•·
nes e intelectuales alemanes. En particular, la comprensión y. el interés demo.<lrados por el Sr. Dietmar Geisendorf y su colaboradora, la Dra. Petra Roehler,
fueron fundamentales para el despegue de e.ste largamente acariciado proyecto.
·

1
.
.
Contento de sumar nuevas valiosas voces al polflogo de Criterios, d~o
ahora al lec/ar entre sus texlos.
·

Los Naranjos, diciembre del 2003

Prejac.io

Manfred Pfister

1•

'

i

l
l·~.
~

t
t

f.'
)

i

1

i

' 1

Tomó -veinte años para que el ·concepto de «intertextualidad» de Julia
Kristeva «llegara»· realmente a la· teoría literaria y cultural alemana, y
ahora liace otros'.veinte años desde el primer:florecimiento 'de. los estu9ios intertextuales en Alemania: tiempo para una evaluación de la fortuna, logros y estado actual de la teoría intertextual en un país que todavía estaba dividido política y culturalmente ·cuando primero ella hizo
irrupción en la escena y qud ahora está reunificado.'
.
Recordemos unos cuantos hechos y fechas: fue en 1966 cuando Ja
Kristeva acufíó .el término «intertextualidad» en un ensayo impreso el
año. siguiente. 1• El contexto era una situación cultural revol~cionaria .en
Francja, en la cual el conc~pto de Mijáil Bajtln de la «dialogicidad)> in- ·
trínseca del d.iscurso literario, recibido en Occidente con aiguna demora, estimuló una acufiación que era aún más radicalmente subversiva
que-la de Bajtín para las nociones burguesas de un sujeto autoralautónomo y 'un texto independiente: Las primeras noticias públicas de esto
llegaron a Alemania -:-0, para ser precisos, a Alemania O~cidental, ya
que los críticos de la RDA demostraron ser capaces de ofrecer gran re1·

«Bakhtine, le mot, le.. dialogue"et le romam>, Critique, 23, 1967, pp_438-465.
[N. del E.: Cf. tr.ad. al español enJnteYlexluali1é:· franela en_ el orige.~ de. 1m
término y el desarrollo de un· concepto, selec. y' trad. por Desiderio Navan·o!
Criterios, La Habana, 1997. En adelante:""']

- - H"" ·M· .,..._. · -

• ·-

•- .t ••

~ lf

....

• I

• I

1l

11

11

Prefacio 11

1 O Manji-ed Pjister

:r

ia
y
uirow
Ja
el
m
l-

sis1encia- por la vla de Ja traducción media década más tarde,1 y por
la vía de un primer résumé crítico de Klaus W. Hempfer una década
más tarde. 3 Sin embargo, fue sólo eotre principios y mediados de los
años 80 en adelante que la lransmigraéión de la teoría y el análisis intertextuales de la Rusia Sovié1ica a Francia_y más allá de ésta hallaron
un terreno particularmente receptivo en Alemania. Su impacto en los
estudios literarios alemanes halló su más visible expresión en cierto
número de recopilaciones de ensayos dedicadas a los conceptos relacionados de intertextualidad y dialogicidad: Oialogizitéit de Renate
Lachmann y Oialog der Texte de Wolf Schmid y Wolf-Dieter Stempel,
ambas concentradas en contextos eslavos y romances; fntertextua/il(ir
de Ulrich Broich y de quien escribe estas líneas, e lntertextualiry <.le
Heinrich F. Plett, ambas proyectos de ari¡;listas alemanes.•
Lo que caracteriza la mayoría de esas apropiaciones alemanas desde el principio es el inten\o de «contener» o desactivar el principio explosivo de una intertextualidad general de todos los textos, que acabaría de una vez por todas con todos los conceptos de intención autora!,
unidad textual o lectura coherente: el inlento de alinear los estudios intertextuales con los standards filológicos de intersubjetividad -analilica,
transparencia racional y responsabilidad he rmenéutica. En el centro de
los estudios intertextuales alemanes están, pues, no las visiones vcrti¡;inosas de un universo de textos en el que cada texto resuena con todos
los otros en un regressus ad i11ftniiu111 quF desafía toda exégesis controlada, sino los más puntuales diálogos entre textos y géneros como se
han inscrito en su lenguaje y estructuras en citas, alusiones, ecos, inversiones irónicas o reescrituras paródicas.

S i bic11 eso irnplicn c rcltn cs11cchamicn10 del foco de la atención,'
tiende, al mismo tiempo, a promover una mayor diferenciación de conceptos rivalizantes y de diversas forrnas de 111tenextualidad, esto último
inspirado a menudo por la obra del critico francés Gérerd Genette, Palimpsestes: La !itlérature au second degré.0 Ello uunbrén condujo a abrir
el modelo intertextual de análisis a géneros previamente pnsados por alto
por los estudios literarios, corpo. por ejemplo, los escritos de via;es,7 y a
campos más amplios más allá de lo meramen1e literario y textual. En
este contexto, las nuevas formaciones lexicales con el prefijo «Ínter-»,
que eluden a la acuñación de la Kristeva, han demostrado ser maravillosamente prolíficas. Hasta la palabra «interpretación» consagrada por el
1iempo - en el triple sentido de traducción, perfonnuncc y comentario- aparece ahora casi como un neologismo acuflado según el modelo
de la intertextualidad: es usada de una manera que destaca cada traducción de una lengua a otra, cada performance de un libreto, guión o partitura, cada lectura y cada exégesis, como urt nuevo intenexto que, a su
vez, provoca ulteriores intertextos. En este contexto, lna Schabert, por
ejemplo, acufló la .palabra «lnterauktorialitiil» («interautoralidad))) para
llamar Ja alención sobre las muchas obras de ficción actuales en las que
autores postmodernos participan en un dfálogo metaficcional con la
vida y las obras de un autor del pasado.~ Lo que es más importante: los
·diálogos entre obras de arle, que vinculan lu litt:rnlura a otros media y a
las otras artes, han sido subsumidos explícitamen1e bajo el modelo intertextual con etiquetas COll!O lnterari (interarte] o lntermedialitafi [intermedialidad] y eso ha estimulado la investigación cxtcnsivu sobre, dignmos, obras dramáticas y novelas puestas en escena, filmadas, televisadas

La traducción alemana, «Wort, Dialog und Roman bei Báchtin», apareció por
vez. primera en Jens lhwe, ed., literaturwissenichaft und linguistik, Frankfurt,

estructuralistas altamente especializados de procedimientos intertcxrualcs particulares, como el «marcaje» de la intertextualidad; cf. JOrg Helbig, lntertex-

1972, vol. 3, pp. 34.S-37.S.
) K.W. Hempfcr, Poststr11kt11rale Te.rllheorie 1111cl nanative Praxis, Munich,
1976, pp. .S3-.S.S.
• Rcnarc Lachmann, cd., Diulogizitüt, Theorie und Geschichtc der Lih:ratur
und dcr SchOnen KOnste, A, I, Munich. 1982; WolfSchmid y Wolf-Dictcr
Stcmpcl, cds., Dil11og der Textr.:. N11111b11rger Knllóq11i11m wr lntertex/110/itiil,
Wiencr Slawistischer Almanach, Sonderband 11, Viena, 1983; Ulrich Broich
y Manfrcd Pfister, eds., lntertext11dlitiit. Formen, Funktionen, anglistÚche
Fal/srudien, Konzepte der Sprach- und Literaturwissenschafl, 35, Tubinga, 1985; Heinrich F. Piel!, ed., lntertex111nlity, Research in Text Theory / U11:
tersu.chungen zur Texnheorie, 15, Berlín, 199 J.

rualirat und Markierung. Untersuchungen zur Sysremarik und Funktion der
Signalisierung von lnterre.xrualitiit, Bei1rfige zur neueren L11era1urgcschichte,

2

)-


;_
:o

'ª .
!-

5.
in
),

1

l,,

s Tal estrechamiento del foco de la atención aparece, por ejemplo, en estudios

141, Heidelberg, t 996.
Gérard Genette, Polimpse..1es: la littérlll11re .a11 second degré, Paris, 1982.
7 Cf. Manfred Pfister, 1dntertextuelles Reisen, oder: Der Re1seberichr als lntcrtext», en: Herbert Foltinek et alii (eds.), Tales and 'rheir relling di/fere1icc ·.
Festschriftflir Franz K. Stanf!l. Heidelberg, 1993,'pp. 109-132.
' !na Schabcrt, «interauk1orialitat1>. Deutsche Vierteljahresschrift filr litttraturwissenschaft und Geistesgeschichte, 51, 1983, pp. 679-701.
9 Ulla-Britta Lagerroth, Ha nd Lund y Erik Hedli ng, eds., lnrerart Poetic.r.
Essays on the lnterrelations of the Arts and Medi(I, lnternationalc Forschungcn
6

William Griffiths y Heleo Tiffin. BerHn. eds.. la noción de intertextualidad se· presta a ser subsumida ·bajo una gran variedad de intereses teóficos más amplios. Genus. · 1 Klaus Dirscherl . y. 1998.. In1erku/111rali1d1 in li1erotur und Sproche.I ·~ ~ . 1999. en particu.lar las vinculadas. eds.. 1990. 1993. eds.~ ~ ~'" ..hrerdifferem in den Kulturwissenschajien. 1998.& lmage. J nes intertextuales. Londres.K.e Berg y Mattbias Prangel. Stullgart.17 Los cánones sori .. is Tobías Doring. Hybridity and Poslcolonia/ism.noción que . ed.dJ'lll ·U. ·.. Como esbocé brevemente en el párrafo anterior.. discursos y textos.genes y rituales compartidos a través de los cuales una cultura particular define y proyecta su identidad y que ahora es estudiado muy intensamente en Alemania. 11 Jürgen Link y Ulla Link-Heer. Konon .c. u William Ashcroft.WJ WJld1·111J. los cr!ticos hablan ahora de lnterdiskurse [interdiscurso) o Jnterdiskursivitat [int~rdiscurs ividad) -una . «Diskurs/lnterdiskurs und Literaturanalysc». 1997.agó de los Estados Unidos a Alemania en los años 90. La frase inglesa «lhe Empi re Writcs Back» («e l Imperi o escribe repl ieando») juega con el 1l1ulo del conocido fi lme The Empire Strikes Back («El imperio contraataca))).e enfoqu~s cr!ticos actµa les de textos y culturas en el presente. Word. cf. literarur intermedia/: Musik . ed. [N. del T. tales como el discurso de la· razón o de la sexualidad en un período particular. Eng/ische Lirera· turgeschichte aus ·der Sichl der Geschlechterforschung. que se prop.ionales. 2002. 155-181. Jan Assmann y Tonio Holscher. Peter Zima.convirtiendo a. el término lnte~kulturalitat [interculturalidad) hi devenido programático para los estudios de relaciones intertextuales e interdiscursivas ·entre d.en ún pasado colonial o un presente postcoloniai coinpaJ\idos. performance y culturas performativas.. 19 Si la' téórla intértextual y los estudios intertextuales todavía están vivit~s y coleando en Alemania en estos ·días. 10 Inspirados por la teor. 19 Con respecto·a estudios de. Oppeln.. • · Como indican estos términos recientemente acuñados. eso. ° . 1995.ibir: su dispe rsión a través del ámplio'espectro d. ' 2 .ul un caso ilustrativo. !na Schabert. Zeitschrifl fiir li(eraturwissenschafl und Linguislík. Kanon und Theorie. Bild und Text im Díolog. Posilloi1e11 und Ko1111'oversen Heidelbe rg. en: Henk d. como lo está la noción de la cultura no como un 'texto estático'.Interdiszipliniire Kolloquien. tiene mucho que ver con lo que acabo de descr.. Tubinga. Passau. Ma~ia Moog-Giilnewalq. .'re-ciclado a través de los siglos. /nlerpretarion 2000. Mnemosyne. 1988.. «lnterkulturalitat: Zur Konzeptualisierung eines Leithegriffs interku ltureller Litera1urwissenschaft». está endeududa con las teorías de la intertextualidad. 24. A Journa/ of Verbal ond Visual /nquiry.WJ ~.stiones aún'más amplias. Aleida Assmann y· Dietrich Harth.Photographie . Theorie und Praxil· eines interdiszipl/niiren Forschungsgebiets. . Passauer.iferentes cultura$. Mario Klarer. J 991.JJ-1/.Aquf. la teor{a y análisis de la intertextualidad en Alemania y en otras parles ha devenido parte integral de algunos de los má~ vitales proyectos de investigación en los ultimos veinte años aprox imadame~te: conceptos centrales de los Estudios Coloniales y Po$tcoloniales como «el Imperio escribe replicando». apúntando a cue..Kuliur. Kultur und Gedachtnis. ed. ed. ed.: Zur Geschle. 1998: número mono· gráfico especial Kulturen des Performaliven. re-perfonnado. la noción misma de un archivo de textos re-utilizado. 11 Y.~u ~ \lll till "1 UJ . los Estudios de Género emplean con frecuencia méfodos y' nociones derivadas de la teoría intertextual: el ·concepto ampliaménte utilizado de una «re-escritura» feminista de los textos masculinos canónicos es aq.Malerei .. 1997. 1989.ía foucaultiana.. ciertamente.sf la intertextualidad en un caso especial de la interdiscursividad. seguramente. ed. Paragrana.Heide lberg. sino como una performance y re-performance de sus textqs e imágenes fundác. Otra razón para que la intertextuali· dad siga gozando de buena salud hoy día es.. o sobre la «ékfrasis» Üterana.. Theoiy ond Practice in Pos1-Coloniol literatures. Londres. pp. pp: 88-99 12 M. Formen und FunktiomM der kulturel/en Erinnerung.extiende la intertextualidad más allá de los textos individuales a· formaciones d iscursi~as más amplias. 1999. ed. 16 'ª . J6rg Helbig. J 998. Doris Kolesch. invoca constantemente diálogos intertextua!es a través de los Umites de perfodos y culturas como un medio crucial de formación de cánones.. 13 «hibt'ideZ» 14 o «pasajes» 1s implican palimpsestos y negociaciozur Allgemeinen und Vi:rgleichenden Literaturwissenschaft.Jo que ha venido a ser llamado · kulture/les Gediichtnis («meroria cultural»). episodio V de lo Guerr(1 de las Galaxias. vol.Machi .¿¡ ~ ~ ~ -~ ·~ . 11 Cf. A.1. Stu ttg~rt.ta '<<Condición· intennedia [in-betweenness]» de los espacios en que ellos ocurren es también·una condición intennedia entre lenguajes. Darmstadt. Lasatow ic z. 1995. ese archivo de textos. 1997.un& parte central de. Erika Fischer-Lichte y.JJ1 2 Manji·ed Pjister 1 o convertidas en· ópera. De manera similar. imá.. Wierlacher. 7/l. 1: número monográfico ·especial so hre Ekfrasis. 18 . 20/77. eds. lnlermedi'aliiit. eds. The Empiré Wriles Back. Amsterdam. Y Renate von Heydebrand.Film. Frankfurt.. Caribbean-English Possoges: lnlertextuality in a Postcoloniol Trodition. el hecho de que los fenómenos que ella conceptualiza no sólo siguen estando todaHadumod Bussmann y Renate Hof. Stuttgart. Frankfurt. lii-represenfación verbal de obras de arte visual o música. 3.] 14 Monika Fludemik. 16 El nuevo y acalorado debate sobre los cánones nacionales e internacionales. l 5.

en Das Gesprach. del año 1966. pp.es y continúa así reafirmando la validez del paradigma della investigación intertextual. la noción de interte'xtualidad. 2 J. las piezas de Heiner Mgller o Botho' Strauss. Kristeva.Recherche po11r_ une sémanalyse. · ji . 133-138. por ejemplo.les anagrammes de Ferdinand de Saussure. 174-207. 19'19. ed. cd. Starobinski. sobre este tema. Semiotics o/ Poetry. Nueva York. París. Ha surgido un gran número de subconcepto~ que se traslapan. pp. Kristeva 2 y J.S la más reciente pausa terminológica para tomar • «Ebene des Intertextualit!tsbegriffs». Purisicr-Plottel y H. 1976. Munich. 4 l Jntertextuality.14 Manfred Pfister 1 1 1 1 1 ( I vla con nosotros. por Karlheinz Stierle y Rainer Waming. 27. del ai'to 1964. del Telón de Hierro en Europa y una globalización en dramático aumento-. de intercambio dialógico y negociaciones. le texte d11 romarl. París. las novelas de W. Charr¡ey. por otra. v. Universidad Libre de Berlín Diciembre del 2003 I ¡ ) Niveles del concepto de intertext ualidad* Renate Lachmann El concepto de «il)tertextualidad» ·ha adquirido en los últimos aí\o~ ºdimensiones inquietantes: rnmificándose conceptua lmente. ha recuperado en estos días su urgencia política original de subversión y resistenciá. sino que están más bien aumentando que disminuyendo: la actual producción estética -en los países de lengua alemana. que giran en torno al fenómeno de la intertextualfdad.Londres. 1970.ha permanecido concentiada en prácticas y procedimientos imenextual. ponen en peligro tales negociaciones e intercambio hasta el punto de que la diferencia cultural es nivelada en una cultura global hegemónica bajo los auspicios de una indust~ia del entretenimiento domi'nada por los Estados Unidos. 1978. han abierto nuevos pasajes de intercambio intertextual y. 1978. Ja poesía de Oskar Pastior o Durs Grünbein o las pinturas de Anselm Kiefer. desbordnn· do terminológicamente.. alH trabajos anteriores. 1969. > Poétique. En este contexto. les mots so11s les mots . discusión estadounidense en el representativo volumen del New York Literory Forum titulado lnter1ext11ality.New perspeclives in Criticil·m.-· binskP o la documentada. 1971. obsérvese la discusión sostenida en el contexto francés' en reldción con la interpretación anagramática de J. y la production du texte. París. Parts. · 1 J. M.' o los análisis de Ri ffaterre. por una parte. 2. Wilhelm Fink. 1984. los cambios históricos que han recorrido el mundo desde la acuffación inicial del término -la caída del Muro de Berlín. Y. últimos en orden pero no en importancia. Sebald o Christoph Ransmayr. por J. New York l/rerary Forum. en especial el ensayo ((Pour une stmíologie des paragrammes».O. Riffaterre. y Semeiotiké . Staro. Bloomington .

se produce mediante un procedimiento de referencia (des· constructivo.(y 'quisiera añadir a . y '1a investig!jción construida en grande de Genette que resume posiciones importantes y formul<1 nuevos planteos. y por la amalgamación ri ffa terreana de Saussure.lu U11. BI texto intertextualmente organizado. Pará este dominio. «anatexto». en Poéliq11e.) o el cruce y acoplnmiento. al poner en tela de juicio conceptos existentes sobre la literatura (-unicidad. Jenny 8 que replica· a esos y otros planteamientos (H. sin~ de la explosión 'se· mántica que ocurre en el contacto de los textos. carácter cerrado. «La strategie de la forme». alusión.risteviana de la «intertextualidad».· Me parece que .. de una intertextualidad latente que no perturba la superficie del intratex· • to y. En proceaimientos como el almacenamiento de textos ajenos o elementos de textos ajenos en el texto actual (en calidad de cita.(¡). y los. que desde siempre fue un hallazgo de la estética de la recepción. Freud y conceptos de la retórica. para nombrar-respectivos matices del ·complejo fe. que está interesada en perfilar el concepto. 27. . indlsciplinable. al que todas las tentativas anallticas parecen acercarse. rrollo qe un apar. «fenotexto». implica también aspectos de una mitopoética que los inter· textualistas existentes entre los autores mismos formulan o han formu· lado.valdría la pena seguir pensandó sobre ese concep· to en las tres perspectivas señaladas: las de la teoría del texto. empieza d~ muy atrás e introduce precisiones. no se trata ni de la evocación de un beatifico mundo de tradición literaria. Bloom.s). o bien de la cultura. 7 La terminología oscila entre «subtexto». Sin emG. Parls. Tr11dy po znakovym sislemom.ida c0.1 G Renate lachma1111 1 l . Las pistas terminológicas y conceptuales se traslapan y se mezclan: desde Bajtln.ato descriptivo. ~imB. se debería resolver el problema de la congio· bación [Komplexion) del sentido. y su polivalencib. as! como detenninados aspectos de la critica derridearta del logocentrismo y su concepto de «écriture». en la que ha entrado tanto el coup anagrama-paragrama (sin embargo. debería ser descrita como un trabajo de asimilación. irreducible. cqn. la des· cripción del texto y la crítica de la literatura. de la produeciór. hasta el trabajo de L. el otro concierne a la extensión del concepto. Pulimpse. 1982 . 1976. que de manera francamente explícita trasladó de la 'palabra al teJ!tO su teorema de la dialogicidad. totalidad estructural.o. trans· J .~les . «metatexto» y «autotexto». Esa relación de contacto entre texto y texto(s). sistemicidad)? Los propios teóricos de la intertextualidad representan u'n modelo de la intertextualidad. que es hund. pp. cuya expresión más trivial es la de la referencia. es cuestión de distinguir la intertextualidnd intencional. sumativo1 reconstructivo) 11 otros textos.continuación el de «texto implícito»). o la investigación de la anagramática. ele. La perspectiva de la teorla del texto. la época de las monografias concluycl). en la medida en que el entrelazamiento de sus productos teóricos por citas. uno so· bre otro.trafactura} parodia. determina la constitución del sentido. sin embargo. La perspectiva del análisis del texto plantea ante todo el desa. 1 ' o aliento en Palimpsestos6 de Genette los esfuerzos orientados a la vez teórica y anallticamente de uno de )os últimos volumc. Jennv. Tartu. tal vez cGn empréstitos de la retórica. pasando por la concepción 'de enlace k. etc. «hipotextn». 14. «hipertexto». · En última instancia. ni de I~ demostración de una imborrable formación. de un gran número de textos ajenos que pertenecen a dife· rentes poéticas (heterogeneización. que organiza la superficie del texto. bricolage) o la re-escritura y «con· tra»-escritura de un conocido texto como réplica.. ' L. «paratexto». para describir estrategias especJfícas de la intertextualidad y sus funciones. 1981.s. de una diferencia estética y semántica. McLuhan). b bargo. nómeno del contacto texto-texto. Pero eso no es más que un costado del asunto.~e evaluación no ha llegado todavla.. reminiscencia.Jruture tiu se~unJ rkgre. 1 Teksl v 1eks1e.. como ha mostrado convincentemente Jenny. 257-281 -o.no un golpe en fa lso) de Saussure como una versión de la gramática transformacional.les.mb cita en el texto.:oes de Seme10tiké de Tartu. y es cuestión de distingµir esa intertextualidad de la producción de Ja intertextualidad de la recepción. «interte xto». alusiones y réplicas ya parece delinea1 un nuevo tipo de discurso cientlficolitprario. El concepto parece por ahora. «transtexto» y «texto en el texto» -en conjunción con «genotexto». que renuncia a su identidad ¡ñ>untual. ¿Se puede establecer la «intertextualidad» como categorla que nombra una dimensión general de los textos. la implicatividad de éstos? ¿O se puede utilizar rest ringidamente el concepto en el sentido de una categoría puramente descriptiva para textos cuya estructura está organizada por la -interferencia de textos o elementos de textos? ¿O es lo esencial del concepto un potencial cl'lticoliterario. Ocnette.

en PoéliqL1e. el sentido no se pro"duce en la corriprensión·de Ja ~ecuencia de signos lelda-linealm·ente. 496-501 >t>.18 Renate Lachmann . el análisis clel texto doblemente codificado debe tom ar en consideración que Ja sobredetermimidón liltertextual no es ninguna magnitud fija.q. El «pa limpsesto».que fuerza a la monosemización de los textos.1n texto escondido-. efectuadas por Starobinski. pero no el 1rato concreto. adaptaciones. de a- . 40. y que tiene una cualidad prinéipalmente fonético-gráfica. es cierto.76. dimi'nación misma un texto. Kristeva y· Riffaterre en relación con los estudios saussureanos. sobre la base de determinadas señales. el reduccionismo de las lectura~ .e l sentido (formadoras del doble sentido).n con el de anagrama: si el texto de superficie dado repr·ime otro posible. lin trato que sigue estando necesariamente ligado al horizonte. al mismo tiempo la presencia de éste.amiento al fenómeno intertextual. est~ marcado por señales legibles. desaco. a través de~ cual es iegibl~ .a el :r- u:a- :a.9 el anagrama indica 1. desmembrada. sino fuera -del texto· con respecto a Ja oferta de sentido de otros textos. al llega r. distorsionada'. que despliega sintagmát¡camente en el texto 11 un dato semántico previo ( «donnée sémantiqlle» ). Shaumián . sígnicas del· texto' dado. sign_os de un texto más viejo. De ambas lecturas resulta una indecidi bilidad/ 4 garantía para la supervivencia semántica del texto. Al parecer. «Doble codificación» significa que la producción de sentido no es programada por las reservas. «s·o bredeterminacióm> y «doble co~ifica­ ción». p: 1&2 y s. Niveles del concepto de intertextua/idad 19 En el concepto de «silepsis» 12 Riffaterre' trata de unir el de sobre<leterminació. Es decir. 1979. le texle du roman. ahí se señala ~ n aspecto de g~neración del texto que es constitutivo de la teoría en algunas contribuciones de la Kristeva. se esconde en ·el texto n:ianífiesto. de la i ntertextu ~ l idad como transformación.con los conceptos del «genotexto» 'y el «fenotextm>ll. que. revuelve ' Ja superficie textu8'1 conformada linealmente.el otro. s in embargo. «La méthode transfonnationelle». Tam~ién para Riffaterre. .el primer ~s­ crito.textualmente (un texto con 11prientación» a la intertextualidad). su· gieren Ja latencia del texto (signo del"texto) ajeno y. El tex to escondido puede ser otro texto concreto (como· originalmente· en Saussure). presentar en un gran·número de minuciosos aná1is is--en los que las· huellas estilfsticas de otros textos ·son reveladas c. a l aparecer el sentido reprimido como secuencia verbal. lo precede y en el que todo texto desemboca. Riffaterre propone el concepto del «para grama semántico». La Kristeva10 perfila el aspecto de la bisignicidad [Doppe/zeichenhaftigkeit] del anagrama. «mot inducteurn {«mot-theme»). en· las interpretacipnes Y.conducen a una teoría compleja. A l ana lizar e l texto organizado inter. Por lo demás. " M. La silepsis. Concegtos como «palimpsesto».ede ad :s- de 1 la IS- posición y transformación de signos ajenos. o bien del paragi:ama. El complejo sígnico de la codificación latente puede desaparecer de la' memoria cultural (por lo menos transitoriamente). y la «sobredeterminación» (el signo onírico produce un sent1?0 · de súperficie· linea\ y al mismo tiempo registra el sentido reprimido) interpretan Ja ·constitución de sentido de un texto en el que se encuentran. que.:omo formadoras d. en·el rastreó de las húellas 'd e teictos ajenos. capta el encuentro del texto manifiesto con aquella referencia al texto ajeno que él denomina «intertexto». cap. pp. signos de dos contextos. encuentra el texto monosémic~. 11 Lo prod11ction d11 ~exte. 12 13 .s compensado al generar la. pp. 36-78. La consecttencia. que se ofrecen ·como conceptos descriptivos preliminares. p.el modelo transformaci onal generativo b'iescalonado desarro llado por S. el escrito doble. y ro hace bisémico. sentido de l· texto. p . También el concepto de «anagrama».-históricarnente localizable 1 con el presupuesto sfgnico de tin texto. aún no satisfactoriamente apreciada. «La syllepse intertextuelle».con los de uno más reciente. piada. és decir. la 1ala de :xón 1liica lo:as :xad O· 'en- ·a. unívoco.xtuelle». El p lanteamiento de Riffaterre es aquí menos general. eso e. que se extiende a través de· un texto. 10 «Pour une sémiologfe». Contra la idea de anagrama. como él la entiende. puede ser rechazado. cuyo carácter oculto. 9 Les·mots. equivoco.ue él puede. «anagrama». la cual exige uná lectura que. sino que s9bre uno llama la atención . que parte de una palabra guia. puede ser aceptado como un ac_erc. es la neces idad de la segu nda lectura qt1e sigue a la primera. .- ?- s. unos con otros. Riffaterre. pero también pura y simplemen te el continuum de textos.. La interpretación generativista del anagrama y su !lSOciación con. debería se r ClJestión -con inclu«La syllepse interte. 501. · l Para Starobinski. que ~ie mpre puede llamar nuevas diferencias de sentido.

cra) de los elementos. la conglobación de sentido que se pudo producir en la heterogcneización (lúdi..>rrespondientes actitudes de lectura) que se pueden describir con conceptos introducidos como «Contaminación» en el primer caso o «anagrama» en el segundo (ambos conceptos se han dé entender recordando el incremento de sus connotaciones en el mar$:O del debate de la intertextualidad). Estamos ante la relación de contigüidad cuando en el fenotexto se repite un elemento constitutivo de un texto ajeno (concerniente a su nivel temático.¡.no. se compone. lencia formal con una completa revaloración de la función o la equivalencia funciona l con una completa reocupación de la forma.o un sobreacoplamiento y entreacoplamiento [Über. La analogía puede significar en esto una equiva11 1 1• ~\ l.de textos ajenos. el re-arreglo afirmativo. se puede hablar de una relación de semejanza. nica y.ción de la conglób°ación de .ores 16 del... Volóshinov. el texto de referencia está presente como anatexto. · El anagrama.und Jneinanderschaltung] en el fenotexto.a lectura que restablezca compensatoriamente. Es decir. varias magnitudes convencionales. pp.surgen series o capas heterogéneas.produce un contacto con ' otros elementos.. pór el coAtrario.pueden ser designados como relación de contigüidad y relación de semejanza. narrativo-secuencial o estillstico) que evoca el tex10 de referencia como un todo. afirmador. juntados. ' .textuales originales y remita de regreso en sus marcos los elementos identificadÓs. 6. La determina.¡·:. las respectivas ·ordenaeiones . su valor posicional en. Parece. situaaión ~lgnic. esta relación pars-pro-toto todavla no dice nada sobre el tipo y modo -paródico. La nueva cualidad textual puede concretizarla el receptor sólo sobre la base de la identificación de la señal de referencia. «The Poct1cs of Litcrary Allusion».ima totalidad textual. I. De ese mo<lo. Yo podría imaginarme ante todo las cuatro siguientes: 1) fenotexto.. aunque fuera ·provtsionalmente. que remite hacia detrás y hacia delante. Cuando en el fenotexto se señalizan estructuras como equivalentes a estructuras de un texto ajeno. 105-128. sirio en la estructura de estrategias análogas que tienen sus c!orrespondencias en determinados textos de referencia. Las propias señales dé referenqia están dispuestas en el fenotexto de tal modo que en él se pueden leer dos tipos de estructuras de intertextualidad (programan las cc.de un elemento. o cuandÓ se representa una estrategia textual significati~a de un texto ajeno que evoca el texto de referencia en su pertenencia a una poética. al hacerlo. 244-267' . pp. etc.idns a prueba en análisis individuales. La sef'!al de referencia -~ablando con propiedad: la marcación. los cuales entran en contacto como evocanteevocado. .que pone de manifiesto la doble codificación (perturbación de la isotopla del texto). La selialjzación anagramática crea una·. que el proceso dinamizador del sentido abarca ambos textos. permiten re.. Los. is que serían somet.estructura de enigma que es descodificada por una lectura combinatoria.sentido y de los gestos yalorativos que la integran _:_esos· gestos se han de establecer entre desconstrucción de un texto individual. ~a señal contaminadora•exi'ge un. círculo de Bajtl~· también " Esp. garantizada por la seflal de referencia. él la experimenta como ambivalencia o pol ivalencia del texto.de la evocación. temáticos o narrativos específicos. que -con conceptos conocidos. . 2) texto de referéncia. · . 1ambién el planteo descriptivo-analltico en Z.20 :R~nate Uichmann . • ' .de establecer. de toda la tradición literaria. que la conglobación de sentido lograda en el fenotexto por la intertextualidad afecta al texto de referencia..de elementos dispersos por el fenotexto que. Desde luego. en Zvezda. . Ocn-Porat. indica principalmente dos relaciones entre fenotexto y texto de referencia.. Esta relación no .se 1ea liza en elementos o procedimientos citados. entre fenotexto y texto de referencia). en Jo urna/ of Descriptive Poetlcs a11d Theory o/ Li1era111re..ai. se abandona el marco de referencia original. 1976. ·a un•proceso de dispersión sigue el·de una ensambladura en un nuevo complejo textµal. V. •· t. p~ede presciJ1pir de los conceptos de comunidad slg. 1926..li sión del aspecto de la lectura. de una convención poética. y 4) intertextualidad (como aquella nuc. 3) señal de referencia. a una convención poética con modelos estilísticos. ' Cf. La ·contaminación aparece ·como resultado de la selección de dementos individuales ·de diferentes textos de referencia (o de estrategias textuales que perte'neceo á diferentes poéticas) y su combinación -en el sentido de un montaje.~ ' Niveles del co11cepto de i11t1•rtcxt1w lldatl 21 .:a.y se..~.va· cualidad textual gue resulta de la relación implicativa.conocer . 1<Slovo v tllizni i slovo v poezii».la estructura coherente de un texto ajeno. sin demoler. y la contihuación replicante.

intertextualidad señalizada. remi. también la praxis analítica que rastrea el intertexto de Riffaterre muestra en e l señalamiento de las silepsis y las estructuras dobles una constitución de sentido de Ibldem. La intertextualidad desconstructiva y la conservadora. Starobinski denom. el texto implícito. por . p. Del concepto de Vólóshinov y del de la Kris.".22 Renate Lachmann 21 uixto .«contenido latente» o «antecedeote». el texto aparece en el conJexto social como acción ideológica (para Volóshinov la acción ideológica es siempre y"exclusivamente una acción sígnica) que interviene en el contexto sígnico social. A él se ha de vincular la cuestión del tipo de interle~tualidad.robinski formula así: «Esto conduce a preguntarse si. 31. una respecti va intención de sentido. 5) la autorreb!)sabi lidad [Selbstüberschf'eitbarkeit].lo demás.por el receptor (el receptor cómo intérprete. 178. dei téX:to en su fun ción como ideologema. es decir. Así pues. 1975.OJ1lexto sígnico al que el texto se entrelaza es lo que todavía no ha devenido textcr. actualizado.. la implicabilidad.¡~. . la subtextualidad in futuro). se deriva una consecuencia que permite postular una dimensión textual que abarca la función intertextual y la función ideologemática del°texto: la dimensión del «texto implícito».iria «infraestructura».en resumidas cuentas. 153.teva. p. marcan.. la.ciona como un «entimema» 11 de signos y experiencia textual. la organización intertextu~l del texto mismo. «Pour une théorie des textes poly-isoiopiques». la «usurpadora-autoritaria» y la dialógica. El contexto social cotno contexto sígnico fun. y me parece importante 'tomarlo en consideración. «Pour une sémiologie». es decir. 2) lá autorreflexión textual. . 1973. La representación de la interferencia y Ja autorreflexión textual (el texto en e[ texto es texto SObre e[ texto )lO y el entimema. 251.•. que rodea el coniacto del texto con el contexto social. que J.exto. ~ ~ ~' t ~ t ·~ ~ :i consecuenda que se debe considerar: e l texto mismo es también pre• · t<. \' . 4) Ja preliminariedad. autor). .7 -e> . del subtexto. :le1 ias ón re- ' Es ( su 1l on · e ias ira ( :f os :>1ea no c na e :ia n ue ·a 1ad· tia se .. 11 dt fg. Arrivé.e d• ra- es- Niveles del concepto de intertextualidad 23.texto en el contexto signico marca tamb.. p. Jenny introduce el <dexto centradon) 2i para c~frenar las estrategias intertextuales. el texto implícito sólo puede ser definido aproximadamente como lugar de la constitu. Cf. subtexto de un texto siguiente -una consecuencia que Sta.1 se el . en Marxísmus und Sprachphilosophie.de. es· decir. 21 Ibídem. . todo discurso que teriga provisionalmente el status de conjunto no puede ser considerado como el subconjunto de una !Otal id ad a~n no reconocida. Weber. 21 Sin embargo. un cerco sistemático. El C. 262. el subtexto. El texto implícito es el lugar de la intersección del texto presente y e l texto ausente. Todo texto es un producto productivo»-.xto. 22 abandona la ilusión de. la metatextualidad. lo' sobrentendido (<<podrazumevaemoe»). determinan el espacio del texto implicito. recfprocamente.·. · 1) La representación de la interferencia de los tex tos. del modo de constitución del · sentido y.ién el Jugar cultural e ideológico que revela las funciones del cruce signico. • •i ~· Sólo los dos primeros aspectos (que dejan ver el ha llazgo de la intertextualidad manifiesta y la in'tertextualidad laten te) pueden plantear la pretensión de analizabilidad. Siempre. 1 ~ ién 19 º 2 lS· 26. Con las palabras «inserturse» [«.) que pemianece '2 r.. lo sobrentendido. n «La stratégie». f. la formulación de Volóshinov. Como suma de los intertextos.endido fondo de textos existentes.er- 1ue >n» . La inseréión del .específica ejecución semántica del texto en el espacio de la historia y la sociedad. la pretcxtualidad (habl~ndo con propiedad.que·se sirve el respéctivo textil. Y preéisamente en ese campo se mueven ·Jas investigaciones correspondientes.c ión de sentido plural dinámica que programa la comunicación estética como apertura/ampl iación del poJ te~cial de sentido señalizado . en langagis.te a sí mismo y copstituye así su propio metat. · · les inots. de los .. que los teóricos de la intertextualidad siguen procurando mantener en pie el concepto del sentido en resumidas cuentas uno. Es significativo.. i 1 ! :.Pntl"~rln· nnl" un ~P.•. la trnnstext~1alidad. la ac de :s· ~Jo 11. recurriendo a M. es decir. ' han tematizada este aspecto.nfirlon ihlti:P. «El discurso eri el discurso es discurso sobre el discurso». cada una. marcada. las funciones . de la función de la intertexn1alidad. 3) la implicatividad. l'rankfurt. o. es decir. el lugar de la interferencia de textos que tian transmitido y codificado experiencias culturales como experiencias comúnicativas. por S. p.. 250. «intertextadorn.. así como el siempre sobrent. 17 · que posee· validez sobre la l:iase una experiencia cultural común. Ibídem. que par~ce hacer suyo el primero. por último.n'l n ?f. en la remisión a los textos ajenos.· f. en lo cual se multiplican los aspectos según lo último que introdujo Starobinski. Todo texto engloba y es engloba-do. habla de «texto(. 18 1. p.V 'inséren> ) o «inscribirse» [c<s 'inscrire»] 19 la Kristeva define la. ed.

de la intertextualidad y no presentar simplemente breves caracterizaciones aisladas de los más importantes teóricos de la intertexrualidad dispuestas en sucesión histórica.. intertextualidad específica •i ¡ !1 2 ~. al extraer las consecuencias de nuestro tema para nuestro propio discurso.' Al hacerlo. p. El logocentrismo se impone como «sentidocentrismcl)) o «estructurocentrismo1> para «control~rn el grado de la transtextuali<lad.. lnterlextualitllt. ed.' ~·.. También las tentativas de tipologización. a l cm~n 2. en: Broich y Pfistcr. en la que el texto es referido al sujeto del modo de escribir y a los destinatarios. Parfs. 111.. en alemán.. das Wort. 1972. • Unidades 2 ·y 3 del artículo «Konzcptc der lntertcxtualitat».:..' ' . También las tentativas de refrenamiento sori correlatos de mecanismos culturales que están expuestos a las provocaciones de explosiones de sentido y comienzan a procesarlas. de /a· intertextualidad* ·Manfred Pfister 1. Literotur· wissenschaft und linguistlk. • . . 11-30.. lntertexto universal vs. J. sino que trataremos de delimitar y coordinar las posiciones esenciales dentro de este debate. Como esquema de ordenamiento utilizaremos una ca tegorización de la Kristeva que distingue entre una dimensión horizontal. 1 Sémeiotiké: Recherches pour une sémonolyse. pues. . ni¡iguna historia cronológicamente ordenada de las investigaciones y la teoría. Formen. p. como las ofrece Genette. ·Trnducción del Concepciones . dcr Dialog und dcr Romami . anglistische Fallsludien. ·145.. . . para de ahl poder entonces sácar consecuencias para nuestra propia conceptualización de la intertextualidad. El desarrollo de un metalenguaje de la intertextualidad denota la viva protesta del estructuralismo contra un pensamiento postestrucrural que rebasa la estructura (del texto individual).· y una dimensión verticól. lhwe... .. la que responde el té~to autoritario y que es mantenida dentro de «límites». •1• 1 •l . en «Bachtin. 1985. Max Niemeyer Verlag. cds.l • No podemos ni· queremos escribir aqul. pp. en la que el texto se órienta al corpus literario precedente o sincrónico. 1969. Queremos.. Franld'urt. 347 .. están. dedicadas a la reacademización del concepto.. relacionar entre si dialógicamente los distintos puntos de vista sobre aspectos par-· ciales . Funktionen. en su preparación de un instrumental descriptivo. Tubinga. . .. '4 .

y V. según Michael Riffaterre. p. códigos y sistemas de significación. en alemán en: Die l 11. pasando por la sintaxis. ha definido cotrio intertextualidad las «dependencias entre producción o recepción de un texto dado y los conocipientos de los participantes de la comunicación sobre otros textos». de que el espacio en el que un texto jndividual se inscribe. 53 y ss. t 973. en alemán. se discute. Leitéh).les sur tes rn1ertex1cs». 2.1. Londres. siempre es ya un objeto del que se ha hablado o se ha ~scrito. o en una formulación aún más acentuada: <illl texto no es un objeto autóno· mo o unificado. Orive!. 1975. . Y según cuántos se comprendan en ella. Joch. trnd por J. 1980.e especies de textos y propiedades generali:s del texto.. y así sucesivamente en un regressus ad infinitum -todo texto. «un conjunto de presuposiciones de otros textos>>. para él. aquí: 240 ~ . 101. • t<Syllepsis». 188 y 215. pp.6 Al condicionarse así mutuamente textualidad e intertextualidad. a su vez.-- 11 '--·- somos conscientes de que esto no puede ser más que un esquema muy provisional que es desconstruido por las implicaciones más radicales de la propia teoría de la intertextualidad. sino un conjunto de relaciones con otros textos. Eso no se discute. KOnig. hasta determinados modelos d. la negación de la existencin de los textos i~dividuales. y éstos. 7 Esta concepción del texto como intertexto tiende a disolver el texto como unidad e identidad cerrada: aunque esté cerrado en el plano sintagmático. «la syllepse intertextuelle>>. Dialogizitiil. partiremos en cada ocasión de las concepciones más vastas y entonces les opondremos concepciones · m4s estrechas y precisas.. I· 1 ' i 't 1 • i• !! 11 l I 't •' Concepciones de la inlerte. desde las palabras. 1982. Munich. París. ' R. 1975.. 9 La elección de los ejemplos debe dejar claro que aquí ya no están privilegiados los textos de la alta literatura. Poétiq11e. 1981.: Aqul y en adelame el autor cita directamente en la tengu~ del respcc1ivo original). Lcitch. por T. y ni siquiera los textos verbales. escribe Barthes en Le plaisir du texte.«Y eso es realmente el imertexto:». 1981. nº 6. sin embargo.- Munf rl!d Pjister • • ~ • . en más de un respecto con todos los otros textos. ·o el periódico. 3. y cada uno de sus elementos estructurales. Dentro de esas dos dimensiones de autor/receptor y texto/pre-texto. Todo texto es reacción a textos precedentes. estructuras textuales.r ~ l 1 t i l• •. del T. La consecuencia de ello.. p.) Todo texto es intertexto» (Vincent B. U. trad. La concepción más amplia y más radical en sus implicaciones para la teoría del texto parte de que en la comunicación no hay tabula rasa. para el texto individual vale lo siguiente: «No hay texto que no sea intertexto» (Charles Grivel). 78 [N. Deconstructive Criticism: An Advanced /ntrod11ction. f !\ r i i f '. son reacciones a otros.. tln. la intertextualidad aparece como una propied. Einfilltrung in die Textllng11islik. Tu· binga.26 . 4 Jonathan Culler parte de «la naturaleza intertextual de todo constructo verbal»/ y también la lingülstica del texto se ha adherido entretanto a este axioma. en el plano paradigmático de la relación con otros textos está liberado de su carácter limitado. B. todo texto es una «cámara de ecos». p. por ejemplo. aqul: p. Nueva York. 625. T~x to y pre-texto La teoría de la intertextualidad es la ~oria de las relaciones entre texros. cd.tt am Texr. Londres. 59.tablece «que no hay textos. qué tipos de relaciones deben ser comprendidas en ella. pp."'· 4J.. p.rtuolidad 27 intertextualidad y está basada en ella». pp. n• 1979. Así. en: Roland Barthes: Über mich selbst. no le pertenece solamente a él. ( . siempre es ya un espacio escrito. 496. 1 A esta idea de un intertexto universal corresponden. o la pantalla de televisióm>. 59. \. para Roland· Barthes. p. en: R. de modo que ya tampoco aquí se pueden aislar pre-textos indivjduales . · 7 Ch. 625-638. Harold Bloom. • A Map o/ Misreading.ad de los textos en general o corno una propiedad específica de determinados textos o clases de textos. aquí: p. 2-37-248. Drcssler.) y por eso. pp. de Beaugrande y W. p. Lachmann. 81. la extrae. 1983. «Th~ses prtpara1oi. Critica! Jnquiry. ¡no sólo el texto literario o el texto líterario moderno o el texto (<dialógico>i en el sentido de Baj. MÜnich. «Ja imposibilidad de vivtr fuera del texto infinito -sea éste Proust. p. París. «la idea misma de textualidad [es} inseparable de la r 1 1 t: t 1 Roland Barthes par Roland Barthes. es decir. cuando el. del lado de los otros textos que existen antes del texto. sino sólo relaciones entre textos)>. 1982.. sino que lo comparte con otros textos. 9 le plaislr du 1exte. Frankfurt. sino también todo texto discursivo-crítico y todo enunciado del habla normal y cotidiana! Todo objeto al que un texto pueda referirse. 496-501 . y ha deducido del «concepto mismo de la textualidad>> el postulado de ·1a «investigación de la influencia de la intertextua/idad como una inspección del proceder de las actividades comunicativas en su conjunto» . 1978.2 y el mismo estado de cosas lo formulan otros críticos en una argumentación apodíctica desprovista de metáforas: todo texto es.-A. J The Pursuit o/Signs.

Esos arquetipos. p. • arquetipos. y as! sucesivamente en el mundo densamente superpoblado del lenguaje literario. Esta concepción global de un intertexto infini~o se ve restringida allí donde se la reclama ante todo para los textos liierarios o poéticc>s y de esa manera se la define como lo especifico de la literariedad o la poeticidad. 51. deviene una especie de «nube de sonido» que todo iexto. de que tiene un signi(icado o significados averiguables sin referencia a otros textos poéticos. los poemas no son cosas..'! ' /\. en gran medida.on ·textos poéticos. para el juego intertextual: «El intertexto nCJ abarca solamente textos escogidos con delicadeza. generosos. amados en secrelo. º·sea por razones de prin· cipio en las que más adelante entraremos. Con los modelos arquellpicos.h selbsl. De hecho.· pacio que el nuevo texto comparte con el ajeno y preexistente. (.ero encierra. añadirá el conocedor de los trabajos de Bloom. es el significante como sirena». pre e'n una relación de realización. de largas series de textos Je los que son en cierta manera Ja invariante. 11 Lo que en Barthes es evocado rapsódicamente. 148. lo mismo: en todo texto se inscriben las huellas . p.por muy vagas y borrosas que sean. Paétique. Orive!. el conjunto de todos los códigos y sistemas de sentido en que se basan esos textos. a su vez. 257 ""· Poelry and Repression.en otras definiciones del texto como intertexto. discretos. 257-281. t 58. como dice Charles Grivel en una metáfora que recuerda a Borges. pues «el intertexto no es necesariamente un campo de influencias. New. ll Ch. 1976. sino solamente· palabras que se refieren a otras palabras. sólo aprehendemos el sentido y la estrnctura de una obra literaria en su relación con 10 Roland Barthes par Roland Bar/hes. por ejemplo. emplea a manera de un seducfor canto de sirena. en otros teóricos suena tal vez más frlo. no simplemente textos poéticos. Roland Barthes par l?.14 En Bloom. 1976.gresión.»ao Y este intertexto como es. p. sea simplemente en virtud de la elección del objeto. codifican las formas de uso de ese «lenguaje secundario» (Lotman) que es la literatura.qui no se habla ya en general de textos. Y. del «texto general» en el que. 'sino también textos comunes. .deÍ universo entero de los textos. sino expresamente de textos literarios. 52. y aquéllas palabras se refieren a otras palabras más. por ejemplo. pre-texto de todo texto individual es no sólo el conjunto de todos los textos (en el más amplio sentido). que por texto siempre entiende impllcitamente el texto poético y en más de una ocasión tam• bién subraya eso expl!citamente: Pocas ideas son más ·diflciles de disipar que In «dictada por el sentido común» de que uri texto poético es independiente. por eje~plo. en alemán.tejer. Precisamente en la obra de arte verbal se condensarla esa intertextualidad universal. pues. 245. y esa condensación serla una cualidad diferencial del lenguaje biperconformado estéticamente. p. de pensamientos-palabras.Co11cepcio11cs de /ti i11tr11utuulidurl 19 28 Manfi'ed Pflster sino que también los textos multimediales o no-verbales pueden ser igualmente pertinentes. 11 12 lbldem. y una restricción o focalización semejante ha de ser sobrentendida a menudo .) Desgraciadamente.oland Barthes. el intertexto permanece. además. para Derrida. Una definición asl de la obra literaria como constructo intertextual es la que ofrece. sino. 2 y ss. Eso es aplicable. abstraldos. en el dominio de la literatura y la poesfa. Mientras que en Jenny y Bloom todo texto literario tiene sus pretextos a su vez li terarios. «la Biblioteca generah>. al señ'alar con énfasis la importancia de textos no-poéticos. es esa relación lo que la define. 11 Asl. y. de una intertextualidad general de los textos poéticos. pp. parte también. nacidos de otros tantos «gestos literarios».a e~o también· en su autopresentación ficcionalizada. sino los grandes pqemas canoni2:ados de una tradición. nº 27. p. en . se ha disueJto la realidad. Él s~bray. que se inscriben unos en otros al tratar'de desalojarse unos a otros. y hasta textos triviales.alemán en Über ml<. Michael Rifalerre. libre. triunfantes. al . 14 «La stratégie de la forme». Laureot Jenny: · Fuera de la intertextualidadi la obra literaria sería llana y sim· plemente imperceptible. la obra literaria entra siem. es -~ás bien una música de figuras. a Harold Bloo~. Todo poema es un inter-poema. es cierto. p. p. de la misma manera que el habla de una lengua aún desconocida. <!Theses». aqu[. de metáforas.s. de transformación o de trans. P. tanto el texto como los pre-textos s. o. Esa misma restricción a los intertextos literarios se baila en la base de la mayada de los análisis concretos existentes sobre 'la intertextualidad. y toda lectura de un poema es una inter-lectura. Haven..

de fragmentos de textos. Así. En este sentido. o actuales. pp.os con ot~os. no una conversión. una alternativa. un doble foco. Lo11dres. pp. entre diálogicidad como una «dimens. Esto tampoco sorprende.ión general de los textos en general (del texto como parte consl1tut1va de un "universo" de tex tos qu'e están·en correspondencia un. The Pursuit o/ Signs. insistiendo en que la autonomía de los textos es una idea. Andrej Belyjs Petersburg uad die •fremden Texte'»: Poe1ica. nº 15. sino una propiedad particular de determinados textos literarios o especies de textos literarios. ·en Diologizi1a1. Ése es el concepto c:je intertex tualidad en que se basa la mayoría dé los estudios más detallados sobre la misma -y hasta se puede decir que se volverá dominante en la medida en que los distintos teóricos y críticos emprendan análisis concretos de textos. <<Zum Bcitrag von R. Por eso es que da en el vacio. parodia y travesti.! porque un concepto que es tan universal que ya no es concebible ninguna alternativa a él ni. como Jenny. · Concepciones de la intertextualidod J 1 1 . 1978. en: J. pp. 1s Pero el concepto de la intertextualidad será decididamente más restringid~ o especificado allí donde ya no designa un aspecto parcial gen~ral. que podnamos designar como la estrucrura implicativa de los mismos como inmanencia textual abarcadora». por más convincente y teoricotextunl que pueda ser. cita y alusión.16 Y Wolfgang Preisendanz ~atora esta . un procedimiento de la construcción del significado de la obra literaria». parten enérgicamente del axioma ontológicotextual de uri intertexto global. adolece de que sigue siendo un llamado vacío y no puede ser trasladado a procedimientos de análisis concretos y operácionalizados: La «intertextual idacb> tiene. como hasta ahora ya los ha ma. Cf.tución del ~entido de los textos»." también su alegato en favor de una perspectiva de análisis l<? más amplia posible. en más de una ocasión.30 Man/red Pfister cuando escribe' que «el poema está compuesto de textos. la' «intertextualidadll nos lleva a considerar los textos anteriores como contribuciones a un código que hace posible los diversos efectos de significación. y por ende observables en el lenguaje. también R.pecffica de la. en la mayoría de los c¡¡sos son presuposiciones textuales o clichés. por ejemplo. el diál~go con diferentes "dialectos sociales que compiten en un contexto cultural (pluralidad de discursos) o el diálogo con una posición de sentido ajena..xtos individuales. aquí: p. Lachmann. Sus «hipogramas».aJenos (mt~rtextuahdad). estrechan su perspectiva tan pronto como se dedican a los análisis concretos de la iptertextualidad. 104 y ss. Sin embargo. 26 y ss. y 11 16 17 Semiotics o/ Poetry. a un nuevo sistema». y como ahora deben ser definidos y categorizados de manera más precisa y concluyente dentro del nuevo marco sistemático. imitación. Culler. como acumulación de "experiencia" textual). a los que un texto se refiere. es necesariamente de exiguo potencial heudstico para el análisis y la1 interpretación. que. pp.oposición para los textos poéticos en el sentido de «que la mtertextuahdad no se manifiesta como principio universal de la literatura o de la recepción estética. 66-107. habiendo sufrit. 8 ~ . con referencia al concepto afin de' dialogicidad. 164· y 23 y ss. los precedentes pre-textuales no están restringidos al qominio de la literatura y la poesía. también aprehensible concretamente de alguna manera en el texto mismo. y por ende observables en un texto anteriorn. en la medida en qµe se concentra en la inteligibilidad. a pre-te. integrados..17 De esa manera la intertextualidad deviene concepto genérico para esos prdcedimientos de una referencia más·o menos consciente. pero. s1em~re dado. en el significado. sino como una posibilidad. llama nuestra atenciól'I sobre la importancia de los textos anteriores. . aqul: p.está registrada en la "palabra bivocal" que fundan dos jnstancias discursivas que se interfieren (dialogicidad en el sentido primario)». consti.lo o. «lntertextualitat als Sinnkonstitution.do la ciencia literaria bajo conceptos como fuentes e influencia.engaftosa y en que una obra tiene el significado que tiene sólo porque ciertas cosas han sido escritas anteriormente. traducción y adaptación. y pueden ser «potenciales.. pues. 100-108.1 ¡. Hasta criticos que. sólo en casos excepcionales son textos literarios. entre un aspecto de ontología del texto Y un aspecto de descripción del texto. la negación del mismo. como «el diálogo con t~xtos. y dialogicidad· «como forma e. 1983. Por una parte. 25-28. Diologizitat. p. para él. la crítica de Jonathan Culler a lá «teneduría de libros por partida doble» de Jenny. . Ja intertéxtualidad deviene no tanto un nombre para la relación de una obra con textos a·nteriores particulares como una denomi~ación de la participación de la misma en el espacio discursivo de una cultura: la relación entre un texto y los diversos lenguajes rs «Presupposition and Intcrtextuality». grupos de pre-textos o códigos y sistemas de sentido en que éstos se basan. de la tex tualidad poética o literaria. Renate Lachmann distingue. neja. Lachmann 'Oialogizitat und poctische Sprachc'».

horizonte de la producción y Ja recepción del texto. subcaregórizadas de una manera diferenciada. entre explicita e implfcila». Schmid/W. aquf: p. entre actos de. de ?rlgenes imposibles de hallar. aquí: 229. 11 Concepc/unes de lo /11turt1°. p. cara~terlstico de Barthesl). etc. de fuentes e influencias como se la ha concebido tradicional~ente. Pos1s1ruk111rale Texttheorie 11~d narralive Praxis. mterrextualidad. 26 . subdivide la abarcadora transtextualidad -<¡ue ·él define como la «trasce11dencia textual del texto» como «todo Jo que Jo pone en relación. lema y otros por el estilo. Ef bosquejo más ampliamente diferenciado hasta ahora de una teoría de la intertextualidad como conjunto de las diferentes fonnas de r~feren­ c1as acentuadas entre textos literarios! es Pa/impsestes: La líttérature au second degré de Gérard Gene'tte. epilogo. la pro~uesta propia de Culler.. funcionan --esto·es lo decisivo. en la que un texto toma al otro como fondo (imitación.el ¡e¡. Mientras que teóricos como' Genette abarcan bajo el concepto de la ínter. aplic¡¡ «el concepto de intertextulllidad solamente a relaciones.trasre con la. Para nuestro contexto de la argumentación de una gradación de' los conceptos de intertextualidad. que en su totalidad global da el. Viena. St1erle.20 se condensa P. que presenta la estructura de . alus1on. del mismo auto-r. el es~dio de .).~nes universal como un conjunto de presuposiciones lógicas y pragmáticas. etc. a saber. . Aquí no tenemos tiempo para entrar a pre. es decir.es. . quien. I!> Lo deja fu (iaqul se ha de sobrentender el ensanchamiento del concepto de «le. Esas cinco clases son. la presencia palpable de un texto en· otro (cita. p. 1976. En ~odo.O. y asf suéesivameote. La distinción de Hempfer entre mtenextualtdad y referencia al sistema aparece en L. en: W. manifiesta o secreta con otro.. y los distintos tipos y subtipos son ilustrados y ejemplificados entonces con una impresionante cantidad de textos·de toda Ja literatura mundial.sentar y criticar de manera diferenciada esa red sutilmente urdida desde el punto de vista terminológico. ya /eíd~>.productiva-. cf. Palimpsestes. cf. 435. pp. La 1~etáfora del líhilo convence sólo a primera vista. y. a su ·vez.·o transtextualidad tanto las referencias de un texto a pre-texfos individuales como las referencias a sistemas que abarcan textos. 21 En juego autoiróoico con un derroche francamente escolástico. Dialog der Texte. y.en omco subcategorfas: en ( 1) la intertextualidad como Ja copr~enc1a .. sin embargo. aborda ta~bién las relaciones <<hipercstéticasi> Cl)trC poemas y pi1vuras.to básico desvan~c1do y el texto escrito e~cima de él es puramente casual. 15. 54 y ss. 1mphcac1. ' Aquí.como «ya Jeldo>i.t' 2• Abriendo una ~erspectiva. continuación. (5) la architextualídad·como las relaciones genéricas de un texto. p.qu.cas~. y referencia a un sistema. pu. Revue d'esthétique n• 24 1971 p 225-232.~e dos o más textos. Municb. por último. 7-26. aqul: p. o~ros distinguen entre intertextualidad. (2) la paratextualidad coi:no las relaciones icnITe un texto Y su título.uller cila aquí «De l'ocuvre eu lexten. p.\lut1/ldod 33 . (4) la hipertextualidad. no resuelve ese dilema. a modelos y códigos en .metatextualidad. P. «La stratég1e de la forme». . sino que también incluyen sistemas de textos como los de los ~~. parodia. divergen de nuevo las opiniones. c{ldigos cuyos orígene~ están perdidos.: ·propone Rolf Kloepfer: ll 1 1· Pa/impsestes. 103. por otra.como la referencia comentadora y a menudo critica c!c Uil texto a un pre-texto. Stempel.que hacen posible las prácticas· significantes de ¡extos ~ostenores: Barthes advierte que desde la perspectiva de Ja 1~tertextua1Jdad «las citas de que está hecho un texto son anónimas.o transtextuales que han entrado· en el texto. de nomenclatura. y que los precedentes ínter. 10 C. Jenny como difercnc!acióo entr~ «ti· pos dé La intertextualidad. adaptación. pp. En esto el más decidido es Klaus W. en el palimpsesto la relación eotre. (3) la 19 Ibídem. · ' ' ' 11 · 11 Peris. las que han de ser distinguidas de las relaciones entre sistema 't actualización». al respecto K.). 14-18. en este último punto.13 que éstas son 'relaciones especificas y preclsas. en explícito contraste con la Kristeva. «Werk und lntertex1ualit4b>. arroj~ su red con mayor amplitud para incluir las prác!l~as d1scurs1vas anóni~as. entre ·tel{tos individuales. · .la intertextualidad no es la investigación . 1982.paro/e. en con. cds. . Hempfer. porque. no están limitados a pre-textos individuales.32 Manfred Pfister o prácticas signifi~anles de una c~¡tura y su relación con aquellps textos que articulan para él las posibilidades de una cultura. 24 Parecidamente restrictiva es la definición del conceptp.· 257 y ss.que se basan textos.ctura». 1 t • ·' ex os>~12.rec1samente en referencias acentuadas fpointierten] a olros textc>s y sistemas de textos 'y sólo en éstas ha de ser atrapado analfticamente. 1983. 7. «Überlegungen zu eioem GUltigkeitskriterium'fúr lnterpretationem>. lo úni· co importante es que Ja intertextuatidad por él llamada tran~textualidad pennanece limitada a relaciones entre textos literarios. Así. piezas musicales y obras literarias. plagio. en ocasiones excesiva """'-en lo cual' la lµpertextualidad resulta particulannente . prólog?. Cf. por una parte.

y el genero es un sistema y. el sistema semiótico virtual del que se nutre toda realización textual y cuya forma de vida es la variada praxis textual. del mis(llo modo que la actualización misma tiene. 85· I06..a al sistema se separa a menudo en dos categorías lo que. 92 y ss. la alusión. la oposición entre sistema y actua l1 zac1~n del sistema es enteramente desconstn1ible. pa· fodi11 de modelos genéricos -como.to»). por ejemplo. aqu!: p. El propio texto . 264.go de género como cstructurolm~nle equivalente a la referencia a un texto particular. en Ja medida en que se presenta textualmente. como prólogo acompañante o hasta como los otros escritos contemporáneos del autor (a éstos se los podría llamar también el «co-tex._Jt~t J-. carácter de sistema.1exn1a~es de un texto la acción coordinada de los diferentes proced1m1entos mtertext\lales 'Y 'de las funciones . como el del modo de e.· cf.conjunto. el género. segun la inru1ción.Jl_J I_) l. «La stratég1e de la forme». por lo menos. Después se ha de separar «intertexto» de «contexto». los textos de: sus amigos y enemigos directos o. no es ninguna casualidad que semejante restricción ·del concepto se halle ante todo en críticos alemanes y todavla muy endeu· dados con el estructuralismo. u uGrundlagen des 'dialogischen Prinzips' in der Literatum.. en general. y ·de seguir practicando eso también de la misma manera·desde el punto de vista del método.Jtt-it t_Jtl. Además. 16 Cf.tt_jt4J tt -t~ !1 tt \U tt ••• •••••••·. También la d1ferenc1ac1ón conceptual-de Kloepfer entre «intertextualidad» e 1<in1crteKIO» -«"intertcxtualidad como principio e "in1ertex10" como una de· tcnninada relación entre dos textos)) (p. Stierle. ' .-··r -.. al respecto K. que fue quien Jo acuñó.. la estilización o la parodia..) ¡. Asl. precisamente una investigación de la intertextualidad definida de manera tan estrecha está particularmente expuesta al peligro de degenerar en una investigación tradicional de sour:ces-and-analogues (fuentes Yaná· togos]. sea expllcita.iJ1-iJt.la investiga~ión de. cf.li\erario individ~1al üene. por otra. o se lo puede concebir más ampliamente: como la obra del autor en su.. nº 27. En el caso concreto. pp. por ejemplo. 1 . sea más bien implícita. limitar el concepto a una d1mens16n que posibilite o' facilite su 9peracionalización en la práctica analltica y no ponga en peligro la unidad del texto como obra de arte. en general. «lntertexto» sería. es cargada en la cuenta de la intertexi:ualidad. la tradición a partir de la cual él escribo.t l~tJ. La parodia de un texto in?ividual. Un sistema. la actualtz~c16n de s1st~mas abarcadores como. Lo que aquí es excluido del intenexto como «CO·tex· to)). 7-24.cribir suprahistórica o el lenguaje. 282-296 ·e. en: Diologiziliil. 1976. Jenny considera la referencia a un códi. pues. de estudiar bajo la etiqueta nueva y de moda. «Werk und lntertextualitat». forma una unidad. no debe ser así. se desvía del concep· to del «intencxro» en Barthes. por último. 1 1t t t~ I' 1i 1 1l t Concepciones de la intertextua/idad 35 En esto surgen. Pa(tique. Ante todo.. 26 t . son fluidas. la intertextualidad debe significar simplemente busqueda de pistas. por ejemplo. como· en inuchos procedimientos que varían. pp. Y todo sistema es simultáneamente .de éstos pueden ser eficaces como nuevo foco de análisis . a su vez. las transiciones entre texto indivigual. pp.y el contexto. al mismo tiempo. solo es aprehenslble a través. IJ t-. 93). A ellos les importa . mediante esa dicotomía de intertextualidad y._ porque en ese caso se trata de una referencia a u11 «architexto>>. lo que ocurre Ja mayoría de las veces es qµe semejante p~odia de todo un género se campo._. por·último.la actualización de un sistema abstracto. Lucicn Dallcnbach lo tomará en consideración como «intcrtex1ualidad interna•'. al mismo tiempo la actualización de sistemas más abstractos. sino que la integración de las diferentes referencias in_ter. desactivar las radicales implicaciones que en materia de epistemología. Se puede concebir el «contexto» de una man~ra más estrecha: como los textos circundantes en un ciclo poético. como en la cita.. Desde luego.no coincide con la reglamentación hasta ahora vigente del uso del lenguaje. «intertextualidacfa no debe coincidir con «código». ·porque 't_ampoco aqul . 21 L.r~ferenc1as paródicas a realizaciones individuales de ese modelo genenco. ante todo. corpora textuales más peque~os Y más estrechamente unidos por obra de·densas homologías estructurales. l\ .ne de un gran número de . y géneros definidos más ampliament~.. y. con el que se ha de designar la situación pomunicativa. carácter de sistema y es.. sin embarg~.34 Man/red Pjisrer · .~' l.nexos ~ntre textos individuales que siempre se estudiaron. <d~tcrtex~e ~t autotexte». sin embargo.de sus actualizacion~s. refer~nc1. que se basan en él. extinguir gradualmente o. dificultades que no se deben pas~r por alto.-.de ·manera especial.17 Y. procesan o desgastan un modelo conocido por la historia literari'a. mientras que la. por una parte. ~el ~ismo modo que.25 • Seguramente.' entonces.I WJ--J . una · forma especifica y más estrecha áe la referencia sintáctica en el co. p. en la mock~hero1c­ es asent11da como referencia al sistema. filosofta del lenguaje y teorla del te}'tO tiene la concepción postestructuralisla o desconst~ccio~ista de la intertextualidad.

1 se. como fonna «débil» de Ja intertextualidad.Y pre-texto.ue las huellas del texto ajeno no se insertan sin costuras en el texto smo que causan anomallas sintácticas y faltas gramaticales en el sentí~ do más amplio. Ese «yo» que acerca . tbmbién para un semiótico del texto como 'Riffaterre. 1983. a la que queremos dedicamos a continuación. (. ya q. El polo opuesto «humanista» lo ocupa en este respecto l. de darle al concepto m~yor precis1. a Ja relación en~ tre texto Y pre-texto y por eso todavla debemos anotarlos aqul brevemente.. sin que R. Lc1tch. cí.y ss. al respecto el siguiente trabajo de W.1ffat~rre sea consciente de ello. que pone de re lieve positivamenle la ·orientación al lector de R1faterrc: «lnlertcxtualitat und Reuptioro>.~el conceptó de la interte~tual id?d para la referencia de un texto hterano a pre-textos individuales se hallan º. sino que. del lect~r ya no 'es en modo alguno una identidad fij¡¡ <.favor de ella ha hecho propaganda repetidamente ante todo M1chael R1ffaterre. l ll' y ss. el lector es «el único que hace las conexiones entre texto. pluralidad ·de·referen·cias intertextuales: yo no es un sujeto.> 2 • ~.. >1 Semiotics o/ P<ietry. pero. . sin embargq. smo que se basa.percepc. Fra°!'furt. él mismo. cuanto más altamente est:uc. 16. p. Por :so. Pero. p. en otros planos.. París. pro~ig~~ él. mientras que la intensidad de ésta crece. pp. pp. Texl. p. p.2.de·las transacciones mtertextuales. que incluye también la sintaxis del texto y Ja gramática 29 d~I text?.I rcspcclo J. 262.. sino en su destinacion. p. una pluralid¡i. el. en esto en consonancia con la estética de la·recepción.surjan divergencias .ector que del autor. él mismo se ha di~úello ya en una infinita . 1983.) La unidaq de un t¡¡xto no reside en su origen. ll /mage. per. • i i Sil. s?br~ la <<desconstrucción del sí mismo [sel/)» V. 130. y esas «incompatibilidades intertextuales» se mscnben en el text? mismo como señal de intertextualidad. El lector es el espacio en el que se in~cribcn Jod~§ las c1La~ que comp~ ­ nen un escrito.del texto» y «el mecanismo propio de la lectura litera'ria». anterior al Jex~o y que después haría uso de ·él como de un objeto que se ha de desmontar o un lugar que se' ha de cercar. también pp. ••·~ r. ~utor. I· :• 1' Al lad~ de es~ reserva~ión .~as tent~tivas más.· Las concepcione~ postestructuralistas de la iotertextualida~ 'parteo. interpretante e intertexto. a lo sumo. Autor' y receptor . ese:-Suje~o. la intertextualidad supone un conflicto entre texto.i~f 1~! " 1 ¡. ~Y la propia intertextualidad es esencialmente «un modo de . 1976. • Sin embargo. ª. aqul: PP· 88-90 ' 7 . lO p. pp. Londres. Culler On Deconstruclion: Theory and Crllicism afier Structural1sm. · 11 29 Ibídem. hasta en el caso en que se repite palabra por pal~bra u~ texto entero. para los postestructuralistas. El texto es. Music.. 32 Y SS. ante todo. el contexto distinto hace que . 136 ..(cuyo·of1gén se ·p1erde). en Dialog der Texle. p. porque -como demuestra sagazmente Jorge Luis Borges en el modelo ficcional de «Pierre Ménard autor del Quijote»-.ertes o más débil~s . . el único en cuya mente tiene lugar la transferencia semiótica de signo a signo>>.ión. más bien del 1. 100 y 165. Nueva York.como se dec!a ~asta ~rora.turadas ~on las relaciones entre texto y pre-tcxto. Schabert.on m:d1ante . 2.. también el intento de Riffoterre de restrii¡gir el concepto de intertextualidad desemboca en w1 criterio para ordenarla en una escala que distingue intertextualidades más fu. Cf.omo·en R1ffaterre. <<ln!erauktorialitln>. alusiones o reminiscencia~ puntuales ocasionales caen fuera del dominio central de la intertextualtdad Y son consid. diferen-. co mo el texto' de B~hes.1 ·. Deconstruc11ve Crillcrsm. En ~miotics o/ Poetry.ªl te~to ~s ya. c1a Y d1vergen~ia es inconcebible. las citas. o más exactamente. y no. t 970. 146 y 148. ~· Stempel. para crfllcos como Laurent Jenny. con la definición que dio Bajtfn de Ja d1alog1c1dad como con~licto de puntos de vista. p.una restricción . en alemán en: Sil. Y de manera aún m~s dec~dida Barthes hace al lector el _lugi¡. .r·de .inocente.rpoetry. Está.. . 164.. cf. 1º Pero.. nº 57. <<Un ~tejidQ de ..eptor. La mayoría de las veces conciernen a Ja · d1mens1ón horizontal de autor y rec. hay un lugar donde se co'ncentra _esta m~ultiplicidad y ese lugar es el lector. la propl!esta de hablar de intertextualidad sólo c~ando la relación entre texto y pre-texto no es meramente punl ual. que ha de ser entendido como diferencia o divergencia ~emámico-i deológica. 1977. Dos criterios se refieren. en homologlas estructurales entre texto y pre-texto.funcionales entre el pre-texto y su duplicado. 496. B.c/earing.. puesto que la completa ausencia de conflicto.eradas. . Y ese criterio·coincide en gran parte.didos. Para él. <tLa syllepse intertextuelle».> 1. para él. Rifaterre describe con todo detalle este mecanismo de la lectura intertextual. 14: Cí.d de otros tex~~~! de có~1gos ~fi01.citas extraídas de los innumerables centros ·de cultura>~. sem1011cs · · o. ~. tos.. 85-109.i• La segunda restncc1ón concierne a la rqlación semántica entre texto y prete~to Y en . DVjs.679-901.

y cada lector individual según la respectiva perspectiva. uqut: p. domina la función conservador~. p. Asl.. de un auto-establecí-. y el individuo participa en él no sólo cuando consciente y deliberadamente evoca o cita determinados textos ind. se dan siempre simultáneamente. p. en e l marco de la teoría postestructural ista esa distinción elemental se vuelve caduca o es desconstruida conscientemente. Das Gesprach. 383 . 11L'in1crtex1uali1é cri1ique1>. Munich. en The Nuvel Today: Contemporary Writ~rs on Modern Fic~lon.. en: K. en sí mismo ya en continuo movimiento y transformación. pues.. que difiere una y otra vez la autoridad del ongen y de una verdad última. también ni autor. es Babel y y H ll Ch. también el autor es una «cámara de ecos». Stierle Y R.>6 por una parte. pues. naturalmente. en esta concepción.. al que toda producción y recepción de textos están >6 Asl lo plantea Rolph Kl~pfer. los tres. como una. pp. «Ebencn des lntertextualittttsbegriffs». previamente dados. 11 O. la desconstrucción critica. basadas en las relaciones de repetición y diferencia. resumiendo con precisión la posición de Barthes: Para Barthes. Lachmann. pp. Cf. sino que es inevi: table. «Theses prépara1oires». normas y !verdades previamente dadas.. concierne. Postmodern Picliom>. afim1ad~ra del código y el sistema previamente dados. 138 9. a cada individuo de otro modo. iotertextualidad significa «compulsión a repetir. por ejemplo. El universo de los textos. sobre todo porqu'e el autor siempre es. y. también altamente inter{extual. miento o auto-colocación conscientemente deseado.34 En toda$ estas formulaciones llama la atención que las mismas pueden ·defínir en igual medida al autor. es «la respectiva diferencia co1J relación a los otros textos. 133-1 ~8. en el modernismo. 1976. 336. · n As! se 1itulan dos ensayos de John Barth: «The Licerature of Exhaustiom> (1967). inautenticidad. y el lector lee el texto en un «acto de intertextualización» «a través de la Biblioteca ( . del juego distanciador. al texto y al lector. pp. devienen «un campo ínfínito· para el juego escriturah>. Bradbury. parece una prisión. 39 En el interior de tales abarcadores modelos funcionales para el intertexto universal. Leitch. lnlertcx1uali1é et Rhétoriquc11. n Deconstructive Criticism. 19 Cf. pp. es confusión de las lenguas. es decir. Ambos. 245. una llave de escape. The Atlantic. 240.n Cierto es que esas dos funciones de sentido contrario. Londres. lleno de la resonancia y e l niUrmullo de textos ajenos. n" 27.del universo de los textos. domina. 1984. en el segundo. Perrone-Moisés. ed. ~e le presenta. l¡i intertextualidad muestra dos caras: se presenta cómo una cripta histórica. p. 1· "ruptura de todas las reglas" (Rimbaud)». según la teoría postestructuralista. eds. y que. Por eso puede ser tanto el signo de una «Literature of Exhaustion>> [literatura del agotamiento) alejandrina del período final de una época. aunque ese universo de textos también está matizado de modo diferente para cada autor individual . . Pero·no carece de función. la función opuesta de la desestabilizacíón y la innovación. En·el primer papel. ). a través de estantes enteros de la Biblioteca».Concepciones de la intertextualidad 39 38 Man/red Pfister :n c10 º·s:s 10 la r1- lr ·Esta misma. de códigos infinitos». a la vez. y aparece como un proced1m1ento táctico para. autor. del aprovechamiento de la rivalidad entre sistemas y puntos de vista divergentes y de la diflérance (Jacques Derrida) como un ~iferir y diforenciar que nunca cesa. enreda al sujeto en las palabras. autor y lector. pp. Grivel. en general sólo son concebibles dentro . 9'1 y ss. Warning. texto y lector. por otra. M. como escribe Vincent B. en Poétiq11e.disolución del suje. y por otra. uniformidad resultante de la avasalladora presión social dirigida a lograr la confonnidad de la conducta individual con la de la colectividad».vidunles.nnación de ideologia cultural. 1976. L. sino que lo tiene inscrito en estructuraciones inconscientes. un lector -el lector del «texte général» el leétor de su propio texto. le ofrece la posibilidad de la desviación. 65-71. 70-81. como el de úna «Literature of Replenishment» [literat:u'ra del rellenamiento] subversiva e innovativa. fo.is La ubicación de los sujetos y los textos en el intertexto universal' no resulta. 11º 27. resumiendo en atención a su am~i~alcn~ia las 1esis expuestas en Constanza por Grivel. enero de 1980. a hablar con la voz prefabricáda.sin embargo. en uGrundlagen des d1alog1sche~ Prinzips' in der Literatun>. por ende.>' O. y uThe L1tcraturc of Replcnishmcnt. es vista como funcionalmente ambivalente: por una parte. en reminiscencias semienterradas y en toda reflexión de precedentes huellas de lenguas ajenas y pensamiento ajeno. al respecto P. aquí: p. Poé1/q11e. . sobre eso ambivalencia R. Zumthor. topoi o códigos. 317-33'1. uLe carrefour des rhétori~ucurs. pero Ja dominancia de una u otra función co~stituye la e~pecificida? histórica de la intertextualidnd en una determinada época.. por el contrario.to en una «pluralidad de otros textos. 1977. En el clasicismo.

aqul: P· 127. Spatial Structure. Conceµc:lu11c•s d1· lu /11tc11ex1110/11/od 4'1• mos ante «sistemas contextuales verticales». rados como planos adicionales de la const1tuc1ón del sent1?º· S~meJ~n­ te «arqueologla del texto» se diferencia. entre una obra. 82-132. también del n_i1smo au. Poetica. entonces. a la inversa. baJO una estricta guía y . pero cuyo descubrimiento no le cdncede al mismo ni ngún s ignifica do adicional o acentuado. sino «un intento de ampliar y estratificar el s1gmficado». L'!nd. entran en el texto. 11! .consciente. como p1lota1e de la recepción por el texto mismo: \os hipogramas que sirven de base al texto siempre están incompletos en el poema: o son señalados por signos . sin embargo. precisamente a tales preguntas regresan. En el sentido de Schaar. Sólo en el segundo caso esta•O tffhcses préparatoires». Poetics.distribución de. CompleK Sign.cto a la mte. pero ali! más bien en Ja fonna de una diferenciación subalterna o subordinada. tiene un carácter exclusivamente casu~J. con· sidera las referencias intertextuales no como un salvoconducto para cualquier asociación del receptor. la genét!~ª de la obra. 628. su gra~áuca. <<Linear Sequence. la conducción de la· recepción por el texto mismo. entre reminiscencias del autor casuales y a menudo· inconscientes. . también én el interior de la troría postestructuralista. soñ. Intentos de semejante diferenciación entre intertextualidad inconsciente. 246. p. . los approaches de órientación estructuralista o hermenéutica en el dominio de la teoría y la investigación de la intertextualidad. y la alusión intertextual propiamente dicha. ·o «Syllepsis».la secuencia de sus componentes. an. son incluidas en la intertelltualidad. por el co~tra~io. 1978. 145-157. entre las segundas.1 M1chael Riffaterre. «Vertical context systems». . hallamos. intencional y acentuadameote y que él desearía que fueran rec~~oct~os por el l~ctor Yex~lo­ . pp.en la base de las actualizac iones concretas del potencial de referencia intertextual.nc1ón de ta obra.. desde el punto de vista de la estética de la producción.textuales o son actualizados fragmentariamente. Charles Grivel distingµt <~entrr las clases intencionales y las clases no intencionales ele repe'ti~ione:rn y cuenta entre las prim_eras la cita. p.. en: H.eds. Aquf se distingue. Styl~ and r:xt. de La mvesttgac1?n de las fuentes y las influencias por el hecho de que no es ya una busqueda de tos orígenes de~de el punt~ de vista. como «un constrefiimíento ejercido sobre la lectura». Semiotics of Poetry. 1981. las consideraciones sobre si un autor conoció un detenninado texto y se refiere· consciente e intencionalmente a él y si el receptor dispone del mismo repertorio de textos que el autor. y Thefull-volc d qutre below. nº 13. 1975. e «infracontextos». y hasta representan una recaída en mitos humanistas burgueses. hay re!ac1ones mte~~xtuales relevantes exclusivamente desde el punto de . ciertamente. 241.40 Manfred Pftster incorporadas a través de los códigos comunes y los sistemas aún más abstractos y a través del regressus ad inflnitum de los textos. obvias para el lector. por-ende.puesto que so~1 parte de su competencia li rlgOlstica. desde luego. Las interrogantes sobre los conocimientos y las intenciones del autor.º De manera análoga a esos teóricos. . 165. pp. 1982. Bstocolmo. · o «lntertexrualitllt und Komposition in Puschkins Novellen Der Schuss und Du Posthalren>. Y has1'."4 Ambas formas.y . pp. sus fuente~ que ~ólo sirven corno e~tl­ mulo y sus d iferentes versiooés. < :·-) La arquitectura original <le esos «otros textos».control cuando está llenando las lagunas y resolviendo el rompecabezas. tentativas· estructuralistas y hermenéuticas desearían restringir el concepto de la intertextualidad precisamente a las primeras formas. una arqueologla del texto metódicamente controlada (él emplea ~a m1s~a imagen) y una libre asociación de s~ntidos. ho desempe11an papel alguno o sólo un papel subalterno. a pesar de su amplía concepción de la mtertextuahdad. CÍ. el chché y el estereotipo. aqul: p. él está. la parodia. ante todo. 377-388. también Karlhei"2: Stierle pa~e de que. Cf. que el autor se propone y debe ser reconocida por el lector.su Jéxico.d V~rttcal Co. también Wolf Schmid distingue entre. son sólo aquellos a \os que el autor alude consci~at:.' es decir. res~. de. Ringbohm y otros. quedan desprovistas de imponancia en vista del descentramiento de los sujetos y de la supresión de las fronteras de los textos. Sin embargo.no obstante.ntre no-intencionada e intencionada y. nº 7. 149. . p. El segundo tipo es el decisivo desde el punto de vista de la teoría del texto.. la torpa en préstamo de fuentes y (ya problemática) la influencia. pre-textos. sobre la intencionalidad del texto y sobre las e~istencias de información en el receptor Y. que.vista de la estet1ca de la prodHc. Así.. po~ lo tanto. que están. mientras que. como llama Clacs Schaar a ta intertextualidad. que. entre intertextualidad como potencial de referencia o como actual ización de éste. e. Vu· tical context systems in 'Púradise Lost'.or. también p. si se ha Cle agotar el potencial de sentido del texto.ntext System». sino.

Pc1rarca. de .~. .li?ad es restringido ªI referencias conscientes.~l ~1 tl t' ~1 '' JI U U H uU U ~I U U JI Uc!. di[ferance intertextual y unidad discursiva del habla] se deb diferenciar históricamente el concepto general de intertex~ tualidad poética. la «estructura de remisión po1cncialmente infinitn» de: la ~ue parte n la concepc_ión de la intcrtextualidad de la Kriste~a y la 1de~'. desde el punto de vista de esta dialéctica [de . el ~odemo. Baudclaircl>. en el que todo texto aparece como parte de u1) ·intertexto universal. es dec ir..m m argo.tertextóuniversal y su estruc. r \ 1 por La .de r ~ti• an- a co~dición de qu~ se trate de ficciones que sean. de Beaugra nde y W. que una ima"6 De una gradación de la intcncxrualidad pane también la ten1n1iva realizada dcsd..• Esto. 1O.. dos concepciones rivalizan entre sí: el modelo global ·del postestructuralismo.d~ la. mientras que el modelo más am. cero. no puede ser generalizada normativa~en. K.obra es rota conscientemente. Nos parece que una posible sal ida de este di lemu se halla en fa tentativa de mediar entre ambos. el modelo más fructí. r.a ciones de aquella intertextualidad global a la que apunta el más amplio. Dressler. U.tura de remisión·del r~gressus ad . llC· 'ex/..te.presenta como una di fe.ión 1 hael ' :on· >ara 1· «Un : :ep·.•s ~I in. más bien. diferenciarla y graduarla entonces según los grados de la intensidad de la referencia intertextual. entr~ un texto y textos o grupos de textos presentes. Festschrift far Alfred Noye. modelos. tanto más disminuye y se acerca asintó6 ticamente al valor . pues. ¡. si éste ha de conservar su valor operaciona1. . naturalmente.'. en lo esencial.~. en el interior de esa intertextualidad amp. . Con tales referencias· int~rtextuales ·relevantes solo de~~e el punto de vista de la estética de fa producción 0 desde el de la estehca de la recepción. la ..y más preciso. · • .J. no es más.egn Wiesbaden 1983 pp 288 317 ·.. el mñs estrecho . cúyo punto centra l marca la más alta intensidad y condensación posible de la intertextualidad. que se caracteriZa por 1aar sólo tuaplo· :jan::ión bús·bra. porque por-principio toda obra es correlaciona. ellas mismas. 42'M!. tes. quienes ordenan en una escala con arreglo a grados de la mediación: n . puesta de relieve».• ctón.. su respectivo potencial cognoscitivo propio y sus supuestos en materia de teoría del lenguaje.~.. E. We1dner. cuanto más nos alejamos del «núcleo duro» del centro. mientras que ésta. p. ~enc 1_adora toma de distancia respecto de uno 0 más texfos e mscnbe esa toma de dist~ncia en la constitución concreta de · l~ obra.na der europaischen Renaissance-litero111r. J?n nuestro modelo de mediación queremos. disolución de téxto y suje10. lo hemos sei\alado. del m1sm~ . nuestro modelo se presenta como un sistema de círculos o envolturas concéntricos. como escribe Raine Wammg. Esto nos parece posible ya · por el hecho de que ambos modelos no se excluyen uno al otro. t~xt 'ler· Der 4 ' •S «Wcrk und lntcnex1unli1~1>>. en los cuales el concepto de la intertextuá.. segurnmentc.~ . en lnlerpretalionen: D<is Parad1g'. ulmilatio un~ ln1erlex1uali1§t.modo que hay una intertextualidad propia ex'clusiva-. Trasladado a una imagen espacial.. Hempfer y G.-A. intencionadas y 1 marcadas. ' • . 1 · 3. a mte~extuahdad propiamente dicha.fero es. . ~ .. es:ol.'" 1 una l sma . ed. pero también son last~ados por sus respectivos problemas de método. R. ~l hecho de que el texto mismo indica una o más relacio.. los fenóménos que el más estrecho quiere abarcar son claras actualiz. W. Des~e la perspectiva de ese concepto más preciso de la interte~­ tualidad.Jext ualidad Nuestra sinopsis de la evolución de la teoría de la intertextualidad y del estado act1.e las posiciones de la lingliístih del texto por R.~.. y modelos estructuralistas o hermenéuticos más precisos. aqu1.l texto tiene la posibilidad de establecer u~ med~o de reflexión .liamente definida. porque puede ser trasladado más fácilmente a categorlas y procedi¡nientos analíticos operacionalizados. mjinuum devienen en esta perspectiva un axioma históricamente específico de la poética del Moderno y el Postmodemo.. sólo es scm1_ot1ca y estéticamente relevante si lu unidad de la . teoría del texto y teoría del conocimiento. 300.1al de la discusión ha mostrado que. Para el análisis y la interpretación del te~to. ( 4'1' 1 mente:. sino •que.nes mte~extuales. metaforas de la diferencia semiótica. respectivamente contrasta s· eb 1· · • . «la relación privilegia·· da. partir del modelo abarcador de la intertextualidad y. y ello :11111 c1mndo uno no·quiera saber náda de sus implicaciones desco111ruccionistas radicales -reducción del signo al significante.e~ el que él s~ .. lanzada por Demd~'. Ambos mo'delos tienen.~~.plio e~ de mayor alcance teóricolitcforio. de un juego de la 'd([férance abierto lrncia todos lados. Zur Geschich1c tyrischer Dekonstruk1ion dcr A_monheolog1c: Dante. Ma~ bien. tor.estet1ca de la recepción. ..IL. Gradación de la inter. Pero esa condición sólo la cumple.ble C<?n toda otra obra. que lo condiciona en todos sus aspectos.

•. Los criterios para la inte~sidad de la remisión i~tertextual que queremos proponer tentativamente. mno nPfinir m~~ llr!P. de amplia recep~ión Y amphamente tar discutidos. también podemos servimos simplemente de textos o tipos de discurso previamente dados. J. Los pre-textos o fondos textuales tra1dos al texto sólo por la 'g~~éticá de· ~a obra o sólo arbitrariamente por ~os receptoreS' có'~~titJyeii. sino que se debe aplicar un haz de criterios. Lyons. cuya función consiste sólo en la ad.e~te de la_ ~efe­ rencia int~I:téxtual. Como pre-textos entran entonces en consideración ante todo los textos canonizados de la lit. en cierto grado metatextualidad una metatextuahdad que. de un giro a~e­ no que se incorpora sin cqst. conforme· a este criterio. parte de que el pre-texto le es fam1h~r tambien al receptor y...feITiite a él de una manera clara y univoca media nte un i:na~­ caje consciente en el texto.~~~Jí~ati~íd1d~ord~~am?s:e~ una:~cala las referencias intertextuales". segiln el grá~b de lá'~cmél'encia de' ~a'·r'efcrencia inte~~xtual en el autor y en el receptor. se ·~ ~ .. Un gra~o ~e . aquí: 41 Cf.__.Cf...ntertextual aumeQta. por el cont~~rro. Tubinga. inierttras 'que aqul el núcleo duro de máXJma mtensidad 'ib'·~rcanZañ 'los casos en que el autor es consci. ent~n~es. mientras que. pues e~tamos muy lejos de la mensurabilidad exacta aqul supuesta._a~emás. hasta la mediación expandida en el e~pleo de especies de textos. por eJemplo.a relación entre textos es tanto más intensamente intertextual cuanto más. sólo pueden . 44 Mo11f red Pflster l . en la medida en que el carácter de cita sea realzado y puesto al desnudo y se llame así Ja atención sobre la cita y su contexto original. o..lllnte v nor la orecisión de la referencia a. sino. ~e poca mtens1dad mter. Cnmbridgc. por otra parte. o referimos a ellos. y lambién las. re/er to. El plagio.eratura mundial o precisamente textos de actualidad.. Por eso.d:ffs.ible.v. por ejemplo. el segun~o mcluye .' de la intencióñali~ad.ura al contexto propio. con ·arreglo a su r.la mediación. pp. Distinguimos aqul entre criterios cualitativos y cuantitativos y esbozarer_nos ante todo los criterios más decisivos. Concepciones de la interlext11alidad 45 ~ 1 ' ':. representan también el intento de sintetiza~la. se ~ irve ·~e es~ . Esta ordenación en una esenia c?111c1de en gran parte con la realizada según nueslro quinto crÚerio de inl~n­ ~'.! • gen visual.opcton.eleyancia comumcattva.&ito y del texto del que se lo toma. 1. •• t . pasando por Ja cita y la alusión a de1enmoad~s lextos. Así la intertextuaji?ad· siem~re· h~fé :9.h. se deben tomar en consideracíón todos Jos valores de esos diferentes parámetros.__. o también lla_mar la atenc~ón sobre. del marcaje en el texto mismo.i. en lo que a esto concierne. pp. No obstante.ra.intensidad Co más alto 0 más bajo según este cnteno no llene que comcid1r -y esto vol vale de manera general para todos nuestros criterios~ con u~ grado más alto o más bajo según los otros criterios. ~ este criterio lo llamamos referencialidad y postulamos que un. En esto. como ha dejado ver claramente nuestro bosquejo del debate sobre la intertextualidad no basta con un criterio.distanciá fese~pto de éL M1ent:as que en'este criterio el texto mislno halla en ercentró.' . s1 es que e~ta no e~ impos.: ·. son que según el criterio de Ja correspondencia eslr\lctural con el mo~elo n. Ta..mbién en este caso las fonnulacione~ matemáticas se han de entender de manera más bien meta fórica. por eso. la intensidad de la. Semrmtic.» Su escala se extiende desde la exigua rr{ediiciórl"~ntre un c. y es. un texto tematiza al otro. : . textual. 1977. i<p~niendo al desnudo» su peculiarí- «~uanto mayor es el tie!llpo transcurrido. bien conocidos. resultará claro que este modelo. Einfahrung in die Tex1//nguisti/c. (1) Para el primer criterio partimos de la distinción lingülstica entre use Y mentían. U?a ci~a. entre el empleo del texlo actual y los textqs conocidos de antes ta ito 1 mayor es . tan sólo referenc~as intertextuaÍ~s débiles.para determinar el grado de intensidad de una determinada rem1s1ón 10tertextual.• (2) Con·el criteiio~de lli ¡:. por ejemplo. también el texto subsiguiente deviene el metatexto del pre-texto -metatexto aquf no merame~te en el. AdemáS.u. y de la clandad.' dad -para adoptar una fonnulación de los formalis~~s rusos. es decir. s~ntido cronológico de «más tarde».. . también el problema de la diferente Jerarquizac1ón de los distintos criterios es dificil de resolver. re~erencia i.d~­ t ffil venir comuniCativamente relevantes de manera directa para u~a co~er1e die como público lector en el que se ~us? la mi. 1mpl~ca la nec:s1dad de que se den criterios o parámetros para la 1ntens1dad de la 1ntertextualidad. . e~ el sent~do se~iót1co de «sobre». son deducidos de la discusión teórica y. . y an1e todo la actividad de elaboración. ella. \ • •• ' . los cualitativos.nunc1ado y ~os precedentes en Ja conversación. ~n esa medida. en general. 1981.ue surJa. 41 Así como podemos o meramente emple?r una palabra 9 una estructura lingüfstica. también. 5-10. asl el grado de mediación es inversamenle prop~rc1onal a nuestro grado de interysidad.expresiones matemáticas las empleamos solamente ~e ~anera meta~órica. pone en perspe~tiva e interpreta' el pre-texto' y así tem~tlta el estabiec~miento de una ligazón con él o la _toma de . comenta. los pre-textos e~otéricos. 188-215. la pragmática de autor y lector:" · .

·~ friiponancia de ese as-' pecto metacomunicalivo en ellas. es. 27-51.~ 'J'cis supuestos y•resultados tle la .la ?ependencia de un modelo. en del los los ias in:fe1 al 1ar- 1 \SÍ- lo nte :le- u u &i l\ lt ¡ ~ ~J '. integran partes del tex_to mayores o. J"d a. en la mayorla de sus miembros. es intensamente intertextual es según el 't · d 1 · . • • en eno ~ ~ comun. cnteno. precisamente por la ·pa·tiiéu1á..primeros criterios todavía puede ser ~~ment~do por el hecho de que el autor no sólo ponga en un texto rem1~1ones int~rtextuales co. como fondos estructurales.ta~b1én son de poca intensidad. porque se ba~a en un~ estructura profunda tan abs1racta de la historia. 1 1 1 . desearí~ llamarl. comó. El criterio de la autorreflexividad puede ser ultenorm~nte graduado con'.. mientras que la relación entre textos.tor es muy consciente de . ~ Pf~~. .\reJJ¡s1i l ll ll ' 1: " Conforme a ello la serie de textos que D. o la traducción... ~tentras que nos acercamos al centro de máxima intensidad en la medida en que un pre-texto deviene fondo estructural de un texto entero.¡/éi es una • refuisión más precisa.nte..1én .e los desconstrncc1onrstas que suprimen las fronteras entre textos teón:os Y textos poéticos. que aparee~ como p'rtlcula. de marierl! análoga.lexto individual. Lo llamaremos selectividad.o au/orrejlexividad. clarai:nent~ delimitada de un tex~o ajeno en <. por ejemplo.. al fin y al cabo. tanto más llene ella 4a estructura y función de una sinécdoque.1cattv1dad. co~o The Was1e Land de Eliot y el Ulysses de Joyce. así como según el de la referencialidad.ita. A~uivalenzfunlctionalismus: Vorschlagc zu ciner vergleichenden Analityk von Geschichten». al Ham/e1 de J ShakJ*ea're qu~ la mención o la caracterización perifrástica del héroe cuyo riiirrlbre 1dúdirli10·a la obra.•'i•. más· acentuada.rjdo de su tex. a d~tenninados topoi y mitos. son en alto grado mtertextuales y lo son también con arreglo a otros . que entretanto se volvió clásico. sino que se halla ya en la Antigüedad • • (por ejemplo.ª..1~que. es decir. por eso. las re~eren~ias mtertextuales que se asocian a conceptos como influencia y ep1gonismo: a menudo no son ~onsc::ientes para el autor y son experimentadas por él de ~a~era no tanto intencionada como pasiva.ª una cita . Glas de Derrida ( J974) u otros textos d. arreglo a cuán explícita 0 implicitamente se real!. de poca.. en qué niv. sino que tamb. . el travesti y Ja contrafactura . la cita de un verso de Íia". más intensa que la réferencia a las normas y convenciones de un género. o a sistemas de constitución de textos. Schwanitz compone en <dntertextuaHm und. el c~[áct.to criterio de la estruc1uralidad concierne a Ja integrac~ón s1ntagmát1ca de los pre-textos en el texto.bre. ·" ·1 · . del pars pro 1010: con el detalle escogido de manera acentuada se evoca el contexto total del que 'ª?º rie lad sto ido ·lo. Sin embargo. Y. 1 1 1 1 1 . ~quí Y. en la relación del epos de Virgilio con los poemas épicos homérie-0s) y en fonnas como la parodia. que su corpus es ampllable casi a voluntad. el fenómeno mismo no está limitado. ':fim aspecto abarcador de éste. sino 9ue '. po~ ejemplo. en modo alguno. y su importancia ér~ce a·ún más en' el ca~o de los te~tos que fueron escritos ya en el horizonie de la teoría de la intertext'uahdad. También es de poca intensidad intene¡¡tual según los criterios 1-3. la cita textual procedente de un pre.ten:i. al Moderno. pp.ef de abstracción éste se constituye. 1 1 ! 1 ) ~ l ~ t !' l t ~ \ Concepciones de la inlef/extua/idad 47 criterios nuestros. las obras capitales del modernismo. Con~orme ~ eso. el texto entero.i'riterte~4i~1icifc('~~ _gg~rf!l. es ~ec1! de que n.l~r:fi'álic. Así. 1 1 í :ala· va. Según este criterio. ajegiro 1terr de ·e la tual me·ido 'de ~ra· ~rs - de que uye 1 ) ·I ). está d:~:: entre otras cosas.re~ex1o~e so. el au. definidos de una manera aún más abstracta. periférico.o ~?'loiri~rciui· la intertextualidad.ndic_i?ria<jo y ~cf<.. pÓrque aqul se trata de cuán acentuadamente un de~erminaao eleme~to es escogido de un pre-texto como fondo de referencia y puesto de relieve y cuán exclusiva o inclusivamente es aprehendido el pre-texto.m1s~1~. (3) El tercer criterio está estrechamente relacionado con Jos dos pnme~os.1 a U i1A .. ciertame.¡... por lo menos. Y_ cuanto más selectiva y preci. la ·imitación y la adaptación en todas las épocas literarias.t.to e~ ~~~. do ..ª!IC·~· JUS. . o "" l!a 1 au parllcu armente alto de las literawras ~odérrla '/ j)'oitftio'deiiji(q\ié'iia'C:~·qh~ é~la~ deve ·' una y otra vez p~r~~!~.i~xto. porque. tan sólo deb1lmente mtertextual.. (4~ El cuar. la remisión a ún pre-t'exto indivfüual es riiás precisa y. pero no sólo no se propone sino que ~rec1samente trata de impedir por todos Jos medios que esa d~pen·· d~nct~ se vue. l' · i 45 .nscientes y claramente marcadas.. en Dialog der Te.xle. Conforme a este . 41 El núcleo duro lo seífala aquí. El grado de intensidad de fa mtertextuahdad segun los dos. intensidad interlextual.fva consciente también para el receptor. pues.. el cttar pre-textos de manera meramente puntual y ocasional da por resultan sólo un exiguo grado de intdsidad de la intertextualidad.misma · ·Ef"1tradci· de~1· n· tert'.mii de Ja .I nuevo. 1U 1U 1U U tU 1U 1U H tt lt un texto individual.•• . t~xtual. .sa es la remisión intertextual.za esa metacomunicación sobre Ja intertextualidad. en la ~ayoría de los casos. (5) Con el quinto criterio queremos abarcar los diferentes grados en Ía precisi'óil de la remisión intertexrual. trene una mayor intensidad tntertextual que una alusión.. de la intertextualidad. exclusivamente sobre la base de su texn1alidad representa un grado de desaparición. Por doquier aparecen aqul los procedimientos puntuales de la cita o Ja alusión dilatados para formar modelos que.er co. que sé refiere globulmente 11 un pre-texto entero o.

a la dialogicidad de BaJtl~ .d1ferenc1ada d.ción dertexto a contrapelo del ongmal. 1nten~10nales Y marcadas. en un macarrónico collage de citas. se pondrá a nuestro alcance el proyecto de una hfstona de la intertextua· lidad ' de sus. sino que son entendidos como coostructos heurísticos para la diferenciación tipológica de ?iversas referencias intertextuales. Sólo cuando esté elaborada una tlpologla tal que tome· e. si se quiere detenninar la importancia~~ la intertextualidad en obras particulares. versión cinematográfica. estructuras. ~1 aplicamos_Juntamente esos seis criterios.. las referencias intertextuales. s ino que se lla~a la atención sobre ellos ( 1).1ón.más fiel p~sible de una lengua a otra. Traducción del alemán . la-tín medio. son de poca intensidad tntertextual.al. con la cita breve se incluye el pre-texto entero en la nueva constitución de sentido. Ja mera traduc-. proveni. lo~ textos y los sistemas de nónnas en que éstos se basan (6).e establecimiento de una ligazón y toma d\: dis-· tanc1~ con:io lo óp. . estrategias y funciones. Una elirbora. éstas se refieren la mayoría de las ·veces a u0 corpus esencialmente más homogéneo de pre-textos. La poesla·del clas1c1s. por último. cuando más fuerte sea la tensión semántica e ideológica en que se hallen entre si el conte~t~ original.od~ dos factores: . Y.y el nuevo. acti vidade. se cit-an de manera ilccntuada Y precisa textos individuales o estru.s comunicativas ?e a~1tor y r~ceptor. todo eso sirve al aprovechamiento de la d1ferenc1a textual y a la fclati vización dialógica de las pa labras. la densidad y frecuencia de las referencias mtertext_iiales. por el contra· rio. yuxtaponen fragmentos ·de texto en cinco lenguas (inglés. se a~1cula en una metacornunicación más o menos explicita una c~nc1enc1a autorrcílexiva de la -intertcxtualidad (3 ). una mne· dicióru> de la intensidad intertextual. se queda muy por detrás de una dialéctica . (6) Nues~ro último criterio cualitativo conduce de regreso al punto . francés y sánscrito)~ remitén a por lo menos ocho textos que representan la litera~u~a mundial desde la Antigüedad basta el siglo XIX. en el centro de intensidad . y ~na cita corno argumentum ad aur:toritatem. por su parte. que. .embargo.cturas especificas. por último. en autores particulares o ha·sta en épocas particulares.todos esos son casos de una intertextualidad p~rticulannente intensa. son de alta relevancia comunicativa (2). c1ón lo .48 Manfred Pflster surgió. por ejemplo. el número y espectro de los pre-textos.hmo en materia de dialogicidad. y. es también altamente intertextual en lo que concierne a la frecuen· cia de citas y alusiones. y también en este respecto la literatura modernista se ev1denc1a como intertextual en un grado particularmente alto.Aqu¡ son de i~portancia ante t. cierto es que la pura negación o antítesis d~I pre-texto es «más dialógica» que la repetición total 0 afirmac. ~in. las citas y a lus10nes forrn~n un modelo estructural (4). ª. la mera transposición de un s1st_ema de s1~nos a otro (dramatización. de grupos de _textos ~5).o consideración tanto la inserción estructural Y marcaje de los pre-textos en el texto mismo como la relación entre texto Y pre-textos y las.rno. por una parte. pues. un aprovechamiento distanciador de la diferencia . Como ejemplo modelo remitirnos a los últimos nueve versos de The Woste Land. y por la otra.. en el espfritu de un positivismo ing~nuo. ent~e el viejo contexto de la palabra ajena y su nueva contextualización .de partida de la teoría de la intertextualidad. ?ero el~a. Este criterio di~e que -como siempre ceteris pa~ibus­ una rem1s1ón a textos o sistemas de discurso previamente dados es de una intensidad intertextual tanto más alta.lusivamente por In admirución por eÍ original. o tipos de discurso previ~rnente dados. el citar un texto relativizándolo irónicamente y minando s~s supuestos ideo_lógicos. Concepcio11es de fo i11tertextualidad 49 Este haz de criterios cualitativos todavia debe ser completado mediante criterios cuántitativos. mientras que.má~1~a se hallan especies de textos corno la de la parodia o textos md1v1duales como The -n:aste land: en ellos 'no simplemente se emplean· textos.tos e? Juego. Los criterios aquí propuestos para la gradación de la mtertextuah· daJ no aspiran. versión operáttca) que conserva el sentido del texto o un·a imitació~ motivada exc.

Pero el derrocamiento de la vieJC\ ortodoxia. A ellos se les enfrenta una falange de anti-intertextualistas. Un cuano de siglo de é ~ ec o mas que aumentar la conuna manera más bien.. Nueva York 1991 y. su propósito básico es idéntico: sacar a la enseñanza académica de sus a~arraderos tradicionales. el que lo usa lo entiende de una m11no_?e moda. dores para dar muestras cte su i~sos iteranos conservapresunta modernidad. Sonido y sentido L pavoroso. · o ~ Erin Moure. decididamente alejado de la realidad. paradójicamente no si~ una lógica propia.también rodean su empresa critica con un aura de misterio y exclusividad. Sus publicaciones están marcadas por un carácter extrañamente abstracto. . J. Berlín.ti I /n1er1exlua/idades 5 J 49 Intertextualidades * me· 1 de " asta ·res: tles.1. ª1 contra valores culturales y sociales ' rve 1nc uso a estud ' l' . 1. No son lingüistas ni semióticos. esta e~pezando realmentica como una· forma de protest ong10 mente por una vanguardia críestablecidos hoy dla le st' . descontruccion istas o' postmodernistas.blecer sücursales en todos los países del hemisferio occidental. Gruyter. la K. Enfoques de la intertextua/. J 2. Las ideas que ellos propagan consisten en una elaborada mezcla de marxismo y freudismo. Plett. «intenextualidad» es·un té . en. J. se preguntaron -después de un periodo de cautelosa vacilación. Furio11s (Toronto. Wahcr de ' ' pp. ln1er1ex1uali1 ed . al . ca. pero la tenninología esotérica 1a111bién desempeña un p¡¡pel en ello. casas editoriales y prestigiosas publicaciones periódicas proporcionan un am plio foro para el enfoque progresista. el conocimiento íntimo de este discurso intertextual está limitado a relativamente pocos círculos elitistas. · Heinrich Ple1t ~go. hilo que hago pasar a t. L os illte rtexluaiiSias 1 Los progresistas tratan de cultivar y desarrollar la herencia revolucio'llaria de l9s creadores de l nuevo concepto. 1988) J. Se presentan dos grupos de intertextualistas: los progresistas y los tra. Aunque numéricamente pequeño. sino que. .avés del ojo de las palabras que estoy cosiendo. este grupo de origen fra ncés ha logrado extender internacionalmente sus actividades y esta. A 1 fusión. son' comprensibles sólo para los círculos elitistas que están dedicados eisclusivamente al estudio de los maestros (Morson 1986. .t té~mino fue acufiado de te a florecer. menos aún filósofos o sociólogos. Concebido y usado' ..crecienteª~o ~ ohgra:o. Anansi.ca y filosofla.mb1ar esta situación. Derrida y otras autoridades. textos .isteva. • . Sin embargo. a la orientación básicame~te filosófica del mismo. Haciendo pasar Jos v1e1os poemas a través de 1 vos h · d os nue• ac1en o de las viejas Jfneas u1. JmO Je lo 1 un meo én a le la 1traJen: las 1alillle· •mo ·sas ogla :aje oy se ua1 1 I• •I e a ián inter¡texto. La multitud de contrario: su número . semióti· . Por lo tanto. pero casi todo publicaciones sobre el asunto ~~~era algo d1fe~ente. Esta «escuela» nunca ha desarrollado un método comprensible y ensefiable de análisis textual. Actitudes . Worton & Still 1990). sólo ha conducido al establecimiento de una nueva onodoxia.si los conoci- . Usando y repitiendo mis P . . 1• ~. Independientemente de si se llaman a sí mismos postestructural istas. rop1os ant. • «ln1e~1ex1uali1ies». Alertados por la reacción pública a la obra de los postestructuralistas y los descontruccionistas.9por Henrich F. probablemente. Tales cualidades no sólo impiden la comprensibilidad de las mismas. Eso se debe.dad Actualmente. · dic. Los tradicionalistas pertenecen casi exclusivamente al grupo de los estuoiosos literarios convencionales.casual (~i~t:va el ~~. «the Acts».e~1?res y los de otros. Sus representantes no se cansan de citar. parafrasear e interpretar los escritos de Bajtín. Barthes. Universidades.ionalistas.

__ ..ub. os investigado '6 .. . ._Los concept. está delimitado. ..os b.~~ · énfasis critico sus respuestas :rfiop1os aLsuntos. Un. .escribirlo? Aquls'é ·n'á'ce necesario un sis te• cepto.s~o Y la p~trlst1ca. das tentativamente. tenninología. Se parcialmente.ser considerado como . . os anti-mtertextualistas no se caom1smos.º'" .' .... sto obstruye el d · · proc.. • · e1 tenmno «intertexiualidad» sin hab . Jidad fenomenológica estát'c E . Mientras exista · a cara negativa de la moneda solamente un.." to e intertexto serian idénticos y no habrla ninguna necesidad de un d . .e es reemplazado por una contnbi1 son las sigui~ntes: ·¿qué marcadores·s·eñaliln\ 10 inte1'texto? y ¿qué cateª· s aun peor cuando Jo tud' . Un opositor' afirma que no entiende nada.una mente. Las o. a opos1c16n al nuevo enfoque. Hay tantos anti-i~tertextuade la parodia.última n. está caracterizado por atributos que van sultaría una venerable práctica d en'. de cómo se. inam1smo de los preguntas importantes que un estudioso 'ha dé prniitear en este respecto...· • ¿Qué es un intertextop? La respuesta a esta pregunta puede ser:. porque sus ele.. en gran menicativos) realmente hacen visible y comunical:He el intertexto.• '. pe igros de tal empeño son fácilmente v· . . Semejante tradición'. Por lo tanto. a 10 auctorum de Ja Ant'gü d d y a la alegoresis tipológica del hel . se arguye.esos slgnicos intertextuales É t .et.no general para m'ejorar su ins-· posición «entre» depende entérámente ·cómo se explica el término. no se los entiende. son acusados de ' . mino . vo~... Sin embarg~. Jos pende sobre cuáles elementos constituyentes se afirma qu. . En dependencia de su crftica: acusada de ser incomprensible.s1empre han t ab . De esa manera. HI cambio en la •mentos constituyentes se refieren a elementos constituyentes de otro(s) 1 trario: tal engañoso rotulado ·¡ da sustancialmente.n al d1a... . e1 nfasis en al papel del autor y del lector..téxto puede..--· "-. Todo Jo contexto(s). 'gunas propiedades pertinentes del· fenómeno sólo pueden ser deduciPor consiguiente.mientos alcanzados en el debate de la . medio y fin... surge un tercer r . ~.. r ªJª o rntertextuaJ. é .'vtdad e irracionalidad y de .rn ~rgo . d . concebir varios conceptos. por la otra. s. y su coherencia. Sin· embargo. e nuevo enfoque puede se t · ien para sus respectivos cam os de inte . Sostienen ·que toda cialmente los estudios com ram~ e los estudios literarios seriós.iitad del téruna falta total de cientificidad p s. la inversión de' esta ecuación no impHca variante tradicionalista..: ._ en resumen... expresa en·dos diferentes estrategias J. No.e componen zar conduce fácilmente a un L is1bles. sólo para que parezca ue estáer exa~1~ado críticamente el conma de indicadores y categorías analfticas. rntertextu?lrdad podrían ser 3pljexiste realménte.la ... .~o ~un m~s. av~nces teóricos en sus disciplinas. por la conjun:! ~r todo.por .• _ . Así han ·logrado. se remont~ a la t'm'1't tesa manera. ais~}(.sugiere.. rés. res e Jnc ma-· mas intertextuales: Los teóricos del '. por el contr. :. hacer más apli.. Tal sistema presupone la palabra de moda· ésa es l q ... .. sino des-limitado. t ". De la naturaleza de los mismos de· ¡· · e e nuevo enfoque s· b . la intertextualidad es someli~a . no cam~i~~: e dos m1~ afios.. el travesti y el colla e g~ner~ señ~la_n la mtertextualidad t\ 'listas como intertex~alistas 'hay -ése es el resultado... cados provechosamente a sus .. 'remás allá de él. .. texsan de subrayar que ellos . al1· 1· 2· Los anÚ-intértextualistas ' . textos. no. «Intertextualidad» como existencia de un abarcador arsenal sfgnico intertextüirl. r ven ªJ. .Q textos -eso es lÓ qué.una parte.ariO'.. ' d · ¡· en odres nuevos. Su actitud básicamente négativ g upo.OSO tamestán seriamente interesados Jo . intertexto . · · rogresistas a Jos especulati . or 1o menos eso es 1o que una·cons1 erac~. 'Ambós (y algu_nos otros factores comu· 'd ' nomenc aturas escolást' d 1 a desprovistas de contenid E icas... Sus límites esfán bien calificados proceded/ara vos.2.. . delimÍtada y coherente. fuerte es I~ _oposición a la " automáticamente que todos los textos sean intertextos. interprete la pretrumental metodológico y te n el~1. n usan «intertextualidad» como u :. etimológica puede sugerir. nsar. 1 • e a greco-rpmana Un intertexto..· Se le debe conceder gran importancia a manera estrecha de pe . es iosos usan gorías pueden servir para d.e. y de ser vino viejp 1 ieren. A~uellos estudiosos que ~. os especialistas. ·.2.t ' ·jndicados·por su principio. e.. en Jos media sostienen que l g .una intratextual que SO O aparenta un carácter nmu. .1. . pragmáti. de argumentación A los p a s.. que parecen estar particulannente . después de éión deliberadamente interreÍacionada de sus elementos constituyent~s . simplemente Todos los intertextos 'so. .. el c1 n ana!it1ca han redescubierto Ja·cita ·I . 1a tennmologfa a baterías de 1 . .l . En tal caso. en traducción y ri ~ 1.a cÓmprensiónlrudimentaria de se·mejante repertorio.· · · .dun 'ó entre otros. a alusión Y el c~ntón como forotro insiste en que siempre ha sabido eso._. tiene una doble coherencia. e: i? . ' «intern que los distinguiera. s. al menos pueden. . espe · ¡~ estructura s!gnica autónoma.ambl1no Jog1co. '". El mteres en srstematiun intertexto ·y sobre cuáles... Texto vs.

1 I.1 s dudoso que en modo ' . · podemos caso e a mtertextualidad d creciente. . Podemos imaginar dos fonnas extrema .to. Esta actitud Jllisma.~: en pueudnadactividad. Aparece como parte de una pragmMica que reconoce solamente el acto comunicativo indi- vo ' vidual.let ~o. Pierde su identidad d . y un intertexto que no . Un procedimiento científico que trate de no tomar partido y no seguir imperativos ideológicos. no podemos hacer afirmaciones definidas acerca de él. Si lo consideramos como un signo -de manera análoga a aquellos procedimientos que los lingüistas del texto emplean para constituir su objeto-.3. En este respec.a la idea de autonomía es: <<Todo.\. Se sigue en . estr11ct11ral Los intertextos se componen de signos. s1. repetición de reglas.~ ~:¡~e?omin. las reglas. .ante) --<> sea.1sas e a definición que dimos anteriormente es posible la part1c1pac1ón gradual del texto en la intertextualidad y del . cam 1a completam interna por una externa Su d1's 1 . medio y fin. totalidad 1 Dad~ las fluctuaciones a que está su'eto . s.2. .2.· J. d 1 . el aspecto estructural. podemos analizar el intertexto en una triple perspectiva semiótica (Morris 1938): sintácticamente. 58): p ser mmov1hzado. ~o tiene ninguna posibilidad de éx~ . ti run~un mtertexto. o o entonces d categorías. n e. pa.orno un indeterminabile en permanente oscilación-. en una re1erenc1a extri E semeJante intertexto radical sea comunicable ·. varias obras).. ¿Qué sig .ente en sus toterrelacion~ con · s.rece que casi tlcamente. sino únicamente la combinación de \as mismas. En la medida en que el intertexto sólo existe en el proceso comunicati· real -e. inflexiblemente el de Roland Barthes ( 1986.. nseca. Existen tipos de intertextualidad análogos a los componentes del intertextualidad material (particulariµinte) -o sea. Los signos forman parte de có· digos. . absl1 mismo. como signo basado en relaciones entre textos. y semánticamente.'~.. Con palabras mt~ntar [. la cual no puede haber estado en la intención de los que lo propusieron originalmente./nter1ex1ua/idades SS ejemplo. Es autosuficiente idéntico .2.upond~1a que el flujo intertextual ' enos mterm1tenteme t s 'I pue e un estudioso alcanzar una . postu 1ar una. nt 1ca esto? El texto . ·. . rela~iones estructurales entre él mismo renc1a contribuye la riqueza Y. implica una clara reducción del intertexto. Por el contra · 1· · rre e 1 nesgo de disolverse co'm . como la relación en· tre emisor/receptor e intertexto. Los signos representan el aspecto ·material del código. m.. repetición 1) código: de signos. por otra parte. pero tam.y comp eJtdad del mtertexto.~'. mtertexto en la textualidad A . · o uc1on total lo hace e · p10.otros tex~os. . El intertexto como un todo n9 lo constituye ninguna sola perspectiva semiótica. 2) intertextualidad estructural (generaliz. Esta doble cote1 8 bién a su status problemático. ninguna -" mente. en un estante de una biblioteca). En casos extremo p amb. una mónada completa en umca e. r nunc1ar a su princi~se ~s1ntegra en numerosas partlculas textuales que sólo tien . que e~ºT~~e. que cada perspectiva semiótica aisla· da es una abstracción del intertexto y basta una distorsión de éste. pragmáticamente. con respecto o la referencialidad del intertexto. e etenerse (por ! ~ los ángulos. sin embargo.. el intertexto no difiere de ningún t · ' ~os ejemplos mencionados son extremo a guno. Pero tales creadores del intértexto p é me1~ta me~te las intenciones de los principio de que el intert~xt~r~~e u~~: ma~t1ene~. Semejante empres to déscnb1rlo sistemápuede ser detenido por lo mª pres. Reduccionismo vs. Esto significa. texto es un intertextm> el principio rector se e mtertexto per se difícilmente s otro signo. la paradoja: un texto que no es . escala . nom1a pe1 tectasi misma -pero ya no e~ com . ~s supuestos texto per municación slgnica Pero co onl posibles en la realidad de la co• n arreg o a las pre . e mtertexto co· otros textos. clasificaciones y méi~1c1on liJa desde la cual desarrollar procedimientos contravien~n fund~ os p~ra descodificarlo. . en el caso de la inte~:. lingUistico o no-lingüístico. su elemento consti· tutivo es el atravesar (en particular. . debe intentar aprehender su objeto desde todos tL~i:cht~~e. • de intertextu a 1·d t ad creciente y de . puede atravesar la obra. '. un totertexto.] el Texto es experimentado / una producción. Los códigos tienen dos componentes: signos y reglas. Material vs. . que podnamos expresar en es ningún texto. En el d 1 textual. su que no tiene interrelación con otros textos en abso1uto realiza auto . Porque el intertexto se presta a · más enfo· ques que el de una pragmática que descansa en casos singulares de recepción. 1 1 . s. ente su coherencia · ..

de Cicerón no pueda ser · empleado sin prestar atención a la respectiva ·t estudiosos. Una exclusión asf tendrá que estructurales básico~:. q1. eundana . . intertex~al . 0 .:1gramática estilística.ríte común en el cicetores. e un cua · oduce no. · k Ambas posibilitan Ja construcción caso omiso de él.. Por lo tanto..~l es ~sfudio. otro. (diccionarios. o los p1. La intertextualidad estructural del ciceronianisino está establee[. tualidad es el modo de elocución del ciceronianismo..que..on~ !'1 que pa~e. sin tomar én consideración si ese léxico existe en forma primaria (las fuentes mismas) o como derivaciones secundarias 2. Diccionario de ideas afines. Una semiosis total del intertexto seguirá siendo un objetivo ideal .' semiosis•pragmál!ca.q!Je se pr. tesauros. la si~táctica y la pragm . del T.ente..-o sea. jamás llegará a ser puesta en práctica. puede ser tanto verbal_ como no-_~er.escoger ~de\ª• bién fuera del discurso de los sulae específicos. . elJ abandono de un concos factores transtextuales. los críticos conceptualizan la intertextualidad c. sióo afecta a aquellos aspectos .2 .1.que constituyen "bTd des de una gramática intertextual. ~A compuesta obviamente. es la cita.. . . Así pues. ·Pero los signos del código no son los úni·. • . ~: presiones e e.. Por -compleja .m-i1. que el tipo mixto de intertextualidad es sumarne..zca esta l~lens~o~e la intert:xtualidad como tal. Lo que( sde rle pr terial de este sigi:io textual · · textual La n o e ma · cia sistemática y así conibina intertéxtualidad material e intertextuali. ele partida). s sub'etivos que no pueden de un texto a.mar en cuen . El aspecto.. . A:l .de él un objeto casi h bastante específi.exlllal/dades 57 l' 3) intertextualidad mat~r. . a scm1osis s intáctica y .p~agm?tlc~. Estas últimas son el requisito para ll! constitución de clases y·~ cepto· mtertextua quePor r lo . por ende.ea el pre-texto . ~ ¡.a una da en· gramáticas esÍilísticas prescriptivas que contienen meticulosas fícil ·cscoger un~ .): Diccionario de palabras y frases agrupadas con (:= texto._~!l. La especificidad de esta dimensión consiste en ·9ue el referente de1 texto no la · el texto. ser controlados científicam. la ex~lu­ sión de ciertos aspectos se hará necesaria.~~~~ d~ Saussure y a los teoremas de c~m­ de intertextualidad es u_n caso muy común. ... tomar decisiones metodológicas que restringen el campo de investiga·· · át' d la cjta· ción.co de caracte sticas. . es\amos . ~ o i.ia. El caso modelo·en lo que ·respecta al . El modeUno de muchos ejemplos ilustrativos de los tres tipos de intertex. la c1 r1ª e~ hace. . bien co:~~~d~t::«cit~n» pasajes de la Bibl. del cual es tomad~ la cita de d(~t)inz). smo un signo .* concordancias realizad~s mediante computa. b 1 Como puede verse a partu e dad estructural..estel ª· ~\n . Los signos sif1 reglas no tienen ninguna·esinictura.ireglas para la composición de cola.¿ : de modelos. las de la comunicación intertextual. . lo sintáctico prefigura las pos1 i i a .i~l-estr~ctural (partícularizant~~gen<:ra::: : . . intertextuales es tan vasto que es d1dora).3.sinfonía. La gram ica e ta los siguientes elementos Una gramática de la cita debe to..á . afectar a la dimensión semántica de la intertextualidad. es una regla estructuron ianismo. tT) 6 sea el texto en que ocurre la cita ¡) él texto de la c1 ta ~ . de un 1. y viceversa: uno depende de la otra. a1Teglo a semejanzas en sus significados. gó. ria! de esta inteffextualidad está basado en el léxico de las obras completas de Cicerón.1e . Un estudio de caso intertextual: la cita .compó~ttores <l<c1 ~t representa una variedad mad dro Esto indica que a 91 a . EI campo entero Qe los fenómenos .los _s 't m> de una .' 1. La referencia a textos es complementada por una referen.tJWtlf'~ ~ ~ ~ ij56 Heinrich Plett • J. el tercer tipo . colocaciones lexemáticas dau. u.. . Decisiones : • estas éscasas ·observaciones.traslado de signos J f.:.r--. 3) la éita rironiamente dicha (C).' • • 2) (=texto • N.Para_el pro em .precisión tiene que para un <le caso (Plett 1988).·. el pragmático.1 ecurre a asoc1ac10nes 1 .a_la claridad y la. hzante) . repetic1on de signos y reglas en dos o mas textos::~ realidad externa. mate. petence y peifomanc~ de Ch~~r:a~·o para la intertextualidad. . .t . aunque a menudo se hac¡: .~~º sol?~esemiótica 'parece ser de importancia seEn su mayor parte. sino que· también lo son las reglas del códi. . terial de intertexttialidad.raurus (ingl. 2. . p 'eden ser consideradas iguales a los las reglas sin signos pemianecen abstractas. ~te '. Un·a teoría intertextual tendiente .dtce. st~ imp !Ga'nd1'vidÚales y vagas im. · y.. Es por eso pero tarnbién·que los .otro rderente de texto. tanto qued an dos dimensiones anallticas: d d · ·' / subclases de textos.optando por una ur.~: .a . The. • ral. Se . Otra excluarreglo a ( 1). 1 /nter. conceptos de langµe Y P. Pero es lógico· que el inventario de signos materiales ~ dad i~tertextual· q~_e.

+ Q2. Las comillas efectúan una adición grafémica intersegmental. textuales. para formular· !~ de _u?a manera diferente. (= Q.. ad1c1ó~ Y repetición de la negación «non» q~e falta . Para sumar estas características en una definición provisional: Una cita repite un ~egmento derivado de un ' pre-texto den. Revisando estos procedimientos transformacionales . Otra excluue no pueden 10 de un con¡ y vagas im1es anallticas: iguales a los mas de comconstrucción lad. · . la frecuencia. ' :to que es cli:ica y a una 1 por una uniicurso de los 1ie la Biblia.. Para hacerlo es necesaria 1 siguiente distinción: la forma que habitualmente llamamos cita pose una existencia dob. Can tidad Con respecto a Ja cantidad. sirro que rep resenta un segmento textual. términos inte~ex­ tuales.ll ll ~ \\ sl~J..Éstas se refieren a unidades lingillsticas de longitud variable: fonológicas ~-morfológicas.pueden ser designados me- . sino un elemento ex traño extirpable. como un segmento del pre-texto T (= Q2). interferencia y los marcadores de las citas. la distribución. un segmento-impropie que sustituye a ~n h1potet1co segmento-proprie.2.ogla diferente. y Q. porque. 143-1 49). al igual que las desviaciones intra . en un caso excepcional. Habitualme~te consisten en unidades morfológicas o sintácticas.~k'~)~ HHUHUHUHHl. Su más obvia característica ·es. pro patria. la permutación y la repetición (Plett 1979.le: por una parte.12).! ductores serán la cantidad. 1nHUUHHH 11 UUfo. e a partir ae . · 2. . Aquí se har de distinguir dos niveles: expresión y contenido. se sigue que la cita.más bien complejos •. Calidad Hasta ahora hemos supuesto tácitamente que.. nos damos/ cuenta de que sus resultados -las citas. Tiente. Sin embargo. la única diferenc!a es qúe su presente campo de apHcación es definido ~n. la cita n cita i Estos elementos requieren un análisis detallado cuyos principios con.la cita en lo que respecta a su calidad. ) mori» y su~tih. Es verdad que los tex tos científicos o judiciales deberían citar de la. sino sólo de manera parcial. tinguen como tal.1. minol. sustracción del morfema te. más raras: veces incluyen secciones más vastas de textos. Una cita muestra varias características inconfundibles que la dis. estructura de superficie y estructura profunda. es preciso exam :• nar . al pasar del texto original al texto de destino.2. en el cual él reemplaza a un segmento-propne. ~ walidades 51 Por compleja 1portancia sel. ~ .1· igno textual . pueden ser descritas en una gramática secundaria. o. ~ I pre-texto no es reproducido fntegramente. o sea. sin alterar el pre-texto. nu~ca es autosuficiente.. nea de Ham/et (V. Estas operacio'•!• nes involucran unidades rnorfológ1cas y s1ntáct1cas del texto. por regla gene..t~ T. que fraccionan y reordenan la bien conocida línea del pre-texto de Horacio Dulce et decorum est pro patria morí (carm. por el contrario. comprende las dos líneás Died sorne. Q . Otro rasgo de la cita es su carácrer segmenta!. El texto de la cita del que se trata. no constituye una parte o. Eyeless in Gaza de Aldous Huxley se refie re a un segmento de un verso de Samson Agonistes ~e John Milton (41).1ción d~ la misma por el verbo inglés «died». Los textos poéticos. C~mo tal.r~inal { -um} en «decorum». Un ejemplo tomado. El modeintertextua\. muestran su naturaleza específica en el hecho de que no integran elementos 1. Q2 significa identidad intertexrual. permutación sintáctica del p~e-texto. · . la calidad. sino que más bien los remodelan ~ tes proporcionan nuevos significados. Las respectivas transformaciones son la ad1c1ón.~~. 2. derivativo. . en cuarto lugar.. para emplear una ter· :.manera más exacta posible.en H~rac10. como un segmento del texto de la ci. o. Éstas son básicamente Idénticas a los tipos de transformaciones empleadas en la teoría estilisiica y la gramática transformacional generativa.). Ja .de Hugh Selwyn Mauberley de Ezra Pound puede ilustrar las variaci?nes transformacionales de un determinado pre-texto.1. como pars pro 1010. o.. Por esta razón. la sustracción. de un 1n objeto casi ~ :s elementos 1 . o los ·pÍ!l· 1ariedad ma:gla estn1ct1. las citas pem1anecen inalteradas. La estructura de superficie de las desviaciones citacionales puede ser descrita en términos de transformacionc:s. El cehtro de la atención de : la presente investigación será la cit4 verbal que se produce en textos . Algunos·títulos de obras literarias bien conocidas contienen citas de palabras o de oraciones: The SotWeed-Factor de John Barth repite _el titulo de un poema satírico de ~benezer Cooke..~~. Las lineas de Pound ilustran las siguientes operaciones intertextuales: sustracción de la frase verbal latina «Est [. y Rosencrantz and Gui/denstern are Dead de Tom Stoppard cita una ¡¡.3?6).rgánrca del texto.tro de un texto posterior. 111. probablemente la repetición intertextual: un pre-texto es reproducido en un texto po. non «dulce» non et «décor». ~¡. I· •· t textuales prefabricados sin alterarlos. desvrnc1on 1ntertextual Las desviaciones intertextuales.. y-por la otra. I¡¡ sustitución. en esencia.. hasta el pre-texto completo.. sintácticas o textuales.terior. las citas muestran una gran variabilidad.2. i ia.' verbales. /. esta suposición requiere algunas modificaciones.~ ral. En tercer lugar.

Distribución . . grafémica. registro. que flº tenc!rla sentido entrar aqul en más dedimiento de citar se asemeja al de Ir "fi i ~con a retórica. que ·' 1 . la iµ fluencia determinante del contexto de Ja cita resulta (primario) dire~ta~en~ew~ fpoosraeJempl. per definitionem. . El proce. ?tros os cnte~ws relev~nl eSJI t' · a 1stn uc1on y la free · É . • puesto qu e adm1te una lectura .:· . 0 pe. no-'idénticos. t~c:o. Petronio. en 1~ I· 1 • 1 j ª ilus~ ~ ~'h· s~~ . S. · 2. El hecho de ' posici n . La posición media Un . una 11ternl ~ .to C difie_ren en cuanto a que tanto a la distribución como ª 1º ~ra d~ complejidad. anastrofe. ( 81)' este <<d 1ál ogo». . nt~ mv~s llgactón.solas.. manera de1escribir 'las palabras.. por re la enera.en ·dos·contex1os:·el contexto del texto . mp1eJa se su estrucrura profu d . en letras griegas o ideogramas chinos. a veces los ideogr~as sión de la obra entera lo importantes para la compren-· chinos son reproducidos en letras latinas. pare.e esas posiciones estructuraen lenguas extranjeras son traducidas al inglés. montaJe otz l 7 .- .. Su papel es asumido por las citas requieren que el receptor los i"nt'e smo 1 . Eliot..· talles.l e. a 1stnbuc1ón de la cita d diatópica. · . vers? m1c1a_J de Ja Eneida de . A veces las.bªY.s a cita: principio. prosódica. escogccen relativamente simples pe so~ tomadas por si .. . de la.citas les.1 ~ ~ue el título. l'J .. .. El resultado estructu· · · . Ésos son casos de «transco' r e .se refiere en·su sentido literal : . el epígrafe y la fórmula de conclusión representan citas dentro de un texto.. bia cuando las interpolaciones' del pre-texto aumentan en frecuencia : su senlldo. · La pos1c1ón 1111c1al es Jo mismo que el tJ. n(erJ(frenc1a . . · mientras · :·. f más fuerte que la de !as citas n'iismas.cita!C1..to·contexto.. d . se extiende mu.incrustada . su impacto en _r su estrucnira y signi. · : ·: en un texto (cualquiera que éste sea) permite una gama tan amplia de de fas Citas pennite también una comparac . .' .a n~s he~os referido prosodia.. (KI 9 6) . 1 n os co~textos prima.o Hei11rich f'lett : J!~ ..1.· . ral de este procedimiento puede ser denominado collage. hay· también una multiplicación de contextos.os o má s (. Virgilio.i->J. en los que las citas de literaturas ' epigra e o la primera oración· J · 'ó ft1 1 extranjeras son presentadas en "los caracteres de sus lenguas originale~. solo ·1: lamente compuesto de citas~ En ese punto ya no existe un contexto en 1 · el sentido de una creación Óriginal.-J~S4~!-l!-f!1!-JtJkJtJkt~~k. sultante siempre se presta a d . P• • • . Tiene lugar una interfeotras características revel..está .: · ·1 ' A · · < 1 !1 ¡. tanto más polifónico será el d"ál n a 10 ertex. s~s. demás. po1Hsotópicos) que : que preceden y siguen a cada cita. d 11 l 1 es tam b ién una cita (traducida) d 1 . de la cantidad Y la calidad h d · . . o rámás citas estén ~odificadas en un ~ . En estos casos hablamos de interferencia interlingual. etc. . La situación. Las interescrua con referencia a las posic · á d pue e ser ferencias cÓdicas de los tiposfinterlingual y grafémico son emplead¡i. etc.o. • .J. menudo el\ los . . cuando están provistas d 11· · qu. . Si sólo se presentan unas pocas citas dentro de un texto.óc ura ~~ofunda intertcxtuaf ~ variantes citacionales. Lpreds . . Puesro lenguaje. m1erre1ación. • Una cita siempre. "'. Este conflicto podemos describirlo como características de la ·cita que cuando uencia.ficado puede ser relativamente insignificante: En proprie. 1 •. Como hay una multiplicación de ci· emplear el término de Ba"tln 19 rre ac1one· Esta . •.. fi Y . El título de Arms and L este cas·o. una interferencia. impllcitamente a menudo en la a re~uenci. 2 1 5 I . . top1 1cac~ón. ' ?ª puede ser un por ejemplo. sociolecto. ve. Por esta razón t .·:. aquí sólo se.. fin medi"o •~n~s ~ ~ . desv_1aciones 1 ~ (los pre~textos~ Malory. .remos el código como un crite~io apropiado.." '"~·. • er. texto poético tanto más co . 1 .. • •ua . sino las existdntes entr. os in erpretac1ones a sab . as! como una 0 más 1 tu . cho más allá d J 1 · J . .i·:.enfoque de los aspectos de la estru 1 X ~s enny 1. contec1m1entos de la p·ieza. 1 ogo textual..976).o) d . Uues.un1980) ex o que cita puede se. Para ilustrar IQs fenómenos de interferencia. . ' 2 . J. .· : tas.. a~óco. • r. .4.y~e l ·contexto del pre-texto Cr· Como estos contextos·son. diastrática.3. cam. puesto que el texto re' : .. y el procedie e emento citado y aqarca tamb"é 1 rio y secundario del mismo. etapa ma en seme1ante esarro o se a canza con un texto comp enivel (isotópico) degsiggni"ficado' un~ Cltda no mcluye un_icamente UIJ. aforismo de conclusión.Cantos de Ezra Pound. . toda cita implíca un conflicto entre la para fa estructura de la c1·1a· 1 d" '. r cons1'dera do como un «signo dual>> (R1"f:aterre •. t . Cuant . estacadas del texto de Ja tulo el . los Upanishads). son: · ¡ . As!. se enva del hecho de q J • En ese caso la influencia del contexto disminuye proporcionalmente.W~~~~~~~j~·~· ~ ~ ~~ ~ /. Frecuencia · Yuna no-literal. rán tratadas de manera bre .rraste Land de T. .· cita y su nue:. · lntertexl11cr//tladcs li l dianle nomenclaturas retóricas clásicas por e"em 1 . ue e mrsmo 1 La ti 1 . the Man de 0 B Sh e~ _ras tmproprie. sin embargo. .. .adicional (secundan.r.. Estas figuras retóricas nó 'i d" ~ P · elipsi~. . ·~ m ¡¡ i:~~ ~- ~· r • . dialecto..n u~º· ¡~uan ~ 0 son correlacionadas con · ~ reacia de códigós cuando la cita y el cootex. para . o.'ªs .: : miento mismo.• ! '. 'diatfpica.

J. además del individuo que comunica.2."glosas ·inargi '¡' «!·!· .. l~s marcadores de la cita so~ e:c~. Si un emisor.. son apropiados para arrojar luz sobre alel nivel fonológico com~ paumo rasgos allad1dos.Jfa. las comillas también nes. ambi~os e~ 1~:!~~~~s~ cursivas o espacios vacíos... . Porqu~ !as diferencias citacionales que él traza en términos de una escala de fuerzas normatina les de textos poéticos d n .i va · · numero y tipo·de 1 ñ i U ~ia citacional se ye desafiada en particular medida cuando un texto cana en confomiidad..11. un.2.n v1s1 es .manera directa o ¡ · d · vo como (<Cito¡)" 0 · . estos factores serán subsumidos bajo tal vez hasta como una parte int~ ra/~ad~s con1uni:imente con el texto..~ primera y segun..qf!..~ } citos. pre fa. a su vez. se sigue que también hay fun ciones citaesta ~estricción.AL1 lt. ~e..tores: ~mi~or. l 1~.. o }ncluso nom. una manera confiable. o sea. l~s cat. la cual.Jados fuera del ¡ · ~tc. incluye también la da. Él distingue tres funciones de la cita: de autoridad. y 2) el receptor como punto de partida para moLos marcadores implícitos so .ex~sten citas manifiesta~ . sin embargo se l. ~9...>cita (Boller and.y o!u1~~sturas manifiestas y ocul!as.~ ·~~. ~ a ~ . en el ni. pueden aparece.~ ~~. · t•i>!'. 1mpltc1tos o simplemente ·. .i ~ a s • 1• r 1 .. n ~ue no sólo ~eñalan citas. fas costu. Los marcadores e aJIP tc1 os. d' .i.~i¡::. ._:. función.c. Estos mar. Por lo tanto. Comó hay situaciones comunicativas más o existe una interferencia códica e . así como' los c . ~stán siti.ero hasta estos últimos han de ser consideradosi cadores son de naturaleza d . g e ste. evidencia concreta del pre-texto .>. medio. Marcadores lntertext11alidades 63 Una gram~tlca de la cita no puede'traba' .·: :. • una pieza incluye 0 enguas extran1eras.1! 2.ª caracterlsticas no-citacioe1emplo · habl antes de dialectos 1 • cuan o' por vas decrecientes. hace uso de una cita.c d pu~de atribuir una ambivalencia aún utiliza esa perspicaz observación en su tipo logía de las funciones del tipo descrito pueden referi~s:~~~1~~1lcitos.con cautela. le corresponde a la «competencia cita· desea subrayar o disimular la . una.. La competensertado» (Stemberg 1982) El In . t ti s. ~-n dependencia de si el autor : f cionab> del receptor decidir si una cita es o no una cita. 2. t' ~ar cttas.~s <. .!tiict 1 s .u~t . dos percepcionales de citas. A pesar de cionales más o menos convencional izadas. ~ ~. Si son u~rentar~os. .'. tt •t •t ~I ~1 . na es. En la s!guiente explora.~J ~I ~J ~1 ~. . código. sin e?1l1argo. Si se est bl as se a1es textuales ·Í ¡j: rece de marcadores tanto exp)lcitos como impllciios.I JJ ~J iJ ~I ü ti. como el galés Fluellen ~n erudita y ornamental. . ~ brando la fuente directam' en' te' 'E " . interés de 111 simplicidad. Modos funcionales : ~on.~~J~ estando!\·. son modificadas por las convenciones de la situación marcadores impllcitos s. ' George 1989)..:. por r . il l\ i. son reali· m. a la pragmática. dos aspectos centrales: 1) el emisor como punto de partido para modos subtexto.·~ • carácter citacional de un segmenro lingüístico sólo aparece sobre la inexistentes. Esta incluye múlc1os y post scripta. porque hace . se tornan efectivos comunicativa escogida.'. sólo los explicítos pareéen apropiados para indicar una cita de dores que indiquen que tienen fu .. receptor. ll ~. de Ja. no sino también otros rasgos textuales .J}¡ ll U~ll. º . por eso.·:: ~ ~: ~en~ció?. r base de una «presuposición pr~gmática» (Culler 1976.. ·. !=lt~)~_. con:o comillas s~ antes y despué_s de la cita.. Y ~u contexto. Estas intencioson una señal de ironla) C (po~ e1emplo. · · · n contraste "·· ·· · • ·• i~tratextuales. ¡nente la pragmática de la cita.er erenc1~ entre el «marco» y lo «in.Pseudol)larcadores consti· :: 1980). t. .·A causa de la naturaleza ambigua de los marcadores de cita implí· ·'.'p ~~áticir significa la comunicación eje citas. Los marcadores exp/1'c1'1os· . tn~!Ces d~ fueptes. evidentemente.:Verbo perfomiat1' . -~-~tos marcadores { r é1'. · plica una asimilación de la c't1 :J· • • a a su nuevo cont t · • mmuc16n de tas interferencias citacionales.: :'<din 'a"''''">·~..J . · 111 1can una c'r d · 2. porque el comentario puede ser un pseudocomentario. Leps 1979tuyen una clase especial que osos. P.. :. ~I 'I ~I ~t ~I . eso .. y la ' . Aunque estos aspectos no cubren enterarasgos afiadidos a Je cita Co n ora rasgo~ inherentes a la cita ora' . Stefan Morawski ( 1970) más fuerte a este tipo de rña. las noias. Jar sin un_sistema de ma(caJ ~.¡ s a e n n a ' :flenry V de Shakespeare o el teniente francés Riccaut de la Marliniere ~iÍ Minna von Barnhelm de Lessing. sino COI) ciertas intenciones. .tre la c11a.1.óloomo rasgos inherentes a la cita misma los J ' .ita marcada como tal puede resultar una pseud<.s: ~ac. ve! grafémico.1~.dis.es~ala ~:nitidez decrocien. un hablante o un escritor. .dentro del texto. 'bl ras entre cita y contexto (C ) Ha . lugar._ti' · • ' l. en gunas de sus características esen?iales. adquieren el status de uo funcioi:iales de citas.: t 1) ( - 1• r . En este caso el . tiempo..º. .b ~erv\}ci~nes realizadas en la primera parte han llevado la arguriza a •como <<'principio·dé' la 'dita» .. ex o y.6. lo hace arbitrariamente. . L a pragmática de Ja cita mediante. e1c tc.7go~!~. o. Estos tipos funcionales. texto propiamente dicho. en os casos en que menos convencionalizadas. gramática. .

. . actúa asi con ciertas intenciones.P.s cuestionada en absoluto.~ «poemas hallados» del autor cºanadiense John Robert ·colombo.1. la cita erudita está abierta a una·d ~..función de afirmar una· autoridad el te~ im~onen al emi~or una obligación de c. En es 1 os actos sacros Y legales. . i embellecimientos decorativos afiadidos a la substancia de un texto.rP!mnn:oJo.. aqul .rque ~ncluye numerosas especies de discurso ocasional: car..1. puesto que signi tas.cita de autoridad e!1 la·medida en que también r. ' 1 1a o caracteriza por su carenc1a·t1e un propósito pr~ct1co inmediato.: .. Ta que asuma. puesto que se preserva la inforrnaciÓi t upo~ogi~ de Morawski. :· Emulfo de Rochester). rios..bargo..anto ·todo post d no-poético. zado~b éen textos no. . un cambio decisiv 1 ~a cita de aut~ridad se produce en situaciones comunica ti. de citas de textos no.-literarios. La cita de autoridad · eso la :relación funcional eatre ·texto. La siguiente discusión comenzará con. Admite más de un 'punto de vista haspuestos enteramente.. Al ser un estimulo estético para el deleite del receptor. Cuando en su pretensión de versión de este procedimiento· cuando una cita ao:poética es inserta auto:idad una cita no. Esto se debe a que las citas orriámentales sólo sir. 11· . s e una . que contie . .constr. 1 ~m n en textos lite. po. La cita erudita . sufre.ti vos son ·:~ oamental m'uestra '1a más·íntima-. Dentro de su radio de validez.la disposici. '¡a autoridad recJa. .. · · r liberada-. ivi 1•o. .os y Jos contra.y cita. ' ' .tratados de medicina (Rqbert Burton) y de filosofia (Jo fiere. es deci considerar que su funcion es '«ideológica>'.excomunión (Obisp puede cuestio~ar ~u validez.'· respectivam~nte.un propósito de esa lndole cuando un po T eTcampo e doctn~a 'polftica. como reportaj ta su refutación. • • • .. Ja ·~ ¡¡ acto comunicativo no fracasa. d 1 d er~or exto e referencia Ú?ºr ejemplo.. los comentarios bfbli~os) y provista de ·su función autotéJica e investida con la función prácti 10 ª cita ton:iada de ellos están· sujetos a un radi. es decir. Locke) y liasta de una fórmula medieval de . sm em. propio texto poético. Ydespués_pasará a delinear unos ~Uantos aspee:. Engels y Mao . . esta cita también puede ser llamada «aFgumentativa».. donde los sacerdotes y predicadores 1~ ece" ·• respecto.Fso poétjco.696).:. se produce una i trecho. comurun~nte de carácter¡:xegético. d~ aplicación es.~ J: básica. ·Por lo t. anuncios. da par~ tales hbros no admite du9as. Sin embargo.ni).entifi~os e ue ~ · sa «satisfacción desinteresada» (Ka. el Corpus Iuris Civilis 0 el Código e· .urence Sterne. t Si en esos te_xtos .a instituciones sociales. Su espectro. El autor que re~mplea fr_agmentos de (pre-')textos poéticos en mativa d . el Corán..la cita poética.itar. . F' 22 · ·1.eñimi ntos de.2.. Ejemplos ilustra. Tales situaciones co~lllnito sirve ~ la cita. etc.. afinidactcqn. artfculos de diccionarios. amplio.también se puede da en un discu.' i l11tertcxr11a/idades 61 . indiscutiblemente. Por el contrario. difiere notablemente·· deJ ..vas ue le «Mientras que en el caso de la .. una utilidad práctica inmediata 2·2. . se pre.able de periódico~.i }.usada ~ara contar con la ~utoridad del 'conocimiento indis~utible~ ~~~ . S en 1 d ¡ . de la . Resultados de un desarrollo moderno son l una_ contextualtzac16n afinnativa. co cus1ón de lo~ p. por eso el · .1.. tico. la obra de Marx. la cita 01 ~cto de la Cita cobra un carácter' ritualizado. la cita' poética • · os .'. se puede lograr. to Ja poetización como la despoetización de 'una cita represent · cambios funcionales que son condicionados por la influencia do · 2·2· 1·3· L a cita ornamental · nante del contexto de la cita..de los . ~.. sulta dificil cualquier afinnaci~n de índole general. dÍséursos políticos..sen' tan ' j¡ .. .transferida a un ·estado de «confor~idad a un tln sin un fin» que ca La cita erudita se presenta principalrhente en los . • • • • • • •• • .. para aventurarnos ·embargo. pero. un periodista a· un vendedor emplea una cita poética en un tex se~ng (de ah! el ténntno «la Biblia de Mao»)..ita ornamental .situación comtmicativa.4. ( citas de .acerca de la legitim'dad de 1 mismos Estos f En comparación con los tipos 'iré-poéticos de cita.~ ''.. Mientras que Ja cita de autoridad exi e .· La e. d1scur~os r.textos ci. . .control ideológico de la cita de aut Y abogados ?poyan su razo_namiento mediante citas d~ la Biblia' 0 de 1.. Podemos hallar e}emplos se refieren a otros textos científiéos.ranos.. está . .. Como la cita teológica pued 1 este método en' Trisiram Shandy de La. ése caso la cita es poetizada. man ten en e1 status de «libros sagrados» sea la B'bJ' .ón es la inversa» (Morawski 197 ca uvas está~ intJmamente asociadas . todavía-menos subord1·nada a las fuerzas nor.ven com 0 tos uncionales de la cita poétiéa. .2.. 'En este caso·Ja cita poética es despoetizada.ersuasiva· de la cita erudita. t.se borran completamente las citas ornamentales.o de aplicación muy esdel respectivo contexto de fa cita'.-li_tera. ~n cuant~ a la pluralidad de funciones que es pr:i. __: __ r ··~ ·'-···· ~ -- ª fiº t.: ridad y de la fuerza p. La cita poé~ica . 2.

.2. men~: v1~1ble la doble cod1ficacipn de las mismas.ai'los de verificar hasta citas y alusiones remotas en sus novelas. la recepción de las citas avanza en tres etapas: • Etapa /: Desintegración del continuo de la percepción (contexto de' la cita) por la intrusión de un elemento extraño (la cita). Si no las ve. hasta las Geflügelte Worte de Büchmann y The Ox/ord D'ictionary o/ ' : Quolations.ic970.. no torna >. sin embargo t ( Por ~sa r~ó. ª.• . con Ja literatilra -a' no so ~men. y proclama abie rtamente que fueron s~­ cadas de una Galería Nacional...bstáculos de recepción que estorban el proceso de comunicación del tex to.11arcadores de manera t¡ue se hiciera clara.o podrla ser que el propósito primario del autor no es .¡ a/11s1on literarias. No'hay ~e•ioreª. que se t~opieza con un text~ que . o sea.a~u men el· papel de los sopOrtf S de información impresa.os Y textos que citan ·· o e a raca~~ estehco no puede ser identificado fácilmente. puede n~tar las citas o no. 3) escribe al efecto.2.avanzado (enriquecido). Las citas constituyen o. Depósitos de memoria rc- :il 1U 1U ll J ·~· 2. Aut~res como James Joyce·y Amo s!hmidt.• . ~a hteratura de esta especie tiene como ·autor n un pnela doctus y requiere como recepto·r a un /itferatus doctus.• r. Las costuras entre la cita y su contexto no sólo ponen en peligro la homogeneidad de la estructura literaria. 2. que deberla sentirse obligado ~1· a sum1111. C::ó d11 ·-~ . ~ sito. '. el oyente o lector. 2) impreso. un sinnú mero de libros . Este avance. en dependencia de la cantidad de cita8 É~eces m.• .~ Yª \ para usar el bien conocido título "deJ libro de fredric j se re{i ~. 2. Etapa 2: Verificación (e 'interpretación) del elemento extraño (cita) mediante una digresión en la «arqueología del texto» (el pretexto). 1 oreste uto- 1jes 'antan mi- 1 lll t • » ~ivo : :xto destica iinrta:cir.. Apophthegmala y Parabo/ae estuvieron entre los bestse/fers de h·' su siglo. . de depósitos de memoria que marcan tres etapas en el progreso de la ci- ·[~ vilización: 1) individual. .~.&ª. una <(agencia descifradora» ha estado tratando du rante . ecuencia e citas encaman Ja siguiente paradoja· Ja J'd dd : .a :esponsab1.2.ªms eson · 2 1 fr · d · ' n o con una alta .2. La memoria indi- . superflua a la memoria individual. sino que ocultan sus cit~s tan cuida. Los •!J~ almacenes de la cita impresa fueron llamados Libr9s de Lugares Comuf i · nes. ' • l~'. sino también lo unidad de la percepción.'ta • poético (Smimov 1983) que denota una realiaad fice . En la ere electrónica las bases de datos de las computadoras .. el texto no logra su ro ó .espeJOS de la realidad.la memoria individual fue suplida. Por eso los textos Ji'tera . Y deliberadamente deja indicios para guiar a sus perseguidores hasta la presa. Modos de percepción a se )íll· u 1 te.. ·podemos rastrear su historia ~ :.y artículos sobre oyce y.!· cionan a la humanidad la perspectiva de úna ampliación casi infinita de ¡~.. Ong 1982). en el caso de Schm1dt.J{ en la ((Cárcel del lenguaje».(. tennedia en el desarrollo) (Compagnon 1979. f (15 s.. E.por Ja memoria impresa (la memoria escrita no es más que una etapa in~. veces menos. . o sea. E.r. pe~anecen fieles a esta máxima. r u u . por ~! ende.s~rar las citas co~ '. El re d t 1 ~ · . que consiste en abrir diálogos entre pre text . un texto .2..rac1 n e .(~' . sin embargo. r t us. ta y :au¡ de ene ohn spo los ~' '-' La recepción de los textos que citan no transcurre parejamente. sus . el ción orno Por t 11 lll ~ neg~hv.·:.. Este . Par~ !j¡ te de 1. ·• ~. 1 1 teratura hecha de literatura es literatura·. El primer autor exitoso en este campo fue Erasmo. .. él de~ea ser descub1~rto. Ellas le propor¡'. apartada de la realidad factual. Thesauri. capaz de recibir una mayor cantidad de experiencia literaria.. La percepción es distralda por algo extraBo e inesperado que requiere integración. 1 ~ tipo de memoria pretende tenpr la ventaja de ser extrapersona y. Estos conocimientos gon almacenados en tres tipos w ifi- dor 1 lntutextualidades 67 . p . ·vidual constituye la base de la tradición de Ja literatura oral en las socie~'. ll • . esto que el . atinque no reemplazada. Sin 1011- He aquí un ho?1bre que roba y alardea de sus hurtos: cubre sus paredes con prnturas.1tdad recae en el autor. Con el advenimiento de la era de Gutenberg . .una confrontación inmediata con la realidad si var su . . Eta pas de In pe rcepción • '' . ion res veces t ª ~I receptor.~ dades anterior~s a la alfabetización.2.. . Etapa 3: Reintegración del ~lemento extraño (cita) y reasunción del continuo de la percepción {contexto de cita) en un nivel de conciencia . 1 te con . Collectanea.. ' Adagio.n am?os deben estar provistos de suficientes conocimientos de histona hlerana. /. En su libro ..lle '. No es como el muchacho espartano que r3b~ba y ganaba gloria si no era descubierto. Colocada en un esquema simple. 233-356.2. porque ésta sigue representando el •1 • único instrumento de 'descodificar las citas en la CQmunicación oral. . ' 1osamente que se h'a escrito.. Polyanthea.l. su memoria (citac!onal) colecti va. sino que es retardada una y otra v~z. y 3) electrónico.:.1 aud1tono a . Kellet (1969. por «umbrales de cita». 1 excepc1qna caso de una cita-dentro-de-una.no siempre Z . p • ·. c_ua.ci ale. Ct1a y .

esa es la cuesfó (BI es que este discur~o es uno de 1 J n» oomfield 1976). .' Si los textos se vuelven tan bieti e . nq plaqtean ningún p!oblema. calidad y frecuencia. . en el .3. Eso es lo que constituye su intertextualidad. donde. .ertirse en almacenes de citas elonoc1~os que se ~esarrollan hasta de vista fácilmente sus contexi'os us.J.J._es decir. esta ·pregunta puede partir de una 'consideración de los criterios de cantidad. 24). Eso les ha estad~ nom~s y asumen ~I status de adagios Con gran frecuencia el resultado ~~umendo a las citas durante siglos.u~no de esas c1.• Si la cita pennanece inadvertida n . ' q veces concuerda con la_s intenciones 2. Así. Gada vez que .1sino que siemprt' un nuevo texto viene al mundo s los>~ rrvel 1978).xÍo entero -por ~jemplo. la lenPua inulP-•A·. text~ . i a cita no es verificada. es cuestionable si la repetición de un solo grafema -como en M de Geórge Tabori. A éstos los hallamos tam~ién ·en la gramátiea de la cita. •: • . Por consiguiente. Porque un<? po~ía sostener que ~a identidatl.so de rrupción del proceso comunicatfvo d . . En lo que respecta al texto. Lo que se puede decir -a propósito de la producción de textos. evidentemente.!> (1972.la Medea de Eurlpides. . · 3. en ['lay de Beckett.aforismos. el texto una colisión de C y C (qu h a e a ncc1on que· tiene su origen en espontaneidad pu~de i~clu:oªa~rª/ª no se pro?uc~). ¿A qué convenciones evaluativas es sometida una repetición intertextual? Ninguna de esas·interroganles puede ser respondida de mnnern exhn us• liva ·en el maréo dei presente artículo. Re p etición •.es ya una'cita.vA nrtlnnr. como lo atestigua el sol'I e~ adr a un pre-texto todavía no olvida1 oqu10 e Hamlet que co · · . 3. . Existe como uria perenne interacción entre identidad y diferencia. os que una Cita a m~nudo tiene er 3. lntertextualidades La sentencia de Charles Grivel «N h .. ¿Qué tipo de repetición es suficiente para asegurar la «identidad intertextuah> (Miller J985)? 2. las dificúltades incluso _aumentan. Stephen Heath ·percibe aquí en acción un proceso continuo de transfonnación: «Lejos de ser la creación única del autor como fuente origiqaria. ¿Qué tipo de repetición:constituye un texto en intertextual? Una respuesta· a.ciertos prob.ica. a su vez. ( 1982. Si ése es un caso de identidad minima.le· mas. ¿Quién decide si una repetición es intertexnrnl? 3.:' . deviene el precursor de textos subsiguientes.. • e re ac1ona con textos anteriores y.¡ . . La mte-· dición de fragmentación ue CJB el texto de la cita en una con«hen kai hólon». se ha de descartar la etapa j En lo percepción poética se interru~ e e: Idos ultimos_c~sos ~! proc. .rriatcrial de los signos empleados -Óor e1emolo. Si los intertextos están basados. eso significa que el mismo es un intertexto. vale también para su recepción.1. todo texto es siempre otro(s) texto(s) que él rehace. ion.·' de la cita carecerá en gran med~ne~g1~ s~~á~t. sostiene que ningú~ t ~ ªY. estando faltas de sus pre-tcxtos. todo texto es spme. El resultado dos en la literatura mundial pos text~ más frecuentemente parodinhumoristización invada tambié ~r eso ay un ~ran peligro de que la nificado Y ridlculo: ésos son ~o: t~~~:e de la cita. nea «Ser o no ser.principio de la repetición. No . Por esa razón rizantes») a fin de recuperar su ne t~cnicas específicas («desfamiha. El descenso en la do. está conectado a un «universo de ~:x~ ~x1C~ ~1slado. ~a carencia de sigque pagar por su fama. Est an cam ien to .2.constituye u'n ·caso ·de identidad máxima. en casos especiales pueden surgir . conv. prolonga. se toman manidas como 1 han de ser revitalizadas mediaast « etá~oras muertas». comenta. de arte de1a entonces de existir perceptiva del receptor sinoqu~e1~cluso no se deba a la incapacidad artlsticas del autor. a etapa de ahenac1on.2. simultáneamente post-texto y pre-texto. Ningún acto hennenéutico puede considerar un solo texto separadamente. Decisiones .in egra a en el texto. así como· con una dimensión prospectiva. . o sólo llátia~y" siní• ple repetición? Al pasar a los criterios cualitativos. que se refiere a . que no sea intertexto>: . . re!\sume. surgen las siguientes interrogantes: l.¡ue.tas p~ede perder vuelven unidades de lenguaje a tó originales. Las citas entonces se y ..obstante. Sin embargo. 240). la repetición de :un·te.tido siempre a un proceso de rep'!tición. m1enza con Ja J(.~ne ~n acción en absoluto esta realizan las etapas 2 y 3 s· l p. secuencia· de etapas de la perce 'c· ~ se. La unida~ de~: :~r:erece el ~plteto aristotélico de Semejante fracaso puede . Más bien es una experiencia con una dimensión retrospectiva.. desplaza. no se · 1 a Cita no puede ser · 1 d .. ¿Eso es todavla intertextualidad.

totalmente inco t'bl • e a arb1tranedad del signo de 1 ~•• mpa ' e con la noción ' cer cnterro. El objetivo iilrua/idades. Cada uno tiene sus ventajas y desl ·ventajas que no tienen que ser descritas aquí en detalle. El 'tipo sülijetivo es· el . P. que cuestionan todo... y (3) a4tomatismo generativó. ella iosiste en la inalienable origin~lidad de los textos. · n cuanto al ter. n aponas msofubles 3.sición de intertextual idad sin posici. J· pectos del modernismo.•ma mstanci~. un perío: . De acuerdo con él.1. dad. .1· . y en el travestí. sino que fi. negación. Evaluaciones 11: 'La·intertextµalid~d no existe._~na tercera posibilidad sería la . errogantes que · 1 por uva acci'ón' normativa Pe / fi so o pueden ser respondidas . que . e iera ser una persona culta o en· la intertexrualidad afirmativa como en la negativa.ón en ciertos as1v1 ua es. El represcindir de modelos. pero aún más en el postmodemismo. tiene sus funda. depende de las convenciones culturales reinantes. 69 1ede 1 re1 serosecta Jllá:ión ni ca o(s) Por >•!li- e 11:ia.fuente de Continuas intertextimo es un texto autosuficiente. o «anti-intertex. múltiples?icos El acen .2. en su cacombinatoria mnem-otécn.do. que.z . dc acuerdo con instrucciones ·¡¡ s laf repetJc1ones intertex'ruales Éste es el campo de la intertéxtualidad relativista.un . Je• 1 no ya . Están ligados ! : a tres conceptos: ( 1) impresionismo subjetivo. ~= mentas en el concepto medieval de °m~. hay tres admi. que es un ª * • ! J . la calidad estética de un texto está determin~da por el grado en que éste reernpfea las reglas estructurales y pre-textos del canon clásico con el propósito. La inlertextualidad negativo ·está estrictnmente opuestn a esa actitud.'" .'e''ó n es intertextua/ y " cu á/ no. Tales procedimientrucci~n empírica de un interte:~e:li~::ados.· ayudar a decidir si. puede ser íocalizada e· d'li ora explícita ora implícitamente. todas las respuestas' .. Pero esta ·acc1'ón1cna es una . relatividad.l111dad de lllterl'extos. · la frecuencia · qued a sem1ohca moderna E · d . . . ese Cáso se presu.J iU JJ JJ tlt 111 111 111 1ll l I J. La intertextualidad invertida es un tipo más· dríamos idear un «archi-iñterte:tua . varias. zación de este postulado.smo crr. ambas.ptior ehcrdrr qué número de repeticio. Normas · . ·sin embargo.te x t o se vuelva un· . libre de intertexios. · . Para limitarla. ·gen dad terlllS- ·es' ite·en ro.• dudoso es el intento de algunos • . enc1a 1e impide hacerle .ndiciones pa~a ennitirn . especr icas Aquí se pod 1 b' •I restncc1on al nivel de la compet . (2) el empírico. El ideal de la imitatio vetrm1m de la poética clasicista realiza esta posición en su fo rma más pura.~rentes espe~1es de emisoreslrecepcismo. ~in .fi ·¡ os hablar de tntenexruali. ~·¡. a ' a recurre a un macro(inter)texro su propio vocabulario.r! Y al cabo. Inmediatamente des¡rnés del ro111a111ilores. Ni siquiera Wordsworth y Mallarmé pudieron a est asada. o necesaria d· · · nos Ysu repetición~· sino que en re J'd d men1e istmgue entre los sigconciben algunos· lingüistas generativos.«ar. Si las convencioconstrucción de un «habla~e/o ed1os. ~sa reconstos causan una reconsideración de los valores y por eso participan tanto comphcada.. y (3) el ideal. transpone tópicos.J J... hasta su propio status. . en este caso en fa '. . ~ r. I . motivos y acciones «elevados» a un estilo «bajo».á ro. Hallamos esta po. Sin erpbargo. e~to. La intertextualidad afirmativa surge de la suposición de que la r«<petición intertextual es una característica posiiiva del respectivo texto.iU . de superar a tos antiguos en su oficio..chilecteum ne tópicos. ya que no está claro si éste ~r~~s-md1v1dual sena bastante alguien con conocimientos rom . la evaluación positiva y la negativa carecen. parece casi imposible una real i). personajes. · .ara resumir. entre otras _cosas. .iniertextualista individual.n da ca. combm~tona. . de Irónico de intertextos que mue~tras !~~~eraria co~o. Éstas dan por resulta. cuánto más . in iv1 uo produc11vo/receptivo cuya ars rácter separado con respecto a cualesquiera otros iextos. Todas esas son i'r1t oga o e «Jntertextuah>. La acción norm.. . Sus manifestaciones . Perfiormances mtertextuales ind' 'd / s JUst1c1a a fas di . a la inversa. en un reino exento de valores. que transpode Rifaterre (1971 ). (2) positivismo h is tóri~ } co. efecimportancia.)(·- ' de 11" ri- ial 1 >r~ f ) /1111mex. En.1ualidades 71 1· nistradores concebibles que podrían definir la nonna intenexrual: (1 ) el 1: .e~bargo. tuaf». lluctuante de significantes lib. un generador. J. cuatro actitudes evaluativas: afirmación.que abarcaríaª~~~» -análog? al.terro puede también ! do literario puede ser cata! c.J. en relación 1 m1. ' argo.tiene su propia gramática y . . concebibles apenas ·oculta. polúdicrp. inversión.· ~es de un tamaño y calidad espeªc. a norma mtertexsultado es a menudo la arbit. como tal es un texto general o ma~:~~~~~e~~ dem~strar que la realidad } pone una naturaleza del signo que .·: 1 int rt e exto: ¿u!la. La hallamos de manera más visible en la parodia.I ll l\ u ciona ~uficientes co.. r ic1 mente aceptable.. personajes. motivos y acciones «bajos» a un esti lo «elevales de todos los emisores/recept as las experiencias mtertextuado». Un concepto d 1 • . r o ~etar que su son el coflage y el montaje.tiva que ha de d ·. que -como lo .3. '1 . . Cualquier cosa puede ser combinada con cualquier cosa. S1 este nivel cualitativo parec/d. nes fijas dejan de existir y dan paso a una multitud de posiciones igualcada caso intertextual concreto t~te 1 ea f~> que hada caso omiso de mente válidas.3.ai'i d ~xpene?c1a p~rsonaf de uno. t1J l á b remente disponibles L . · · ec1u1r cual re pe t'.·: de esta especie es sin emb dus symbohcus..

. · d· · sion•l<S..én los no·'"b•i'8. R•><I . a un·estad10 m~t 1s i. a un s . lenguaje 'de la cultura Juvenil).en. El resul~~ . tra· de diferentes subcla.n. aunque subordinadas a criterios gramarica· · rt' á 1 · " · S · 1 · 't · ·. S_ubstitución lingülstica 1 zarse unos a otros · · b 1 e pueden reemp a •~ ~ proc~deo l J Los signós 'Y.iin Rnhh . las estructuras se refieren a estructuras. Este último tipo redondea una gama de actitudei '.2.2. Kreutzer de Tolstoi thoven """' la Soncita a · (6) '''"" ª'''""'-> ' 1'"0 /" . Je 1 Shakespeare aleman» e le «Homero inglés» de de Wilhelm_Busch Schlegel.. . g (p eJ· ei inglés antiguo). eJ. d' stgno . r '¡' t'co anterior . a gf mación interlingual son el p . manua es e ·--. acústicos.. oi. Perspectivas ·~ . etc.~artmann """' Cuadros en 11na expo· or (4) signos visuales ejemplo: cuadros e sición de M~0<i« Béj~rt efec~ar.. .. lstico transesll 1"' • 1 d estil ac1ualizac1 n ingu ' 1es en fas gramáticas. ] ~ J ¡..2.: este fenómeno es Travestir de Tom Stoppard. qm " '"" " • '"'""· ' stg"' quo os"''"º' m'"'""'· dos no pueden1 éser lomados en consideración en todos los casos.l. • . • ¡·dru1 pono mon. vi· suales. estados anímicos de un pre-textq que ranedialidad a esta especie de .-1982)..gnifi"""'· "no m un mWiom dif. t'' ficable. Esta categ?t~~ªación o poetización (Genelle 'ó I' ... . in drei Charakterbildern (nach Goethe) de Franz Liszt . (3) signos visuales~ lingüisticos ej emplo: 77 cuadros <.2. los ejemplos · omos y policromos.• <ll '?g un re istro lingüistico especifico (p.. . Los pt y una ciencia de los media genera1 de los signos Y su acomodentro del marco de una serruóllca rt'bilidad 'l que tendría que investiga~ la con ve 1 • . P'"" J"S intort. 1 Los signos de diferentes clases son.''" 3. ej. Jo· .nf:""'" ""' ""'ó n "gmonJ•1 d• . misrn.i.le René Magritte captive de Al.1. por ejernplo. sino ~ f . 3.isión on subol•m. "'" 'isiblos on I• : 1discusión A de la cita (2. do de tales operaciones es una. · .ses. ~~ "'° ''"°' .1.· El Los textos se refieren a textos.11_. se hace posible un paradigma substituciooal de seis transferencias de signos: ( 1) signos lingiilsticos ~ visuales ejemplo: piezás de Shakespeare por Henri Fuseli (2) signos lingüísticos ~ acústicos ~ las ilus'traciones de éstas ejemplo: Faust de Goethe ~ Eine Faust-Symphonie.. Substirución medial """'J°~~t:co.. Se oueden hallar detal Al~x~nder l':."'I puode "' 1· mi« ""' di. ~ la novela La be/le ModestMussorgs~y IC (5) signos acústicos """' lingüístico.1• '""""'"'' --enmo <n ol d< fa. . . ejemplo: la Kreut~ersonate e ee 8 · ..' evaluativas que demuestran que la repetición intertextual no es solat mente un medio estillstico y un método de constitución del texto. . CJ.} · ~ simil0<os yo h>n sido fonnul•d. ~~ transformaciones interlin?uales. el alto ale· (p eJ·.un ~. La substitución estructural funcio~a de manera análoga.2. T"nsf. . verbales. os. po¿ ''. ilos1<"i'""· "'' '''" d< signos •d· t· Como'""''"' l• '""''' ''... 3. Asl.. · E' mplos de trans or .proceso perenne de auto-intertextualizacióo. "'"'" do los má dofinido pot '"'""· Ab'""á j no sólo los signifi"nlos Wb•IOS. • 3.·sino "mb. n.Ju•lidod.er a es .. cuyo lftufo (¡plural!) yit . En nu<st<O <on""º los '""''°'m"iooos '°n pt0<'6imion1os P'" ttonsfonn0< I• toxto•lidod on into¡t•<IÓ•lidod. mpoeh~o~ ~ tom•~ ~o ro~.. 1 nos.. . Como consecuencia.qu.. y. dación en diferentes media.1 ras y genera una multitud de combinaciones posibles. Abarca signos y estructu. La substituc:ión de signos puede ocurrir en cláses de signos idénticas o d'iferentes. ol b•llot Bol"' do ejemplo: el Bolero de Maunce . Un excelente ejemplo de . . del habla comente J~ ducción'i>'_en.'" I• '"'""· I• poéti" y lo'"'""· . Se . r d mán). . . ' 3.'mpb-dimo"'iº"''" y •idim"· 1 !_ dividida en cuadros estáticos Y m viA esj rr:ismo tiempo. Tieck Y Baud1ss1. dos p0t otros s.: !· indica su tendencia. ~n~ ~oritz . .mocion" . mona<t d "b"t "'" '""'f"'""" ' " · indican cuán dificil es Y estcn 1. Substitución Este tipo de transfonnación es frecuentlsimo. 1• . ' .· que también comunica una visión específica del referente.. d ej coloquial). lés de Gales). e r1 dialecto regional (p.los los que son intercambia· 8 • t no son s1g01fican es so olivos ""n" o '"' .2.). Comuomon <. et in'glés estándar) a una . llamaroblom" mterm sólo puodon "' '""' lt rent<.or ejemplo. a un soc\olecto (p._ q"' '" ""' na<ión hollsti" do J..J. hay un abarcador corpus ¡ comprende todos los tipos de diacrónicas y diatópicas.1 .t1do más amp \~n ~a extranjera (p.

u?d1v1s1ones gc~~ricas conio el epig111ma. Esto se hace tanto más eviC!ente cuando las necesaria y hasta onerosa. pecto.n~~rentes a la substitución estructural. peritextos..3.lacionados con el. Por eso a tales 3. a un ej. esto es. . reflexividad. no son publicados necesariamente junto con ·éste: El subsume regl~s propias. . ej. epigrafes. Adición t /111er11!Xlualidades 75 Las tran. (3) drama ~ . epllogos.puestos en el mismo fenómeno. la intertextualidad cambia constantemente de as~os carm1. Partiendo de la tríada clásica de lírica veces semejante suplemento retoma y expande la parte central de tin ep1ca Ydr~ma. los anuncios. apéndices. é~1ca en vers~ ~ novela. más dem~crátic?· de tipos de. En ht~ratura la transfonnación más visible de esta principio (p. entrevistas. Semejante ~n­ se puede afirmar que la _rntertextualidad genérica no puede ser separada vención continua de nuevas! terminologias puede parecer una faena inde su contraparte material. (a) lírica. Ast la intertextualt?ad genérica o intergenericidad adopta un dos. Aqui parece apropiada otra observación terminológica. Oenette ( 1987) denomina tales adiciones «epi textos» y s.. Las adiciocaracter sumameme complejo al que los estudios del género casi no le nes . textos literarios y noque trate sobre textos literarios pertenece a es~a categoría._ sino. la novela y el cuento corto (en la épica). Sem~jante paradigma. Esas subdivisiones. Ésta puede ser La substitución estructural_ tiene lugar cuando un conjun.2.3. Substitución estructural · · quiere decir una extensión espacial del texto original. Dan por resultado híbridos .l.l ~' l' '' ti 'J il '' . ej. La modalidad referencial del intertexto puede Ser de coordinación o de subordinación.do la perspectiva escogida por el receptor.mtertextuales tanto en materia como en manera. él resultado puede ser un tipo . pictórico ~ verbal en · como un camaleón.texto origigedia. notas. ex os_ ar~a1cos.' · no es el caso. • mla limitada que . Ophelia und die Worter de Gerhard Rühm). The Fors)lte Saga de John Oalsworthy).ej. están sujetas a subsambos tipos de texto bajo el ténnino «paratexto» y llega a la fórmula: 11. todas ellas regidas por nal. ~ (b) drama.erbal (p. Los asuntos se vuelven aún más compleconocido como metatextos por los estudios literarios. con frecuencia se provee al post-texto de un !ítulo o subs10~ de significantes uno por uno: requiere una estrategia lingüística.por las de un sistema no-v.ocurren a menúdo en la novela.· ttpo de texto de la parafras1s (Nol'an 1970· Fuchs 1982) La d t t · é. donde producen series en(2) ep1ca ~ (a) lírica. ej. Esto es particulannente obvio·cn el . estructurales del sistema sígnico verbal son parcialmente reemcuando es relacionada con los diferentes tipos de énfasis . Las adiciones ( 1) 1.. ~ (b) drama. · • · par rasrn f . a su vez. Coordinación 3. según la manera en que sean pubhca-1 bal~da). 3.o de reglas e·s situada en el final del mismo (p. se pueden revelar los siguiente. pos de enette es ti. Por eso. l.2. puesto que dependen signos.1 it ~t il llt . Si afecta al texto completo. e~.qu1co..l-JJ-JJ-il-il• . todo artículo o libro erudito ~eno~ jerar.11a figura/a o la poesla concreta). «traduc~iones» consisten no. publicación.2.. siguien. son el in» de Busch uales. solapas y otros textos des 1. ap'arece a una luz diferente .sfonnac~ones aditivas generan otros textos a partir de un pretex to daeto que sirve de fuente material de los mismos. plazadas . Substracción Una transformación substractiva puede afectar al texto completo o sólo a parte de él. la tra?1comedia y Ja farsa (en el drama). sin embargo.subordinadas o paratextos as umen a menudo el status de lo que es ~tan dado la debida atención. notas y reseñas antes mencionados. p7ro ta~n­ ltteranos.e. y los epitextos. solamente en la substitución 'd~ textos se les puede asignar un status secundario. el soneto y la balada (en la las distingue de los «peritextos». el ico (p. tragedia ~· textos.2.mente l l ' q~e tales.mano.ª menudo halla expresión en el hecho de que el preáti · J . Un metatexto es jOS cua?d~ la ~riada tradicional es abandonada en favor de un sistema un texto que comenta otro texto.. la trarios y reseñas que. ~ (b) épica.lt-•t -~1 1 t -~t -~l-~1-111-lll-llJ-'lJ-il-il-il. teri.subdivisiones. Los peritextos pueden devenir 7piciones (p. glosas al margen. no vela ~ tragedia. King lear 's Wife de Gordon Boftomley). coordinadas .· 74 Heinrich Ple// expo- 1 dta a 1 ·ro de os adde ser imenmplos le sig1mbiaicluso 1 difecie de ueltos ¡ t media :orno- ceden ia tra:riente o alet. Adiciones subordinadas son los prefacios. Ambos tipos de de su predecesor para una Jomprensión plena.lo.reglas. bién los prefacios. Así.transfonnación. ej. el Faus1 11 de Goethe) o en su reem~lazado por·ou:o.s de textos (p. dialtnc_a).s c111nbios genéricos: ' texto (p.. no deja ver las múltiples dificultapost scripta. Sm tomar en ~ons1derac1ón tales divisiones y . aunque intimamente re. sin embargo..fr~ca ~ (a) épica. también en la substitución de estructuras. Porque no da cuenta de suplementarios. po t1cos o médicos requiere más que una conver. título que indique su carácter derivado. Más raras :spec1e es el cambio genérico. La suya es una autonot~ansfonnac1ones van ~e la. texto y el post-texto están contenidos en una misma publicación. el ver~o ep1co.tuc1ones q_ue a~mentan considerablemente el número de transformaparatexto = perilexlo + epitexto. si ese .

76 Heinrich Ple//
/ 11

%

/ertex111alldades

:n

i

de texto como el resumen o la sinopsis. Es generado ora como una •t
paráfrasis abreviada o como una excisión de segmentos de tex~o ...
Un ejemplo ilustrativo de la prim'era lo constituyen los Tales from .'\
Shakespeare de Charles y Mary Lamb ; y de la segunda, The Fijteen ¡
Minute Hamlet del último Tom Stbppard, que condensa la pieza de ~
Shakespeare hasta llevarla a una extensión de diez páginas y, en un '
«encare», incluso a una extensión de dos páginas, lo cual es una r.on·
densación de una condensación, El proceder. de Stoppard está basado
en la excisión 'de segmentos de texto y la unión de los fragmentos restantes. Si es manejado hábilmente, Sefl\ejante collage le permitirá al re- · ·.
ceptor reconstruir el pre-texto. La on:iisión de detalles textuales es una
práctica común en las representaciones teatrales, en las que el texto del
drama sufre cortes de lineas y oraciones, de monólogos y diálogos, y
hasta de escenas enteras. Por regla general, al receptor no se le pide en
este caso que entre en un diálogo intertextual entre el pre-texto y el
post-texto, sino sólo que disfrute una buena noche de diversión. ·Un
ejemplo entre muchos es The War.of the Roses de John Barton y Per.er
Hall, una versión cons,iderablemente abreviada de las tres parte$ de
Henry, VI y de Richard 111. Aunque en ella se omitieron y transpusieron
segmentos de texto de diverso tamaflo, no se tenla el propósito de entablar ningún diálogo intertextual con ei auditorio, excepto quizás en lo
que respectaba a aquellos estudiosos 'a quienes les gusta anal izar las
adaptaciones de Shakespeare.

f

3.2.4. Permutación

Esta transformación divide un texto en fragmentos y los redispone en
un ordef! diferente. El poeta dadalsta Tristán Tzara en los Travestís de
Tom Stoppard da una demostración palpable del principio de trabajo
de la permutación. Cona en pedazos el soneto 18 de Shakespeare, escrito sobre papel, y une los pedazos de manera· aleatoria. Ni'ngún signo
' lingüístico particular conserva su posición anterior, sino qué sufre una
permutación. La ré-écriture resultante es un collage que no significa
1 (casi) nada. Está incrustado -como ~na mise en abyme estructural
(Diillenbach 1976)- en otro collage de citas shakespearianas to~~das
de difer.entes piezas. Se puede considerar que 1.a técnica del collagedentro-del-collage está extendida por toda la pieza. gsta, en su totalidad, está compuesta no sólo de permutaciones de un texto de un autor
(el soneto 18 de Shakespeare) o d_e varios rex tos de un autor (piezas de
Shakcspcnre), sino de permutaciones de varios textos de varin<: '""~

;~~c~ etc.). pLos textos lindan con textos, se basan en textos,dtra?s~~r~
he lm ortance of /Jeing Earnesl de O. Wilde, el Ulysses de

man ;extos, se
textualización.

r~fugian

en textos: un perenne proceso e

3 2 5 Complejidades

·

in

r

.

·
· .llenen
·
1uga r dentro de los ejes
hoL· · transfi
ormaciones .intertextuales
. ..ó
as
.1
· d· át' ) de la comumcac1 n
rizontal (sin~agmático) /d v~rt .~~~~~I~c~g~u:~~o es multiplicada, da
s!gnica.
'1·n~er:~xtos·
por resu 1Lad1ntert.extudae
ta o senes
,
• la int~rtextual
. ida'd paradigmát¡ca,
cuando es multiplicada, crea condensaciones de mtertextos.
3 2 5 l. Serlalización
. .
L~ ~n~ertextualidad sintagmática es ,modelada según el s1gu1ente paradigma transfonnacional:
(1) un texto

--1

un texto

.

b

·

el .prototipo de Ja intertextualidad que, s1~ em argo, s1ogue
sea,
· al
siendo una absyacción en su um'd'1mens1on
. idad .
.

(21 un texto --1 muchos textos
/ 0 sea, una serie
. de m
. tertextos provenientes de un texto.
(3)

;~~:osu~~::~a;eu~ ~e;~~ón, si está compuesto de segmentos
1

'.

heterogéneo's de pretextos.
(4)

ho textos

--1 muchos

textos

.

~~~a· ~a experiencia pro~edio de la intertexrualidad.

.'
la serialización intertextual. La novela
El tipo (2)-es .Ja base de
.
lo 'dio origen a una· multitud de
Robinson Crusoe de Defoe, ~or ~~;pecÍfico de textos, las «Ro~in­
suc¡esora~ que for~an unh g~:s M:re hasta inició un subgénero nasonadas». La Utop1a d~ T o
a un viraje de Ja intertextualidad
rrativo, la novela utópica, que ~a~c to puede ser también la fuente
material a la .estructural. U~ ~ o ;.x travestí) y una negación interde una inversión intertextua bl aro )1ay, po~ ello crear alternativas getextual (antinovela, counter-...azon

subgenéri~as.

ñéricas Y
. . rtextual puede ilustrar la complejidad
Una bien conocida sene mte
'6 de.Salomé como
.
·
át'
La interpretac1 n
·
de la intertextuahdad smtagm .~ca. t . és de varias etapas sucesiva~:
«femmefatale» puede ser segu1 a a rav

78 Heinrich Ple//

(~) la ve'rsión poética de Heinrich Heine en su épica satírica Attá
Trol/ (l 84 7)
(b) .lós cuadros de (a) por Gustave Moreau (por ejemplo Sal é

· de
forter-

ho-

¿ión
, da
ti ca,

, si-

..

1tos

l

: .dad
t lmO
lt!):

. ·re, por ejemplo, a pre-textos musicales (por ejemplo, una fuga) o
(por ejemplo, una danza oriental). Si se los toma junta. ' mente, esos estratos producen una intertextualidad material de muchas
. 'l 'Apparition ( 1876])
'
om •
capas. Lo mismo vale para la intergenericidad dramática y operática.
(c) 'fa' desfripción pictórica de (b) por Joris K. Huysmans en su no, ·La intertexrualidad material y la estrucrural no existen sucesivamente,
vela A Rebours ( J 884)
·
'
sino simultáneamente. Sus diversos estratos o isotopias están super(d) ' JiÍ dramatización de (c) por O~car Wilde en su pieza -versión
puestos. Engendran asi una condensación paradigmática de polifrancesa- -Salomé ( 1893)
isotoplas intertextuales.
(e) la traducción inglesa (1894) de (d) por Lord Alfred Dougfas
~Cada vez que los miembros de un híbrido intertextual como la
(() .fas ilustraciones de (e) por Aubrey Beardsley
•. Ópera estén en desacuerdo et'itre sí, Ja annonla de sus complejas rela(g) la trad~1cci6n ale'.11ana (1903) de (d) por Hedwig Lachmann
. !:?.ciones se ve perturbada. El principal médio de efectuar esa perturba(h) la versión operática ( 1905) de (g) por Riéhard Strauss
. .' ~ión es.la ironfa. Sus resul tados son la parodia, el travestí y la sátira.
Destacadas muestras de esa inversión intertextual son las óperas cómi. Los eslabones de esta cade·na muestran las siguientes transform·a- )
c1ones:
. ~ ~ . cas de Jacques Offenbach y ias Savoy Operas· de Gilbert y Sul livnn, y,
además, The Beggar's Opera de Johr;i Gay y Johann Christoph Pepusch
'
A. en el campo de la intertextualidad malerial:
· ·~
.¡¡ y su inte1'texto del siglo XX, Die Dreigroschenoper de Bertolt Brecht y
l. intermedia!: 1. verbal ~ no-verbal
Ku1t Weil. Todas ellas ridicul izan 1opoi, motivos, frases, estructuras y
a) pictórica (u , b, e ~ t)
géneros literarios ·y musicales y crean asi ~omplejos intertextos irónib) acústica (g ~- h)
cos.
La desarticulación y la discontinuidad-·son consideradas a menudo
.
.
2. ho verbal ~ verbal (b ~ c)
como slntomas de modernidad intertextual. Los eJemplos de Oay,
11. 1nterl111gual: l. francés ~ inglés (d ~ e)
··
Offenbach
y Gilbert ·y SulliVan corrigen esa oplnión e indican que esa ..
2. francés~ alemán (d ~ g)
pretendida
modernidad se remonta hasrn tiempos remotos.
B. en el campo de la intertextualidad ~enérica:
épica ~ drama (c ~ el).
'
3.3 . Olas de intertextualidad
~ste cuadro analftico revela solamente una parte de las complejidades f
La temporalidad es un factor de primera importancia en la intertexrualiinvolucradas en la serialización intertextual. Se ha hecho caso omiso
dad. Es interpretada desde dos ·per.spectivas r.adicalmente opuestas, una
de todas las adiciones, substracciones y¡iennutaciones que acompañan
sincrónica y la otra diacrónica. La perspectiva sincrónica sostiene que tocada etapa de la transfonnación. El espktro de Jos intertextos se amdos los textos poseen una existencia simultánea. Esto ocasiona la nivelaplfa con ca~a prolongación de la serie existente (por ejemplo, por las
ción de todas las diferencias temporales; la historia es suspendida en farepresentaciones teatrales, las versiones fílmicas). Tanto más dificil es
vor de la co-presencia del pa5ado. Siempre que se acepte esta opinión,
para el receptor la tarea de desenredar los hilos del tejido intertextual.
cualquier texto puede ser interrelacionado con cualquier otro texto. Una
3.2.5.2. Condensación
intenninable ars co~binatoria tiene lugar en lo que ha sido denominado
«museo imaginario» (Malraux), <5cámara de ecos» (Barthes) o «BiblioDe ninguna manera es una casualidad que la ópera de Richéfrd.Strauss
teca general» (Orive!). La localidad designada por esas metáforas -la
resulte el más complejo eslabón en Ja cadena de los intertextos ele
memoria- puede ser conc.ebida como personal o como colectiva. En la
Salomé. Ella da cuerpo a una intertextualidad múltiple, tanto material
primera
posibilidad de la alternativa el canon de textos estll basado en la
com_o estru_cturaJ ._ La parte. material está compuesta, entre otras cosas,
experiencia
individual; en el segundo caso, quizás en instituciones cultud.e signos 1t.ngülst1co:, musicales, coreográficos, escénicos y de vestunrales. A pesar de esta diferenciación, el intertextualista es absolutamente
no. Cada tipo constituye un estrato intertextual propio que se refie·~· coreográfico

!·.

·ara-

·,1ela
:! de
t binna1 dad
: ~nte
i 1ter1 ge-

lntertextualidades 79

t

t:llHhHHHHHhl

"w·v 1 ·u :v111111
80 Heinrich P/efl

lnlerlex1110//dades 81

libre de descubrir relaciones entre text E
.
.
del texto» (Barthes 1973) o á b' do~.. sta libertad causa un «plac-er
es conveniente para el ~is: es i;.n e «mtertexto». Semejante actitud E

Barth, él mismo un autor de cuentos y novelas intertextuales, escribe
en su ensayo «La literatura del agotamiento» ( l 982, 1):

Una p~rspectiva radicalmente si~~~~~~a n~t~~~:c:l,~sturt~ioso pers~icaz. ~
Con «agotamiento» no quiero decir algo tan cans~do como el
textualista, sea en calidad de ese ·1
d ..
a a ista como inter- " •
sujeto
de la decadencia fisica, moral o intelectual, sino solar1 or o e cnlJco
j t
. En contraste con esa opinión la
. . .
.
t
mente lo gastado de ciertas forn;ias o el agotamiento de ciert.as
historiador (de la literatura el ~r~e l~ers~e~t1 va d1acrón1ca propone al 1
posibilidades -en modo alguno necesariam'ente un motivo de
textualista. Teniendo más d; t d' .' 1~us1ca, la danza) como interdesesp~raci'ón.
·
ra 1c1ona 1sta que de p
·
é
1
an da en busca de sonidos en u d'fi
.
rogres1sta, stc no

na 1 usa camara de eco ·
El
escepticismo
inherente
a
semejante afirmación suscita las siguientes
ten prefiere «archivos» bien d d
s, sino qua más
preguntas:
¿se
puede
considerar
que intertextualidad es igual a deca!idades meticulosamente inves~r a~:ª os (Foucau.lt) de intertext ua'dencia
cultural?
¿Estamos
aquf
ante
un alejandrinismo, ante un rnero
mtertextuales de todos los ód' . g s..Éstos contienen las crónicas
,
epigonismo?
En
su
libro
Staft
einer
Literalurgeschichte,
Walter iens
continuidades de estos últ' c igsos Y ~eg1stra11 las continuidades y dis.
irnos. eme;ante concept ·
b
(1978, 13) hizo un acertado comentario sobre la historicidad y vaíot de
cierra algunos peligros Au
o, sin em argo, e.n1
una cultura de citas:
como 1968 «la muerte. del naqut e proBc amada en una fecha tan temprana
··
.
'
u orn ( arthes) n
En una cultura tardin el mundo deviene abarcable con la vista.
teoría intenextual pofq
1
o ocurno realmente en la
Se ordena y se recopila-, se buscar¡ paralelos y se hallan annlomenos imP.lícitam'ente, u:n easªu~~: ~eel lec~or ha~lan sido siempre, al
glas por todas partes. La vista se desliza hacia atrás; el poeta
sin embargo, parece ser la de
. cons1derac16n. De mayor pe~o.
1985). Esta situación estim ta1enc1ón del :ontexto sociocultural (Ette
cita, saca a la luz una vez más el·pasado, irónicamente refracdel New Criticism Se la
da una. ten?ehc1a estética comparable a la
tado, parodia los estilos de los milenios, repite y fija, se esfuerd'
..
'6 .
.
e e evitar mtegrando la t
za
por representar y rpuestra a una .nueva luz lo ya olvidado.
semi hca, la semántica. Desde seme'a
. .
ercera 1mens1on
Alejandi-ía
es el El Dorado del redescubrimiento; el helenismo,
remodelación intercultural d 1
~ nte P?s1c1ón metodológica una
la
hora·
avanzada
de las necrologías póstumas. En vez de plan1iberar al intertexto de su á e ~odnce~to de tntertcxtualidad parecerla
teamientos se dan referencias: Anfitrión 38, Ulises, los idus de
anudar su diálogo con la re~l~~=d (~ stgnos y estructuras y hacerlo n:marzo. Cuando el presente ya no proyecta ninguna sombra,
La intertextualidad no es un ras o ~~n 1985, 8-13; Orr 1986).
para defínir la situación propia se necesita la silueta del preté·
tura y las artes. No obstante es b . go hga~o ª .un periodo en la litemrito perfecto; cuando ya no existe el estilo, se deben dominar
inclinan ·a él más que otros' El o . v;o ~e c1ert?s periodos culturales se
'los estilos: también Ja cita y el montaje son artes, .y hacer proasí: el modernismo Yel post. ds1g .º X ha sido testigo de dos fases
ductivo el legado nGs. parece un oficio digno de todo respeto.
intertextualidad es visible en~º dem;smo. En el periodo modernista, la
tura (Eliot, Joyce), el arte (P~c~:s:s ~ectores de ¡~ ~ultura: la literaCasi no hay nada que añadir a esta.justificación de una literatura que
Mahler), la fotografia (Heartfíeld H , rnst), la mus1ca (Stravinsky,
no se refiere a la vida, sino más bien a si misma. En la literatura de
lada de diferentes maneras El • ausmann_>, ele., aunque es interprevanguardia de hoy la ré-écriture aún domina a la écriture; el ingeniero
de esta tendencia ue ah . . postntodernismo muestra un aumento
de textos, al inspirado visionario; el «citacionista» (Milton), al a\\tor
Agai11, Sam de Wooq
ora incluye ?J filme (por ~jemp lo, Play it
que procura escapar a la «angustia de la influencia» (B loom). La inver·
d'Jtalia de Charles d~ Allen) y INn mqu1tcclura (por ejemplo, la Piazza
sión de esta tendencia no es más que una cuestión <le tiempo.
oore, en ew Orleans) Se
d
como el clímax de esta moda 1
d .
·
pue .e considerar
Trndt1cci6n del inglés
ca que un texto se refiere a ot~op:cu. o-inler.text.ualidad, lo que signifid
exto que simplemente no existe (por
, ejemplo las p· .
,
u:c:1ones e Borges). Con referencia a Boraes. John

p:

8

1

j

JI .._, ..,

~ll

ll

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .w,

~I ~I
...........

82 Heinrich Ple//
fn/ ertextua/idades 83

Bibliografía
cribe
no el
solaertas
'º de

- -- - - - - (1982), 1cTheses préparatoires sur les intenex1es1>, en: Renate
Lachmann; ed., Dialogizítat, Munieh, Fink, pp. 237-248 "·

BAK.HTIN;MnettAtL M. (1981_). The D_Falagic lmagination, ed. M. Holquisr, trad. por
C. Emerson Y M. Holqu1s1, Aus11.n, Texas-Lóndres, Universiry ofTexas Prcss.

HARTY, E. R. (1985), 11Tcxl, Conlex1, ln1ertex1», Journal o/literaryS111dies, 112, pp.
1-13.
.

BARTH, JoHN (1982). Tire literature oÍExhaustion and The llterature o/Replenishment, Northridge, California, L-0rd John Pj"ess. .
.
. .

{

HEATH , STEPHEN (1972), Th8 Nouveau //aman: A Studj in the Praclice o/Wri¡ing,
Londres, Elck Books.

BARTHES, ROLAND (1968), «La mon de l'auteuni, Ma111eía S, pp. 12~17. Trad. ingJ.:
· «The Death of the Aurhon>, en Srephen Hearh, ed., Jmage - Music - Text,
Londres, Fonrana, Nueva York , Hill & Wang, 1977, pp. 142-148.

JAMESON, FREDRIC (1972), The Prlson-House oflang11oge, Princeron , New Jersey,
· Princeton Univcrsily Prcss.
JENNY, LAUREl'IT (1·976), «La strategje de la forme>>, Poéríque, 7127, pp. 257-281.

(1973), Le Plaísir du texte, Parfs, Edirions du Seuil.
(19~6), «From Work lo Tex1», en: Banhes, The Rusrle o/lang11age, trad. por Richard Howard, Nueva York, Hill & Wahg, pp. 56-64.

e1\les
lecamero
Je ns
:ir de

1

1ista.

(

11110-

1oeta
fracflierndo.

KLOTZ, VOLKeR (1976), 1<Zi1a1 und Montagc in neuerer l..i1en1111r und K11nst», Sprac/Je

im tecltni>·clre11 Zeitalter, 57-60, pp, 259-277.

BLOOMFl.ELD, MoRTON W. (1976), «Quo1ing and Alluding: Shakespeare in rhe
Enghs~ Language>>, en: O. B. Evans, ed., S/rakespMre: Aspecis of /nf/t1ence,
c;ambndge, !Yfass., Harvard Universiry Press, pp. 1-20.

KRISTEVA, Jul>A(1967), «Bnkhline, le mot, le dia logue el le romnn», Cl'iliq11e, 33/
239, pp. 438-465 ""'·

BOLLER, PAUL & Jo11w ÜEORGE (1989), They Never Suid !t: A B~ok ofFake Quote.r,
Mm¡uotes, and Misleoding A11rib111ions, Ncw York, Oxford University Preu.

LElTCH, V1NCENT B. ( 1983), Decani truc//ve Criticísm: An Advmu:etl lntroduclion,
Londres, Hutchinson.
LEPS, M.C. (1979-1980), «For an lntenextual Meth<id oí Analyztng Discourse: A
Case Srudy of Presuppositions», Europa. A Journal of lnterdisciplina1y Studíes,
311, pp. 89-103.

COMPAONON, Atm>INE (1979), la seconde main ·ou le truvoi/ de /u c//orion Peris
Edi1íons du Seu il.

.
'
'

;mo,

reté-.
1inii.r
pro·to.
que
1 de
iero
11tor
ver-

KELLET, E. E. (1969), literory Q'uo1aríon and Allusion, Port Washingron, Nueva
York - Londres, Kennikat Prcss (orig. 1933).

BLOOM, HAROLD (1973), The Anxíety oflnf/uence: A Theory ofPoetry, Londres •
Oxford ·Nueva York, Oxford Universiry Press.

BRYSON, NoRMAN (1988), «ln1enexruali1y and Visual Poericsll Sty/11 2212 pp 183- •
193.
.
'

' .

1lans de
1bra,

JENS, WALTl!l\ (1978), Sta// elner l//eraturgeschichte, Pfullingen, Neske, 7' ed.

!
(
1

(

~lés

CULLER, JoNATHAN (1976), «Prcsupposition and lntertextuality>l, Modern Langu~ge
Notes, 91, pp. 1380-1396.
·

Ml LLER, OWEN ( 1985), «ln1cr1ex1uu l ldenl ity», en: Mul'io J. VnltMs y Owcn Miller,
eds., ldentity of the li1erary Text, Toron10/Buffalo/Londrcs, Universiry of
Toronro Press, pp. 19-40. ·

DÁLLENBACH, LUCIEN (1976), «lnlertexte er aUIOICXIC>l, Poétique 1127 pp. 282296 "·
.
. .


.

MORA WSK.l, STEFAN ( 1970), «The Basic Func11ons of Quotalion», en: A. J. Oreimas,
· ed., Sign, la11g11age, Culture, La Haya, Mouton, pp: 690-705.

ECO, UMBEllTO (1976), A Theoryo/Semiotics, Bioomingron - Londres, Indiana
Universiry Press.
.
·
·
E'ITE, ÜTTMAR (1985), c<lnlenex1uali1ftt: Ein Forschungsberich1 mi1' li 1era1ur~ozio lo­
gischen Anmcrkungen», Ro111011is1ische Zeitschrift filr lituaturveschichte 9 pp
497-519.
.
. "
• • .

:11'i.
..., ;a;

...~. f't.:

FUCHS, CATHéRIN~ (1982), lo paraphrase, Parls, Presses Universiraircs de Francc.

MORRIS, CHARLES W1LL1AM ( 1938), Fou~d(Jtíons of rhe Theory ufSign.r, Chicago,
Univcrsity of Chica¡;o Press.
MORSON, GllKY SAUL, EO. (198Ó), Bukhtin: Essuys 01111 Dialogues un his Work,
Chicago - Londres, Universiry of Chicago Press.

OENETTE, G éMKO ( 1982), Palimpsestt:s: la li11é1~111re 011 secund dcgré Parls
Edirions du Seuil:
'
'

NOLAN, RITA ( 1970), Fo11nd"tions for on Adeq1wte Criterion o/ P<waplrrase, La Haya
- Parls, Moulon.

( 1987), Seuils, París', Edirions du Seuil.

ORJVE L, CHARLES (1978), HLCS universaux de ICXICJJ, li11éru1ure, 30, pp. 25-50.
.•~

t

MORGAN, THAIS l. (1985), 1cls There an lntenexl in 1his Texr?: Literary and lnlerdisciplinary Approaéhcs to lnterf'extuality», American Journal o/Semiotícs, 3, pp. 140.

ti

!

ONG, WAJ.TU. J. (1982), Orality ond literacy: The 'l'echnologizing o/the Word,
Londres - Nueva York, Merhue'n.
·

IR (1982) •. 2. Formas de marcación 1 de la intertextualidad* . ~ANS·OEpRoe (1983). parcialmente inclu_ido e~ la pr~sente antologla. en: Ulrich Broich Y Manfrcd Pfister. pp. Revu~ Roumaine de llnguistique.. STERNB. khetorik. LEOWARD (1986)... 1dntertextualité». en: W.Asl escribe. por. 1 En este capitulo.( 1980).. · J. pp. Hamburger Kolloquium wr /nlertexrualirar. c<Proteus in Quo!f!tion-Lanil: Mimesis ahd Forms of Reponed Dtscourse».·-·ti ~ " 4J iJ. Quelle & Meyer. MtCHAEL y Juo1TH Smt. el eapltiilo 1 del presente.. todo texto es absorc'ión . Viena. pp. \ 1 • 11Formcn der Markicrung von lntertextualitAl». RIFFA TERRE. (1990). 438-465.] n ~ . eds. lnrertextuá/ity: Theórfes and Proctice. 13-22 .. Flammarioc.ERO. Methuen. . Jntertextualiriit. Linguistlk. 273-290. nº 239..i este concepto. ."ejemplo. d~I T.'. TheSemiotics.: En el. Wiener Slawistischer Almanach. (19l9). hay intertextualidad cuando un autor. En la critica literaria de hoy dominan. Texte. le mot. aqu l: pág. Parls. 2 Segúi. 31 J 334. Heidelberg.. College Engltsh. Von der verba/en Konstitution wr s_vmbolischen Bedeutung. Manchester ·Nueva York. por el contrario. 107-156. eds.of Poetry. OIT. (1983). 1985. 30. . Formen.. eo.. 48. Manchester University Press. MICHAEL ( 1971 ). 811-823.libro [N. 1 11Bakhtine. 1dntcrtcxtuulité e(s)t inleruction». · RUPRECHT. libro origi~al el autor ~cmi te al capitulo constituido por el trabajo <1Concepc1ones de la intertelltualtdadi de Manfred Pfister. 84 Heinrich Plell < . M. 31 -47.. Helmul Buskc.ofQuotation»! en: Janos S. OtJg/istische Follstuditn. 01\Nl~l. no sólo es consciente de( . La intertextualidad marcada y la no marcada WORTON. PLIITT. Julia Kristeva: todo i~~to se construye como mosaico de citas. Funkrionen. Tubinga.su texto. «The Poetics. PetOfi yTcrry Ohv1.ls. D. . Ulrich Broich ROVENTA-FRUMUSANI. 23-30. pp. Schmid'y W. 1dnterte1ltuality and the Cultural Text in Recent Semiotics». Poelics Today. Dlalog der Texte.·tJ !I !I " ·it ~. se partirá de un concepto de intertextualidad más estrecbo. (1988). looR P. pp. Stempel. Cdtique. Mall Niemeyer Verlag. le dialogue et le roman». HEINRICH l.From Verbo/ Constifution to Symbolic Meaning. PP. Texrwissenchafl und Textanalyse: Semioti/c. 2' ed .Y transformación de otro texto. Essais de stylistique struclura/e. sino ue tam 1 n espera el receptor quo recon1>Z· ca esa re ación entre su textó otros textos como una re ac1 n u' el 'autor se propuso y como una relación importante para a comprensión . «Das zitiene Zital>>. Londres. 23. pp. . SMIRNOV. ""· 2 Cf..~m· pleo de otros text()S.definiciones de intertextualidad según las cuales todo texto es intertextual en todos sus elementos.. al coro oner. 440 y ss..E.. ~ ~ ~ ij. pp.. 19~7 ..I\ ( 1985).. EDS. Hamburgo. Jli.

si en la definición de la intertextualidad en la que nos basamos se supone un interés del autor por hacer consciente al lec~or de la relación de su texto con otros textos..l y Poins han escondido el caballo de Falstaff bace exclamar a Falstaff: «¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Un reino por u~ caballo!». el director teatral Peter Pahtzsch. [N. . Roland Borthes. Contrariamente al plagio. eso. por ejemplo.) Así..: En 71 libro original el au tor remite a la unidad de ese capllulo que esta cons111u1da por su estudio <<lntertextualitll in Fieldings Joseph Andrews». Con mayor razón eso v14le para textos que ~e hal) d~ c"racterizar ~orno pla~ios.~a. ·aí ·autor lo que le -. 2.6 Aunque falta una marcación. no s1g·¡¡m<:a: ueJa_int~r. Louis Aragon en una nora al pie de una ed1c1ón posterior de su Aventures de Télémaque. por qué otros autores ha n sido influidos en su creación.. · Más de un autor incluso ha dicho explícitamente que renuncia a toda marcación de sus remisiones intertextuales y por qué razones: . ed. 1981). también la versión inmediatamente reconocible como un re!ruécano en Botho Strauss: <qUn sentido! ¡Un sentido! ¡Mi reino por un sentidoh> (Koll· dewey Farce.mente. en muchos casos tampoco esos conocedores pueden prescindir de la ayu"da del asl llamado sindicato \ie descifradores. Cf. Palittsch y J. en su libro The Anxiety o/ lnjluence (Nueva York.. . Heinrich IV. éué&:-un :éó~stt. en la falsificación -como. Wehmeier. 1983 [Iª. . ll ~ -- ll lJ J. . l. Per~ en muchos casos ese conocimiento. En . del presente. por ejemplo. escena 6. én I~ adaptación que de Henry JJI de Shak_espeare hizo e~ Stuttgart. d~l T.tuyénTé ñ~ées. Pero Schmidt ha escri to sus novelas precisa· men te p~ra un pequeño círculo de conocedores.. Jacques Derrida.. muc~o menos tales sei\ales. · ..i'io· de la i. • flp.la referencia al texto ajeno debe ser man:ada de manera particularmente clara.} ' P. por ejemplo: en la remisión a clásicos o la Biblia. naturalmente. de cual~ui~r modo.ntertextualidad. ~aso. libro. u n autor puede.º" utrlch Broich - t* ich fid ad !\si Por el contrario. cuyo texto se compone en gran parte de citas de otros textos: Cf. esa_pointe intertextual fue captada en el'acto.. cuando H11. por e1emplo. por ejemplo. el capitulo VI. 1973) ve marcada la creación literaria por el afán de los autores de sustraerse al podero_sísimo influjo de los predecesores. 50). por ejemplo. Ése es más a menudo el caso. Munich y Viena. ' Autores postmodernos (como. En las novelas de Amo Schmidt. manuscrito no publicado y no paginado (S1u11garl.. ed. conocidos sólo para un in-group de C?nocedo res de 1iieratura.texto.faltan todas las señales de intertextualidad. l "'red d1en. Raymond Federman) y crhicos posleslructuralislas (como.~si escribe.llac. Esos aulores saben. ellos. también á menudo esas referencias son no ma rcadas. se buscarán. Así por ejemplo. Al haccrlÓ. Palitzsch pudo contar precisamente con ' que Shakespeare es un clásic~ alemán.probable. que presentan un mosaico francan:iente gigantesco de remisiones a otros textos y a este respecto p~1e­ den ser consideradas como típicas de la novela postmodema.de su . renunciar a toda marcación cuando su propio texto remite a textos que son conocidos de un más amplio público lector. aunque con frecuencia se relaciona!) con textos distantes. 3 En ese.este .lo i1hima111en1c de calilicur todu creación literaria como c<plag10». conduce a que procuren borrar las huellas de es'l inll'uencia.. Harold Bloom.~¡á. por ejemplo. entre otras cosas. . en textos que no entran en la arriba mencionada definición de intertextualidad y que de todos modos son intertextuales en el sentido de la definición amplia de la Kristeva. emplean el concepto de plagio en un sentido muy amplio.. l 970). naturalmente. 'me 'ªn ¿_" -~ ·rre pónfüeñtes señales.~ • Asi. Bearbeitung nach William Shakes· peore. que entonces coincide parcialmente con el concepto dé il)tertextualidad en el que aquí nos basamos. gue la con 1c1on e marca a.. cuyos miembros desde hace años se esfuerzan. naturalmente. según Bloom. Geoffrey Hart¡nan y Peter Krummc) hnn tr. 4ª.so. •• •• .t~xU1~liqad deba estar rriarcada en todos"los casos ..f 1 mter1<sa incluso ~s velar lo m.I Formas de marcación de la intertextualídad 87 Ahora bien. por descifrar también las más dista~tes citas y alusiones intertextuales en sus novelas. en Ossion de Macpherson o en Poems by Thomos Rowlt!y. p. en el episodfo de Gad~hill.ejo~ posible la ri:ferencia de su texto al ~ texto plagiado:• · . un texto puede estar 1nflu1do por otros textos sin que ~I autor sea consciente de esa influencia o sin que él considere el reconocimiento de esa influencia por e l lector _como una co9dición previ¡1 par¡¡ la adecuada comprensión .

. "" """"" ':fhiéodol? do d"· ta manera». .. Be~-P~rat de·fine el inarker como referencia a otro texto de la manera siguiente_: El marcador siempre es identificable como tln elemento opa' trón perteneciente a otro texto indepen d'tente.--·'"'.'!.."\.J en las notas siguientes' no se le señalarán al lector los nu.. marcación adicionales que le advierten a los receptores más exphcitamente de la presencia .mé~r ¡ "~... Sm embarga..o qtn. Intertextualida? (es lo marcado) Y marcación serian. Mas allá de la referencia 8 la mera repetición de elementos o de estructuras.Ulric/J Broich [.ripciones definidas» y la «c1lal>.. por ejemplo..::-~-=·-==-~::-_-:.~'I::. - '-\.10 Agul..é. m.'t· 'I lo resyltará.:\.\'~· ~~""'\.'1:> ~or \a 'i'em. \l)'00... me'\\C\t. -· .mplo 0 <0mplojo. y en su caso se trata de contribuéiones estructural.•0. -. ..1 gocijarse con su propia erudición...~~~~'1-~.\\\0.. :."-"'""'-"'"'"'®:~ """" tas de \nterte'l\. Pero ahora la 0 'intertextualidad puede ser defmida como una asunción de elementos de un pre-texto en un texto. . .. '\ ~'"""'°':'. a veces de varias páginas.ist~s Y. . cuando el ..· . una remisión en el titulo de un texto al pre-te.sfi..~1¿. ~'üt\\\~~ ~t \'O. .~"' ' n. unas .~_-:'\'. ¡también esa nota al pie puede ser considerada como una especie de marcación! ... que.entos estructuras del pre-texto en un nuevo texto...s en muchos receptores posteriores.: . _... _-: . má.ir cónstitt1ida 'Si:llamc!. ~'.ombrar propiamente dicho».tt11a/ida'd 89 ~ gaciones lingüfsticas correspondientes..~odps..:. excepto el «nombrar propiamente d1ch0>l son.:... ante todo. ~. la alusión. :"~'"'-" •• --: .'\i'O\\Ji il::l~\t \'O. deo ue ·esa 'marcaaión :s:e 1reaJiza "'óoh·•mil'yo'Tti • .nenc10na acto seguido tres fonnas de la «el n. por el contrario. ... Asr.. .:..l ftv·r@?. _ --- .~i \~tm.~¡· 'º'· ~lto l /. _.especial de la alusión. . 1 artículos:~e ~iva 1 :! ·.. '~ .·~-~~~--.~~'~~-. do oodo Oo m"'h°' "' ""' dol "" A•i. De todos ariir ·de .e00 n..~rvA·l 2. define el marker en_las alusiones rias mediante su carácter de referencia o Indice: «marcador es el signo _. «un signo que degota un texto-füente».:i'\\aó:o. a Ju_les Le. nombrar las posibilidades. ·t .. pues.marcación existen criterios indudablemente objetivos. en gran parte Jo mismo. según las circunstancias. i 1 1 ...qoo ''"""'..I)~~' ~N ".~~':.\\ \\J~ \\\)..'"~ :. Por ejemplo. como.Sl!. \'t\\t\\t~'ü'O.· Oree. 'Peró._.'-~-''•". . categorlas. con a ere 1 n e 1stancia iem oral .. ha ~e Formas de marcación de la interte. por el contrario.ne marcada mucho más a menudo -que en Joseph Andrews ·l de Fteld1rtg. y opues- de~ir. ~asta seiun~ad mucna~ .rtc~tQ!t~i~irdta:.ue. que toma el au. ...contexto contemporáneo no está ·ya directamente presente. a saber.-~ .. explicitez:o _la localización de los mismos en la obra des.4. 9 Sólo do.~\tin \a.ª' q. . a fin de procurarle el placer de descubrirlos por si mismo [y1re._. .rmina).~\\J\\J\ \\'O.:lal~in.~-..s ..ai \\e mai<::a. ~e ~ntertextualidad.W...~ \i. o.~\. .tua\\dad. _-.. lt~e~a- marcació~: es~a~ ~scuro..~'.~_. Lo que la Perri entiende por «descrip_cioncs·definidas» queda La «cita» como marcación de una «alusión» es dudosa en la medida en que la cita y la alusión son formas verdaderamente diferentes.te.postestructuralistas y el objeto de las mismas es una forma hm1tada de la intertextualidad. más eficaz que varios marcadores «escondidos» en el texto: Además.-al leer en alta voz se deben insinuar mediante la entonación. ·en el .'>. .-. Para la fuerza de la .~:::~.comílla 'inv'1sí fe . las «désc. . esos artlculos no conducen mucho más lejos 01 St· quiera en Jo que respecta al cá_so.~~ll>''~'.~ ·'~"' '\ ~-. marca~. pues. para _una definición diferenciada se deben.empeñan un :t papel.~ud_?· ~~. . .\\~'O. :J.cas. . te. ór así decir or. ..de ... problcmaticas.no merosos préstamos. la reconocibilidad de Ja ' "'dóo tomb.... na)' con toda (\\lC l)t.~. La Pem i.t. Pero.:l'i '• ~~".' ' Naturalmente.-.·--=-. ~ \/\-. Ja referenr. La Perri. Estado de la investigación B1VOt~t4 t..~.mo ued_e: e.~~~~~":. el número de Jos mqrkers.. por marcación · se entiende sino una repetición de el.ia al Don Quijote de Cervantes en Monsignor Quixote de Graham •· .~ tor de las obras más diversas (de Fénelon. Desde Juego. 1 oílD 56" CtiJB 4 LA . ".". Por otra arte. además del número de los markers también Ja :l... por ejeniplo..'\l.del texto o del pre-texto el «umbral de sella!» está. ' 12ara un lector mu leido los <<Umb·rales de señal»' en las marcaciones de la intertextualidad se hallan mucho más abajo que en los lectores ocasiona es. 1 ~ ~j tl ..1 men<:r-~uerza ·1 ::~ ~s· '. pues.. Ben-Porat y Cannela Perri se han ocupado detemdamenlc de•ese•as· '1 } pecto.

El Ulysses de.. ~. S. Ya en el siglo XVIII tales títulos intertextuales fueron empleados gustosamente -piénsese. los de travestís. 1 La que reshas 1is- ero ?Xf• 08.. Po. en les se te agrega ar texto un plano de significado. de Plenzdorf emplea.I. Joyce. p9r ejemplo. que seBala la referencia de -la noAnte lodo. sólo la inicial del protago~ista d. partió ante todo de que su lector ~~ imita el título del pre-texto de una . cita del Hamlet de Sbakespea~e. Mo11rsino que a veces . el tttulo Esto lo han hecho algunos clasicislas ingleses en sus imitations de poeRosencrantz and Guildenstern Are Dead de Stoppard representa una mas antiguos.se· puede dé mostrar su presencia también en textos . hasta unos años más tarde. Así. que de su propio texlo el texto ajeno entero con el que se relaciona el suyo. Eliot. un autor tiene Ja posibilidad de localizar ·en el para texto vela tanto al José del Viejo Testamento como a la Pamela Andrews de· marcaciones de los pre-textos presentes en un texto. 2. llene sólo un carácter preliminar y.: véase la N.) Pope» y «T~e First Satire OfThe Second Book Of Horace. el trtulo es probablemenle el medio empleado con de una recolección articulada de material sobre Ja que s. naturalmente. la siguiente exposición· También cuando un texto se relaciona de una manera menos. La marcación en paratextos [Nebentexten) plo. en · : travestido como del imitado).ltations o/ Horace.en modo alguno. para los recepto•. quedan fuera de este examen). Pope identificó unívocamente en sus mock~ Greene contienen en el título los pombres de Jos protagonistas del texto note_s para su Dunciad Variorum ·una serie de textos ajenos que él ha. en esencia. . ·!.son citas de dramas_de Marlowe casos.markers adicionales. obra tiene un carácter de sella! inclµso cuando la· referencia ar pre-1cxto contenida en ·él no está marc~da. y el título The Soi-Weed Factor de John Barth coinci~e.manera . El título Dorknes. por 10' visto.· ' Virgile Travestie de Cotton (con una marcación tanto del texto ajeno venta:10 más abarcador de las fonnas de marcación. Este procedimienR~hardson. por ejem3. En la mayoría de Jos have 0 Stop. no puede ir más allá ta con un pr~-texto. .female Quixote de Charlotte Lennox. por ejemplo. y como ejemplos de títumarcación. Mencionemos como ejemplos de «eco».• 1 . After Many a Summer. así como-de un poema de Tennyson. ning becomes Electro de O'Neill y Monsignor Quixote de Graham literarios. a. translated by Mr.c1 mente reconoc1 e par3 reconocería todas las remisiones inte·rtextuales en Th~ Waste Land el lector. más al Já de En las parodias y 1ravesti~ la referencia al texto ajeno también a las formulaciones generales de la «repetición de elemenlos» o del menudo es marcada por el t!lulo. Sln embargo. mediante las cuacon ~ar. Brave New World. que le sirve continuamente al drama de Stoppard como texto de referencia. muestran un alto grado de intertexpre-texto es particulánnente frecuente en la literatura del presente. 12 o en The. como text?S no literarios. · tltulos de parodias Shdmela de Fielding. Time must camente desafía a una recepción intertextual. direc1. ' 1 1 1 90 Ulrich Broich rcf 89 Ziva e ·asy :no :la de ni si1t deite: opa:_tlera la rntos lo) y re feuna :s de •lícileraigoo . Eben~zer Cooke. un autor puede ir tan lejos que haga imprimir al lado de manera igualmente frecuente conocidas citas de textos c?n los.. Pope en sus lm.e deberían Ja mayor frecuencia para señalar esa referencia. usual solamente en los trabajos cientfbargo. sin embargo. del T.. y no debe ser reducida precipitadamente a unas pocas formas de Thackeray o Freuden des }ungen Werthers. 1 . que.r eso. ái final de la nota 5. pero.. sin embargo. Or.' j de referencia. Por último. Rebecca and Rowena de res. 12 Cf capflulo VI. sus propios textos se relacionrn de manera esencial. por ejemplo. 1.1enc1ón al estado de la investigacióI1 descrito. el autor de imitalions y 1raducciones se contenta y Sbakespeare. lmitated». escribió las correspondientes no~ literalmente con el título del texto de referencia. pero e~bel resto ciad. pues. Sin em-. llegado el caso. Los autores contemporáneos emplean en sus títulos . Die neuen leiden des )ungen W.!• 1 bía mtegrado en la forma de citas literales o de alusiones en la Dun. esta marcación de la relación.~ ~retexto. porque el ti1ulo de una basar fu1uros trabAjos. Le Virgil ·1ravesti de Scarron o Scarronides.~. He ~ahdad. en las páginas que siguen se tratará de emprender un in. Y T. partir de los. intertextual entre un texto y un ficohteranos (que. (N. en representación de muchas otras obras. f t 1 1 1 l ' 1 ll H U Furmas Je marcación de /11 i11rertexfll(1/idad 91 Una defi~ición apropiada de Ja marcación debe. un poema salmeo de tas al pie con precisas indicaciones de las fuentes. del T. como. También el título· de varias noPero é~e es también el caso cuando en una edición bilingüe el original es impreso al Indo de Ja traducci~il -un procedimiento que franvelas de Aldous Huxley -Antic Hay. 10 n? es.1· los s1gu1entes textos de Pope: <ffhe lliad Of Homer.car el texto de referencia en su titulo -como. concre1os.icrcioente : cacas. en Joseph Andrews de Fielding.es cierto. As1. aqui sólo unos cuantos ejemplos de ello.

.1iterano. También el ~ubtltulo puede servir para marcar referencias intertex. · • vir The !des of March de Thorton Wilder y Dogg.. 1rad.'i ~ sm marcar la referencia a la filosofia del len$ua1e de W1tlgenstem..referencia de la mtertextualidad en esa pieza. un prólogo 14 Londres. Todo el que quiere comprar una novela poli· '~ referencias menos manifiestas de su novela // nome della rosa a precial Yadquiere en la hbrerla una novela con el titulo The Murder of textos. 18 . un título como Travesti:s~1 ~ · . PP .· son ficticios. Y el text?. la )frica de Catulo. a parlir~ dal Canlico dei Caniici sino a san l!lernardo e a Jean de Fecamp. 7. es mo ernen eng1ischen Romons.les.» . :il a .. . ~1 Bernhard von Clairvaux. sobre el Caesar. Mnilund. -hterano.. pág.es basta casi la única indicación que induce al lector a leer la bis· de Stoppar~ se relaciona no con el t tulo de los textos que son objeto:~ toria de un detective que. dBroich. Ése es e~ particular el caso :~ '. Los títulos de las novelas como ejemplo ·. tambiért sin saberlo. mata de un tiro al prt>:· de . q.'' Ad~más del titulo y el subtitulo. sólo con posterioridad marca unas c~a del texi.~lustra hasta de manera explicita esa referencia tomand:J co". <<U~a novela utópjca». en el que el la mterte~tuahdad. Asl los tltulos de A el prólogo a su posterior drama indica inequívocamente que su pieza Mode_rn · f!t@pia de H. pone en claro esa referencia mediante la elección de una cita de Ham/ . Munich. sobre el fondo del drama de Sófocles..\11 \U 11 11 ll '1l. de las inv~stigacioocs filosóficas de Witt~ensteim>.a men~s que compre por equivocación Murder in the Cathe. ] perché s1 vedesscro de la ~sma puede. y mientras ~~and? al l~ctor se le debe sefialar la referencia de un texto UD gé. :I hijo. mafa a su padre. desde el Cantar de los Cantares hasta draf de T ..ena. p. :. 1984. Jean de Fecamp e Hildegard von Bingem>.~ ~. a ¡menudo u~ motto. µno de sus primeros _dramas~ habla d~jado ro .·~ :. el mollo pfocedénte del Edipo de Sófocles · · la v1s1ón del mundo de la novela. · '. 27: uB chinro che la sccnn dell'ampfosso. Asl. S. en el prólogo a su novela Cervantes.n las lndagacionesfl· Mqi:ris. Ehotl Por último.·¡~ . Wicsbaden • 1975 . declara que la escena . . -~ ª IJ cr.~! juntando puras citas religiosas. en cepcionar las :xpectaltvas genéricas del lector.!f :~sible de William Gold!ng cita u~ cono~i~o pasaje de Paradise L•Jsl "H ~~!ton. 1 ~· r .. pero en los poemas y el pasaje final se trata de citas de bi~n Ja referencia a·un grupo de pre-textos. Por/último. que vela por todo. a 11nge11 . Puslille " /f nomc da//" rusa.irororo ~hnller o Los libros de medianoche) 0 la presentación externa mularn Ja intertextualidad de esa escena («(.'. El filme de Helmut Kiiutner que ern. u. Cahoot's Joseph Andrews de F1eldmg: ccWrilten in Jmitation of the Manner of . B. Erewhon de Samuel Butler y Ecotopia de Emest Callenbach losóficas de Wittgenstein: <<Dogg 's H~inlet se deriva de una sección remiten ~o sólo a Utopia ~e M~rus. sino también. . Kroeber.para «dis. el cual es de 11l)portanc1a dec1s1va para la comprensión de ¡~ Formas de 111nrcació11 de la i11tel'/ex111a//dad 93 referencias intertextuales. por el contrario. d 0 «Der 'entfesselte' Deteklivroman» en· u Bro1'ch G // • · · ." y se~uidamente la utopia ~orno género. por ejemplo. sino con la forma de ::ú~ sunto ase~inado. Wilder escribe. 1984.¡~j i 16 N ri . 1979]. aqu I·..1~· por e1emplo.. adem~s.Macbeth de Stoppard. 17•56·.'s Ham/et. .ue St~ppard en Jum~ers. En las Postille a JI nome della rosa publicadas separadameo~or regl~ general ha entendido correctamente la sefü\I intertextual d~Í . sólo en sus Postille indica que fcrenc1a de un texto a un género de textos. un texto puede·marcar tam. o de De vita Caesarum de suetonio. señalan siempre exclusivamente la referen· • Umberto Bco.el titulo o subtitulo de. Wells. ~ re.t \lJ \lt \lt \l) "1J -lJ ~ JJ Jj 92 Ufrich Broich • !~ ' . 1( :1 1 ~~ mt~ bli~ ca~ l. Lo mismo vale para un subtitulo Stoppard . él ha <digado>>'(«collegare») Jo mejor posible las suturas. . te. P?hcia. y do hecho ~e que tam~ién el título de una serie (como. naturalmente. una esc. Pero.-in cucina e costru¡ia con ciiazioni da 1esti religiosi. p. P. al mismo tiempo... que. sin saberlo. o santa H1lde· garda di Bingen. la mayoría de los documentos en eJ\a . como titulo: El resto. en verdad. al final. En ·Les gommes de Alain Robbe-Grillet.} .:~ · dió la solución a pesar tuyo . Como e1empl? m~ncionemos aquí solamente el subtitulo de . News from Nowhere de Williarn ha de ser leida comG una juguetona discusión co.de amor central de la novela «está montada titulo . ser una sefial de intertextualidad que marca la reancora meno le sutüre» ). 51. G. Author of Don Quixoté». 1989 [t • ed. ·!· ~orno ejemplo de una marcación mediante un prólogo pueden ser· tuales." Asimismo. '1.o al géner?.por el contrario.es sUencio. sólo al margen remitamos al coooci.>e' prende una transposición del Hamlet al período de p~stguerr~ alemán' : · El tiempo.~ ·.. puede taóto cumplir como de. p. o un epilogo del autor o un texto de solapa es empleado para marcar ll Nachschrlft zum Nomen der Rose.

. Así.19.. G . . ~ Bil~!'..._ - - Ü... discuten sobre ellos. " en la novela ha.( que hasta entonces no Jo han notado· c novela -para los lectores. gracias a que los personajes de un texto lite.n.. · n emp ea un mol/o procedente de la Electro de una caseta. pre-textos en orden alfabético . 1982.' ~ : nera anáfoga. discuten sobre él y lo toman como modelo . el is- :e.t) .·~ en el aiio 1927 1 · · que este drama. gracias a que Jos personajes del texto. William Gol~r mo. intertextuales de sus ·obras también -~.... . 0 s . s e a epoca» citas de Wittgen-:··' ': . éasualmente lleva el nombre del héroe de Cervantes y casualmente .~I..:°1r9j~~:. tiene -y. . Pero una marc~ción puede ser emprendida también en el sistema '~ comunicacional i. W. .nteQJo.ta .· Ü- UÜ Ü UUÜ Ü - - - - - Formas de marcación de la intertextua/idad 95 . la·relación entre el Don Quijoie y las novefas de caballería es marcada en primer término por el hecho de que el héroe cuyo nom: bre aparece en el titu lo del l i~ro lee precisamente esas novelas. todos estos casos Ja ·marcación tiene Ju a . . edición del Werther de Goethe de la editorial Reclam en la letrina de ~ófoc l es.~ :· momento ·aJgunas de las· refiere .vive en El Toboso y por eso hace constantemente paralelos entre su vida y la de su antepasado de ficc ión. La marcación en el sistema comunicacional interno 1roduce·como un objeto fisico el texto con et que él pone su propio texto E.. Así. en La main rouge de c1Jment . Nueva liaya entendido ya la referencia· mtertextual del títul~ di ficultades algo Jf Jr :f 1 . own . de Ulrich Plenzdorf. ' . fr 1 ..¡ . e a gunos de sus textos anteriores. . •. en 1927?'ª . encite. .s . .«disfrazado corno cita d 1 ..Joyce en sus '.. ~~~0~e en este romp~cabezas al lector .mne et le f'acifique de Giraudoux halla en una isla desierta del . . or. novela Monsignor. . Por1il/e 43· [ j . .. natu ralmente..y los . o Raymond Federm . maschera~o c!tnzi_o ne di autori poste·j lee esa novela y decide vivir en -la isla de una manera totalmente dis11 The e p. 1965].~I.de Ja sangre de l~se ~~~fnahr que haya. De ma~ 11se11m rr Falt . y hasta llega tan lejos como pa(a llamar Sancho a su amigo y Rocinante a· su desvencijado auto. 1976 -el texto ~o ti~ne ~~:~~~i~~de~ian.Ü. ' o nom ra os autores de los '. naturalmente .assare per c 11azrone deJl'epoca» · ~ . { . . remite a la estructura intertexi. l. e mo e o iundamental intertextual de su mg own ·. en·s u novela y reve.en la novela Take =it or Leave !t . en una relación afinnatiya o crítica. . tng en sus entrevistas con Jack .. Graham Greene en su. el título Ulises está destinado solamente al lector. guiñando un 0.. de ...nist~s y por ese motivo los otros personajes de Ja novela se burlan de él.. · Tamb~én estamos ante una forma particularmente manifiesta de la · m~c. I• 1 e o ./. 1~ stein 16. en un considerable número de textos se Je exige al lector leerlos sobre el fondo del Hamlet de Shakespeare. _.·. .~...1 . por su par~ le.. Palunpsesle.Ü..ueva trete. Lépidis 1a111bi:Cº '' 1.352: Además. todaví~ ~e ~uede de sobra po. . g ~ en . al cual ella considera un latoso y pedante.QuiXote. En este ti po de marcación un autor puede hasta ·hacer más de la cuen. en modo alguno. Edgar Wibeau. O . p. se identifican con ellos o se distancian de ellos.ación dentro del sistema·comunicacional interno cuando el autor in4.que su vida sigue el pallern de la Odisea de Home-~ ro. Eco real· .~. B 't '1h :~ am i~n David Lodge. p. · e « evi e se relaciona con la :T como ournmg Becomes Electra de O'Ne'JI· Y 1 ¿ y qué hay más natural q · · · ·+· vi lle don. el héroe de Die neuen Leiden des )ungen 18 E t . ' o o en sus . 8 r111s11 linta que Robinson.el r's :la lla ele as Jo !n " 1 . .. :~:: ~onversarions wi1h Willian1 Golding.. mg. a menos que York.Ü. o é E n as aya escogido correr? . onstata ·que en su novela ·hay. Por ultimo. Haumondsworth.e i0 1 . .las primeras páginas ya habían sido I? Cf . N.U- UUUU~ - ~~ ir r.. !arlas. 1·ario leen otros textos. por eso. 1 . Puesto que la cubiert~ y..'~.. él. también el lector. · · -As!. .··!. . e se ir1¡. -~~ 93 . cuyo héroe.1> 88 _. r cep ora tra ves del sistema c·om . los auto res. por ejemplo. 1 netas a pre-textos . d' ·6n se la agrade s a rn 1cac1 . umcacrona -. ~ exte~o..comQ. leen el Hamlet. . Take lt or leave /t. .c. ·personajes de_Ja novela de Joyce no son. .. "" revela sólo en su «Afterword» a The.del hechp.• Además.. y p r qu no lectra en Bel leville.a post !la T b".. «diez pasaies de parod1'a o t' h . . ' empleadas con fines ajenos a la lectura por un usuario anterior del rey ~. el r - . a ts1mular y ocultar de . :¡~ ·to de solapa para aclararle al lector Léptd1s se emplea el tex.~Jq~re~. por e3emplo. 1983 [I". De manera análoga.:!1 . p.!lr · ~ pas rc e» per b 1 "'1'1 .~ cartas a Frank Budgen.Ü.~. · . Suz..1eden m~rcar las reférencias : blicadas en rel~ción con esas obras -oodeclarac1?nes que no son pti. . rza un Juego con el ·lect 1 d' .~. halla en un pequeño jardln de las afueras una 0 • .S ( - ( l ( I l.r ll U ~'. Siles..d ¡ ~ n is <nus-eum is Fa//· D . M .que se desarrolla " 1~~ en a ciudad francesa d B JI ·¡¡ " Electra de Sófocles M.paratextos que se .¡ " 14 Ma h ..1194 Ulrich Broich · ir. . París.anne riori (come Wi11gcnst~ in) fn~~nd~t .. Pacifico tin gastado ejemplar de Robinson Crusoe de Defoe. un élérigo de nuestros tiempos.ij. conscien>ll'·1es.sido en Bellc. se identifica con sus protago. Robinson femenino en la nod1pgen exclusivamente al e t . vela Suzc. [) · • ·· 168.desde el Wilhelm Meister de Goethe hasta el drama The Hamlel o/ S/epney Green de Bernard Kops. :.í.

o<iu· 1• rre manifiestamente de una manera de la que el lector tiene conocicho de que está lratand .'t ~o show you. A menudo en esos casos la pre-texto está presente como ob· fi . From what J've ¡ ¡ 5. t. rnno.11 r n 1t . Berna.:n la novela JI nome della rosa de Eco las líneas arriba citadas ' J s a que nce lee en una hoja . Tamb1én e n es te caso el personaje d ¡¡ ·. . er rost en fa.. Aquí el coJnetro Waters: s1 o un pedazo de papel Y Je dice a su maes. también· • 1 ua1mente conocidos d ¡ cd.. A. nos uerte está marcada Ja remisión · ome 1ans de Trevo G ·ff¡ h d1ante Price saca de un bol . • por 1o menos 1a refereu. F. · e re erencia que la Suzannc de l De una manera un poco me ti . 1981. Jnternollonalen Germanislenkongresses ·B ase/ 1980.. que al prin~ipio del libro actúa sólo ' ' hacia el final se presenta p. pp. . con más P per.also grent a d ou~: of hate to say that for ! (He folds the a . ed. pero. . .~gura en el titulo del 22 «Figuren auf Pum p.. Sorne . histori¡is policiacas de Cona'n Doyle: aquí se produce la marcación. las que se hacen a la oyente. ""' . sino solo un peda. 21 Y en la novela JI barone rampante de ltalo Calyino el protagonista ye desde su árbol no sólo a Napoleón. que no en último tér· mino sirven a la marcación de las referencias intertextuales.~~· . En la novela Die Versuch d Íf · . .en el sistema comunicacional Por último.rtce.. en verdad se marcan numerosas la superficie del texto se~~o~ que esas lineas riman. Coreo. . La marcación en el sistema com unicacional externo to perish twice. dos tomos. ha· rnmaoente a Ja obra cuando sistema comumcac10oal un autor hace pr ciendo caso omiso de las evidentes anl!loglns entre la ac<(ión policia· 1 s~ te~to a figuras de otros textos litcrari ~sen arse ~n persona en ca de la novela de Eco y una t!pica plot de Conan Doy le.. estamos ante un fi J . por H. lo eomed'inns.f ¡ ¡. t5-27. a 01 ma particularmente extrema de . ~. 1926. Giraudoux.. por ejemplo. ~~ Poética de Aristóteles y al Apocalipsis. · c1a rntertextuaJ en el · . ·inmanente a la obra...d su mando 1 ura. y sus padres ·g ona mente . · · • frecuencia que en el sistema comunitacional inmanente a Ja obra..texto propiamente dicho que en paratextos. además.i ij il ij ~ iJ 11 ~ il Ü~'" rÜÜ. son. Neumann. As1.. sino también al príncipe Andrei de La guerra y la paz de Tolstoi.¡l 1 Formas de marcación ele la inrer1ext11cilldocl 97 reconoce para su sorpresa en el que lo s¡¡Juda a «Wilhclm Meistem. en The Penguin Book of Modem Humour. 1 ' . e 1cc1on· es consciente del he. una yersión cómica de este P.' no la referencia a las marcación de una referen . .} que se desarrolla en la Edad Media. but if I had • ! La marcación de referencias intertextuales se produce con más fre· destruction ice is. Theodore Ziolkowski ha reunido en una disertación una serie de tales «figuras fia~as». 1..• .~.er~ssu lennano Jose rnventlldo por Fielding 21 Facsímil de . .~1 tasted of desire l hold ·with ti say in ice. ' y am 1 n en este caso fse '¡ ~eto 1s1co Pero p · .. en Aklt11 o por un pasajero y repentinamente des VI.1 s receptores grac·a lector pueda pasarla por alto. · . por A. 1983 [t•..' es saJ~~:~uyo nombre. Varnhagen. say the world will end in tire. . Berliner Romo~lik. Zur Fiktíonal itat des spráchlichen Kunstwerks». Leipzig. n ' como · . o con otro texto 1 b'é ' · ··~ miento. no t1eoe 1u1 mente. J. 1982]. Hardmondswortb. . puts 1t back in bis pocket [ ])20 ·" . 22 I found Ibis in aqother book l b . u 1c1entemente marca.y• por añ ad. ss· o e conocedor de Robert Frost ideo. en Joseph Andrews de la elección del nombre del detective monacal y su acompai\ante: como destina1aria de cartas dr so~. marcación será menos fuerte o evidente.. libro da con un carruaje. os. pero no los personajes del texto. . e a nove 1a de Richard·· novela K. 1976 p. y. pp. Bernhardi y F. • . de la Molle· tura romántica alemana el bé e un mdermsse Karls. zo de papel y además .:~ · de ese pasaJ·e a un text 'ª·. ·• . se debe mencionar la elección de nombres. . . fOmprensiblemente. So~~ugbt . l think 1 kno~s:nwho favour tire. . pero no ocurre as! necesaria· 1as obras completas d. de la literaFouqué. n wou suffice.. Rogge. uce una rupt ura reconocible por todo . 168 y ss. A con1inuación ofrec1a . .d· 1meo a1eno está s fi · . p ..! 1'ifij . íl cuencia en el. Rob t F . sólo mediante F1eldmg la Pamela de Richa d ..la edición de 1808.: . en Der Doppelroman der.. A. . ' • no menciona el n b d ¡ ' Como primera de fas numerosas posibilidades para una marcación s1qu1era él mismo lo conoce ól 1 om re e autor (tal vez ni ": que se producen exclusivam'ente en el sistema comunicacional exter· tificará el texto de referencj.. Londres . o cemos dos ejemplos cuya marcación es tan vistosa que dificil. por Jo cual ~n ·~~· referencias 'intertcxtuales -como. : ""'· 166-176: Cf.ÜÜÜÜÜY~ ~ ~ ~ ~ ~ \1 96 Ulnch Broich mayores para identificar ese texto d ti .. Son au1ores de eu .rocedimiento en: Woody Allen. · intertextual en el drama C d. 67. .mente un da también para otro . Jn embargo no. W. «The Kugelmass Episodcl>.

. por ejemplo. Chadíe. . TZARA: I do not know what poetical is. además. que se caracteriza por sus referencias al texto de Shakespeare. recuerda por su letra inicial a Werther.. Antes de que T. las ha1' icla1 ante (\te: Un ejemplo parecido son las citas del Werther de Goethe en Die neuen leiden desjungen W.. 11 IJ_JJ_lJ-lJ lJ .: Véase nota 3. l 951! (hay ediciones pos1eriores). principio se burla del estilo de las citas del Werther una y otra vez como «presuntuoso» e «imposible».. looking befare aJid after. estns citas no son identificadns en el sistema comu?6 21 Trovesties. ciiando la conciencia de la intertextualidad que posee e l lector está aguz~da. . mediante la lengua extranjera. el capítulo VI.. 205. u Suhrl<amp Taschenbuch. de . mientras qúe el no~bre de su -~ am¡¡da.27 Este diálogo es un collage· de cita~ de Shakespeare.ti-ti AJ-l} ---- <i t..l. En contraste co. a Dante en italiano.. dadalsta. además. .love. ] .. representa una forma corta de Charlotte y de esa ma. en contraste ·con el texto restante. ~: A~emás. mine for my ... Bl mismo procedimiento lo escoge ahora Stoppard ~I conformar el diálogo que Tzara y Gwendolen sostienen entre la lectura del soneto original de Shakespeare y Ja lectura de su versión dadaista: GWEN: Truly 1 wish the gods had made thee poctical.poema nuevo. que es identificado expresamente como tal por Tzara. The Merry Wives o/ Windsor I..••.] But since he died. 5'.. p. and poet better prove. también un contras te de estilo puede ser empicado éomo señal de i11.nothing so much as m111cing poetry. renunciar a una marcación en ese plano.~ . 94.] · Un autor puede.. En esa escena Gwendolen cita ante todo el soneto l 8 de Shakespeare.: Ahí las citas de Werther son ante todo marcadas sólo gracias a que. y al. por ejemplo. . Thosc fcllows of infinite tongue that can rhyme themselves into ladies'favours.. ] Thy honesty and !ove doth mince this matter Pul your bonnet for his right use. Fielding se contenta en todos los casos con una marcación así en los mock-heroic passages de su novela.n el soneto 18. .O swallow swallow Le Prince d'Aquitaine la tour abofie [ . el Pervigilium Veneris en latín y a Gérard de Nerval en francés y. [N. primero marcar ciertas referencias intertextuales en el sistema comunicacional inmanente a la obra y. S.:+: l!. • 98 Ulrich Broich 1 - . Hamlet V.. e esa olte- lkten oody 1our. pp.. U ll U U lt.. Much Ado About Nothing V. P. y el soneto' 32. TZARA: I was not born under a rhyming planet. Is it honest in word and deed? Is ita true th¡ng? GWEN Sure he that made 'tis 'w ith such large discourse. gave ús not that capability. Sirva como ejempt·o de ello Ja escena de amor eritre Tristan Tzara y Gwendolen en Travesties de Stoppard.c omo «prosa dejeans». 36. h1s for h1s style you'll read. además. las referencias intcrtextuales pueden. . 2. 1975. al pasar del estrato estilístico de l narrador al sublime sty/e del e pos.•. . :-re fremás )BU· ocis la ria- Poi s 'ascos e ne/ foco che gli affina · Quando jiam uti chelidon .. A esto se añade que el héroe y narrador de Plenzdorfhabla un slang que en la investigación ha sido designado repetidamente . .] 2i a :ión terfre: un Bco isas a la )nal .. una serie <le pal¡ajes tomados de otros textos fue marcada solamente mediante cursivas -y. ] 1 had rather than ' forly ~hi l ling my book of song~ and sonnets he re. pone en cursiva esas citas: i de una tér- • pp. .they do reason themse lves out again.. 'tis for the head! ( . And that w~uld set my teeth nothing on edgi¡ . p. Así. en tres líneas sucesivas. 77 . El nombre Wibeau . and god-like reason to fust in us unused. 1.. 2.26 Poco antes Tzara ha cortado en trozos el texto de ese sone10 y acto seguido' ha montado los pedacitos en un . ~ "'" jo. ll Cf. 1980. 97 ». 54. ser ··~ • marcadas únicamente mediante el empleo de comillas. GWEN: ( . Eliot cita al final del poema.lcnzdorf ·los nombres encierran tales alusiones.tertextualidad (y. Londres. del T. 24 Asf pues. 300..¡ Formas de marcaciót! de la inlertcx111a/ldad 99 . además. de Hamlet IV. l. Londres. is rntik..:~ !\era alude a la Lotta de Werthcr. sólo se emplean minúsculas y se colocan trazos oblicuos en el lugar de los puntos y comas (lo que se fundamenta en el texto con que el protagonista dice esas citas a una cinta magnetofónica y le envía entonces las cintas a sus amigos para conmocionarlos). 4.. 40. marcar la «polifonía» de un texto en el sentido bajtiniano). ¡Baskerville y Adso! También en Die neuen Leiden des }ungen W. 2.' · P.21 1 '. 11 -· Colll!cted Poems 1909-1935. 9 y 19. Eliot en una edición posterior identifitara expressis verbis en notes las·referencias intertextuales de Th_e Waste Land. «conmutando» cada vez de manera francamente audible al plano estilfstico más alto. sin indicución de lugar. TZARA: ( . [ . . otros tipos dé letra u otro· ojo de letra.

por ejemplo. As(. T~mbién en aquellas . ce< 1 del 1 pla< \ expl 1 rl ¡A iate1 lO lt .~sas e¡¡cenas _se relacionán con la parábola bíblica -y el amor al prOJimo represen\a el tema principal y la virtud suprema en Jo~~ph Andrews-:cuando las relaciona unas con otras y las lee en particular sobre ~¡ fondo de la escena del Libro Primero. Sin embargo.otra vez. . más arriba-. med1ant~ la r~1~1~16n expl_ícita al soneto 18.:el !auter. un postillón. el capítulo Vt.es marcada simultáneamente en d1· ferentes planos~y. En todo caso. el cual rnduce al lect. '\'l: !~ Hasta a~uí beo. se tr~ta más bien de casos. es cierto. el lector puede darse cuenta de que tambié~ . Al citar en sus novelas una . varios hombres le niegan su ayuda y sólo el ú°ltimo lo ayuda -por ejemplo. pasando por citas marcadas del Werther y un sumario en «p_ro· sa de jeans». -" 1 't ~ . . lo ayuda.2' En contraste con eso.cfCl!encia intertextuaJ. que. determinadas 'r~rmas de la interle~tualidad -como. retornan aún varias escenas en las que un homb re se halla en apuros. pero es puesta de relieve como claramente reconocible mediante la repetición de detenninados elementos de contenido y estructurales de la parábola blbliea de todos conocida. re· ferencias a Pamela. Esta escena está conformada evidentemente en analogía con la parábola del buen samaritano· e~ta referencia intertextual. sino que emplea. Después. A~o Schmidt crea un contexto de intertextualjdad pennanen· te'. pero. de Schmtdt se dmgen en primer término. La acción conjunta de variaS'f ormas de marcación. asegurar:que. por ejemplo.. me~ia. Tzara representa una marcación. Venos VIBJeros niegan ay uda por diferentes razones. además. Plenzdorf no se contenta con marcar la referencia de su nóvela al Werther de Goethe mediante el titulo de la misma. en este procedimiento de marcación. 2 [N. otros textos iqdicando las fuentes. algo asl como 'una marcación. un gran número de otras formas de marcación.. ~f < ~i ¡~. Cf. a menudo.28 En el primer libro de esta novelá. la alus16n.xtuolidml 1O 1 1- ·l'< nicacion. s~ lecto~ no reco~oc1era las.que la~ novelas. mediante el contexto. En todos esos casos el pattern tomádo de la parábol~ .fürtnaSl. cuando se toman como base los criterios de la tentativa de definición preliminar. del T. otra. a saber. a una marcación explicita de le referencia de escenas aisladas a la parábola del buen samaritano.a los ~cupantes de una diligencie con el ruego de auxilio. como en el siguiente. de manera abierta y frecuente. probablcmen~e.. en este caso no se tr:ta de parodia y crítica. Pero.del bu~n samaritano varia mucho más en lo que respecta al contenido Y a 'ª forma. que él P. y sólo el más pobre de los ocupantes.ª. seguramente... com~ ya se expuso. tanto más cuanto que 1ambién aquí el contraste de estilos entre las citas Ye~ modo de hablar habitual de.io~'·descrito . el lector reconozca de todos modos una referencia intert'extual. diri~e. Stoppard pudo nunciar a una identificación o marcación de las otras citas de Shakespear~. Como último ejemplo para una marcación d~ la intertextualidad mediante el contexto sirvan las analogías entre escenas de Joseph Andrews·y la Biblia. y a que. G! • N~ si¡ . ( r t n ·~ m di el ca mi cu rel As to ¡ tul< Ca¡ al r de i la 11 -e de 1 Y r.separ~damente los dif~ren_tes lugares en l9s que pue.al inmanente a la obra. después. el 1ravcsli o el motto. Y.de producirsetuna ll\arca~ióo de refereoc1~s tntert~xtuales. por ~o men~syara el círculo de conocedore~ a los.~e -ma'rcacMn. la parodia.iempre están marcadas con más fuerza que otras -corno. Gwendoleo Y. de lo contr~rio. algunas .] 6.. fueron calificadas inicialmente de no marcadas.citas y alusiones en las novelas de Amo Schm1dt que. abierta~ o hasta no marcadas. '1 · re- 0 1 • Cf. sino porque su 10tenc1ón crlt1co-paró?1ca no hubiera • llegado a ser suficientemente clara y por eso no se Jograna el efecto que él se proponla.menos. · . así como. Forl]las de marcaci611 de lo i111ertv.¡. En el texto aislado. ·y !ti dinamización de la marcaczón. cuando Fanny pacece ser secuestrada por los .or 1¡1 buscar también citas y alusiones . sin embarg~. la atención del espectador h_a sido d1~1g1da especialmente a Shakespeare. donde domina inequlvocamente el paralelo con la parábola del buen samaritano. gracias a que el espectador hace mu~ho tiempo ha reconocido en ese pasaje que Stoppard en este drama J~ega consta?t~mente con ci_tas de los clásicos. hasta las semejanzas de los pombres de los pe~sooaJeS. También Fielding marcó de múltiples maneras las referencias de su Joseph Andrews a Pamela dé Richardson. para él. no es marcada de manera expll~ cita. en el curso ulterior' de la novela. -desde la mención del titulo de la novela de Goetbe. Esto ocurre en particular cuando. al ._ renunció.°. una1r.Jlmites.nte• diferentes _procedimientos. Una razón para ello es. cómplices del «roastiog squire» o cuando el hijo de Parson Adams cae •al agua.'t• f 100 Ulrich Broich .quiere.s. se da. no1a 5. el héroe cuyo nombre figura en el título es desvalijado por salteadores de caminos Y se.'. no tanto porque él temiera que. . Probablemente.

mientras que en una versión posterior. en esa . Cf. ará: ~ue. suprimió esos títulos y conservó únicamente el titulo de la novela como marcación explicita de la referencia enlre su novela y la Odisea . < po- dla ~resuponer el. 74. es decir. a .nera cada vez menos clara. por el contrario. Broich. :. [ .jes. Eliot. •··~~ medida..¡ • al revés. En más de un caso la remisión a un pretexto se produce la primera vez todavía de una manera relativamente más manifiesta. conocimiento de la Biblia en sus l~ctores y. la claridad de las referencias a.. una. su 7.. en la remisión a ·l. de claridad creClente o decreciente. a~uí: p. . más tarde.~ ¡.(. En cambio. entre otras cosas.. Ovidio decrece de cuento en cuen.~ tual-. «Die !Anli-Robinsonade'». y viceversa. S. en: U. 1 ! su rnto 1. estamos ante una inducción consciente en error. es decir. las suprimió más tarde en sus Collected Poems. se produce en los jóvenes de Golding una primero todavla vaga reminiscencia del pre-texto: «Here at last was the imagined but never fully realized place leaping into real life». Londres. . diferencia de Ja situación ac. >t Algunas de estas notes son. modos.de ' )í!)- -. en su New Year Leller va por el camino inverso: mientras que la primera versión contenia amplias notes en las que. es . para su ttempo -<>bviamente . por ejemplo. a petición de su editor. al respecto también U. emplean varias posibilidades de la marcación. las referencias a un mismo pre-texto pueden ser.3 1 (Con .a robinsonada The' ¡ . En cambio. a ¡· In novelo de Ualluntyne en partil. ~ cae uen W' . También la cuestión 'de si determinadas épocas prefieren determinadas formas de marcación sería un remunerador objeto de investigación. Pero. El capitulo inicial de la novela de Golding recuerda el género ~¡ i' de la robinsonada primero sólo de manera general.: En el original alemán: Aha-Erlebnis: término psi¡:ológico que designa el darse cuenta súbitamente de un nexo de sentido.) Auden. por lo demás.e marcación de la inlerlextua/idad 103 . Pero la claridad de la marcación de la intertextualidad de un texto puede desviarse en una u otra dirección también en el curso de la historia de su surgimiento y publicación.:'ular sólo mediante unos pocos oeralles . P. y re mire. después..plJ W !l1 tlJ ll1 ll . ~~Jr ·• l O2 'utrich Broich 101 a la :sas 1mo JS- e el ente · los así rgo. los autores que quieren marcar de manera reconocible las referencias intertextuales de sus texros. Eliot identificó expllcitamente y documentó en notes esas remisiones." tulo Metamorphoses. para después. Pero 1 además la ~arca~ión de la . donde en la primera versión impresa numerosas remisiones intertextuales fueron marcadas sólo de manera indirecta. U!} movimiento en dirección a una marcación más clara ya lo hemos consignado en The Waste land de T.intertextualidad puede tener también un compon~nte dmám1co. La mayoría de las veces.• -como. En todo caso. también en el prola· gonista) la impresión de que se trata de un caso criminal clásico que podrla ser resuelto con los medios trad\cionales de la novela policial. . Coral !stand de Ballantyne en lord of the Flies de William Golding. los jóvenes comparan expressis verbis su isla con la de la novela de Ballantyne: «lt's like in a book. en l 'Emplqi e/u temps de Michel Butor donde mediante numerosas remisiones intertextuales a la novela policial cÍásica se suscita en el lector (como. en el curso de un texlo. • · _. De manera análoga prqcedió Joyce en Ulysses: en una anterior versió n todavfa todos los títulos de Jos capltulos de su nÓvela remiten a determinados cantos de la Odisea. in W ' . mientras que para los lectores contemporáneos de la ·obra éstas no necesitaban ninguna identificación.P· 57-93. Asl. 16 y 38. ser marcada de una ma. ' probablemente ya no se puede decidir co~ seguridad si ~liol indujo en error al lector de manera consciente o inconsciente. re11iera 1 que iO. si épocas que tendían a una marcación más explicita fueron relevadas por otras que marcaban sus referencias intertextuales más bien de una manera velada. de todo. Marcación y desarrollo históricoliterario 1 Ésta es la cuestión de si ta mbién en el curso de l desarrollo históricoliterario hay tendencias semejantes. poccr después.· 1 di: : en 1 de :nta • in~e 1tras · . partir de un muy bajo «umbral de señal». Ga111mgen des modernen engllschen Romans. } «Coral lsland -» io 1 . por lo demás.1~ ~ .prueba de que exislen tambi~n marcaciones de ta intertextualidad que inducen a error.. • N: del T. ll il ll ILJ ll llJ w· V V • . cuando el autor puede estar seguro de que el lector ha descubierto Ja · ~eferencia intertexrual.. se identificaban los pre-textos. por et contrario.iem- o erza lord o/ the F/ies. hoy d1a ¡A más tardar en estos pasajes tendrá Jugar también la vivencia-ajá"' intertextual del lector menos atento! MI Formas d. l 958 (hay ediciones pos1eriores). y. Broich. por ejemplo. pp.mayor raz(>n los editores de ediciones criticas en épocas posteriores deben explicitar a menudo referencias intertextuales. en el curso ulterior. gracias a que en Golding como en Ballatyne dos de los tres jóvenes de mayor edad se llaman Jack y Ralph y a que·ta flora y fauna de ambas islas muestran semejanzas. adema~. . .» At once there was a clamour. ~.'~í lo en /os cuatro cuentos cortos de John Cheever publicados bajo e/ tij.

. la nove la del realismo mg es . pp.n Humanismus aund Renalssance. 1 La c~nfesión abie~a· de la inte~~xtual. 563-578.. Cf. 1983. Der Akt des lesens. ~ ~ ~\ apareodtees~~n:~ pe~~~:~~o~~~:d~~c. . no sólo declaran abiertamente su ·adhesión de principio a los «ecos de la in. .contada».~6!. en todas las épocas han existido autores que escriben para un pequef!o público de conocedores y que por eso marcan las referencias iatertextuales de sus textos más bien de una manera' velada -desde lo:. sonetistas del Renacimiento italíaao> 2 hasta. que sé dirigió siempre al lector erudito: no sin razón lrvin Ehrenpreis ha hablado.un espacio de libertad mucho mayor. (N. Así j:>ue~. Arne> Schmidt-. por ejemplo.. aunque en oiro contexto. del T. p. en su mayoría. ' . mis . pp.so re su o r . p. . Épocas anteriores preferían si~mp~e una marcación más clara e inequívoca. a una negac1 " . libro original el autor rcmi1e·a I~ ui1i- • <d m p •• N1 1 ur n Cf. Sólo carácter rntertextua e sus nd Peder· bién ·~ ··~ . Traducción del alemán pa1 pre «aj aje1 den que ·hab gun fic11 (slg. 3. el capitulo VI.Ehrenpreis.tertextualidad» («echi dell 'intertestu. h d aper )» New literary . romanllcrsmo mg s Y L .el tona ya .de 1a 1'ñtertextualidad -as! como una co en lasoformas . . . deberá partir de que ea todas las épocas históricoliterarias exi. J) ino ue Olien de relieve programátiqamente. . «i libri parl11no sempre di nltri libri e 1 a stor¡· 8 gia racconlala».a marcac1'6 n . H 7. W. esp. . por el contrario. Eco Nachschrifl.· ción y que esa diversidad dependía. éstas son ~ ~ ie entación del cambio históriT d vla está por escnbtr una pres guros. t' enden a una «intertextuahdad e . se -~1 . Charlouesville..dice. I ' en el siglo XIX.. a la convicción de que todos los «libros ( ..¡ .vtu!'ll I''' a h' A• T !'ll11r~nr"' 1 • "'"""' " i·is1.. Pusttlle. . Noyer-Weidner. W. pp.. 3> La literatura modernista y la postmoáemísta prefieren. Er. no revelare . A.:r~=:~ren~ia la acentua.ción de su «origina~d~~»~ hipótesis que conocimientos seSio embargo. ioi:. aunque esos textos en ge11eral marcan sus referencias intertextuales de manera menos abierta y en parte no las maréan del todo. pp. En todo caso.e~ura mente man. para e ¡ pe nsamiento y la escritura. b b a· no sin cierta coqueterla.· se pod.. !ser.H Pero. además'. Esto vale incluso para 1. . Sin embargo.. dentro de los últimos siglos se perfila una tendencia fundamental. fuentes están perdidas en mi propio d1scurso. 177-196. fuentes ue noahora ha Por lo tanto.stieron A al mismo tiempo. 15·.t: · pueden responder ni siquiera de manera preliminar.~~ ~~~t:~~ ~~ ~~:s~a y. Reahsmus __ _ _ se da d de ese capitulo que está constttut 1tnri nrotrrtP lntll'rr. . «Zu Tasos 'binnenpoeti scher' Auseinan- dersetzung mil Bembo . 1'ds q te:ios como constituyente decisivo.. por~6 Y · · ·. no en último término. lilerury Meaning and Augusran /lufues. Munich. K.. 1974. de 1.Hlstory. 'd 8 por el estudio «Romantik. unas al lado de otras. del estra · to de receptores al que el autor se dirigfa . . diversas formas de marca. Wiesbaden..en primer término. pa COI historia de la propia intertextuahdad.rá decir que sus autores. ed. t ' .':•1•. . Hempfer y E: Straúb. >6 «lmagina tion as Plagiarism an ~n mts e P . 1-48. 1976. de la tendencia de la literatura del clasicism·o inglés a la «exp/icitness». l .28. y. Lau~eó~cde .a literatura clasicista ·de principios del siglo xvm. . fuente'S sagradas . 315-327. ' porque·esas . de un texto a otro texto y a como demuestra negada». · lé . a . . en: l.és. UTB. en ltalien und die Romania.]siempre [hablan] de otros libros y toda historia [cuenta] una hisn Cf. ' ogni storia raccon a un fi .idad de~~e~~~ir:~¡~~ ~ª~r~~:"fe~ halla con frec4enc1a en el clas1c1smo mgl. aqu·l.alitih>). y asimismo se hallan en todas las épocas escritores que tienden a una marcación más clara y explicita -desde el Cervantes de Don Quijote hasta el Greene de MJnsignor Quixote.. '' «Explicitness in Au¡¡uslan Litcraturc11.(samt abschliessenden Hinweis auf das Desideratum einer kriti sc hcn Ausgabe von 8embos Rime)». 1975-1976. por ejemplo. una marcación más velada y menosínequívoca o explícita -como ellas en general dejan en sus textos más «lugares yacios» y de ese modo le abren a la actividad del lector -y con ello también ·a la subjetividad de éste.Ulrich Broich En el presente estado de conocimientos esas interrogantes no se .

en Dinlogi~iliit.71én: Rollensprechen: discurso que represen1a el monólogo de un persona1c t(p1co. y 2) el lenguaje poético (en el sentido del lenguaje de la llrica. pal~bra prosística. que es sostenido. 1977. es decir.--- ~! 105 llJ ~~~~~~~~u~~ijij~ijijijijijijíl~~ll .Probleme der Poe11k Dostoevskijs Munich 1971 222 N d 1T E ' ' ' pp. dad ya seóriUo18 Enl su· tip~logla de la. ó • . e~ ~na palabra sobreentendida.. en la frontera de dos conciencias. origit · ·nada por el contacto con la «ajena».. no adquiere ella misma presencia al-• ~na. como intera~ción de determinadas po· siciones de sentido sin referencia explícita a un sujeto hablante individualizable. un tercer ~1po: la palabra con' orientación hacia una palabra «~Jena>>. 355• 380. ed. denotativa. que se remonta a la Antigüedad.I demanda una nueva disciplina : la metalingüística. una traducción [Überselzung]. «Am· bivalenz und Dialogizitat . descriptiva. El lenguaje poético en este sentido. ante_ todo. Lehmann. por Renale Lachmann.Zur Theorie der Rede bei Michail Bachtimi. y d~ la palabra objerual. «Dialogizit~I und _POetische Spracheu. mejor dicho. del espacio de dominación de la «Verdad una». implícita. dos posiciones de sentido. Frankfurl am Main. e . orientado al código de normas de una culrura oficial. el yo y el otro fundan bivocalrnente el diálogo. El concepto bajtiniano de dialogicidad tiene dos antípodas: 1) el lenguaje oficial de un canon unificado y con jerarquías semánticas establecidas. a I~ pala_bra 'monológica que no e~~:~~ b17n «respuesta». de la monovalencia. A partir de esta relación palabra/ alabr·1 a1ena BaJtln desarrolla su concepto de la dialogicidad para la p 1 é. La palabra dialógica. el carác. aquí: p.. • . con una manera social de hablar Ypensar de ver sentar. por F. pp. -1:. Espei:ialmente el género prosístico de la novela deviene Ja hipóstasis de Ja dialogicidad·de un juego de lenguaje liberado del monolingUismo. . la interpretación crítica. Es en el lenguaje de la prosa en el que Bajtín ve realizada la estética de la dialogicidad. aunque esta referencia no es extnguida totalmente. a partir de una. pp.. Dial~gicidad e:e1 :610 kr:nte ~ lenguaje poético* Renate Lachmann :ix.. que puede se/ considerad como expresión del establecimiento de un sentido autora) concluso o~ parte del hablante. 1982.. al desmentir el respectivo carácter concluible del proceso sígnico. es monológico o tiende a la monologicidad. fi : Qu1s1era. • • Y repre- . o. é l investiga la dialogicidad como principio de construcción que no admite una «palabra definitiva. a un establecimiento (Setzung] que no es también ·'ª • 1 ory. que se constituye como dialógica en el cruce con una verdad ajena. la palabra de la persona ~e­ pr~sentada.n alc'. explicar eso: a la palabra univocan te. que pone acentos propios. ter definitivo (le la relación comprobada entre significante y significado. es bivocal: en lu bivocalidad se encuentran el yo y el otro (significante er:i la imagen del doble). u UllÍ· mus 1 ~ iora hay n 13e del Dialogicidad y lengunje poético 107 '· . deter2 Cf. identi1can~e. Yss. A.. de aquel lenguaje que en la estruc_tura de la jerarqula de lenguajes de una cultura ocupa el lugar del lenguaje poético). L~ palabra cau·: que Se «Contraexpresa» en forrhas como Ja estilización la parad~ naj. • 1a. regulado por mecanismos estéticos y estilísticos (tam• bién cuando los neutraliza). 369. 51 _62 . Mumch... ·. .. por lo tanto. etc.1 En las novelas de Dostoievski -que Bajtín quiere ver dentro de una tradición. Kittler y H. Bajtin opuso la palabra dialógica. ·habla de rol** la lé · .ón de valor y verdad. de J. mediante el carácter no concluible de un proceso signico dialógico.:. de un género que ha asimilado tanto principios estructurales del diálogo polémico de la stltira menipea como forrpas de l carnaval que han penetrado en I~ literatl!ra pros(stica-. ed..sobre la base de un proceso slgnico b' . Turk. (~l~nifiantlsignifié). que perturba el binarismo slgnico.' Bajtln int~odujo al lado de fa pa abra directa. que funciona . e • po mica.. W1~helm Fmk Verlag. concluyente. dos acentos de valor. en Urszenen. única pretensi. palabra b1vocal. El texto como diálogo potencialmente no conduible aparece.. El texto lírico es monológico.

p. no respondida. la:forma del «spw·. Esto se puede mt. e1 11diacro de R. 9 El texto l Probleme der Poetik Dostoevskijs. J 1 ªº cr. l «La palabra fija. coín~ interse~c1ón de experiencias sociales y textuales y punto de intersección de discursos externos e minan te. surge el espacio libre contra escr1tur1zac1on [ Ve~­ schriflung]. rompe la je· rarqula establecida del lenguaje literario med1a~te el 7aos de l~s discursos vivientes. autor o hablante/oyente. 1 lbidem.d~ 1. 4 no áiste en el mundo de lenguaje de Dostoievski. tuación oficial. 370. Weber. en ningún caso. 57. y di dial. sino que significa el «!<iJll:. todos lo~ h~blantes». fon(a. Una voz individual no termina nada y no decide nada. conclusa. po social _de. Die Asrhetik des Wortes.uuuuuuuuuuJI ~ ~. .lextos. constitutivos de la concepción de Bajtín/Volóshinov. trad.!. p. 502-523. internos. 504. Horle· mann. LehmaM.. 226.. Toda comprensión respo~dc.sencial que partic. art~cula. al posible conlexto de 1.. a~a interacción verbal. • Marxismus und Sprachphilosophie.oyente .24): «V~. un~ e~tiltzac16n de la ·dad La DOY~\a como lugar de.encierran uqa oposición. sólo el diálogo es fin. . qu. 1979. de R. Frank 1 . una amb1valenc1a que res~lta del carácter procesual de la inconcluible formació~ de la co~pre~S\Ón • y crea una insuprimible diferencia para. Entre la comprensión y la respuesta no se p~ed: traz. además. en la que la palabra se imprime como respuesta y para todo hat>lar es válido lo siguiente: «La comprensión que responde es un factor e. «réplica» en un sentido directo. que se realiza mediante enunc1ac1ón y contraenunciación.. La estructura hablante/oyente. . Todorov ha tratado de fundar dialogicidad bajtiniana en él concepto de . Este aconteci~iento es_concebible como proceso de comprensión que se efectúa como respuestas éon signos a signos. écriture. el terreno de la voz no el de la escritura. No es por casualidad que los conceptos de «enunciado»! «b1v~calidad» (que se ve aumentada en el concepto de la «plunvocahdad». sino un fin último. Frankfurt.. p.la umvoc1d~d.. • -respuesta. pe~n. como magmtudes exteriores al texto. • Ibídem. s. -. núm. en ~l espacio de la nov~la e~ que se c~zan muchas voces).ipa en la for:mación de la palabra. «d1~cu~­ so interiorn/«discurso exteriom. sirve de base a la respuesta.ª .como acción contra una lectura fijadora. l. ni como enunciación monológica aislada.a»..» to ' cuya entrE una.mo como instancias constitutivas del texto (autor impllcito . marca el texto. 40 (1979).•mpllcito ). J. en la infringe. Contra las letras arremete la b1vocahdad.to ~ocial de la interacción lin~illstica. Dos vod:s soo el mloimo de la vida.e rprctar de la --Iña~era siguiente: en la voz como réplica al otro se. en su polivalencia genérica. y. El descubrir las voces como blvocahdad Y poi¡. medlda en quenace «sonar» las voces de_ol ros. la vocalización [ Verstimmlichung] del texto le ido .O. de la «polifonla». T. los que no son delineados.:?r en modo alguno una frontera clara. . ' 1 En Poériqut.Ja subjetividad como alteridad. Los discursos presentes y ausentes son cond~cidos ~sí en el texto dialógico a constituir la ambivalencia. Y en una formulación aún má~ aguda: «Todo es medio. 285. sino como el a~ontecimien. al mismo . auto1 domi lismc le ab1 plural L los qt textos da cor el ges crito 1 entrop Po de Baj signo 1 nienc ia te. Bajtln habla en otra parte de l mismo problema de la «hermentu1ica de la cotidianidad» ibídem.9..uJeratura. la reducción . es decir. 1985.e ya ha dicho lo último». GrObel. Ambivalencia que se sustrae a la rigurosidad y nonnat1v1dad de la pun- !ª 0 hac dialógico refleja esa interacción entre a~tor y oyen.gi. .»$ El punto de partida de Bajtln es la estructura conversacional del ~nundo. pp. que parece invertir a9uella de l~ que se den va el. la infinitud potencial del diálogo suspende también al sujeto. La vinculación de comprensión y respuesta es ' la 1 log VOZ om de 1 ble. en el sentido de la tangue saussurcana. que realiza. Dialogicidad y lenguaje poético 109 \ El diálogo en Dostoievski no es ya un medio. R. «Ambivaleni>t. es ec1r. y es. Frankfurt.6 En su contribución «Bakhtine et l 'alteriié». ed. concep- '·ª formulada de una manera aún más precisa en el siguien~e pasaje (p. no un umbral hacia la acción. 284 . . tras· lada lo que se ha de comprender a un nuevo contexto. oral 1 • . p . J. una comprensión activa que es experimentada como una resistencia enriquecedora o como apoyo enriquecedor a la palabrru>. el olr en vez del leer.t e. p. ~ont. remos mb tarde que precisamente semejante comprensión en el senlldo prop_ro d la palabra. . y ha reducido eso a la fórmula paronomástica: «etre/autre» [<<Ser/otro»). de una vez por todas>>. Una comunidad slgnica en la que el lengua-· Je no está en circulación ni como el sistema abstracto de formas lingüísticas. ~n la_po. pos111v1 tura.!. 7 El discurso del otro no ·e s el d~l i~conscicete (en el sentido de Lacan). Aqu¡: p. la comprensión der devenir.muruda&-sí-gmca. .a . p.Q!a~S s1g01ca carnavalesca.tiempo.ra la «hteratur. del autor como el «otro». ~~os l0s«sujetos» participantes. S. ~\yo del hablante. sino acción misma. 173. el canon_ !Ll. M. muerta. 1:. en el sentido de la paro/e.. ed.J..

entre retrospectiva y potencialidad infinita el . Es el vocalismo el que. • ' A la hjpóstasis de Ja letra opuso Bajlín la hipóstasis de la voz la voz «representada».. Crea su tradición y la supera y puede así ser concebida como género que repite. a és!e último se lo asocia con el principio monológico.'-l. il... 1 le abr~ las fronteras genéricas a la espon taneidad de la p'olifonía.ure~na. La positividad del próceso lineal es sustituida por la negatividad de la ruplura. ll. l. ~s una ~mbival~ncia que refleja la de la comunidad sígnica: dominación ofic1aV!=spac10 no oficial libre de dominación. Y la po lifonía. ) está cerrada para el estilo poético». Pero el enunciado no se realiza sólo mediante estrategias de selección y combinación. ~I sen¡ ido de Bajtrn. Su fondo es. Un diálogo con otros textos que rebase el texto • está excluido de la misma manera que la alteridad del sujeto poeta.. p.Y la écriture._L. que no necesita ningún contexto. la e:>S lie·1a :i- e- ro el . Concibe la palabra poética como algo carente de supuestos.lJ. a pesar de todo. se puede hablar del texto «vocálico» de Ja novela 1 cuya tensión de ambivalencia se despliega en la insuperable diferenci~ entre fijación escrita. en su falta de distancia respecto de si misma como fa lta de distancia respecto de un significante. · ~!! 11 O Renale Lachmann Dialogicidad y lenguaje poético 111 109 son lino imienlS e :xto tita ión >ld.. que empuja la en1rop1a polifónica a la redundancia homofónica. por una parle. sino un proceder sumativo de las referencias a otros enunciados. tnterpretado de una manera rigurosamente binarista.e Ba1~fn/Volóshinov ha de ser vista sobre ef fondo de un concepto de s1. ciertamente. JJ. Pai'tiendo de la voz co·mo 'voz am bivalente y como voz doble. Un lenguaje así concebido no puedo tomar ninguna distancia de sf.ll. centrípetas. . ur 11 5· IT l~ to de écriture de berrida: 1º la voz cscriturizada. insiste. \l. Dcrrida.. como 1nic10 de archivo. «El lenguaje del género poético es el mundo tolemaico unitario y único. que parece dar garantías auiorales para la verdad una. El poeta aparece como un sujeto hablante unitario.gno. por encima de' las tendencias jerarquizantes. l l-l\. introducción n J. J.Die Stimme und dos Phiinomen.idea co~duce a una dia'fonologf~. de provenienc1~ sauss. 11 La -rigurosidad con que Bajtí. se delinea nuevamente en la réplica a los otros textos concretos.L.J. le reprocha como filosofema utópico la idea del lenguaje se· parado. Al conceder Baj tln que esos juicios pueden ser revisados con respecto a la Hrica moderna :_él quiere decir la futurista. pal11bra ajena. fuera del cual no hay nada y no hace falta que haya nada. por el reconocimiento de la hu e ll~ 1 de la voz.. en la que se hace presente a la historicidad lineal como una cdiacronía acumulada en la sincronía». As1 entendido. que se presenta como'la fuerza centrífuga anti· 1 auto~al. sus dimensiones no son las clases de equivalencia 'del sistema y la linealidad de la oración concretá. su .. sólo le está obligada al objeto. La superación de la dicolomía pura /ongue/paro/e si11 Cf.. no a otros posibles significantes.(a la que.l. que siempre se presenta como crítica de los códigos a 1 los que ella se debe. 1 . . 1r. el discurso escriturizado. por la otra: como un intento de superar en la dial9gicidad del enunciado esas o'posicion~s en la ambivalencia.iU. que en la cifra de Ja escritura manifiesta contra el 1 logocentrismo. unitario y único de la poesía). cdntra la voz de la ley. 1979. para decirlo con un concepto de R. 11 Die lsthetik des Wortes. solo con su único lenguaje y el mundo sobre el que todavía no se ha hablado. 1 J.. Herisch. Jakobson. P~ngam os d~ relieve una vez más que la concepción del lenguaje d. toda palabra.. no a una gramatología. de la pluralrdad de lenguajes... . que en la escritura hace halla ble su rastro de ambivalencia y reacciona contra las letras de la ley.. 1tn10 - 1ian lr- e ·• 1 ti- la la lel rlí- la :a.. que se basta a si mismo y puede abstenerse de toda interrelación con una. F11nkfun. se debe a la bipolaridad de su idea del lenguaje. y d1acroma/sincronía.n ayuda a que sus conceptos de dia logicidad y ambivalencia consigan validez exclusivamente para el dominio del lenguaje prosístico.l. con las implicaciones langue/parole. 1U .ll. 178. La idea de la pluralidad de mundos de lenguaje( . en que la monologicidad poética vigente para el texto lírico tiene una actitud lingüística diametralmente opuesta a la palabra prosística. que es des-escriturizado o más exactamente: desgramatizado. Pero el es~ cnto ~ctua ~o~o fi1ac1ón. L~ novela.. El hallazgo de lo dialógico no tiene ninguna importancia para el lenguaje poético en sentido estricto.. túa al enunciado en el continuum discursivo del espacio sobre el que ya · se ha hablado. 11 Bajtín parte de que el lenguaje poético como lenguaje especial reprime la dialogicidad na!ural del lenguaje y tiende a lo dogmático-autoritario.gesto ~amavalesc? a~bivalente ~n.

etc..· En el tratado concet11sta de Casimir • Sarbievius.os tipos d~ tropic1dad. ajena) y . Wroclaw . El orden ingenioso de los signos !ingUlsticos que . y a t¡na refrenada.aba. precisamente en relación con formas equívocas ya halladas. . manifestación de la a~nommat1~. orientada de manera ta~ antem~nte dicotómica.. como form¡¡ suprema de la exhibición de su ambigüedad. por otra .. La dialogicidad del signo secundano -por ejemplo. En la . del lengua3e e Buck~ Bad Homburg -·B. del tropo. evidentemente.ialógico entre los dos. oficializado. y trad . y que se halla en continuidad de una concepción del lenguaje. la eq.este Y per:naoece e. ) e. P· 113. 1958. cuya contraposición oonv~nc1onahst~ de los lenguajes poético y práctico participa en un pensa. es revo~ado por. Biblio1cka pisarzów polskicb. cd.la «dubia significatio» que es inherente ·al lenguaje. e~ta excluido como lugar del discurso ambivalente. y el «oxlmoron homónimo». en cambio.a traductio. • gicidad desplegada.do. c~mo dice en el Cannochtale Ansto~ehc? (1655) de Emmanuele Tesauro. Ja evasión de Ja regla monológica hacia la. relación de ambivalenc. pp. regla d. 13 Aqul no ha sido tomada en cuenta aquella importante estructura de doble sentido como sólo puede producirla precisamente una llrica que avance pas~do por muchos grados de refinamiento semántico (y que mire atrás una y otra v~).los rigores de un siJt. por su parte. La «dubia significatio» se . de la lírica qu~ está sometida a.. . que Bajtln rechaza tanto en Saussure como en el pensamiento dicotómico de los formalistas.ema de estilos dividido jerár~ qu1ca~en~e.bible ~orno c~ntacto d. 12 Cit. toda la tradición oficial global del lenguaje. por una parte. en su negación del automatismo (consuetudo) semántico d~l lenguaje c~­ tidiano que reprime Ja ambigüedad.cierra a las posibilidades dialógicas de una poética as!. p. contra la palabra hallada al llegar y acostumbrada d~ la consuetudo (contra la palabra otrq. Sin embargo. la pala· ·bra sobre la duda .11~'?1Pº· En esta «doble orientación» d~ la palabra trópica reside la posibilidad de construir un texto «doblemente orientadol> (el «doublesensed message» de Jakobson)..erlín · Zurich. .de desviación que una retórica (~?·mo . t968. Seria B. (Praeccpta poetico). jerárquicamente ordenado.-en las formas de. como sincretism? semántico q~e. sin aprehender como tensión de ambivalencia la int~racción entre los dos polós que ellas constituyen..1guaje normal.stricto.n una palabra unitaria e indisdutida. con lo cual se restringe y tegula la dialogicidad. 1l ls1hetik des Wories. a una doctrina de las figuras y los tropos. Pone al descubierto. 178. 12 deviene un aumento de la equivoc~­ dad aumentada.uivocatio (hasta l~ega~ a la obscuritas). La meta-· fórica topológica ya no deja percibir como dialógica la tensión en~re proprium improprium.. en las v1venc1as.cia semánti. propio e impropio. n• 5. códigos (entre P¡ropri~m e 1mproprium): el signo de lo improprium del lenguaje secundario ~parece como réplica al primario. Ya el planteo Tetón. miento retórico estable. pero la cuestión es si cnt?nces ~I lenguaje poético sensu . Cont~adicciones. intensifica la referencia dialógica mediante la infracción de las reglas.de St. el lenguaje establecido. En la poesla. por asf decir. de formas de comu~icación decide tambié~ sobre Ja admisibilidad/inadmisibilidad de determinad. co~fltct~s Y du~a permanecen en el objeto. En el CJCmplo de la metafórica . 14 el <<lusus verborum>~ aparece como puesta al descubierto de . en los pensamientos. Ante todo: las estrategias . es decir. que distingue entre trivial y sublime.ia entre código primario y código sccund~no no es tematizada. en·el que el grado y el modo de io trópico (la tropicidad) y la dialogicidad se condicionen mutuamente..ctrina poetológica del concettismo dél siglo XVII.debe estar libre de ·dudas como palabra». la paronomasia. en re_sumen: en el material.Dialogicidad y le11g11aje poético t lJ aqui.pre~enta como deformación ·del ler. según la edición de A. la. u En Wyklady poetyk. De aculo et arguto ( 1627). penetra en el espacio.ca (ambigüedad). El tropo se vuelve.e un texto como ambivalen. pero no pasan al lenguaje. «El mundo de la poesia empieza a resplan?ecer (. La retórica como instancia que apoya la implantación de un -sistema estable.se puede mostrnr la tendencja a una dialo- !ª . ratifican la concepc1on d1cotomica del lenguaje. que. l.e la «s!gnificatione ingegnosa».Ja incluye al mismo .me~tada: La metafónc~ innovadora. 486-492.ea.Cracov1a. pone de manifiesto el doble sentido en la duda que se tiene del sentido uno con que ella se encuentra. encontradas al llegar. Skimin~. . el lenguaje del texto lírico. una relación semejante es conce.esta llrica cr.puede constituir la poeticidad el. esta última está regla.e~ del lenguaje peFmite una determinada posición ante la dialo-· g1cidad. El doble sentido como sentido de duda se despliega en las formas de la dmbiguita~. El programa de Ba}tín se .ncerrado en él. una llrica del tipo del que precisamente se trat. Es :compren~ible que el binarismo de la teoría bajtiniana no pueda renunciar a la dicotomia m~nológico/d!alógico.gr~?1á~ica secundaria) describe y prescribe.

revolucio~ador del lenguaje existente..it u_ -- 11. de textos poéticos que se refieren unos a otros.qu_e mega esas.una creación · a partir de la nada del lenguaje. Lo que en la concepción de Bajtín garantiza la ambivalencia no es P. el puro producto de una «renuncia de to- >¡ : :·¡ . 189. esta concesión quiere decir exclusivamente: dentro del mundo establecido. In palabra «voluminosa». Si el lenguaje en el texto l~ico puede olvidarlo todo.aje. una dialogicidad regulada. y la pohv~lencia no eslla innovación (destrucción). ' 7 Cuando una convención poética (lírica) es no sólo neutralizada..erdad~ la siguiente restricción: «la lengua sólo p~ede acordarse de su vida en con. ~o del sentido. sino :t:! _la ~eterogen~1zac1on.. _El «dubius sens~s» realiza la .l lll ··~- la del 1gico 1Ci- hade e. una 111. eka !• u_ ll ll ll lt U_ U_ lt iU_lt U_ ~ ~ • J?iulogicidad y lenguaje poético l IS ~l 13 to-· tre ica 1 " no oficial. Transversalmente a ella corre la suya prppia de oficial/no oficial. contra la decretada identidad del len.s Wortes. cerrado en sl mismo. ln . su potenci~ ludiera ~ue se sup~e ~ ~¡ misma (aunque ésta. sino la capacidad • que tiene la palabra de evocar otros contextos semánticos como desmenti. -!. no es capaz de . no sobrev1v16 a su canonización).~nc1_a.g/u11~1. que confinna el canon oficial del lenguaje). que no puede integrar In pretensión foturista-formalista del lenguaje poético nuevo (sin antecedente). automatizado y sometido a extrañamiento [ verfremdet]. 1914.dades semánticas del lenguaje. Shklovski. esta lírica sigue siendo._: .textos poéticos (aquí puede haber también rerriin~scencias concretas)». para Bajtln. 16 lbldcm. no canoniza~~ o sólo tardlamente Ganonizado.:• d_el lenguaje co~tra la do~'. 16 Sin embargo." que exige una nueva percepción (creando nuevas valencias estéticas y cognitivas). . 22) y ni futurista Kruchionyj. en el ·• fondo. A él no le intéresaban las postbtl'.. ~ i. 11~c l ~s1on del «Otl'O» s1gmlicado. surge ~lgo asl como una dialogici~ad. ' ! ·~ dos los elementos del lenguaje a intenciones y acentos ajenos. Kruchionyj.. • .'5 Lo que.i ~­ guaje. uno. " Cf. que al fin y al cabo no afecta al sistema existente del lenguaje (por consiguiente. Maiakovski) crea una ambil(alencia esotérica (extrasocial). Bajtín rechaza la dicotomía fornialis!a-nristotél ica de lenguaje poético y lenguaje práctico. 169 y ss. en v. t. 179.tertextualidad esotérica.. S~n Petersburgo. Y ésta sólo puede surgir en el género prosístico sincré. es decir.ero eso no es _lo que Bajtin quería decir. para emplear la sentencia de Bajtln. Aquí no surge ningún diálog9. el concepto del lenguaje poético en V.· amb1valenc1a. p. 11 lbldem. Precisamente por eso en la poesla ha podido surgir la idea del "lenguaje poético" especial. ~u . 1 15 Ásthetik de. 18 del "lenguaje de los dioses".·r.bra lírica. • El concepto del desplazamiento semántico no tiene para Bajtín ninguna importancia: El xenikon del lenguaje. dogmático y conservador.. '. contra el lenguaje unjtnno :-en el sentido de BaJtm-.n ida re1lano 1tiparás El de ~o n es . sfoo tjestruida por la infracción de las reglas. borrar las huellas dejadas en él por anteriores contextos eotoncés vale. ·1 .. monologicidad/dialogicidad. Por eso se puede entender también el que Bajtín condene la creación lingüística lírica . la innovación.{~~ t1co. p. También alll donde Bajtln hace concesiones la exclusión d~ la lírica sigue siendo radical. son aspectos de una concepción del lenguaje que no parecen afectar al modelo bajtiniano del lenguaje. '!. 17 . La ambigüedad puede significar In .s~imentaciones.114 Renate Lachmann -!. sometida a un sistema genérico. 188. de una decisión de valor. pp. lbldem. aqul no se agrega ninguna nueva voz.u~s.semántica potencial . l~nguaje unitariq/p!uridiscursividad. crea el espacio libre Jl de·la amb1val. de la novela (que. sin embargo. entr~ otros». La 1<palabra valiosa por sí misma».) el lenguaje de los géneros poéticos (se vuelve) con frecuencia autoritario. la la nir 1 ~ce nte la no en ~o­ aje 13. •!. de «sublime>l y «trivial»·. que se remite a la Poética de Aris161elcs (cap. ~a pala.. mediante la aniquilación de todas las huellas de la pluridiscursividad y el plurilin· güismo sociales». i!. todavía se trata del hallazgo bajtiniano del lenguaje unitario lírico.nación del canon. del "lenguaje sacerdotal". los procedimientos de la desautomatiza~ión y el extraf'lamiento extremos. pero sólo la ambivalencia incluye el otro significado como expresión de un «acento de valor». A pesar de los excesos de lenguaje -en el sentido de la salida de sí del lenguaje-. de origen no indagable. la atomización y la dispersión del sentido que se con. sino la conformación de lo que está 1' «sed1men~ado» e~ el lengu.. ~olida'. la «palabra como tal» (Jlébnikov. i!. como los produce la invención de metáforas del concettismo preciosista. · La posici6n de Bajtín en el debate con la concepción del lenguaje de los formalistas y la mitologia del lenguaje de los futuristas adquiere rasgos rígidos: «(. «Voskreshenie slovn». la confonnac~ón de la labilidad semántica de la le~gua.labilidad . una voz solamente releva a la otra o la supera. pudiera ser recono~1da como extmc1on gradual de la función puramente práctica del leng~aJe. ¡¡.

:: ~Nasha osnova». exige la infinita incluLos aspectos de la ambivalencia. bumboldtiana).Zu Majakovskijs 'Oda revoliutsii'». los otros lenguajes.. opone ~~:~~~a~q que represen.. /ª 1: .nci~n~os. par cd «d< log ·má: dial em~ tanll de. pp. por la otra.e~~:~::J~~ r. 1 <.' por otra. 164 y ss.:mu tes sefi aladas. cenamiento de experiencia cultural y semántica en los signos-palabrás.. la «poética» c¡¡rtesiana.x~s de lenguaje. Así. Ásthetik des Worres. para detener el proceso de aislamiento mismos en lo univoco. si es posible. sividad de todos ~os ve~ ~las voces a1enas. S.lenguaje y las supera.. como si se tratara de la doctrina .~~. el neologismo poé!ico es extremadam~nte monol .~~. dis. al que se somete la liri..a .a en consideración a .. ni la concepción y la praxis de la lírica del y no-canónico de ese co o 1c1n y subversivo y lo no-clásico ~ . las definiciones.. • ur eorie es ross1schen Fururismus. n " 116 'Renate lachmann !· Dialogicidad y /e11g11a11: µmi1ic11 t l 7 :. e11durecido.: «tn «. amb1valenci~ surgida ?e la competencia entre dos voces) o.. ~~u .:·::~:::~~~ ~. etc. 5-23. p. del alm¡ide los . ninguna ambivalene·ta que construya un contramund . como potencial para su coneepto las ten<. como los polos del lenguaje desgastado. e las capas sordomudas ii La vehemente articulación de la doctrina bajtiniana del lenguaje lógicas. los resultados del trabajo de ¡ 97 I. Bajtín ha asociado tan rigurosamente su concepto con In idea dd . claro y finito. .:: :::::'. r~fº~do recol noce.) en la Sdvigóloguiia21 de Kruch' · 23 Á1 ' •· .\\'~Í$\\I\' \W\~lk\' . No reconoce correctamente la pluridiscursividad \lrica en Maiakovski (la absorción de estilos lingüísticos sociales ajenos. por una parte. ncre a. el formalismo (qÚe. ll Só ci ci+ ob la «PI i>a. n• 5. ·y la oposicont~~t~: ~~~: en cuenta todos los aspectos qtle pudie~an marcar los ción entre lenguaje de la proJa ·y lenguaje de la poesla (prozaichnost ' y .. ~ ~ iU. en Sobranie sochinenil. a negativa a repetir el significado encontrad Ambos.'~ • len as a a praxis poética co l d 1 ·"• · ·está dirigida contra el formalismo.. mente poético que co Je nuevo. El fonnalismo (ante todo. . asl como el concepto central del responder. Leningrado t 933 p 229 o~re Ja interpretación de la teorfo del za11m' de Kruchion. 2• del lenguaje» i1 como ta engua1e. (palabra que está sola consigo misma). a logla oficial del lenguaje en los años 20 ya habla llegado a ser altamen8 de diferentes posiciones de . 1 1 •.'::~~~::adt~~~.~~\:1~. 20 E~ bastan~ sªo~t~ iz~c1on de dial~ctos sociales reales.<C 1 Fri 1 Jµ ' do11 Se1 · «P• ~ 28 29 lac1ón con Jos últimos aspecto 5 .(~ompromet1do). Sdvígologuiia russkogo slija. dos intentos de definir las eslructuras dialógic_o-íntertextuales en la !frica: R. . t. Beilenhoff z .~~ ~J: 1._ en Wiener Slawis//scher Almanoch. . bos conceptos.I> lj u-u-u-u-u-u-u-u-u-u-u-~ ~-ij¡~ ij. tienen su ralz de una manera sociales y culturales.l:t ideologla del. Lot¡ . el ddee cruce de estilos genéricos). ~- . . en la dialogización de palabras es romper el silenc~~~::· ~efi_n1c~ón de Jlébnikov: «Crear :1' fonnas de lenguaje.· . para tomar una idea de mi trabajo «El concepto de su derecho una otra ' ª ~urna. : género prosístico sincrético (que infringe 'ta estnictura genérica oficial) <' y la idea de la pluridiscursividad (que infringe el principio cen. enuncia os. 'fi • Jt n opone el cruce te sospechoso) y la Escuela de Bajtln. oficial dominante a la que se le deberla imputar aquel objetivo de sonido como fusióri de dos o~~b~~g» (desplazamiento en el nivel del ·•¡ centralización que (desde la poéiica aristotélica. V. 1'' : tralista del lenguaje unitario. d .~n f~~~~s~ej. t 980. 1923. ~"" ~ ij. les reconoce imageo·de Potebniá». Sbklovno es. en la p0esia me1a\Jgica funlri>1a C\'111\' 11<'\. la gramática universal de Leibniz y el ideologismo concreto de Humboldt) «esclaviza» con el concepto de·sistema de lenguaje a on ex o. que recha¡z.e~ar. :ara Ba1tfn. por lo demás. Bochum. en el marco de la ideola p~lisemia ilimitada (el significado libe~a~o1. Lachmann. ' .¡~~~~::: aj~~:)c. cf. (próximamente en Poerlk-und Hermene111ik.~ ~ il. una palabra que sólo se tom. resulta una oposición en el'uso del i' guaje que se destaca significativamente or una enpoetichnost ')..f... . e os ti• procedimientos del «Zvukov .~du~~ti¿:~~~fiª~:r~ee~~e~eg:gª~:. en sus implicaciones dia. .:~.. . que parece cumplir francamente todas las exigencias de su integra. acmelsmo. en su afinidad c~~e¡'to y de esa pra. mnguna .:. YJ Y Jlébnikov en remaestrío de w.lencias de la lírica futurista anponibles». 1 1 As1he1ik des Worres. pp..H 10nyJ..~~~a 1t~~~~~. del dinamismo semántico.Ji nov1 conj plo e tícul¡ es m l6 11 1• 25 Cf.::f~::~:.eleva:! ~~~ª~u:~ . y «BachUns Diatogizitllt und die Akmeistische Mythopoetil< als Paradigma dialogisierter Lyrilrn.he · cióli .~ resumidas cuentas. ereativo. gico.::i~~:~'~. y el lenguaje viviente.ca). especifica. él no '. n J¡ le Ct pt ~a~:c~~:~s~~~ ~u.tan experíen<iias oblicua y polémica. provienen de esa tradición (en :o . 179. en la leerla estética del lenguaje de Potebniá. Moscú.skaz (discurso con orientación a un:edio lin:.. XI). la réplica. «lntertcxtuálitat ín der Lyrik .

asl como la idea.en su op?sthvtdad .. Aquí: pp. Al concepto de la «intertextualité». y. te dialogue et le rqman» (1966). E.tica» bajtinin na de· hace r de la doble orienCación de la palabra (a s1 m1~ma y a la otra palabra) el objeto de investigación. el del ! su 1 de 1aje ina de sreto e a !·)- !O- !ra de iá. El aspecto de la duplicación y de la plurivocidad puede ser trabajado. ll J I '·· . París. Eso quiere decir que la definición.en lo que respecto a Lautreamont en este sentido se constalll: c<Asi son. es cierto'. como lo contrario de la hipostasiación de la novela por Bajtln). indican la posibilidad de continuar. se acerca el de «paragramme». . Jakobson le' debe a la estética del lenguaJe de Potebniá el concepto de la «poeticbnost '» (poeticidad). para de fini r el co1¡tncto y la transposición (en el sentido de Lotman. de conservar las op~s1c1ones ofic1al/no.. que. y ccPour une sémiologie des paraerammesn (1966). más allá de la restricción genérica. es decir. la detenninac1on. 32 de acoplamientos y c'omb mactones.»~u El texto literario aparece como «reminiscencia». sino de la colocación del lenguaje poético en el conjunto de los «gestos significantes de la colectividad productora». Jakobson ella.lenc1a en el nivel del texto Y en el nivel de la palabra: «el lenguaje poe11co es un d1ólogo de dos ~1s­ cursos. El paragrama poéttco de que habla Saussure ( «Anagrammes») se extiende de cero a dos: en su campo. El concepto de la ccintertex1ualité» aquí es sustituido por el de iilranspositiom1 (pp: 59 y ss. el signo «=» y el concepto mismo de si~no que s~po~e una segmentación vertical (jerárquica) significante-signtfi~ado: no pueden ser aplic!ldos al lenguaje poético. Es decir. .la poésie (por así decir.o .. es un «doble». La paragramáttca knstev1ana • (como nueva disciplina de una poética dialógica) reune . «transformación d~ esa . de la protesta c?ntra la ~a­ nonizada verdad una el código lingülstico uno y el texto finito. Un texto extraño entra en la red de la escrir ura. pp. 175.:rpretado consecue~temente en la siguiente defin~ción: El lenguaje poético en el espacio interi. que ·empelma con la dia¡ logicidad de Bajtin y los «anagrammes» de Saussure. 182. múltiple y polisemántica» de la poesla. lll lll iU ill '' 1 ri- y 11 ski) y la Escuela de Bajtín se han remitido a esa tradición. pp. más allá de las fronteras genéricas. No se trata de una hipostasiación de. pp. es decir. al fi. 181. Ja kobson. una orientación del compacto complejo bajtiniano de la dialogicidnd: ~. pp. ibidem. miento poetológico de R. . En ccParagrammes». c~Paragrammes». ella llama <dangage poétique» a aquel tipo de empleo dialogizado y ambivalente del lenguaje que puede realizarse ranto en la lírica como en la novela.se. 150. Frankfurt. por una parte. como lo trata de describir después J. 27 1 1 El concepto de paragrama de la Kristeva. 1974. de toda comunicación cent rada en sl misma». de la @Sencia s_imbólica. pero desprendiéndolas de la opos1c1ón prosa (novela)/lírica.: ¡Ópposivitéit].. Poe1/k.or del texto.-_.en . Recherches po11r 1111e sémonaly. 1969.. p. que emplea el mismo concepto) de diferentes sistemas signicos. . Les Chants de Maldoror y.esc~1tura».·que es desan-ollado en el ejemplo de la novela medieval. . 110 y ss. Í1 . importante para este contexto. diálogo entre los textos -intertextuali1é-. que perfilan 19 da 11 p. podría cumpl. 19 es most rado en la llrica.-~fi ­ l cial. es decir. ·ambos conceptos. 1979. por ejemplo.:' ~en­ •:· samiento bajtiniano del lenguaje y el géner. «la v~rda~>!) no existe. así como. en Semeiotiké. 83-119.. h tj ·:i 1+ ~ >u «Paragrammcs». el espacio de los textos.ir la exigencia de la «metalin~ü ís.<evocación de. asl como en el libro la révolution du langage poétique.). monovalente/ambivalente. en R. es remt.. No obstante.n y al cabo los aspectos -elaborados ante todo a partt~ de la d1alog1ddad bajtiniana.'' . ha dejado huellas. Me parece que el dialogismo bajtiniano con sus 1mphcac1ones del fin diferido y de la última palabra denegada. el lenguaje poético como lenguaje dialogizado. el «uno» («la definición». 181 y SS. por ende: el signo doble ( «parag~amn:ie») substituye al signo simple («signe»).. 143-173 .u 11 16 11 1 11 1 tll llJ u u ll iU ll il il ll Dialogicidad y le11g11C1je poético 119 ·. por otra. ' ¡~ «Le mot». otra eJ~­ critura» y como «suma». que en el artículo citado. Holenstcin. y diA!ogo en la palabra ' paragramme-. «Lingu1stik und Poetik» ( 1960). sin duda. laas. " 11 118 Renate lachmann 111 i~'l) del :ial) en1aza anrica .de nuevo. siy el en V- 1a 11 1. Kristeva en sus bosquejos de teorías dedicadas ·al «double» y la i<ambivalence». 174-207.de lo dob le y la ~mbi~a. generaliza. o de la «plurivocidad como consecuencia absblutamente necesaria. inalienable. p. ed. para un detenni nado tipo de empleo del lenguaje. En el pensa. p. ciertamente.. Kristeva desarrolló de manera panicularmente precisa su concepción continuadora de Bajtio y de Saussure en «Le mot. en el marco de su concepto de la proyección sobre ejes es objeto de una nueva fundamentación. Paris. para suprimir la degeneración cchacia la critica de las fuentes» que el primero ha experiment~do en sú aplicación. La «ciencia paragramática» que la Kristeva propone desarrollar. . el «mensaje de doble significado» 26 (double-sensed message). que es una mfíntdad . es decir: '.. J I lbldem.

como el~­ lnento de metatextos culturales. 1986. por el contrario. Geschlch ren und .t ¡t A t 120 i t llt i t¡ti tt lll ti·tt ti tt ''"º" "'''"'º"" . palabra~ . lo P@rodlon y '1 0 urcd~~ cen: Otro hbro esta prescnt~ constantemcnle en el libro. y es 8 partir de él por ~nc.para una. Son textos-diálogos. que se dirige contra el estilo al entrar en los terrenos afectados por la exclusión y al traspasar los limites de la homogeneización. es decir. • «Synkrelismus als Provokation von Stil». moral burguesa. " como provocacion al estilo* Renate Lachmann A Wolígang ts~r. puede rei_vindicar una tradición que desde la Antigüedad regula la interrelación entre el concepto y Ja producción de textos. Lee~ el código psicológico y romuntico. Con . .otsies de Laulréamont. crit tre! tac1 pee eS•1 c9n con les. detenninan en su juego antagónico la historia de Jos textos europeos (y de las teorías que a ellos corresponden).dimens16~ del lenguaje poético que no puede ser reclamada exclu~iva. 1 :¡i 12: pcr . en: Hans Ulrich Gumbrechl y K. Frankfurt. aparece como orientación destotalizadora. que ofrecen ºuna·polivalencia inanifiesl<I un~ca en la ht. ni para Ja líri<!a · '' ~ . pero.. ~ . el lenguaje y la cultura.icotómica entre estilo. 2° su lógica no es la de un sistema sometido a la ey (Dios. Suhrkomp. eds.» · ! ' :.1 ¡1·al.. 541 • 558. Mientras que el concepto del estilo como componente fundamental de la retórica y la doctrina de los tres estilos. Traducción del alemdn°di' ~• • ::u · El sincretismo . Si partimos de una re lación d. El sii:kretismo.esas se hace valer nuevamente la dialogicidad bajtimana. la estillstica y la antiestilistica. sin un lugar sistemático en Is gramática cultural.~a de él Ya pesar de él que se construyen les Ch~nts de Maldoror ~ las OrsteS. sino de un espacio quebrado 1opológico que proc~de por diadas oposicionales en las cuales el 1 está ' i mplf~i to a nq ' transgred1~0. por una pa'rte. y sincretismo. como un Cl'. es decir: ¡ • tan lo por ¡~ unión de .l~s Smlagmas como por el carácter de los grammas sémicos y fonéti~os. también como un modelo de interpretación que procura hacer un todo de los do· minios mencionados.Funktlonen eines kulturwissenschaft//c/ien Diskltrselements. ti va con• tilfs pun gres cuar .1. desde la ~ú~ más.. el de sincretismo... al mismo tiempo.)njunto de estrategias de exclusión y homogeneización.sign to q· cri b· hetet lístic ción heter tibie más cla e estili tualn otras sincr la pr• E pero rienc a las deter que i fiestf . las '. pp. es un concepto académico tardío que.cratura moderna. . en ocasión de su 60 wmplca~os t. s~ <lmgen a otro texto. censuras).. respecto al género. Ludwig Pfeiffer. -interpretad~ mtert~xtual y paragramáticame·nte. entonces podemQs considerar el estilo.·~¡ mente m para la novela. por la otra. Sri/. Ambas orientaciones.

. con lo cual sigue presente el punto de vista del «orde!)» que es pertur. sólo llega a realizarse mediante medidas selectivas que se orientan según criterios supraordinados -estéticos. ?I fema del discu_rso.-como en las páginas que siguen. podemos hablar de una presentación anagramática del estilo ajeno. en contextos culturales en los que logró vigencia. 1968).Jps. está en deuda con el principio sincrético. las restricciones que formulan el resuhado de los procesos de selecc-ión. pues. r- 1- t) t) ill u ilJ ill persp~ctiva . que describe el contacto y la contaminación mutua de códigos cu lturales 1 heterogéneos. d~spués de Cristo. 1966.'tiene consecuencias para el or~ena­ miento de los lemas de que se ha de hablar. Con esta definición se hace perceptible el sincretismo como aspecto central ~e la intertextualidad. lo sincrético.' remitir a Ja convención eslilístlca ajena de la que provienen. intertextualidad quiere decir u1~a dimensión textual.le la historia de la cultura y de la religión. claritas o perspicuitas. Porque el concepto también requiere su fondo de normas 1 cuando es definido. T~da :xp. EQ el metatexto retórico. Esta connotación peyora. género y tema. procura describir.ti J~ f1l2~R•~•~m~ U U U * 'líl ls~r.nle -aunque ahora. convenciones genéricas o procedimientos · estilísticos (en el sentido estricto). En otras palabras. es decir.fronteras. ·a~os !. El resultado es una relación de correspondencia. que atañe al género discursivo. ·. de los estratos lingüísticos. en la medida en que la mezcla de códigos textuales.í •' . La exigencia retórica del decorum. y. medius sive jloridus e infimus sive familiaris. de los afectos de que se sirve la persona hablant•l coa relación a un objetivo del discurso. el material Jingülstico allí ya existente en lo que concernía a determinados objetivos comunicacionales.complejo. El sin. le trajo al c9ncepto su connotación peyorativa._ eretismo se destaca como fenómeno semántico y textual que corri:s· ponde a un modelo cultural que logra vigencia alternadamente en la historia de los tipos culturales que se relevan. y cada t1no de los estilos dispone de su propio repertorio de procedimientos (tropos. es uno de los pseudónimos del comportamiento antieslilístico. La interpretación <:le este acontecer de amalgamamiento y mezcla como una especie de traslado anárquico de lo pagano a lo . heterogeneización y desjerarquización.se hace valer el concepto como un concepto descriptivo para el dominio de lo antiestilístico y como tal se lo revalora-. se basa en un criterio así. no sólo sondeó. Llegó a ser el té rmino párn un concepto que significa. y ·ec- ~ ias 1én tlo- mo en : la es! ti· !nté- ue ·ola la K. que es empleado de manera autorreferencial y heterorreferencial. es una de las condiciones de la doble codificación del texto:· Grosso modo. La mezcla. La doctrina de los estilos construida triádicamente y las instrucciones que regulan la adscripción de estrato ltngüístico. La metáfora de le' mezcla. de fusión religiosos y filosóficos de los primeros !res siglo$. por último. La doctrina de los tres estilos. es también el «peligro» potencii. al igual que Ja de una relación de correspondencia (>ntre res y verba.. mezclas culturales. una cualidad textual y un conjunto 'de procedimientos que la produce. de las personas a quienes se habla y que hablan. r. es decir. sincretismo.como modo. ilustran documentalmente la orientación según ideas como aprum. como concepto que pone en marcha procesos semánticos. signo y significado para generar e interpretar. el llamado estilo puro. La subdivisión del genus dicendi en stilus sublimis sive gravis. En el texto intertextual el sincretismo Tealiza una sincronización.procesos. ha de ser entendido como una operación que. sino que también fijó las relaciones entre las instancias participantes en la comunic-ación. El estilema «ajeno». que representa un sistemá diferenciado y terminante de asignaciones y correspondencias. y Fischer. bosqueja lo heterogéneo como cualidad propia. de los que surgió la gnosis.resión lingüística está referida a un estilo anclado en la Jerarqu1a tnád1ca. pero también una contaminación de estilos heterogéneos y de las experiencias semánticas y culturales acumuladas en ellos. aún más exactamente: como su complemento. J. como colocación caótica de signos culturales. principalmente un fenómeno del texto semánticamente. al no velar la diferencia a Ja que ella se debe. son registradas como reglas. traspasos de . de su trans-posición en el nuevo contexto. Porque el estilo no _mezclado. de los objetivos mismos del discurso. de la promiscuidad semiótica. Dyck. L. figuras) (cf. tiva puede ser leída adicionalmc. al estrato lingüístico. como marca Jos textos interlextualmenie estructurados.bado por los actos transgresores. éticos. lógicos. de los procedimientos.cristiano y viceversa..il en la producción de todo texto. al objetivo del disrnrso. Aquí la apelación a las estrategias de otras convenciones estilísticas puede significar que determinados elementos en el texto son adoptados de una manera en Ja que ésios se presentan a la vez como miembros de su estructura manifiesta y como elementos que perturban la coherencia de superficie a1 El sincretismo como provocacló11 al estilo 123 ' ' l 1 t ' :!t ~ ' 1 ?. carente de lagunas. por asl decir. EÍ sincretismo.

cultural jerárquico-purista.mpo sobre aquél. el contexto comunicaiivo original. 16 t 9) de Nicolás de Cusa. 118). no llegó a ser un metatexto explícito). que desempena un papel central en la historia del sincretismo. de.de manera más geperal. Ahora' bien. 1 Eso quiere decir que contra el si~cretismo. sino tam bién de su primnriedail. genéricas. los.elemental. de Veselovski las ideas. p. .cloritas y Ja perspicuitas.eso deberfamos concluir. R. por así decir. M. gesto (danza) y palabra (poesla).de estilos como «estilo» que.. z Bajtln tomó. por ejemplo. Semejante si. Lotman. incluye el factor «mullimedial». 198J a). lo h~ líccho especialmente en el género mixto de Ja «menipea». 1913). y asl.tuación (cuya re<?onstrucción tiene. lu. l Tal vez se puede hablar taITJbién de la dommanc1a a. tismo. . desjerarquiZaote. A1.pr al la ci ce pl gr Me . primario.ta función de almacén que desempeñan las fonnas . se debían proclamar y mantener reglas éle res tricción diferenciadas. l! ' " . Todo traspaso de las froi:iteras es una infracción de las reglas. antes de que comenzara un desarrollo que diversificara los sistemas sígnicos. centrales para su estética. ea lo posible. 1977). Los manuales retóricos de diferentes paises europeos pueden ilustrar documentalmente la imperativa vigencia de la doctrina de los tres estilos ilasta muy entrado el siglo XVIII (Lachmann. o también como un estilo que es no sólo contra-estilo y estilo de desviación. es concebible un sincretismo «secundario» que se opuso a Ja jerarqu(a de estilos y desarrolló las estrategias del traspaso de 1145 fronteras hasta convertirlas en una especie de contra-retórica (que.' ~ ~ .Nspenski. lu. La idea de un modelo cultural binario y uo mecanismo cultural detennmado por él se deriva de la tipologla cultural de l. . . moria. situada en un marco más amplio. Puesto que el «estilo» sincrético. que incluye la idea de Ja . sería concebible que un sincretismo. al fin y al cabo. asl como todas las propiedad~s constitutivas del orden estillstico correcto. un modelo cultural correspondiente al sincretismo. Esta idea fue formulada en la poética histórica rusa (Veselovski. creó una tradición propia. tampoco en esto podemos decir nada seguro. se lo hizo desaparecer.. . El estilo slncrético incorpora su memoria al texto individual concreto. que podia hacer cstaHa1 una y otra vez el orden estillstico y desordenar las relaciones de correspondencia. puede ser derivada no sólo de la secundariedad del sincretismo. para ser más 'precisos. Como contra-reacción posterior. correspondla a la polifuacionalidad de una situación comunicacional primaria que no requería Ja diferenciación en géneros discursivos y correspondientes estilos. a 10 sumo podemos sugerir una idea.2 entonces podemos. conforme a su naturaleza.etismo o. al reaccionar al jerárquico. sino también meta-estilo. desde luego.a. en competencia con el sistema triádico orientado al deconim. A.por el surgimiento de distintos objetivos comunicacionales y la introducción de las reglas restrictivas que garantizan esos objetivos. mixobarbarismos) qÜe escapan al criterio del decorum n9 tienen ninguna oportunidad frente a una /atinitas sin mezcla. organizado centrípetamente. en la ilriea del Barroco manierista. Naturalmente.lternante de 1 ' Ejemplar en lo que concierne a la retórica del decorum (bajo cuyo influjo se halla también la tradición rusa de este tipo) es De eloquentia sacra el humana libri XVI (París.. como tal. A saber.al rango de la proprietas de todo lenguaje. En otras palabras.rvarlo también fuera·<Jel prominente género mixto de la «menipea». Si aceptamos una itlea más de la poética histórica rusa.. las fonnas estilísticas mismas. con ella aparece el sincretismo. siempre reflexiona al mismo tie. rasgos especúlativos). deviene el ideal estillstico de aquellas lenguas nacionales que han adoptado Ja interpretación retórica del uso del lenguaje. en lo referente al sinc:e~ . Este sincretismo arcaico. del paradigma cultural que favorece especialmente el sincr. evidentemente. los estilos individualés.>licnda ni complejo q·ue aqul nos interesa. resulta el siguiente esquema binario: )' ¡: e e b (( e CI q . Lou~an (Lotman. 1974.t- tihl~J-t 124 Renate Lach111a1111 El sincretismo como pr ovoc11c1ó11 al estilo 125 Un sistema estillstico tan rigurosamente regulador se basa en la exclusión y la reducción. a saber: la de que los géneros art(sticos conservan la memoria de su época arcaica. Se comprende por si mismo que todas las formas-de la mezcla (formas macarrónicas. Y c?n ello s·e plantea también Ja cuestión. partir d\: que ha conservado características de su época arc~1c~ y. el sincretismo·como procedi!Iliento mezclador de estilos podemos obst. del sincretismo arcaico y de . o aparece como altemació. Este aspecto del sincretismo incluye el cruce y la metcla _de diferentes sistemas slgnicos (como correspondió a la situación arcaica). c-on uno centrl-· fugo. pueden ser considerados como portadores de me-.. _1971. ' ..n de ~sos dos mode~. es la que parece reflejar la «menipea». y que asciende asl . a saber: la de un mecanismo cultural que o funciona sincrónicamente como confrontación ·de un modelo. sin embargo.. B. Según ell. La latinitas. La más alta complejidad. el factor creativo (Bajtíri. se presenta como un estilo de una más alta complejidad. arcaico -que. fue disciplinado . es decir.uniera sonido (música).

r los dos modelos. En la . la producción de textos purista. de la cultura carnavalesca. sincretismo) UUüüüüü~Uüüüü~U . Por esa razón se toma comprensible el elemento generalmente lúdicro.~'~. como·ha demostrado Bajtin (Bajtln. R¡.praxis teórica del Renacimiento. 1970) Estética del bon-go1it Concerrismo Fom1alismo } Neo· Es1é1ica del lenguaje de Hu. sujetadas por el decorum. inadecuado al objeto. la ridicula hyperbola y la ridicula ampliflcatio son formas en las que. urbanum genus y el indecens. M.mbo(dt New Criticism } aris1otelismo (en Rusia: Po1ebniá -t Bajtin) Estruc1uralismo Pos1-estruc1uralismo (~struc1 ura. la medicina y la jurisprudencia. Esto lo puede documentar ejemplarmente un texto como Gargantúa y Pantagruel. neoplatoi:iismo. retórico y «estilocéotrico». q :1~ :. que es fundamentalmente agelásica. Precisamente con esa obra se puede documentar la pertinencia del modelo cultural centrifugo. Pero también las instrucciones retóricas aflojadas bajo el afecto del risus son.s·fo~ado. mejor. parodiado y elaborado de cualquier manera que sea. el barbarismo. refinamienro Negatividad Areleologla Ambivalencia Meto/ex/os c11/t11rales . como es comprobable en el .de estilos.. L¡i misma ·relación de contacto. scurrilum genus.. de la gnosis.Retórica aristotélica «Anti-rerórica».no sólo ·exhibe las «sedimentaciones» semánticas que transporta un estilo como· estilo histórico. cruce y solapamiento vale para la praxis literaria. de la Cábala. Asl la comicidad del lenguaje cónsigue una oportunidad: la amphibolia. da espacio para la conformación proliferante y e l sentido proliferante. po~ ejemplo. el soloecismus.· :' J 26 Renate lachmann t . el géne ro siocrético par excellence. al risus como afecto que ocupa un lugar después del ethos y el pathos. en el nivel temático. sis1ema) (dialogicidad. en particular en el trato con los estilos ajenos absorbidos. intcr1ex111ahdad. En la obra de Rabelais se vuelve manifiesto ese cruce de las culturas. al igual que dn el ornatus empleado irónicamente. propiamente poli-isotópico.. Por el contrario. un espacio libre estrechamente delimitado -sus licencias controladas retóricamente permiten hasta formas de la exageración y la mezcla.u f. una obra dentro de la tradición de la «menipea». lo carnavalesco de este tipo de textos.(del. En la interprelación de Bajtín. mitología). al fin y al cabo. en el romanticismo. es decir. podemos distinguir la absorción de teoremas filosóficos heterogé1Íeos . jerárquica-seria. " s¡" ~:~ . precisamente para posibilitar el afecto de la risa. formas de la plurivocidad.¡ 1 I 7 · El si~~retismo como provocación al es1i/o 127 mezcla de los teoremas procedentes de los· dominios l'!'le11cionados y se esboza una estructura plurivoca mediante la sorprendente absorción de elementos de la cultura popular de la risa. Ja metáfora cómica. quelpermite todos los híbridos.con la alta cultura. los de las ciencias exactas. 1986). de «hibritlizaciórrn). aparece corno lns rrnpcins de un sincrelisrnu culturn l que fusiona la cultura del pueblo -y ésta es ya una forma mix ta por lo arca[co de su origen. Mientras el paradigma cultural centripeto o. El iocando ad risum movere permite salirse de la relación de correspondencia regulada entre res y verba.Renacimiento. hermeti$mO. La rendericia a la creación de formas sincreticas (Lorman habla de «creolización».car~cier de rol. poli-isotópico. la regla de la adecua- . Ofrece cada vez más interpretaciones de la cultura a la cual es aplicable. el sincretismo . le reconoce a la ·risa. porque ninguno de los dos es eliminado nuncn del todo. en el manierismo del período barroco. el Renacimiento. Entre las dos posibilidades del iocandi genus : el hones/11111.. empUja a la unificación y por eso impide procesos polisémicos. en la inversión. en el que.l l '' ll u lJ llllllUt!U ~u~~ l ) · . de sus funciones (como oficial y como no oficial) y sus tradiciones (neoplatonismo. el paradigma centrífugo. Rhétorique naire (Barthes. tiene la ocasión de actuar.unas con otras. que todo eslilo individual que es '_tran. se parodia. etc. del ari~totelismo) que éon~erger:i cor~. La novela de Rabelais es. El sincretismo de Rabelais deja ver cl_aramente. del cual también surge la risa. Bajrín. ' a~quit:~e . . se manifiesta en una serie de acciones culturales diferentes que. sin embargo. la • Mecanismo cultural (modelos de representación y lransformación) Jcrurquización Exclusión Unificación Canonización Totalización Consenso oficial Medida Positividad Teleologla Monovalencia Dcsjcrarquizución lnclusi_ón Diversificación Descanonización Destota 1Ízación Tendencia al esoterismo Hipérbole.dicho. sino que también saca de las incongruencias ~emánticas que surgen en el contacto. Al practicar ese juego de roles. están en correspondencia .

La teoría bajtiniana se destaca en¡ particular e? el.ca (para nuestra tipologla. conceptos como grotesco.que está asegurado teóricamente y que reclama un Sta. su (lefinición del Renacimiento como cultura sincréti. . . y éstas eran siempre las del sincretismo. las estrategias sincréticas de Ja violación del decorum. per~ en el que... gen~ros o de discursos desde Ja Antigüedad hasta el siglo XIX (una hi~tona que se puede seguir escribiendo) demuestran documentalmente que él tiene¡ su lugar en la dispu~a entre las posiciones ortodoxa y no ortodox~ . más tarde. extrañamiento. a la primera. el surrealismo.' pero -como demuestran los más prominentes tratados de los concettistas. son concentradas hasta fonnar un contra-estilo. de la mezcla. pueden ser asociados con la tradici?n sincrética... pues. i ti 4J ¿¡ ti "' ü ü ti M~ ~ " ~ ~ ~ ~ 1: El sincretismo como pro vococ1ó11 al estilo 129 lopologla negativa de los juicios de crítica del estilo de la Antigüe· dad. El procedimiento del antiestilo. el sincretismo positivizado.asciende hasta el rango de un contraconce~to respecto a stllus. por lo menos desde el romanticismo). pluralización del sentido. en su doble acepción de «descomuna I» y «que-se-muestra» es un . terarios.er durante ciérto tiempo un · <<standard». como fonna del extremo verbal. Es de~ir. En el procedimiento principal de la lírica manierista. Ciertamente. 128 Reno/e lacl1monn . pero. sino también. monstruoso y excéntrico. a lo grotesco. En Estéllca de /o creación verbal Bajtln asocia la mezcla como fenómeno de orden lingolstico..en una teoría propia: en la do9trina del acumen (Lachmann. que no se· hallan ya en confrontación directa con-la doctrina retórica ortodoxa-:-. La cuestión ?el des·· tino ulterior del sincretismo en el nivel de lbs metatextos se impone. Es. 1980).sus conceptos centrales.. En los marcos d~I manejo sincrético del lenguaje. do. con. Por eso su definición de la palabra híbrida se refiere tamb1en a la dialógica. . la hipertrofia. cae ya en el campo de la falta de . Heldmann. En el concepto del cancel/o se ve fundamentad¡¡ por vez primera en la historia de los estilos Clna idea estilística que suspende el concepto del stílus. del genus dicendi. tam real del acu exp rrid verc COIT par< • E e (1 . c1on La1contraposición de urbanitas (o sea. pero. su acción en el terreno de la. arabesco (trasladado a los fe~ómenos Ji. El concello. términos de Ja retórica que favorece a la triada de estilos y a su restrictiva estética de procedimientos Y los términos de una tratadlstica que positiviza el contraconcepto. de la retórica transmitida en el curso del tiempo. el postsimbolismo. -metatextos. elevado a esti lo.mi~io de la defi~1c1ón de la mezcla de lenguajes y la interferencia l111gU!st1ca. e~igencia del de~orum d~ la Arcadia y de las restantes ·escuelas clas1c1zantes del (inaltzante siglo XVII. un contraconcepto . un tipo ideal~ y ~u historiograíla de ~a sátira menipea (satira . estar dentro de esa lradición (Lacbniann. ?escentramiento. En las poéticas del romanticismo y. como forma hipertrofiada. sólo cop el siglo XVII hay en el nivel de los metatextos una simetrla entre los. que también es sometido a reflexión y r1epresentado . 1983 b). ciertamente. el concello.. con los que en la historia de la retórica y de la doctrina de los tres estilos se caracterizaron las infracciones. t . Así el concelto como concepto positivo sustituye aquellos conceptos que califican de manera puramente n_egativa como/a/so o corrupta eloquentia. de la metáfora monstruosa que deroga el código de la semejanza establecido.satura) como la h1stona de la mezcla de.tus metatex!'Üal. 1e da 1a pre tierenc1a . s~ es so en de m1 de es ICE qu co de en de tcx qut mo La la e fon la.. 1~ correspo~de.~· t• t• ~I ~I '!' ~' ~I ~' ~' JI JI JI '-' ti ~. el elemento lúdicro está ligado no sólo a lo cómico·. . textual' y cultural con su concepto de la palabra di~!ógica. producción de textos no carece de consecue~cias. Puesto que en los correspondientes metatextos el concello ep perfilado como fonna de la hipertrofia. ante todo. significativo que en ~I curso de Ja creciente critica al concettismo y del gradu~l desmantelamiento del mismo se revitalizaron argumentos que en nada se diferencian de la . Lo monstruoso. ' rasgo en particular de la lírica manierista. Los argumentos del buo1 gusto. en las del simbolismo. R. el ideal estillstico aristot61ico del asteion) y scurrílilas deja ver claramefJte que sólo la última serla la verdadera transgresión de Jos límites: el juego de palabras chocarrero. 1984): su rnterpretac1ón de Rabelais. He aqul la cita: Llamamos construcción híbrida a aquel enunciado que por sus caracterlsticas gramaticales (sintácticas) y composi~ionales pertenece a un único hablante. en cambio. la polisemia. etc." K. del juego de palat)ras polisémico. s[rnbolo.gusto y no tiene ninguna óportunidad en el nivel de los meta-· textos paradigmáticos.la deroga conceptualmente. R. tamb1en· los conceptos de dialogicidad e intertextualidad están dentro de la tradición del pensamiento sincrético. Cierto es que ésta es parte de la doctrina retórica. aunque sea esotérico. la. emplean una terminología y una argumentación como las que están trazadas en el Dialogus de oratoribus de Tácito (cf.. es capaz de establec. el absurdo. conglobación [Ko':'plexwn] ?~l sentido y dispersión del sentido fonnulan aspectos parciales.. a Bajtln. en realidad.

el gesto de desprender precisamente esos estilos aJenos de sus respectivos con· textos parece superado como en una síntesis semántica. A saber: los estilos ajenos (roles y máscaras incluidos) son citados.ella Ja un'ivocidad del sentido. desarrollada por V. Pan¡ ser más precisos. 'un arte formulista negativo) y porque es teatral. ~I refinamiento del sincretismo trabaja con sus procedimientos de la alusión.J lll lll 130 Renafe lachmann mezclan dos enunciados. La difusión del sentido aspira al El síncretismo como provocación (1/ estilo 131 ! j 1 1 ' Esta posición bajtiniana. " ~. A saber: en el· elemento lúdicro mismo. una categoría positiva desde el punto de vista comunicativo. por último. c\ertamente. por ejemplo. La tras-p~­ sición del núcleo semántico de la palabra ocurre a través de la contaminación con otras. 1 ~. conciliadora. Nabokqv -todos.. V. puesto que eJ texto se niega a reproducirla. de pluralidad de estilos-·. la «Cryptogrommic paperchase» (Nabokov. el juego que pone ·al desnudo la palabra. ) beschreibt] de una conglobación semántica ·cjinámica. también es :dcmostrntiva. impide la mónada de sentido.. a la desintegración de la imagen de una realidad concreta.ffabile de la 1 verdad).p. Nos limitamos a sugerir esa iñlplicación. debemos caracteri· zar en tres ejemplos formas siQcréticas de la literatura nisa. Oostoieyski. Pero la estética imegativa» de estos y otros autores no es sólo crlptica. 1975). Teatral es · también. . para los magos del juego de palabras (Morgenstem.. Ésta !10 pÚede adquirir una forma ni cuajada ni verdadera. Bely1 y Maiakovski. en mf opinión. dialógica-plurívoca.. que lo hace de modo que. 1979. lo ine._ entonces se presenta a la vista algo más bien inarmónico. dos horizontes de sentido y de valoración. V. que logra realizarse tanto en el ocultamiento del sentido como en la demostración de la forma. dos lenguas. En suma: las acciones textuales sincréticas del tex\O crean de manera demostrativo-jugu~tona y críptico-mágica lo ex-céntrico del sentido. Sin embargo. (Lo mismo s·é puede decir de la c. por último. jugadores con el estilo ajeno y el sentido ajeno) son criptómanos que provocan el arte del descifram iento de los¡ receptores. Jean Paul. tanto más cuanto que ho es aplicable ª· todos los estilistas del sincretismo. · Pero. Los estilistas prominen-. es aplicable al texto completo en la medida en que éSte funciona como un enunciado. la «realidad» no representable y. que en lo posible dan ocasión de poner de relieve determinados _tipos~ o por_ lo menos funciones. dos estilos.ilps ajenos reunidos. La dispersión del sentido uno que el sincretismo produce. Heine.mca llega a la meta). vale.significa que la cultura no puede llegar a estar en calma. OcmMtrntiv:i porque pone ni desnu· dó sus formas como formas (por ende. Teatral es también si¡ orientación multimedial. del manierismo al dadaísmo y el futurismo.que son mediados en un enuncia.195). sin excepción.) A Bajt!n lo que I~ interesa entonces es principalmente hacer prevalecer su categoría de lo dialógico.. en el contacto dialógico que produce el texto manifiesto en las relaciones d~ contigüidad de l?s est. de la «interferencia de discursos» (recheva/a inter/erenfsiia) (Vo l6shinov. deberla ser vista siempre en concJ1i6n con lli idea. la palabra como contra-palabra que cruza diferentes· posiciones de sentido y como parodia. Se trata de Dostotevsk1. (Bajtín. que rebasa la expresabilidad. · Ahora la mezcla y la proliferación pueden ser interpretadas como expresión de una negatividad (el sentido pennanentemente móvil y escurridizo. el enmascaramiento. que expulsa de. Porque lo que Bajtín quería decir con supresión de las fronteras de lo sintáctico y lo composicional.' Dos estilos -en otra parte él habla de más estilos.. pero también a través del despliegue del recuerdo semántico que una palabra le imprime a las otras. trnídos en una mise en scene al escenario del texto. que describe la descripción (die Beschreibung (. ·•• . el rodeo (que m. declamados. de la criptomanía semántica.. se unen el carnaval del lenguaje y la magia del lenguaje. la polisemia. en las carmina figura/a y formas comparables.-o • • • •• •• 1 1 l I 1l l 11. Jlébnikov y otros) entre ellos. a través de la transgresión semántica. mediante la heterogeneidad monstruosa. los concettistas-manieristas.. La «menipea» tiende. Sin entrar en la cuestión de si las distintas literaturas nacionales han producido tradiciones propias de sincretismo. ambiguitas y amphibolia. se presenta e'n el letrismo.ultura como un texto. si suponemos dominante el aspecto de la diferencia semántica que surge mediante la fricción de los estilos. dos maneras do-hablar. M.do por un sujeto hablanle.: ' metasentido. puesto que Ja forma híbrida. son la condensación del mismo procedimiento que vale para un texto entero. en forma agudizada. 1955) del sentido ex-céntrico. Belyi. en una estética negativa de la impropiedad y. Vo16shinov. de lo sincrético. como. la hace ex-céntrica. tes del sincretismo (Rabelais. a pesar de su «realismo» -y esto lo demuestra también el análisis bajtiniano-. y por ende con su obscuritas. La acción de sentido·sincrética es la de la disolución del núcleo de sentido y el simultáneo despliegue pr:oliferante del sentido acumulado procedente de diferentes contextos.

desde Juego. la ~ws.no es preciso tr¡¡ta. el apocalíptico. cuyo suóstrato mítico él sabe liberar. que amalgama los más diferentes modos narrativos · sentimentalista-realistas . el dobl~. que constituye la macroestructura f!e la novela.. Pero son eslabonados unos ton·otros de tal manera q~e se interpretan mut. etc. ~ugene Sue. a codificaciones múltiples.de sentido en un úni70 significante. M~ bien. escal~~as. cíclica. etc. Todo personaje (esto vale especialmente para Los diablos).:sión . que se dominan unos a otr~s alternativame~te.tegia centra~ ~el si11cretism~. un modelo de interpretación para la elaboración de la historia.deviene 11<'\u!' estra. Jos distintos «idiomas» especiales. sine te lec cida eXC( 1 l una de SI go ( sofh prac no e 1 liten por• de S< lo d( 1 los . sobre esto el examen crítico que aparece en W. . para ser más· precisos.céntricas. Cada personaje individual aparece como h!brido y como instancia que trasciende su propia voz en la polifonía de la novela. traslapamientos. Y precisamente en ese 'plano sem~n­ ticamente estructurado se destaca el refinamiento ex.recisos: como 1<or.In i cr.ficado de sincrettsta de corte (mezcla) especial. en particular en el dom1010 de lo semántico. esta mixtl!ra de formas que asocian distintos géneros.propia..tJJ~ ·~ · Jl. argumento en favor de las ralees menipeas de la misma. Esta es la confirmación de la formación de hfbridos inmanente al gé~ero de la no. en absoluto.). politicos. el suícidio. de E óper: 1 base (Hol· E cer. expresadores de ideologemas. U>s estilos de representación a que ha apelado Dostoievski transportan. · En sum¡ir lo que encontramos es un sincretismo semántico de l?s significados móviles. sin eliminar a ninguno de ~llos y sin establecer. e$ una voz doble. los que pueden ser considerados como anticipación de conceptos psicoanalfticos -cóncernientes a Jos fenómenos de la histeria y la epilepsia-) que él. Así pues. sería el modo obsoleto.fecto. sobre cómo Dostóievski emplea esas diferentes trad1c1ones al parodiar géneros serios. los religiosos. reg• 1 1 tam. una vez más en estructuras e:<. Ahora bi~n. fantástico y grotesco.<\uestac1ón» de posiciones compelldoras. ¡ tabil: 1983 los n una 1 texto tos n cultu consi que~ aquí cada sincri vueh dore~ . Schmid (1973). y ha caído en el inconsciente lit. en un sistema que. la otra es semántica. y. lineal.tremado del SUl· eretismo: las alusiones. seflales. los qúe asumen esos papeles qe significantes y «padecen» esas codificaciones l)ililtiples. absorbe elementos de la novela rusa sentimental y del realismo. mitologemas excéntricos. de disput~s religioso-filosóficas. del mundo. logra realizar un acto dialógico del jiabla en el que por lo menos dbs voces entran en ~ontacto (Bajtín. está penetrado por ese modelo heterogéneo.etc. lo c:x11\1ico.s del siglo XI~.gica. en cada ocasión temporalmente. s1ón macrotextual de sus novel¡is (y relatos) es afectada por un trazo mezclante. poseedores de psiques ex. de llíl realismo que tra~ l ada un concepto· de realidad de lo extremo. en e.plicnlivns que se cruzan. él secreto y la tensión de Ja gothic novel en la versión purificada y cnturbíada a la vez de la ¿cole .a europea moderna.r'. 1971V T-ambién la novela de Dosroievsk1 como un todo tiene una doble orientación: una es narrativa.erario) y como un hiperbólico del principio polifónico en el co:n1enzo de la. (Aquf. para él. Y todos Jos personajes en el conjunto representan un tipo de «trans-sujeto» que une las duplicaciones y multipticaciones.contemporáneos y hagiográficos obsolet~s. armonía). rivalizant~s . de la realidad. Se llega a estratificaciones de fondos.. los cuales contradicen toda formación de •jerarqula. Jules Jan in) y en la continuaC'IOn re~nada (E. la polifonla -una de las palabras clave de Bajtln. el de novela de horror. ~ue es ateleoló. la poética del asesinato. reiterativa. A. ción menipea (que se ha vuelto críptica. Dostoievski hace suyos también modos contemporaneos d~ interpretación (ante todo. axiológicos tienden a acercarse y de nuevo a apartarse. t:A. La orientación narraüva despliega en su enfoque teleológico a la se~ántica. repetici.uamente.UJl'1"1JIJl~~JJIJIJI~ ~34 El sincrerismo como provocnci611 al estilo 1:n J 3 2 Re11ale Lac/1man11 Dostoievski.vela. al que Bajtín presenta como continuador . novel. asocia a otros conceptos. Poe) se encuentra con el estilo sen~acional is ta y anecclót1co de la prensa callejera. Para ser más P. Toda voz está en sí escindida.ones. inversiones. deja 011 la entonación de los manifiestos que t~atan sobre terrorismo anarquismo Y socialismo y deja que se trasluzca un fondo -y est.de la tradi. citas. nobilitar· géneros triviales. un orden·de rango. ningu~a de las cuales se presenta como única articulación de In verdad .ltJ tJ tJ IJ IJ tJtJtJJJJJJJ. ahora. Son los protagomstas de sus novelas. posee un alto grado de organización .Jl. son depositadas en un sistema de éruces. No sólo la dimen. no por casua lidad. Dosto1evski funde esos modos en el trazo de tratados h~~toriosófico.céntricas («grotescas» dirfa Bajtfn). enredados en acciones ex. por ende.f~c~n('aise (Víctor Hugo.y ninguna de las cuales puede prometer la única nota final (acorde. Pero eso dista de ser todo. aunque entone su respectiva «VOZ» . puede ser ca11. El modelo herético interpreta el anárquico. antinómicas o simplemente opuestas. Son los de la bufonería en Cristo.que inserta modelos narrativos de las vidas de santos rusas antiguas y de la literatura herética. iiene también c~n~ecuencias para la microestructura de ésta.

s. casi muertos. 1985. del mismo autor. y el de la dispersión y la disolución. no admiten coasolidacion. smes '). un concepto que positiviza la proyectabilidad de textos en textos. J. de elemenios reverbalizados de la ópera La dama de pique de Chaikovski (a la que.de Sll novela resulta tÍn montaje de los diablos de Dostoievskí (en todos los aspectos antes mencionados). que posibilita hasta cierto punto (en la reencarnación) una conglobación. Este bricolage no almacena los citados mitologemas unos al lado de los otros. compite con la de la atomización del sentido en el contacto con otros signos. 1 " ' Satu(llo o de los mitos de Apolo y Dionisos se intercalan lo mismo mitologemas de la tradición hermética que la oposición nitz. Steinberg~ A.. la cllmposición en Ja descomposición del sentido. En el caso de Dostoievski. Sí. sino unos dentro de los otros. rent:ia de sentido_. literaria o un autor mediante la cita de sus señales características. por ejemplo. pasa a ser el verdadero tema. Ambos valen para la praxis de Belyi y ambos hallan su posterior eco teórico en la teoria de la novela de Bajtin. Esto se vuelve particularmente perceptible en los procedimientos transformadores de mit-0s. en la reconstrucción del mito de El sincretismo como provocación al estilo 135 ·•. l . O en otras palabras: la experiencia codificada en los textos y los modos de codificación que almacenan e513 experiencia. revela la excentricidad del sentido. 1983 c). alogismos. por la ludicridad paródicl!. el acto sincrético es. de elementos de obras de Tolstoi y Chéjov (Holthuscn.. Asf. :con «dogmas» de la tradición herética rusa. desde luego. Este sincretismo no es aditivo. se sirve del sincretismo p<~rsuasivameote paia hacer prevalecer una tesis de crítica del lenguaje y del estilo. J977). es decir. un acto sumativo. sino implicativo. ¡. Tal vez se puede hablar aquf de ·un sincretismo de capas culturales representadas por textos. 1 • . es despotenciado·por uno de sentido contrario. y los vulgarismos de los sublenguajes. y produce una peculiar transpa. que domina el «lelos» narrativo. El esti lo aje· no es evocado como representante de una tradición poética. construyen una dimensión textual en expansión. que permite que en todo nuevo texto sean escritos simultáneamente y despertados nuevamente los textos·más viejos. ' •( 1 11 . cuyo . a su vez. Ambos movimientos. etimologfas poéticas. 1979. Andrei Bélyi. que está dirigida al panegírico contemporáneo de la R~vo­ lución. La lengua creolizadá de un . el de la difusión y la dispersi. que se realiza a lo largo de· un eje temporal. aún no admitidos' como lengua literaria.de la novela. su peso patético.ón. Asf. el sincretismo es una clara expresión de una estética negativ¡i. la suma y la acumulación. Esta estructura semántica. y permite reconocer. en la «Oda a la Revolución>>. es lo que deviene el principio organizador de. a través de la parodización. por ejemplo. que no hace caso de ataduras estilisticas y genéricas. pierde. persa y egipcia y. o regularidad de lo irregular. La idea de las huellas que todo signo trae de los contextos en que estaba activo e introduce (alnrncenándolas) en el nuevo contexto. cada una de las cuales reflexiona . de culturas en culturas (Lachmann.scheana de apollneo y dionisíaco. en particular para los del presente. una intensificación (lento aumento del potencial de sentido). no en último término. un sincretismo de capas con orientación fuertemente diacróhica. La confrontación de los campos lexicales admite la «creolización>l de los mismos (el propio Maiakovski habla de «mezcla». teórico de la intertexrualidad <~ovan/ la le1tre» y uno de sus más artificiosos practicantes. retruécanos. de El j inete de bronce de Pushkin..' Todo signo introducido en la circulación cultural se refleja en la memoria de la cultura y está as! disponible. La antllesis empleada retóricamente entre el más alto nivel de la tríada de estilos.la oda a la Revolución. La fricción de un material de palabras heterogéneo. desai:rolla en su novéla Petrfrsbur· go ( 1913) un sincretismo que -aunque basándose en una «seria» filosoíla de la cultura. Por consiguiente.en la transformación de estilos ajenos y mitos practica un juego predominantemente paródico con ellos. repeticiones de sonidos y procedimientos descriptivos evocan la «imagen» del estilo de Oógol. La estnictura narrativa . Maiakovski. una idea que. La confrontación demostrativa de dos estilos y dos capas de lenguaje que parece reflexionar alternativamente sobre la función ideológica de éstos. el del sincretismo. en los que la orientación teleológica está siendo reducida en una medida creciente. como caracteriza también a otras novelas de Dostoievski. antroposofismos steinerianos se fusionan con elementos signifie<ativos de las mitologías hindú. Por ende: la dispersión en la acumulación. vale para una serie de textos sincréticos. al mismo tiempo.texto. El pronunciado aspecto diacrónico del mezclar.~~~ ti ~~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ 134 Renate lachmann ti· los en de ICO is· de lo· de 1. La excentri· cidad del texto sincrético. una época . como era obligatoria para la lengua literaria rusa del siglo· XVIII.:~ . la entiende Maiakovski como una reacción a las «palabras congeladas» (zastyvshie slova) de una lengua a la que le está negado el contacto dialógico con toda otra. R.~obre las <m1byacentes». del mundo del trabajo y del ejército. sugiere la idea de una reencarnación del sentido. le sirve de base el texto de Pushkin).

( 1 ~' ~J.• .. ~l género . Ticht-Kunst.( 1979}. «Oh». a la memoria de la cultura.!na slotesis sin ocultamiento de la heterogeneidad de lo citado dentro». trad. DOSTOIEVSKJ. «gloria».. El que Ma. Prankfurt.-. Menke en el debate del Coloquio de la JUC. Los tres ejemplos. 16. U. Petersburg.und Sprochhistorie. Grübel. Gebundene Rede. (1970). (1968).de la oda citado. ~ ¡ • BELYI. Dalítz. Porque la refracció~ del pathos en e~ ~fbnd. cds. Prob/eine. pero precisarr¡ente esos giros s?n también los que incorporan un vocabulario panegírico ajeno. . Lachmann. Se hace evidente que los distintos lexemas sumergidos en el crisol son empleados por Maiakovski también como señales de referencia que se asocian a una determinada convención estilística o genérica. Oda Y· Revolución se apartan como «acciones» culturales incompatibles. . Lexemas como «oda». tanto al utilizar como al par~dia~ el potencial retórico de la oda paneglrica. DYCK. •• . sobre. «L'Ancienne rhétorique». . A. «carbonilla» y «aureola>>)..136 Renate lachmann modelo está señalado en el titulo «Oda a la ~evolución». Epochenschwellen und Epochen. Die Dámonen. en Poetico 12/l. eos. por R. de determinados géneros (oda). R. J. (1982).. Die isthetik-des Wortes. H.. por R. Munich. U. trad.der Poetik Dostojevskijs. ~p. en Commu11icotio11s. Gcge11k11/t11r. aquí no tiene que ser restaurado para la alabanza de la Revo~ución de Octubre. Rahsin. FISCHER.( 1986). pragmático. cd. porque recibe los elementos reunidos en su respectiva «ajeoidad» -como «1. y un sincreti~mo funcionalmente comprometido. arcaísmos). géneros y mitos en reciproco desenmascaramiento.iakovski le imprime al lenguaje que bosqueja la imagen de la Revolución..oda. a su vez.. y LINK-HEER. forma de letanla (citada) (<<heroico» y «br~tal». comentario y descomposición. Deutsche Borockpoetik und rhetorische Trodition.7 Traducción del alemán Bibliog rafía BAJTIN.. (1977). «Dekadenz und literarischer Fortschrítl bci Quintilian und bei Tacitus>>. ! 1 Cf. sin embargo. lraducción alemana de la tercera edición rusa de 1922. hace aparecer la «creoltzac1óm> como «Critica de la ideología» e impide que la oda se presente como . (1985). no localizable.o ne~trahza no sólo la función afirmativo-pane. ( t966). s :ad Homburg . y Link-Hecr.. K. liberan el potencial semántico y cultural de los estilos. que apela a la actitud afirmativa del pa. por F. · GUMBRECHT. Tubinga. por así decir. U. ¡. Volksk11/t11r r1/. Parece que sólo' el gesto sincrético es capaz de reálizar eso.• ~· 6 B. 1-23. (1935). la usurpación dialógica del estilo d~ la oda•.. H.. Berlln. llELDMANN.neglnco del siglo xvm. !Jobelois 1111d seinc Wclt. una ambivalencia que ha tenido su origen en la .Maiakóvski puede re1deolog1zar la oda sm extinguir la ambivalencia. Y. que se hallan entre los extremos de un sincretismO' funcionalmente libre. 1980).bre esto Jos resultados be Gumbrecht. que bosqueja sumas de cultura y las cancela a la vez. Las palabras. Dichtung und Rhetorik i11 der literorlschen Thtorie des Barock in Deutschlond.Jlrukturen im Diskurs der Literotur. descubierto. R. BARTHES. que tiene su puesto en la oda cortesana de alabanza del siglo XVIII.i~kovsk~ se si~a de esas formas prefabricadas y de las tradiciones este!Jcas e 1deológ1cas que ellas representan. la mezcla crea un diálogo de la ambivalencia que se manifiesta en los predicados oximorónicos de la Revolución enumerados en la. ()971).mezcla que ha desenmascarado los estilos como estilos en su di111enslón ideológica. la revelació? de su ideología afirmativa. en marzo-abril de 1985. Y por este rodeo -es decir. •y ' . arcaica (primaria) y reflexiva (secundaria) a la vez. remite también en el sentido excéntrico. indican esa función. (1980). todo las sublimes (eslavismos eclesiásticos. arrastran consigo su dependencia funcional de determinados estilos (estilo elevado) y éstos.gírica de la trad1c1ón histórica de la oda. L. ·Frankfurt. so. o solemnes frases de oda como «en éxtasis exalto yo». produce violentamente ese contacto («minero» y «devotos inciensadores». Es la ambivalencia de lo poético (poetovo) en oposición a la palabra oficiosa lo que Ma. 6 Esta acción anti-estilo. sino también la tendencia odificante del leng~aje oficioso de la Revolución (~chmann. . U.M. Munich. ed. F. Frankfurt. «111ezquino» y «SI!: bhme»). por A.

y trad. pp. 265·2~9. Munich.. Para blandír una etiqueta como esa. (1979). en Slavistische Studien zum LX. J VESELOVSK. «Die problcmatische Ahnlichkcit Sarbiewsk. {1955). Moscú.. Vcselovski. del T. 1991 . 5-23. DUsscldÓrf. (1966). Cátedra.. t.y USPENSKI.. por Dcsidcrio Navarro. Huppcrt. M. Reinbek bci Hamburg. No obstante.-<<Bachtins Dialogizitlt und die akmcistische Mythopoctik als Paradigma dialogisicrter Lyrik».. pp. q~e se ha dedicado tan. mi c~nciencia de la volubilidad·de tales rotulados y mi escepticismo respecto a tales construcciones de la histo ria que lo aba rcan todo tendri<1n que c~tnr menos desarrollados.ctualidad. ed. pp. 1-40. sclec. pp.. no . hasta donde puedo entendér la • «How Pos1modem is lntertextu~lity?». «lntcrtcxl\lalitat als SinnkonstiNtion. por L. Warning.t ' Permítaseme admitirlo desd~ el principio: no soy un postmodernista..Nueva York. J. 15/1-2. 107-111. ( 1974). febrero-mar¿o de 1989). en Das Gesprtich. ( 1977). trad..Js Traktat 'De acuto et arguto' im Kontext concettistischer Thcoricn des 17. Fue publicado mtls tarde en Heinrich f. 267-282. .(1983 a). trad. Colonin-Vicna.de versiones del postmodernismo cubre construcciones de la relación entre pasado y presente que son demasiado div~rgentes para invitar a pna acep tación al por mayor (Pütz/Freese 1984). R. Munich. 1998. Lotman. «lnterteittualitat in der Lyrik. enérgicamente a ser cónt~mporáneo y ?e a. Der Textaujbau in den Erzahlungen Dostojevskijs. B. «Die Rolle duulistischcr Modcllc in dcr Dynamik der russischen Kultur (bis Zum lln<. Munich. Ode an die Revolution. pp. cd. de Gruyter. . · ¡ · ii\n .. Lachmann. 87-1 14. /ntertextuality. y la gama entera. «Humor im russischen Symbolismus. pp. 5. «Andrcj Bclyj. ed. 12._489-516. no puede permanecer por seis.. . Maiakovski. MAIAKOVSKJ. Zum Rhetorikkonzept des Fcofan Prokopovic». Zu Majakovskijs Oda revoljucii».] . Berlln. Poetik und Hermeneutik XI. Kossuth. 207-224.. «Das decorum als totales Stilprinzip. Slavische Barockliterot11r. Sobre todo. V.... W. Postmodernismo e intertextualitlad LOTMAN. algunas versiones de este concepto están inspiradas por actitudes hacia la realidad contemporánea que hallo extremadamente dudosas. en S/avlca Gandensia. el «modernismo». lo/ita.rfera. //. Pctersburg>>.' ·1 . en Wiener Slnwistisclier Alma11nch. en Poetíca. en: «linsky. (1913). tomo 1: Gedichte.: Cf. Über cinc mcbrsrufigc CcchqY..( 1983 b). 66-107. Las razones por las que este concepto ha sido acuñado y por las que ha llegado a extenderse tan ampliamente como etiqueta peri. «Tri glavy iz istorichcskoi poetiki>>.r ~• '' '' \U 1u ILI 11_1 lU \U ~I 111 ILJ \ll llJ ~ \lJ \lJ \lJ iJ llJ 11.le <. en: V. La semlo. ¿Cuán postmoderna es la intertextualidad?~ . Sobranie sochlne11/i. . Ausgewahlte Werke.1 111 u ll ll iU ll ill iU ~ 138 Reno/e Lachmann 137 en!Sto fos : la ica :u1- ~ HOLTHUSEN.remiuticlu!:tkui sistemy.·Paraphrase in Andrej Belyjs Pctcrs!>urg¡¡.. LACHMANN. ( 1973). 9/1. SCHMID. NABOKOV.odística son fácilmente comprensibles.. Andrej Belyjs 'Petersburg' und die frcmden TeitteJ>. Marxismus und Sprnchphilosophie. Frankf'. 11.. ). al cspaftol en: l. pp. pp... cd. ed.• (1975).. Slnvistenkongress in Kiev..Jahrhundertsi>.. Der ri1ssische ~oman.(1983 e). Manfred Pfister . en: A. después de todo. (N. en Poeticn. J. Piel!. pp.· ( J 985).perder sus facultades de provocación y «deteriorarse» hasta convertirse en «modernismo clásico». V.les 18. (1980). B. Stierle y R. mam¡scrito. en: R..( 1984). Berlln . lnt. Jahrhundcrts)». r .-. V.urt. · · VOLOSH!NOV.. IU. Son Petersburgo. Dinamichesktiia mude/' . por H.1. A. texto de una de las cinco conferencias ofrecidas por el autor en el marco del JI Encuentro Internacional de Criterios (La Habana. Madrid. ocho o diez décadas sin . por K.

' · ro_ tor (B. por lo menos tres concepcione·s dife rentes y del todo heterogéneas están compitiendo entre si.. está en el elemento de lo parasitario: la cultura postmodemista se presenta como una juguetona mise en scene de materiales y procedimientos dados de antemano. que tiende a tomar la arquitectura como su paradigma. puesto que nos llega siempre pre-estructurada por el lenguaje. en realidad.. producción de arte y literatura bajo estos.. en un callejón sm salida pol!ttco en el que las contradicciones económicas. la de. pre. cuando la historia parece haber llegado a su fin y cuando todo lo que parece posible es algún saine~e (aJ!erpi~ce] post.fin qe mil/énoire.. a través de un mundo en el que «espejos reflejados en espejos son todo el espectáculo» (Yeats 1950. particularmente en las sociedades occidentales . se convierte en una «tecnologla de saber simbólico gastado» ·Y un «reciclaje de los desechos semánticos». el funcionalismo de la Escuela de 13 Bauhaus. de euforia y de desconcierto (Barth 1968). en tal situación. no tocados por la Alta Cultura (Jameson 1984). embriagados o desesperados juegos con los sobrantes de la herencia cultural y los desperdicios de la industria cultural.siendo un simple rellejo de la realidad. que en otro tiempo. en un nivel de conciencia que ya no nos permite considerar la realidad como algo que ha de ser experimentado de manera directa e inmediata. hallo diflcil inéluir construcciones por completo divergentes de la contemporaneidad bajo el solo epígrafe de postmodemismo.. Esa \corla es 1~ teorla de la intertextualidad. o más bien puso en' circulación.histórico. ve el postmodernismo no como un modernismo deshecho ' sino como una ruptura con el modernismo. 85). que es. la palabra inter1ex1ualité (Ktisteva 1967).. «Perdido en la casa de espejos»: ésa es la metafora de John Barth para ese estado de conciencia.. o del almacén de artefactos pop todavla. Graff 1973. estÁn pasando cada vez más a ser consideradas inaccesibles al análisis racional y a la planificación instrumental e insolubles mediante estos. héroe de Barth. va hacien~o eses a través de un laberinto de ficciones que se reflejan unas n otras. 333). Perdido en un laberinto de espejos: asi Ambrose. En !n mis rfa del 1 • (1 . en la cual (a diferencia de la parodia) se mantir.I rnr'lt~n:A . por ejemplo. en la que «algÓ a~í como un espacio natural sobre el que no se haya hablado. considera el postmodcrnismo como un movimiento revisionista... ecológicas e ideológicas. Una segunda versión del postmodernismo.. puesto que se vuelven espejos disto rsionadores que reflejan otras imágenes de espejo y proyectan más reflejos en este páramo de espejos. pre-formada por la cultura y fi ltrada a través de los medios masivos. La lercera versión. bajo el sol poniente del. lhab Hassan. el novelista y profesor estadounidense de literatura John Barth anunciq que hablamos entrado en una nueva (ase en la his• N. • qL1e juegue sus serenos. para citar metáforas de Bot~o Strauss tomadas de la tecnolo~ía nuclear (Strauss 1977. algún posth/dio carnavalesco. auspicios deviene más bien un reciclaje de material de desecho que un acto de creación. a la vez.! 1 f-u 1 6· 1 le 1 [~:t¡ I' \u. en el apogeo del modernismo. como una vuelta adicional y final de la tue~ca de ese proceso de modernización que comenzó en el siglo XIX.11 ¿Cufn posimodema es fo necesidad de un nuevo coÓcepto para nuevas especies de contemporaneidad. tiene qlle surgir un nuevo alejal)drinismo de la cita. Lyotard 1979).. un rompimiento con el modernismo al igual que con todas las cosas del pasado. era castigado como un crimen por el influyente Adolph Loos. libre. ' • j 1111er11wuolldad~ 141 más avanzad!IS.. La primera. En el mismo afio de 1967 en que Julia Ktisteva acufió. y éstos pueden ser tomados del museo imaginario de los ei. 'una revuelta que está orientada hacia el futuro y lien'e sus ralees en las mitologias triviales de Jos medios masivos y la cultura pop.. ba 1 jue na ler l Kr cic est but cae otr• ta 1 «pi die 1 ) (Fe ~ Ble 1 1 ) ) I ten e ma ¡i vid 1¡1 par S 1 cor a ma rl .y regresar a un estilo sincrético que vuelve a repetir las formas· arquitectónicas de perío~os anteriores e incluso vuelve ~ emplear el omamehto. de la cual Leslie Fiedler puede seryir de ejemplo.. cor. _:~:.• senta el postmodemismo como la lógica extensión y culminación del mpdernismo.. se ha vuelto tan bueno como inconcebible» (Schópp 1985. '" .. ha estado ncompáfiadQpor una teoría particular que lo legitima y que redefine el status de los textos y de sus productores. como el modernismo. 375). . Gerald Graff y Je~n-Fran~ois Lyotard (Hassan 1971.: Burla satírica d~ una obra. la parod1a y el travesti. Este desarrollo no ha tenido lugar en un vacío teórico.ª la relación entre modernismo y postm~dernismo. En cuanto . En tal situación. el arte y la literatura no pueden seguir . que surgió en Francia en el contexto de ~a revolución cuJtural del 68 y de la que ávidamente tomaron posesión los postmodemistas norteamericanos. si no antes. ~n la on~­ rosa carga de Ja historia y·su heren~ia cultural (Fiedler 1965 y 1975). del T. o del repertorio de las estéticas y las prácticas modernistas. y no.n.tilos históricos. La. los tradicioná'les speculum vitae y espejo sostenido ante la naturaleza. como el intento de deshafer el modernismo -en este caso. Si hay algún denominador común para estas diferentes construcciones del postmodemísmo._ P. En un mundo que es experimentado como totalmente contingente y fortuito.

De manera simi)ar. remonta a la descripción que en 19~ 1 dio Edmund Wilson del «Work in Progress» de Joyce -que había de devenir el Finnegnns Wake. participando asl en un dialogo intensivo. en el . también está de acuerdo y define el postmodemismo en términos de intertexrualidad: «El ·pasti:nodernista está -convencido de que el contexto social está constituido.t' llf llJ. son revolucionarias y de trítica de la subjetividad burguesa. describe Ja historia literaria en términos de un guión de antagonismo.Uno ·de los más influyentes propagaélores del postmodemismo. se. considera que la • N. de un texto que está oculto debajo éle otro. critico y novelista al igual que Barth. para mencionar un.alabras.. al ciclo entero de los. lhab Hassan. también podría haber'Se referido al último «Canto» de Pound.por P. ¿por qué entonces preguntar ~<¿cuán postmodemª es la intertextualidad?»? ¿Por qué provoca inquierud el consenso de escritores. es el sello distintivo df un postmodemismo atrapado en Ja compulsión de repetir intenninalilemente y de maneras siempre nuevas lo que ha sido pensado y dicho antes (Hassan 1982). ( . idea su propia individualidad y originalidad en contraste con Ja de maestros anteriores. los textos literarios siempre se han referido no sólo a la·realidad (imitatio vitae).) En este momento la intertextualidad ha devenido la marca de fábrica mis'ma del postmodemismo . y esas palabras se refieren a otras palabras más. Gerald Graff y los demá. convierte la obra de Joyce en un texto postmodernista. Un observador distanciado desde Europa. mientras que Barth está marcado por una actitud ambigua hacia el hout goút de ta cultura burguesa reciente. como una combinación de lo Júdicro con Jo intertextual. criticas e historiadores literari·os? Pues bien.por Ja '«literatura del agotamiento» (Barth 1982). cita. sino sólo palabrás que se refieren a otras palabras. Y. Las intenciones que se hallan tras las formulaciones programáticas de la Kdsteva y Barth son diferentes: en el caso di! la Krisleva. y.s voceros en el debate norteamericano sobre la existencia y esencia del postmodem ismo.ejemplo. en el modernismo «Clásico». Fokkema. vale Ja pena. y asi sucesivamente en' el mundo densamente superpoblado del lenguaje literario. la idea de que c. Fokkema afirma que el origen de esta imagen del palimpsesto. uno de los líderes de la Escuela de Vale. con ellos (Bloom 1973).o veterum).: «palabra-maleta» que combina los vocablos ingleses ·«plagiarism» (plagio) y uplay» Uuego). . si realmente el postmodernismo y la inlerlex. ejemplo más. . es decir. en la Alejandría clásica de Jos últimos tiempos. al obrar así. Harold Bloom. en la forma de alusión. en todo caso. (Bloom 1976. ILJ llJ lll llJ 111 11) llJ lll !ll . Desde los más tempranos orígenes detectables en adelante.. porque. como un plagio juguetón y consciente de si (Federman J 975i76). Lo que comparten es. de continuación y adaptación.cual cada poeta mayor. Raymond Fedennan. si no su inventor.avanl la lettre. al sufrir de «La angustia de la influencia». por lo tanto. desde luego.por . florecieron en determinados periodosmucho antes del postmodemismo . plantear esta cuestión.como un palimpsesto. 46). están de acuerdo con él. si hay un tipo especlficamente postmodernista de intertextualidad. en el Renacimiento. de que tiene un significado o significados averiguables sin refer.encia a otros textos poéticos.1• 143 conciencia de que la originalidad en estos ultirnos días en la historia sólo puede residir en una novela que trate con material de segunda mano. Hemos de preguntar.tualidad son tratados como sinónimos en estos <lías. ve la producción literaria como un caso de «pla(y)giarism»* continuado. autóno¡no: . En Poesfu y represión. Cantos como un palimpsesto enorme y de muchas capas (Pound 1975.ada texto 'está atrapado en una red de relaciones y referencias con otros textos. Todo poema es un interpoema. aunque el concepto de la intenexrualidad ha sido acuñado bajo los auspicios de! postmodemismo.) Por desgracia. y de que cada nuevo texto est~ escrito encima de uno anteriorn (Fokkema 1984. una fase terminal en Ja que todo el lmpetu creativo estaba agotado y en la que Ja originalidad sólo sobrevivirla en Ja fonna de juegos sofisticados con los textos existentes y las estructuras tr~dicio­ nales.i ·- . Douwe W. da un paso' más y désmantela completamente Ja noción idealista tradicional de un texto completo en si mismo. en una mirada retrospectiva. Pero. si eso es cierto. auhque mayoimente negativo. y toda lectura de un poema es una interlectura. los ·poemas no son cosas. y las diversas prácticas intertextuales de aludir y citar.. es decir. del T. 2 y s. 142 Man/red Pfister 11 !- :s I· 1- :1 s d l ¿Cuán post moderna es la intertextua/idad? / ro ria l iteraría. en el neoclasicismo y. sin embargo. Pocas ideas son más difíciles de disipar que la «dictada por el sentido común» de que un texto poético es completo en sí mismo. que apostrofa. una fase dominada . de parodia y trovesti. si el postmodemismo emplea Ja intertextualidad de una manera . Leslie Fiedler. sino también a otros textos-anteriores (imitat. ésta es un fenómeno que en modo alguno está restringido a la escritura postmodemista. de parafrasear y traducir. 797). parodia y collage.

síno que se da cuenta de las intenciones del autor descodificando las' seflales . La novela polifónica. . IOgo de voces» dentro de un. Aquf. resulta de que «cada palabra concreta (el enunciado) siempre halla los objetos a qué se refiere ya. También ~n Europa se ha producido un reenfoque del concepto. que están marcadas con nitidez en el texto y son reconocidas y comprendidas por el lector. . han estrechado su significado desde el kristeviano de principio ge!leral de los textos que presuponen otros textos. discusiones y ev¡iluaciónes».¡Stierle 1983). y su concepto. Gérarci Genette ha seguido este enfoque estructurnlista de la intertextualidad con más rigor sis.conjunto de procedimientos con que un texto se refiere sellaiadamente a otro. primero trataré de separar las dos escuelas mayores de pensamiento. voluc id polftic te indivi h! mono1 •tt lo sag ac contra !~< 1 cionar ~·~ cho.) 2. la unidad y la autonomla del texto pen11ru1cccn intnctns y el lector no se pierde en una red laberíntica de referencias posibles.odo. 1-30. 14-18.y la «polifonla» de cada . un intento burgués de desactivar su potencial explosivo y revolucionario que aspira a desenmascarar toda~ la_s ·nociones de autonomla y unidad del sujeto y del texto como fi~ciones ideoJógicas. •/ ntertextualidad: estructura/isla y postestructuralista Para empezar. Un problema ad1c1onal 1mpl1cado en m1 pregunta es que el concepto de intertextuahdad es por lo menos tan debatido como el de postmodernismo.texto -un diálogo que socava la autoridad de toda voz única.. En el debate estadounidénse. Por lo tanto. ra 1 a menP d acterl~ 1 . antes de pasar a la cuestión de una intertextualidad ·espec!. 5355. 01 na cu. sino revolucionar nuestras nocion~s de arte. rentes. se ha de tener presente que el concepto ·de intertextualidad de la Kristeva es más bien descriptivo que programático.enunciado. su propio concepto a la luz de un modelo teórico que·el estudioso ruso-soviético habla ideado durante la revolución cultural de los allos 20 y babia elabora. la cual. L. Sólo cuentan como intertextuales. "-' ' .. " '-" ' U I 144 Monfred Pjister c~pecllica. .cjomaq lo indomable. En esta versión estructuralista de la intertextualidad. con estrategias y funciones especificas. cuando la Kristeva acunó es. En su impresionante estudio Pallmpsestes: La littérature au second degré (Genette 1982).-..ficamente postmodernista .ta!idad.todos los textos son intertextuales. Esto distingue el significad~ original del concepto respecto del uso que se hace de él en el contexto del debate estadounidense sobre el postmodernisr'no. aspira a caracterizar ·el status ontológico de los textos en general. los crlticos estructuralistas han objetado contra la Kristeva y sus seguidores que un concepto omniabarcante de la intertextualidad es poco útil cuando le toca interpretar textos individuales o grupos especifico$ de textos (Hempfer 1976. Este potencial radical y explosivo caracterizó ya la prehistoria del concepto. semejante reducción de la intertextualidad a las referencias nítidas y seflaladas de un texto particular a otro se opone a la naturale4a vitalmente expansiva de este principio. por el contrario.. pero de una fndole algo diferente. írculc ª' l conc as.. no sólo los textos modernistas o posttnodemistas. que el autor se propuso claramente. iluminados por otras palabras dichas sobre los mismos anterioi. Kloepfer l982. jsc 1 Fu( ideoló. de Shal 1 ._. que nos permitirían distinguir la intertextualidad postmodernista de las formas anteriores de inl~~exh. Hempfer 1983. las referencias. No es más que un vano intento acaqémico. «sombreados por una vaga niebla de pa-_' labras o.su intención no era proporcionar un nuevo epfgrafe para las diversas· formas de alusión y cita y estimular clasificaciones más útiles y sistemáticas. su «pre-texto». el. y en particular de las dfl modernismo. literatura... Segun la teoría de la Kristeva. por lo tanto. por ejemplo.temático y fuerza argumentativa que cualquier otro.de.autor conserva Ja autoridad ¿Cuán post111odema es /11 i111errcxt1111/idcrd? 145 1 1 • • sobre su texto. La Kristeva acuJ'ió. Vista desde la perspectiva postestructuralista ce-inaugurada por la Kristeva. sus rafees en el concepto de '<<dialogicidad» o «dialogismo» de Mijafl Bajtín.y marcas inscritas en el texto. por el contrario. Después de t. establece un «microcosmos de la pluralidad de voces» 1t e l Para 1 le dlnárr c. al de . e! be ciente. Lo c¡ue más le interesaba a Bajtín en esto era el «diá-.cubiertos por anteri9res enunciados.mente» (Bajtln 1979. •• • .do en varios estudios históricos sobre la sátira menipea. ideando una clasificación cohúente de los diversos procedimientos intertextuales e ilustrándolos con ejemplE>s tomados de una vasta gama de textos de todos los periodos y de muchas literaturas nacionales dife-.te término. . texto y subjeiividad. 169). y que tenemos que tratar de nuevo con varias nociones rivalizantes. . sobre el carnaval y· sobre la novela.. Al adoptar este término.(El siguiente capitulo está basado en Ptister 1985. ha habido un desplazamiento del énfasis dé lo descriptivo a lo program~tico y de lo · ontológico a lo histórico: la intertextualidad ahora denota una norma ideal a la que aspira el texto postmodernista.

.. la subjetividad individual del autor desaparece y su autoridad sobre el texto se desvanece.. el· socavarniento de todo 111onologisrn. (K. En su opinión. Es esta noción global de texto lo que ·constituye la base de la definición de inte'\extualidad de la 'Krísteva: Llarnarémos TNTERtEXTUALIDAD a esa inter-acción textu al que se produce dentro de un· único texto.J J. o más bien a la interacción de los textos.. . 221 ) . (destructivo-constJ~ictiva) (. . .as voces fuera de él? desde el lenguaje soez del "mercado y las voces profanas Y desacrallzadoras del carnaval hasta las voces de la autoridad y de los pre-textos literarios canonizados. expanden la noción de texto de una manera tan radical que. 290).texto. (K. y corno la más importante herramienta en su desconstmcción del s•tjelo y de~.el marco de esta teoría...cuenta como texto dentro de esta semiótica gen~­ ral de la cultura._. 146) También yendo más allá de Bajtín.ia lucha co~tra la .-. con Bajtín..ultural en general. la intertextualidad es una noción que será el Indice del modo corno un texto lee la historia y se inserta en ella.. pierde importancia y su papel se ve reducido al. ~ ~ ~ .risteva. · la «palabra literaria» no es un punto (un sentido fijo).lll 111 111 IJ_I 111 111 iLI iLI iLI iLI iLI ll ll ll JJ J. (Kristeva· 1969. el diálogo den/ro de un texto es.-. En eso fueron in:luso rn~s allá de Bajtín: mientras que para Bajtín el dialogismo era ona cualidad· de textos particulares.ideo!Qgla «burguesa» de la autonomla y unidad de ~ conciencia individual 1el significado completo en sf mismo de los textos. de proporcionar el sitio o espacio para la interacción de los textos.ristcva l969a. .J J.. _ 1 . . Bajtín estaba luchando c?ntra _la creciente rigidez de la poli ti ca cultural soviét!ca postrevoluc1onana y la canonización doctrinaria del realismo socialista. que . . mediante el empleo ~e marcas y huellas. La creatividad y la productividad son lransferidas del autor al texto: Asl pues. .cionar dinámicamente era no sólo é l estructura lislno.. un diálogo con todas !. todo texto se construye como un mosaico de citas.. para ellos es una caacterfstica de todos los textos: . del conte~to cul' tural actual o anterior... ¿Cuán ¡iostmoderna es la intertextualidad? 147 noción de intersubjetividad se establece la de intertextualidad1 .risteva 1969.... ~'. toda formación cul tural. En el lugar de la .-1li. De hec~o.• se cruzan y se neutralizan. Dostoievski). esto ocurre especialmente en la poesía. 443) Sin embargo. lo que quiere decir que: 1) su relación con la lengua en la que se sitúa es redistributiva . . .» (citado segun Grüb"el 1983. por lo menos.. . ¡Por lo tanto. .. la Kristeva emplea la intertextualidad como la palanca lingüística y semiótica para sacar de sus goznes a todas las nociones burguesas de un snJeto autónomo. . estaba continuando la li.~. Al propagar la relatividad de cada posición md1v1dual. como tal. . Rabelais..... y lo que ese concepto trataba de revolu. ~ . Sbakespeare.. . ... puede encerrar la totalidad de las «voces socio'ideo· lógicas de una época» (Bajtln 1979. disuelve al sujeto. Según la K. s ino un cruce de superficies textuales. tal «dinamización del estructuralisrno» sólo es posible si se da por supuesto.diafógico entre textos» (Bajtfn 1979. el concepto de dialogismo de Bajtín es esencialmente dinámico. .• 146 Man/red Pflster ·~ .. . al niismo tiempo. .. 113) En la medida en que la creatividad y la productividad son transferidas al texto. de l destinatario (o dei' personaje).. a su vez emplearon :1 concepto bajtiniano de. una intertextualidad: en el espacio de un texto varios enunciados. al fin y· al cabo._.J t-1 \--\ \-il hll 111 t 1 ~ 1 ~ 1 tll 11 . el autor de un texto. tomados de otros textos. sino la ~ol~h~a c. (Kristeva 1969. A l~ Kristeva la atrajo la teoría de Bajtln porque ésta Je perrnitla ir más al la de un mo¡!elo estructural estático de los textos literarios. ..J t.. • J' · y. y el lenguaje poético se lee corno un lenguaje por lo menos doble. el texto es una productividad..o dogmático y oficial. todo -:--o. Fue. un diálogo de varias escrituras: del escritor.. Para el sujeto ....¡~ !~~ )'. . y ellos.e valiosos (la sáti' menipea..I 11 . mientras que Bajtín todnvia insistía en el «contacto de los sujetos» detrás del «contacto. 353). cognoscente. En . 144) P~ra I~ Kristeva. dialogismo en su prOP. ] 2) él es una permutación de textos.tcha revolucionaria contra Ja represión creciente. y particularment. la autocrltica de cada palabra. el mismo tipo de discurS'o' que en el romanticismo todavía era considerado el último refugio de la subjetividad no alienada y auténtica: «El lenguaje poético. todo texto es absorción y transfom1ación de otro . la profanación carnavalesca de todo lo sagrado y la subversión de t9da autoridad. en· otro tiempo un crendor y un genio.. el potencial explosivo de la c~ítica bajtiniana del monologísrno 1deológ1co lo que fascinó a la Kristeva y a otros escritores y críticos del :írculo de Te! Que! a fines de los años 60. y hasta revolucionario.:.

mera pu. que los más ava. repitiendo solamente lo que antes que él había dicho Michel Butor: «No hay obra individual.e un individuo es una especie de nudo que se produce dentro de un tejido cultural. 78). la de un signo que se refi. devienen unii mera «cámara de ecos» (Barthes 1975..toda historia cuenta una historia ya contada.. y.de ~oda comunicación. 3). en el que nos movemos. meros fragmentos dol único «texte général» (Derrida 1973. Esto puede oler demasiado al sofocante aire de las bibliotecas. en un regressus ad infin11um. Sin ~uda. y tenemos que movemos. la siguiente:. a todas las voces.«a trav.nfantes» (Barthes 1975.sin sujeto se refieren. al uturd1dor estrépito d~ los rnaedios masivos y a los dictados subconscientes ~el clamor del consumismo.e. Como cen ne éstos 1 mera 1 tipo d • N. el perdido segundo libro de la Poética de.Jeaj_i'zada den_trQ. 2). Co mo escribe en Le P/aisir du texte: y ese> es realmente ej intertexto: la imposibilidad d~ vi:ir fuera del texto infinito -sea ese texto Proust. Todos ellos.és de la Biblioteca[ . a su vez. un «yo» ? de la «identiélad personal» como gastados autoengallos 1deahstas.. amados em secreto. Tomados juntamente. no sólo a .]. o el pen6d1co. a otros textos y. por lo tan~o.re a la realidad. Ambos..L~llll feó~ ~structuralñsta de la íntertexrualiaad. En efect~...dores esta~o­ unidenses reduzcan la relacion semiótica bipolar de significante Y significado a't solo significante. está situado en el misterioso cenlro de la novela de Eco. convergen con la historia y la realidad. 298-300)..gui. «No hay textos. sino tumb~én textos comunes triu. est.. independiente de los procesos semióticos. 3. libres. en la teorla de Ja subversión dialógica y carnavalesca. Pero. con. 1 postn 1 ría p: . sino también el del lector. aqueHas de las bibliotecas. pues. estaría de acuerdo con su colega Roland Barthes cuando éste recalcaba una y otra vez que el intertexto «no abarca solamente textos escogidos con delicade- -U -. 59) El «descentratmi~nto» del sujeto depone el viejo dÍscur~o de. ¿C11á11 poslmoderna es la i11turlPNl1111/ltlml? 14\l za. Para Barthes. de códigos· infinitos. Con esta defimc1ón la especrfici- . Eco. discretos.» (Butor 1969. la de la realidaad misma que existe.lillms. · Correspondiendo a la disolución de los sujetos. el docto profesor de semiologla.os componentes invocan la imagen de usi «universo de textos» (Grivel 1978) en ~I que todos esos textos .-- dad 1 de d1 tralá1 nos e digai ~~!:¡ Ulys.. la histonal 19!'. (Barthes 1973.nzados desconstructores. una imagen de Charles Grivel que recuerda una de la biblioteca de Babel de Borges... escribió de manera categqrica Harold Bloom (Broom 1975. sino sólo relaciones entre textos». el mtertexto quiere d:cir ~o sólo el texto misino.esl } pnnc para modc crític. a todos 'los otros te~tos . 31 O).Ü ~ i-l il ~ 1l il 1' -Mil il il il 'M .. N? es sorprende~te. anterior al texto [.Y. 240). 16).. la disolución de Los limites de los textos ~bre cada texto a todo~ los otros textos inc lu~o· al ruido de la maquinaria ideológica.. como si la intertexrualidad sólo tuviera que ver con libros.la consiguiente reducción.. Por lo tanto. la metáfora de una cámara de ecos se aplica de la misma manera al propi'o texto que a los sujetos del autor y el lector. 1970.Jla de televisión. una v isión apocallptica -y. que se ve a si misma en el fin P~ toda ta histc:::>ria._)i. Aristóteles. mund con te -Unf mente ma ac preta< un ti~ autoc los se terial L1 -Bar todas. autor y lector. la prolongación del final de partida que avanza. privada de todo futuro imaginable que fu. Demda y sus se.Ejn~alidad póstmodemi~ta es Ja inter- textuilid~concebidA.de modo natural y no textuailzada. en segundo. Tanto la lectura como la escritura son. 150 · 148 Mo11fred Pjisrer El sujeto que aquí está siendo disuelto es no sólo el c:lel autor. el que versa sobre la comedia. El justamente llamado Umberto Eco hizo el mismo descubrimiento de los «ecos de intenexrualidad» cuando escribió JI Nome della Rosa: He descubierto as( lo que los escritor¡es siempre han sabido (y tantas veces nos han dicho): los libros hablan siempre de otros _. de la poesla y la erudición ( cf. que. a través de pafios enteros de la Biblioteca» (Orive! 1982. en pri ncipio. . las que.o más exactamente: perdidos (cuyo origen se pierde)» (Bai:thes. sólo exist.. todo el tiempo.ilizada.. lugar •.:n • fonna textue. o la panta. tan fascmante para una conciencia postmodema. hay al mismo tiempo una disolución del texto como unidad coherente y completa en si misma de significado. volúmenes polvorientos engendrados a partir de· otros volúmenes polvorientos. que resuena con las resonancias y el ruido de otros textos. generosos. La intf!!rtextualidad postmodernista Mi tesis es. 51 ). y tanto el yo del autor como el del lector dejan de ser entidades estables y dadas de antemano: «yo no es un sujeto inocente. ¡el poslludio a.era más.. de Sha .en para nos~tros . Schick J 984). sino también el espacio entre todos los textos. «actos de intertextualizacióm> y se lee y se escribe -para emplear. por esa misma raz?n.] Ese mismo «yoÍ> que se acerca al texto es ya una pluralidad de otros textos. La obra d. y su Aristóteles bajtiniano abre el texto. una perspectiva v~rtigi­ nosa. Este modo de ver excluye dos ideas: en primer lugar. después de todo.U. a un libre juego de los significantes (Cowar~lhs 122-126~ Warning 1983.de.

como trivial.. al establishment académico o por lo menos provienen de . una literatura ingenua teóricame·nte. las confusiones y la pérdida de lg identidad que Ambrose. por el contrario. El. y hacen que /éstos refl exionen unos s"obre los otros. la novela y el cuento corto. que siempre implica alguna referencia inteipreta.él. sufre en el laberinto de espejos en el parque de diversiones. una literatu ra que. James Joyce y muchos otros. difícil1mente podría sobrevivir o sería marginalizada ."• " i11t~rtex111c1/idad? 151 poético y discurso teórico. sino también textos críticos. Además. Si. Un siste·'ma académico que produce más teoría literaria. tiene sti origen en los seminarios universitarios y les vuelve a proporcionar a éstos material n~evo para análisis e . . El cuento que da tíll1lo al li· bro Last in the Funhouse (Barth 1968) de John ¡3arth. y obras centra les del modernis1no clásico como The Waste Land de Eliot. 1 1. entre práctica estética y reflexión teó rica. menos autoconsciente . que lo que cualqÚiera puede digerir. Esto no ocurre por· sorpresa. decisiones y dilemas narrativos.una literatura «cruda» en contraste con ·una «cocinada»-. la refe"rencia más explícita á la teoría intertextualista está contenida en el texto titulado «Título» -un texto que tématiza de manera autoconsciente su propia «autoconciencia}> ( 11O) y se pierde de manera tan completa en el «laberinto de espejos» ( 108) . Las figuras claves del postmodernismo literario estadounidense -Barth. del mito. digamos. la poesía épica y la meditación a la autobiografia. un texto autorreflex ivo .. puesto que. que tematiza su propio status textual y los procedimientos en que éste está basado. todas. la diferencia entre. El narrador pierde continuamente su hilo narrativo y se extravla en reflexiones siempre nuevas sobre los di. el héroe de la historia.y autorreferencial. y esas digresiones metacomunicativas amenazan con impedir que se lo cuente en su totalidad. la matriz genérica subyacente. ' ' '!' ~ . tratáramos de definir la intertextualidad postmodemista sóJo en ténninos de un au mento en las referencias intertextuales.que están hechos para reflejar sus propias opciones. Pynchon y Compañía.. Oustav Freytag. Dos Passos.en particular en los Estados Unidos. Barthelme. por una parte.11-1 1 1. trata sobre una famil ia·que va de excursión a Ocean City. lol Cantos de Pound o ·et Ulysses de Joyce tendrían que ser promovidas al status de obras postmodemistas avant la lettre. Sin embargo. se pierde en un laberinto· de espejos: en su caso.'" estos poetae docti postmodernos producen no sólo textos literarios. En este 1contexto. alienta un tipo de producción literaria que es igua1J11ente autorreflexiva y autoconsciente. la 1crítica y la teoría en la mayo ría de los es/ablishments acad. cambiando sistemáticamente. por la otra. El cuento. En el centro temático de esta meta· comunicación del téxto postmodemista sobre sí mismo hallamos una 'y otra vez su intertextualidad. \• N. Federman.pertenecen.s· ma un. van más allá de Ja mera unión personal del tradicional poeta-crítico al aspirar a un nuevo 1 tipo de texto que desconstruirla todas las dis1inciones entre discu rso 1 . la intertextualidad. son lo~ espejos de otros textos .escritos por Aristóteles. tematizada y teorizada como un principio constructivo central. University wits: ingeniosos con educación universitaria en la época ·de Shakespearc. la intertextualidad modernista y la postmodemista sólo podrla ser una diferencia relativa. n -1tl tU ti 1 11 1 ! I lll \ll ~I 111 l l ¿C11á11 pos1111odenw es la 150 Manfred Pflster dad histórica de la intert'exn1alidad postmodemista se vuelve un asunto de distinción más bien categorial que cuantitativa.. de un cuento a otro. Un contex to sociolqgico rele. devienen la metáfora central para los enredos intertextuales del narrador. tiene en sí mi.vante para esta au toconciencia autorreflexiva de. Sin embargo.. Como nuevos university wits. La colección de cuentos como un todo también coloca en primer plaño la intertextualidad. del mismo modo que el joven Ambrose. ex~ibida. y . es interrumpido una y otra vez por la reflexión del narrador sobre su manera de narrarlo. La interte~tua l idad postmodemista dentro del marco de una teoría postestructuralista quiere deci r que aquí Ja intertextualidad no es meramente usada como un procedimiento entre otros. De ese modo. El texto postmodemista del tipo ideal ~· un <tmetatexto)). aspecto metátextual.versos métodos y e~tructuras de !a narración que él pudiera emplear.investigación. sino que es puesta en primer plano. o incluso más interpretaciones de Ham/et. la intertextualidad postmodernista es el boom sin precedentes de los estudios literarios. un iexto sobre textos o sobre la textualidad.émicos del mundo occidental. los dos textos que están en el centro de la colección tienen títulos que se refieren a las dos metáforas más corrientes de la teoría postestructuralista de la intertextualidad: el labe-· rinto de espejos en «Perdido en la casa de espejos» y la cámara de ecos en «Eco». sin embargo. del T. la intertextualidad es uno de sus procedimientos centrales y. o sea. Ünós pocos ejemplos deberán bastar.tiva y perspectivizante a otros textos. por así· decir.

y su vida adolescente y adulta. Cavalcanti y las óperas de Mozart hasta Pound. porque sólo muy 'recientemente se ha «postmodemizado» a sí mismo. en. ¿Cuán post moderna es la i11turlext1111/lclod? l 53 Un titulo como «El hombre desconstruido» (Laughlin 1985. desde los años 30. he mostrado cómo el metacomentario explícito y las metáforas recurrentes de espejos y·ecos pueden poner en primdr plano la intertextualidad y tematizarla en términos de la teorla postestructuralista.sívamente ad infinitum. Alfred Prufrock» de Eliot -«l have 15. originalmente 1967) son objeto· de referencia explicita. fundador de la firma edi_tora New Directions y. de su madre: I aro the deconstructed man my parts are scattered on the nursery floor and can 't be pul together again because the instruction book is Jost clcan up your mess in the nursery my mother says 1 aro tbe deconstructed·man (193) Igual qu~ Humpty-Dumpty en el poema para niños.tte ou nage la sirene»-. que todavla es desconocido . está citando a la vez una famosa cita· de ese verso en «Love Song of J. Catulo.su poema cita «El Desdichado» de Gérard de Nérval -«J'ai revé dans la gro.IS aventuras eróticas son al mismo tiempo las aventuras de un lector.. 191-4) remite al lector inmediatamente al marco teórico postestructuralista. Lo que me interesa en esto. también. Otro procedi. publicó las obras· de Ezra Pound. Sus «Circes» son <<Una lista de ficciones» ( 191 ). tan amoroso como estricto. Continúa. lo ilustraré -en obsequio de la brevedad. el héroe es he~ho añicos de manera irreparable. y.a la intertextuali\iad y fundamenta con hechos la opinión postestructural. Hesse 1986) y . El poema que escojo fue escrito por un autor estadounidénse. y se . • que el poema presupone. Lo que me inte. Volver la condición de postreros ~?ntra si misma para hacer algo nuevo· y válido. · Citar una cita· o elevar una cita a la segunda potencia es un procedimiento que. en si mismo. Sl. la esencia de lo cual serla la imposibilidad de hacer algo nuevo. a sú vez.tmodernismo en 1985 con una colección de poemas cuyo titulo ya destaca· programáticamente la intertextµalidad de los mismos: Poemas robados y contaminados. Estoy hablando de James Laughlín. Fue en ese momento cuando los enredos intertextÚales latentes de su poesía anterior se hicieron evidentes por vez primera y cuando él comenzó a vincularse con teorías postestructUralistas.haciendo referencia a un texto poéticQ.ia la desconstrucción de la identidad. una odisea de ulteriores relaciones ¡:on mujeres. otro de los autores publicados por él.metatextuales. ~o es la mera densidad y gama de las referencias jntertextuales.s referencias intertextueles y las reflexiones. simultáneamente poeta y editor. hu¡ vcl tan mu de que tex mo Cat reli das poe y fr rica Cat Wa1 lin ¡ pou cu e Pou que yo u. que hasta ahora sólo ha desempefiado un papel muy menor en el debate :soon¡ el postmodemismo.cual cada texto se refiere a pre-textos y aquellos. la autoconciencia paralizante y el peso adjetivo de acumulados. Sin embargo. apuntando más bien al idioma estadounidense popular favorecido por William Carlos Williams. El poema_actt'. y as( suce. pone c.as que las identifican. acct Pou1 Di vi Rem de H . {lOó) · Empleando como ejemplo un texto narrativo escrito por John Barth.. desde Homero. el agotamiento. que nunca se ocupa de contar su historia.:n primer plano . personal del hablante y halla el origen de esta remontándose en términos freudianos a sus inicios 'en la niñez temprana. Como el más importante editor estadounidense del 111odernismo internacional. Es aqul donde.J 152 Man/red Pjister de la. cuando el hablante estaba bajo el cuidado. Lah diversas estaciones de esta búsqueda erótica son modeladas enteramente según paradigmas literarios. Todo esto era ya parte de la convención modernista inaugurada en The Waste Land.los·hace justificar las estrategias intertextuales de esta colección de cuentos: La posibilidad final es volver la condición de postreros [ultimacy].en Alemania a pesar de repetidos esfuerios realizados por Eva Hcsse para llamar la atención sobre él (Laughlin 1966. Eliot.ista según la . su propio verso lacónico ha resistido por largo tiempo a las tendencias modernistas hacia una iritertextualídad altamente culta y erudita. Continúa. sin embargo. Cuando Laughlin. la plétora poliglota de citas y las notas al píe jocosamente erudit. «una lista de ficciones de hermosas contradicciones» (192). Gertrude Stein y William Carlos Williams. los principios centrales de sµ teoría de una «literatura del agotamiento» (Barth 1982. se refieren a otros . Laughlin sólo se abrió paso hacia el pos. trasladados de los escritos crfticos de Barth a su texto de ficción.· miento mediante el cual se puede lograr eso.resa es más bien un procedimiento particular que considero que es otra característica especifica de la intertextualidad postmodernista y que me gustarla llamar la «Ci'la citada» (Smirnov 1983) o la «cita a la segunda potencia». continúa este proceso de desintegración y dispersión.

. if . estas traducciones latinas de Homero por un humanista del Renacimient0. Dan..ión. Por lo tanto. lo hace con la prinéipal intención de desenmascarar como triviales y banales los productos de la industria del entretenimiento. o. nos damos cuenta de que es. Keats. y después continua con «et multas per vi as quoque aereas» («y con muchas. .Eso no es exactamente una «cita a la segunda potencia».. comparada con Shakespeare. al estar enteramente ocupada con la relación diacrónica inmanente entre postmodernismo y modernismo.A. Baud~aire y Wagner.be esta continuación del verso origina·1 J relacionada.). 1 1 .ulo ·es aquí mediada y refracta. por lo menos en un nivel.. el verso «Multas per gentes et multa per aequora vectus» («He viajado tlesde lejos por mar a través de . los. Nos ocuparemos ahora de esa cuest. El diálogo intertextunl puede involucrar pre-texto~ de 111111 amplia gama de épocas y culturas.dounidense en ragtime.del alto modernismo(. 1 . como intertextualidad teóricamente conceptualizada dentro de l~s obras mismas. A medida que el poema se \:tesenvuelve. establecida para entretener a nuestra sociedad de consumo.:ois Lyotard. 1incas aéreas»). E incluso este gesto. sino por lo menos a la cuarta. donde se destacan como conceptos claves. el ensayo de Pound sobre «Los primeros ·traductores 1de Homero» y. que fue un éxito de los Follies de Ziegfeld en 1912-. . el texto de Homero.) . S. diserta extensamente sobre la basura verbal y el modo ..Hemos visto ya cuán . podríamos decir que los pre-textos del texto modernista son cnnonizndos y normntivos. En la novela Snow White de Donald Barthelme. pero incluso dentro de esa amplia gama son siempre los textos ca_!!. result!I apropiado que termine con una plegaria hasta su tumba: «lie quier E·zra there in your campo santo on San Michele» ( 194). . un momento cíclico que retorna antes de la aparición de modernismos siempre nuevos en el sentido· más estricto» (Lyotard 1984. l ·j 1 1 1 1 l~S una parte de lo moderno». Cuando. se remonta (a lo~ más antiguos mitos de la humanidad. por·último.muchos paises»). . ·respetadas por su antigüediid. traducidos y frecuentemente citados o aludidos por Pound.. sin embargo. uno de los Siete Eñanitos en t:ste travesli de un cuento de hadas. La mayoría de las citas que son citadas de nuevo por Laugblin vienen de Ezra Pound. y las palabras homéricas <<periplum» y «pol11metis» también son mediadas o través de los Cantos de Pound. es desechada como demasiado ligera. Hasta . . Laugh!in cita los poemas de Cavalcanti y Bertrand de Born (192. demasiado superficial. no toma en consideración. del «Carmen ·I b1» de Ca tu lo. Una definición de esta aspecie. un homenaje a Bzra ( Pound.gDÍZfillos y ~los_que~privilegiados claramente. el cual.... La canción no alcanza el n(vel de los otros pre-textos que la rodean.ente. «un momento en la "revolución" e innova. Una superposición similar de niveles jntertextuales se produce cuando Laughlin inicia su poema citando. J · ¿Cuán pos/moderna es la inrerrexrualidad? 154 Manfred Pfister 3 lingered in the chambers of tb~ sea». tiende a ser con un tono despectivo o denigrante. de. 79 y XVI). al «trastiempo» [«hinter\ lime»)' más allá de toda la historia y de todos los textos. T.da a través de un prisma moderno -el de Robert Fitzgerald. a quien Li1:ughlin le.I para citar la interpretación que de Lyotard ha hecho Fredric Jameson. hemos ( definido a la vez el postmodemismo como un ulterior desarrollo y radicalización del modernismo. devienen así los pre-textos privilegiados del arte postmodemista. para quien el postmodernismo es «indudablemente l i.enfáticamente abogaba Roland Barthes por la igualdad de derechos 111tertextuales del ruido de los medios masivos y el canto de las musas. El postmodernismo estadounidense da un paso más allá y hasta les da prioridad. Waiting/or Godot y Endgame de Beckett entran en el texto de Laughlin por la puerta trasera del comentario pounqiano: «C'est moi dans la poubelle» (194). Si se hace alguna referencia a la culturn popular contemporánea.uJicMuieja cultura pop sobre las obras de la Alta Cultura. el contexto social y las afinidades ideológicas del arte postmodernista. Arriesgándonos a ciert<? grado de simplificación.. examinándola de nuevo desde el ángulo de la intertextualidad. ción perpetua. · Al definir la intertextualidad postmodemista como intertextualidad ( puesta en primer plano de manera autoconsciente. por ejemplo. En ésto nos hallamos de acuerdo· con Jean( Frani. especialmente el episodio del Hades en el onceno capto..La basura verbal y la inundación de imágenes producidas por una industria siempre creci. eón la actua lidad. Este acto de concederle una prerrogativa a las piezas más prestigiosas de nuestra herencia cultural es eliminado elegante y resueltamente en el texto póstmodfrnista .final da ' acceso a vistas enteras de niveles intertextuales: el primer «canto» de 1 Pound1 que concluye con ·un homenaje a Andreas Divus' («Lie quiet Divus»). Eliot en The Wasre Land (lineas 128-130) alude a «that Shakespeherian Rag» «SO elegant / só intelligent» -una canción esta. La referencia inlertextual a Cat. según Pound. el traductor estadounidense de Catulo. otro «hombre desconstruido».rnitos.. 194).

como su más alta aspiración y su forma fávorita: «Tal vez es. Con arreglo a este modo de ver es que Pa. ticas de la pila de desechos derivan sus nouveaux frissons* de los materiales mismos que los poetas del modernismo clásico hablan desatendido y desaprobado en sus reivindicaciones '*11turales elitistas. sino también. que todos los me<jios y todos los portadores de mensajes son intercambiables. el poeta entre los Siete Enanitos en Snow Whíle de Barthell'ne. tiene como su verdadero propósito nivelar. que se extiende desde «La mujer moderna. junto con ellas. Barthelme serla gravemente mal entendido si se considerara que su lema quiere decir que bajo la <lirectiva del postmodemismo la basura está «dentro» y el arte está «fuera». de los desperdicios de los medios masivos del presente y de los desech~s ~ulturales del pasado. más bien. de modo que todo el mundo escrito· fuera . r ¡ue Fe· hs atril ·u~l=~s'. El ~useo imaginario del ¡:>Ostmodernismo es una mezcla al azar de pasado y presente. ~ «V: resu yotar otra . como en aquél los.canclas'. ambos son iconos triviales de la miiología popular. la.» (Barthelme 1972. j ii1!: ¿Cuán postmoderna es lll 111terteA11111/ldad? 157 ". La visión de T.jerarqufas evaluativas de esa especie... «comerciales de la TV y Corneille»" «fast food y haute cuisine». Yo deseaila retractarme de todo si pudiera. ~ cuandcP<. sólo para descartar sus reivindicaciones de autenticidad y verdad de una vez por todas -quizás con un ape. y sus propios cuentos demuestran brillantemente cómo' desperdicios entrantes pueden ser reciclados para obtener arte a la salida.. Ni siquiera el medio es el mensaje. El arte es reducido al status de una mercancfa entre muchas otras y se somete &ustosamente no sólo a las leyes de la «Warenl!sthetik»* (Haug 1970). Así. por ejemplo. sino la febril euforia del consumismo. según ese modo de ver. «fast food o haute cuisine». para ·llegar a la conclusión de que «la cuestión se convierte. «comerciales de la TV o Comeillc». de cuestión de deshacerse de esta "basura" en cuestión de apreciar sus cualidades» (Barthelme 1972. sino sólo mensajeros. puesto que' sus mensajes no son más que constructos hechos al aru y arbitrariamente desechables sin referencia alguna a la realidad o a alguna verdad obligatoria. el narrador hace un pase de revista de las diversas unidades del curriculum dé Blancanieves en una universidad moderna. todas las distinciones de valor. «Pero la retractación tiene una atrl\CCión especial para mí.sadumbrado encogimiento de hombros. sus privilegios y responsabilidades». el género poético dé la retractación. considera la palinodia. lo uno es desechos y desperdicios en la misma medida que lo otro. después de todo.d . y cuyos atractivos estéticos propios sólo el Pop Art de los años 50 y posteriores descubrió. clásico y pbp. y la heterogénea abundancia de sus unidades sugiere una imagen de la univ~~i­ dad estadounidense como un enorme supermercado de autoserv1c1?: tanto en ésta..t-lHH±-ll-~g·~ j j ¡l j ·'le: 156 Man/red Pfister de deshacerse de los desechos. salga arte»: ese es el lema proclamado por !3~rthelme en una entrevista (Barthelme 198 1. La cuestión no es «el Pato Donald o Dante». 23) es reproyectada aquí en una distorsión perversa que borra no sólo todas las diferencias históricas.que exigen envases siempre nuevos Y ntractivos para lo que sigue siendo esencialmente la misma mercancía.LI UiH. ' «No hay mensaje. «Entre basura. En alemán: «estética de la mercanchm.. t \icmp11 1alor. 13) Tal palinodia omniabarcante' y universal haría una vez más un pase de revista de toda la poesia y el arte. arte y comercio. 202). ~ · Eliot de una «existencia simultánea» y un «orden si. intercambiables y sin profundidad histórica. porque. ahora el mensaje es.estantes rebosan de mer. Es más bien un asunto de «Pato Donald y Dante». Esta cuestión está fuera de lugar en el contexto de una estética que. del T.tá mal tener favoritas entre las formas». 25). Sin embargo. y en ambos casos eso no crea saciedad ni tedio. La forma puramente enumerativa y aditiva del catálogo. sino también a las leyes económicas -de una circulación de mercancfas 'N. hasta «Fundamentos teóricos de la psicologla» y «Realismo e idealismo en la ñovela italiana contemporánea» (25 Y s. se propone desconstruir las. La yuxtaposición serenamente despreocupada que el postmodemismo hace de lo pop y lo clásico. pasando por «Guitarra clásica b> y «Poetas románticos ingleses ll».roe que la d~ Karl Marx -para él. todos ello~ ''idos al mismo status de materiales desechables y estím1•' "cie.). Estas e~té. y ese es el mensaje» asl es cómo Raymond Federman resume la situación en una paradoja elegantemente incisiva (Federman 198 1. como era todavfa el caso con McLuhan. pero también con un suspiro de alivio.multáneo» de las grandes obras artfstica·s de todas las épocas y culturas (Eliot 1953. pen$Ó.. todas las dis¡inciones tradicionales entre alto y bajo. 97). A un Andy Warhol le da lo mismo usar para sus propiÓs fines la imagen cliché de Marilyn Man. .ul. bajando lo alto.

. 1986 . situada en una extraf\a Arcadia en esiilo Bauhaus bai'lada de colores de Schlemmer y veteada con diseños· de Feininger por una . planeado ~ ~i para _los Juegos Ollmpicos de Los Angeles en 1984.. tanto la participación de Müllfr en el Alcestis de Cambridge como la .. . el minimalismo. el drama de· boulevard y masque. que'-'~· " compite con el museo de cer' de Madnme Tussaud y Disneylandia en -'\ !. géne¡y estilos del arte -la pantomima. especialmente como se presentaban en los castillos y grandes nansioncs en Inglaterra durante los síglos XVI y XVII.u loso cuidado. él ¡ia de utilizar personajes o motivos tomados de la historia o del . el environment.. Al mismo tiempo._~ ~ parte correspondiente a Colonia del proyecto CJVJL WarS.~\ ~ tud . Por ejemplo. el ne y las artes visuales. el drama de Euripides en Cambridge.s. Jn. .. la ópera. a menudo con música.· {) ~ ~ sa de Pbilip Glass.te. Su teatro l el teatro de Babel. En la parte correspondiente a ~ ~ l' Roma.para ser recibido en el panteón pop de Wilson. está escrita también con grnndes letras de unn parte otra de las «Ventanas de oro» del teatro de Robert Wilson. y Garibaldi.l TI 11 ' \\-1H -1ll ll ti s: Mo~~d ~fi"" 1 ¡7 8 :1 :.. Massachusetts. del T. la ópera de Gluck en Stuttgart.ederico el Grande iba a la deriva sobre un hielo flotante en un marca que suge. el in~ ventor arquetlpico en Edison (1979) y Henry Ford y Rudolf Hess en~f ' Death Destruction & Detroit ( 1979). y que destacaba a personajes que se movían con gestos distinguidos en sus trajes del Trecento.. Es coherente con esto el lUe Fedennan se niegue a revelar sus fuentes y pre-textos. cantaba versos de Séneca' l~ ..f I 'F j ij lll -ll ij IU llJ llJ u u u ij ij ij iY ij ¿e. el tirano monstruoso en The lije and Times of ~ Joseph Stalin (1973). nágenes y sonidos tomados de -muchas fuentes y combinados con me. la tragedia elevada. la pieza histórica. 76). es de gran precisión foral.bales sólo podrían ser ilusorios «porque no hay fuentes sagradas para ~ pensamiento y la escritura» (Federman 1975/.. ha intensificado más el carácter intertextual de su trabajo teatral y ha ampliado la gama de los pre-textos puestos en juego. sin embargó. es lo que le interesa al bricolage intertextual de \lson. F. nada es de valor alguno al fin y al cabo.:t que proclamaban In paz mundial. Tal gesto :s atribuiría un rango especial.a . La colaboración . po. mitad tosco patán del campo. Apelación a los ser¡los. después. sino para poner juego su sugestividad que apela a los sentidos.. o cantaba.sente que ya bayan sido transformados en mitos de la imaginación i ~. en el proceso de morir sobre una cama rnatrimonial moderna con el..on preci. Después de todo.desde el proyecto CIVIL WarS.le Wilson en las producciones de Hamletmaschine de MUl!er en Nueva York y Hamburgo (ambas en 1986) han mostrado que Wilson y MUller l f JI. entre ellos Hércules.mod"""' lo . la música.ndy Warhol. la ciencia ficción y el . La selección de los pre-textos está hecha casi al azar. 566). el es\táculo operático y el perfonnance. y no sentido.r 1 · ·j t 1 1 · ( ~ l l .len a una nueva especie de iesamtkunstwerl<»• y.- ~· 111 1U ti ~ . En alemán: «obra de arte totah>.del T.&... sofisticada coreografla de luz.\ . trajes esplen)idos y pompa.. mitad héroe barroco (o laparodia de un héroe barroco). emplean todas las formas. Masque: drama en verso. iempre creciente y cad~ vez más rápida. el teatro de una plétora heterogénea de diferentes iscursos.~ 0 ~ ría pinturas de Casp~r David Friedrich. Al igual que Á. los .lidod?I 59 popular -el protagonista del psicoanálisis en The lije and Times of • Sigmund Freud (1969). y por ende las cualidades de sus materiales que apelan a los nidos son acentuadas mediante yuxposiciones calculadas c.resu·mido el eclecticismo de la intettextualidad postmodernista Lyotard 1984. De ahí que su obra en particular se preste tan fácilmente ira ilustrar la naturaleza de la intertextualidad en el teatro postmodersla. 1 ~.. Abraham Lincoln caminaba con ca lma por entre una multi. acompai)amiento de música country-andwestern procedente del radio transistor. «Vale todo» [«Anything goes»]: esta fórmula. un valor y originalidad auténticos. Nada es demasiadQ. en úna négligée neoclásica. el genio de la ciencia en· Einstein on the Beach (1976)..de indios hopi que bailaban al son de una música nada pretencio. O su serena desatención a la perspectivn histórica. Wilson no cita o alude a ellos para entablar un jlogo con su significado o significatividad históricos. respaldado por un coro de animales y ~ ~ con la antorcha ollmpica en una mano." ~ el «Erlkonig» de Goethe y Scbubert.6. baile.. ordenamiento de los mismos.u el surrealismo.fue el turnq de Alcestes: ~~~ primeramente.. con la que Lyotard . montado a caballo'\. el ballet. Los ensueños puestos en escena por él son collages de palabras.. la reina virtuosa en A Leuer for Queen ViCloria ~ (1974).. el cuento de hadas. ~ ) en una mise en scene que conectaba en corto circuito lo altn tecnologla del láser con las resonancias del mito y mostraba a la heroína. ... como ·tale. mediante repetidos efectos de movimiento lento o la hipnótica in>vilidad de los tableaux (Pfister 1985 b). Donde todo tiene ·el mismo ialor.:rnbJim~i ~ G demasiado baladJ.. en In ). Las presentaciones de Wilson equiva.entre Wilson ~el dramaturgo Heiner MUller -él también un gran intertextualista.

E:<ha11. Esta diferencia y tensión entre el sentido de MUller y la apelación a los sentidos de Wilson..( l976). . aunque ese malenten-~ dido haya resultado extremadamente productivo. entre la agresividad ácida de Müller y el encanto sugerente de Wilson en sus respectivas maneras de tratar con los materiales lextuales y tipos de discurso transmitidos por la tradición.(t975). . (1973). 245.. Die Asthetik der Wortes.teotla_d_esCQ11St01ctivista de. Nueva York. de fascinante belleza e irritante rareza. 65-71.. mediante la estimulaci.. . postmodemista se rinda a lo que él debiera analizar y criticar. OKKEJ Am. pp. en la ecología material y psicológica.( 1980). su colaboración está basada en un malentendido. i y contradicciones ideológicas. . lo déja vécu una y otra vez:. BUTOR.. es un postmodernismo que siga siendo resistente a esas presiones de asimilación. Nueva York. hallar su punto de apoyo arquimédico. Sno1.-. podrla. puesto·que ayuda a apartar las mentes. El arte postmodemista amenaza la. Jo1m (1968). lnlerp Rcna' zum . carnaval que éste pone en escena ya no amenaza a ninguna autorjdad¡ :· · por el contrario...•.Ja_ intertextuali~d desarrollada_en. pp.. RoLAND (1970).ü''I . Lo que es n~ario. . hace muého tiempo le ha dado paso en la teorla de Barth a una «literatura del rellenamiento» (Barth 1980 y 1 "'ll2).ando a la zaga del proyecto del modernismo. A Mop of Misreoliing.: al azarn (Jameson J984) del movimiento postmodernista estadouniden~ se hn tendido a consumirse en la violencia arbitraria y la euforia¡?EI .' y dentro de n~so­ Fit 166 tros. Hasta cierto punto. 80../\ / tertextualidad para desconstruir la ideologla burguesa del sujeto y n i i . «The Litcraturc of Rcplcnishmcnt: Postmodcm Fictioru>. más bie~ sirve ara estimula lo .. entretanto.que hallar un nuevo suelo en aquellos reman~ntes de naturaleza que aún se las hafi arreglado para sobrevivir en tomo a nosotros. .\FEDER rá redundante y retrocederá qued.:.. R.Euro~a Qráctica de la intertextualidad caracterfstica del postmodernismo estadounidense. Tendría. Nueva York. artificial de la abundan~ Sin embargo. un art pour / 'art enamorado de sí mismo. HARoLO (1913). \ECO~~ ' L: T....(1975).. Parls. BARTH.1tlon and The Lituotu re of eptenishmenl. The Anxí•ty ofJnfluence: A Theory o/ Potiry.o cuand<"P"'-. Mientras que )~: BaJtfn. GrObct.. Language and Materialism: Developments in Semiology and the Tlieory of the Subject. ROSALIND y ELLIS. Parls. Aqul. -puede ser entendida en una perspectiva más amplia ~ una diferencia que compendia la existenlLJntr. DONALO (1972). Londm.. .por lo tanto..W MPFEI Muni1 . ese carnaval es tolerado o incluso bienvenido por los que · est~n en el poder. JOHN (1977). en la medida en que el .(1981). Mientras que los ' " . n a 11 itt 11 a a 162 ¿Cu6n postmodema es la i11tertextualidad? t 61 1 lcuNL..vc¡lve. el «Canibalismo . Nort4ridge/Cal. que celebra que todo sea desechable al azar y compite ale n su abundancia heteróclita con los catálogos de encargo estantes de los supermercados. . COWARD. Lach lÜBEL Schn SSAN Hísto 110-1 UG.. MICHEL (1969).de la gente de aquellos hechos que ponen en peligro la vida y que. . L'Arc 39 (i969). se. los canales de los meas modas febrilmente cambiantes en el empaquetad y el vestuario. Bibliografí a BACHTIN. Tampoco el iálogo de textos y discursos sirve ya para desplegar de nuevo diferencias con un propósito critico y analltico. que todavía conoció las penas de a autenticidad y la realidad perdidas y padeció de la compulsión de repetir lo déja vu. Roland Borthes por Ro/and Borthes. La <<literatura del agotamiento». New Haven. en secreto. ..e_la. ·~ ·! . Poetryand Repression. SIZ.v While..v naf'lodas las certid~mbres y autoridades tradicionales. Losl in !he Funhouse. collages de materiales textuales heterogéneos de Milller están siempre al servicio de una función critica directa al exponer ilusiones. BARTHES. Franlcfurt.( 1982).tt ~~ ti t1 H 11 t1 t1 t1 t1 t1 ~! ": ·~1 :~ son intertextualistas de una lndole muy diferente... The Atlantic.ón de una euforia ELlOT.. con degenerar en ·lo que el consumismo postmoderno y la industria del DERRI entretenimiento ya han ~~venido: una ~aniobra de ingenierl~ so~ial que ·nos ayuda a reprimir nuestras ¡¡ngustJas en lo tocante a la disminución de los recursos natura}es. o. sofisticados placeres de lo dispar y lo heterogéneo.. · BARTHELME. 180-21)2. N~eva York. Poris Review. cd.. .. engalles '. .. The Líterature of. L• Playír du 1ex1e.{!!ducción del inglés \ lED~: M. Qua RJVEL.. Peris.arte cd. el eclecticismo de Wilson sigue siendo •1 ¡.. «The Ait of Fiction». · BLOOM. . laKristeva y el grupo Tel Que) desarrollaron su teorla de la in. son provocados afanosamente por ellos. quizás. lo déja /u. M11ot111L (1979). ENETI RAFF.

asl como en POtz y Frecse (1984). RAYMOND (1975/1976).. Viena. ed. 3. Londres. Oannstadt. (1983). Li1téra1ure. Hayward. PETER. París.. Pfister.. Recherchc. pp. ZOrich. «Die Geburt des Texles aus dem Tod der Tcxle».. V1enn SCHOPP. S1udien wr Ás1'1e1ik des Gegenwarlsthealers. en: U. pp. 338-346.. sminu- volvecl mo·nismo ·fa. Munich. Viena. LYOTARD.r po11r 11ne sémunalysc. Nueva York. · 1-30 9. KLOEPFER. Dialog der Texte.. . (1984). ~----- (1975). pp... 205-271. prefacio por F. RoLF ( 1982). Semeiotica. JuRu P. pp. 237-249 . «The Myth of the Postmodemist Breakthrough. anglisrische Falls111dien. pp. euforia ECO. eos. pp. Heidelberg. POliND.-. en: W. Formen. Schmid y W.. 49. 438-465 . pp: 23-J l.. «Theses préparatoires sur les intenex1es».(1985). 30. cds. New l/1erary Hls1ory. Dialog der Texie. S-30. Broich/M.. «' Endmeshed in endtanglements'. pp. Critiq11e. 19-22. Munich. FRANCOIS ( 1979). pp. Lirerary His1ory. cd. Douwe W. Funktionen. 344-366. Die Haare au/Grassvalers Kopf. por G. MARCUS.Close that Gap: Post Modemism».(1969a). Munich.-0. Frankfurt. RÜBEL... 1 Amsierdam. HESSE. Selecled Prose. Fie'dler. <dmagination as Plagiarism (an unfinished 1 paper.. Regn. Hempfer y G.(1985b). 151166. TriQuarier/y. cds. 7. fREDRIC (1984)... STIERLE.. 115-125. eds. SHICK.. en: U. 1. lnter¡Jrelalion: Das Paradigma / der europliischen Renaissance-Litera1ur. 1HAB ( 1971 ).-. la condilian posrmodeme: rappoi·1 sur le sovolr. 14. KlAuS W.. Selec1ed Poe'!'s 1935-1985. Salmogu~di. Wi1ho111 Apolagy. (1984). . WALTER F. Minneapolis.. PÜTZ.RISTEVA. pp. Pos1111odemis111 in American lltera/ure. Peris. «Überlegungen Zll einem GUltigkeilskrilerium rur \ ln1erpre1a1ioncn und ein komplexer Fall: Die i1alienische Ritlerepik der Renaissance». EDS. 332-348.American li1erm11resince 1900. \ Schmid y W. Jameson. Alaen1e. pp. EDS. G~RAJ\D ( 1982). Dlalogizitat. ed.(1981'). por Eva Hesse. W. LAUGHLIN. ed. Schmid Y W. «The New Mutants». «Das Zitiérte Zitall>. . lntertextualittit in Oonald Barthelmes The Dead Farhen>. en: H. 25-50.ssais apropru..-.s (1966). le mot. . Modernism and Pos1modernlsm. CtlAllLES ( 1978). Londres.(1984).-0. inglés 1 M.( 1969). eds.' SCHMID. 301-312. «Robert Wilson's Metatheatre: Sense and Sensousness in The Galden Windows». «Konzepte der lntertextual ittit». 563-578. Lachmann. 110-118. pp. EzRA ( 1915). Massumi. Dialagizitiil. 1-31.. 1rY. . Lachmann. San Francisco.-.ARLHEINZ y WARNING.TO (1983). . Funklionen. Geb11r1s1ag. en: R. Wiesbaden. pp. anglisiisc:he Falli111dien. Poe1ica.KEMA . UMBEll. 33. pp. 383-417.11. 379-400. I • .be1a. <<Postille a /1 nome della rasa»:en ?lfa. el arte ELIOT. STIERLE. en: L. PatÍmpse. 85-106. New lilerary 1 HislalJ•. pp. en: K.hlin. Minneapolis. Verlcger und Dicbten>. 'fAFF. ( 1984). )». ( l 9S3).. Forster.. Porls. FEDERMAN. Peris. Uu. cd. Tite 60s.. PI>. Broich y M. 26. ed. ln1er1ex1ua/i1li1. Finas y otros. pp. JAMESON. trad.de Jacques Derrida. ': Gedankcn Uber James Laug. . pp. ( 1984).. Oialog der Texre. vol. Fe. DERRJDA. «'Als ob ein ManrÍ sein eigener Autor ware. 16.que aún se nosohallar ilEDLER.. ln1er1ex111a//1ll1. 273-290..Lo ( 1973).(1982). 71-90. «Postrnodemism and Consumer Society». fuvEL. «Postmodemism: A Paracrilical Bibliographyn. WoLF-01ETER. 7-26 <P. K.. «Cross the Border . en Tite Collec1ed Essays ofleslie .-..>. trad. Thomsen. ( 1976). pp. «Grundlasen des 'd1alogischcn Prinzips· in der Literatum. Dialog der Tex1e. RAINER ( 1983). KARutEtNZ (1983). pp. RA1NER. 138-161. eds.d? 161 tria del social 162 ¿Cuán post moderna es la inlertextu_alldad? 163 'CUNLlFFE. Politics ofthe Word>>. Krilik der Warentislhelik. Sémcioliqué.973). «Avoir l'oreille de la philosophiel>. uWha1 are Experimcnln l Novcls and Why Are Thcrc So Many Le!\ Unread?». 55.sles: La l/11tra111re a~ second degre. PFISTER. JosEPH C. «Bakhline. A CrUlcal Anlhology. «Tradition and the lndividual talent».. Tubinga. Das Gespriich..stst:hrift filr Alfred Noyer-Weidner \ wm 60.-. SMIRNOV. Eva (1986). le dialogue et le roman». Tubinga.. en: R. Poslslmkturole Texrheorie 11nd narralive Práxis. MANFUO (1985). JACQUES (1.. Viena . en: W. (1983). Pfister. JAMe.. Eo.et transformation». Stcmpel. \MPFER. «ErzAhlte Semiotik oder intertexruelles Verwirrspieb>. 1 . Munlch. pp.. · IENETIE. pp. American Li1era111re since 1900... pp.... THOMAS STI!ARNS (1953). Londres. en: loK. Formen. pp. JULIA ( 1967). eds..-. eds. \_______ ( 1982). Genre. en: W. LESLIE (1965). i<. W... ( 1985). en: C. Cunliffe. 422448. . en: J. Verlag der Arche.. Stempel. «Wars ofOesire.. Stempel.-'D. The Poslmodem Condi1ion: A Repon 011 Knowledge. Bennington y B.. . (1915). Geiv.. (1976). Écans: Qua1re e. °MANfREO y FREESE. Hannondsworth. 1 ~UG. «Werk und lntertextualitKl».. «Narration. ·The Can1os. 3.. 1 . WoLF y STEMPEL. «Les universaux de textes>1. 1 \SSAN.

·. «Der Begriff des Pastiche». W1u 1AM Bur~ER (1950).e •. ÜGER de1 . byerpretation. Frankfi¡rt.OTTE E.Bruselas .. L. Boll y Handke. en lo que respecta a la selección de los lrabajos estrictamente teóricos.Berlin . ~ e p .n der Me1ajic1ion. Heidelberg. (1977).. Gero/d Spath und die RapperswÚer Texte: Untersuchungen zu lntertext11alitat. cita.L\ L~ U U U U U U lJ 1J Ll lJ 164 Manfred Pflster ~ Ü Ü :. MICHAEL. ASKE. Yeats. ZJMA'. RAmER (1983). BROI· Desíderío Navarro . sino también obras publicadas por ellos en inglés. Trabajos sobre infertextualidad escritos por autores alemanes ·· o publicados en alemán DAS: BAU: 1 BÓHI z 2 Bibliografía :·: BREI. Pero excluye aquellos sobre autores poco o nada conocidos en el. KOnigshausen und Neumann. E1 I! EJCHE //e ETTE. Regn. YE'ATS. BROI< J ~ 4 . pp.io otras dadas a conocer en alemán por autores no alemanes. «lmitaiio und lntert~xtualiUit: Zur Gescbich'te lyrischer Dekonstruktion der Amortheologi~».Oxford .ta· Biblia. Por últim9. "1 mi AHLERS. parodia. La siguiente relaGión bibliográfica incluye no sólo artículos y libros publicados por investigadores alemanes en su lengua de origen. CJWU. en: K. ALBERTSEN. Londres. Müller. Textsemiotik als ldeologiekritik. ¡~1 . Municb.Viena. 197 1.'1. 1994.k. The Collected Poems of W. Die "Widmung.sino también estudios de la intertextualidad en obras y autores literarios particulares: desde. Die Stimme des Menelaos: lntertex(ualitiit und Merakommunika· /Ion in Texte. .. ·• • ~ l WARNING. Grass.. basta Orwell y Ro\¡be-Grillet. FRANI 19 FREU1' Ze UES. pasando por Defoe y Dostoievski . L. f :. Lang. no se limita a los artlculos y libros sobre la intertextualidad y sus aspectos y nexos más generales. Wiesbaden.M 1 16<í . Berna . WUrzburg. Fuentes y Césaire.. sino que abarca 'tamb ién estudios sobre fenó· menos que actualmente se consideran como fonnas particulares de la intertextua lidad: centón. ED. ella recoge no sólo trabajos de carácter teórico sobre la intertextualidad... WOL~OANO. ASHOLT. H1 FA USE FENDl eu Cl . STRAUSS. 228·3 I7. 26. eds.992. asl con.Frankfurt Nueva Yo. ~ 1 BUSC. B. Winter. alusión. pp. Brecht. ~ ~· MM U MWMM MM Mkt ti ji~ ll .u11d kultureller ldenlitiit. W. pastic_he. Jnt~rfextualitii(und Subversiviliil. .... Bomo (1977).1 . mundo de habla hispana. 2002. etc. Hcmpfer y G. !'ETER V. A1 4S FARRC In. incluyendo a autores de lengua alemana como Mann.. y a latinoamericanos como Garcfa Márquez. 1·8. Orbis Lillerarum. 1 • Por otra parte.

.. PÜTZ. Minncapolis . Londres. San Francisco.w ( 1973). trad. en: W.22: ELIOT. pp. New Llter(lry 1 . 110-118. SCHÓPP. WALTER F. eds. . Studien wr Astlretik des Gege11· wartstheaters... 1-31. Solmogu'!di. . en: L. 7-26 . The Cantos. (1976). 1 l . Munich. IV. en: R. Akzente.-. en The Collected E.-. A Crll/col Anthology. CHARLES (1978). FREORtc (1984). eds. /111ertex111alltiit. Seler:ted Prose.r pow· une scimanalyse. le dialogue ei le roman»... Ez. 111 111 111 llJ . F1mktionen. c<'Als ob ein Marui scin cigener Autor ware . pp... «Cross lhc Border • Closc lhat Gap: Post Modemism». K.. hallar ilEDLER. ed. Paris. «Thc Myth of thc Postmodemist Brcakthrough». Viena. UL~A (1984). Tri· l. lnterpretotion: Dos Paradigma du europiiischen Renoissonce-Literatur..f y STEMPEL.. 1 . 438-465 ~ . Regn. Bennin..iv. «Bakhtinc. 11. Pfister. (1985). (1976). (1983). lHAB ( 1971 ). The Postmodern Condition: A Report 011 Know/edge. f VEL.. en: J. Minneapolis. The Golden Windowsll. ZOrich. en: K. .( 1981 ). trad.. Poststrukturole Te::ctheorie und narrotive Prive/.. DERRJDA.. Municb. 5-JQ. pp. Schmid y W. Recherche. París. Crilique. K. ccWhol are Experimental Novcls and Why Are Thcre So Many Left Unrcad?>>. eds. Harmondswonh.rsoys o[Leslie . vol. 85-106. Geiv. ~· _!I . · 1. inglés . WOU'·DlETER. LAUGHLfN. ( 1984). RAYMOl'IO (1975/1976).. Formen.. (1984). uDas Zi1iéne Zi1at». «Ürundlayen des 'dialogischcn Prinzips' in der Litcralurn. Thomsen..tNER ( 1983).. 71 -90. asl como en PUtz y Freese (1984).30 P.. J. en: U. Vcrlag der Arche.. pp... cffMscs préparaloires sur les ilirenextes». PFISTER. Munich. Genre. anglisiische Falls111dien.J. pp. Kritik der Wareniisthetik.1NER. en : M. pp. Evo (1986). JAMESON.. «Avoir l'oreille de la philosophie>>. Das Gesprnch. lo condition postmodemtt: rapport sur le sawiir.. Semeioticn.. 'ltAFI'. eos. Lachmann. Pos1moclemism in AmeriC(lll littl'O· ture. W.. 01\AAJU> (1982). Polimpsestes: la Li1térat11re o~ second degré. 338-346. Wiesbaden.EMA. Londres. le mot. . Pfister. )».. «Werk und lntenextuali!UI». . (1984). Dialog der Texte. 49. pp. ed. JACQUEs ( 1973). eos.que aún se noso- ICUNLll'FE. y WARNING. SMIRNOV.Americon literawruince 1900. 1<Wars ofDesire. KARLHEli'IZ (1983).. H/stOI)'. The 60s. W.-..(1969a). I . 563-578.-. Lo~drcs.. prefacio por F... TttOMAS STEARl'IS (1953). en: C. Geburtstog. 237-249 ~. JosEPH C. pp. zu eincm G!lltigkcilskrilerium filr ln1erprcta1ioncn und ein komplexer Fall: Die Ílalicnische Rittcrepik dcr Renaissancen. 3.. pp. «Die Gebun des Textes aus dem Tod dcr Texte». Sémeiotiqué..~ . Tubinga.de Jocques Derrida. 25-50. Stempcl. Dialogiz/161.(1982). Frankfu~.. 16. Jameson. 1.. . «Postille a JI nome dello ros1m:en alfabeto. KARLHEINZ. Die Haare aufGrossvaters Kopf. por Eva Hesse. «Postmodemism: A Paracritical Bibliography». pp. «Roben Wilson 's Mc1a1hcatre: Sensc nnd Sensousness in . JAMES (1966). Hempfer y G. . POUND..gton y B. pp.i. . lntenextualittit in Donald Banhelmes Tite Deod Fathem. Funklionen. Lachmann. 1 ~UG. ed. . Politics of the Word». pp. 332-348.. Festschriflfitr Alfred Noyer-Weidner ( zum 60. . eds. eds. STIERLE.. Broich y M. «lmagina1ion as Plagiarism (an unfinished 1 papcr. ( «Übcrleg~ngen (1983). 422448. (1975). Broich/M. ( 1983). ------(1982).1 ll IU 111 111 111 1 d? 161 ~uuu~u~~~u~~~~~~~~~ . «ErzJ!hlte Semiotik oder intcnextuelles Verwirrspiei>>.. Formen. Literory History. pp. «Postmodemism and Consumer Society».. Fiealer. c<Narratio·n et transfof'!Tlaliom>. 205-271. LYOTARD.. <eKoni.!.(1975). JO.. Dialog der Texle. (1915). anglistische Follstudien. 55. Munich. UMeEJtTO ( 1983). en: U. lnler· tutuolitát. 'Without Apo/ogy. ROLF (1982). Viena.. Schmi d y W.·D. Q11arterly.. por O. . HESSE. JULIA ( 1967).. MAHfREO y FREESE. Verlcger und Dichtcm. ECO. " fEDERMAN. 151· 166. 1: pp. Viena. «Tradition and the Individual talent».( 1984). en: W. ¡ 9. «'Endmeshcd in endtanglemenis'. Lilléroture. 2<í..· D. 30 l ·31~.. «Thc New Mutants». pp. Tubinga.cptc dcr lntcrtcxtuali1At». Parfs. MARcus. ~lected Poe'!'s 1935-1985. Massumi. Cunliffe.. Fors1cr. eds. pp. 273-290.(1969). 344-366. pp.. pp. Dlologizitiit.- 162 Man/red Pfwer ¿Cuán post moderna es la interte::ctu.·D. Amslerdam.. 379-400. Modernism a11d Postmodernism. en: H. 14.(1985b). «Les universaux de 1exteS1>. PETI!R.-. . KRISTEVA. Dovwe W. S1empcl. IMPFER. Poetica. pp. loKJ<. Darms1adt. ed. WOl. ¡ENETTE..': Gedankcn Uber James Laughlin. 138-161. eo..Avs W. Nueva York. MAwff\... RÜBEL. ed. Parfs. 1 SSAN. pp: 23-3 1. FRAl'l(:OlS ( 1979).. pp. Viena. cds. 383-417. SHICK.. STIERLE. en: R. LESLIE (1965).-----(1985). 115·125.EO (1985)... pp.. JuRu P. Díolog der Texte. Heidelberg. Hayward.. 33. Écorts: Qua/re essais opropos. IV. ros.. pp.. American Literature since 1900.-. pp. Finas y otros. en: W.alldad? 163 '• ! "l lria del social sminucuforia el arte vqlve- cl mo'llismo 'ía. Schmid Y W.LOEPFER. Dlo/og der Texte. SCHMID. cd. New llterary Hlstory. Stempcl.

1-8.. Die Widmung.ER ( 1950).Ja· Biblia. en lo que respecta a la selección de los trabajos estrictamente teóricos. 7ñe Collected Poems of W. . Ce FRAN t 19 FREU1' le UES. !'ETER V. . /nt~rtutualitéi(und Subversivíllit..he. 166 Trabajos sobre intertextualidad escritos por autores alemanes o publicados en alemán /f . ZIMA. sino también estudios de la intertextualidad en obras y autores literarios particulares: desde . hasta Orwell y Robbe-Grillet. CHAALOm. cita. Eo. ALBBRTSEN. Hernpfer y G. L. ASHOLT. ella recoge no sólo trabaj. E. Regn. Pero excluye aquellos sobre autores poco o nada conocidos en el mundo de habla hispana. pastic. W. WARNING.os de carácter teórico sobre la in· lertextualidad. MUller. parodia.Oxford .. sino también obras publicadas por ellos en inglés. ~TRAUSS. e \ . etc. incluyendo a autores de lengua alemana como Mann.. no se limita a los artfculos y libros sobre la intertcx tualidad y sus aspectos y nexos más generales. pp. Heidelberg. 1992. alusión.164 Manji·etl Pfister . .Berlín ..Bruselas . Grass. WOnburg. 228-317. ¡ . M ICHAEL. pasando por Defoe y Dostoievski. KOnigshauscn und Ncurnann. Yeats. Lang. BAS: BAU: I BÓHI 11 l 'I ' 2 Bibliografia BREI f BROI Desiderio Navarro . Munich. WOLFOAllO.. ÜOER de1 . «lmitatio und lntertextualitát: Zur Oeschiélite lyrischer Dtkonstruktion dcr Amortheologic». pp..und lcultureller ldentilát. . 8011 y Handke. lnterpretation. asl con. 1 · Por otra parte. Tutsemiotilc als /deQ/ogielcritik. RAINER (1983)..Frankfurt Nueva York . Wicsbaden. m BUSC Eo l! EJCHE ¡¡.io otras dadas a conocer en alemán por autores no alemanes. Gerold Splith und die Rapperswiler Texte: Unle~suchungen %11 /nterlexl110/í161. Die Slimme des Menelaos: /ntertex!JJalittJI und Metakommunika· tlon In Tut~n der Me1ajic1ion. y a latinoamericanos como Garc{a Márquez. B.1 Bomo (1977). Por 6ltimo. (1977)... 197t. L. eds. Brecht. en: K.. WILLIAM BVTI. A1 4S FAR. ASKE.. Berna . ETTE. 26.Viena. Franktl¡rt.. 2002.R< 'H1"' FA USE FENDt ~11 AHLERS. YEATS. Londres. p " BROJC ' La siguiente relación bibliográfica incluye no sólo artículos y li bros publicados por investigadores alemanes en su lengua de origen. sino que abarca 'también estudios sobre fenó· menos que actualmente se consideran como fonnas particulares de la intertextualidad: centón. 1994. uDcr Bcgriffdcs Pastiche». . . Winter. Orbis lillerarum. Fuentes y Césaire.

' ~\ . · GRJ. Frankfun am Main . Frankfun am Main.. Munich.Nueva York Parls. 1988. LUCCA.. Tubinga.. l 99J. 1997. HASSLER. cd. .. Lan¡¡. Fremdspra~·he1111nterrich111/. 2001. ln1er1ex111ality. ond Quo101ion: An lnternolionol Bibliogrophy o/Crilica Srudie.L. pp. Schmid y W. Versteckte Spuren: ei11e i11tertexruelle Annahemng on Thomas n: Romon Dokror Faustus. . MANFREO. Jn1ertex1uali1t11 ols erhische Dimension: Peter Handkes AS1he1ilc "noch Auschw//Z ".~\_ ~... literatur ols Text der Kultur. Sco11 Fingernlds 171/s Slde o/Paradise. Kovac.. OBRDA. 1987.. WOL•'OANO. .Bema Nueva York . lnterlexl~olilül 11nd Zei1kritilc in Günler Cross· Kopfgeburlen und Die Rállin. ·' .burg Verlag. CH Y PFISTER. • · : «Gogols :Man1cl' . 9.xlt111. 53-83.v Spiel tlu1· T<!.~ . pp. 1996. Mainzer Srudien zur Amcrikanis1ik. . eíl•~ pp.. Orecnwood Prcss. KOnigshausen und Neumann.-Verl. 23-40. 1985. EVA. W100.11•mbolik YllC.. Stempel. por Morilz Csáky hard Rcichenspergcr._ ~. pp. 2003.. Westporl. Das Turnier ·der Tex1e: S1el/enwen 11nd Funklion der ln1er1ex1110/i1ti1 im Werk Ber10/1 Brech1s. 1999.f Eplgo111!1e11. H!LMBRECHT'. pp. 1989.~. (lJl.\'11! 1111d Ku/111re11: lnlerlextuolittil a/s Paradigma einer kullurwissenschajiliclren Didokrik. Passagen. 1989. 1996. INOEBORO. . HBLBJO. 1997. HEEiEL. Traveslic und Pastiche: Zur Gcschiclue von Won und Sachen. Win1er. Ocrmnnisch-romanische Monalschrifi. 1994 • «Zur Einzelnlextrcíerenw. ~ . Wicsbaden. HALLET. en: Schmid y S1empel. 84-105. ' ñtiñu111a//1tJ1 al. Heidelberg. lnter1extuolilt11: Aspekte einer rezeptionsorientienen Konzeption. 135-137.ll ~ ~ ij_~. 23. M!lns1er. ' • HAKKARAINEN. THOMAS. pp. Die Schrifi und die Trodilian: S1uditt11 zur /111er1ex111alitli1.· Kar/hlk: der ltch-umurikt111isc:he h1tt 1'fc:.¡ ~nd his1orische Referenzn ij uuu. 1965.Berlln . Tubinga. uTowards a Descriplivc Poei ics oí Allusions».. c<Purodie.Peris . pp. 46. ANDRé. Jahrhunderrs: l11tttrtex11w/i1a11111d Kollek1iv. Nodus-Publ.. HERRMANN. Erich Schmidl. Fink.~ . lt lt lt ' GRÜBEL. ERJKA. 1985. Berlín. cds. eds. Die Blbel als J'ozlu/krilú·ches lns1rumen1 im e~gfüchen iks 19. tnlnl· und m1cnex1ueller Beziehung».·1ema1ik 1111d Funkrlon der Signnfüienmg von /111er1ex1110/i1ti1. EAS. Das Formzl1a1: Bes1/mmung elner Tex1srra1egie im Spannungsfeld l. Munich. W>n Gabriel Garcla Mórquez. ed. 2003. Würzburg. Au1or. Hambuq¡o.D. MAIUA·LEENA. Tex1e im Texr: Unrers11c/111ngen wr lnter1e. Tubinga.' lntertex111a/i1éi1 und Markien1~g: Unters11ch1111gen tur Sy. JORO. Alhcnaum.. HOLTHUIS. Ni~mcycr. Fink. 1989. róN. ·u HOESTEREY. S1auffen. en: Plell.. fn1er1ex1uali1Íi1 und Texrsemiolik in den 7 Erttlh/1111gen der . Trier. «Die Gcbun des Texies aus dem Tode der Tcxce: S1ruk1uren und Funklioncn dcr l111crtcx111alillll in Dosloicvskijs Romun 'Die Uru<lcr Karnmazov' _im Lichte scincs Monos». 1994. lnterrexruolirtit: Formen. Univ. en: Broich y .rnwli1ti1 und ilrren spraclrllchen Formen. cds. I R.r1 iln Ru1nu11werk vu11 Mtll )'S<: 1 • Verlag fllr ln1erkulrurelle Kommunikation. cándido Erendlra . Uoo J.. Conn ..~. fturo//1111 In der fi·trnk11ph11ne11 lilerotur de. 01. HEMPE. . pp. en: Schmid y S1empel. SuSANNE.«Pos1modemc lntenext11ali1a1 • 1990. uls Tc.Viena. CHARLES. 1985.Berna . 205-271 GRUETTNER.BER..s. 1989 GRIVEL. ccSerien texluellér Perzcption: Ein~ Skiue». Wissenschaftlicher Verlag. MOJUTZ.. Poe1ica. . ed. cds. . SIJluffcnburg Verlag. .f Poe//k de. 135-164.. -· .. I .uij ll lt ~ ~ ij ~ Estudios sobre intertex/110/idad.. 22.Eíne verkehne Erzahlung: Schins1cller. RAIN6R. • «Fonncn der Markierung von ln1enex1ualiti1>> en: Broich y Pfis1cr • 31-47.zur friihen Prosa Boris Pasternoks. 1995. RunuJnintf!rprela/~11 ertextualita~: ~in Forschungsbcrich1 mil litenitursoiiologischcn en Romamsllsche Zeitschrlfl flJr Li1era1urgeschich1e. en: W. -8. Lang. cds. Verschlungene Schriftzelchen: lntertex/110/itol vo11 li1era/11r und Kunsl in der Moderne/Postmoderne. 1999.. Funk1ionen heFallstudien.1it11 l111ertex111alllü1sforsch1111g 1111tl Gn1111ngs1heorie. Munich. Viena.~. HENNIG.:h1111gen zur lnter1exr11alltl11 am Beispiel W>n F. 150· 177. MARI( MARTIH. lntenextuo//tiil und Jn1erpretierbnrkel1 des Tex1s . 167 GE!ER.. en: Broich y Pfislcr.. «New His1oricism und der Tex1 der Kulrur: Zum Problem hroner Inte~exruali1!1». Fink. • c<Zu den Versctzungsíonnen der ln1encxtuafillit». Pfl· 48-52. o- Literarische Übcrsetzung und lntenextualitll>>.ll """"'" N-ro . MANFRED.·hiiulu¡:h:: U11tc:1J·1u. Frankfun . Allusion.

/n1ermediali1á1 . MÜLI Fi¡ NELT {. ILLE. pp. Josu v F1x. Rodopi. Frankfun.. · K. Transformotionen des Krimlnalromans und des roma11tischen Romans bei Peter Ha11dke und Botho Srrauss. ed . VLRIKE. 1...RAJENBRINK. HUMMEL..mforrncn der lntenexrualiU1t11.-llES. Minneap9Iis . pp. 1982.LEIN.--. eds.. MUL s LANDFESTER. T NEUt. 1984. pp.LOTZ. Travestie. cdntegratio. MON1KA.. LASINOER. en: Schmid y Stempel. Sprache im technischen Zeitaller.. KARRER. Textbeziehungen: linguistisc/Je und /i1era111rwissenschaftliche Beirróge zur lnter1ex1ua/itri1. 430-445. WOLr-D1aTSJ\ y MATZAT. 2000.-. HANS-Tlt)ss. 168184. . 1997. 57-60. Nicmeycr. 1984. Der Roman als Verschiebung: Studien zu Mythos. Fischer). LEHMANN.vs. eds. Munich. en Kino-(Ro)Manla. 1980.. \ M:': . 1988. 1988. Mea STER JO. lm~~1 LÁRMANN. WERNER voN. Tubinga.. BeRNo. pp: 85-106.. . KAR. JAKOBS. CHRJSTJNE. cds.. ROLF. 158-178. LAUSSMANN.. e Mo1 Ver TOFI. 1985. pp. KÜHLMANN. /ntertextua//101 und Dialogizitlit in der spanlschen literatur zwischen Millelalter und Auftlürung. pp. 1996. LAVR.....---..-Ges. 517-523. por K. lntertex1ua/itlil im Werk Heinrith BiJl/s. 672-681. LINDNER. K. 116-135. en: Broich y Pfister... Realismus und negierte InlcrtcxtualitAb>. pp. Das Zital In d•rlErziihllmnst. eds.. 1967 (3ª cd.f romanischen Philologie. Oedachtnis»1 en: Heiili Ludwig Amold y Heinrich Delering. /n1er1ex111ali101In der friihen Neuzeit: S111dien zu ihren theorerischen 1md praktischen Perspek1/11en. «Grundlagcn des 'dialogischen Prinzips' in der Literatum. «ln1enextualila1 in der Lyrik (zu Majakovskij 'Odo Revoljucii")». Munich. <dnlertextualitat als Elemef!len. pp.. 98-116. 22..Paris . MEYBR. «lntertextualilAI und lnlennedialitll oder die ROckkehr zum dialogischen Prinzip.. Fink. PI>· 361-398. Ku.< T LANOB. 1999. Stungart. Parodie. Univiversily of Minnesota Press. en: Broich y Pfister. Thomsen. ed. ' KOPPENFELS. Stauffenburg. Yl. Heidelberg.. Amsterdam . J "" H .Z. !'larr. fnter/ex/ualiUil als Konstn1klio11spri11zip. Ca ESCli Pre Vit RAIC· ROSZ 19~ BLÉ. Bachlins Theorcme als Orundlage fllr Literatur· und Filmtheorie». .BUSJCKY.-. Mctzler.ADIMIR. WotFOANO. IRK. pp. eds. por Roy Sellars y Anthony Wall. 1997. <<Ro~ntik. Hof!manns. 27. . en Studien zur Ásthetik des Gegenwartslheaters. pp.wlschen Film und Literaiur. 5-23. Der /ntertextue/le und historische Ort der Postoralbriefe. ln1~rtcxluo1 Dcvices».11 1 170 168 Desiderio Navarro Estudios sobre inlerll!.. Stauffenburg Verlag. porl . HANs-JORoEN. Tubinga.ENC6.». . «Zitat und Monlage in Neuerer Lileratur und Kunsl». MARIEK. ed. 38.s rezeptiven. ed. Wissenschaíler . Fink. «lntertextual itAt und Sprachwechsel: Die literarische Überset:zung1>. MER. VOLKU.... Warning. .. OA.. 1 (j§. eds. 1997. ed. 307-308. .GrundziJge der l iteraturwlsse11Schaf/. pp. en: Plcn. trad. lnterte. cdntertcxtualit!t und Oattungswechsel: Zur Transfonnation litcrariscber Oattungen». ~ UB:. LENZ. Frankfurt Bcrlln .. 1990.A. «DialogizitAt. 1994. WOLFOANO. ANNETTE. 51-62. LACHMANN. Sonderwege In die Neuzelt.990. «Desiderio Navarro zum Befriff der lnlertextuali!At». K. en: Broich y Pfisler. «Vom Sinn des Zitierens».WOLFOANO. SABINe. Traducción inglesa: Memory and llteralure: Jnter/extuality in Russian modernirm. 1996. eds. Stierle y R. Oeutscher Taschenbuch Verlag. en: Lachmann. pp.Atlante. Munich. STEPttAll. Suhrkamp. A. Poetica. «Tilles und Mollees os 122-134... pp. c<Vcrwandlung im W~ndel: Komparatislische Belr~ch­ IUngen zur Katcgorie der Dialogizitllt und Alteritll». ed.Berna . eds'. 259-211: KONSTANTINOV IC.... ULl. Bonn. MARTfNEZ. 2003. pp.-. Tubinga. Dlologizitol.E. 278-296. Christian W. 2002.. reproduktlven und produktiven 'Handelns.. T. en: Broich y Pfislcr. Tubinga. Dos Gespr6ch der Zeichen: Studien t ur /ntertextua//tlJI im Werk E. Zltr /11. Verlag. por Volker Roloff. . 1977. Aphori~tlk und lnterlextua/ittlt bel Balthasar Oración: einc S1n1kturanalyse mil subjektgeschichtlichem Ausblkk. Winter. en: Brokth y Pfisler. 5.xlUo/idod. en Das Oesproch. der . Oedochtnis und lileratur: lntertextualillil In der russlsclien Moderne. «Die Spuren 'des Lesers: Überlegungen ztlr inlertextuellen Reieptioo io modemen deutschen Kriminalroman. 2000. en: Lachmann. ZoRAN. Wilhelm Fink. Narr.Londres.. pr61. cds.-. Munich.... Kon. Merkur. Trier.Nueva York. lnlertextualitat. WoLFOANO. HERMAN. Pasriche. por Wolfgang !ser. BvA-MAJ\IA.. 1992. «lntertextualitftt in der Musik».Viena.tuduv-Verl. pp. Munich. Beitróge wr . 1999.. Textvernetzu~g In den Wissénschaflen: Zilat und Verweis als Ergebni. 1976. Romonistischer Vcrlag. 413~ 435. pp. WILHELM ·Y NEVUER. Tubinga. pp. 33-45. <<Zur Semantik metooymischer l~tertextualilAt». eds. «MUller/Hamlcl/OrOber/Faust: lntertcxtualilal als Problem der lnszenicrungn. Long. ed.und Struktur-Reproduktion». Wiener Slawisrischer Almanach.rt11ali1i11 und Narratologle in "Terra Nostra" van Carlos Fuentes. Re><ATE. I 1 LBRNBR.. 137-158. 23-46. LEOPOLD. KLOEPFER. M.

52-58. Winter.. U111ers11c/11mgen zur inlerlexl11elle11 Verkm1pfimg vo1111rba111.111 111ul /i¡c1·orL•che111 Te. Lang. Stanzel. ' .\!. 1983.. I • 30.. «The Poetics ofQuotation». 1995.AIC-TOLIC. 1993. PLETT.o. . R. Aspekle von Grofeske und lronie. 1978. 78-98.. Grüncr.. cds... pp. TeuY. Romanistischcr Verlag. bosz.und lntcrtextanalyse: ~ioe Retlexion Ober lilcraturwissenschaftlichc Mcthodologie und Melhodik)>.. STER..Jl. l~terdepcndence of Literary · NELTING. · l~tES. ROS. p. Pan H. pp. PetOfi y Tcrry Olivi. lmllafion und Differem: !nter1ex111alitii1 bei Carm~ Riera. Bcrlin. Poetica. «lntcrtexruelles Rci. ed. Te:ctana/yse. en: Broich y Plister.. Frankfurt . Jahrhundert bis 1 zur Gegenworr). ANDRé. W. ~OLTING·HA UFF. SCHALTENBRAND. ed. eds. 171 Desiderio Navarro . por O Borchmcycr y V.. ILSE v ScHVLz.. Jo11c111M.. Lang. 63-74.U. • ..Berna . NEUMANN. en: Janes S.. r ------.. pp. lntertextualitiit und Phroseo/ogie i11 den drei Versionen der Panne ven Fried~ich Dürrenmat/. Zmegac. FiunooF. LILW<A. -Nueva Yorlc.SLl!R.1a1 in Literatur 1111d K1111st..S~rlln . INA.Nucvñ York . R... 1983.. JÁllOS S. uKonupte der lntenex1ualilOt».. pp. 1985. lnterle.Vieno. 1983. Berna. 313· 334. Frankfurt am t..Berilo ... eds. 1992. Bonn. en Modeme Literu111r i11 Gr11mlbegriffe11. en: Broich y Plister. oder. Komische lntertextualitlit: Die litercirische Parodie.. ed.. 1995.Berlln . SCHAHADAT. . HetNRIC!! F. MÜLLER.From Yerba/ Constihllion fo Symbolic Meaning. cd. 335-3501 SCHMEL!NG. r 1997. · SCHGER.ttions • 11011vcllt!s répomes ~ fnter1ex1ua/ifa1.. 1988. Alain Robbe·Gríllel: "Projet pour une rivolulion ti New York". Ocr Reisebericht als lntertexm.Nueva York . Jntertex111a/i161 und Rezeprlon: /inguislische Unters11~h11nge11 wr Rolle von Text-Text-Kontakten im Textverstthen ak1ueller Zeitungstexte. pp. Parodie uls Luera/ltr. ed. :· ·:··~ MITRACHE. B. Fink. Tales and 'rheir telling diflennce'. M11000LN11. 1999. 35. Festschrifi filr Franz K.Parls Viena. Viena.. Berlln. en: Pleu. Viena. en: Nolting-Hauff y Schulze..ll JI 11 J I 11 11_) . WOLfOANO. A Study on the Figures». l 'lBERT.ll. pp.1. ed. /n1ertex1uality. Hamburgo. Bochumer Univ. eds.rt.. 1996. en: Hetben Foltinek.. Berilo. 1988. ln1ertextua/i101 1111d Epochen~tik 111 de11 Dra111e11 Alelcsandr 8/olcs. 12. Uppsala Universiiy Library.. Heidelberg. SERNo.!1. Trier.... en: F. en: Broich y Pfister... OOS/lSSS. il . 3-29. r ROSSLER. Helmut Buske.E. NIDREA. F~m. Bochum.From Verbal Constitution lo Symbo/ic Meaning. Mondonirat und Dekadenz: intertexlutlle Fi/iationen In Marce/ Prous11 "la plaisif3 el lesjours". Frankfur1. BOblou. 292·305. 1994. SCHAMMA.Frankfun . W.' "\. Pe1Mi y Tcrry Olivi. eds. 1986.Nueva York. «Tcxruelle Fremdbestimmung und literarischer Vcrgleich». c<lnterauktorialit!b>.Vcrlag. Van der verba/en KorulTtulion zur symbolischen Bedeulung .l •§. 1988. y STEMP!L..>CHULTE-MIDDELICH. 197-242. pp. MANFR¿D. pp.' ~ GtiN·Y!>f!G. 1915. 1dn1cncx1ualitll». Lang. Lang.r1e: Hamburg~r Kolloqui11111 z11r lnterlex/ua/iflit... Wolfgang Riehle y Waldemar Zacharasiewicz. 2000. «Sprachliche KonstilUentcn einer in1encx1uollcn Poc1ik1>. pp. eds.JJ -it-l \-!\ .... 5CHNYDER.-.. h-OFI. tranvla. 1987. C. 231-239. cd . Pi>' 17-50. 1999... pp. 1991.. MÜLLER. 1994. PUGLIESE. pp.xt11elle Analyst zweier Werke vo11 Friedrich Dürrenmau: Mandfimttmis 1111d Dtr Bemch der a/ten Dame. 1999• . Uppsala. Viena. Geb¡1rts1ag. Kontcxt. SCHMID.. eds . ELKB. «lntertextualities». Deu/sche Yierteljahresschrifi fiir L/tera111rwissenschaft und Geistesgeschichte. W. Wissen· schaftÍicher Verlag. /n1er1ex1ua/ilat in der. Eus11BETll.. r 11Zur Sys1emrcferenw. Neohelicon. Wiener SlawistiS<:her Almanach. SCHABERT. cdnterfiguraliiy. '' 170 l\ l\ \\ . Nies y JOrgen Rehbein.. 27. Afies gestohlen? Vom Plogiat wr Jl'ieder/10/11ng. «Zur lntertexruali1§1spoe1ik: Er3ebnisse der neUC$len Forschung».Viena. . Ge11res mineurs: T~le wr Thearie und Gesc/1ic/1le nichrkanonischu Lileratur (vom 16. 115-134. 5. DueMVKA. D1olog der Te... en Alaenle. Esludios sobre interlet1t1alidad. RODI. PETEK. ... Ade/aida Garcla Morales und Paloma Dlaz-Mas.. M11NF!\fO. de Gruyter. .París .fain . 1980. y Ouv1.. Burr. Ullslein. Frankfurt.-. DAVID. eds.J.Nueva York . <Non der Henneneutik zur Text·. Dosfremde Wort: S1udien Zur lmerdepende11z von Tex1en: Feslschrifi filr Karl Maurer z111n 60. eds. en: Plett.ParisViena. ISSS. RoXAHA.Frankliu1 a... Berna . «Anspielungen: Zur Theorie der kulrurellen Kommunika1ionscinheiteru>..M. Munich. 109-132..-0. en: Broich y Plistcr. cds. 679-701. Hclmut 13uskc.U. 7. 51. Frieling. 11SchOpfcrischc Tex1ínrerprctatioo: Eincge Aspekte der lnlenexrualitftt>>.. Caiet de semiolica. Vón der verba/en Konstitutlón wr symbolisc/11m 8i:de1111m¡. «F_µnktioncn in1cncx111cllcr Tcx1kons111u1ionn. en: Plcll. STErAN. pp. 1996.Berna . eds. en: János S. Amstcrdam... \BLÉ. 101·12 l. «Das Eigene und das Fremdc. Über die WnñS<:hbarlccil ciner Thcorie des ZitierenS». pp. ' l· .JlJIJIJlJ1JlJI Jl} ..-.. pp. 207-224. pp.. AoeL ÜRL11Noo. «How Postmodem is lnlertcxrualiiy?».Bruxelles . Hamburgo. Jnter1ex111alite: nouwdles q11e. . .. Dos l. «Ce~ton».

J.Elcmcntare Adaptionsfonnen im Rahmcn der lotertcxrualitiltsdiskussionJ>. 103-112..pp. .. SCHWEIGKOFLER. Luowro v KRAusn... en: Plett. cd. eds. . 1998.IN!!R. «lnlertextualilll und Re7. Verl. SLATER. Número~ especiales de publlcaciones periódicas: Poelica.. Kontradiktio. pp. Neumann.. 1998. Hcmpfer y G. Consranza. pp.. 2-3. pp. AMiY.-. 2002. eds. WOrzpurg.. KARLHE1NZ. «Parodie als komisierende Textverarbeitung>>. WOLl'OANO. WARNINO. WOrzburg. M und P. i • J Es111di9s sobre i11terlex1uolidod.. Der Weg nach Kem 't: lntertut11alí1tJr ~nd diskursives Feld In Aimé Césaires Cahier d'un retour au pays natal. SÜDHOFF.. <<ln!ertextualilll». . 81!1\HWJU>. Kritlk der literat11rsozlologie.M~~.1981. Te:ctso:iologie: E/ne kristische ElnfiJhnmg. ULIUC!i. VER WEYEN. WILLMBS. Metzler. 1984. <<Werk und lmcrtextualitat». . eds. 85-109. en: Schmid y Stcmpcl. eri Interpreta/ion: Das Paradigma der eurapáischen Renaissonce-llteratur.cption. N1ALL W.. 178-196_. 27'. Paderbom .. l<.Viena ..lr¡JjcJ:l~~diwH~ . 81-86.ektl1re: Modelle u11d Fallstudien. 1-2. 27-5 \. 1985. ~-29. pp.iuulirnÍ nis allgcmcinc und speziclle Texleigenschaft von Texrcn». SMITH. R/. pp. pp. Spiegel der letteren. 726.H ~. J. 1998.. pp.. Wenn die Sirenen schwelgen: Gender S111dles. cds. 202-236. .. lntertext lm Kontul.. «lntenextualilat als fall dcr Übersetzungn..-. 1987. BBATRICE. Die intertextu'ellc Slnnkonstlt11tion lm 81/dungsromqn der Weimorer Klo~slk: poet~laglsche Parodigmen der Aufklorungsllterotur In Goethes "lehrjahren". «lnlértextualilll und Aquivalenzfunktionalismus: Vorschl•ge zu einer vergleichenden Analytik von Geschichten». KOnigshausen u... pp. Geburstag. en: Nohin¡¡-Mauff y Schulze.. Theorie der lntertutuellen J. Eschenstoclaouber: Detailbetrachlungen zur lntertut11alittJ1 in James Joyces Ulysses. · WISKE. GUllTHER. Verlag filr Wiss. SUERBAUM. · ZANDBR. Werbung und polltischem Plakat. HoRST. ed.. pp.AJuN. Suhrkamp. vol. 2000. «lnlertextualitAt und Medienwechsel>>. und Forschung. 1987. BBRND. cds. ed. en: Lachmann. 37/6. 58-77.. en: Brqich Pfister. WoLF.r-01CT~R. Rlr Wiss.b'.-. looR: P. ZlMA. en: Schmid y Stcmpel.11)..ZUrich.. pór K.. 1994. und Forschung. Rcgn.. Poetlcd. HoRST. 1993.--. PETER. Frankfurt.ur Zerstreuung: lntertex1uelle. . B1ROIT. <dntertextualitll und Gattung: Beispielreihen und Hypolheseru>.l-290. ROoroeR.. Y ZIMMERMANN... 29. Univ. eds. WBISS. SEKORA..h\~ ~.Nueva York. Osnabrilck. 19. 1983. STEMPEL. Der De11tsch· unterricht.Munich . 2000. Yon der ScMpfung bis ¡. Knecht. D1srncH.. STOCKER. M und P. 890-895.. Univcrsiláts Vcrlag.' TRJMPE. Das Zitat a/s Phanomen der /ntertutualltlit [Mikrofonn]. Konrrafaktur . pp. B. pp. 11 Munich. W.. eds. SMlRNOV... en: Bro1ch y Pfister. Fink. 19. Egelsbach .. Das Gespriich.Yer· arbeitung ín llteratur. Yon der Exegese als Wlssenschafl wr kano11/sch-intertut11ellen Lektüre?: kritische Anmerkungen zur kanonlsch-intertu111ellen lektüre von GM 22. Woo. 24'. 2000. Wissenschajlliche Zeitschrlfl tler Piidagoglschen Hochsc/111/~ Karl liebknecht.. . RoeERT WILLIAM. pp.. «Der Text als ln1cnexb>. lnterpreta1ionen der blbllschen Urgeschlchte (Gen I . «Thc Cento: A Form of lntencxtuelity from Mon~age lQ Parody».. pp. SchOningh. y WJTIING... «Satirischc DialogizitAt und satirische lntenextualitlb>. Stungan.>. Konigshausen und Neumann. en: Broich y Pfistcr.. Wiesbaden. Pe1'8R.Die Kanttafaktttr: Yorloge u~d . eds. 1987..: Festschrif/fiir Al/red Noycr-Weidner zum 60. 244-262.-. l11tutufua//ttJt in der griechisch'6mischen KomiJdie. 139-150.1-19. pp.· 257-275..Munich . 173 172 Desiderio Navarro SCHWANITZ.. «Parodie.-Dll!TU.-Vcrlág Ruch. GUNTHER.. Stuttgart. 261271. «lmitalio ind lntertextuali!Hl: Zur Geschichtc lyrischer Dekon struktion dcr Amortheologic». «lolcrtc. Poetik und Henneneutik. «Fiktion der t'ntertexrualiUll: Texle im Text bei Daniel Defoc». . THEOOOR y WITTINO.. 2002. en: Schmid y Stempel. 228317. WEHRLI. «Das zitierte Zilal». Zeitschrífl fiJr Semiotik. TUR. · STlEilLE. PP. bildender Kunst. cds. 165-178.K. Frankfurt. Stuttgart.frankfun (Main). c11: Schmid y Ste1npel. Stciner. Palinodic. Reimpreso en: Karlheinz Sticrle y Rainer Warning. pp. 3 1. 1987.-. HAnsel-Hohenhausen. .

Bibliografia I 165 .13 .1. X X Prf?(ncio / Q Renate lachmonn Nii'eles del COllC't!p!O de Ü!lc -rrnw· .ch· lp. Ulrich Broich Formas de la marcáción de la intertextualidad I 85 Renate Lachmann Dialogicidad y lenguaje poético/ 106 / Renate Lachmann El sincretismo como provocación al estilo I 121 Manfred Pfister ¿Cuán pos/moderna es la intertextua/idad? / 139 Desiderio Navarro / 1 Trabajos sobre ·intertextualidad escritos por autores aleman~s o publicados en alemán.º228· oich n en elle { Desiderio Navarro Al lector I 5 Manfred Pfister . t 1cl · 1' Manfred Pfister Conceptos de la intertextualidad / 25 Heinrich Plett lnlertextualidades / so· .¡¡. 1lity )0- Indice g eneral 1 '.