PROVIDA PRESS

Se   recogen   en   este   número   dos   temas   relacio-­
nados   con   las   células   madre.   El   primero   hace  
referencia   al   turismo   ce-­
lular,  hecho  cada  vez  más  
frecuente,   especialmente  
en   el   tercer   mundo.   El  
segundo  recoge  unas  inte-­
resantes   consideraciones  
sobre   las   células   madre,  
en   las   que   se   plantean,  
tanto  aspectos  relacionados  con  los  mecanismos  
FHOXODUHVTXHODVGH¿QHQFRPRVXVSRVLEOHVDSOL-­
caciones  clínicas.
También  creemos  de  interés  la  noticia  que  co-­
menta   las   enfermedades   mitocondriales,   trans-­
mitidas  únicamente  por  la  madre  y  que  pueden  
dar  lugar  a  graves  trastornos  clínicos.

01   Cuando  la  vida  es  “indigna  de  ser  vivida”.
02   Turismo  celular  en  China.
03   Enfermedades  mitocondriales,  solamente  trans-­
mitidas  por  mujeres.
04   Individuo  naturalmente  resistente  a  la  infección  
por  VIH.

Apocalipsis.

PROVIDA VALENCIA

Células  madre  adultas.

01   Los  procedimientos  de  investigación  que  im-­
pliquen  células  madre  no  podrían  ser  patenta-­
dos  en  Europa.
02   Se  trata  la  diabetes  de  tipo  1  con  células  ma-­
dre  de  sangre  de  cordón  umbilical.
03   Proliferan  las  clínicas  de  reproducción  asisti-­
da  en  países  en  vías  de  desarrollo.
04   Experiencias  que  intentan  retrasar  el  enveje-­
cimiento.
05   Los  obispos  norteamericanos  y  el  aborto.
06   No  parece  que  implantar  más  de  un  embrión  
mejore  los  resultados  de  la  fecundación  in  vi-­
tro.
07   Miles  de  personas  infectadas  por  el  VIH,  en  
China.
08   Uso  de  la  terapia  celular  en  la  reconstrucción  
de  la  mama.
09   Un  nuevo  fármaco  puede  reducir  el  riesgo  de  
infección  por  VIH.
10   Nuevas  experiencias  con  células  madre  adul-­
tas  en  el  fallo  cardiaco  crónico.
11   Porcentajes   de   adolescentes   que   se   quedan  
embarazadas  después  de  un  primer  parto.
12   Espectacular  recuperación  de  un  paciente  en  
coma.

  lo   eleva   como  sujeto  poderoso  a  quien  el  interés  de  cada  vida   individual  ha  de  ser  subordinado.  A  propósito  de   estas  personas.  o  la  de  los  idiotas  in-­ curables.   concebido   como   unidad   etnológicamente   homogénea.   que   arrastran   existencias   sin   objetivo   ni   utilidad.  se  trataba  de  ideas  germinadas  en   una  cultura  precedente:  el  darwinismo  eugenésico.  sin   duda  presente.   a  causa  de  la  enfermedad. Y   es   que   Binding   y   Hoche   sostienen   que   no   se   puede  considerar  vida  en  sentido  pleno  la  de  quien.  publicado  en  Alemania   en   1920.   y   se   orienta   hacia   una   semántica   de   la   concreción   y   de  la  inmanencia:  la  vida  tiene  valor  en  la  medida   en  que  procura  placer  y  se  sustrae  del  dolor”.aa Se   ha   traducido  al  italiano  el  libro  de  Karl  Bin-­ ding  y  Alfred  Hoche  Die  Freigabe  der  Vernichtung   lebensunwerten  Lebens  (La  liberalización  de  la  su-­ presión  de  la  vida  sin  valor). El  libro  revela. Son  las  mismas  palabras  que  vuel-­ ven  a  los  escritos  de  bioéticos  contem-­ poráneos  y  de  políticos  que  sostienen     propuestas  legislativas  de  tipo  eutaná-­ sico.  constituye  sólo  una  pieza.   sin  margen  de  error.  está  expuesto  a  una  ago-­ nía  dolorosa  y  sin  esperanza.  de  hecho  (en  el  momento  del  as-­ FHQVRGHOQD]LVPRODGH¿QLFLyQGHHXWDQDVLDGHOD célebre  enciclopedia  Brockhaus  se  inspiraba  en  esta   obra).  sobre  la  historia  del  siglo   XX.   “la   noción   de   vida   como   bien   digno  de  tutela  se  desancla  en  adelan-­ te  de  cualquier  postulado  metafísico.  quien  llevó   a  Alemania   el   evolucionismo   darwi-­ niano)   incluso   presentó   su   dimisión   de  la  universidad  en  el  momento  de  la   toma  del  poder  por  parte  del  nazismo.  que  demuestran  que  la  eugenesia  si-­ gue  viva.  del  poder  del   Estado  sobre  las  vidas  humanas.  Proponiendo  la  eliminación  de  los  enfermos   mentales.   so-­ brevaloración   de   las   capacidades   de   la   ciencia:   he   aquí  dos  actitudes  fuertemente  presentes  todavía  en   nuestro  tiempo.  sostiene  en  efecto  que  la  ciencia  médica   del   tiempo   es   perfectasmente   capaz   de   establecer.  los  dos  estudiosos  inventan  una  nue-­ YD GH¿QLFLyQ TXH JR]DUi GH XQ JUDQ p[LWR LQFOXVR más  allá  de  la  derrota  del  nazismo:  “vidas  no  dignas   GHVHUYLYLGDV´8QDGH¿QLFLyQTXHDOODQDHOFDPLQR a  la  eliminación  de  los  enfermos  y  de  los  discapa-­ FLWDGRVSHUPLWLHQGRTXHHVWRVKRPLFLGLRVVHMXVWL¿-­ quen  con  una  motivación  moralmente   apreciable:   ellos   hablan   de   “muerte   caritativa”  (Gnadentod).  si  un  enfermo  psíquico  es  in-­ curable  o  no.   imponiendo   a   la   comunidad   el   gravamen   de  sostenimientos  pesados  e  inútiles.   Como   escriben   en   la   introduc-­ ción.  si  se  subraya  el  tema.  En  los  motivos  asumidos  para   MXVWL¿FDUODHOLPLQDFLyQGHODVSHUVRQDVJUDYHPHQWH enfermas   o   con   trastornos   psíquicos   encontramos   ideas  y  vocablos  en  uso  todavía  hoy  entre  los  parti-­ darios  de  la  eutanasia  y  de  la  selección  de  fetos.  La  obra  puede   leerse  como  un  texto  irremediablemente  superado.   desarrollado  sobre  todo  por  Binding.   y  ligado  a  la  ideología  nazi. En   efecto.Traducido  por  DM.   consti-­ tuida   por   individuos   fuertes   y   saludables.  De   esa  actitud  cientista  (aún  hoy  viva)  según  la  cual  la   ciencia  jamás  se  equivoca  y  es  digna  de  fe  como  un   dogma.   Por   lo   tanto.   de   cualquier   dogma   iusnaturalista. Desprecio   de   la   vida   humana   imperfecta.  11-­V-­2012) 2 .   la   idea   de   pueblo   alemán.  Ho-­ che  se  revela  igualmente  como  un  representante.   aunque   los   nazis   hicie-­ ron  después  un  gran  uso  de  este  tex-­ to. Pero  es  también  un  texto  actual:  en  ambos  auto-­ res  el  extra-­poder  del  Estado  sobre  el  individuo.  ya  obsole-­ ta.  que  el  pensamiento  eugenésico  llevado  a  sus   resultados  extremos  estaba  difundido  y  era  compar-­ tido  también  antes  de  la  subida  de  los   nazis  al  poder.  del  razonamiento. /XFHWWD 6FDUDI¿D /2VVHUYDWRUH 5RPDQR 9 2012.   Se   trata   de   un   texto   que   marca   una   divi-­ VRULD VXVFLWDQGR LPSRUWDQWHV UHÀH[LRQHV VyOR HQ parte  ex¬plícitas  en  la  introducción  de  Ernesto  De   Cristofaro  y  Cario  Saletti.  Y  gracias  a  estudiosos   que  no  eran  nazis:  el  jurista  Binding   murió  en  1920  y  el  psiquiatra  Hoche   (alumno  de  Ernst  Haeckel.   tan  en  boga  en  esos  años  en  Europa.

 ya   que   se   puede   realizar   en   clínicas   di-­ rigidas  por  doctores  y  donde  trabajan   enfermeros  y  enfermeras  y  que  al  pa-­ recer  tiene  células  madre  de  distintos   orígenes   y   de   buena   calidad. Como   ya   hemos   comentado   en   Provida   Press   (nº   390)   se   ha   puesto   a   punto   una   técnica   de   clonación     que   puede   ser   utilizada   para   evitar   la   trasmisión   de   enfermedades   ligadas   a   las   mitocondrías.  su   alteración   sin   embargo   es   causa   de   graves   enferme-­ dades. A  pesar  de  las  limitaciones  sobre  la   seguridad   médica   que   estas   clínicas   chinas   ofrecen   siguen   llegando   clien-­ tes   a   ellas. Los   promotores   de   estos   tratamientos   no   some-­ tidos  a  control  médico  ofrecen  también  en  muchas   ocasiones  la  posibilidad  de  trasplantes  de  órganos. aa 3 .   El   genoma   de   las   mitocondras   contie-­ ne  solamente  37  genes.;  141.   diabetes  y  fallos  del  corazón  e  hígado.;  13-­14.  pueden   heredar  enfermedades  ligadas  al  ADN  mitocondrial.  2012).  La  existencia  de  aberraciones   genéticas  se  trasmite  durante  las  divisiones  celulares   (mitosis)    y  puede  trasmitirse  a  distintas  generaciones   (esto  se  denomina  heteroplasmia).  2011).  Las  mitocondrias   solamente    heredan    genes  de  la  madre.   e   incluso   para   favorecer   el   rejuvenecimiento   y   para   aumentar   la   energía.  2012).  sino  que  también  com-­ pañías   que   trabajan   con   células   madre   ofrecen   te-­ rapias   celulares   en   países   desarrollado   incluso   en   Estados  Unidos  (Nature  483.  entre  las   que   se   encuentran   :   sordera.   enferme-­ dades  por  tanto.  pero  sin   duda  es  en  China  en  donde  este  tipo  de  clínicas  pro-­ lifera  más.   además   de   que   en   el   momento   actual   tampoco   téc-­ nicamente  es  posible  utilizarlas  en  la  clínica  médica. Todas  las  células  humanas  contienen   dos  genomas:  uno  el  del  núcleo  de  las   células  y  otro    en  las  mitocondrias.   pues   junto   al   tratamiento   médico   también   ofertan   cubrir   todas   las   necesidades   del   tratamiento   con   una  gran  variedad  de  precios  de  acuer-­ do  a  las  necesidades  de  cada  cliente.  pero  hacerlo  utilizando  técnicas  de  clonación   humana   tiene   unas   indudables   limitaciones   éticas.  especialmente  ligadas  a  la  anó-­ mala  producción    de  energía.   ceguera.  ¿Pero   qué  son  las  mitocondrias  y  qué  enfermedades  pueden   estar  asociadas  a  sus  alteraciones?.  Sin  embargo. Los   individuos   que   carecen   de   mitocondrias   (ho-­ moplasmia)  o  con  alteraciones  de  las  mismas.   y   aunque   los   directores   de   estas   clínicas   general-­ PHQWHPDQL¿HVWDQTXHQRSXHGHQJDUDQWL]DUTXHODV FpOXODV PDGUH TXH HOORV XWLOL]DQ VLUYHQ SDUD HO ¿Q WHUDSpXWLFRVTXHVHSUHWHQGHVLTXHD¿UPDQSRGHU garantizar  que  los  métodos  por  ellos   utilizan  son  seguros  y  que  no  tienen   efectos  secundarios  negativos.   lo   cual   naturalmente   no   está   comprobado  y  por  tanto  puede  constituir  publicidad   engañosa.;  87-­89.   Este  tipo  de  enfermedades  las  padecen   alrededor  de  1  por  cada  400  personas   (BMJ  342. Solucionar  el  problema  de  la  trasmi-­ sión  de  enfermedades  ligadas  a  las  mi-­ tocondrias  es  un  importante  problema   médico.aa Si  se  acude  a  internet  se  pueden  encontrar  anun-­ cios  de  clínicas  que  ofrecen  terapia  celular  en  China   para   casi   cualquier   tipo   de   enfermedad   o   lesión.   lo   que   aparentemente   sugiere   la   posibilidad   de   que   desde   esas   clínicas   se   puede   ayudar  con  solvencia  a  los  potenciales   pacientes.  pe-­ queñas  organelas  contenidas  en  los  ovo-­ citos   humanos.   El   genoma   del   núcleo   celular  hereda  el  mensaje  genómico  del   padre  y  de  la  madre. Por  la  forma  de  enviar  la  propaganda  puede  pa-­ recer  que  su  oferta  es  real  y  médicamente  seria.  lo   que  no  pueden  garantizar  es  que  las  terapéuticas  por   ellos  propuestas  han  sido  sometidas  a  ensayos  clínicos   rigurosamente  comprobados  (Nature  484. China  no  es  el  único  país  donde  se   ofrecen  estos  tratamientos.  sólo  trasmitibles  por  mujeres. Aunque   el   material   genético   de   las   mitocondrias   solamente  es  el  3%    del  material  genético  celular.

 un  equipo  médico  de   berlinés   publicó   los   resultados   de   un   experimento   único  que  asombró  a  los  que  investigaban  el  virus   GH OD LQPXQRGH¿FLHQFLD KXPDQD 9.aa Hace  poco  más  de  tres  años.+.

 (O JUX-­ po   alemán   había   obtenido   médula   ósea   (donde   se   forman   las   células   inmunitarias)   de   un   donante   anónimo   cuya   herencia   genética  le  hacía  resistente  al  virus. La  noticia  parecía  demasiado  buena  para  ser  cier-­ ta.   A   continuación.   los   investigadores   trasplantaron     células   resistentes   al   virus  a  un  hombre  con  leucemia  que   había  sido  seropositivo  durante  más   de   diez   años.   El   tratamiento   superó   las   expectativas.  el  paciente  de  Berlín  (quien  más  tarde  reveló  sn   LGHQWLGDGFRPR7LPRWOL\5D\%URZQGH&DOLIRUQLD.  El  equipo  mostró  tal  sor-­ presa  por  los  espectaculares  resultados  que  espera-­ ron  casi  dos  años  antes  de  publicarlos.   Aunque   el   trasplante   de   médula   ósea   se   realizó   para   tra-­ tar   la   leucemia.   en  particular  de  los  múltiples  tejidos  donde  podría   haber  permanecido  latente.   se   esperaba   que   la   intervención   proporcionara   al   pa-­ FLHQWH VX¿FLHQWHV FpOXODV UHVLVWHQWHV al   virus   para   combatir   la   infección.   Además   de   disminuir   la   cantidad  de  VIH  en  la  sangre.  el  trasplante  eliminó   del  organismo  todo  rastro  detéctatele  del  patógeno.  Y  sin  embargo.  cinco  años  después  del  tratamien-­ to.

 sigue  sin  presentar  signos  de  albergar   el   virus   del   sida.+ DEUH XQD PDJQL¿FD SRVLELOL-­ dad  de  investigación  para  tratar  de  co-­ nocer  los  mecanismos  moleculares  de  su  resistencia   a  la  infección  por  VIH  y  explorar  si  ello  puede  pro-­ YRFDUVHDUWL¿FLDOPHQWHHQRWURVLQGLYLGXRVGHULHVJR a  la  infección  por  VIH  y  así  tratar  de  evitar  la  mis-­ ma.  una  esperanzadora  posibilidad  en  la   prevención  y  tratamiento  del  sida.   como   de   hecho   está   sucediendo.  la  única  persona  en   ODTXHVHKDFRQ¿UPDGRODHUUDGLFDFLyQ de   la   infección.  por   Miguel  Delibes  (hijo)  en  su  libro  “La  naturaleza  en   peligro”.  la  producción  y  el  consumo.   Ferrer.   Levante-­emv   se   hacía   eco   UHFLHQWHPHQWH GHO LQIRUPH *(2 que   señala.  Desde  que  Malthus  enun-­ ciara  en  1798  que  la  población  aumentaba  en  pro-­ gresión  geométrica  y  los  recursos  en   progresión   aritmética.   etc.  hasta  la  fecha.  Brown   es. aa La   revista   Nature   acaba   de   publicar   un   estudio.   Dumont.   Junto   a   muchos   elementos   de   juicio   sensatos.   se   vuelve   a   abrir   el   melón   DSRFDOtSWLFR $OJXQRV FLHQWt¿FRV concluyen  que  ya  estamos  en  lo  que   FDOL¿FDQ FRPR OD VH[WD H[WLQFLyQ GH las  especies.   que   se   ha   de   “enfriar”.   entre   otros.   la   urbanización   y   la   globalización.   a   pesar   de   no   haber   tomado   antirretrovirales   durante   todo   este  tiempo.   Chaunu.   2WURVSRUHOFRQWUDULRKDQVHJXLGR erre   que   erre.   para   “calentar”   mo-­ tores.   Algunos   demógrafos   consideraron   que  la  bajada  de  la  natalidad  perjudi-­ FDUtD JUDYHPHQWH D 2FFLGHQWH 6DX-­ vy.   se   UHQXHYD (Q  HO &OXE GH 5RPD publicó   “Los   límites   del   crecimien-­ to”   con   unas   predicciones   fallidas.  entre  otros.   los   aspectos   negativos   del   crecimiento   de   la   po-­ blación.  De  los  más  de  60  millones   de  personas  que  se  han  infectado  con   el  VIH  en  los  últimos  decenios. Todo  esto  no  es  nuevo.   defendiendo   una   drástica   reducción   poblacional  a  nivel  planetario.   4 .  Fue  famosa  la  con-­ troversia  mantenida  por  Colín  Clark  y  Paúl  Ehrlich.  Sin  duda.).   es   un   debate   que   cada   10   años.   Pero   la   existencia   de   este  individuo  resistente  a  la  infección   SRU 9.  Y  para  evitar  esta  hecatombe  hay  que  fre-­ nar  el  “desmedido”  aumento  de  la  población.   que   no   el   clima.   SUHYLR D OD LQPLQHQWH FXPEUH GH 5tR GH -DQHLUR sobre   desarrollo   sostenible.  Es  la  tesis  defendida.   más   o   menos.

 Falta   YROXQWDGSDUDUHVROYHUODVGHVLJXDOGDGHV6HKDD¿U-­ mado.   cuando   en   una   sociedad   abundan   los   “vegetarianos”  es  señal  de  que  es  una  sociedad  de   KDUWD]JRRVLVHSUH¿HUHVDWLVIHFKD HQVXDFHSFLyQ de  “atiborrada”).   los   ensayos   de   James   Till.  etc.   si   se   entiende   el   desarrollo   como   tener   PiVHQOXJDUGHVHUPiVHOFRQÀLFWRHVWiVHUYLGR Naturalmente.  En   parte  por  un  pesimismo  colectivo  que  lleva  también   a   un   difuso   temor   de   tipo   psicológico   al   futuro. aa 5 .  Levante  18-­VI-­2012.;  y  los  ricos  no  siempre  ayudan.   salud.   sino   moral.   con  multitud  de  recursos)  se  comen  lo  que  pillan. Naturalmente  el  tema  se  las  trae.  Ya  en   el  siglo  XXI.   a   una  gran  desesperanza.  una  historia  centenaria.   El   recambio   celular   constituye   un   rasgo   principal   de   los   tejidos   a   lo   largo   de   la   vida   de   los   organismos:   la   sustitución   de   células   perdi-­ das  resulta  decisiva  para  el  cumplimiento  adecuado   de   la   función   de   los   órganos.   mayo   2012)     comenta   un   libro   recién   publicado   (“Adult   Stem   Cells”).   las  pruebas  experimentales  llegaron  a  partir  de  los   trabajos  realizados  a  raíz  de  las  bombas  de  Hiroshi-­ ma  y  Nagasaki.   además..   Muy   reciente   es.  por  expertos  en  la  materia. Nadie  duda  de  que  estemos  inmersos  en  una  crisis   ambiental  de  gran  envergadura.  Julián  Simón  demostró  cómo  el  creci-­ miento  de  la  población  no  obstaculiza  el  desarrollo   económico.  El  problema  del  desarrollo   no   es   un   aspecto   meramente   técnico. (OSUREOHPDHQ2FFLGHQWHHVTXHKDQFDODGRWDQ-­ to  las  tesis  malthusianas  que  se  está  “despoblando”.   se   sitúan   en   la   avanzadilla   de   la   investigación   genética.   En   efecto.   ese   tipo   celular   IXHGH¿QLGRSRUVXFDSDFLGDGSDUDFUHDUFRSLDVGHVt mismo  («autorrenovación»)  en  el  curso  de  la  vida.  Biólogo.  Aunque  se  puedan  hacer  otras  consi-­ deraciones.  Pero  lo  que  resalta   es  que  se  le  pueda  dar  credibilidad  todavía  a  la  teo-­ ría   maltusiana   que   tiene   más   de   200   años   y   no   ha   acertado  en  ninguna  de  sus  previsiones  a  lo  largo  de   la  historia.   generar   múltiples   tipos   celulares   hijos   («multipo-­ tencia»)   y   regenerar   el   sistema   del   órgano   en   que   Pedro  López.  que  ni  siquiera  los  más  recalcitran-­ tes  expositores  de  la  deep-­ecology  quieren  dejar  de   tener  para  sí.   el  descubrimiento  de  poblaciones  de   células   troncales   o   progenitoras   en   numerosos  tejidos  y  órganos  adultos. Los   experimentos   de   mediados   de  los  cincuenta  demostraron  que  el   daño  radiactivo  del  sistema  inmuni-­ tario   de   ratones   y   humanos   revertía   mediante   el   injerto   de   médula   ósea   de   un   donante.  donde  muchos  supervivientes  de  la   explosión  sucumbieron  por  efectos  secundarios  ne-­ gativos  a  la  radiación.  que  por  su  interés  reprodu-­ cimos  parcialmente: Los   estudios   sobre   células   madre.  En  África  (continente  despoblado.   embrionarias   o   adultas.  sino  que  aumenta  los  estándares  de  vida   a  largo  plazo.   Hay  una  mentalidad  muy  generalizada  anti-­vida.  Grupo  de  Estudios   de  Actualidad.  nadie  desea  bajar  en  calidad  de  vida   (concepto  éste  un  tanto  etéreo):  la  sociedad  desarro-­ llada   nos   ha   llevado   a   unos   niveles   de   educación.   por   antropológico.  porque  es  muy   ideológico.   Los   pobres   quieren   dejar  de  serlo.   Denominado   célula   madre.   coordinado   por   D   G   Phinney.  que  el  problema   GHODFULVLV¿QDQFLHUDHVXQDFXHVWLyQSROtWLFDSRU-­ que  dinero  hay.   Luis  Alonso   (Investigación   y   Ciencia.   Ernest   McCulloch   y   otros   sobre   la   hematopoyesis  condujeron  a  la  iden-­ WL¿FDFLyQGHOWLSRFHOXODUUHFRQVWLWX-­ yente.  está  periclitado:   las  crisis  -­también  la  ecológica-­  nos  deben  llevar  a   un  cambio  de  paradigma   Es  indudable  la  importancia  de  las  células  madre   adultas  dentro  de  la  medicina  regenerativa  y  repara-­ dora.  Aunque   el   concepto   de  sustitución  celular  tenía.  El   modelo  desarrollista.  ocio.durante  la  década  de  los  80  del  pasado  siglo.  A   comienzos   de   los   sesenta.  de  tener  más.

 porque  la  propiedad  seleccio-­ nada  de  la  célula  predice  estrechamente  la  función   celular.   La   autorrenovación   de   la   célula   madre   se   halla   diná-­ micamente   regulada   a   lo   largo   de   toda   la   vida.  fenómeno  que  se  denomina  quiescencia.  Se  sabe  de   moléculas.   y   de   las   células   madre   «embrionarias»   pluripotentes   del   blastocis-­ to  anterior  a  la  gastrulación. Las  células  madre  adultas  presentan  varios  rasgos   insólitos  que  las  distinguen  de  otros  tipos  celulares   proliferativos.   se   LQWHJUD HQ OD HVSHFL¿FDFLyQ GHO OLQDMH \ UHÀHMD OD conservación  de  muchos  mecanismos  intrínsecos  y   extrínsecos  a  partir  del  desarrollo  fetal.   El   ciclo   de   división   celular   se   halla   regulado   por   procesos   que   aseguren   la   replicación   del  ADN  y  la  segregación  de  componentes  celulares   entre  células  hijas  durante  la  citocinesis.  para  distinguirlas  de  las  células  madre  de   la  línea  germinal  de  las  gónadas  que  generan  óvulos   y  espermatocitos.   Para   su   aplicación   se   requie-­ ren   un   marcador   de   linaje  (un   rasgo   distintivo   autónomo   que   se   propaga   a  todos  los  descendientes  de  la  célula   original   marcada)   y   una   dilución   li-­ mitante  (en  donde  las  células  inicial-­ mente   marcadas   se   encuentran   su-­ ¿FLHQWHPHQWH DLVODGDV XQDV GH RWUDV para  evitar  colonias  mixtas).  es  su  capacidad  de  auto-­ rrenovación.  Con  el  trazado  del  linaje  clonal  pueden  aco-­ plarse  técnicas  varias  para  caracterizar  las  propieda-­ des  funcionales  de  las  células  madre  y  progenitoras.   La   capacidad   de   autorrenovación   constituye   la   característica   principal   de   las   células   madre.  Las  técnicas  se  remontan  a  los  años  veinte  y   son   fundamentales   para   estudiar   las   relaciones   de   linaje   entre   células   durante   el   desa-­ rrollo.  hemos  subrayado.  A  las  células   madre  de  tejidos  adultos  se  les  llama  células  madre   somáticas.  que  coordi-­ nan  el  ciclo  celular  y  la  autorrenovación  del  sistema   nervioso   central.  Importa  resaltar  que  la   capacidad  de  reconstitución  de  las  células  troncales   solo   puede   comprobarse   en   su   plenitud   cuando   el   organismo   sobrevive   a   la   pérdida   completa   de   un   órgano.  y   una  célula  hija  que  se  diferenciará  en  células  madu-­ ras   del   tejido.   célula   progeni-­ tora  y  célula  somática.  asimétricas  y  simétricas.  La  misión  de  ese  habitat   se  sustanció  con  el  estudio  de  células   madre   de   la   línea   germinal   en   Dro-­ sophila.   Se  utiliza  la  inmunocitoquímica  para  medir  marca-­ dores   indicativos   de   un   tipo   particular   de   células. Las   células   madre   poseen   propiedades   idóneas   para  la  homeostasis  y  reparación  del  tejido.   Las   células  madre  pueden  encontrarse  en  áreas  especí-­ ¿FDV GH FDGD yUJDQR (Q  6FKRWLHOG SURSXVR el  concepto  de  nicho  celular  para  designar  esos  mi-­ FURDPELHQWHVIXQFLRQDOPHQWHHVSHFt¿FRVGHODVFp-­ lulas  madre.  Al  establecimiento  del  concepto   de  célula  madre  hematopoyética  le  siguió  el  descu-­ brimiento  de  célula  madre  en  otros  órganos  (células   madre   epiteliales.   la   capacidad   de   acometer   divisiones   celulares. En  el  sistema  hematopoyético  de  los  mamíferos.   una   familia   de   métodos   que   permiten   ir   registrando   en   el   tiempo   los  descendientes  mitóticos  de  una  misma  célula  (un   clon).   reprogramadas  a  partir  de  células  somáticas  con  fac-­ WRUHVGH¿QLGRVVHQRVRIUHFHQFRPRODJUDQHVSH-­ ranza  de  la  medicina  regenerativa  en  cuanto  fuente   renovable  de  células  autólogas. Las   propiedades   de   las   células   troncales   se   mi-­ den   mediante   los   análisis   clonales.  en  número  cada  vez  mayor.   Aquellas   sobreviven   en   ensayos   de   ablación  mitótica  porque  se  dividen  solo  infrecuen-­ temente.  Las  células  madre  pluripotentes  inducidas.   células   madre   intestinales).   6 .  donde  quedó  demostrada  in   vivo  la  existencia  de  nichos.  de  las  células  madre  totipotentes   del   embrión   en   estado   de   mórula.   Esas   tres   características   diferencian  a  las  células  madre  de  otros  tipos  de  cé-­ lulas  proliferantes. Los   marcadores   del   tipo   celular   pueden  emplearse  para  el  aislamiento   prospectivo  de  células  del  sistema  nervioso  central   y  de  la  cresta  neural.  ¿Cómo   logran   generar   tipos   celulares   maduros   sin   agotar   su   capacidad   de   autorrenovación?   Las   células   ma-­ dre   interpretan   múltiples   señales   para   controlar   el   equilibrio   entre   autorrenovación   y   quiescencia.   re-­ sulta   harto   difícil   distinguir   in   vitro   entre   célula   madre.  con  idéntica  potencia  generativa.   Pueden   emplearse   histoquímicamente   anticuerpos   FRQWUDORVDQWtJHQRVGHODVXSHU¿FLHFHOXODU Uno   de   los   rasgos   característicos   de   las   células   madre.   Debido  a  los  mecanismos  que   regulan   la   proliferación   celular.  La  división  asi-­ métrica  de  una  célula  madre  origina  una  copia  exac-­ ta  de  sí  misma.   la   esperanza   de   vida   y   la   senescencia.reside   («reconstitución»).   inextricablemente   entrelazados.

 bajo  condiciones  que  limitan  el  suministro  de   células  maduras.  Sin  embargo.  factores   ambientales   locales   y   moléculas   de   adhesión.  El  mantenimiento  de  la   célula  madre  hematopoyétíca  quiescente  constituye   la  función  primaria  del  nicho  celular  en  la  médula   espinal.  Con  este  motivo  acu-­ den  a  Tailandia  alrededor  de  400. 04   &LHQWt¿FRVGHO&HQWUR1DFLRQDOGH.  Un  ciclo  completo   de  fecundación  in  vitro  costaba  entre  2000  y  4000   dólares  en  2002.  permite  que  la  célula  madre  hematopoyética   abandone   el   estado   de   quiescencia   y   promueva   su   entrada  en  el  ciclo  celular.  no  hay  que   olvidar  que  los  ensayos  clínicos    con  células  madre   embrionarias  humanas  son  hasta  la  fecha  muy  esca-­ sos  (Provida  Press  nº  382). 01   ses  en  vías  de  desarrollo  debido  a  los  bajos  precios   que   ofrecen   en   comparación   con   los   de   países   de-­ sarrollados.   des-­ empeñan   un   papel   clave   en   la   quiescencia. Justo  Aznar Director  del  Instituto  de  Ciencias  de  la  Vida Universidad  Católica  de  Valencia.  2012).hay   dos   tipos   de   células   madre:   quiescentes   y   ac-­ tivas   (en   ciclo).  Citoquinas.   En   Tailandia   por   ejemplo.   El   nicho  aporta  un  microambiente  y  factores  solubles   que   regulan   la   función   de   las   células   madre.000.  factores  de  desarrollo. Los   procedimientos   de   investigación   que   impliquen  la  obtención  de  células  madre  a   partir  de  embriones  humanos  no  pueden  ser  patenta-­ dos  en  Europa.  La  pérdida  de  p21.   El   estado   quiescente   es   necesario   para   mantener   la   capacidad   de   autorrenovación   de   las  células  madre  hematopoyéticas  y  evitar  su  ago-­ tamiento.     existen   30   clínicas  de  reproducción  asistida.2.  En  opinión  de  algunos  expertos  esta  decisión   podría  implicar  un  paso  atrás  en  el  posible  uso  de  las   FpOXODV PDGUH HPEULRQDULDV FRQ ¿QHV WHUDSpXWLFRV (Nature  343.  Ade-­ más.QYHV-­ WLJDFLRQHV 2QFROyJLFDV &1.;  813.  las  células  del  nicho  y  los  factores   que  ellas  secretan  pueden  modularse  para  activar  las   células  madre  y  acelerar  su  diferenciación.   Habría   un   nicho   osteoblástico   y   un   nicho   perivascular.  como  consecuencia  de  una  decisión   de  la  Corte  Europea  de  Justicia  (ver  Provida  Press  nº   381).  un  regulador  de  punto   de  control  y  un  inhibidor  quinasa  dependiente  de  ci-­ clina.  cuando  en  esa  misma  fecha  en  Es-­ tados  Unidos  costaba  10.000  mujeres  para   someterse  a  la  fecundación  in  vitro.

 esto   portante  paso  del  uso  de  las  células  madre  de  cordón   VLJQL¿FDUtDTXHHOWUDWDPLHQWRSHUPLWLUtDOOHJDUDORV umbilical.  que  tienen  propiedades    reguladoras  del   con   terapia   génica.  las  célu-­ bre   los   genes.  Los  ratones    '2.  Un  nuevo  e  im-­ vida  media  de  los  humanos  es  de  unos  80  años.   autorizó   la   realización   de   un   aborto.  pero  en  esta  ocasión.  se  ha  probado  para  luchar  contra  el  enve-­ ras   de   insulina   (BMC   Med   jecimiento.  15-­V-­2012).  Si  se  asume  que  la   7015-­10-­3).  como  la  de   favoreciendo  además  la  pro-­ los  «niños  burbuja».  tratados  vivieron  un    24%  más.   como   SDFLHQWHVFRQKHPR¿OLDRHQ-­ se  sabe  de  causa  autoinmune.   en   una   rando   las   clínicas   de   reproducción   asistida   en   paí-­ mujer   de   27   años   que   padecía   una   hipertensión   02   05   03   7 .  el  Hospital  y  Cen-­ 6HJ~QVHFRPHQWDHQ5HSURGXFWLYH+HDOWK tro  Médico  de  San  José.   que   por   supuesto   no   tiene   contraindica-­ 100  años  de  vida  media  (ABC. En  noviembre  de  2009.  Por  ahora.   para   frenar   trategia  se  ha  utilizado  ya  en   la   diabetes   de   tipo   1.  por  pri-­ ducción  de  células  producto-­ mera  vez.  Ari-­ Matters   (19.   Esta   es-­ sistema   inmune.  en  Phoenix.   Lo   han   hecho   las  SCCU.   ciones  éticas.   fermedades  raras.;   107-­16.   2011)   están   prolife-­ zona.  solo  en  ratones. KDQ GDGR un  paso  clave  para  ralentizar   Un   equipo   de   la   Universidad   de   Chicago   el   «reloj   biológico»   humano   ha  podido  utilizar  un  tipo  especial  de  célu-­ actuando  por  primera  vez  so-­ las  madre  de  la  sangre  de  cordón  umbilical.

  792.   en   un   re-­ ciente     trabajo   (JAMA   307.   ha   dado   a   conocer   del  accidente.   ha   podría  oscilar  entre  65.  que  planeaba  casarse  antes   Gregorio   Marañón.  26.9   %   volvieron   a  quedarse  embarazadas    y  a  los  12  meses  el  18.  puede  reducir   el  riesgo  de  infección  por  el  VIH  si  se  toma   diariamente.  Mathew  fue  trasladado  hasta  Inglate-­ rra  después  del  siniestro.   que   se   publican   fono  suena.   según   recomienda   la   FDA   norteamericana   (Science   336.  2012). llamada  telefónica.  e  incluso  fue  capaz  de  expre-­ FOtQLFR HXURSHR 5HVWRUH sar  un  escueto  «sí».  Por  esta  razón  el  obispo  de  la  diócesis.  puede   ser  moralmente  aceptable  cuando  hay  proporciona-­ lidad  entre  la  consecuencia  querida  y  la  secundaria   negativa  no  deseada  (BMJ  342.  El  número  de  infectados   indonesia   de   Bali.  148  ciclos  de  fecundación  in  vitro.7  %   \   /DQFHW  GRL  los   6   meses   después   del   parto.  Truvada.  Tho-­ PDV 2OPVWHDG H[FRPXOJy D XQD PRQMD TXH KDEtD participado  en  el  aborto  y  retiró  la  denominación  de   católico  al  hospital.  desde  en-­ de   la   mama.  27  %.   mayores  de  40  años  parece  que  la  implantación  de   no  se  comprueba  que  las  cé-­ tres  embriones  no  mejora  el  índice  de  nacidos  vivos   lulas  madre  del  propio  paciente  mejoren  la  función   obtenido  cuando  se  implantan  dos.   los   tonces  Mathew  alarga  su  mano  cada  vez  que  el  telé-­ resultados.   de   Madrid.;  206:  481  e  1-­7).  En  mujeres   ósea   con   un   grupo   placebo.  $PHULFDQ -RXUQDO 2EVWHWULFV DQG *\QHFRORJ\ Se   ha   urgido   al   gobierno   chino   a   que   in-­ 2012.  explicó  el  padrastro  de  joven  al   TXHSRQHGHPDQL¿HVWRODH¿-­ periódico   británico   «Daily   Mail   (26-­VI-­2012). cuadrantectomía   o   extirpación   previa   de   una   parte   de  la  mama”.   2012). 10   Estudios   previos   realizados   utilizando   cé-­ lulas   madre   de   la   propia   médula   ósea   de   pacientes   con   isquemia   cardíaca   han   demostrado   VHJXULGDG \ VXJHULGR H¿FD-­ cia.  2012.   Llamaba   desde   Bali.;   1717-­1726.   De   cacia  y  seguridad  de  la  terapia   hecho. demnice   a   miles   de   personas   infectadas   Tras   diez   meses   en   estado   de   coma   por   por  el  VIH  al  transfundírseles  sangre  no  sujeta  a  un   culpa   de   un   accidente   de   moto   en   la   isla   adecuado  control  médico.  y  “aborto  indirecto”.   el   9.  lo   que  nunca  está  permitido.   Ello   podría   estar   indicado   en   grupos   o   personas   de   elevado   riesgo   de   infección.000  y  100.  a   plantando  uno.pulmonar   y   que   estaba   en   el   tercer   mes   de   emba-­ razo.  Al  otro  lado  de  la  línea.  dos  o  tres  embriones.  En  junio  de  2010.    el   En   un   grupo   de   adolescentes   que   se   ha-­ índice  de  niños  nacidos  vivos  fue  muy  similar  im-­ bían  quedado  embarazadas  y  dado  a  luz.;  74.  la  Conferen-­ FLD GH 2ELVSRV &DWyOLFRV GH (VWDGRV 8QLGRV GHMy FODUDPHQWHGH¿QLGDODGLIHUHQFLDHQWUHORTXHHVXQ “aborto  directo”  dirigido  a  terminar  el  embarazo. luaron  124.   en   el   que   Según   recomendación   de   expertos   en   fe-­ VH FRPSDUD   OD H¿FDFLD GH cundación  in  vitro    no  parece  que  implan-­ células   autólogas   de   médula   tar  más  de  un  embrión  sea  lo  indicado.6   (11)  61267-­1).  ac-­ ción  encaminada  a  terminar  con  una  enfermedad  de   la  madre  y  que  indirectamente  puede  terminar  con   la  vida  del  feto.  Cuando  se  eva-­ del  corazón  en  caso  de  fallo  cardíaco  crónico.   De   hecho.  2011).  Las  lágrimas  comenzaron   los   datos   del   primer   ensayo   a  correr  por  su  rostro.   GLULJLGRSRU5RVD3pUH]&DQRGHO+RVSLWDO donde  residía  la  pareja.;   vuelto   a   dar   señales   de   vida   gracias   a   una   simple   344:  e17490). 09   Un  nuevo  fármaco.   Sin   embargo.  Este.000  (BMJ.   Mathew   Taylor   de   31   años.  como  por  ejemplo  puede  ocurrir  en   caso  de  un  cáncer  de  útero.  el  indirecto.  la  voz   (OHTXLSRGH&LUXJtD3OiVWLFD\5HSDUDGRUD de   su   novia   obró   el   milagro.  «Estamos  muy  contentos  de  que  se  vaya   en     el     European   Journal   of   6XUJLFDO2QFRORJ\ .  y  aunque  los  médicos  creen  que  aún  es  pron-­ celular   en   la   reconstrucción   to  para  hablar  de  una  pronta  recuperación.

.  puedes  ver  cómo   derivadas  del  tejido  adiposo  “ofrece  resultados  muy   UHDFFLRQDªGLFHVXPDGUH /D5D]yQ9.GHPXHVWUDQ UHFXSHUDQGRªD¿UPDQHVSHUDQ]DGRVVXVIDPLOLDUHV que  el  implante  de  células  madre  adultas  autólogas   «En  cuanto  oye  la  voz  de  su  novia.

 buenos  y  seguros  en  la  reconstrucción  mamaria  tras   06   11   07   12   08   8 .