10 claves para aprovechar mejor el tiempo

26 de enero de 2012

Alexandra Segura, mentora y profesora de la asignatura de
"Habilidades y Competencias de la persona" de la UFV, ofrece
una serie de claves para administrar nuestro tiempo y que sea
más efectivo en nuestras vidas, a lo largo del curso y sobre todo
en épocas de exámenes

Fuente: Flickr Autor: Edur8

Compartir
22511

La importancia de organizarse y administrar el tiempo es clave para que
lo aprovechemos al máximo y le saquemos el mayor partido. En los
tiempos que vivimos de estrés, de prisas, de tener mil cosas que hacer y
no saber cómo llegar a todo, es fundamental planificarse. Por eso,
desde la Universidad Francisco de Vitoria, Alexandra Segura, una de sus
mentoras y profesora de la asignatura “Habilidades y Competencias de
la Persona”, ofrece diez claves para aprovechar mejor el tiempo.

1. Cuida todas las parcelas de tu vida, no dejes ninguna de
lado.

Cada minuto que dediques a algo. 5. aunque a unas les debas dedicar más tiempo que a otras. No busques excusas para retrasar tareas que igualmente tendrás que realizar. Más vale dedicar 10 minutos con concentración a una tarea que dedicarle 1 hora sin estar verdaderamente centrado en ella. . Evita postergar tareas innecesariamente. incluyendo en ellos el tiempo). La calidad es más importante que la cantidad. que sea verdadero: No malgastes el tiempo. No renuncies: Gestionar bien el tiempo significa dedicarle tiempo a todas las áreas de tu vida.2. 3. 4.Sé eficiente (alcanza los objetivos que te propones) y eficaz (economizando los recursos de los que dispones.

pero los más comunes suelen ser: interrupciones. falta de disciplina. anticípate. pesimismo en la valoración de las propias habilidades o el potencial de trabajo. pero el estrés es un enemigo potente que hace que no se aproveche bien el tiempo. falta de organización. confusión en las prioridades. Planifica y organiza tu tiempo. Acuérdate. planifica en función de cómo eres. Se proactivo: En lugar de reaccionar ante las cosas que te van ocurriendo. Si nunca cumples tus planificaciones. Decide cuánto tiempo quieres dedicarle a qué cada día. no en función de cómo te gustaría ser. urgencias e imprevistos. postergación de tareas. Evita los “Ladrones del tiempo”: Cada uno puede identificar sus propios ladrones del tiempo. Se puede trabajar con intensidad sin necesidad de estar estresado. planifica y se proactivo. pregúntate ¿por qué? 8.6. Evita el estrés. 9. falta de planificación. Puede que te guste trabajar bajo presión. . entorno desordenado. dispersión. Adelántate. 7. precipitación en la toma de decisiones. escasa delegación de tareas.

10. sintiendo que no hemos descansado correctamente para poder rendir al máximo en los momentos en los que estudiamos. Saber administrar nuestro tiempo correctamente nos hace mucho más eficaces para poder mantener un ritmo constante de estudio. Conócete y reflexiona acerca de tus puntos fuertes y tus puntos débiles. . Aprender a administrar nuestro tiempo de estudio. hacer deporte. Si simplemente pensamos el tiempo de estudio nos encontraremos que muchas veces el tiempo libre no lo aprovechamos como deberíamos. leer. cualquier hobby que tengamos que nos sirva para desconectar. No consiste exclusivamente en fijarnos una determinada cantidad de tiempo diaria en la que estudiaremos. Potencia tus cualidades y trabaja para mejorar tus debilidades. Para ello dividiremos el tiempo libre en dos categorías: Actividades improvisadas: Jugar a la consola. Es primordial comprender que tenemos que administrar tanto el tiempo de estudio como el tiempo libre. hay que aprender a organizarlo de tal forma que se equilibre el tiempo invertido junto a la satisfacción obtenida por haber realizado un buen trabajo.

Es interesante contar también las salidas planeadas que tengamos de antemano dentro de este tiempo. Primero debe ser un tiempo realista. un método que utilizamos siempre de forma inconsciente. incluso en el estudio. donde podemos recordar miles de datos sin haber realizado un ejercicio previo mientras material de nuestra carrera o idioma se vuelve insostenible. No sirve de nada que planifiquemos que estudiaremos varias horas a una actividad sencilla y muy pocas a una muy difícil. Es el caso de la organización. En último lugar tendremos en cuenta que esté bien distribuido. complementándolo con otros estudios y el tiempo libre disponible. Para poder planificar correctamente el tiempo de estudio debemos seguir tres premisas. En segundo lugar tiene que ser proporcionado a las necesidades del momento y al tiempo disponible en total. Con el tiempo libre organizado podremos eliminar la ansiedad que sentimos al no estar estudiando ni haciendo nada en especial. Si planificamos un examen con muchos días de antelación podremos invertir un poco menos de tiempo diario. .lo cual no quita que a su vez puede complementarse con otras formas más depuradas que nos permitan afianzar el conocimiento. Sentir que lo tenemos bajo control eliminará completamente esta sensación al estar siguiendo nuestro propio esquema de trabajo. Aquí debemos ser sinceros con nosotros mismos y comprobar cómo funcionamos mejor . Lo fundamental es evitar desmoralizarnos por no estar cumpliendo un tiempo de estudio que no está objetivamente bien organizado. La organización como método de estudio Como técnica de estudio ya hemos visto que el repaso no es el mejor método para plantear nuestra estrategia cara a los exámenes. Más allá su mayor uso es en la vida cotidiana. restándolo al tiempo de inactividad para no perjudicar el de estudio. y otros que trabajan mejor con descansos cada determinados momentos de estudio. Hay gente que es capaz de estudiar varias horas seguidas sin sentir cansancio o estrés.Inactividad: Esos ratos en los que no hacemos expresamente nada planeado y vemos pasar los minutos.

Si sabemos que en dicha tabla hay 4 elementos será muy difícil que confundamos datos de otras tablas. ya que estaremos organizando el material asociándolo entre sí. que a pesar de su nombre es una de las teorías más refutadas en los estudios de memoria: nuestra capacidad de tener datos aislados oscila en esa cantidad. Por eso es tan importante tener nuestros propios apuntes. Si intentamos aprenderlo de esta forma será un dato aislado. y es aquí donde nosotros mismos podemos organizar el material. haciendo nuestros propios bloques mentales. y es porque estas tablas permiten la organización. Si nos fijamos en la mayoría de materias de estudio siempre hay una gran cantidad de tablas a memorizar. Si agrupamos los diferentes datos podremos memorizar mayor cantidad. tendremos claro lo que entra y lo que no en cada parte que repasemos. No solo nos ayudará a estructurar la materia a estudiar.funcionando tanto con material de estudio como con datos de todo tipo. Solo con verlo ya lo habréis pronunciado mentalmente junto. Esto se explica por el mágico número 7 más menos 2. ¿Cómo funcionamos? 267 21 76. Un ejemplo muy sencillo es el de un número de teléfono. Dotamos de estructura a un material que en un principio no la tiene. utilizando números al azar: 2672176. De uno en uno tampoco es buena estrategia ya que multiplicamos los datos a recordar.En la organización la clave es relacionar un determinado elemento con otro. Y una gran ventaja: la organización mejora enormemente la eficacia del repaso. y si hacéis memoria descubriréis que los teléfonos que sabéis la mayoría funcionan del mismo modo. haciendo que sea mucho más fácil recordar ambos con solo ver uno de ellos. Esos 4 elementos definidos fuera de la tabla serían mucho más complicados. ya que como mínimo nos sonará que no pertenecen a esa. lo que hace que sea mucho más fácil de acceder a la memoria. en el que seguramente nos quedemos solo con los primeros números. con definiciones personales y enlazando lo que consideramos importante. Quizás también le interese: rrastrando los errores conceptuales en el estudio .

Es mucho más costoso aparentemente. que nos ayude a recordarlo inmediatamente. lo que hace que sea mucho más complicado de sustituir ya que nos encaja perfectamente. pero la realidad es que cuanta más información se asocie una con otra más fortaleceremos la parte correcta. incluyendo los momentos de estudio. y podemos pensar que el resto nos lo sabemos bien y que solo necesitamos insistir mucho en corregir ese detalle. Pero hay todavía una forma de mejorarlo todavía más con un nivel por encima dentro de las técnicas básicas mnemotécnicas: la elaboración. es decir. autores y nombres de teorías. relacionarlo con algo muy personal. ya que unos conocimientos se unirán a otros permitiéndonos crear el mapa antes mentado. La solución es ampliar la información relacionada con el error que cometemos. aunque intuitivamente nos parezca lo más adecuado. Pasa mucho con fechas. Este es el problema: tenemos tan automatizada la parte errónea como el resto del material.Cuando estudiamos uno de los mayores peligros que corremos es el de mantener los errores que encontramos. si por ejemplo nos confundimos siempre con una fecha concreta en vez de repetir mecánicamente ese año le añadiremos todo lo que hay alrededor de él. como una historia. siendo el error lo que surge de forma natural. teniendo que prestarle una atención mucho más consciente que con el resto de conceptos. Queda dentro de nuestro mapa el error. Para facilitarlo podemos incluso usar la elaboración. es la peor solución posible. Esto quiere decir que centrándonos tanto en él no se encontrará asociado a otras partes del material. Es un sistema que utilizamos también de forma muy cotidiana en nuestro día a día. Un dato concreto que repasemos se situará de forma aislada en nuestro mapa conceptual de lo que hemos estudiado. Seguro que os habrá ocurrido en multitud de ocasiones: repasar una parte en particular del material y al hacerlo mentalmente confundir un dato en todas las ocasiones. es decir. agradeciéndolo en el momento en el que nos examinemos. a elaboración como técnica de estudio Ya hemos aprendido que el repaso no es la mejor técnica de estudio. y repasarlos repitiéndonos continuamente la corrección. pudiendo ser mejorada con la organización. Son muchas las posibilidades que tenemos para evitar utilizar la mera repetición. Suele pasar cuando los conceptos tienen nombres parecidos. o hay una información completamente ajena al estudio (algo tan simple como el nombre de una película mismamente) que se relaciona con él y hace que se mantenga con el tiempo. a pesar de corregirlos en el momento e insistir con su repaso. . pero que puede mejorarse a base de práctica para sacarle todo el provecho posible.

el autor.. de excedernos en el uso de esta técnica ya que una gran cantidad de material relacionado con elementos completamente ajenos a ellos más allá de relaciones personales hará que pierda cohesión interna. los nombres de las naves. Más allá. Quizás también le interese: . canciones o historias personales para crear relaciones entre el material de estudio y creaciones nuestras. La mejor forma de verlo es con un ejemplo. En el caso del amigo Cristobal es obvio pero si habéis estudiado alguna vez técnicas de memorización seguro que sabréis la recomendación de utilizar rimas. Se basan también en la elaboración. los acontecimientos que hicieran que partiera a la aventura. Si tenemos un amigo que se llama Cristobal lo tendremos ya hecho. Con ello le sacaremos el máximo rendimiento posible. solo tenemos que ver cómo funcionan muchos anuncios que enseñan escenas estrambóticas junto a su producto: pura elaboración. donde el absurdo de la relación de un elemento con otro hace que lo recordemos rápidamente. La mejor estrategia es tratar de abarcar el mayor cupo posible de conocimiento dentro de una relación: en el caso del descubrimiento de América hacer que recordar a nuestro amigo Cristobal dé el año del descubrimiento. no obstante. buscando crear el mismo tipo de asociación.. Imaginemos que nuestro objetivo es memorizar que Cristobal Colón fue quien descubrió América. simplemente asociaremos que nuestro amigo fue el que descubrió América. Debemos tener mucho cuidado. facilitando todavía más el recuerdo. A su vez estos elementos ajenos pueden ser muy personales para nosotros.La elaboración como técnica se basa en crear una asociación entre un elemento concreto y otro que no tenga nada que ver con el primero. siendo mucho más fácil de recordarlo ahora que está relacionado con algo totalmente surrealista.