Antropología Teológica II → CUESTIONARIO 1

Referido a nuestro tema, ¿Por qué decimos que el NT está oculto en el
AT y que el AT se manifiesta en el NT?
Debido a que el Nuevo Testamento se redacta a la luz del Antiguo con
continuas referencias al mismo, con una clave hermenéutica de continuación y
plenitud del mismo. Por esta razón leemos el A.T. mirando y apuntando hacia
el N.T., concretamente hacia Jesucristo, plenitud de la revelación Cristiana.
El hilo conductor que mejor puede unir ambos es el concepto alianza
que recorre el A.T. desde el génesis y avanza progresivamente hasta alcanzar
su plenitud en el N.T. con Jesucristo como anteriormente he recogido.
1. Por qué piensas que el Vaticano II (OT 16) pide que toda
disciplina teológica comience por el estudio de los temas
bíblicos?
Porque el uso de la Sagrada Escritura (S.E. en adelante) hasta entonces
se había ido deteriorando desde los Santos Padres, hasta las Quaestiones
Medievales donde la S.E era como «una cantera desde donde extraer
argumentos».
Progresivamente se va intentando corregir dicha tendencia con los
documentos Providentissimus Deus (1983) de León XIII donde abre una
brecha aunque no se decanta claramente por huír del uso de la S.E. como
dicta probantia. Más adelante Benedicto XV da un paso atrás con Spiritus
Paraclitus (1929) volviendo a la misma línea de la S.E. como argumento para
la dogmática y apoloégtica. Finalmente Pio XII con divino Afflante Spiritu
(1943) posiciona el magisterio definitivamente en favor de emplear el método
histórico-crítico, ampliar la traducción oficial de la Biblia más allá de la
Vulgata, etc.
OT en este caso, ratifica oficialmente con un documento de gran rango
autoritativo la visión de la interdisciplinariedad entre Exégesis y Dogmática.
Por ello invita a esa vuelta hacia los temas bíblicos que hasta entonces había
sido abandonado progresivamente.
Hay que leer OT 16 y ir paso por pasos.
16. Las disciplinas teológicas han de enseñarse a la luz de la fe y bajo la guía
del magisterio de la Iglesia, de modo que los alumnos deduzcan
cuidadosamente la doctrina católica de la Divina Revelación; penetren en ella
profundamente, la conviertan en alimento de la propia vida espiritual, y
puedan en su ministerio sacerdotal anunciarla, exponerla y defenderla.
Fórmense con diligencia especial los alumnos en el estudio de la Sagrada
Escritura, que debe ser como el alma de toda la teología; una vez antepuesta
una introducción conveniente, iníciense con cuidado en el método de la

Antropología Teológica II → CUESTIONARIO 1
exégesis, estudien los temas más importantes de la Divina Revelación, y en la
lectura diaria y en la meditación de las Sagradas Escrituras reciban su
estímulo y su alimento.
Ordénese la teología dogmática de forma que, ante todo, se propongan los
temas bíblicos; expóngase luego a los alumnos la contribución que los Padres
de la Iglesia de Oriente y de Occidente han aportado en la fiel transmisión y
comprensión de cada una de las verdades de la Revelación, y la historia
posterior del dogma, considerada incluso en relación con la historia general
de la Iglesia; aprendan luego los alumnos a ilustrar los misterios de la
salvación, cuanto más puedan, y comprenderlos más profundamente y
observar sus mutuas relaciones por medio de la especulación, siguiendo las
enseñanzas de Santo Tomás; aprendan también a reconocerlos presentes y
operantes en las acciones litúrgicas y en toda la vida de la Iglesia; a buscar la
solución de los problemas humanos bajo la luz de la Revelación; a aplicar las
verdades eternas a la variable condición de las cosas humanas, y a
comunicarlas en modo apropiado a los hombres de su tiempo.
Renuévense igualmente las demás disciplinas teológicas por un contacto más
vivo con el misterio de Cristo y la historia de la salvación. Aplíquese un
cuidado especial en perfeccionar la teología moral, cuya exposición científica,
más nutrida de la doctrina de la Sagrada Escritura, explique la grandeza de la
vocación de los fieles en Cristo, y la obligación que tienen de producir su fruto
para la vida del mundo en la caridad. De igual manera, en la exposición del
derecho canónico y en la enseñanza de la historia eclesiástica, atiéndase al
misterio de la Iglesia, según la Constitución dogmática De Ecclesia,
promulgada por este Sagrado Concilio. La sagrada Liturgia, que ha de
considerarse como la fuente primera y necesaria del espíritu verdaderamente
cristiano, enséñese según el espíritu de los artículos 15 y 16 de la
Constitución sobre la sagrada liturgia.
Teniendo bien en cuenta las condiciones de cada región, condúzcase a los
alumnos a un conocimiento completo de las Iglesias y Comunidades eclesiales
separadas de la Sede Apostólica Romana, para que puedan contribuir a la
restauración de la unidad entre todos los cristianos que ha de procurarse
según las normas de este Sagrado Concilio.
Introdúzcase también a los alumnos en el conocimiento de las otras religiones
más extendidas en cada región, para que puedan conocer mejor lo que por
disposición de Dios, tienen de bueno y de verdadero para que aprendan a
refutar los errores y puedan comunicar la luz plena de la verdad a los que
carecen de ella.

Antropología Teológica II → CUESTIONARIO 1
2. ¿Qué diferencia hay entre la presentación del tema bíblico y el
uso de la Escritura como dicta probantia? [Puede ayudarte el
artículo de Rivas (2004) que encontrarás en la swad]
Tema bíblico implica acercarse al texto desde una «precomprensión
teológica»: acudiendo al texto en sí, escrito por el autor en su lengua original,
intentando profundizar en su contexto. (1.Hermenéutica Racional) Procurar su
comprensión a través de la (2)tradición posterior en la Iglesia y la (3)Analogía
de la fe.
Por otro lado, dicta probanda es el uso que se le ha dado principalmente
por la Escolástica a la Escritura. Todas aquellas Quaestiones donde la S.E. es
únicamente un elemento que se extrae, descontextualizado, de manera
literalista, para apoyar un argumento mío presente. Hago decir a la escritura
lo que yo quiero, y le dejo que me hable.
3. ¿Cuáles son las características de la elección de Dios en el AT?
¿cómo se relacionan con lo que en el NT llamamos Gracia?
Las características de la alianza de Dios en el A.T. (berit) son: 1)
Gratuidad → igual que la Gracia; 2) ministerialidad = Universalidad. Que la
gracia se derrame sobre algunos no implica que se derrame sólo sobre
algunos.; 3) Inalterabilidad =
En el NT esta gracia se centra en la gratuidad del Don divino pero
adquiere una clave nueva, ya no es algo sino alguien, Jesucristo. La alianza es
Jesucristo que canaliza toda la Gracia. Nos la envía a partir del Espíritu Santo.
El Hombre no tiene más que acogerla, no hay un contrato bilateral, o una
imposición de Dios.
4. ¿Cuáles son los distintos sentidos de alianza (Berit) en el AT?
Cómo debemos interpretar esa variabilidad en relación con la
doctrina de la gracia?
Berit adquiere tres sentidos, 1) Autodeterminación (compromiso
unilateral de Dios con aceptación), 2) Intimación (compromiso unilateral de
Dios sin aceptación); 3) Compromiso recíproco (acuerdo bilateral).
Ahora según la doctrina de la gracia, TODOS hemos sido justificados en
Jesucristo. Por lo tanto la ley y las obras no salvan, lo que salva es la Fe.
Somos justificados por la fe, por la adhesión personal del cristiano a
Jesucristo. Implica una adhesión incondicional.
5. ¿Qué atributos divinos están vinculados a la teología de la gracia?
¿En qué sentido?

Antropología Teológica II → CUESTIONARIO 1
6. ¿Cómo cambia el sentido de la Justicia de Dios al interpretarlo en
el contexto de la alianza?

7. Si el hombre sabe que ha sido infiel a la alianza y que el castigo
previsto para esa infidelidad es la muerte ¿de dónde procede su
confianza en Dios en el AT?

8. ¿Cuáles son los rasgos propios del hombre ante Dios en el AT?
¿Cómo se relacionan con lo que después denominaremos Gracia?
Adán cuando peca (se esconde) Salmo 50 no se justifica, sino que se acusa a
sí mismo. Lo hace porque percibe que Dios es justo. Amor y misericordia de
Dios es más grande que la justicia.