You are on page 1of 7

PUBLICACIÓN TRIMESTRAL

OCTUBRE- DICIEMBRE DEL 2007
ANÁLISIS SOBRE LA POLITICA
VS LA ONTOLOGÍA.

Por Daniel Marmolejo
Miembro fundador del Movimiento Ciudadano Metropolitano A.P.N.

Comité Ejecutivo Nacional

La política en México está partida y también empobrecida ideológicamente por
los políticos. Durante las últimas décadas en el enfoque estrictamente
ontológico la clase política es señalada como responsable del deterioro de la
República, de la RESPÚBLICA que terminó por ser RE-PÚBLICA. El desprecio
social hacia los políticos es una muestra de esa realidad, peor aún, los políticos
a través de la partidocracia y la representación popular que muchos ostentan
llevaron a su mínima expresión a quien debe ser el factor transformador de la
sociedad compleja, es decir, no hay mayor empobrecimiento de la
ciudadanización que con la actual asamblea legislativa.
Ellos, los diputados y senadores, han acotado las vías de la participación
ciudadana, la política entonces, la que se practica en México, es el medio para
preservar en funciones de representación a grupos selectos, clubes o centros
de preservación de especies depredadoras.

La narcopolítica se establece como parte de la teología sin Dios. El control de
las aduanas del País, el control de los mandos policiales por las vías de la
negociación o la violencia y la recepción de beneficios por parte de los grupos
políticos, desencadenan en la promoción del aniquilamiento en las esperanzas
de vida de los ciudadanos quienes tienen mayor acceso a diferentes tipos de
drogas. El mercado es redondo e internacional y se va alternando como ocurre
en el mercado bursátil, algunos a la alta y otros a la baja, pero coexistiendo
siempre que no se toque un pelo a sus intereses; cuando esto ocurre, cuando
se vulneran privilegios, cuando se ponen al descubierto, surgen prácticas
caibiles de decapitación, tortura, asesinatos extremadamente violentos, y toda
conducta de un nivel de estupidización en el uso ilimitado de la fuerza,
inhumanos.

El modelo de narcopolítica ha sido funcional en Colombia desde años atrás. Se
mantiene una lucha entre los poderes militares y policiacos contra los cárteles
de las drogas, sin embargo el escenario de terror está lleno de confusiones, la
infiltración del crimen organizado en la estructura de la seguridad pública es
evidente, y en cada operativo aparecen policías y militares en el bando
contrario.

La ruptura del Estado de Derecho y la forma en que el poder del narco atenta
contra el Estado es innegable, el tiempo actual es complejo ya que en esta
lucha en donde mueren muchos inocentes hay un aliado importante: el
gobierno de los Estados Unidos. Pero éste gobierno (el de Bush), es el más
cuestionado en el mundo por la intervención injustificada en Irak ante el
fantasma de las armas de destrucción masivas, Afganistán y otros lugares del
mundo.
Un gobierno producto del fraude electoral que no signa el tratado de Kyoto
para la regulación en materia de contaminantes del medio ambiente, ¿será un
aliado en esta lucha?

Es difícil saberlo y más aún creerlo, pero para los administradores del mundo el
know how latinoamericano representa una posibilidad altamente lucrativa. Al
gobierno norteamericano no le interesa más que la privatización de todo y el
correspondiente control y disposición de las utilidades. Uno de sus más
destacados gurús, Milton Friedman promueve la idea de que “Sólo una crisis
real o percibida como tal produce un auténtico cambio”. Razones naturales por
las cuales el gobierno estadounidense ha experimentado con seres humanos
para conseguir la obediencia por métodos de tortura, guerras, incluso utiliza los
desastres naturales para dominar con temores al colectivo, a sociedades
enteras, a la civilización y establecer sobre las sociedades impactadas fuertes
acciones neoliberales.

Entonces doctrinas como la del ”Shock” que se emplea para la cruzada de la
”economía del desastre” expresan la forma más asquerosa de imponer políticas
públicas.

Desde luego que las privatizaciones de las empresas de control estatal están
plenamente justificadas para los políticos pragmáticos ya que argumentan que
el Estado no sirve para administrar y desarrollar la industria nacional, sin
importar qué tan rentable y lucrativa, estratégica o indispensable sea la
industria en cuestión, esas visiones tecnócratas no sólo están en la derecha
política, sino también en algunos grupos de la izquierda y del centro. La
analogía de esta situación la encontramos en los tiempos de las luchas entre
liberales y conservadores cuando se argumentaba que a México lo debía dirigir
un monarca europeo.

La pasada elección presidencial del 2006 fue una suerte de ruleta en la que
igual participó el Presidente Fox, el ex presidente Carlos Salinas, Carlos Slim,
Camel Nacif, grupos empresariales (BIMBO, JUMEX, PEPSICO, ALSEA, Consejo
Coordinador Empresarial, Televisa, TV Azteca), el temible narcotraficante
Joaquín “El Chapo” Guzmán, el ex presidente de España José María Aznar,
algunos sectores de la Iglesia Católica, y muchos otros indeterminados quienes
apostaron a la ruleta y pusieron sus fichas. El árbitro de la contienda era un
burócrata controlado por Elba Esther Gordillo (la lidereza sindical más fuerte de
Iberoamérica). La idea era clara, no cambiar nada que les quitara o redujera
privilegios a quienes fueron favorecidos por el gobierno de Fox, y de la lista
anterior todos fueron beneficiados.

Durante el sexenio de Vicente Fox continuó el desmantelamiento del estado
benefactor. Ya Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo no invirtieron 1 peso en
exploración y petroquímica. México es el único país exportador de petróleo que
no se ha modernizado, que no ha creado refinerías, es el único que teniendo la
materia prima paga enormes cifras a empresas norteamericanas para el
proceso de refinación, esto es redículo. De cada peso que obtiene el Gobierno
Federal 40 centavos provienen del petróleo.

En la década de los ochentas, cuando nos dijeron los del PRI que eramos ricos,
José Andrés de Oteyza (Secretario de Patrimonio y Fomento Industrial) dijo
también que un día el precio del petróleo llegaría a los 50 dólares por barril,
durante el Foxismo se alcanzaron cifras extraordinarias por concepto de
excedentes dado el boom en el precio del petróleo el cual ha llegado a los 100
dólares por barril de crudo. Entre los años 2006 y 2007 se obtuvieron 22 mil
millones de dólares por excedentes petroleros.

Ahora su majestad el pragmatismo infame persuade a la población mexicana de
que es necesario tener recursos para la exploración y la refinación, que estos
recursos son extranjeros y que nosotros no tenemos capacidad para invertir,
entonces, ¿dónde están esos 22 mil millones de dólares obtenidos en un año de
beneficios?
Nuestras reservas explotadas actualmente se encuentran a una superficie de
400 metros. En Septiembre del 2006 la revista Bussines Week reveló que las
empresas Chevron, Devon Energy Y Staoil localizaron un descomunal
yacimiento que permitirá a México una fortaleza en materia de energía para los
próximos 60 años. Entonces, ¿necesitamos inversión privatizadora en el sector?
Argentina tras la privatización que promovió Menem se quedó sin recursos
públicos, no tenía dinero, se lo acabó y a la llegada de De la Rúa tuvo que
financiarse con el dinero de la gente, el del “corralito”.

Ellos, los del gobierno de México, señalan que Cuba ha permitido incluso la
inversión extranjera, vaya ejemplo, Cuba no es exportador de petróleo,
nosotros sí, entonces no debemos aceptar esas comparaciones.

No son aceptables en términos de política de Estado las decisiones tomadas
para desechar empresas públicas. La más reciente privatización de Aeroméxico
fue señalada de esta manera por el periodista Miguel Ángel Granados Chapa en
su columna Plaza Pública del periódico Reforma:

“Barraza: De la tierra al cielo

Sin antecedentes en la industria aérea, José Luis Barraza ha quedado a la
cabeza de Aeroméxico y de un grupo de empresarios. En la trayectoria del ex
dirigente del CCE (consejo Coordinador Empresarial) destaca el papel de esta
última organización en las elecciones presidenciales del año pasado en contra
de López Obrador.

Forman la lista de adquirientes de Aeroméxico, además de Banamex, dos
accionistas en gran escala del Grupo Modelo: María Asunción Aramburuzabala y
Valentín Diez Morodo; Fernando Canales Clariond, ex gobernador de Nuevo
León y dos veces secretario de Estado, con liquidez tras haberse deshecho de
IMMSA; Henry Bremond Pellat, de Liverpool; Juan Francisco Beckmann Vidal,
de Cuervo; Ricardo Martín Bringas, de Soriana; Eugenio Garza Herrera, de
Xignux; Antonio Cosío Pando, de Las Brisas; Agustín Franco Macías, de Grupo
Infra; Tomás Milmo, de Axtel; Eduardo Tricio Haro, de Lala; Francisco Medina
Chávez, de Fame, y Maximino Salazar Nava, de Desarrollo Ganadero.”.

Si México tenía recursos excedentes ¿para qué vender a precio de un avión
toda una aerolínea? ¿tan grande era la deuda de Calderón con los grupos y
personajes antes citados?
De acuerdo con analistas expertos, nada cambiará durante estos años que
pudiera mejorar las condiciones de vida de los más necesitados, en tanto que el
esquema de privilegios para los más ricos continuará. Plutocracia.

La revisión con un enfoque ontológico de la política desmiente su función social,
en tanto que se sirve principalmente de la ciudadanía. Las Reformas del Estado
vienen a formar parte de la cultura del parche a la Constitución de la República
de 1917, nada novedosos, algunas acotaciones, principalmente a los
ciudadanos. Ya van más de 400 parches a la Constitución desde el sexenio de
Salinas, no hay forma de que un modelo así pueda servir a algún otro país del
mundo.

El tripartidismo de Estado es el engendro de un modelo invariable de
pretensiones hegemónicas con un importante usufructo. ¿Cuánto puede durar
el modelo utilitarista de la partidocracia?