You are on page 1of 2

Desarrollo nacional

Capacidad de una nación para ofrecerles a sus habitantes una vida próspera y
tranquila
Por desarrollo se refiere expandir, darle extensión a aquello que se encuentra
arrollado o comprimido y acrecentarlo, maximizar aquello que es susceptible de
crecer. Los seres vivos, las ideas, las culturas, los espacios, los países, entre
otros, son plausibles de desarrollo.
En tanto, el Desarrollo Nacional resulta ser la capacidad que ostenta un país,
una comunidad, para mejorar el bienestar social de su pueblo, por ejemplo y
entre otras cuestiones, ofreciéndoles excelente condiciones laborales,
oportunidades de empleo concretas, acceso a la educación, a una vivienda
digna, a la salud y la distribución equitativa de la riqueza nacional, a todos sus
habitantes, sin excepciones ni condiciones.
Tal estado de cosas solamente será posible mediante la implementación de un
conjunto de políticas que facilitarán el crecimiento económico de manera
equilibrada y equitativa para cada uno de los componentes. Y otra cuestión
insoslayable en el desarrollo es que la cultura y la tradición que ostente la
comunidad deberán ser absolutamente respetadas.
Está instalado que un país desarrollado será aquel que ha alcanzado un nivel
de crecimiento en casi todos sus ámbitos, político, social, cultural y económico,
consiguiendo por un lado, la satisfacción de las necesidades internas y
proporcionando un amplio bienestar a los miembros que componen la
comunidad.
La relevancia de la economía
Ahora bien, debemos hacer una mención especial de la economía, motor del
desarrollo, y sin la cual funcionando de manera satisfactoria, según muchos, es
imposible que esa nación y sus integrantes puedan gozar de una buena calidad
de
vida.
Para que la calidad de vida sea un hecho es indispensable que la economía
produzca y produzca bienes y servicios, para que nadie se quede sin acceso a
ellos.
Frente a esta realidad existen dos posturas diferenciadas. Por un lado quienes
proponen la economía de mercado para así asegurar la libertad en materia de
actividades comerciales. Este tipo de propuesta económica se ocupa de
identificar las necesidades y ahí crea el negocio para satisfacerla.
Pero por otra parte nos encontramos con aquellos que suponen que el éxito en
este sentido se da con la presencia del estado, garantizando la correcta
distribución de la riqueza y de recursos para que nadie quede al margen. Los
detractores de esta propuesta sostienen que el intervencionismo siempre
termina perjudicando el desarrollo de cualquier economía. También una libertad

irrestricta puede ser problemática, entonces, lo ideal es siempre encontrar una
mezcla, un punto medio en el que se pueda combinar la producción libre
asegurando que a nadie le falte nada.
La influencia de contar con una buena política y calidad institucional
Hacer buena política también es fundamental en el desarrollo de cualquier
comunidad como lo es también disponer de instituciones fuertes y confiables,
manejadas por gente proba, que se ocupen de mejorar la calidad de vida de
todos y no de unos pocos solamente, o de enriquecerse en el ejercicio del
poder y olvidándose de lo más importante que es que fueron elegidos para
gobernar para el pueblo, hecho que implica invertir todo el esfuerzo y las ideas
para conseguir un país pujante y pleno de trabajo.
Un estado que se enfoca hacia el desarrollo nacional tiene en claro que las
necesidades de la población se satisfacen únicamente a través del uso racional
y sostenible de los recursos que tiene a su disposición, en tanto, este uso debe
estar basado en una tecnología que por sobre todas las cosas respete los
aspectos culturales y los derechos humanos.
Lamentablemente a veces esto no se cumple por la codicia y la negligencia de
algunas autoridades, pero el éxito está en las manos del pueblo que tiene la
posibilidad de castigar con su voto a quien no ha cumplido en el objetivo del
desarrollo nacional en pleno y para todos.
El derecho al desarrollo es una cuestión que se encuentra reconocida
internacionalmente como un derecho que ostentan todos los pueblos que
conforman el planeta tierra y también como una manifestación de su
autodeterminación para poder seguir creciendo y mejorando a través de sus
propios recursos y de la solidaridad internacional.