You are on page 1of 1

Huilliches

Los Huilliches o "gente del sur", fueron
llamados también veliches. Hablaban
mapudungun y se localizaron al sur de los
araucanos, entre el río Toltén y el canal
del Chacao. Según estimaciones, el
número de habitantes podría calcularse
en 180.000 indígenas hacia 1535.
El denso bosque que se desarrollaba en
el área de ocupación de esta etnia,
dificultó la actividad hortícola. De allí es
que la mayor concentración de población
se encontraba en las márgenes de los
lagos interiores, de origen glacial, y en las
riberas de la intensa red fluvial regional.
Las condiciones que ofrecía el medio
permitió una mayor dedicación a la pesca.
Con grandes canoas de troncos de
árboles coníferas recorrieron ríos y lagos.
Alcanzaron también un buen desarrollo en la caza y recolección terrestre, uso
de leña y maderas.
Estudios etnográficos, señalan que el trabajo de platería era más desarrollado
en los huilliches que en los araucanos. Se supone también que debieron tener
algún conocimiento de la extracción minera y la metalurgia en pequeña escala,
para elaborar algunos adornos de metal "zarcillos de cobre", en las orejas de
las mujeres. A la llegada de los españoles adoptaron la idea de collares y otros
adornos de plata, a modo de pequeñas piezas entrelazadas; que después se
convierten en "típicos" del mundo mapudungun.
Al igual que todos los araucanos desarrollaron una religión basada en dioses
tutelares, es decir en buscar la ayuda en los espíritus de los antepasados. La
música era una manera de conectarse con ese mundo extraterrenal, haciendo
sonar las 3 notas musicales de la trut ruca, y del kultrum.