El legado de Laclau para el estudio de las identidades políticas

Sebastián Barros (IESyPPat/UNPSJB-CONICET)

Mi participación inicial en este evento de homenaje a Ernesto se titulaba “Laclau y
América Latina”, haciendo eco de un texto muy recomendable y del cual pretendía
rescatar hoy algunas cuestiones para poder pensar su trabajo y lo que yo consideraba
su legado. Ese libro se llama Marx y América Latina de José Aricó, un intelectual
argentino exiliado en México durante la última dictadura militar, traductor de
Gramsci al español, editor de Pasado y presente en México y más tarde profesor en
la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Creo que este
texto es importante porque señala algunos problemas que ha tenido el marxismo en
particular, y la izquierda en general, para dar cuenta de algunas experiencias políticas
latinoamericanas. Una de esas experiencias ha sido el populismo; tema al cual, como
ya bien sabemos, Laclau dedicó buena parte de su vida intelectual. La razón entonces
para referir a ese libro era que pretendo centrarme en este homenaje en dos legados,
entre otros posibles, que nos deja el trabajo de Laclau. Uno es el legado
posfundacional que se sostiene en una forma de hacer ciencias sociales que va por
fuera de cualquier esencialismo y necesidad histórica. El otro, es la relevancia de los
argumentos teóricos de Laclau para el análisis político de las identidades.

El soslayamiento prejuicioso del pueblo

Puede afirmarse que el libro de Aricó comprende una pregunta básica, literal si se quiere:
¿por qué el marxismo se ha desencontrado con América Latina? Su respuesta es
clara, la razón reside en los textos mismos de Marx y, si se pretende rescatar algunos
principios de esta tradición debe hacerse una lectura “a contrapelo” de la misma.

¿Por qué Marx se equivocó tanto al despreciar la experiencia histórica latinoamericana.. Irlanda. podemos plantear que la pregunta que recorre el libro es sobre cómo se puede concebir la constitución de un sujeto popular en la región. irracionalidad. especialmente al pensar la región y su gente como un pueblo marcado por la incapacidad de desarrollar una vida nacional autónoma? Lo que argumenta Aricó es que la causa del error no fue un supuesto etnocentrismo. etc. falta de voluntad. La lectura de Aricó hace hincapié en el “soslayamiento prejuicioso” 1 que impidió a Marx reconocer en su especificidad la política latinoamericana. más allá de la probable existencia de otros. (1988: 141) En este punto. etc. dejando de lado los prejuicios a los que inducen ciertas maneras de pensar los procesos sociopolíticos como dirigidos por algún tipo de legalidad histórica. ya que de hecho por esos momentos Marx está escribiendo sobre países que no eran centrales al capitalismo. incapacidad para el esfuerzo de largo aliento. Marx los descartó de plano y consideró a estos pueblos “como conglomerados humanos carentes de potencialidad propia”. lo que demostraría su interés por naciones periféricas al capitalismo central. (Aricó. Al rehusar “conceder espesor histórico” a las configuraciones singulares que adoptó la constitución del Estado nacional en dicho subcontinente. 1983: 73) En lugar de tratar de entender la singularidad de los procesos políticos latinoamericanos. una nueva perspectiva 'desde abajo' de los procesos históricos”. Resumiendo su argumento. Lo que me interesa remarcar aquí es que frente a esta teleología. como Turquía. y siendo consciente de realizar una lectura particular del mismo. En el recorrido del libro Aricó identificó una serie de problemas que atraviesan buena parte del periplo de las ciencias sociales y las humanidades de América Latina. Todos elementos que definían una inestabilidad política endémica producto de una 1 Sigo aquí los argumentos presentados en Barros (2013). absurdo e irracional”. . Aricó propuso “introducir un nuevo punto de partida. (Aricó. 1983: 73) Su descripción de Bolívar mostraba un liderazgo autoritario. les atribuyó un carácter “arbitrario. es que me interesaría vincular el trabajo de Ernesto Laclau en torno a una forma de pensar la sociedad desligada de todo esencialismo y necesariedad.

por el contrario. en relación a “los fenómenos de populismo que caracterizan la historia de nuestros países en el siglo XX”. a la imagen de un pueblo que no cabe en el despliegue de una legalidad histórica que es descrita como racional. Es decir. 1983: 82) Las razones de la incomprensión de la singularidad latinoamericana. dice Aricó. dos son las conclusiones que se pueden desprender de la lectura que hace Aricó sobre la construcción de una subjetividad popular en América Latina. 1988: 140-141) En resumidas cuentas. según Aricó. una mirada micrológica y fragmentaria de la constitución de un sujeto popular. un sujeto de la soberanía. Esto suponía romper con los presupuestos abstractos y formales que implicaba el despliegue de una legalidad histórica y “abrirse a una perspectiva micrológica y fragmentaria”. El posmarxismo y los baremos marxianos . En primer lugar. la certeza de que esta perspectiva debe asumir que los procesos de constitución y fragmentación del pueblo no siguen la linealidad lógica que supone el despliegue de una legalidad histórica. que “obnubiló la mirada” del pensamiento occidental. Es por eso que Aricó se propuso la búsqueda de la perspectiva política desde la cual Marx analiza distintos procesos históricos. la descripción marxiana nos remitía. concluye con la relevancia teórica y política de sostener una perspectiva desde abajo de los procesos históricos. Segundo. Y la obnubiló especialmente. que funciona más bien como un suplemento que resiste su integración a esquemas racionales. sin tomar como dado ningún esquema teórico pre-definido.población naturalmente no preparada para el autogobierno. (Aricó. Un pueblo que no logra constituirse como un sujeto genérico a partir de la toma de conciencia de su papel en la historia y. sino que son procesos políticos contingentes. no eran sino prejuicios políticos. (Aricó. es forzadamente constituido desde arriba por un Estado arbitrario cuyo desprecio encarna la figura de Bolívar. Un pueblo.

un baremo es “un cuadro gradual general establecido convencionalmente para evaluar los méritos personales. o los daños derivados de accidentes o enfermedades”. etc. una de las cuestiones que señala Aricó es que la lectura de Marx sobre Bolívar ha funcionado para la tradición de la izquierda como un baremo de la realidad latinoamericana y de sus experiencias nacionales. como esos baremos generalmente tienen un carácter evolutivo también operan en otro sentido. Es decir. méritos y deméritos. la solvencia de empresas. el objeto “populismo en América Latina” es identificado como problema específico a partir de su contrastación con la evolución de las experiencias históricas europeas de incorporación de las clases trabajadoras a la política a través de partidos laboristas. Por otra parte. un baremo es una construcción teórica o una reconstrucción de un proceso histórico que funciona como un cuadro de desenvolvimiento general con el cual se contrasta el objeto de investigación. Este abandono del argumento de raíz marxiana no . es cómo esa lectura funcionó como un baremo evaluatorio de la realidad latinoamericana Según la Real Academia Española. mientras defiende la contingencia y enfatiza el posfundacionalismo. O el objeto “identidad popular” se analiza en contraste con la reconstrucción teórica del marxismo sobre la conciencia y el interés de clase. Esa contrastación también opera como parámetro para evaluar “méritos” y “deméritos” y los “daños” y “beneficios” derivados de ellos.. pero disputa la centralidad de la necesariedad y el determinismo histórico. En la forma que lo utilizamos aquí. por ejemplo. Su utilización permite insertar los objetos de estudio en un desarrollo evolutivo-teleológico que es muy tranquilizador al domesticar aquellas singularidades a las que no se logra encontrar un lugar en esos trayectos evolutivos. dependencias o independencias. ¿Qué sucede en la teoría de la hegemonía? El posmarxismo abandona ese aspecto de la raíz marxiana. Mantiene una raíz marxista. lo que está mostrando Aricó en relación a la lectura que hace Marx de América Latina.En definitiva. etc. una escala que culminaba destacando ventajas y desventajas relativas. El marxismo operó como una escala que permitía evaluar el desempeño racional de las circunstancias históricas y describir la fatalidad latinoamericana. Así.

implica cambios en el nivel epistemológico de la forma en que nos enfrentamos a un objeto de estudio. es en el abandono de esos baremos. 2014) . Y de nuevo.” Por ejemplo. hacen a una evolución dentro de la historia.sólo lleva a delimitar ciertas premisas ontológicas anti-esencialistas. porque los baremos son esquemas evolutivos. y eso es lo que quisiera enfatizar hoy. creo que un punto central que debemos destacar y en el que me interesaría hacer hincapié en este homenaje a Laclau. y como bien explican Laclau y Mouffe (1987: 11). o que se contentan con ubicarla en algún tipo de secuencia histórica. nos permiten ver esas experiencias de manera distinta. esto implica abandonar esos baremos que en definitiva lo que buscan es concluir tajantemente sobre lo buena o mala que fue o que es una experiencia. o en un encadenado de series. (Barros. Por lo tanto. porque la aplicación de la teoría es la que nos lleva a no poder resistir esa tentación de utilizar escalas que nos permitan evaluar ciertos “daños” o “errores lógicos”. ¿Por qué no funcionan como baremo? Primero. en una evolución. sino que también. ya sea inmersa en una lógica universal. uno de los baremos que opera en las ciencias sociales se desprende de los trabajos de Marshall y cómo ha sido pensada la evolución de la ciudadanía hasta llegar a esa ciudadanía social que coronaría el proceso iniciado por la ciudadanía civil y la política. para ponerlo en los términos en los que trato de conceptualizarlo. Por el contrario. en el abandono de pensar que la teoría se aplica a una determinada realidad. o la manera en que se ha plantado la relación entre ciudadanía y agencia. es la idea de transición a la democracia en América Latina a partir de mediados de los ochenta. La teoría de la hegemonía y el análisis político del discurso nos brindan la posibilidad de esa apertura. Otro ejemplo. “la lógica de la hegemonía se presentó desde el comienzo como una operación suplementaria y contingente. requerida por los desajustes coyunturales respecto a un paradigma evolutivo cuya validez esencial o «morfológica» no era en ningún momento cuestionada.

la teoría de la hegemonía no implica la existencia de baremos porque no tiene un aspecto teleológico. todo análisis político que se precie de serlo tiene que prestar atención a esos momentos de sobredeterminación que sostienen una determinada literalidad. “si bien a cierto nivel. en oposición a una ciencia de la política que se auto-impone como objetivo promover la consolidación de las democracias liberales. de su 2 Esto es problemático y lo hemos tratado en otro lugar. puede verse Barros (2006). cuáles son sus condiciones de posibilidad. la teoría de la hegemonía trata la normatividad de una manera muy particular. 2008: 147) Tampoco se preocupa por definir tajantemente si algo es populista o no -ya que Ernesto dirá que todas las experiencias políticas tendrán algo de populistas. cuál es la relativa estructuralidad que sobredetermina esas experiencias. (Laclau. de su homogeneidad interna. de sus formas expresivas. también es (y a mi entender debe ser) una crítica normativa de muchas cosas que pasan por ser política cuando la política intenta negar o invisibilizar su contingencia y sus operaciones de poder y fuerza. Como bien lo pone Simon Critchley. 2006: 656) Las identidades políticas Hacia el final de su libro.En segundo lugar. ni apunta a un telos en la historia hacia el cual progresivamente nos iríamos acercando. no apunta a la consolidación de algo así como los populismos. de sus vinculaciones con las élites intelectuales o políticas. Por último. Aricó brega por “introducir un nuevo punto de partida. una suerte de análisis foucaultiano valor-neutral del poder. “de sus movimientos de constitución y de fragmentación.” (Critchley. una nueva perspectiva 'desde abajo' de los procesos históricos” que se centre en la investigación de un sujeto popular. . de sus mitos y valores.2 A lo que apunta la teoría de la hegemonía es a estudiar cuáles son las condiciones en que se producen esos fenómenos. la categoría de hegemonía parece una simple descripción de la vida social y política. Por ejemplo. Para él.

A su contenido particular debe sumársele una serie de prácticas y valores que operan como una promesa de plenitud más general en relación a la vida comunitaria. 2008) Por lo tanto. 2010). junto a Chantal Mouffe. son instancias precarias y dinámicas en las que el sujeto se ve envuelto al enfrentarse a diversas situaciones. . (Aricó. La noción de articulación que expresara en Hegemonía y estrategia socialista. 4 Tal el título de un libro muy interesante editado por Laclau en el año 1994 que no ha sido traducido al español. desmenuza con precisión esos “movimientos” que menciona Aricó y establece como principio para cualquier estudio identitario la relacionalidad y. Cada una de esas identificaciones diversas y parciales incluye ciertas prácticas y valores compartidos en los que se materializan. 1987: 156-162) Para la teoría de la hegemonía.grado de supeditación o autonomía”. Es decir que toda identificación supone la existencia de un contenido más general y universalizable que permite que esos diversos contenidos particulares que constituyen los procesos identificatorios se vayan conjugando en las prácticas articulatorias que destacábamos al principio de esta sección. creo que el tratamiento que Laclau ha dado a lo que llamó making of political identities4 entiende a estas identidades como conjuntos de identificaciones 3 Para una detenida y precisa valoración de la actualidad del pensamiento de José Aricó puede verse la introducción de Horacio Crespo a una nueva edición de este texto (Crespo. (Stavrakakis. estructurando la percepción del mundo que tienen los sujetos. En definitiva. externas e independientes de esa subjetividad. 1988: 141) 3 El esfuerzo teórico de Laclau al pensar temas identitarios está precisamente orientado en esta dirección. Hablar de identificación supone un sujeto al que le es imposible adquirir una identidad. Esas situaciones. No existe un sujeto que pueda tener una identidad única. (Laclau y Mouffe. la constitución y el sostenimiento de una subjetividad incluye una diversidad de procesos de identificación y desidentificación parciales y contingentes que incluyen prácticas y valores que operan de formas particulares. hablar sobre estudios identitarios implica prestar atención a la multiplicidad de identificaciones y desidentificaciones que sostienen la subjetividad. por lo tanto. son las que disparan esos procesos (des)identificatorios. la heteronomía de toda identidad.

Si seguimos con el hipotético caso del desempleo. El tercer aspecto que debemos tener en cuenta cuando nos acercamos a una identidad política hace referencia a que la emergencia de nuevas identificaciones nunca se 5 En mi trabajo asocio la politicidad de estos asuntos comunitarios con la distribución de lugares sociales legitimados por la pretendida posesión de ciertas capacidades subjetivas asociadas a la noción de agencia y de personalidad moral. etc. ante la realidad del desempleo una persona puede identificarse como objeto pasivo de una política social a través del cobro de un seguro. La particularidad de esas demandas implicará ciertas identificaciones con algún significado. Por ejemplo. tolerante.parciales. con lo que podemos imaginar que en dicho discurso el empleo se transformará en la condición para una comunidad educada. la demanda particular por conseguir un empleo puede ir asociada a una idea de comunidad plena en la que nadie sufrirá por no poder satisfacer ciertas necesidades. Otro aspecto al que deberíamos prestar atención es la existencia de un contenido más general que potencialmente abarca una “promesa de plenitud” que supera esa particularidad. 2014) . este contenido más general es el que posibilita la articulación de una identificación con otras que compartan algún aspecto de esta promesa de plenitud.que toda identificación supone al momento de emerger como demanda ante una situación dislocada. y diremos que supone la representación de algún grado de heterogeneidad irreductible a otras demandas. El primer aspecto hace referencia al contenido crítico -en tanto respuesta a una crisis.5 Quisiera resaltar entonces en este homenaje cuatro aspectos que se presentan como centrales en la teoría de la hegemonía al momento de estudiar las identidades políticas. Toda crítica particular a una situación dada implica una promesa de plenitud generalizable a toda la vida comunitaria. pacífica. (Barros. Llamaremos a este elemento de toda identificación política “contenido particular”. o bien puede identificarse como “trabajadora desempleada” y sujeto político que reclama un trabajo a través de la movilización política. sostenidas por prácticas articulatorias cuyo contenido está vinculado a la definición de los asuntos comunitarios. Como dije hace un momento.

Podemos centrar nuestra atención en los contenidos particulares de las demandas que estudiemos o podemos hacerlo en las formas de articulación política que posibilitan contenidos más . el cuarto aspecto que permite comprender de manera más precisa los procesos de constitución de identidades políticas es la noción de “otredad”. La novedad de una demanda o identificación nunca es totalmente nueva.produce en un vacío de significación. para hacer referencia a ese contexto que opera a la vez como restricción y como condición de posibilidad de los contenidos que asumen ciertas demandas e identificaciones. Toda identificación acarrea el señalamiento de una exterioridad a la que se opone y de la que se distingue. Llamaremos a esta noción “relativa estructuralidad”. En la teoría de la hegemonía. El análisis político de identidades Al momento del análisis político de identidades surgen dos posibilidades que no son excluyentes pero pueden ser analíticamente diferenciadas. en primera instancia se destacaba la noción de antagonismo como la forma que adquiría la diferencia. Cabe señalar que dicha aparición puede tomar distintas formas. relativa estructuralidad y otredad-. Centrando nuestra atención en estos cuatro aspectos de los procesos identificatorios y su articulación política --contenido particular. por ejemplo. Por último. sino que siempre estará vinculada a la posibilidad de acceder a un contexto en el que exista un lenguaje disponible y con cierta credibilidad. el agonismo de Mouffe o la idea de heterogeneidad en Laclau.podremos dar cuenta de la emergencia y potencial estabilización de una identidad política en tanto conjunto de identificaciones parciales. Esto fue luego mutando hacia otras posibilidades como. La emergencia de una identificación está entonces vinculada a la aparición de nuevas diferencias que se distinguen de otras. promesa de plenitud.

pertenecientes al Estado. al analizar procesos de identificación nos colocaremos en un plano de análisis hegemónico. promoviendo que las mujeres se vieran a sí mismas como madres antes que como militantes por la igualdad. como el caso de la articulación entre maternidad tradicional y lucha por el acceso a la tierra. en este primer registro. depende de la relativa estructuralidad en la que ellas emergen. Santa Cruz. cuando sus significados comienzan a dar sentido a otras prácticas y valores. Es posible que esas prácticas y valores acabaran contaminando. Tendríamos así dos posibles registros analíticos de estos modos de identificación. Es decir que. Esa dispersión alcanza un límite porque habrá una identificación que prevalecerá sobre las otras hegemonizando ese campo de la representación. Tomemos el caso de un grupo de mujeres que ocupó tierras públicas. . por ejemplo. para construir sus viviendas. Esta relativa estructuralidad funciona al 6 Me estoy refiriendo a una protesta en la ciudad de Río Gallegos. en otras palabras.universalizables. El hecho de que prevalezca una u otra identificación. O viceversa. Uno de los significados que se pusieron en juego en estas circunstancias era aquel que demandaba igualdad como premisa para acceder a la tierra. lo cual podría haber llevado a la desactivación de la movilización por el acceso a la tierra. se podría haber dado el caso de una situación en la que predominara en el grupo la aspiración a la maternidad de acuerdo a patrones más tradicionales. Este ejemplo intenta mostrar que la articulación que se va dando entre las diversas identificaciones posibles se basa en un proceso por el cual esas identificaciones se van solapando y contaminando mutuamente de forma bastante dispersa. las prácticas de la vida familiar en términos de igualdad de género. En un primer registro analizaríamos la forma en que esa multiplicidad de procesos identificatorios adquiere un sentido cuando una de esas identificaciones comienza a funcionar como el espacio de representación para las demás. en la Patagonia argentina en el año 2007 y la creación del Barrio Madres a la Lucha.6 Dicho grupo era liderado por mujeres que reclamaban tierras para construir su hogar ante el alza de los precios de las rentas.

mismo tiempo como limitante pero también como posibilitadora de la emergencia de ciertas demandas e incluye también las comúnmente llamadas “condiciones materiales estructurales”. Con el discurrir de los procesos hegemónicos. mientras 7 Esto ha sido argumentado de distintas maneras por la teoría política. se puede prestar atención al tipo de articulación hegemónica que resulta de una práctica articulatoria antes que a la articulación particular en sí misma. a la noción de partición de lo sensible en Rancière. Pero también existe la posibilidad de pensar en un segundo registro. la relativa estructuralidad impone límites en dos sentidos. etc. ocuparán la posición que legítimamente ese espacio les atribuye.. . en el que no se tiene tiempo para la política dado que allí se trabaja. El contexto no opera solamente como un espacio inocuo en el que se desenvuelven estas identificaciones sino que limita estructuralmente las posibilidades identificatorias. sino que nos colocaremos en un plano de análisis de las formas que pueden asumir las prácticas hegemónicas. a la idea de espacio de representación en Laclau. Desde este punto de vista. en la provincia de Chubut en Argentina. Por un lado.7 Más específicamente. no nos interesará tanto describir si la maternidad tradicional prevalece sobre la lucha por el acceso a la tierra. Nos referimos. la emergencia de una identidad tiene en su origen una crítica particular a un espacio social que aparece como dislocado. la relativa estructuralidad también será fundamental para dar más precisión al análisis. a la idea de población en Foucault. Como ya señalamos. Por ejemplo. que si bien asume presupuestos similares presta más atención a los modos posibles de articulación hegemónica antes que a la propia articulación entre contenidos. las respuestas a la dislocación se sedimentan en estructuras que constituyen un nuevo espacio en el que las identificaciones. Por el otro. además de la disponibilidad de lenguajes y gramáticas que habilitarán distintas demandas. nos encontramos con un espacio de representación en el que la parte sur (que es la cuenca petrolera) es el espacio del trabajo. Es decir. demarca cuáles son las condiciones que el sujeto debe cumplir para ocupar legítimamente esos lugares. En este segundo caso. precarias y contingentes. estructura los lugares que esos sujetos ocupan dentro del espacio comunitario. por ejemplo. todas ellas precisiones sobre la forma en que cierta estructuración de la vida comunitaria impone límites a las posibilidades identificatorias de los sujetos inmersos en ella.

El lugar que ocupa cada una de esas identificaciones parciales se trastoca. la preocupación que tuvo Laclau en relación al populismo está vinculada a lo que sucede cuando alguna de esas identificaciones sale de ese lugar legítimo dentro de la vida comunitaria.8 En esos casos. un comunario “bloqueador” en septiembre de 2000 en Bolivia decía lo siguiente: ¿qué somos nosotros. Ahora bien. . Como consecuencia. el punto de la discusión sobre las identificaciones populares y el populismo como forma de articulación es precisamente este: la emergencia de identificaciones que imprecan.. de la creación de un pueblo. a pesar de ser la región que más riqueza produce y que más votantes tiene. tenemos derecho a la política o el gobierno q’ara nomás puede hablar de eso. Existen momentos en los que esa dislocación es más profunda y eso afecta las formas de representación que emergen como consecuencia. Tenemos nuestro pensamiento eso es delito. La noción de heterogeneidad en el trabajo de Laclau es la que intenta dar cuenta de la lógica que se juega en estos momentos en los que una demanda nueva emerge en un espacio de representación. reivindicando supuestos igualitarios al mismo tiempo que se presentan como víctimas particulares de un daño. la estabilidad hegemónica de un espacio de representación se disloca. Nos dicen que es cosa política. La región sur históricamente ha estado sub-representada a nivel de los elencos políticos. 23 de septiembre de 2000. para que nos maten así estos q’aras del gobierno? Aquí la pobreza es grande pero cuando planteamos nuestras reivindicaciones. se pone en cuestión.. acaso somos animales. acaso no tenemos derechos. Citado en Rea Campos (2006: 83). acaso no somos personas. Por ejemplo. sobre todo en sus últimas intervenciones públicas y con La razón populista. nos tratan de subversivos. claro que sí. Es allí donde el encuentra el punto que caracterizará al populismo como forma de articulación y que originará la emergencia de un sujeto popular. Lo que pasa es que el gobierno no conoce la realidad. es decir. (Barros 2014) Cuando pasamos a la experiencia que ha tenido el devenir teórico-político de Laclau.que la zona norte (donde está la capital provincial) es el lugar de la política. hubo una coincidencia muy interesante entre la publicación del libro en 2005 y el 8 La Razón.

con baremos conceptuales y teóricos. ya no podrán ser encajadas en esos moldes cómodos que son los baremos. me parece a mí. En muchas ocasiones esa discusión se pierde en el fragor de la lucha política. José (1988) Marx y América Latina.comienzo de la estabilización de ciertas experiencias políticas especialmente en América del Sur. ni las experiencias populistas de Sudamérica de los últimos años son un efecto del libro. Catálogos Editora. 66. Entonces la teoría de la hegemonía tiene una gran ventaja (como vemos en relación a la lectura que hace Aricó de cómo Marx se acerca a la experiencia de Bolívar). Respecto de la aparición del libro y la coincidencia temporal con estas experiencias particulares. lo que le permite dar cuenta de las experiencias latinoamericanas con mayor grado de precisión. Creo que lo que ha sucedido con esas experiencias populistas en América Latina ha sido precisamente lo que discutíamos al principio de este texto: esas experiencias recientes de emergencia y articulación de sujetos populares han sido y son contrastadas constantemente con baremos normativos. que puso en el tapete de la discusión no sólo teórica sino también política su trabajo. con baremos epistemológicos. Me parece más bien que la asociación que se ha generado entre ambas cuestiones es consecuencia de lecturas poco atentas de una teoría que hace lugar a tipos de experiencias políticas que de otro modo serían descriptas como meras patologías de América Latina. permite entender mejor los sentidos de experiencias que. José (1983) “Marx y América Latina”. Debemos tener en cuenta que estos baremos también actúan en el momento de la experiencia de lucha política. que queda plasmada en la forma en que se sale de esos baremos y de una sistematización normativa de la teoría. Nueva Sociedad. mayo-junio. Buenos Aires. más allá de los problemas que puedan tener y de lo mucho o poco que estemos de acuerdo con ellas. desviaciones de los patrones normales de civilización. núm. Aricó. que tienen un cariz democrático-procedimental liberal con el cual Laclau discutía. . La razón populista no es fruto de ellas. a pesar de lo cual creo que deberíamos prestarle especial atención. La razón populista. Bibliografía Aricó.

Barros. Buenos Aires. Yannis (2008) Lacan y lo politico. en Aricó. Chantal (1987) Hegemonía y estrategia socialista. POSTData. FLACSO Argentina. Ernesto (2006) “Why constructing a people is the main task of radical politics”. núm. 32. Fondo de Cultura Económica. Aproximaciones críticas a su obra. Sebastián (2010) “Identidades populares y relación pedagógica. Lo popular en los análisis del populismo latinoamericano”. Buenos Aires. FLACSO-México. Simon (2008) “¿Hay un déficit normativo en la teoría de la hegemonía?”.Barros. Laclau. Confines de Relaciones Internacionales y Ciencia Política. Verso. Actuel Marx. Buenos Aires. Carmen Rosa (2006) “¡Porque no quiero que mi hija sea tu sirvienta…! Movimientos indios y conflictividad social en Bolivia. Critical Inquiry. Stavrakakis. 2. Año 19. Siglo XXI. Marx y América Latina. Buenos Aires. Note sur les populismes latino-américains”. Sebastián (2006) “Inclusión radical y conflicto en la constitución del pueblo populista”. noviembre. Horacio (2010) “El marxismo latinoamericano de Aricó. Crespo. Propuesta Educativa. Buenos Aires. Madrid. Laclau. Simon y Marchart. University of Chicago. en Critchley. 3. Octubre/Marzo. Laclau. Rea Campos. . tesis de la Maestría en Ciencias Sociales. verano. Barros. octubre. 2010. La búsqueda de la autonomía de lo político en la falla de Marx”. Sebastián (2013) “Le préjugé politique et le peuple. Critchley. en los albores del siglo XXI”. Sebastián (2014) “Momentums. Oliver. núm. Laclau. núm. Instituto Tecnológico de Monterrey. Presses Universitaires de France. Prometeo-UNLP. Ernesto (2005) La razón populista. Ernesto (ed. 54. Ernesto y Mouffe. Año 19. enero. Fondo de Cultura Económica. Hacia una radicalización de la democracia. núm.) (1994) The Making of Political Identities. José. 34. Fondo de Cultura Económica. Laclau. Una aproximación a sus similaridades estructurales”. Londres. Barros. demos y baremos.

Gerardo. Lo popular en los análisis del populismo latinoamericano”. Año19. 315344. 297-302. 2014. Comodoro Rivadavia. Presses Universitaires de France. Italia 620. Actuel Marx. Octubre/Marzo. septiembre 2013. CONICET. POSTData. núm. (9000) Chubut. núm. FLACSO Ecuador. 86-100. núm. pp. demos y baremos. “Le préjugé politique et le peuple. populismo Referencia de sus principales publicaciones: 2014. Universidad de los Andes. identidades populares. pp. 82. Sebastián y Melo Julián. Íconos. Argentina. “Momentums.Nombre completo. Revista de Ciencias Sociales. 2013. pp. Revista Colombia Internacional. Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. “Populismo. septiembre. 2. 2013. Sebastián Barros Dirección. Carencia y política en Pierre Clastres”. pueblo y liderazgo en América Latina”. Las brechas del pueblo: reflexiones sobre identidades populares y populismo (Buenos Aires: UNGS-UNDAV) . 47. 54. 121-133. Número telefónico: +54 297 4442241 Correo electrónico: barros.sebastian@gmail. Área de investigación: teoría política. pp. 2013. núm.com Título: PhD in Government Institución donde labora: Instituto de Estudios Sociales y Políticos de la Patagonia. octubre. Barros. Note sur les populismes latino-américains”. Buenos Aires. “Pensar la diferencia. Aboy Carlés.