Revista de Psicología Social

International Journal of Social Psychology

ISSN: 0213-4748 (Print) 1579-3680 (Online) Journal homepage: http://www.tandfonline.com/loi/rrps20

Variables psicosociales y acoso escolar: el papel de
las normas de grupo y la identificación grupal
Antonio Bustillos, María del Prado Silván-Ferrero, Elena Gaviria & J.
Francisco Morales
To cite this article: Antonio Bustillos, María del Prado Silván-Ferrero, Elena Gaviria & J.
Francisco Morales (2008) Variables psicosociales y acoso escolar: el papel de las normas de
grupo y la identificación grupal, Revista de Psicología Social, 23:2, 151-161
To link to this article: http://dx.doi.org/10.1174/021347408784135779

Published online: 23 Jan 2014.

Submit your article to this journal

Article views: 73

View related articles

Citing articles: 3 View citing articles

Full Terms & Conditions of access and use can be found at
http://www.tandfonline.com/action/journalInformation?journalCode=rrps20
Download by: [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid]

Date: 25 February 2016, At: 02:39

group identification processes. and not vice versa. si se percibe un ambiente normativo que posibilita la expresión de este tipo de conductas.es . no todos los alumnos que indicaron ser excluidos eran acosados por sus compañeros. Juan del Rosal. our study shows that social exclusion situations are predictors of bullying.uned. FRANCISCO MORALES Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) Resumen Se presenta un trabajo que tuvo como objetivo principal analizar distintas características de naturaleza grupal de las que depende el acoso sufrido por algunos integrantes de un grupo.folco_and@yahoo. ya que parte de la literatura considera que las situaciones de exclusión social que sufren los alumnos acosados son consecuencia del propio bullying y no viceversa. perteneciente al programa de Mejora de las Relaciones en el Aula” en la convocatoria 2007-2008. 23 (2). Specifically. La importancia de este resultado es central para comprender la dinámica de la agresión sistemática entre iguales que ocurre en los centros educativos. social exclusion.uned. Madrid (28040). exclusión social. identificación con el grupo.uned. Fax: 91-398 62 15. nuestro estudio se centra en demostrar que el grado de identificación con el grupo es clave a la hora de entender cómo se expresan las conductas de exclusión y acoso. BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 151 Variables psicosociales y acoso escolar: el papel de las normas de grupo y la identificación grupal Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 ANTONIO BUSTILLOS. mostramos cómo las situaciones de exclusión social son predictoras del bullying. Asimismo.egaviria@psi. when the normative context of the group allows the expression of this kind of behaviour. group norms. UNED. however some excluded participants were not bullied. Group identification processes and norms related to bullying were explored. Palabras clave: Bullying. Agradecimientos: Parte de esta investigación ha sido realizada gracias a la financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el proyecto titulado “Identidad social y culpa colectiva como elementos perpetuadores del bullying y la exclusión social”. procesos normativos. Concretamente encontramos que los participantes que manifestaron ser acosados también eran excluidos. E-mails: abustillos@psi.03. Our results show group identification level as directly related to being bullied. Correspondencia con los autores: Departamento de Psicología Social y de las Organizaciones. 2008. MARÍA DEL PRADO SILVÁN-FERRERO. ELENA GAVIRIA Y J. Keywords: Bullying. we found that every bullied participant was also excluded.es © 2008 Fundación Infancia y Aprendizaje. since part of the literature considers social exclusion situations not as an antecedent variable but as a consequence of bullying. Facultad de Psicología.mdpsilvan@bec. 151-161 . Furthermore. 10. De esta forma. sin embargo.es .es . This result is central to understand the dynamics of repeated aggression among peers in school settings. Tl: 91-398 87 44. Social psychological variables and school bullying: The role of group norms and group identification Abstract The aim of this study was to analyze group mechanisms that can be involved in bullying in school settings. ISSN: 0213-4748 Revista de Psicología Social.

El fenómeno del acoso escolar está presente en distintas culturas. las experiencias que viven los inmigrantes en las sociedades de acogida se pueden conceptualizar como de doble exclusión. pp. Cowie. produciéndose dicho proceso a diversos niveles: económico. algunas investigaciones proponen que la exclusión social es una de las consecuencias o productos de las situaciones de acoso (Olweus. no es muy verosímil que éste no haya sido previamente víctima de exclusión social. puesto que parece referirse más bien a episodios de agresión física y verbal (Avilés.6 por ciento señalaron haber sido observadores de situaciones de agresión.1 por ciento indican que observaron episodios de bullying a diario. Aunque lo más importante es que un 81. como son el aislamiento. El acoso continuo que sufren las víctimas de bullying tiene consecuencias psicológicas y sociales. En la actualidad. En el caso del bullying podemos afirmar que se produce el mismo proceso. Otras investigaciones desarrolladas en nuestro país han mostrado la alta incidencia del maltrato en los centros educativos. BUSTILLOS Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 152 4/4/08 11:28 Página 152 Revista de Psicología Social. En nuestro país. indican que un 11. 23 (2). ya que en la mayoría de las ocasiones los episodios de acoso son conocidos por todos los compañeros del grupo. 1997). y en un alto porcentaje de los mismos compañeros son testigos pasivos de dichos episodios. En este mismo sentido. el 5. Navas y Morales (2001) han definido la exclusión social como un proceso dinámico de naturaleza multidimensional en virtud del cual las personas o grupos se ven apartados de una serie de derechos. aunque la definición del término bullying en sí misma no incluye claramente la exclusión social de la víctima. según aludan a unos aspectos u otros del fenómeno. Su análisis arroja seis grupos diferentes de términos relacionados con el acoso. Smith et al. En otras palabras. ya que a la situación de exclusión social que padecen se debe añadir que estos grupos de personas se encuentran fuera de las preocupaciones morales de la población mayoritaria. 1998. político y social. Piñuel y Oñate (2005) señalan que la persecución y el hostigamiento que sufren las víctimas de acoso escolar tienen como resultado el bloqueo y la exclusión social de éstas. Molero.7 como víctima y el 5. 2003). Otro nexo de unión entre el proceso de exclusión social y el bullying es el concepto de “exclusión moral” propuesto por Bierbrauer (2000). existe cierta confusión en la literatura sobre acoso escolar en relación con el empleo del término exclusión social. Para este autor. En este sentido.03. 2008. y que el 14. tal y como atestiguan las investigaciones de Avilés y Monjas (2005) o Serrano e Iborra (2005). 151-161 El término bullying fue empleado por primera vez en 1973 por Olweus.9 como agresor. la estigmatización y la exclusión social de la víctima. desde una perspectiva psicosocial. intimidación y victimización (Ortega y Mora-Merchán. si bien estos autores no encuentran una estructura conceptual única en todos ellos.6 por ciento de los participantes en su estudio se habían visto implicados en episodios de maltrato de forma sistemática. de los que un 32. Sin embargo. En las situaciones de interacción y relaciones entre iguales la exclusión se dará predominantemente en el nivel social. Serrano e Iborra (2005) muestran que un 75 por ciento de los alumnos son testigos de violencia escolar. Avilés y Monjas (2005). Olaffson y Liefooghe (2002) sobre definiciones de bullying en catorce países distintos de Europa y Asia. tal y como muestra la investigación desarrollada por Smith. aunque una de las consecuencias del bullying pueda ser una mayor exclusión social del acosado. .5 por ciento de los participantes en su estudio estuvieron directamente implicados en este tipo de situaciones. este término se emplea en la literatura para denominar los procesos de estigmatización. De forma análoga. 2002). para definir una forma específica de maltrato entre escolares que se caracteriza por ser intencionado y persistente en el tiempo sin que medie provocación ni posibilidad de respuesta..

En relación con las normas relativas al grupo del que se forma parte. Sin embargo. mientras que en los grupos donde la agresividad no era normativa el 153 . Desde este punto de vista. Ortega y Lera (2000) proponen que se debe entender el bullying como un problema social formado por agresores. Una situación de exclusión social no tiene por qué incluir episodios de agresión verbal o física. los estudios realizados sobre agresión entre iguales (para una revisión ver Díaz-Aguado. desde las burlas hasta la intimidación y la agresión física. lo que distintas investigaciones muestran es que las situaciones de bullying abarcan un amplio rango de conductas entre los miembros de un grupo determinado. Bjorkqvist. el trabajo de Wright. Giammarino y Parad (1986) fue pionero a la hora de formalizar un modelo de rechazo basado en normas. al mismo tiempo. Osterman y Kaukialnen (1996) consideran que el bullying es una forma de conducta agresiva que es social por naturaleza. En este sentido. Estos autores examinaron asociaciones entre la conducta individual y el estatus de los integrantes de grupos compuestos por niños con problemas emocionales y de conducta. (2) este tipo de episodios se repiten y prolongan en el tiempo. y por otro lado se pueden encontrar fuera de las preocupaciones morales de sus compañeros de aula. BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 153 Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Variables psicosociales y acoso escolar / A. el paralelismo entre las situaciones de exclusión y acoso escolar es manifiesto. ya que en aquellos grupos donde la conducta agresiva era la norma. víctimas y espectadores. Berts y King (1982) han señalado dos características que consideramos centrales en el acoso escolar: (1) su carácter colectivo y (2) que se basa en las relaciones sociales dentro de un grupo. el estatus del agresor no estuvo relacionado con el número de agresiones entre los integrantes del grupo. Bustillos et al. El resultado más destacado de la investigación se relacionó con las conductas normativas de los grupos.03. En este mismo sentido. a las que subyacen una serie de procesos psicosociales entre los que se encuentran la estigmatización. de manera que este tipo de violencia escolar se percibe como un triángulo en el que cada integrante del grupo adopta un rol pasivo o activo que proporciona equilibrio y continuidad al fenómeno. 2005) reflejan que (1) este tipo de violencia abarca conductas de distinta naturaleza. Salmivalli. no pudiendo salir fácilmente de esa situación. (3) el agresor es generalmente apoyado por el grupo. las definiciones de bullying siempre hacen alusión a la agresividad de este tipo de conductas. (4) las víctimas se encuentran indefensas. En cambio. la exclusión social de la víctima y la propia agresión. En resumen. pero que. En este mismo sentido. descansan y se perpetúan a través de las interacciones con otros integrantes del propio grupo en el que tiene lugar la conducta agresiva. En definitiva. aunque sí podemos considerar que la exclusión previa se convierta en una condición antecedente de las situaciones de acoso. La consideración del bullying como un fenómeno grupal relacionado con la exclusión social introduce claramente la necesidad de tener en cuenta dos elementos: la pertenencia e identificación con el grupo y las normas que rigen la conducta de los miembros. y en los que el agresor recibe el apoyo de otros miembros. (5) este statu quo de agresión-intimidación se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente. ya que los alumnos acosados poseen una menor capacidad de alcanzar los beneficios que les otorga su pertenencia a un grupo determinado. Bjorkqvist. la agresión dentro de un grupo debe ser estudiada como una relación entre sus integrantes. Lagerspetz. que tiene lugar en grupos sociales específicos de los que la víctima no puede dejar de formar parte fácilmente. Por ejemplo. que se comportan según roles específicos. Lagerspetz. el paralelismo entre exclusión social y bullying no significa que ambos fenómenos sean indistinguibles.

1995. pp. a nivel grupal. Aunque la investigación ha mostrado que las actitudes contrarias al bullying son comunes entre los estudiantes. 1996. 1989). Stevens.. este tipo de situaciones en contextos que promueve su expresión (Salmivalli et al. uno de los indicadores más patentes de esta naturaleza social del bullying viene reflejado por la propia respuesta de los alumnos ante el acoso de sus compañeros. 23 (2). perpetuando de esta forma. Wright et al. distintos autores han afrontado la realidad del acoso escolar atendiendo al papel que juegan los compañeros del agresor y la víctima. Sutton y Smith. Craig. en lugar de convertirse en espectadores pasivos de la agresión. a partir de sus resultados. 1986). Turner y Oakes. Ziegler y Charach. Pepler. BUSTILLOS Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 154 4/4/08 11:28 Página 154 Revista de Psicología Social. ej. las normas contrarias al bullying explicaron la mayor parte de la varianza en muchas de las conductas relacionadas con el acoso. pocos expresan dichas actitudes o intentan intervenir contra el acoso (Boulton. Precisamente. tal y como se ha encontrado en diferentes investigaciones (Boivin. A pesar de los numerosos estudios sobre la incidencia de bullying en los centros educativos. (Abrams y Hogg. mientras que las normas de pasividad contribuían en menor medida. en relación con las conductas de acoso. Salmivalli et al. 1991). 2008. 1994. Salmivalli y Voeten (2004) señalan. En su estudio se encontró que. 1994. Bucci y Hawker. era la norma imperante en el grupo la que determinaba si la conducta agresiva era dirigida preferentemente contra los niños de menor estatus o se distribuía al azar entre los miembros del grupo. 1990. 1999).. siguiendo el Efecto de Oveja Negra descrito por Marques y Páez (1996). estos autores han centrado su investigación en explorar el papel que tienen las normas de grupo como reguladoras de conductas relacionadas con el bullying (p. 2004). De esta forma. Rigby y Slee. Por el contrario. promoviendo el cambio definitivo en la situación de acoso.. Dodge y Coie. Branscombe. Wann. 151-161 estatus sí guardó una relación con la agresión sufrida. 1996). La idea básica que centra estos planteamientos radica en que los espectadores de los episodios de agresión pueden hacer que el agresor se comporte de una forma diferente.03. Objetivos e hipótesis En definitiva este estudio pretende examinar el efecto del grado de identificación con el grupo y el contexto normativo en que se produce el bullying como elementos que refuerzan. y este tipo de comportamiento poco normativo será valorado más negativamente por el resto de miembros del grupo. Diversos estudios han puesto de manifiesto la influencia que posee el grado de identificación con un grupo específico en la conformidad a la norma de dicho grupo. Adicionalmente. En este mismo sentido. debilitan o mantienen el acoso que se produce en los centros educativos. Salmivalli. La falta de identificación conlleva una menor conformidad con las normas grupales. este efecto se verá potenciado por las propias normas del grupo relativas al acoso. Menesini et al. que resulta necesario estudiar otras variables que tengan una influencia importante en las conductas adoptadas por los escolares en relación con el acoso.. De esta manera. existe poca información acerca de los factores que promueven o debilitan la participación de los testigos de acoso (Salmivalli y Voeten. 1999. ayudar al acosador o consolar a la víctima). 1997. 2001. No obstante. De Bourdeaudhuij y van Oost. se puede plantear que existe mayor probabilidad de que los miembros que menos se identifiquen con el grupo puedan convertirse en víctimas de acoso. 1999. indicando que una intervención efectiva que reduzca el acoso escolar debe tener en cuenta al agresor. . 2000. 1993. e incluso promoviendo. a la víctima y al resto de compañeros del grupo (Sharp y Cowie. la mayoría de los estudiantes se comportan pasivamente. En definitiva. Schmitt y Branscombe. Noel y Coleman.

se espera que el nivel de identificación con el grupo sea predictor del bullying y la exclusión social sólo en aquellas ocasiones en que la normatividad del acoso sea alta (H4). de 1 (nunca) a 7 (siempre). o mínima identificación y 5 representaba un casi total solapamiento del Yo y la clase. Los participantes pertenecían a siete grupos del mismo centro educativo. Bustillos et al. que las medidas de exclusión social y bullying presenten relaciones positivas (H1).86. Tropp y Wright (2001) consideran que la escala IIS es más adecuada que otras para medir identificación con el grupo. IIS. ej.02). Tropp y Wright. en primer lugar. Finalmente. de 1º a 4º de Enseñanza Secundaria Obligatoria. Esta medida está compuesta por un único ítem en el que aparecen varios pares de círculos con distinto grado de solapamiento entre sí. 1992). En segundo lugar. 2001). Escala de inclusión del grupo en el yo (Inclusion of the Ingroup in the Self Scale. se espera encontrar. Me han amenazado para meterme miedo). o situación de máxima identificación. Una mayor puntuación indica una mayor frecuencia en el acoso padecido. La naturaleza visual de la medida. Esta escala supone una adaptación de la escala de Inclusión del Otro en el Yo (IOS. Aron y Smollan. lo que demostraría que los individuos en situación de exclusión no son necesariamente acosados por sus compañeros. Los ítems aparecieron en un formato de respuesta tipo Likert de siete puntos. Tropp y Wright (2001) mostraron la validez concurrente y discriminante así como la fiabilidad de la escala IIS como medida adecuada de identificación grupal. Te has sentido alguna vez perseguido o intimidado por otro de forma prolongada. BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 155 Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Variables psicosociales y acoso escolar / A. que exista una relación significativa entre la normatividad del acoso observado (norma descriptiva) y las medidas de bullying y exclusión (H3). esperamos encontrar una mayor frecuencia de acoso sufrido y de exclusión social en aquellos alumnos que menos se identifiquen con su grupo o clase (H2). Aron. se espera encontrar un efecto de interacción entre el nivel de identificación con el grupo y la normatividad del acoso. 155 . Concretamente. Método Participantes La muestra estuvo compuesta por 158 estudiantes de ESO (67 varones y 87 mujeres. Instrumentos Escala de bullying (Martínez.03. presentando un índice de consistencia interna estimado a través del estadístico alpha de Cronbach. El participante debe seleccionar aquel par de círculos que mejor representa la relación entre Yo y su grupo Clase. permite capturar el significado de lo que supone pertenecer a un grupo. Se presentó en un formato tipo Likert de cinco puntos. SD = 1. cuatro participantes no especificaron su sexo) con edades comprendidas entre los 12 y los 16 años (M = 13. En tercer lugar. en el que 1 indicaba ausencia de solapamiento. se espera encontrar que los efectos que produce el grado de identificación con el grupo sobre el acoso sufrido por sus integrantes sean mediados por el nivel de exclusión que sufren las víctimas.70. En relación con los planteamientos teóricos esgrimidos. Por lo que se refiere a los efectos combinados de las variables predictoras de las situaciones de bullying y exclusión social. α = . Esto nos indicaría que las situaciones de exclusión social son previas a la experiencia de bullying y no sólo un producto de éste (H5).: Cuántas veces te sientes ridiculizado por otros alumnos en tu centro. 2004): esta escala estaba compuesta por ocho ítems (p.

y presentaron una fiabilidad conjunta de α = . encontramos que la norma descriptiva del acoso se relaciona positivamente tanto con la medida de bullying. Estos tres ítems se presentaron en un formato Likert de siete puntos. TABLA I Descriptivos y correlaciones de Pearson Bullying Exclusión Norma descriptiva Identificación M SD 1 2 3 4 1. Esta escala se presentó en un formato tipo Likert de siete puntos de 1 (nunca) a 7 (siempre).33** -.95 1.03 3. y no existieron criterios de exclusión dependientes de la etnia de los participantes. Una mayor puntuación indica una mayor percepción de la normatividad del acoso.90. que fueron seleccionados para captar únicamente la exclusión que se produce en contextos educativos y que es diferente de la agresión física o verbal que contendría el cuestionario de bullying (p.99 1 . Con respecto a nuestra tercera hipótesis.01.27 1. experimentaron menores niveles de acoso y exclusión social.73 . aquellos participantes que más se identificaban con su clase. los análisis de correlación reflejan la alta relación existente entre las medidas de bullying y las de exclusión. Con qué frecuencia tú crees que se dan intimidaciones en tu centro. ej.09 1 Nota: N = 158.44** 1 -. se encontraron relaciones estadísticamente significativas de signo negativo entre la medida de identificación y las de bullying y exclusión. Resultados Descriptivos y correlaciones Como aparece en la tabla I.75** 1 .46** . y presentó una fiabilidad de α = . A los participantes se les garantizó el carácter anónimo de las respuestas. de 1 (nunca) a 7 (muy frecuentemente).83 4.03 1. Normatividad de acoso observado: en la misma línea que las investigaciones de Avilés y Monjas (2005) o Serrano e Iborra (2005) se incluyeron tres ítems relativos a la norma descriptiva de las situaciones de acoso (p. Identificación con el grupo y normatividad del acoso Para comprobar los efectos combinados de ambas variables. BUSTILLOS Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 156 4/4/08 11:28 Página 156 Revista de Psicología Social. Por otro lado. como con la de exclusión. Has sido tratado por tus compañeros sin consideración y sin tener en cuenta tus sentimientos). Una mayor puntuación indica mayor percepción de exclusión social. 151-161 Escala de exclusión social: se adaptaron cuatro ítems del cuestionario de Basabe. Procedimiento Los cuestionarios fueron recogidos por el orientador del centro educativo. Zlobina y Páez (2004) al contexto de la presente investigación.03. ** p < . Con qué frecuencia has creído que algunos compañeros se “estaban pasando” con otro compañero al que habitualmente machacan).31** -. 2008. pp.75 1. durante la hora destinada a la tutoría. se categorizó a través de la mediana de puntuaciones de la medida de normatividad del acoso .82. ej. Tal y como se esperaba. lo que confirma nuestra primera hipótesis y nuestra posición teórica relativa al grado de solapamiento entre ambos constructos. 23 (2).: Has notado que tus compañeros de clase te consideran “diferente” por algún motivo.

que aquellos que indicaron observar menores situaciones de acoso (M = 1. En cuanto al bullying experimentado se encontró un efecto principal estadísticamente significativo de la normatividad del acoso. p < .47. Se realizaron dos ANOVAS univariados 2 (alta y baja normatividad percibida) X 5 (categoría de identificación) sobre las medidas de bullying sufrido y exclusión social.31. BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 157 (Md = 4. 157) = 35. p < . η2 = .19.005. Este efecto se explica porque los 157 . SD = .23).65. este efecto se explica porque no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los distintos niveles de identificación con el grupo para aquellos participantes que indicaron baja normatividad en el acoso observado. η2 = . Este efecto se explica porque los participantes que indicaron una mayor frecuencia de bullying observado padecían un mayor acoso (M = 2. Estos datos se resumen en la figura 1. SD = 1.0001. los otros cuatro grupos no fueron distintos entre sí.19. F(4.55. Estos resultados aparecen en la tabla II. F(9. 6 alta normatidad baja normatidad 5 Acoso sufrido Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Variables psicosociales y acoso escolar / A.0001.0001.00). η2 = .03. sin embargo. a los participantes en altos y bajos en percepción normativa del acoso.21. Bustillos et al. F(1. 148) = 4. η2 = . FIGURA 1 Medias de acoso sufrido por los individuos según el grado de identificación con el grupo y la normatividad del acoso.11. De forma análoga al estudio previo encontramos un efecto principal estadísticamente significativo de la normatividad del acoso. en las cuatro comparaciones). cuando la normatividad del acoso era alta. Sin embargo.52. p < . Las pruebas post-hoc aplicando la corrección de Bonferroni indicaron que sólo aquellos participantes que señalaron la menor categoría en identificación con su clase mostraron puntuaciones de bullying significativamente superiores al resto de los grupos (p < .05. 157) = 38. los participantes que se identificaban menos con su grupo mostraron mayores niveles de bullying.52. Finalmente se encontró un efecto de interacción entre el grado de identificación con el grupo y la normatividad del acoso. Se encontró otro efecto principal del nivel de identificación con el grupo. Se repitió este mismo procedimiento empleando la medida de exclusión social como variable dependiente. 154) = 8.61). 4 3 2 1 Yo Clase Yo Clase Yo Clase Yo Clase Yo Clase Tal y como aparece en la figura 1. p < . F(1.

Finalmente se volvió a encontrar un efecto de interacción significativo entre la medida de identificación y el nivel de acoso normativo percibido. 151-161 TABLA II Medias de acoso sufrido por nivel de identificación y normativadad del acoso. Sin embargo.09.97 2. 148) = 3.75 2. BUSTILLOS 158 4/4/08 11:28 Página 158 Revista de Psicología Social. F(9. 23 (2). las medias de las tres categorías inferiores mostraron puntuaciones significativamente más altas (p < . 2008.05. * p < .54 1.005. Estos datos se resumen en la figura 2. pp. ni entre las dos superiores.96 1.35. F(4.48 5. A diferencia del análisis previo.54).71* 2. 154) = 5.52 1. participantes que indicaron una mayor frecuencia de bullying observado padecían mayores niveles de exclusión social (M = 2. η2 = . Se encontró otro efecto principal de la categoría de identificación con el grupo. el efecto de interacción se explica porque no existieron diferencias entre las categorías de identificación en el grupo que .03.34. SD = 1.48 1.73.06 1. Identificación bajo alto 1 2 3 4 5 2.12. p < . SD = . η2 = .0001) que las medias de las categorías superiores.41.65). que aquellos que indicaron observar menos situaciones de acoso (M = 1. las pruebas post-hoc aplicando la corrección de Bonferroni nos indicaron que no existieron diferencias estadísticamente significativas entre las tres categorías inferiores.01 1=2= 3= 4= 5 1 > 2=3=4=5 Nota: N = 158. FIGURA 2 Medias de exclusión social informada por los individuos según el grado de identificación con el grupo y la normatividad del acoso 6 alta normatidad baja normatidad 5 Exclusión social Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Normatividad del acoso observado 4 3 2 1 Yo Clase Yo Clase Yo Clase Yo Clase Yo Clase Tal y como se observa en la figura 2. p < .0001. Ajuste para comparaciones múltiples Bonferroni.

t = . Exclusión social . una vez que se controlaron los efectos de la identificación con el grupo.10) -. ¿Es la exclusión social previa a las situaciones de bullying? Para comprobar si la situación de exclusión de los participantes es predictora de los episodios de acoso realizamos un análisis de mediación siguiendo el procedimiento de Baron y Kenny (1986). muestran relaciones significativas con la variable dependiente. β = . Normatividad del acoso observado Identificación baja alta 1 2 3 4 5 1. t = .03. β = -. p < . BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 159 Variables psicosociales y acoso escolar / A.16 1. Estos datos se resumen en la figura 3. A partir de las correlaciones realizadas (ver Tabla I) podemos observar que se cumplen dos de las condiciones para realizar el análisis de mediación que proponen estos autores: (1) la variable criterio.05. y variable mediadora muestran una relación estadísticamente significativa. la identificación con el grupo no mostró relaciones estadísticamente significativas. los participantes que seleccionaron las dos categorías más bajas de identificación con su clase mostraron puntuaciones similares de exclusión social entre ellos.78 1=2= 3= 4= 5 1=2 > 3=4=5 Nota: N = 158.00 1. identificación con el grupo. mientras la exclusión social continuó manteniendo una relación estadísticamente significativa con el acoso.13.34** Bullying 159 .58 1.58. Bustillos et al.1. Finalmente.86. exclusión social.90. ns. Ajuste para comparaciones múltiples Bonferroni. p < .92* 4. mientras que no existieron diferencias entre las medias de las otras tres categorías que denotaban una mayor identificación con el grupo.38 1. indicó una baja normatividad de acoso. bullying.31* 2. Sin embargo. Z = 3. identificación con el grupo.61%** -.0001.10.58%**) Identidad (-. y la variable mediadora.12.50 1. * p < . Estos datos se resumen en la tabla III.39 4. Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 TABLA III Medias de exclusión social por nivel de identificación y normativadad del acoso.40** (. y (2) variable criterio. entre aquellos individuos que indican una alta normatividad de acoso. El análisis de regresión que tuvo en consideración la identificación con el grupo y la medida de exclusión como variables predictoras de las situaciones de acoso mostró que. el test de Sobel (Sobel. Sin embargo.0001.53 2. FIGURA 3 Efectos de mediación de la exclusión social sobre el bullying sufrido. 1982) indicó que estos efectos de mediación fueron estadísticamente significativos.

producirse un salto cualitativo hacia la agresión y el hostigamiento físico y verbal de la víctima. N. En este mismo sentido. Finalmente. Estos análisis nos muestran que todos los efectos que el grado de identificación tiene sobre el acoso son dependientes de si el individuo percibe que es excluido. . nuestro estudio pone de manifiesto la naturaleza social de las situaciones de acoso que se producen en los centros educativos. Journal of Personality and Social Psychology. que comenzaría en sus niveles más bajos con el simple ostracismo. 195-228. y posteriormente. nuestros resultados indican que variables de naturaleza eminentemente grupal. (1990). En otras palabras. & SMOLLAN. 596-612. & HOGG. a diferencia de los participantes que menos se identificaban con su grupo no indican ser acosados por sus compañeros. M. perciben que son excluidos por sus compañeros. ya que. Es decir. aquellos individuos que menos se identifican con su grupo-clase sufren acoso y bullying. Bullying. es llamativo el hecho de que cuando los participantes indican que este tipo de conductas es menos normativo no se produzcan incrementos en la experiencia de exclusión social. Sin embargo. son determinantes para que éste se produzca. (1992). una comprobación adicional de que las situaciones de exclusión predicen la situación de acoso nos la proporcionan los análisis de mediación. en la muestra analizada. como las normas de grupo. y en cuanto a la pregunta que formulábamos en nuestro subtítulo. nuestros resultados parecen indicar que el bullying puede ser considerado una forma extrema de exclusión. Ambos análisis ponen de relieve la importancia de la normatividad de las conductas de acoso.03. Referencias ABRAMS. De esta forma. Sin embargo. 151-161 Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Discusión De manera general. ni de acoso. Concretamente. o ser inorados por otros (William y Zadro. 1. para de esta forma poder establecer intervenciones efectivas.. European Review of Social Psychology. como son la identificación con el propio grupo o clase y la normatividad descriptiva de la situación de acoso. Social identification. D. AVILÉS. Concretamente las figuras 1 y 2. self categorization and social influence. podríamos considerar en contextos educativos la existencia de un continuo de exclusión. 2008. nuestro estudio destaca la importancia de los mecanismos grupales que producen y perpetúan las conductas de acoso. ARON. al menos. A. como nos indican las relaciones encontradas entre estas variables y las situaciones de exclusión social y bullying. (2003). podemos afirmar que la exclusión social se convierte en condición necesaria para que a una persona se la someta a una agresión sistemática. ARON. E. estos análisis nos indicaban que las situaciones de exclusión son condiciones antecedentes de los episodios de acoso. A. los participantes que seleccionaron la siguiente categoría de identificación con el grupo también indican que se encuentran en una situación de exclusión en su clase. 63 (4). también. 23 (2). Inclusion of Other in the Self Scale and the structure of interpersonal closeness. Intimidación y maltrato entre el alumnado. D. y en la misma línea que la investigación previa. Bilbao: STEE-EILAS. J. Sin embargo. pp. en línea con la última de nuestras hipótesis. los individuos que eligen la menor categoría de identificación con su grupo son acosados y. así como la necesidad de encontrar variables de naturaleza psicosocial que refuercen o debiliten estas conductas dentro de un grupo. Asimismo. 2005). Sin embargo. los análisis de varianza efectuados nos muestran qué individuos se encuentran en riesgo ser acosados y excluidos por sus compañeros. M. cuando este tipo de conductas es frecuente. en la línea planteada por Salmivalli y Voeten (2004). muestran claramente cómo en aquellas situaciones en que el acoso es normativo. BUSTILLOS 160 4/4/08 11:28 Página 160 Revista de Psicología Social.

K. Worchel (Eds. (2001). R. K. 19-34). & OÑATE. Nueva York: Psychology Press. D. A. M. F.03. MENESINI. R. D. International Journal of Psychology and Psychological Therapy. En T. WILLIAMS. 69. 95-110. MARTÍNEZ. K. 7-27. CRAIG. ZLOBINA. C. En P. BERTS M. Sharp (Eds. Journal of Personality and Social Psychology. L. D. BUSTILLOS 4/4/08 11:28 Página 161 Downloaded by [Biblioteca Universidad Complutense de Madrid] at 02:39 25 February 2016 Variables psicosociales y acoso escolar / A. DODGE. (1994). S. J. Scandinavian Journal of Psychology. 84-108). J. Capital Market and Business in the Law (pp. D. strategic. BOIVIN. 323-354). B. En J. Journal of Experimental Social Psychology. D. 523-53. Definitions of bullying: A comparison of terms used. 17. the bad. M.. TURNER. G. von Hippel. 1-13. (1982). Páez. N. 1173-1182. 17 (4). Swedish and English secondary school pupils’ attitudes towards. MARQUES. I. El problema de victimización entre escolares. www. & ZADRO. 22. (1973).acosoescolar. 453-459. TROPP. 381-388. (1999). & COIE. Baums. E. 28. Hackkycklingar och o¨versittare: Forskning om skolmobbning. rejection and bullying (pp. in a fourteen-country international comparison. 195-210. D. GIAMMARINO. DE BOURDEAUDHUIJ. 246-258. C. H. 313. NJ: Erlbaum. (1982). Londres: Kluwer Law International. Estudio de incidencia de la intimidación y el maltrato entre iguales en la educación secundaria obligatoria mediante el cuestionario CIMEI. L. A. C. (2004). P. 51. A. www. SALMIVALLI. pp. Ingroup or outgroup extremity: Importance of the threated identity. Ostracism. Child Development. Personality and Social Psychology Bulletin. & LIEFOOGHE A. M. Social status in small groups: Individual-group similarity and the social “misfit”.. R. K. L. R. & MORALES. & MORA-MERCHÁN. (1993). ESLEA. Vitoria: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. (2001). BOULTON. Participant role approach to school bullying: Implications for intervention. Bustillos et al. 435-450. Group aggression among school children in three schools. School Bullying: Insights and Perspectives (pp. Conductas de acoso y amenaza entre escolares. SMITH. (1995). M. (Eds. & COSTABILE. W. 37.. 233–275). C. M. J. 161 . Identidad social. Valencia: Promolibro. 27.. Intervención para la mejora de la convivencia en las aulas. WANN. En P. E. Madrid: Instituto de Innovación Educativa y Desarrollo Directivo. Deschamps & S. (2004). social exclusion. 269-279. and age and gender differences. Self-categorization theory and social influence. SALMIVALLI. Talavera de la Reina: Cruz Roja. K. 26. S. & KENNY. E.. (2005). 13.. & SLEE. and statistical considerations. & LERA. N. & VAN OOST. Journal of Adolescence. (2001). The social outcast. Programa para la mejora de la salud en adolescentes. (1999). D. J. Integración socio-cultural y adaptación psicológica de los inmigrantes extranjeros en el País Vasco. Journal of Personality and Social Psychology.). (2000). BIERBRAUER. (1997). OSTERMAN. Ostracism. SHARP. Centro Reina Sofía para estudios de la violencia. G. Identidad social y diferenciación intergrupal. 89-99). SERRANO. OLAFSSON.. E. A cross-national comparison of children’s attitudes towards bully/victim problems in school. 1. SMITH. S. BJORKQVIST K. 27-41. & BRANSCOMBE. group norms. J. Anales de Psicología. 585-600.. Smith & S. The Seville Anti-bullying in school project. F. 615-627. (1994). Social cognition and bullying: Social inadequancy or skilled manipulation? British Journal of Developmental Psychology. Social Justice and Political Ideology in an immigrant country. & IBORRA. M. and the manly: Effects of threat’s to one’s prototypicality on evaluations of ingroup members. La violencia entre iguales y su prevención desde la escuela. R. 113-123. AVILÉS. K. M. P.. Aggressive Behavior. T. RIGBY. ORTEGA. SCHMITT. 23.acosoescolar. & PÁEZ. Ingroup identification as inclusion of ingroup in the self. P. British Journal of Educational Psychology. (2000). DÍAZ-AGUADO. Aggressive behaviour. Leinhart (Ed. 25 (1). K. SOBEL. 1119-1133.. J. Personality and Social Psychology Bulletin. 40. COWIE. OLWEUS. K. (1996). LAGERSPETZ.. D.. San Francisco: Jossey-Bass. 45-52. ZIEGLER. K.. Horn (Eds. K. D. (1986). Violencia entre compañeros en la escuela. Agresividad y violencia. OLWEUS. A. D. A. ORTEGA. C. A. M. 11-32. (2005). WRIGHT. Revista de Educación. 277-284. & PARAD. 1-15. P.). 19. (2005). GENTA. (1998). Paulus (Ed. & COLEMAN. J. M. 23. T. (2000). K. Morales. Informe Preliminar. NAVAS. Inmigración. GIANNETTI. International Journal of Behavioral Development.com. & SMITH. A. D. A. BARON. The good.. J. M. W. N. Forgas. I. I. SUTTON. (2005). (2005). Madrid: Morata. 131 (5). prejuicio y exclusión social: reflexiones en torno a algunos datos de la realidad española. and behaviors associated with bullying in schools. I.com. Individual-group similarity and peer status in experimental play groups of boys. Valencia: Goeprint. & CHARACH. En S. Estocolmo: Almqvist and Wiksell. BRANSCOMBE. M. Aggressive Behaviour. Corporations. K. (1991). J. J. Bullying as a group process: Participant roles and their relations to social status within the group. Scandinavian Journal of Psychology. & VOETEN. J. & OAKES. FONZI. H. Londres: Routledge. E. M.. D. R.. & KAUKIALNEN. & W. & HAWKER. LAGERSPETZ. 549-558. C.. & WRIGHT. (2002). Informe Cisneros X: Violencia y acoso escolar en alumnos de Primaria y Bachiller. & KING. el efecto “oveja negra” como una función y un antecedente del control social y afectivo. (1999)... 22 (4). The psychology of group influence (2nd ed. aproximaciones psicosociales a los grupos y a las relaciones entre grupos (pp. J. J. P. 50. 510-517. Hopt & N. (1986). The moderator-mediator variable distinction in social psychological research: Conceptual. BASABE. 290-312). Journal of Social Psychology. Journal of Personality and Social Psychology. BJORKQVIST. (1996). H.). SALMIVALLI. R. L. D. Asymptotic intervals for indirect effects in structural equations models. J. PIÑUEL. 73. PEPLER. Hillsdale. Bullying in Flemish schools: An evaluation of antibullying intervention in primary and secondary schools. and conceptions of bullying: concurrent links with bully/victim involvement. Connections between attitudes. & MONJAS. STEVENS. The indiscriminate early detection system.). Sociological methodology 1982 (pp.). & COWIE. & PÁEZ. Bullying among Australian school children: Reported behaviour and attitudes towards victims. A. P. (2004). Empowering pupils to take positive action against bullying. En K. F.. C. P.). NOEL. V. MOLERO. J. A. (1989). Canadian Journal of Community Mental Health. M. F. Psicothema. J.. Williams. An evaluation of an anti-bullying intervention in Toronto schools. (1997). P. J. BUCCI. 70. D.