+ Salud

Miércoles 2 de marzo de 2016 | Año 4 | Nº 134

Prevención

10 grandes mitos
de la vacunación
Los movimientos antivacunas están generando
muchos problemas en todo
el mundo. Enfermedades
que habían sido erradicadas se están cobrando
vidas y algunos males que
eran parte del pasado están
de regreso. La vacunación
evita hasta 3 millones de
muertes por año.

OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE LA INDUSTRIA DEL CALZADO

n133_24_02_2016.indd 1

26/02/2016 04:49:46 p.m.

Pág 2

LA TERCERA

+ SALUD Miércoles 2 de marzo de 2016

Prevención

Los movimientos antivacunas están generando
muchos problemas en todo
el mundo. Enfermedades
que habían sido erradicadas se están cobrando vidas
y algunos males que eran
parte del pasado están de
regreso. La vacunación
evita hasta 3 millones de
muertes por año.

10 grandes mitos
de la vacunación

Mito Nº7: Es mejor desarrollar inmunidad contra las
infecciones enfermándose que a
través de las vacunas.

Mito Nº1: Las vacunas no

son necesarias, debido a que con
una buena higiene y servicios
sanitarios adecuados las enfermedades pueden evitarse.
FALSO: Las enfermedades contra las cuales se vacuna regresarán si se detienen los actuales
programas de vacunación. Si
bien una mejor higiene, el lavado de manos y el acceso al agua
potable protegen a las personas
de las enfermedades infecciosas,
muchas infecciones pueden
diseminarse sin importar cuan
limpia sea una persona.

Mito Nº2: Las vacunas causan

autismo.

FALSO: No hay ninguna
evidencia que sugiera que existe
un vínculo entre la vacuna y el
autismo. En 1998, un estudio
suscitó preocupación en torno
a un posible vínculo entre la
vacuna contra las paperas, el
sarampión y la rubeola, y el
autismo. Pero luego se descubrió
que el estudio era un error, y
finalmente la revista que lo
publicó retiró el artículo. Desafortunadamente, la publicación
inicial tuvo un impacto negativo
sobre las tasas de vacunación, lo
que dio lugar a sucesivos brotes
de las enfermedades contenidas
en la vacuna contra sarampión,
rubeola y paperas.

tíficas muestran que dar varias
vacunas a la vez no tiene ningún
efecto adverso sobre el sistema
inmunológico de los niños. De
hecho, los niños en su vida cotidiana están expuestos a cientos
de sustancias que todos los días
generan alguna respuesta del
sistema inmunológico.

herpes zóster.

Mito Nº4: La combinación
de vacunas para difteria, tétanos
y tosferina (tos convulsa) y la
vacuna contra la poliomielitis
pueden causar el Síndrome de
Muerte Súbita del Lactante.
FALSO: No existe ningún
vínculo causal entre la administración de vacunas y el
Síndrome de Muerte Súbita del
Lactante. Sin embargo, estas
vacunas, como la vacuna contra
la difteria, el tétanos y la tosferina se administran en bebés en
edad en que pueden sufrir ese

síndrome, que puede ocurrir
independientemente de que sea
o no vacunado.

Mito Nº5: No existe motivo

para ser vacunado ya que muchas de las enfermedades prevenibles a través de vacunas están
prácticamente erradicadas.
FALSO: Si bien las enfermedades prevenibles mediantes vacunas se han vuelto infrecuentes
en muchos países, los agentes
infecciosos que las causan siguen
circulando en algunaspartes
del planeta. En un mundo cosmopolita, esos agentes pueden

cruzar fronteras geográficas e
infectar a toda persona que no
se encuentra vacunada. Existen
dos razones clave para vacunarse, protegerse uno mismo y
proteger a las personas que nos
rodean.

Mito Nº6: Darle a un niño

varias vacunas a la vez puede
incrementar el riesgo de que
desarrolle efectos secundarios
asociados a la vacuna, como
resultado de una sobrecarga del
sistema inmunológico.
FALSO: Las evidencias cien-

FALSO: Las vacunas interactúan con el sistema inmunológico paragenerar una respuesta
inmune similar a la queproduce
una infección natural. Pero con
la diferencia de que no causan la
enfermedad ni ponen a la persona en riesgo de desarrollar sus
potenciales complicaciones. El
querer ser inmunizado contrayendo naturalmente la infección
puede tener graves consecuencias: desde defectos congénitos
producto de la rubéola, cáncer
hepático causado por el virus de
la hepatitis B o incluso la muerte
en el caso del sarampión.

Mito Nº8: Hay vacunas que
contienen mercurio, lo que es
peligroso para la salud.

FALSO: Algunas vacunas
contienen timerosal, que es un
compuestoorgánico que contiene mercurio, y que es utilizado
como conservador. Sin embargo,
no existe ninguna evidencia que
sugiera que cantidad de timerosal utilizado en las vacunas
posea algún efecto nocivo para
la salud.

Mito Nº3: Las vacunas no son
útiles en las personas adultas.
FALSO: Nunca se es demasiado
grande como para no beneficiarse de la aplicación de las vacunas. Muchos piensan que las
vacunas que han recibido siendo
niños los protegerán para toda
la vida, pero la inmunidad se
desvanece con el tiempo y, además, con el paso de los años las
personas se vuelven más susceptibles a muchas enfermedades
(como la gripe, por ejemplo). Por
otro lado, hay vacunas que no
existían cuando muchos adultos
eran niños. En la actualidad la
protección a través de la vacunación es crítica para proteger a
adultos de enfermedades como
la rubeola, el sarampión, la hepatitis B, la gripe, la enfermedad
neumocócica , el virus papiloma
humano (VPH), el tétanos, el

n133_24_02_2016.indd 2

26/02/2016 04:50:20 p.m.

Miércoles 2 de marzo de 2016 + SALUD

LA TERCERA

Pág 3

La obesidad es una epidemia mundial que crece a ritmo vertiginoso

Cada vez más chicos obesos y con
problemas de sobrepeso
Mito Nº9: La mayoría de las

personas que enferman han sido
vacunadas.
FALSO: Ninguna vacuna es
100% efectiva, pues siempre
hay un pequeño porcentaje de
personas vacunadas que, por
razones individuales, no desarrollan inmunidad a pesar de la
vacunación. Sin embargo, ese
porcentaje es sólo de entre el 5%
y el 15%.

Mito Nº10: Enfermedades

como el sarampión, las paperas o
la varicela son parte normal del
crecimiento.
FALSO: En todos estos casos
se trata de enfermedades que
puedenprogresar hacia formas
muy severas, que incluso pueden poner en peligro la vida de
quienes las padecen.

n133_24_02_2016.indd 3

Cada vez más chicos sufren
problemas alimenticios: aumentan los casos de niños
obesos y con sobrepeso. Las
horas que pasan sentados
frente a las pantallas y los
malos hábitos en las comidas figuran entre las causas.

A

yudarlos no siempre
resulta fácil. Para algunos
padres es complicado
incorporar costumbres saludables a la rutina familiar. Según
la Encuesta Mundial de Salud
Escolar (EMSE), que se realizó
el año pasado, Argentina es el
país de América Latina que
presenta el mayor porcentaje
de obesidad infantil en menores de cinco años: un 7,3%. El
estudio también develó que en
los últimos cinco años aumentó
el sobrepeso en los adolescentes
de entre 13 y 15 años: pasó de
un 24,5 a un 28,6, y la obesidad
de un 4,4 a un 5,9. La Organización Mundial de la Salud
considera a la obesidad infantil
como uno de los problemas de
salud pública más graves del
siglo XXI. Sostienen que la promoción de las dietas saludables
y la actividad física en la escuela
serían fundamentales para lu-

char contra esta epidemia que
crece a nivel mundial a “ritmos
alarmantes” .
El sobrepeso y la obesidad en
niños aparecen, principalmente,
por un desequilibrio entre la
ingesta y el gasto calórico. Algunas características de la vida
actual alientan estos desajustes.
En principio, aumentó el consumo de alimentos hipercalóricos
con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas,
minerales y otros micronutrientes saludables. A su vez,
existe una tendencia a la vida
sedentaria. Los entretenimientos de los chicos se relacionan
más con sentarse frente a una
pantalla que con actividades que
impliquen el movimiento del
cuerpo. La Encuesta Nacional
de Factores de Riesgo develó
que los niños de 10 a 11 años
invierten un promedio de 3,29
horas por día frente a las pantallas (televisor, videojuegos o
computadoras). De los 1.588 encuestados, el 37% dijo dedicarle
entre 2 y 4 horas diarias; el 26%
entre 4 y 6 horas; el 18% hasta
dos 2 horas por día y el 14% dijo
pasar más de 6 horas frente a

ellas. Los chicos tampoco suelen
trasladarse a pie ni en bicicleta
hasta los lugares que frecuentan.
Sumado a esto, algunas escuelas tienden a reducir el tiempo
destinado a la actividad física,
y prohiben a los niños correr
durante los recreos.
En Argentina, 1 de cada 10
preescolares presenta obesidad,
según el estudio que realizó el
Ministerio de Salud de la Nación, en 2015. Los niños obesos
tienden a seguir padeciendo el
problema de adultos, y son más
proclives a sufrir a edad temprana enfermedades cardiovasculares y diabetes. Se estima que
más de dos tercios de los chicos
que presentan sobrepeso entre
los 10 y los 14 años serán luego
adultos obesos. Los especialistas
recomiendan instalar hábitos
saludables durante los primeros
años del niño: sería el momento
de mayor adhesión a las conductas que desarrolle la familia.
También el colegio, el club y la
televisión influiría en el aprendizaje de los hábitos alimenticios. Dado que los chicos suelen
incorporar las costumbres de
sus padres, resulta alarmante
que el 46,2% de la población

mayor de 18 años realiza en Argentina un nivel bajo o insuficiente de actividad física, según
indicó la Encuesta Nacional de
Factores de Riesgo.
La nutricionista que trata
obesidad infantil en el Hospital Italiano (La Plata), Silvina
Giampaolo, cuenta que cada vez
más atiende a chicos con enfermedades derivadas de una mala
alimentación, y que hace diez
años encontraba estos trastornos
casi exclusivamente en adultos
con sobrepeso. Hígado graso,
diabetes, hipertensión arterial,
complicaciones renales y liternias (alteración del colesterol y
otros lípidos) son los problemas
que padecen cada vez más menores. “Tiene que ver con la alimentación, y con que los niños
suelen pasar muchas horas fuera
de la casa y se alimentan mal”,
dice la especialista, y recomienda recurrir a viandas en estos
casos. Uno de los principales
inconvenientes que encuentra
Giampaolo para luchar contra la
obesidad y el sobrepeso infantil
es que gran parte de los niños
que atiende llegan derivados por
el pediatra y no por iniciativa de
su familia.

26/02/2016 04:50:23 p.m.

Pág 4

LA TERCERA

+ SALUD Miércoles 2 de marzo de 2016

Las caídas sencillas en adultos
mayores son serios problemas
de salud
Uno de cada cinco adultos mayores de entre 65
y 70 años sufre el menos
una caída al año y más
del 80% de los episodios
ocurren en el ámbito
doméstico. Según estadísticas sólo uno de cada
40 accidentados acude a
la atención en hospitales
para prevenir consecuencias más graves luego de
los golpes.

D

esde el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de
Buenos Aires, especialistas
en rehabilitación advierten que
no siempre esos tropiezos son casuales, sino que pueden constituir
una señal de alerta de enfermedades no detectadas que requieren
consulta inmediata al médico y
aconsejan medidas de prevención.
Es sabido que los adultos mayores tienen mayores riesgos de
accidentes domésticos y están
más propensos a las caídas. Y en
muchos casos esos accidentes se
pasan por alto o se minimizan.
Pero estudios internacionales ya
admiten que esos acontecimientos
involuntarios en personas de entre 65 y 80 años son un problema
mundial de la salud pública que
requiere de estrategias de prevención, mayor capacitación en
especialistas, creación de entornos
seguros y políticas eficaces para
reducir riesgos.
En hospitales públicos de la
Provincia de Buenos Aires, dos de
cada 5 adultos de más de 80 años
han referido al menos una caída al
año y existe una alta prevalencia
de fracturas de Hombro y Muñeca
como consecuencia directa de esos
episodios. Desde el Colegio de
Kinesiólogos de la Provincia de
Buenos Aires (CoKiba), especialistas en rehabilitación admiten
que existe una multiplicidad de
causas que pueden determinar
una alteración en la marcha o el
equilibrio en los adultos mayores como disminución de la
agudeza visual, alteraciones en la
circulación sanguínea, lentitud
progresiva de reflejos, atrofia
muscular, artrosis, entre otras y
recomiendan controles médicos
para la detección temprana de
esos problemas para evitar riesgos
de caídas.
“Existen indicadores para determinar alteración en el equilibrio,
una de las principales causas de
las caídas. Además, es importante
tomar medidas de prevención
en los domicilios porque es un
ámbito donde ocurren la mayor
cantidad de accidentes” explicó
Pablo Ignacio La Spina, Licenciado Kinesiólogo Fisiatra egresado de la UBA e integrante del
CoKiba. El especialista desde la
kinesiología en ortopedia y traumatología, se desempeña además
en el servicio de Kinesiología del
Hospital Municipal de Vicente
López “Bernardo Houssay”.

n133_24_02_2016.indd 4

Los personas de entre 65 y 80
años suelen tropezarse en la
mayoría de los casos dentro de las
viviendas y durante actividades de
baja intensidad. En esos accidentes tienen injerencia, las mascotas,
la utilización de calzado inadecuado y la no utilización de elementos prescriptos como anteojos,
bastones o andadores. También en
la calle existen peligros eventuales
como aceras estrechas, desniveles,
pavimentos defectuosos, semáforos de breve duración, bancos en
plazas y jardines demasiado bajos
o demasiado altos y escalones inadecuados para subir o descender.
Según la OMS cada año se producen en el mundo 37,3 millones de
caidas que con diferentes grados
de gravedad requieren atención
médica y hospitalaria. Un dato
más escalofriante es que se calcula
que se producen más de 420 000
caídas que resultan mortales. En
los EEUU entre un 20 y 30%
de las personas mayores que se
caen sufren lesiones moderadas o
graves como hematomas, fracturas de cadera o traumatismos
craneoencefálicos y refieren como
un factor de riesgo permanente la
falta de adaptación del entorno a
las necesidades de la población de
edad avanzada.
“Las estrategias en la prevención
de las caídas es fundamental para
cuidar a nuestros adultos mayores.
Hay parámetros internacionales
que aseguran que los programas
eficaces deben incluir exámenes del entorno donde vive la
persona y sugerir modificaciones
de ser necesarias; intervenciones
de especialistas para establecer
factores de riesgo en la salud que
puedan determinar esos episodios
y prescribir dispositivos asistenciales apropiados para ateanuar
problemas físicos o sensoriales, así
como intervenir con ejercicios de
equilibrio a cargo de profesionales
de la kinesiología” explicó La
Spina.
Según el kinesiólogo y fisiatra,
todas las lesiones en las personas
mayores requieren mucho más

tiempo para su recuperación
con relación a otros pacientes y
resulta casi “indispensable” la
participación de los familiares en
los tratamientos para controlar
las actividades de las personas
mayores tanto dentro como fuera
de sus casas.”No sólo pensamos
en devolverles la función perdida producto de la lesión, sino
que también lo hacemos con el
objetivo de prevenir futuras caídas
y consecuencias del problema que
manifiestan en la consulta” explicó La Spina. En los tratamientos
kinesiólogicos los prefesionales
trabajan sobre los déficit que
arrastran producto del envejecimiento y que los llevan a ser más
vulnerables ante determinadas
situaciones.
“Todos los kinesiólogos profesionales y en especial quienes se han
perfeccionado en ortopedia y traumatología para asistir a pacientes
gerontes tienen las herramientas
necesarias para poder cumplir con
ese tipo de rehabilitaciones”, dijo
La Spina.

Recomendaciones:

-Garantizar ambientes bien iluminados y con fácil acceso a las teclas
de encendido. Es que en mayoría
de los casos los pacientes suelen
levantarse en diferentes horarios
nocturnos y por ello es aconsejable que en ningún caso lo hagan a
oscuras
-Eliminar todo tipo de obstáculos
en el piso (alfombras, desniveles,
etc.)
-Proveer para su utilización de
calzados seguros para el andar
. Se desaconsejan pantuflas, ojotas
o cualquier otro calzado que se
saque con facilidad y con el menor
movimiento.
- Y si la persona requiere de una
ayuda de marcha para movilizarse
(andador, bastón, etc) que lo utilicen y no lo reemplacen por una
silla u otros muebles de la casa.

26/02/2016 04:50:45 p.m.