Medellín – Antioquia, miércoles 10 de marzo de 2010 Doctora MARIANELLA GARZÓN VERGARA Directora de Comunicaciones 4-72 La Red Postal de Colombia Bogotá

D.C. Respetada y apreciada señora directora: Con sumo orgullo y gratitud, acepté, el pasado mes de agosto, el honroso encargo de escribir una “Cronología de la vida del general y doctor Rafael Uribe Uribe” para el Boletín Informativo de la emisión filatélica “Rafael Uribe Uribe 150 años del natalicio 1859 - 2009”. Asumí la delicada e importante tarea con seriedad, cariño, entusiasmo y dedicación. Semanas después de publicado mi trabajo recibí extensos mensajes (Adjunto los documentos) del destacado sociólogo e historiador Édgar Toro Sánchez quien escribe: “…me parece acertado que acepte la crítica académica sobre los diez errores históricos en un texto breve y cronológico para la estampilla de Rafael Uribe Uribe en el sesquicentenario del nacimiento o 150 años.” Errores No. 1, 2, y 3. – No haber citado “Confederación Granadina. Estado de Antioquia. Provincia de Caramanta,” cuando escribí: “1859: El 12 de abril, en la Hacienda “El Palmar”, entonces jurisdicción de Caramanta, y hoy de
1

Valparaiso, en las montañas de Antioquia, la familia conformada por don Tomás Uribe Toro y doña María Luisa Uribe Uribe brindan su afectuoso saludo de bienvenida a su cuarto vástago”. En una cronología de un personaje organizamos las fechas de los sucesos importantes en su vida; la cronología no es una biografía y menos en un espacio tan limitado como el que nos ocupa. Cuando escribo: “El jueves 15 de octubre a la una y veinte de la tarde, el senador Rafael Uribe Uribe ingresaba por el costado oriental del Capitolio Nacional al Senado de la República: fue atacado a golpes de hachuela….”. No era necesario explicar que se trata del Capitolio Nacional de la República de Colombia, en la ciudad capital, Bogotá, Departamento de Cundinamarca. Error No.4. – Obtuvo su grado de doctor en derecho al aprobar los exámenes presentados el 24 de septiembre de 1880: “Se graduó el 25 de septiembre” corrige el historiador Toro Sánchez. Al respecto escribe Fernando Galvis Salazar en su obra Uribe Uribe, páginas 36 y 37: “A comienzos de septiembre de 1880, solicita se le conceda el pase para presentar el examen de grado (73). A fines del mismo mes dirige una nueva solicitud a la rectoría del colegio, a fin de que se le conceda el permiso necesario para presentar exámenes de habilitación en los cursos de legislación civil y penal, como también en pruebas judiciales, para así poder optar a grado general en jurisprudencia. En vista de la petición, el rector fija el 24 de septiembre de 1880, a las seis de la tarde, para que se efectúen tales exámenes y nombra como examinadores a los respectivos profesores de las materias

2

(74). Luis De Greiff, en su obra “Rafael Uribe Uribe”, página 11, cita como fecha del grado el 24 de septiembre de 1880. Error No. 5. – Dice el profesor: “Fue bautizado en Rionegro por el presbítero Juan de Dios Uribe el 12 de Agosto de 1859 y no por Telésforo Pedraza quien le había echado el agua antes en Nueva Caramanta”. Escribí en la cronología: “Fue bautizado en la ciudad de Rionegro el 12 de agosto por el cura de Nueva Caramanta, presbítero Telésforo Montoya”. Según la siguiente nota aclaratoria, Rafael Uribe Uribe recibió el agua bautismal dos veces: la primera del padre Telésforo Montoya (no Telésforo Pedraza, como lo indica el Dr. Edgar), quien le aplicó el agua, y la segunda, más solemne, de manos de su tío el Presbítero Juan de Dios Uribe, quien completó la ceremonia aplicándole óleo y crisma.

(Página 8 de la citada obra de Galvis Salazar)

3

4

Error No. 6. - “González White confunde a los dos artesanos asesinos con obreros”; al respecto, es bien interesante leer los escritos del profesor Alberto Mayor Mora, - igualmente profesor en la Universidad Nacional de Colombia - en especial el titulado: “24 horas en la vida de dos artesanos de 1914”, del cual cito éstos apartes: “En efecto, los carpinteros Leovigildo Galarza y Jesús Carvajal fueron miembros de la Unión Obrera, organización sindical pionera; eran alfabetos y con un nivel educativo por encima del promedio obrero; eran activistas en el plano gremial y solidarios con su estamento; estaban bien informados sobre la arena política y eran extremadamente sociables. Todo esto permite suponer que su decisión de asesinar a Uribe Uribe estuvo complejamente medida por ese haz de intereses y móviles, que debe ser explorado analíticamente como se intentará aquí.” (…) “ A lo largo del presente ensayo se sugerirán algunas explicaciones alternativas de ese hecho: la erosión del estatus de trabajadores independientes frente a las presiones de la economía de mercado, algo muy sentido por los artesanos Galarza y Carvajal; su trayectoria laboral como “empleados asalariados” del Gobierno, donde sin embargo no parece que hubieran acrisolado los sentimientos de lealtad, dedicación y celo en el servicio, propios de los funcionarios estatales o de los miembros del ejército como lo señala Otto Hintze (11); la importancia cada vez mayor que se le daba a la empleomanía y a las recomendaciones políticas antes que a su propia valía estamental, que llevó a Galarza y a Carvajal a estimar a Uribe Uribe más como un “distribuidor” clientelista de puestos y
5

recomendaciones que como un líder carismático; en fin, la enrarecida atmósfera lumpenproletaria de los medios laborales de las organizaciones bogotanas en cuyo suelo germinó la naciente clase obrera industrial, cuya gesta “heróica” han exagerado historiadores como Torres Giraldo, Spwell, Archile y Villegas (12) o que no han sido tenido en cuenta por historiadores económicos como Miguel Urrutia (13). El presente ensayo es, entonces, una invitación a examinar cuidadosamente las diferencias entre los estamentos artesanales de ciudades como Bogotá y Medellín, cuyas costumbres y valores irán a marcar profundamente a la naciente clase obrera industrial y a señalar contrastes y distancias en sus pautas de conducta.” Considero, pues, que llamar “obrero” a un “artesano” o a un “carpintero” no es ningún error histórico. En varias obras y escritos sobre el general Uribe Uribe son llamados indistintamente: obreros, ebanistas, artesanos o carpinteros. Error No. 7. - “(…) le cambia el nombre de Jesús Carvajal por José a uno de ellos (…)”: ciertamente, tiene razón y asumo dicha confusión de transcripción por lo cual, presento mis excusas, aclarando que ésta no corresponde a un error histórico (como le asigna el profesor) sino de simple tipeo (algo parecido a lo que le ocurrió al profesor Edgar Toro Sánchez cuando mencionó que el padre Telésforo Pedraza “le había echado el agua antes en Nueva Carramanta”) Error No. 8. - “(…) faltó el nombre del Colegio Académico de Buga, donde realizó algunos estudios secundarios (…). Copio
6

textual como redacté este aparte: “1875 – 1876: Ya establecida la familia en la ciudad de Buga, el joven Rafael continúa sus estudios secundarios que alterna con el trabajo (…)”. Error No. 9. - (Sic) “En las Memorias de Julián Uribe Uribe que Usted cita en su bibliografía doctor González White como es su estilo típico no aparecen los créditos y el nombre de quien hizo el prologo y las notas, pero es difícil borrarlo de la carátula, en Colombia todavía se plagian y se fusilan (…). Los documentos, la supuesta obra original estaba con su material en bruto, sin ninguna orientación (…),” y efectivamente el profesor Toro Sánchez los organizó en 24 capítulos, razón por la cual no deja de ser una obra original – no supuesta - de la autoría de Julián Uribe Uribe. En la organización y publicación de las Memorias de Julián Uribe Uribe también tuvo amplísima participación el ilustre escritor e historiador Otto Morales Benítez, personaje que tampoco cité en la bibliografía. Puede observar, profesor Toro Sánchez, que en ninguna de las diez obras consultadas y citadas en dicha bibliografía mencioné el nombre de alguno de sus prologuistas. No considero haber “fusilado” texto alguno, pues las citas tomadas de dichas obras siempre están entre comillas y con el nombre del autor. Error No. 10. – “1887 – 1896: En 1892 regresa al campo y organiza, en la población de Fredonia, la Hacienda Gualanday dedicada al estudio y explotación del café.” Anota el profesor Toro: “es en 1888 que inicia la colonización de la futura hacienda Gualanday.”
7

Al respecto fusilo de la página 229 de la obra de Galvis Salazar, varias veces citada: “Posible es, sin embargo, que resuelva ir a Medellín para ver qué me queda de “Gualanday” (427) y sus productos… (428).” “(427) Se refiere a la hacienda de “Gualanday”, fundada por Uribe Uribe en 1892 en el municipio de Fredonia, donde había establecido un gran cafetal y un ingenio de azúcar. (N. del A.). (428) Uribe Uribe, Carta (3 de diciembre de 1902), dirigida desde Barranquilla al doctor Maximiliano Grillo, a Bogotá, en revista PAN, número 11 (diciembre de 1936), p. 77.” Otras observaciones del historiador Toro Sánchez: “Colombia no tiene escuelas teóricas de investigación alrededor de los líderes políticos de los siglos XIX, XX y XXI están por ejecutasen (sic) en la práctica. El caso del líder liberal Rafael Uribe Uribe es claro, tuvo un liderazgo nacional es desconocido en Valparaíso (Antioquia), Medellín, Bogotá y Colombia en general, escasamente conocido por unos pocos como Aureliano Buendía en la novela Cien Años de Soledad del premio nobel Gabriel García Márquez, le molesta que sea verdad pues muestre todas las obras editadas del líder, los centenares de estudios biográficos históricos, sociológicos o antropológicos, que puedan existir, la no existencia es la representación de una élite liberal regional y nacional, inculta e ignorante, particularmente a los liberales los llamo reaccionarios López Pumarejo opuestos al cambio, a las reformas profundas que tanto Rafael Uribe Uribe con sus discursos y armas en los campos de batalla contra la Regeneración, que tuvo gran acogida en Antioquia.” (Sic).
8

Carta del profesor Toro Sánchez publicada en el diario “El Mundo”, de Medellín, el 28 de noviembre de 2009: “Los 150 años de Uribe Uribe. Señor Director: El reinado antioqueño y la elite liberal que han gobernado Antioquia y el país, para no dejar pasar por alto los 150 años del nacimiento de Rafael Uribe Uribe, lo nombran tangencialmente y no le cuentan a la nación que no existe ningún estudio moderno sobre el líder, aparte del que hizo el suscrito. Conferencistas de última hora y profesiones (sic) que no tienen estudios profundos y amplios del líder son los que patrocina la Gobernación de Antioquia y la casa de Nariño. Herederos de la corriente neoliberal a partir de 1990 borraron la historia de la educación, el establecimiento nacional y regional, y quedo el país sin historia, solamente para lustros, décadas, cuartos de siglo, medio siglo o centenarios. Así celebra la elite liberal y conservadora el aporte de sus líderes. Un saludo a Rafael Uribe Uribe cada aniversario. Es un reflejo del narcisismo, olvido y falta de memoria de la elite liberal nacional y regional para con Rafael Uribe Uribe, inmortalizado en Cien Años de Soledad. Edgar Toro Sánchez, sociólogo.” Escribe el profesor Toro Sánchez: “El doctor Otto Morales Benítez, liberal antigaitanista, defensor incondicional de la alianza laureanista-llerista del frente nacional, desde su bufete de oficina como abogado no las había podido editar con la vasta documentación empírica de los “archivos”, trabajo
9

que el no realiza y le encanta ganar avemarías con padrenuestros ajenos, tiene todo el derecho el doctor González White a darle los créditos a Otto Morales Benítez, de una investigación que no realizó él, pero me reafirmo sin el trabajo del sociólogo, se había quedado en los anaqueles o en el escritorio del doctor Morales o unas cuantas copias en manos de algunos familiares, todavía temerosos del que dirán para la edición de 1994.” (Sic) De las “Otras observaciones del profesor Toro Sánchez”, cuando escribe: “Rafael Uribe Uribe, inmortalizado en Cien Años de Soledad”, solamente puedo decir que en 1967, cuando fue publicada la también inmortal novela, el nombre, la vida y la obra del general y doctor Rafael Uribe Uribe ya habían recorrido 53 años en la historia de los grandes e inmortales hijos de Colombia. Sobre las demás observaciones que hace el profesor Toro Sánchez, -ante lo confusas e inelegantes -, prefiero que quienes lean este documento saquen sus propias conclusiones. Acepte mis excusas, doctora Marianella, por las molestias que con mi escrito pude haberle causado; excusas extensivas al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, a la Empresa Servicios Postales Nacionales 472, a su presidente el doctor Juan Ernesto Vargas Uribe y a la doctora Martha Lucy Giraldo Duque, Jefe Nacional de Filatelia. Con mi gratitud, admiración y aprecio, atento saludo, Bernardo González White
10

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful