LÉXICO  “En  la  lengua  existe  una  serie  de  verbos  que  resultan  muy  cómodos  y  económicos,  ya 

que    por  sí  mismos  tienen  un  sentido  muy  vago  y  de  este  modo  pueden  adaptarse  a  significar diferentes ideas y conceptos según cuál sea el complemento que les acompaña  o  el  enunciado  en  el  que  aparecen  insertos.  Estos  verbos  “comodines”,  como  haber,      poner, dar, tener o decir han de evitarse en la elaboración de un texto claro y conciso,  pues resulta preferible utilizar en su lugar una forma verbal que exprese de manera más    precisa  la  idea  que  se  desea  comunicar”.  (Estrella  Montolío  en  Manual  práctico  de  escritura académica, p. 127).     

GERUNDIO  El gerundio se utiliza con tanta frecuencia y para expresar cosas tan diversas que se vuelve impreciso y vago. Se ha dicho que  tres son las condiciones que debería cumplir un gerundio para ser usado correctamente:   1. El sujeto del gerundio tiene que coincidir con el sujeto de la oración principal.  2. La acción del gerundio tiene que realizarse al mismo tiempo o antes que la acción  del verbo principal.  3. La  acción  que  expresa  el  gerundio  debe  interpretarse  como  una  circunstancia  (tiempo, modo, causa o condición) de la acción del verbo principal.   Ejemplos:   1. Uso correcto: Ana come escuchando música. (Se interpreta que Ana come y que también Ana escucha música).   Uso  incorrecto:  el  camión  atropelló  a  unos  niños  jugando  a  la  pelota.  (No  se  puede  interpretar  que  el  camión  atropelló a unos niños y que también el camión jugaba a la pelota).     2. Uso correcto: Pedro caminó comiendo chicle. (El comer y el caminar se realizan al mismo tiempo).  Uso incorrecto: los niños rompieron el cristal de un pelotazo, huyendo con la pelota. (No se puede interpretar que  los niños rompieron el cristal al mismo tiempo que huían con la pelota).     3. Uso correcto: me lo explicó viendo la película. (Explica cuándo sucede la acción).   Uso incorrecto: tiró el vaso contra la pared rompiéndolo en mil pedazos. (Presenta una relación que el gerundio no  puede expresar: consecutiva).     Es comprensible que los denominados “usos incorrectos” nos parezcan correctos. Esto sucede porque la norma acerca del uso  del  gerundio  se  aleja  mucho  de  los  usos  reales  que  hacemos  de  esta  forma  no  personal.  Sin  embargo,  es  preferible  evitarlo  porque  al  ser  un  “comodín”  nuestro  discurso  pierde  precisión  y  especificidad.  (También  porque  es  muy  difícil  manejar  a  cabalidad los usos considerados correctos).  

 
PUNTUACIÓN  La  puntuación  es  un  mecanismo  eficaz  para  delimitar  las  diversas  unidades    textuales que conforman el discurso, con el objetivo de que el lector interprete el  texto  en  el  sentido  previsto  por  el  emisor.  Los  signos  de  puntuación  son    básicamente, elementos que guían la tarea interpretativa del lector.   

  TEXTO: se abre con un espacio en blanco (sangría) y una mayúscula; y se  cierra con el punto final          
PÁRRAFO: se abre con un espacio en blanco (sangría)  y una mayúscula; y se cierra con el punto aparte  ENUNCIADO:  es  el  componente  de  los  párrafos.  Se  inicia con mayúscula y termina con un punto seguido. SINTAGMA:  es  el  componente  de  los  enunciados.  Para  marcarlos su utiliza el punto y coma, dos puntos y la coma.  

USO DE PRONOMBRES RELATIVOS

  PUNTO Y COMA: sirve para indicar que dos segmentos del texto están muy relacionados desde el punto de vista del contenido. 
Ej.: A las nueve de la noche, el cráter del volcán Nevado de Ruiz entró en erupción; y, al derretir millones de metros cúbicos de hielo y  nieve,  provocó  el  desbordamiento  de  varios  ríos  que  arrasaron  numerosas  localidades:  una  inmensa  capa  de  lodo  y  barro  cubrió    Armero  El punto y coma se emplea para unir los diversos sucesos simples que forman parte del suceso complejo que describe el enunciado.    Con el punto y coma el emisor vincula estrechamente un suceso a otro e indica al lector que, tomados en conjunto, forman parte del  mismo acontecimiento.   En  el  ejemplo,  la  acción  de  entrar  en  erupción  y  la  de  provocar  el  desbordamiento  de  varios  ríos  al  derretirse  el  hielo  y  la  nieve  se    presentan ordenadas cronológicamente y además, ambas, conjuntamente, explican por qué el pueblo de Armero desapareció.    

 

 
DOS PUNTOS: las unidades textuales anunciadas por los dos puntos siempre introducen una causa, consecuencia, una explicación o    un resumen de lo expuesto en el segmento anterior. Ej.: Las estaciones del año son cuatro: primavera, verano, otoño e invierno. En  este caso los dos puntos introducen una enumeración 

 
COMA: se usa coma en las siguientes situaciones:     1. Complementos explicativos: Paris, la capital de Francia, es una ciudad muy romántica.   2. Incisos colocados al inicio de la frase: pasado el peligro, el asustado lugareño salió de la cabaña  3. Incisos colocados al final de la frasee: era difícil hacerlos bajar de sus refugios, petrificados como estaban por el miedo y la    angustia.   4. Elementos individuales de una serie: el torrente de agua arrasó árboles, animales, rocas y lodo.     Cuando no usar coma:   *No se debe colocar coma entre sujeto y predicado  Pedro, salió a comer  *No se debe poner coma entre el verbo y alguno de sus complementos  Mal uso de coma: Me dijo, que vendría.  

 

Taller de producción textual /Evelyn Hugo Rojas/ Fuente: Manual de escritura  académica de Estrella Montolío.  

ASPECTOS FORMALES PARA LA REVISÓN DE UN TEXTO            
  4. Evitar las cacofonías o repeticiones de sonidos  En  el  texto  con  propósitos  académicos  es  conveniente  eludir  la    repetición de sonidos o rimas:   • La  emoción  en  la  mente  sustituye  la  reflexión  rápidamente (rima involuntaria).     • En  la  mente  la  emoción  sustituye  al  razonamiento  con  rapidez.        6. Evitar el queísmo y el dequeísmo   Dequeísmo: consiste en el uso de la preposición “de” después de    un verbo acompañado de un “que” antes de una subordinación    cuando no es necesario.   • Ustedes piensan de que este es un problema.   Queísmo: consiste en la utilización de un verbo con un “que”  antes de complemento sin la preposición que exige su régimen.   • El ministro se había olvidado que existe un acuerdo  previo (incorrecto).       2. Modificar el orden de las palabras cuando sea necesario Es importante verificar que el orden de las palabras sea el más adecuado, de  modo  de  facilitar  la  lectura  y  evitar  ambigüedades  del  contenido  que  queremos  expresar.  En  especial,  los  complementos  deben  seguir  inmediatamente al nombre que modifican, a fin de que no se generen malas  interpretaciones, por ejemplo:   • La  noticia  fue  interpretada  como  un  llamado  de  los  empresarios  del  presidente (ambiguo).  • La  noticia  fue  interpretado  como  un  llamado  del  presidente  a  los  empresarios.   1. Privilegiar la voz activa sobre la pasiva Las  oraciones  activas  son  más  directas  y  comprensibles  que  las  pasivas,  ya  que  en  las  primeras  los  sujetos  gramaticales  y  lógicos  coinciden.   • La iniciativa para legalizar el aborto fue propuesta por el  diputado (pasiva).   • El diputado propuso la iniciativa para legalizar el aborto.  

3. Evitar las asimetrías en el texto  Un  defecto  común  en  la  escritura  es  presentar  contenidos  paralelos  mediante  construcciones  diferentes.  Con  el  fin  de  facilitar la comprensión del lector, es útil presentar la información  semejante en forma simétrica.   • Los  paisajes  nortinos  son  más  luminosos  que  los  del  sur  (asimétrico).   • Los paisajes nortinos son más luminosos que los sureños. 

       

5. Eliminar palabras innecesarias La  brevedad  es  un  principio  comunicativo  general,  de  ahí  la  necesidad  de ser  concisos  en  la  escritura.  En  ocasiones  se  puede  eliminar  palabras  sin  afectar  el  contenido  que  deseamos  transmitir.  Por  ejemplo,  la  utilización  de  unidades  que  resulten  obvias en ciertos contextos:   • La  orquesta  está  compuesta  por  un  grupo  de  músicos  excelentes de gran nivel (largo y redundante).  • La orquesta está compuesta por músicos excelentes.  

7. Evitar las faltas de concordancia  Un  error  frecuente  es  la  falta  de  concordancia  del  verbo  con  el    sujeto  correspondiente.  Es  importante  cuidar  que  los  verbos  concuerden en número y que los adjetivos concuerden en género    con los adjetivos:   • El  grupo  de  emprendedoras  quedó  derrotadas  por  el    terremoto (no concuerda).   • El  grupo  de  emprendedoras  quedó  derrotado  por  el                                                                                                                                                                                 terremoto.   • Un grupo de senadores viajaron a la zona (no concuerda).  • Un grupo de senadores viajó a la zona.  

Todo texto debe ser revisado en estos aspectos, sobre todo  los que formen parte del discurso académico.