You are on page 1of 2

La Web 2.

0 atenta contra la inspiración, la imaginación y la creatividad
Casi siempre tenemos la idea de que cuando algo ³evoluciona´ o ³va para adelante´ es para mejor, pero a veces no tomamos real consciencia de qué es lo que verdaderamente está ocurriendo y si en definitiva el cambio es para mejor o para peor.

Si bien son miles los ejemplos que se pueden dar tanto en su sentido como en otro, creo que muchas veces el avance en determinado aspecto nos hace retroceder en otros. Y quiero hablar específicamente en torno a la tecnología y al avance de la Web 2.0. Como ya dijimos en alguna oportunidad cuando intentábamos explicar qué es la Web 2.0, el enfoque principal y a lo que está dirigida la Web 2.0 es a lo social, a la interacción, a lo compartido. Hasta aquí nada para reprocharle al intento de reunirnos a todos en un espacio donde compartir contenido con millones de personas, pero -como no todo lo que brilla es oro- hay algunas cosas que podemos considerar negativas para ver. Desde que Internet salió a la luz, y más aún después de la Web 2.0, todo es compartir. Si tengo algo que me gusta o me parece interesante lo comparto vía mail, Twitter, Facebook o cuanta aplicación exista para hacerlo y así lo comunico a todos mis contactos. Esto nos está transformando poco a poco en ³expertos en compartir contenido´, y la primera inquietud que surge es: Con el paso del tiempo ¿Quién va a crear el contenido que nosotros debemos compartir?. Veamos esta imagen que ejemplifica un poco lo que venimos diciendo.

Como podemos ver, cada vez se escribe (produce) menos y se comparte más. La evolución de la escritura ha hecho que desaparezca el escritor típico que conocíamos tiempo atrás para convertirlos en bloggers que publican lo que quieren decir en diferentes blogs. Luego vino el turno de Twitter, y con esto la debacle total. Un sistema de microblogging que nos limita a decir lo que estamos pensando en 140 caracteres. Y como si esto no fuera lo suficientemente limitante, ahora la moda es hacer re-tweet a todo aquello que consideramos contenido interesante, olvidándonos por completo de la inspiración, la imaginación y la creatividad. Sinceramente no se muy bien hacia donde se dirige todo esto, pero me da un poco de lástima que se pierdan cosas tan importantes como la frescura, la innovación o la espontaneidad, y que todo se base en el simple hecho de encontrar algo mas o menos interesante escrito por otra persona para luego re-twittearlo con tus seguidores. Mi queja no es contra la Web 2.0 y su ³forma de ser´, más bien va dirigida a los propios usuarios de la web para que se den cuenta de esta situación y que -en última instanciasean ellos quienes generen sus propios contenidos. Después, obviamente, vendrá alguien a re-twittearlo«