Punto nodal, Plano focal y Distancia focal

El punto nodal es el punto tras el lente en donde los haces de luz
convergen y se invierten. (Si, la imagen se proyecta al revés en la
cámara, al igual que nuestros ojos!)
El plano focal, es el lugar en donde se encuentra el material
fotosensible (película, papel, foto sensor) y en donde la imagen
debe adquirir mayor nitidez
La Distancia Focal, es la distancia que existe entre el punto nodal
y el plano focal. Se mide en milímetros (mm).
Ya que la Distancia Focal se mide en milímetros, podemos clasificar
los distintos tipos de lentes, tal como hemos expresado, en mm.
Los dividiremos en tres grandes grupos: Gran Angulares, Normales
y Tele Objetivos.
Gran angulares: 6mm - 10mm - 18mm - 20mm -28mm -35mm
Normales: 45mm - 50mm - 55mm
Tele Objetivos:70mm - 80mm - 100mm - 200mm - 300mm - 500mm
Esto quiere decir, por ejemplo, que en un lente 50mm, existen
50mm de distancia entre el Punto nodal y el Plano Focal.
Por qué reciben el nombre Gran Angular, Normal y Tele Objetivo?
Bueno, porque un lente Gran Angular tiene un gran ángulo de
visión, un lente Normal, se asemeja al ángulo de visión de nuestro
ojo y Tele Objetivo por que “acerca” los elementos que estamos
encuadrando a través de el.

Pentaprisma

Un pentaprisma es un prisma de cinco caras que forma parte del
visor a nivel del ojo de las cámaras SLR y sirve para corregir la
inversión lateral de la imagen, que el espejo ya ha colocado boca
arriba. Es una pieza de cristal sólida
Muchos tienen más de cinco caras (por lo general, ocho) que
resultan de cortas las partes innecesarias del prisma para reducir su
tamaño.
Hay que hacer algunas diferencias, pues también existe lo que se
denomina, pentaespejo. El pentaespejo es una solución alternativa,
más económica (cámaras réflex de gama baja o media), al
pentaprisma. Consiste en una serie de espejos que cumplen la
misma función que el pentaprisma, sin embargo, al pasar por tantos
espejos, la calidad y luminosidad de la imagen disminuye
El espejo, es el encargado de desviar la imagen hacia el
pentaprisma. El espejo es una pieza abatible que desvía la imagen
a la parte superior de la cámara, donde aparte de servir para
observar la imagen que entra, se toman las medidas oportunas
para una correcta exposición. Una vez tomadas dichas medidas el
espejo se abate para dejar pasar la imagen al sensor.

Partes de una cámara

1. Batería: Suministra la energía necesaria a la cámara para que
todos sus componentes funcionen correctamente.
2. Circuitería: La parte electrónica de la cámara.
3. Conexiones: Lugar dónde conectaremos la cámara a
dispositivos externos (ordenador, televisor, red eléctrica, otros
accesorios).
4. Cortinilla: Forma parte del obturador. La cortinilla consta de
una serie de láminas de plástico colocadas horizontalmente a
modo de “cortina” (más bien como un “estor”) que se suben y
bajan para dejar pasar la luz.
5. Diafragma: Juego de pestañas que se abren o se cierran
(nunca completamente) que regulan el “caudal” de luz
entrante por el objetivo.
6. Dial de modos: Rueda donde se selecciona el
modo/programa, que vamos a utilizar (automático, manual,
semiautomático…)
7. Disparador: Botón que apretamos para sacar la foto.
8. Empuñadura: Por dónde agarramos la cámara. Suele estar
diseñada para una buena ergonomía en el agarre.
9. Espejo: Situado en el interior de la cámara, entre el objetivo y
el sensor. Su función es enviar la imagen al visor antes de
disparar para encuadrar y tomar las mediciones oportunas.
Una vez realizado todo el espejo se levanta y deja pasar la
imagen hacia el sensor.
10.

Flash: Añade luz a la toma si hay poca luz.

11.
Montura: Aro de metal o plástico reforzado, dónde se
coloca el objetivo.
12.
Motor de enfoque: Motor que se encarga de mover las
lentes de enfoque del objetivo (no todas las cámaras tiene
este motor).

13.
Objetivo: Conjunto de lentes que hacen llegar la imagen
exterior a la cámara.
14.
Obturador: Su función es bloquear la luz y dejar pasarla,
durante un tiempo determinado, para que la imagen se
imprima en el sensor.
15.
Pantalla secundaria: Pantalla secundaria dónde
obtenemos el resultado de las mediciones y controles de la
cámara. Parte de esta información también puede obtenerse
mirando por el visor.
16.
Pantalla: En ella comprobamos la imagen que hemos
tomado y controlamos otras operaciones. En algunas cámaras
también hace la función del visor (ver: live view).
17.
Pentaprisma: Juego de espejos situados en la parte
interior superior de la cámara encargados de llevar la imagen
desde el objetivo hasta el visor.
18.
Procesador: Cumple la misma función que en un
ordenador, procesar la información que le llega (datos de los
programas elegidos para la fotografía, velocidad con la que se
procesa la toma, aplicaciones internas de la propia cámara…).
19.
Reductor de movimiento: Ayuda a evitar pequeñas
trepidaciones de la cámara cuando fotografiamos a mano
alzada.
20.
Rosca para trípode: Lugar dónde enroscaremos el
trípode u otro accesorio para la cámara.
21.
Sensor infrarrojo: Por medio de dicho sensor podremos
disparar a distancia la cámara.
22.
Sensor: Sustituye al antiguo carrete fotográfico, es
dónde se va a imprimir la imagen.
23.
Tarjeta de memoria: Dónde se almacenan las
fotografías que vamos tomando.
24.

Visor: Por dónde se mira.

25.
Zapata del flash: Lugar dónde colocaremos un flash
externo.

La apertura del diafragma
La apertura del diafragma define la cantidad de luz que pasa por el
lente y se encuentra cerca del centro óptico del objetivo donde se
cruzan los rayos de luz.

Cuanto más lejos está el centro óptico del sensor de la cámara
(distancia focal) menos luz llega al sensor. La cantidad de luz
disminuye con el cuadrado de la distancia.
Ejemplo: Con un objetivo de 100mm de distancia focal, cuya
apertura es de f/4, llega cuatro veces menos luz al sensor que con
un objetivo de 50mm de apertura f/2. Ahora, si abriéramos la
apertura del segundo lente a f/2, llegaría exactamente la misma
cantidad de luz al sensor como con el primero con f/2. O sea:
cualquier objetivo con una apertura definida (por ejemplo: f/2) deja
pasar exactamente la misma cantidad de luz independientemente
de la distancia focal.

Con cada paso en la escala de f/16 – f/11 – f/8 – f/5,6 – f/4 – f/2,8 –
f/2 – f/1,4 – f/1 se dobla la cantidad de luz que llega al sensor de la
cámara. Y con cada paso cambia el campo de enfoque.
Si tomamos una foto de un punto negro en un papel blanco (vea
imagen abajo) con el foco (F) exactamente en el punto, él
aparecerá bien enfocado en la imagen independientemente de la
abertura del diafragma.

Si el punto está fuera del foco, resultará un círculo difuso en la foto
(círculo de confusión). Cuanto más desenfocado el punto y/o más
grande la apertura del diafragma más grande el círculo. Para
comparar el efecto del cambio de la apertura, sólo cambiamos la
apertura, no el foco (queda igual desenfocado).

Debido a la apertura pequeña con f/16 el ángulo de los rayos de luz
es más cerrado y por eso el círculo de confusión es más pequeño
que con la apertura f/4. El punto parece más “nítido” en la imagen.
Sólo en el plano de foco (F) la imagen está 100% nítida. Los objetos
antes y después del plano de foco salen más o menos borrosos:
cuanto más lejos del plano del foco más borroso están. Debido a la
capacidad de definición del ojo humano el diámetro máximo
tolerable del círculo de confusión se encuentra en la 1500ª parte de
la diagonal de la imagen, que en general corresponde a la distancia
con la que vemos una fotografía. Si el círculo es más grande, se lo
reconoce como borroso. Ya que el aumento de diámetro de los
círculos de confusión es mayor cuanto más abierto está el
diafragma, el campo de enfoque con las aperturas grandes es más
pequeño.

En este ejemplo enfocamos a la fuente (a 9,0 metros de distancia). El campo de enfoque no está
delimitado por un cambio brusco de nitidez a borrosidad, sino que es un degradado suave.

El sensor
Da igual que sea réflex o compacta, el sensor es el corazón de
nuestra cámara. El es un elemento “sensible” sobre lo cual se
proyecta la luz dibujando una imagen que representa lo que nuestra

cámara ve. (Semiconductores de silicio)
El sensor es para las cámaras de fotos digitales como la película o
carrete que usábamos en las cámaras de fotos analógicas. La
diferencia es que en las cámaras analógicas había que cambiar la
película mientras que en las digitales el sensor es fijo y no requiere
ser cambiado. Podemos “proyectar” sobre él tantas fotos digitales
como queramos, pues para almacenar la foto ya tenemos la tarjeta
de memoria.
¿De qué se compone el sensor de mi cámara de fotos?
El sensor es una especie de pequeño chip compuesto por
millones de componentes sensibles a la luz, llamados
píxeles. Esos millones de píxeles tienen que estar siempre a
oscuras, y tan pronto como se les exponga a la luz ellos la capturan,
por eso son sensibles. Gracias a que capturan esa luz, obtenemos la
imagen (En variaciones de voltaje o de tensión analógica de
corriente alterna, que a continuación se convertirán en datos
digitales).
Cuando multiplicamos la cantidad de fotoceldas o píxeles que
contiene el sensor a todo lo ancho por las que contiene a todo lo
alto, el resultado de la operación serán los miles o los millones de
píxeles de resolución que éste posee (1 mp = 1 millón de píxeles
x ancho x alto de superficie. 10 mp =10 millones de px.). Su
cantidad es la que permitirá reproducir impresa en papel (a menor o
mayor tamaño), visualizar en la pantalla del monitor o de un
televisor, la imagen.
Tecnología de los sensores
Los sensores se pueden clasificar según su tecnología, y el de tu
cámara seguramente pertenezca a uno de los siguientes tipos de
sensores:
 CCD y Super CCD
 CCD RGBE
 CMOS

 Foveon X3
Aunque en realidad los 2 tipos de sensores más expandidos o
populares son el CCD y el CMOS.
Los sensores del tipo CCD fueron los primeros en usarse,
pero en la actualidad la mayoría de las cámaras están
usando sensores CMOS los cuales ahorran batería, a la vez que
procesan la imagen mucho más (Y es más económico para los
fabricantes). En cuanto a calidad de la imagen, en el pasado los
CCD ofrecían mejor calidad de imagen, pero con el tiempo los CMOS
alcanzaron ya esa calidad.
En los sensores Importa el tamaño
Él determinará la calidad de la cámara y por consiguiente la de las
fotos.
Cuanto más grande sea el tamaño del sensor, mejor.
 Sensor Full Frame, conocido también como sensor 35mm.
Dimensiones: 36x24mm
 Sensor APS-H. Dimensiones: 28,7x19mm
 Sensor APS-C (usado en las Nikon, Pentax y Sony).
Dimensiones: 23,6×15,7mm
 Sensor APS-C (usado en las Canon). Dimensiones:
22,2×14,8mm
 Sensor Foveon (usado en las cámaras Sigma). Dimensiones:
20,7×13,8mm
 Sensor Micro Cuatro Tercios. Dimensiones: 17,3x13mm
 [… otros sensores más pequeños…]
Por otro lado, en cuanto a tamaños de cámaras digitales compactas
suele haber 3 tamaños que son los más expandidos y que son los
siguientes, de mayor a menor:
 1/1,7″ (7,6 x 5,7mm)

 1/1,8″ (7,18 x 5,32 mm)
 1/2,5″ (5,76 x 4,29 mm)
Nota: Conviene que conozcas que el tamaño del sensor afecta,
además de la calidad de la imagen, la distancia focal del objetivo.
Cuando compramos un objetivo por ejemplo de 18-55mm y lo
usamos a 18mm, en realidad sólo son 18mm si tenemos un Sensor
Full Frame. Si el sensor es más pequeño entonces la distancia focal
real no será de 18mm sino mayor, a lo mejor de 27mm.

Otras características de los sensores: Los megapíxeles y la
sensibilidad ISO
En teoría, cuantos más megapíxeles tenga nuestro sensor, mejor
calidad de imagen obtendremos. Esto no siempre es absoluto.
El otro factor de importancia es la sensibilidad ISO. Este indicador
nos revela el grado de sensibilidad del sensor a la luz, pero también
hay que recordar que a mayor ISO también puede ser mayor el
ruido en la imagen, eso dependerá de cada cámara.
Los colores
No todos los sensores captan los colores tal como
nuestro sentido de la vista los ve en realidad.
Algunos tienen predominante hacia el color azul,
mientras que en otros predomina el magenta. Esa
predominante aparece en las fotos tomadas a plena

luz del sol, pero se acentúa más sobre todo cuando
se toman fotografías en interiores, ya sea
empleando la luz ambiente natural de la habitación,
o utilizando el flash.

RESOLUCIÓN EN MEGAPÍXELES Y MEDIDAS
APROXIMADAS DE LOS SENSORES
INSTALADOS EN DIFERENTES CÁMARAS
FOTOGRÁFICAS COMPACTAS
Resolución Dimensiones
del sensor del área en
en
píxeles (largo
Megapíxeles x ancho)

Tamaño
en
pulgada
s

Tamaño
en
milímetr
os

2

1632 x 1232

1 /3,2

4,50 x
3,40

3

2048 x 1536

1 /2,5

5,75 x
4,29

4

2464 x 1632

1 /2,5

5,75 x
4,29

5

2560 x 1920

1 / 2,5

5,75 x
4,29

6

2816 x 2112

1 / 2,5

5,75 x
4,29

7,1

3072 x 2304

1 / 2,5

5,75 x
4,29

8

3264 x 2448

1 / 2,5

5,75 x
4,29

10,2

4224 x 2376

1 / 1,7

7,60 x

5,70
12,1

4000 x 3000

1 / 1,7

7,60 x
5,70

Entre los tamaños de sensores más empleados en
las cámaras fotográficas digitales se encuentra el
de 1 / 2,5 pulgadas. A esa superficie en el sistema
métrico decimal le corresponden 5,75 mm de ancho
por 4,29 mm de alto, por lo que multiplicando a
continuación ambas medidas obtendríamos: 5,75 x
4,29 = 24,6 mm2 de área. Como se podrá
comprobar, esa superficie es mucho menor que la
correspondiente a un fotograma o cuadro de una
película fotográfica de 35 mm, a la que le
corresponde: 35 x 24 mm = 840 mm2 de área.

ESCALA DE OBTURACIÓN UNIVERSAL
Si comparamos esta escala con la de diafragmas
veremos que cada paso en ambas, equivale al
doble del valor anterior y a la mitad del siguiente.
VELOCIDAD:.....1"....1/2....1/4....1/8....1/15....1/30....
1/60....1/125....1/250....1/500....1/1000
DIAFRAGMA:....32.....22......16......11.......8.........5.6..
......4.........2.8..........2...........1.4............1

Para un cierto valor de iluminación, todos los pares
de combinaciones que aquí figuran, tienen un valor
equivalente; y para cada nivel de luz, existen tanto
pares de combinaciones diafragma-velocidad como
admita nuestro equipo. La elección de uno u otro
dependerá del tipo de escena a tratar.
Parece obvio decir que la elección de la velocidad
adecuada ha de hacerse en función de la velocidad
del objeto a fotografiar si lo que queremos es
congelar el movimiento. En el caso de escenas
estáticas, la elección ha de hacerse teniendo en
cuenta las condiciones de iluminación, y por tanto
del diafragma utilizado, de la estabilidad del pulso
del fotógrafo, y de la longitud focal del objetivo.
En el primer caso, la velocidad ha de ser
inversamente proporcional al valor de la apertura
de diafragma utilizado. Con lo que a mayor
velocidad, mayor abertura y por tanto menor
profundidad de campo. La elección de la
combinación velocidad-diafragma tendrá que
hacerla el fotógrafo en función la iluminación, del
tema y del movimiento que quiera expresar en la
foto.

Las vibraciones y el pulso del fotógrafo en el
instante de disparar resultan factores decisivos en
la calidad de la fotografía al usar bajas velocidades.
Para ello resulta fundamental saber sujetar la
cámara desde el principio y aprovechar el apoyo de
cualquier objeto: columnas, arboles, o incluso
tumbarse en el suelo. Un método muy bueno para
aprender a sujetar la cámara consiste en sujetar un
trocito de espejo sobre el frontal del pentaprisma,

ponerse cerca de una bombilla encendida y mirar
como vibra la mancha de luz reflejada en una pared
en penumbra según pulsamos el disparador en
diversas posturas. Esto vale para descubrir, por
ejemplo, que al disparar con la cámara en formato
vertical, hay un mayor riesgo de fotos movidas. El
valor de obturación más lento aconsejado, está en
función del objetivo que usemos. Vamos a ver esto
más despacio.
La distancia focal del objetivo condiciona la
velocidad por dos motivos: por el mayor peso y
vibraciones de los teleobjetivos de larga distancia
focal, y por el menor ángulo de cobertura de los
mismos. Pensemos, por ejemplo, que si la cámara
nos vibra un milímetro hacia bajo al disparar con un
gran angular, la escena que contemplamos por el
visor se moverá sólo unos centímetros, mientras
que con un superteleobjetivo enfocado a 100
metros, la vibración puede desplazar la imagen una
decena de metros. Quiém haya sujetado a mano
unos potentes prísmáticos comprenderá sin duda
este efecto.
Una buena regla para saber la velocidad mínima a
usar con cada objetivo es ajustar un valor
aproximadamente igual a su distancia focal. De
esta manera, con un teleobjetivo de 500 mm. no se
aconseja disparar a menos de 1/500 de segundo, y
con uno normal de 50 mm. a no menos de 1/60.