El  testimonio  de  represión  
22  Octubre    
política  como  un  
instrumento  terapéutico            
Ana  Julia  Cienfuegos,  
Cristina  Monelli              Amer.  
J.  Orthopszchiat.  53(1).  
Enero,  1983

 

Unidad  3  

2012  
 

 

El  testimonio  de  represión  política  como  un  instrumento  terapéutico  
Ana  Julia  Cienfuegos,  Cristina  Monelli  
Amer.  J.  Orthopszchiat.  53(1).  Enero,  1983  
 
Resumen  
Los   antecedentes   de   este   trabajo   radican   en   la   historia   política   de   Chile,   cuando   en   septiembre  de  
1973   el   proceso   democrático   se   rompió   debido   a   un   golpe   militar.   Para   aquellos   que   estaban  
comprometidos   a   la   Unidad   Popular   del   gobierno   de   Salvador   Allende,   esto   significó   no   solamente  
el  derrumbe  de  su  anterior  participación  política  y  social,  sino  también  el  comienzo  de  una  extensa  
persecución.  Este  documento  describe  el  trabajo  de  un  programa  de  salud  mental  que  fue  creado  
para  ayudar  a  las  víctimas  de  la  persecución  política,  cuyas  experiencias  incluyen  desde  la  muerte  
o   desaparición   de   un   ser   querido,   hasta   la   tortura,   el   exilio,   la   pérdida   de   empleo,   y   el   acoso  
general.    
Como  las  autoras  hacen  recordar,  hombres,  mujeres  y  niños  en  todo  Chile  han  sido  y  siguen  siendo  
maltratados  por  represión  política.  Pocos  han  logrado  obtener  tratamiento  médico  y  psiquiátrico  
dentro   del   país;   muchos   otros   se   han   visto   obligados   de   dejar   Chile.   Sin   embargo,   la   mayoría  
simplemente  tenía  que  seguir  viviendo  con  las  secuelas  de  la  persecución,  y  temió  buscar  ayuda  
por    miedo  a  sufrir  otra  tortura  o  humillación.  Algunos  ahora  están  buscando  el  tratamiento  de  los  
daños   psicológicos   que   sufrieron   hace   casi   una   década.   A   fin   de   evaluar   el   gran   significado   que  
tiene  el  derrumbe  de  todo  lo  construido  en  la  vida  para  una  persona,  la  alienación  y  angustia  que  
siguen-­‐   la   posibilidad   de   integrar   esta   experiencia   de   manera   positiva   a   la   vida   deben   ser  
consideradas  para  la  relación  entre  el  funcionamiento  emocional  y  compromiso  político  futuro.  
De   acuerdo   a   Castilla   del   Pino,   afecto   implica   internalizar   el   objeto   del   amor;   el   objeto   de   los  
sentimientos  de  una  persona  pierde  su  realidad  externa  y  se  convierte  en  una  parte  del  Yo  –  una  
“relación   de   objeto”   en   términos   psicoanalíticos.   En   este   trabajo,   el   compromiso   político   es  
entendido   como   un   tipo   especial   de   relación   de   objeto.   Sentimientos   de   pérdida   resultan   de   la  
derrota   de   esfuerzo   político   y   la   perdida   del   objeto   viene   acompañada   de   un   sentido   de  
responsabilidad  por  fracaso  masivo.  La  realidad  proyectada  hacia  adentro  deja  de  formar  parte  del  
Yo;  sentimientos  de  muerte  aparecen  a  la  conciencia.  Aunque  una  persona  se  encuentra  frente  a  
la   ruptura   de   sus   propósitos   y   metas,   la   vida   de   esa   persona   y   del   país   continúa.   La   represión  
política  es  eficiente  en  restringir  toda  forma  de  relación  social  así  como  política  –  con  la  familia,  
amigos,  compañeros  de  trabajo,  partido  político,  etc.  El  individuo  se  aísla  y  corre  riesgo  de  caer  en  
desesperación  e  inmovilidad.    
 

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   1  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

TRATAMIENTO  FUNDAMENTAL  
El  enfoque  terapéutico  discutido  en  el  trabajo  de  Cienfuegos  y  Monelli  se  centra  en  restablecer  los  
lazos  personales  y  políticos  que  se  han  cortado  o  interrumpido  por  la  situación  política  en  Chile.  Se  
basa   en   la   creencia   de   que,   para   las   víctimas   de   represión   política   y   de   tortura,   el   proceso   de  
curación   requiere   la   restauración   de   la   capacidad   del   individuo   de   reanudar   el   curso   de   su   vida;   lo  
que   involucra   dar   a   su   propia   historia   –   compromiso   político,   relaciones   personales,   trabajo,   y  
conexiones  sociales  -­‐    un  significado  en  el  presente  y  en  el  futuro.  Generalmente,  la  experiencia  de  
represión  política  puede  ser  caracterizada  como  violenta  y  bruta.  Es  comprensible  que,  entre  las  
técnicas  de  represión,  la  tortura  sea  identificada  como  la  que  tiene  mayor  impacto  traumático  a  
las   víctimas.   Para   la   mayoría,   el   sufrimiento   psíquico   fue   causado   por   una   serie   de   hechos   que  
resultaron   traumáticos   tanto   para   los   individuos,   como   para   la   sociedad.   Resumiendo,   esto  
constituye  un  conjunto  de  interacciones  negativas  que  pueden  ser  denominadas  “ciclo  orientado  a  
la   regresión   y   el   deterioro”;   esto   incluye   un   alto   nivel   de   ansiedad;   dificultades   para   pensar,  
visualizar   y   distinguir   problemas;   perdida   de   autoestima;   retiro   social;   disminución   de  
productividad  personal;  y  abandono  de  objetivos.    
Como   manifiestas   las   autoras,   el   concepto   del   trauma   tiene   una   larga   historia   dentro   de   la  
psicología.   Por   ejemplo,   Freud   señaló   que   el   factor   etiológico   activo   en   neurosis   traumáticas  
realmente  no  son  las  lesiones  corporales  significantes,  sino  el  efecto  del  susto,  que  es  el  trauma  
psíquico.  Cada  experiencia  que  produce  el  efecto  doloroso  de  miedo,  ansiedad,  vergüenza,  o  dolor  
psíquico  puede  actuar  como  un  trauma.    
Freud   destacó   el   uso   de   comunicación   verbal   como   un   medio   para   relacionar   el   origen   y   la  
intensidad  del  padecimiento  de  la  persona  con  los  hechos  asociados  con  él,  sea  de  manera  directa  
o   indirecta.   En   la   relación   terapéutica   el   paciente   habló   detalladamente   sobre   el   proceso   y   dio  
expresión   verbal   al   afecto.   A   los   recuerdos   sin   afecto   Freud   los   señaló   como   casi   absolutamente  
inútiles.   El   proceso   psíquico   que   ocurrió   originalmente   debe   ser   reproducido   de   la   forma   más  
intensa   posible,   para   devolverlo   al   “status   nascendi”,   y   después   “discutirlo”   por   completo.   El  
testimonio   de   nuestros   pacientes   puede   parecer   un   proceso   de   catarsis;   cuando   es   exitoso   lleva   al  
alivio  de  los  síntomas.    
Según   Freud,   la   reacción   al   trauma   incluye   una   serie   de   diferentes   expresiones   “que   llegan   de  
llorar  hasta  un  acto  de  venganza”,  a  través  de   lo  que,  de  acuerdo  a  la  experiencia,  se  descarga  los  
afectos.  Si  el  éxito  de  estas  reacciones  tiene  suficiente  fuerza,  lleva  a  la  desaparición  de  la  mayor  
parte   del   afecto.   Si   la   reacción   es   reprimida   el   afecto   permanece   junto   con   la   memoria.   Un   insulto  
realizado,  así  sea  solamente  de  palabra,  es  recordado  de  manera  diferente  que  uno  que  se  tomó  
en  silencio.  Por  lo  tanto,  la  reacción  de  una  persona  herida  al  trauma  podría  ser  verdaderamente  
“catártica”   así   sea   solamente   expresada   de   una   forma   igual   al   insulto,   una   forma   tal   como   la  
venganza.   Pero   las   personas   frecuentemente   somos   capaces   de   encontrar   sustitutos   para   una  

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   2  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

acción   tan   extrema   en   nuestro   lenguaje,   especialmente   dentro   del   contexto   terapéutico,   que  
facilitan   la   catarsis.   Otras   formas   de   discurso,   que   nos   permiten   a   dar   rienda   suelta   a   nuestros  
suplicios  y  secretos  (p.ej.  la  confesión)  también  pueden  constituir  un  reflejo  adecuado.  
El  énfasis  de  Freud  sobre  el  valor  terapéutico  de  la  lengua  hablada  ha  sido  subrayado  por  otros.  
Libermann   señaló   que   el   lenguaje   no   solamente   simboliza   la   experiencia,   sino   también   pone   en  
movimiento  procesos  de  conciencia  de  objetos  a  través  de  la  verbalización  de  la  experiencia.    La  
experiencia   emocional-­‐cognitiva   de   conocimiento,   comprensión   y   ser   objeto-­‐consciente   viene  
fomentada   por   la   verbalización.   Varios   autores   también   destacaron   que   las   palabras   tienen   un  
efecto  de  aclaración  y  una  calidad  auto-­‐afirmativa.  
Por   lo   tanto,   el   testimonio   no   solamente   ofrece   a   nuestros   pacientes   beneficios   de   catarsis   a  
través  de  la  verbalización,  también  constituye  una  elaboración  de  los  contenidos  comunicados  que  
se   convierten   en   un   texto   concreto   que   puede   tener   una   amplia   distribución.   Por   tanto   el  
testimonio  es  una  forma  de  catarsis  que  puede  ser  leído  y  releído  por  el  individuo,  lo  cual  facilita  la  
elaboración  de  la  experiencia  traumática.    
La   tortura,   física   o   psicológica,   que   una   parte   de   la   populación   de   Chile   vivió,   puede   ser  
considerada   como   experiencia   traumática   grave.   En   Chile,   los   tipos   de   tortura   practicados   por  
parte  de  la  policía  de  seguridad  encargada  de  la  represión  política  dejaron  un  efecto  grave  en  las  
funciones  del  ego  de  las  víctimas.  Los  métodos  más  frecuentes  de  la  tortura  usados  en  Chile  en  los  
últimos   años   incluyen:   aplicación   de   electricidad   a   las   partes   más   sensibles   del   cuerpo   (orificios  
naturales   y   órganos   genitales);   golpes,   quemaduras,   y   heridas   con   diferentes   instrumentos;  
suspensión   de   la   persona   en   el   aire   en   varias   posiciones;   acoso   sexual;   ataques;   y   prácticas  
anormales   (uso   de   animales   entrenados   para   este   propósito,   así   como   asalto   homosexual);   uso   de  
torturas   psicológicas   sofisticadas;   uso   de   drogas;   inmersión   en   agua,   orina,   o   excremento   para  
causar  asfixia;  y  estiramiento  de  víctimas  durante  horas  en  un  caballo  de  madera  o  cuero.    
Como   señalan   las   autoras,   la   tortura   y   agresiones   políticas   similares   destruyen   y   modifican   el  
funcionamiento  del  ego.  La  realidad  se  convirtió  en  algo  más  destructivo  que  los  impulsos  de  uno  
mismo  o  de  otra  persona.  En  este  contexto,  las  funciones  básicas  afectivas  y  cognitivas  están  tan  
alterados,   que   las   formas   tradicionales   de   la   psicoterapia   son   muy   difíciles   de   implementar.   El  
testimonio   resultó   ser   terapéutico   en   restaurar   la   fuerza   del   ego   necesaria,   requerida   para   la  
psicoterapia  dinámica.  El  testimonio  también  les  permite  a  estos  pacientes  empezar  a  establecer  
una  relación  de  confianza  con  el  terapeuta.    
 

MÉTODO  Y  PROCESAMIENTO    
Como   hacen   recordar   las   autoras,   después   del   golpe   militar   en   1973,   un   grupo   de   psiquiatras,  
psicólogos,   trabajadores   sociales   y   terapeutas   ocupacionales   chilenos   empezó   a   establecer   un  
 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   3  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

programa  de  salud  mental  para  atender  a  individuos  que  sufrieron  de  manera  directa  o  indirecta  
los   efectos   de   diferentes   formas   de   represión   política   en   Chile.   Desde   1973,   varios   cientos   de  
individuos   han   sido   tratados   en   este   centro.   Los   pacientes   incluyeron   personas   que   han   sido  
encarceladas  y  torturadas;  familiares  de  personas  que  habían  desaparecido,  incluyendo  niños  que  
sufrieron  de  varios  tipos  de  enfermedades  emocionales;  y,  últimamente,  personas  que  volvieron  a  
Chile  desde  el  exilio  y  que  necesitaban  un  reajuste  a  las  condiciones  presentes  en  el  país.    
Este   centro   ha   sido   apoyado   y   fundado   inicialmente   por   organizaciones   internacionales   privadas   y  
no-­‐gubernamentales.   Una   actividad   importante   del   centro   ha   sido   documentar,   mediante  
documentos  y  reportes  científicos,  los  efectos  de  tortura  y  otras  formas  de  represión,  así  como  los  
resultados  de  diferentes  métodos  de  la  psicoterapia  usados  en  el  tratamiento  de  los  pacientes.  
Se   ofreció   psicoterapia,   individual   o   en   grupo,   a   todos   aquellos   que   buscaban   asistencia   en   su  
programa.   Este   trabajo   evalúa   el   uso   del   testimonio   como   una   técnica   terapéutica,   basada   en  
trabajos   con   39   individuos   que   buscaron   tratamiento   en   el   centro.   Entre   los   39   están   incluidos  
familiares  de  prisioneros  que  han  desaparecido  (N=2),  prisioneros  que  han  sido  torturados  (N=15),  
familiares   de   prisioneros   que   fueron   ejecutados   (N=15),   prisioneros   que   sobrevivieron   intentos   de  
ejecución   (N=2),   y   exiliados   políticos   que   volvieron   a   Chile   (N=5).   Su   sintomatología   predominante  
incluyó:   indefensión,   ansiedad,   insomnio,   sentimientos   de   desintegración,   incapacidad   de  
concentrarse,  deterioro  de  la  memoria,  miedo  específico  o  generalizado,  retiro  social,  irritabilidad,  
falta  de  apetito,  y  una  variedad  de  síntomas  psicosomáticos.  Antes  de  tomar  el  testimonio,  no  se  
llevó  a  cabo  el  diagnóstico  clínico  preciso;  estos  pacientes  necesitaban  una  atención  urgente,  sin  
perder  tiempo  en  un  análisis  psicológico  detallado  de  sus  quejas.    
Para  ilustrar  las  características  y  experiencias  típicas  de  estos  pacientes,  Cienfuegos  y  Monelli  dan  
resúmenes  de  cuatro  de  los  39  casos,  que  a  continuación  presentan.    
Jose  C.,  53  años  de  edad  y  líder  de  trabajadores  rurales,  el  26  de  septiembre  del  1973  se  vio  frente  
a  un  pelotón  de  fusilamiento,  y  su  cuerpo  fue  tirado  a  un  río.  Sobrevivió  la  ejecución  porque  las  
balas   no   chocaron   con   órganos   vitales.   Permaneció   encerrado   en   un   cuarto   de   su   propia   casa  
durante   cinco   años   en   condiciones   de   extrema   pobreza.   Incluso   sus   hijos   menores   estaban   bajo  
juramento   de   no   revelar   la   presencia   de   su   padre.   El   testimonio   fue   tomado   durante   octubre   y  
noviembre  del  1979.  
Blanca,  48  años  de  edad,  era  una  ex  alcaldesa  del  distrito  de  Los  Lagos  en  la  provincia  de  Osorno.  
Enfrenta   ejecución   el   18   de   septiembre   del   1973,   sobrevivió   cuando   las   balas   la   fallaron   y   pudo  
simular   su   muerte.   Su   marido,   ejecutado   al   lado   de   ella,   murió   y   lo   tiraron   al   río.   Blanca   se  
encontró   en   diferentes   lugares   durante   seis   años,   y   sus   siete   hijos   dispersos   en   todo   el   país.  
Cuando  pidió  atención  estaba  sufriendo  de  un  trastorno  emocional  grave.    

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   4  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

Alfredo,  29  años  de  edad,  fue  torturado  brutalmente  cada  día  durante  un  mes  en  Tejas  Verdes,  un  
puesto   militar   cerca   de   San   Antonio.   Además   de   golpearlo,   le   aplicaron   descargas   eléctricas   en  
diferentes  partes  de  su  cuerpo,  incluyendo  sus  órganos  sexuales,  arrancaron  las  uñas  de  su  mano  
izquierda,   y   le   quemaron   sus   manos   y   pies.   Luego,   lo   llevaron   a   otra   prisión   con   sus   heridas  
infectadas   por   completo,   y   lo   dejaron   allí   para   morir.   Circunstancias   inesperadas   le   salvaron   la  
vida.   Su   familia   no   supo   nada   de   él   durante   nueve   meses,   y   permaneció   en   prisión   durante   18  
meses.   Su   testimonio   es   uno   de   los   más   largos   y   da   cuenta   de   las   experiencias   más   brutales.  
Participó   en   la   elaboración   de   un   documento   escrito   con   su   testimonio   grabado,   un   texto   que  
resultó   de   gran   importancia   en   el   proceso   de   su   curación.   Como   consecuencia   de   la   tortura,   su  
columna   vertebral   y   su   nariz   fueron   dañadas,   y   perdió   tres   dedos   de   su   mano   izquierda.   Su  
testimonio  fue  tomado  en  1978.    
Cesar  C.,  de  27  años  de  edad,  era  un  líder  político  en  su  comunidad  con  algún  nivel  de  educación  
secundaria;  estaba  casado  y  tenía  tres  hijos.  Entre  los  años  1973  y  1977  fue  detenido  siete  veces  y  
cada  vez  con  gran  violencia.  Fue  objeto  de  una  serie  de  torturas,  como  ser  golpeado  por  todo  el  
cuerpo  por  cuatro  horas  continuas;  privación  de  sueño  por  48  horas;  humillación  y  acoso;  dientes  
rotos  por  piedras  puestas  en  la  boca  y  después  ser  golpeado  de  nuevo;  ser  testigo  de  la  tortura  de  
su  hermano  con  picanas  eléctricas;  y  otras  formas  de  violencia  y  humillación.  A  Cesar  le  aplicaron  
descargas   eléctricas   en   sus   genitales   durante   12   horas,   perdió   la   conciencia   varias   veces,   y   fue  
colgado   por   el   cuello;   objetos   metálicos   de   diferentes   tamaños   simulando   un   pene   fueron  
introducidos  por  su  ano  y  después  se  aplicó  descargas  eléctricas;  fue  sofocado  parcialmente  con  
bolsas   de   plástico   y   su   cabeza   fue   forzada   dentro   de   cubos   con   agua,   orina   o   excrementos.   Fue  
forzado  a  presenciar  la  violación  de  mujeres  por  soldados  y  perros  entrenados.  La  tortura  que  le  
infligieron  resultó  en  lavado  de  cerebro  y  desintegración  grave,  que  le  llevó  a  traicionar  a  dos  de  
sus  más  cercanos  contactos  políticos.  Luego,  el  haber  delatado  a  sus  amigos  constituyó  el  centro  
de   su   trastorno.   El   testimonio   fue   tomado   durante   el   mes   de   abril   de   1979   como   parte   del  
tratamiento.  Cesar  pidió  ayuda  psicológica  después  de  haber  estado  escondiéndose  por  dos  años.    
El  contacto  inicial  para   el   tratamiento,   que   consistió  en   una   o   dos   entrevistas   con   un   terapeuta,   se  
dedica  a  obtener  datos  básicos  de  la  historia  de  vida  de  los  pacientes  y  la  represión  política,  y  a  
establecer  la  relación  terapéutica.  A  los  pacientes  se  les  animó  a  grabar  una  descripción  detallada  
de   los   eventos   que   les   causaron   su   presente   estado   de   sufrimiento.   El   terapeuta   explicó   que,  
aunque  puede  ser  muy  doloroso  recordar  los  detalles  de  estas  experiencias,  el  procedimiento  les  
va  a  permitir  a  entender  mejor  las  emociones  asociados  con  su  trauma,  y  al  mismo  tiempo  les  va  a  
permitir  denunciar,  a  través  de  una  redacción  escrita,  la  violencia  e  injusticia  de  las  que  han  sido  
objeto.    
Se  realizó  una  serie  de  tres  a  seis  sesiones,  en  las  que  se  grabó  todos  los  detalles  de  la  detención,  
tortura  (física  o  psicológica),  y  otros  sufrimientos.  Los  antecedentes  del  paciente  están  incluidos  en  

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   5  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

el   testimonio,   para   que   la   experiencia   traumática   pueda   estar   integrada   y   entendida   en   el  
contexto  de  la  vida  de  cada  individuo.            
Mientras   el   paciente   cuenta   su   historia   en   sus   propias   palabras   y   de   su   propia   manera,   el  
terapeuta   puede   hacer   preguntas   para   clarificar   u   obtener   más   detalles   con   respeto   a   ciertos  
eventos  de  significancia.  Cuando  el  testimonio  está  transcrito,  éste  es  revisado  por  el  paciente  y  el  
terapeuta   juntos.   La   versión   final   es   un   documento   que   ha   sido   revisado   y   editado   de   forma  
conjunta  entre  paciente  y  terapeuta.  Los  testimonios  escritos  tuvieron  entre  15  y  120  páginas.    
 

RESULTADOS  
Las   siguientes   categorías   fueron   usadas   para   evaluar   la   eficacia   del   testimonio   como   un  
instrumento  psicoterapéutico.  1)  Éxito:  el  testimonio  lleva  a  un  alivio  de  los  síntomas  más  agudos  
como   ansiedad   o   depresión   aguda,   insomnio,   episodios   de   llanto,   etc.   2)   Éxito   parcial:   el  
testimonio   reduce   la   severidad   de   la   mayoría   de   los   síntomas   agudos,   pero   no   los   hace  
desaparecer  por  completo.  3)  Falla:  el  testimonio  no  alivia  los  síntomas  agudos  del  paciente,  quien  
sigue  con  las  mismas  quejas.  
La   tasa   más   alta   de   éxito   se   registró   con   aquellos   pacientes   cuyos   traumas   fueron   debidos   a   la  
tortura.   En   12   de   los   15   casos   el   uso   del   testimonio   trajo   alivio   de   ansiedad   y   otros   síntomas  
agudos.  Dos  casos  fueron  clasificados  como  éxitos  parciales.  Se  observó  solamente  una  falla  en  el  
uso   del   testimonio   con   personas   torturadas.   Esta   falla   fue   atribuida   a   una   patología   seria   en   la  
personalidad  premórbida  del  individuo  antes  de  la  experiencia  de  tortura.  
Para   sobrevivientes   de   ejecución,   el   testimonio   también   resultó   ser   una   experiencia   terapéutica  
(uno   de   éxito,   uno   de   éxito   parcial),   aunque   dos   casos   no   son   una   muestra   que   permita  
generalización  alguna.    
Entre  familiares  de  prisioneros  ejecutados,  se  registró  éxito  parcial  en  11  de  15  casos  (había  dos  
casos   de   éxito   y   dos   de   falla).   Se   notó   un   alivio   marcado   de   los   síntomas.   Sin   embargo,   en   la  
mayoría  de  estos  casos  el  duelo  no-­‐resuelto  todavía  siguió  presente  después  del  testimonio.  Como  
respuesta  más  frecuente  a  la  ejecución  entre   los  familiares  se  observó  retiro  social  e  introversión;  
los   grupos   de   familia   no   eran   capaces   de   expresar   su   enojo   e   indignación,   en   vez   de   culpa,  
depresión  y  ansiedad.      
En  el  trabajo  con  cinco  pacientes  retornados  del  exilio  político,  el  testimonio  fue  de  éxito  con  tres  
y  de  éxito  parcial  con  los  otros  dos.  Había  una  gran  variedad  en  esta  categoría  con  respeto  a  las  
razones   para   el   exilio   (persecución,   expulsión,   encarcelamiento   repetido,   miedo   a   la   tortura  
repetida,  etc.)  y  las  condiciones  del  exilio  (cultura,  idioma,  estatus  económico,   etc.).  La  dimensión  
de  éxito  del  tratamiento  pareció  estrechamente  relacionada  con  estos  factores.    

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   6  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

Para   los   dos   familiares   de   las   personas   desaparecidas,   el   testimonio   no   fue   evaluado   como   una  
modalidad  de  tratamiento  de  éxito.    
En   general,   estos   resultados   sugieren   que   el   testimonio   puede   ser   un   instrumento   terapéutico  
efectivo  con  pacientes  psiquiátricas  que  sufrieron  persecución  política,  tortura  cruel  y  degradante,  
encarcelamiento,   o   detención   prolongada   en   campos   de   concentración.   La   técnica   puede   ser   de  
valor  más   limitado   para   familiares   de  víctimas  y  menos  útil  para  familiares  de   víctimas  cuya  suerte  
sigue  siendo  incierta.    
 

DISCUSIÓN    
En  su  trabajo,  Cienfiegos  y  Monelli  mostraron  que  el  uso  del  testimonio  tiene  un  valor  terapéutico  
significativo   para   víctimas   de   la   tortura   y   represión   política.   Los   pacientes   re-­‐experimentan   el  
sufrimiento   en   sus   propias   palabras   y   su   tono   particular   de   voz   a   través   de   la   grabación,   que  
permite  al  terapeuta  a  entender  el    significado  especial  atribuido  de  los  pacientes  a  su  experiencia  
traumática.   Después,   cuando   la   grabación   se   transcribe,   el   testimonio   actúa   como   una   forma   de  
memoria  que  puede  ser  compartida,  revisada,  rescrita,  y  analizada  en  cualquier  momento  por  el  
terapeuta   y   el   paciente.   Tiene   la   capacidad   de   conservar   el   pasado   exactamente   como   fue  
recordado   y   experimentado.   Asimismo,   crea   un   documento   de   valor   histórico   para   futuras  
generaciones,  y  constituye  un  paso  importante  hacia  la  elaboración  de  experiencias  pasadas  para  
los  mismos  pacientes.  
Como   señalan   las   autoras,   las   personas   que   vivieron   una   experiencia   brutal,   humillante,   y  
degradante  muchas  veces  encuentran  difícil  hablar  sobre  el  tema.  Tienen  miedo  a  causar  dolor  a  
seres   queridos,   y   también   temen   ser   devaluados   por   haber   pasado   por   esta   experiencia.   El  
inhibidor  más  importante  es  el  dolor  que  viene  causado  del  recordar.  Es  sorprendente  que  ni  una  
de  las  personas  a  quienes  se  les  pidió  dar  testimonio  en  este  estudio  se  negó,  aunque  significaba  
superar   sus   medios   de   auto-­‐protección   a   través   de   la   negación.   La   simple   idea   de   recordar   la  
experiencia   causó   miedo   y   ansiedad,   pero   al   mismo   tiempo   “contar”   fue   la   única   posibilidad   de  
liberarse  de  las  memorias  dolorosas  y  humillantes.    
Se   manifiesta   que   el   efecto   terapéutico   del   testimonio   esta   relacionado   principalmente   con   el  
alivio   de   la   ansiedad   y   depresión   provocados   por   la   experiencia   traumática.   No   se   sabe   con  
seguridad,  si  el  testimonio  afecta  otros  aspectos  del  conflicto  psíquico  relacionado  con  el  pasado  
de  la  persona,  y  posiblemente  no  previene  que  luego  el  individuo  desarrolle  otros  síntomas.  Los  
efectos   de   largo   plazo   de   este   tipo   de   terapia   aún   no   han   sido   examinados.   Sin   embargo,   este  
resultado   es   consistente   con   la   experiencia   de   ex   prisioneros   políticos   en   otros   sitios.   Los   que  
tenían   la   oportunidad   de   hablar   espontáneamente   con   otros   sobre   su   dolor   y   tortura,   después  
reportaron  que  se  sentían  consolados  por  la  receptividad  y  la  comprensión  de  otros  prisioneros.    

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   7  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

Otro  aspecto  que  probablemente  fue  útil  en  este  estudio  es  que  a  través  de  la  comunicación  de  
eventos  traumáticos  los  pacientes  podían  canalizar  el  enojo  a  una  acción  social  constructiva,  que  
es  la  producción  de  un  documento  que  se  podría  usar  como  una  acusación  contra  los  culpables.  La  
posibilidad  de  exponer  sus  experiencias  resultó  en  el  alivio  de  culpa.    
Desde  la  parte  psicológica,  el  testimonio  es  similar  al  método  antropológico  de  historias  de  vida  y  
al   método   psiquiátrico   de   anamnesis   clínica.   Sin   embargo   existen   diferencias.   El   proceso  
terapéutico   del   testimonio   ayuda   a   los   pacientes   a   integrar   la   experiencia   traumática   a   sus   vidas   a  
través   de   identificar   su   significado   en   el   contexto   de   eventos   políticos   y   sociales   así   como   en   el  
contexto   de   su   historia   personal.   Por   otro   lado,   la   experiencia   narrada   a   través   del   testimonio  
incluye  secuencias  fragmentadas  cronológicas  y  afectivas,  que  luego  se  integran  en  la  transcripción  
de  la  grabación.  Es  a  través  de  todo  este  panorama  que  los  pacientes  pueden  identificar,  entender,  
e  integrar  el  significado  de  su  compromiso  político  y  su  sufrimiento.    
Paradójicamente,  el  testimonio  es  la  confesión  que  ha  sido  tan  buscada  por  los  torturadores  y  que  
costó   a   las   víctimas   un   sufrimiento   personal   extraordinario.   Pero   a   través   del   testimonio,   la  
confesión   se   convierte   en   denuncia   en   vez   de   la   traición   que   puede   haber   significado   antes.   Las  
víctimas   ahora   ven   la   posibilidad   de   desquitarse   con   el   torturador,   confiando   en   que   su  
información  no  será  utilizada  en  contra  de  sus  compañeros  militantes.  
Las  autoras  resumen,  que  el  testimonio  actúa  mediante  la  restauración  de  relaciones  afectivas,  la  
orientación  de  agresión  a  una  manera  constructiva,  y  la  integración  de  experiencias  fragmentadas.  
Se  detiene  el  proceso  de  deterioro  emocional  y  las  posibilidades  de  crecimiento  se  vuelven  a  abrir.  
La   comunicación   de   una   experiencia   dolorosa,   anteriormente   considerada   como   imposible,   se  
alcanza  cuando  los  pacientes  están  consientes  del  interés  del  terapeuta,  y  en  consecuencia,  de  su  
propia  habilidad  de  tolerar  aquel  horror.  Antes  de  dar  testimonio,  el  sufrimiento  del  paciente  fue  
somatizado  por  la  necesidad  de  los  individuos  de  simbolizar  su  experiencia  de  alguna  manera.  Lo  
más  intenso  que  fue  el  horror  sufrido,  lo  más  grande  es  la  dificultad  de  expresarlo  con  palabras.    
Por   otro   lado,   el   terapeuta   no   es   indiferente   al   contenido   del   testimonio.   Lo   que   hace   posible   que  
el  terapeuta  pueda  tolerar  y  hacer  uso  terapéutico  de  la  confesión,  probablemente  vaya  más  allá  
de  conocimientos  clínicos,  aunque  involucre  por  un  lado  empatía  y  por  otro  lado  mantenga  cierta  
distancia.   Lo   que   escucha   el   terapeuta   es   doloroso   y   le   afecta.   El   uso   de   una   grabadora   como  
intermediario  contribuye  a  la  verificación  de  emociones,  para  ambos,  y  evita  el  desarrollo  de  una  
contra-­‐transferencia  interferente.      
Finalmente  Cienfuegos  y  Monelli  afirman,  que  fuera  de  su  valor  terapéutico,  el  testimonio  es  una  
forma  de  registrar  un  sufrimiento  privado  causado  por  condiciones  sociales.  Con  el  consentimiento  
de  la  victima,  podría  servir  para  denunciar  tales  crímenes.  El  testimonio  es  una  forma  de  compartir  
la   historia   tal   como   pasó,   tal   como   fue   sufrida,   con   todas   sus   contradicciones   y   todo   su   horror.  
Cuando   los   daños   personales   han   sido   masivos,   entonces   las   reparaciones   también   deben   tener  
 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   8  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983  

 

una   dimensión   social.   En   este   contexto   el   testimonio   sirve   como   un   medio   de   prevención   de  
futuras   enfermedades   mentales,   porque   no   simplemente   expresa   el   trauma   emocional,   sino  
facilita  su  elaboración  personal  y  social.    
 
 
 
 
 

 
EL  TESTIMONIO  DE  REPRESIÓN  POLÍTICA  COMO  UN  INSTRUMENTO  TERAPÉUTICO            ANA   9  
JULIA  CIENFUEGOS,  CRISTINA  MONELLI              AMER.  J.  ORTHOPSZCHIAT.  53(1).  ENERO,  1983