(LO VERDE ES LO IMPORTANTE POR QUE LO DICTO LA PROFESORA

)
CLASES DE METAFISICA SEGUNDO CUATRIMESTRE 18-6-15
(PROFESORA)Relacionismo: la dialéctica no es un método sino que es la realidad
misma (la realidad es un movimiento). En el relacionismo para ser yo necesito lo
diferente para afirmarme como tesis y ambos se sintetizan en una síntesis superior.
(Aquello que lo afirma como tal el profesor y ambos se sintetizan en síntesis
educación). Yo necesito. Idealismo el ser concreta en función de la relación con el otro.
Que es la idea es el primer momento la historia del desarrollo del espíritu es la idea es
la lógica es la idea no es nada real el segundo momento naturaleza la naturaleza se
concreta pero se concreta se torna real no logra todavía la autoconciencia. El tercer
momento entre espíritu subjetivo moral y el objetivo derecho. Que implica el espíritu
objetivo EL objetivo con el deber el subjetivo en las la síntesis el desarrollo de la
eticidad integra la moral y el derecho lo que debo y lo que quiero la eticidad es el
equilibrio entre la mora y derecho. Regula los derechos individuales y colectivos se
integra el en el estado. El arte la religión y la filosofía solo la filósofa logra la
autoconciencia conciencia de si. Nos ayuda el arte y la religión.
Es la historia de desarrollo del espíritu en la historia. Son las distintas etapas de mayor
grado de racional hasta el grado de conciencia.(PROFESORA)

CONSIGNAS
1- Quien es usted. Intente explicarlo desde el relacionismo hegeliano.
2- Explicar los distintos momentos de la dialéctica en tanto realidad (no es un método
la realidad es dialéctica). 3- Que sucede con el noúmeno o cosa en si.
4- Definir idea naturaleza y espíritu.
5- Que importancia tienen el estado en la filosofía hegeliana.
6- Porque el espíritu absoluto es el momento del autoconocimiento de la totalidad.
DESARROLLO
12- Y 3- La dialéctica está constituida por tres momentos: afirmación, negación y
negación de la negación. Asi cualquier cosa, considerada exclusivamente en sí
misma, acaba aniquilándose: lo aislado es contradictorio y se anula a sí, en cambio
cobra realidad y sentido en relación con los demás. De esta manera el yo "es lo que

es, en relación con lo que no es", es decir que la cosa (en nuestro ejemplo, el yo) es
en tanto se niega a sí misma como algo aislado para constituirse en función de lo que
ella no es (tesis, anti-tesis). Ahora bien, la cosa no se suprime al negarse como algo
independiente y ponerse en relación con otras cosas sino que por el contrario "se
afirma y se realiza a través de su negación en una unidad superior de la que ella
misma y su contraria no son más que los momentos”, esa unidad superior, en que
tesis y antítesis están puestas juntamente se denomina síntesis. El tercer momento
es el racional-positivo, la negación de la negación. Hegel caracteriza el pensar
especulativo -a diferencia del intelectual- como la captación de los momentos
opuestos en su unidad, como conocimiento mediante conceptos "concretos" por
oposición a la reflexión, que procede por medio de conceptos abstractos. La
especulación niega la independencia de los dos primeros momentos y a la vez los
conserva e integra dentro de sí como instancia superior. La dialéctica, no es un
método, sino que constituye la estructura misma de la realidad, integrada por
oposiciones, por contrastes, por tensiones entre opuestos; y de tal manera que,
por exigencia de la dialéctica misma, cada o posición requiere un terc er momento
que establece la conciliación entre los dos opuestos la síntesis.
Hegel elimina la hipótesis de que la realidad está constituida por substancias, y
consiguientemente elimina también la hipótesis kantiana de las cosas en sí
incognoscibles. Y en lugar de valerse de la categoría de substancia para pensar la
realidad, en lugar de la categoría de lo en-sí como categoría fundamental, Hegel se
coloca en el punto de vista diametralmente opuesto: va a pensar la realidad, como
conjunto de relaciones, o, dicho de otro modo, lo absoluto no son para Hegel las
substancias, sino las relaciones, la relacionalidad. Resulta que lo que se llaman
"cosas" o "substancias" no tendrán realidad más que en sus relaciones recíprocas y
por estas relaciones: el ser-en-sí se disolverá en última instancia en el ser- enrelación-con. Hegel no sostiene que no haya substancias o cosas, sino que éstas
sólo constituyen el aspecto inmediato y abstracto de algo que luego, considerado
mediata y concretamente, en toda su realidad plena, se desplegará como una
riquísima trama de relaciones. Con esto se llega a un primer enunciado
fundamental para la filosofía hegeliana: la realidad no es una substancia ni un
conjunto de substancias, sino un conjunto de relaciones, una complicadísima
trama de referencias, de las que las llamadas "cosas" o substancias no son más
que las intersecciones
(PROFESORA)LA REALIDAD IMPLICA UN DINAMISMO ALGO ES EN FUNCION A LO
DIFERENTE SUPONE CONTRASTES OPOSICION. LO DIFERENTE ME AFIRMA NEGACION
NO ME ANULA. TODO LO REAL CONSTIUYE UNA TESIS UNA ANTITESIS Y SE INTEGRA
EN UNA SINTESIS ES DINAMICO. SINO TIENE UNA DIFERENCIA NO ES REALIDAD.
TODO ESTA VINCULADO, RELACIONADO NADA ES AISLADO LA REALIDAD ES TODO
DONDE LAS PARTES ESTAN VINCULADAS ENTRE SI COMO UN TODO.
SER ES MANIFESTACIÓN. EN SI MISMA LA COSA NO ES NADA REAL. SOY LO QUE SOY
EN FUNCIÓN DE LO DIFERENTE. SOY UNA SUMA DE RELACIONES. SE CRTICA EL
SOLIPSISMO PERO ES INCONSISTENTE LA CRITICA YA QUE EL RELACIONISMO

IMPLICA MAMINEFESTACION. ES CRITICABLE REDUCIR LA REALIDAD ES REAL. HEGEL
ES LA MÁXIMA EXPRESION DE LA RACIONALIDAD.(PROFESORA)
Para Hegel la cosa en sí no es más que un fantasma, porque lo que en realidad algo
es, lo es en relación con lo demás. Por tanto no puede admitir la oposición kantiana
entre el mundo fenoménico y el mundo de las cosas en sí (NEUMENO).
Se comprende ahora más concretamente en qué consiste el desarrollo dialéctico: la
totalidad misma de la realidad, el gigantesco y único organismo del universo, se va
auto- diferenciando, hace surgir de sí y por sí mismo diferencias, oposiciones, las
cuales nunca desaparecen por completo sino que resultan siempre integradas en
momentos ulteriores, que las conservan y superan.
4- LA IDEA: es el primer momento de desarrollo del espíritu. La primera etapa del
proceso del espíritu. La lógica es el estudio de la Idea. Ésta constituye el
fondo, la estructura, el entramado o el plan de toda realidad. Pero la Idea, tal
como la considera la lógica, no es aún nada real (ni naturaleza ni espíritu), sino el
conjunto de condiciones de ello (es sólo el plan inteligible de la realidad). La lógica
considera la Idea en sí, en su propio ámbito (el del pensamiento), en su idealidad, y
para sí, vale decir explícitamente, hecha objeto para sí, desarrollada o desplegada,
pero sólo en su propio ámbito, aún no realizada. . La Idea representa el sistema
completo de todas las determinaciones posibles, pero sólo en cuanto posibles,
es decir, en su idealidad: la Idea, tomada por sí, no es todavía nada real o
efectivo, sino sólo la posibilidad de cualquier realidad, el esqueleto o armazón de
cualquier realidad posible en cuanto posible.
La Idea implica un gigantesco concepto que abarca dentro de sí
y
sistemáticamente todos los anteriores (ser, nada, devenir, algo, necesidad,
causalidad, finalidad, etc.), de manera orgánica y articulada, donde cada una de las
categorías ocupa su lugar respectivo dentro del conjunto. La Idea absoluta es el
sistema orgánico de todas las determinaciones del pensar, de todas las categorías;
la suprema síntesis, el verdadero universal que abarca todo lo demás, el universal
concreto, y a la vez la actividad de efectuar esas determinaciones y llevarlas a la
existencia. Se trata de un sistema de categorías perfectamente organizado, de
manera tal que la última, la Idea Absoluta, contiene dentro de sí, como
autodiferenciaciones suyas, todas las anteriores
LA NATURALEZA: (PROFESORA)LA IDEA COMO PURA IDEALIDAD COMO PURA
IRREALIDAD EN UN SEGUNDO MOMENTO SE VUELVE NATURALEZA QUE CONSTITUYE
LA REALIDAD.LA IDEA PARA “SER” TIENE QUE AUTOENAJENARSE PARA SER EN LA
NATURALEZA.(EL ARBOL ES UNA IDEA CONCRETADA); ES EL PASO DE LA IDEALIDAD A
LO CONCRETO QUE ES LA NATURALEZA(PROFESORA)
La Idea, tomada por sí no es más que idealidad, no es nada real, sino algo abstracto
hasta que no adquiera existencia o realidad; quedamos en el dominio de lo
meramente posible, de lo potencial, de lo irreal. La negatividad dialéctica de la Idea

como en-sí conduce pues a su antítesis como su ser-fuera-de-sí, como el
pensamiento que se ha alineado a sí mismo. Para que la Idea tome realidad, tiene
que aparecer, y esto no puede ocurrir sino en lo otro de la Idea, en la naturaleza.
La naturaleza no es sino la Idea que se ha puesto fuera de sí, la auto-enajenación
de la Idea, su ser-fuera-de- sí, "la Idea en la forma del ser-otro, "la contradicción de
la Idea", el auto- extrañamiento de la Idea. La naturaleza en su raíz es
pensamiento, Idea; pero no lo "sabe", su esencia le está ignorada, sin embargo
todo está sometido a leyes, por tanto a algo que no es naturaleza, sino razón,
pensamiento. Lo característico de la naturaleza reside en el ser-fuera-de-sí, en la
"exterioridad".
La Idea, en esta marcha fuera de sí que constituye la naturaleza, recorre diversos
momentos, desde los más inmediatos y pobres hasta los más ricos y complejos,
que se agrupan en tres grandes secciones: la mecánica -que corresponde a las
categorías de la cantidad-, donde se estudian el espacio, su negación, que es el
tiempo, y el movimiento como síntesis de ambos; la física (físico-química) -que
corresponde a las categorías de la cualidad-, donde se estudian los elementos, la
cohesión, el sonido, la luz, el calor, la electricidad, etc.; y la orgánica , que se ocupa
de los seres vivos.
EL ESPIRITU: constituye lo propio de la vida humana en sus más variadas
manifestaciones, la vida espiritual a diferencia de la puramente animal: los
pensamientos, los actos de voluntad y los sentimientos propiamente humanos, el
lenguaje, la vida social, el arte, la ciencia, las costumbres, la historia, etc. LA ETAPA
DEL ESPIRITU, el espíritu es la única realidad, que tiene la propiedad de volverse
sobre sí misma, es decir, de re -flexionar.
Lo que Hegel se propone en su sistema es reconstruir o exponer en el
pensamiento toda la realidad; realidad que, en definitiva es pensamiento,
espíritu, de manera que en última instancia vendrá a darse una completa
coincidencia entre el pensamiento que piensa la realidad, y la realidad que es
pensamiento . Si la realidad es pensamiento, y al pensamiento total y sistemático
de todas las cosas lo llamamos Idea, el sistema se dividirá en tres partes
principales (que constituyen un primer ejemplo de tríada dialéctica): la lógica, que
estudia la Idea en y para sí, "antes" de manifestarse; y luego la filosofía real, que
comprende: la filosofía de la naturaleza, que considera la Idea en su ser-otro, es
decir, hecha extraña para sí misma; y la filosofía del espíritu, que se ocupa de la
Idea que, desde su ser-otro en la naturaleza, regresa a sí.
Resulta que todo (la realidad) es un sistema orgánico de relaciones, las relaciones
que el espíritu mismo constituye y que lo constituyen y que se da a sí mismo en
tanto autorrelaciones o autodeterminaciones; es la libre actividad del espíritu
mismo. La realidad, es un sistema cerrado de relaciones dialécticas de
manifestación, es espíritu, pensamiento, vida espiritual. De esta manera la realidad
en su conjunto puede pensarse como un proceso de retorno sobre sí mismo, en que
el objeto termina por revelarse idéntico al sujeto, el ser como idéntico al pensar.

5(PROFESORA)EL ESTADO ES LA MAXIMA REPRESENTACION, LA AUTOREALIZACION DEL
SUJETO Y ESTO SE LOGRA MEDIANTE LA ETICIDAD. LA ETICIDAD ES LA INTEGRACION
DE LA NORMA INTERNA (LA MORAL) DE LO SUBJETIVO Y DE LA NORMA EXTERNA (EL
DERECHO) DE LO OBJETIVO (REGULA LA REALCION DE LOS SUJETOS). ESA LA
IMPORTANCIA DE HEGEL PARA EL ESTADO. SOLO EL ESTADO PUEDE LOGRAR LA
REALIZACIÓN DEL INDIVIDUO. LA MÁXIMA REALIZACIÓN DE LA RACIONALIDAD ES EL
ESTADO NACIÓN. LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD ES HISTORIA DE L DESARROLLO
DEL ESPIRITU
EL ESTADO: Lo
interioridad de
norma jurídica.
individuales. En

que caracteriza al derecho la exterioridad de la norma. La moral la
la norma. La norma moral se cumpa requiere el cumplimiento. La
La eticidad es la regulación de los intereses colectivos y los intereses
el estado se logra el máximo grado de libertad(PROFESORA)

Si la voluntad libre no ha de quedar en un plano abstracto, debe ante todo
corporizarse, y el material de que primariamente dispone para ello la sensación, son
las cosas, es decir, los objetos exteriores a nosotros. La libertad, para ser
verdaderamente tal, tiene que objetivarse. La voluntad libre, la persona (o sea el
individuo autoconsciente), no puede quedar encerrada en sí misma, sino que tiene
que exteriorizarse: "la persona tiene que darse a sí misma una esfera exterior de
su libertad". Tal esfera es la propiedad. Ésta expresa el momento en que la persona
se afirma a sí misma, en que muestra su capacidad de apropiarse las cosas, v.gr., un
terreno: de tal forma, lo que era simple naturaleza, sólo un espacio de tierra, al
incorporársele el espíritu se convierte en propiedad. Así se produce el pasaje del
espíritu subjetivo al objetivo.
La libertad se realiza, pues, en el mundo de los hombres. El espíritu individual, tomado
aisladamente, es una abstracción; el hombre sólo existe como tal junto a otros
hombres, en tanto ente social. Con lo cual, según se ve, ahora nos encontramos en el
estadio del espíritu objetivo, expresión con que designa Hegel todas las
manifestaciones sociales, todas las instituciones humanas, las leyes, las
costumbres, los diferentes vínculos entre unas personas y otras -la familia,
o las formas de gobierno-, la moral, la historia, etc. De acuerdo con la
acostumbrada tripartición, el espíritu objetivo se divide en derecho,
moralidad y eticidad.
El derecho o derecho abstracto (das abstrakte Recht) considera las formas
puramente exteriores de la convivencia, las relaciones jurídicas en tanto se limitan a

los derechos y deberes de las personas consideradas sólo como personas, no todavía
como ciudadanos. Se subdivide en propiedad, contrato e injusticia (Unrecht) (que a su
vez se ocupa de la injusticia involuntaria, el fraude y el delito).
Con el castigo que sigue al delito, se da la transición a la conciencia moral. La
moralidad (Moralität) se ocupa de la vida moral individual, privada, en su aspecto
interior, como conciencia moral. La voluntad, que en el derecho tenía por objeto una
cosa exterior, aquí se vuelve objeto para sí misma. Puede decirse que éste es el punto
de vista (tal como Hegel lo ve) en que se coloca la moral kantiana. Dentro de
este campo, se consideran el propósito y la culpa, la intención (donde cae el acento)
y el bienestar, el bien y el mal (o el bien y la conciencia moral).
La eticidad: que es una especie de ética social, o política en sentido griego; se ocupa
de las instituciones sociales y de las normas a éstas incorporadas. Resuelve la tensión
entre la pura exterioridad del derecho y la pura interioridad de la ley moral, ambos
momentos abstractos. Entre la voluntad particular y la universal hay una tensión, que
al individuo se le aparece como obligación, como deber ser; la esfera de la eticidad es
la identidad de ambos. Sus divisiones son: familia, sociedad civil y Estado.
El conflicto entre la voluntad individual (mis intereses particulares) y la ley moral, que
es universal, lo comienza a resolver la familia. En efecto, ésta constituye como una
sola persona, a la que están subordinados los individuos que la integran, de manera
que lo predominante es esta universalidad, todavía parcial y relativa, que es el mundo
familiar. El desarrollo dialéctico pasa por el matrimonio, el patrimonio familiar, y la
disolución de la familia, con lo cual se refiere Hegel al proceso por el cual los hijos se
separan de la familia en que han nacido para formar otras familias.
Al disgregarse la familia, sus integrantes, los individuos, se convierten en personas
independientes, cada una de las cuales busca sólo su propio provecho. Esto es lo que
Hegel denomina sociedad
civil es
decir, la sociedad considerada desde un
punto de vista estrechamente individualista, como conjunto de "átomos", los
individuos, que sólo se preocupan por sus necesidades particulares. Sin embargo, no
se trata de un mero conjunto, sino de un "sistema de necesidades", porque las
necesidades de los hombres están estrechamente interrelacionadas entre sí y se
complementan mutuamente. En la medida en que el individuo satisface sus propias
necesidades, contribuye a satisfacer las de los otros.
Asi se da otra oposición. La familia representa la universalidad, pero indiferenciada,
no articulada, porque los miembros de la familia están como absorbidos por ésta; la
sociedad civil, por otro lado, sólo expresa el punto de vista de los individuos. Este
antagonismo entre el interés universal y el privado lo concilia el Estado. El Estado es
la totalidad diferenciada, la universalidad articulada a través de los

individuos, la armonía entre la ley y los intereses particulares. Sólo puede
haber oposición en tanto se los considera abstractamente, como entidades
separadas: lo particular, el individuo, de un lado, y lo universal, el Estado,
por el otro; y tal es el punto de vista en que se coloca el
entendimiento abstracto. Pero la razón especulativa (dialéctica) sabe que
"lo verdadero es el todo", vale decir, el universal concreto, el universal
mediatizado a través de lo particular, a través de las diferencias. Siempre
que se ve una oposición entre individuo y Estado, es señal de que a éste se
lo confunde con la sociedad civil.
La racionalidad, considerada abstractamente y en general, consiste en la
completa unidad de la universalidad y la singularidad, y aquí [en el
caso del Estado], concretamente, [consiste], según el contenido, en la
unidad de la libertad objetiva, es decir, de la voluntad substancial
universal, y de la libertad subjetiva como saber individual y voluntad
que busca sus fines particulares -y por tanto, según la forma, [consiste] en
una acción que se determina a sí misma según leyes y principios
pensados, es decir, universales.
El estado constituye una instancia superior a la familia y al individuo. Pero
esto no significa que Hegel sea un filósofo totalitario, es decir, que sostenga
la completa subordinación del individuo al Estado. Por el contrario, el
verdadero Estado es el que armoniza lo universal con lo particular. Pues en
la medida en que el individuo obedece al Estado, obedece a la ley, a lo
universal, a la razón; y la razón no es nada distinto del individuo, sino lo que
el individuo es en su fondo, lo que es en verdad; de manera que al
integrarse en el Estado, el individuo reconoce en éste su propia razón
objetivada. En el Estado el individuo no pierde su libertad, sino que, al
revés, el Estado es la realización de la libertad y en él el individuo resulta
determinado, no por algo ajeno a sí, sino por la racionalidad, que constituye
su verdadero ser. Mas a su vez esto no quiere decir que los Estados que hay
y ha habido sobre la tierra sean perfectos, ni mucho menos; lo dicho se
refiere al concepto del Estado, en tanto que sus manifestaciones pueden ser
deformaciones, en mayor o menor grado. Sin embargo, así como el más
deforme de los hombres, o un criminal o un inválido son hombres, también
son Estados los más monstruosos, es decir que en ellos se realiza hasta
cierto punto el concepto que se ha expuesto. Dentro del estudio del Estado,
se distinguen tres momentos: constitución, derecho internacional, e historia
universal. Bajo el primer título, la constitución, hay a su vez tres momentos: el
monarca (Hegel considera la monarquía constitucional como la mejor forma de
gobierno), el ejecutivo y el poder legislativo. El derecho internacional se ocupa de las

relaciones entre unos Estados y otros, esto es, del aspecto externo de la soberanía,
donde el derecho fundamental
consiste
en
que a
cada Estado
se
lo
reconozca como independiente. Como no hay ningún otro poder por encima
del Estado, sus relaciones recíprocas no pueden basarse sino en la costumbre o
en tratados; pero, en última instancia, las diferencias entre unos y otros no pueden
resolverse en caso extremo sino con la guerra. Hegel niega (contra Kant) la posibilidad
de una paz perpetua y de un Estado mundial o autoridad internacional.
El espíritu, que se ha arrancado de la naturaleza para volverse hacia sí mismo
como espíritu subjetivo (tesis), y que luego ha creado un mundo humano objetivo
(antítesis) en el derecho, la moral y el Estado.
6- (PROFESORA)EL ESPIRITU ABSOLUTO ES LA INTEGRACION DEL ESPIRITU SUBJETIVO
Y EL ESPIRITU OBJETIVO. HEGEL PONE EL CONCEPTO POR ENCIMA DE LA
REPRESENATACION Y LA INTUICION. ESTE TERCER MOMENTO SUPONE DESARROLLO
ESPIRITU ABSOLUO, SU AUTOCONCIENCIA.
EL ARTE PERMITE LA INTUCION DE LO ESPIRITUAL. LA RELIGION LA REPRESENTACION
DE LO ESPIRITUAL. PERO SOLO CON LA FILOSOFIA A TRAVEZ DE LOS CONCEPTOS SE
LOGRA PODER INTEGRAR EL ESPIRITU OBJETIVO Y SUBJETIVO.(PROFESORA)
El Espíritu Absoluto es la síntesis, el espíritu definitivamente reconciliado
consigo mismo. En efecto, tanto el espíritu subjetivo cuanto el objetivo son
unilaterales: el primero es consciente y personal, pero interior y por ende carente
de objetividad; el segundo es objetivo, pero no consciente ni personal. El espíritu
absoluto, en cambio, es el espíritu consciente que se tiene por objeto a sí mismo en
cuanto reconoce que todo objeto posible (el mundo natural tanto como el humano)
no es sino él mismo; es el momento, por tanto, en que desaparece cualquier
oposición entre lo subjetivo y lo objetivo y el espíritu realiza su verdadera esencia,
que es la infinitud. El espíritu absoluto es sujeto, pero no un sujeto que tenga un
objeto diferente de sí. De manera que el espíritu absoluto es el momento del
autoconocimiento de la totalidad, de lo Absoluto -el momento en que el
espíritu reconoce que todo es en fondo sujeto, espíritu, y que lo finito y
relativo sólo es momento o aspecto parcial de lo infinito y Absoluto. El
espíritu absoluto recorre en su desarrollo tres momentos: arte, religión y
filosofía. Los tres tienen el mismo contenido, que es lo Absoluto, y su
diferencia reside en el modo cómo éste se manifiesta: en la intuición
sensible, en la representación y en el pensamiento. Como el espíritu
absoluto sólo alcanza su perfección sabiéndose, pensándose -no
representándose- en la filosofía, ésta ocupa el momento culminante y
definitivo de todo el desarrollo.