Reporte de práctica 6

¿Qué tanto sabes sobre las propiedades del agua?
Alonso Arenas Jessica Araceli
Biología general
Dra. Estibaliz Sansinenea Royano
Febrero 2016

Introducción
El agua es la biomolécula más abundante, y también la más importante, sustancia
líquida formada por la combinación de dos átomos de hidrógeno y un átomo de
oxígeno unidos mediante enlaces covalentes, que constituye el componente más
abundante en la superficie terrestre.
Hasta el siglo XVIII se creyó que el agua era un elemento, fue el químico ingles
Cavendish quien sintetizó agua a partir de una combustión de aire e hidrógeno.
Sin embargo los resultados de este experimento no fueron interpretados hasta
años más tarde, cuando Lavoisier propuso que el agua no era un elemento sino
un compuesto formado por oxígeno y por hidrógeno, siendo su fórmula H 2O.
La presente actividad tiene por objeto establecer algunas propiedades del agua,
sustancia líquida, incolora e insípida. Incluso en los seres no acuáticos el medio
interno es esencialmente hídrico, el agua es esencial para toda forma de vida,
además de estar involucrada en casi la totalidad de procesos químicos que
ocurren en la naturaleza. De hecho, la búsqueda de vida en otros planetas está
supeditada a la presencia de agua. El agua reúne una serie de características que
la convierten en un disolvente único e insustituible en la biosfera.

Objetivos
Revisar algunas propiedades físicas y químicas del agua.
Verificar que el agua al pasar de estado líquido a sólido aumenta ligeramente su
volumen y disminuye su densidad.

Marco teórico
El ser humano no puede estar sin beberla más de cinco o seis días sin poner en
peligro su vida. El cuerpo humano tiene un 75 % de agua al nacer y cerca del 60
% en la edad adulta. Aproximadamente el 60 % de este agua se encuentra en el
interior de las células (agua intracelular). El resto (agua extracelular) es la que
circula en la sangre y baña los tejidos.
En las reacciones de combustión de los nutrientes que tiene lugar en el interior de
las células para obtener energía se producen pequeñas cantidades de agua. Esta
formación de agua es mayor al oxidar las grasas - 1 gr. de agua por cada gr. de
grasa -, que los almidones -0,6 gr. por gr., de almidón-. El agua producida en la
respiración celular se llama agua metabólica, y es fundamental para los animales
adaptados a condiciones desérticas. Si los camellos pueden aguantar meses sin

beber es porque utilizan el agua producida al quemar la grasa acumulada en sus
jorobas. En los seres humanos, la producción de agua metabólica con una dieta
normal no pasa de los 0,3 litros al día.
Estructura
La molécula de agua está formada por dos átomos de H unidos a un átomo de O
por medio de dos enlaces covalentes. El ángulo entre los enlaces H-O-H es de
104'5º. El oxígeno es más electronegativo que el hidrógeno y atrae con más fuerza
a los electrones de cada enlace.

El resultado es que la molécula de agua aunque tiene una carga total neutra (igual
número de protones que de electrones), presenta una distribución asimétrica de
sus electrones, lo que la convierte en una molécula polar, alrededor del oxígeno se
concentra una densidad de carga negativa, mientras que los núcleos de hidrógeno
quedan parcialmente desprovistos de sus electrones y manifiestan, por tanto, una
densidad de carga positiva.

Por ello se dan interacciones dipolo-dipolo entre las propias moléculas de agua,
formándose enlaces por puentes de hidrógeno, la carga parcial negativa del
oxígeno de una molécula ejerce atracción electrostática sobre las cargas parciales
positivas de los átomos de hidrógeno de otras moléculas adyacentes.
Aunque son uniones débiles, el hecho de que alrededor de cada molécula de agua
se dispongan otras cuatro moléculas unidas por puentes de hidrógeno permite que
se forme en el agua (líquida o sólida) una estructura de tipo reticular, responsable
en gran parte de su comportamiento anómalo y de la peculiaridad de sus
propiedades fisicoquímicas.
Propiedades del agua
Físico-químicas
a) El amplio margen de temperaturas en que permanece en fase líquida (0100º C)
El agua tiene un punto de ebullición muy elevado (100ºC, a 1 atmósfera de
presión) teniendo en cuenta su tamaño. Por el mismo motivo, su punto de
congelación (0ºC) es mayor de lo esperado. El amplio margen de temperaturas en
que permanece en fase líquida (entre 0ºC y 100º C) proporciona variadas
posibilidades de vida, desde los organismos psicrófilos, que pueden vivir a
temperaturas próximas a 0º C hasta los termófilos, que viven a 70-80º C.
b) La anómala variación de la densidad con la temperatura
La anómala variación de la densidad con la temperatura (densidad máxima a 4º C)
determina que el hielo flote en el agua, actúe como aislante térmico y en
consecuencia, posibilite el mantenimiento de la gran masa de agua de los océanos
(que albergan la mayor parte de la biosfera) en fase líquida, a 4º C.
c) Su elevada constante dieléctrica
Permite la disociación de la mayoría de las sales inorgánicas en su seno y permite
que las disoluciones puedan conducir la electricidad.
d) Su carácter dipolar
Hace que las moléculas de agua se orienten en torno
a las partículas polares o iónicas, formando una
envoltura de solvatación, lo que se traduce en una
modificación de las propiedades de estas partículas.

e) Gran calor específico
También esta propiedad está en relación con los puentes de hidrógeno que se
forman entre las moléculas de agua. El agua puede absorber grandes cantidades
de "calor" que utiliza para romper los puentes de hidrógeno por lo que la
temperatura se eleva muy lentamente. Esto permite que el citoplasma acuoso
sirva de protección ante los cambios de temperatura. Así se mantiene la
temperatura constante.
f) Elevado calor de vaporización
Sirve el mismo razonamiento, también los puentes de hidrógeno son los
responsables de esta propiedad. Para evaporar el agua, primero hay que romper
los puentes y posteriormente dotar a las moléculas de agua de la suficiente
energía cinética para pasar de la fase líquida a la gaseosa. Para evaporar un
gramo de agua se precisan 540 calorías, a una temperatura de 20º C y presión de
1 atmósfera.
g) Acción disolvente
El agua es el líquido que más sustancias disuelve, por eso decimos que es el
disolvente universal. Esta propiedad, tal vez la más importante para la vida, se
debe a su capacidad para formar puentes de hidrógeno.
En el caso de las disoluciones iónicas los iones de las sales son atraídos por los
dipolos del agua, quedando "atrapados" y recubiertos de moléculas de agua en
forma de iones hidratados o solvatados.

La capacidad disolvente es la responsable de que sea el medio donde ocurren las
reacciones del metabolismo.
h) Elevada fuerza de cohesión

Los puentes de hidrógeno mantienen las moléculas de agua fuertemente unidas,
formando una estructura compacta que la convierte en un líquido casi
incompresible. Al no poder comprimirse puede funcionar en algunos animales
como un esqueleto hidrostático.
i) Elevada fuerza de adhesión
Los puentes de hidrógeno del agua son los responsables, al establecerse entre
estos y otras moléculas polares, y es responsable, junto con la cohesión de la
capilaridad, al cual se debe, en parte, la ascensión de la sabia bruta desde las
raíces hasta las hojas.

j) Bajo grado de ionización.
De cada 107 de moléculas de agua, sólo una se encuentra ionizada.
−¿
H 2 O❑ H 3 O+O H ¿

Esto explica que la concentración de iones hidronio (H3O+) y de los iones hidroxilo
(OH-) sea muy baja. Dado los bajos niveles de H3O+ y de OH-, si al agua se le
añade un ácido o una base, aunque sea en poca cantidad, estos niveles varían
bruscamente.

Materiales


Balanza
Probeta
Frascos de vidrio de diferentes tamaños con tapa hermética


Tubo de ensayo
Nevera o congelador

Procedimiento
1. Establecer la capacidad de los diferentes frascos y tubo de ensayo.
2. Medir la masa del agua que aloja cada frasco y tubo de ensayo, debidamente
llenos.
3. Registrar en un cuadro o tabla la información obtenida.
4. Tapar herméticamente los frascos y tubo de ensayo
5. Colocar durante varias horas en el congelador de la nevera
6. Luego sacar, observar y analizar la situación presentada.

Resultados
Se utilizaron cuatro recipientes (dos de plástico, uno de cristal y uno de aluminio)
colocando diferentes volúmenes de agua en ellos

Recipientes antes de congelar el agua

Recipiente

Volumen de
agua líquida

Agua congelada

170ml

60ml

250ml

100ml

Recipientes después de congelar el agua

Análisis y conclusiones.
1. Argumente debidamente por qué se rompieron los diferentes recipientes.
Ningún recipiente se quebró debido a que no se contaba con tapas para sellar los
recipientes, sin embargo se hizo la investigación correspondiente para conocer la
razón de que se quebrara un recipiente al estar cerrado.
El recipiente de vidrio es un contenedor, capaz de almacenar una determinada
cantidad de materia, y debido a que su espacio es limitado, cuando vertemos agua
estamos ocupando un gran porcentaje de ese espacio, llegando casi al límite.
Ahora bien al poner una botella en el refrigerador, este aparato genera una
respuesta de frío hacia la botella y el líquido que está contenida en ella; tal como
se sabe la materia se compone de átomos, los que se encuentran en constante
oscilación, ya sea este movimiento lento o rápida, y esto es lo que determina la

temperatura de un objeto, junto con la densidad, lo que también es determinada
por esto (por la distribución molecular de las partículas en su interior).
Y ahora bien, cuando se el recipiente de vidrio estas partículas se juntan o
contraen, tanto en el líquido contenido, como en el recipiente; en un principio al
vidrio no le ocurre nada con la reacción directa a este proceso, pues este tan sólo
se hace más denso, y el agua solamente se congela, pero la reacción secundaria,
es decir lo que ocurre como consecuencia, produce un brusco cambio a nivel
molecular en el agua, donde los átomos se mueven rápidamente de un lugar a
otro para juntarse, compactarse o comprimirse.
Al moverse de manera brusca, se genera un vacío muy grande, y los vacíos son
aborrecidos en la naturaleza. Estos tienden a succionar las cosas, en este caso al
vidrio circundante, de manera tan intensa que le produce un quebramiento.
2. ¿Qué magnitud o magnitudes (masa, volumen, densidad) cree usted que varió o
variaron al cambiar de estado el agua? En mi opinión variaron la densidad, la
masa y el volumen, ya que el agua es uno de los pocos materiales que al
congelarse aumenta su volumen por lo que el hielo contenido en el mismo
recipiente que un el agua seria menos materia por lo tanto menos peso.
3. Halle la densidad del agua con la cual llenó cada recipiente.
∂= 1gr/cm3 a
La densidad del agua líquida es de 1gr/cm 3 y la del agua congelada es de
0.920gr/cm3. Entonces aplicando la relación de densidades es posible saber la
razón de los volúmenes.
Da = Densidad de agua líquida
Dh = Densidad de agua congelada
m = masa del agua en cuestión (que es la misma tanto para liquida que para
congelada).
Va = Volumen del agua líquida
Vh = Volumen del agua congelada
Da = m / Va
m = Da Va
Dh = m / Vh
m =Dh Vh
Da Va = Dh Vh
Vh/Va = Da / Dh = 1000 / 920 = 1.086
El volumen del hielo es 1.086 del que era en estado líquido. O lo que es lo mismo,
el volumen es 8.6% mayor.

4. ¿Cuál será el volumen del hielo que se formó al cambiar de estado el agua en
cada recipiente?
Volumen líquido
170 ml
60ml
250ml
100ml

Volumen hielo
184.64 cm3
65.16cm3
252.15cm3
108.6cm3

5. ¿Por qué el hielo flota en el agua? ¿Qué pasaría si el hielo no flotara en el
agua? El hielo flota en el agua porque es menos denso. El estado de un cuerpo
(sólido, líquido o gaseoso) viene determinado por la fuerza de atracción que las
moléculas que lo componen experimentan entre sí. Las moléculas del hielo están
dispuestas en una formación especialmente laxa, en una formación tridimensional
que tiene muchos huecos merced a los puentes de hidrógeno. En su caso, al
calentarse y empezar a deslizarse las moléculas de agua, en vez de expandirse
pasan a rellenar esos huecos o espacios intermoleculares, pasando a ocupar
menos espacio en estado líquido que en sólido. Siendo, pues, menos denso el
hielo que el agua. Cualquier hielo que se forme en una masa de agua flota en la
superficie, aislando las capas más profundas del frío exterior y preservando el
calor bajo la superficie. Esa capa aislante permite la vida bajo el hielo.
Su fuera al contrario y el hielo fuese más denso, se hundiría y dejaría expuesta al
frío al agua de la superficie, que se congelaría y se depositaría en el fondo a su
vez, lejos de los rayos solares que la podrían fundir. Si el hielo fuese más denso
que el agua, las reservas acuáticas del planeta estarían casi todas congeladas sin
permitir gran parte de la vida que se conoce. Así pues, esta característica del agua
la hace especialmente útil para la vida.

Bibliografia
Acevedo T., M. y otros. Conciencia 6. Grupo Editorial Norma. Bogotá. 2003.
Carrillo Ch., E. y otros. Contextos Naturales 6. Editorial Santillana. Bogotá. 2004.
http://www.ehu.eus/biomoleculas/agua/agua.htm#pf
http://www.um.es/molecula/sales02.htm