Javier Arango Reyes

Reporte del museo

Aún a pesar de sus vacilaciones, la apropiación participa de una
manera de hacer el mundo; intenta encontrar, bajo las formas
inocentes de la vida de relación más ingenua, la profunda alienación
que tales formas tratan de hacer pasar inadvertida. El develamiento
que produce la apropiación es por lo tanto un acto político; en una idea
responsable del lenguaje plástico, la apropiación postula la libertad del
mismo. La apropiación en este sentido es un acuerdo con el mundo, no
como tal como es, sino tal como quisiera hacerse.
La práctica apropiatoria de Cruzvillegas se revela ante todo como
metáfora, referida al procedimiento y origen de las imágenes; otros
elementos importantes en su trabajo son el reciclaje o el hallazgo
fortuito.
La importancia de la exposición Reconstruccion dentro de la práctica
apropiacionista radica en que, en muchos casos, su trabajo se limita a
la apropiación de objetos ya existentes, aunque sólo sean objetos
comunes. Como estrategia de lenguaje artístico, este enfoque se sitúa
en uno de los parámetros fundamentales de lo posmoderno, ya que
supone la radicalización de recursos como la cita, la alusión o el plagio.
Como estrategia crítica implica una actitud de revisión, de relectura de
lo dado, de toma de conciencia de la influencia de los sistemas de
exposición y comercialización sobre la obra de arte, su dependencia
del contexto institucional y del discurso histórico por él determinado.
Durante los años ochenta, Cruzvillegas trabajó en una reconsideración
de los espacios del arte, de sus materiales, y de esos puntos donde las
obras se entienden como procesos, ahí donde la voluntad ayuda por
hacer de éstos una forma específica de conocimiento.
Estos fenómenos cuyos antecedentes se sitúan ya a principios del siglo
pasado, se desarrollan de manera fundamental a partir de los años
sesenta, con el surgimiento de nuevas vías artísticas vinculadas en su
mayor parte a corrientes conceptuales y/o apropiacionistas. En el arte
conceptual, proposals (o proposiciones) es aquel tipo de arte. que se
basa en la enunciación y presentación (sobre papel, en un libro, bajo
una fotografía) de ideas o proyectos de acciones a realizar, sin que
tenga importancia el que se lleven a cabo o no. Principales artistas:

N.E. Thing Co., Hamish Fulton, Yoko Ono, Vito Acconci, C. Kozlov, L.
Weiner, J. Baldessari, Bruce Nauman.
Abraham tiene una preocupación caprichosa por la técnica, es uno de
los problemas donde más reflexiona. Él mismo afirma: «en ocasiones
en las que pienso cómo podría ser la obra al final del proceso, dispongo
los elementos necesarios para que esto suceda. Pero siempre hay algo
que cambia mi relación con cada técnica, con cada medio. De una
serie o un conjunto planeado surgen obras que había pensado al
principio y que resultaban interesantes o extrañas al desarrollo
preconcebido en relación a la idea que tenía sobre tal o cual práctica.
Son como hijos no deseados que acaban siendo los
consentidos»Cuando se entiende que la obra ya no puede ser algo
único, que es susceptible de reproducción, el artista busca sacudirse
toda limitación —sea ésta de asunto, materia o técnica— afirmando la
libertad como el objetivo de su experiencia. Para Cruzvillegas:
«una parte del contenido de las obras que hago parten de la
confrontación de lenguajes y saberes técnicos que atraviesan mi vida
diaria, incluyendo el arte. Así mis obras abarcan un buen abanico de
posibilidades, materiales y herramientas, en procesos hasta cierto
punto contradictorios. En todo caso podría definir accidentalmente mi
perfil profesional o manual, como ‹politécnico de chiripa›
Hay quien puede decir que la técnica achata y destruye ciertas
«fuerzas humanas»; que este tipo de trabajo no favorece la vida del
intelecto y la fantasía. Lo que se puede afirmar a estas alturas es que
en realidad la técnica no sólo allana obstáculos que se oponen al
cualquier progreso cultural, sino que sus inventos la aproximan
espiritualmente al arte con impulso creador. La técnica es una
importante parcialidad de la cultura.
En esencia, una de las tareas del arte es ensanchar la personalidad del
artista, de manera tal que sus sentimientos, emociones, actitudes y
valores, tan individualizados como en él aparecen, puedan ser
transmitidos con su fuerza y significado a otras personas y culturas. Al
lado de lo esencial, personal, único y estético de la obra de arte, está
ahora lo técnico, que si bien no aspira a lograr en todo su desarrollo
estándar y no aquello que es más subjetivo, gira siempre en torno del
mejoramiento del hombre y no es indiferente a la estética. El técnico
quiere entender la belleza y buscarla en sus realizaciones. Penetra
profundamente en el campo de la creación plástica y usa como
elementos en sus obras los factores estéticos de la proporción la

medida, el color y el desarrollo orgánico de la forma. Sin duda hay
influencia de lo estético sobre lo técnico; pero también inversamente
de lo técnico sobre lo artístico. Técnica y arte van entretejidos.