Banana o plátano: la fruta ideal para niños y adultos

Es una de las frutas más nutritivas y preferidas por los niños. Su suave sabor transmite todo su potencial vitamínico y mineral. Posee vitaminas A, B, C y E, calcio, magnesio, potasio, hierro…

Esta fruta es pura energía y no engorda tanto como se piensa, es el combustible ideal para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Aporta también grandes cantidades de fósforo, hidratos y fibras. La energía no es la única forma en que el plátano puede ayudarnos a mantenernos saludables. También nos puede ayudar a sanar o prevenir un número impresionante de enfermedades haciéndose imprescindible en nuestra dieta diaria. Evita que fumes: los plátanos también pueden ayudar a que dejes de fumar. Su alto contenido de vitaminas B6 y B12, potasio y magnesio ayuda a depurar la nicotina del cuerpo. Anemia: Su alto contenido de hierro hace que los plátanos estimulen la producción de hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia. Poder mental: su alto contenido de potasio puede ayudar a los alumnos para activar su atención y memoria. Contra la acidez estomacal: los plátanos tienen un efecto natural antiácido. Reduce estrés: el potasio es un mineral esencial que ayuda a normalizar el ritmo cardíaco, envía oxígeno al cerebro y regula el balance hídrico del cuerpo. Vómitos: esta fruta ayuda a evitar las náuseas. La piel y el plátano La pulpa del plátano resulta ser una crema muy efectiva y nutritiva para embellecer, sanar y nutrir la piel. Una mascarilla hecha de banana, un poco de yogurt natural sin azúcar y unas gotas de limón, aplicada una vez a la semana, mejorara notablemente el aspecto de tu cutis. Saciar sanamente el hambre: Los plátanos tienen un altísimo contenido de vitamina B. Si tienes hambre o te sientes falto de energía, come un plátano en lugar de frituras. El plátano, además de calmar sanamente tu apetito, calmara tus nervios y ansiedad.