You are on page 1of 6

BEHIND THE LINES PLUS 18

Año Nro 02

26 de Abril de 2010

Dólar, dólar, dolar-2
Mientras el mercado bursátil continúa transitando lo que a nuestro juicio es la zona de resistencia más importante de mediano plazo (Dow Jones 11.000/11.400 pts y SPX 500 1.200/1.250pts.), nos pareció interesante y oportuno mostrar más en detalle el movimiento que se observa en el mercado de las divisas, teniendo en cuenta que esta semana tendremos un nuevo meeting de la Reserva Federal, que podría traer aparejado acaso fuertes oscilaciones en dicho mercado. La intención de este informe es también poder claramente demostrar que el comportamiento de las divisas frente al dólar no ha sido uniforme, durante los últimos 4/5 meses, dependiendo fundamentalmente entre otros ítems, de su relación con el universo de los commodities, con el spread de tasa de interés y claramente por los propios fundamentals que se manifiestan en las zonas o países que cada moneda representa. Una situación diametralmente opuesta a lo observado durante gran parte de la última década, donde se asistió a una depreciación generalizada del dólar frente al conjunto de las denominadas divisas de peso, mas allá de los ítems señalados.

Figura n1 relación del dólar contra la canasta de monedas

Hemos mostrado este chart en distintos formatos durante los últimos meses e incluso marcamos aquella oportunidad de posible cambio de tendencia durante finales de noviembre pasado, situación esta que finalmente resultó ser correcta.

Tengamos en cuenta que en esta relación no se encuentran, por ejemplo el dólar australiano ni el neocelandés, lo cual trae aparejado, al menos bajo las actuales circunstancias, no incluir a dos de las principales monedas que están absolutamente relacionadas con las materias primas por un lado, y a un diferencial de tasas de interés por el otro y que si estuvieran incorporadas dentro de este índice, producirían claramente una sensible merma en el mismo. Creemos que esta relación continúa teniendo posibilidades de avanzar en el mediano plazo, más nuestro primer gran objetivo trazado meses atrás se sitúa en la zona de 82,5/83,5, un valor prácticamente alcanzado durante las últimas semanas.

Figura n2 relación dólar/euro

Este par, acaso el más observado en el mundo de las divisas, se debate, en el corto plazo, entre ir al objetivo propuesto meses atrás (intermedio, por cierto), de 1,28/29 dólares x euro, o bien asumir una especie de doble piso en 1,32 e intentar un avance, limitado por cierto, a la zona de 1,37/1,38. Creemos que existen altas chances de comenzar a develar dicha incógnita a partir que se disipen las dudas que ocasiona un nuevo meeting de la Fed, programado para mediados de esta semana. Claramente ha sido ésta una de las monedas más castigadas en los últimos meses, debido fundamentalmente a las renovadas dudas que plantean varios de los integrantes del viejo continente, liderados por Grecia, más sin ser este el único peligro o toque de alerta que representa dicha economía.

Figura n3 relación dólar/franco suizo

Actualmente esta relación se debate entre cortar o reconocer la línea tendencial de baja, cuyo inicio data de noviembre del 2008. Nuestro objetivo inicial para dicho par se encuentra en 1,10 frs x dólar, por lo que creemos que dicha línea tendencial será cortada en un futuro mediato. Si bien en los últimos meses su nivel de depreciación frente al dólar ha sido más tenue que al observado en el caso del euro, su nula relación con el universo de commodities, o bien su escaso diferencial de tasa de interés, ha permitido observar ventas puntuales, lo cual ha producido esta suerte de depreciación frente al dólar, luego de haber asistido a un soporte importante en la zona de 0,99/1 frs x dólar.

Figura n4 relación dólar /yen

Durante las semanas recientes hemos asistido al corte de la línea tendencial bajista, que data de junio del 2007, lo cual podría producir nuevos avances del dólar frente al yen japonés. Al igual que en el caso del franco suizo, no genera interés esta moneda en esta etapa, dado no guarda relación con commodites y claramente no posee atractivo alguno en materia de tasa de interés. Nuestro objetivo en primera instancia es alcanzar el objetivo de 100 yenes por dólar, un valor que se vio por última vez hace poco más de un año, en ocasión de haberse verificado el piso bursátil.

Figura n5 relación dólar/british pound

Una de las monedas más castigadas durante los últimos tiempos ha sido el british pound. Inglaterra, por cierto, sigue siendo uno de los principales referentes mundiales y, por ende, las dudas que su economía refleja, se ven fielmente representadas a través de su moneda, que continúa siendo vapuleada frente al grueso de las divisas. La zona de 1,495/1,505 es el soporte critico para esta relación y su eventual quiebre, no haría más que confirmarnos nuevas bajas para dicha moneda, y reforzar las preocupaciones que ya se ciernan sobre su entorno desde hace mucho tiempo. Por otro lado, encontramos que la línea tendencial bajista acumula una suerte de máximos decrecientes, encontrándose el valor crítico de 1,58/1,59 en el punto extremo. Como podemos observar, se acota el espacio de maniobra, lo cual nos hace imaginar un desenlace inminente, o por lo menos en el corto plazo.

Figura n6 relación dólar/dólar australiano

Esta moneda es, desde hace tiempo, la elegida por quienes utilizan el carry trade, dado su fuerte diferencial en materia de tasas de interés. Es por ello que no sorprende que la relación se encuentre en zona de máximos desde que se viera su recuperación allá por noviembre del año 2008. Actualmente, se debate entre dejar delineado un claro doble techo o bien intentar aún más e ir por el máximo absoluto registrado para junio/julio del año 2008. Esa fue la ocasión que marcara el retroceso en el grueso de los commodities y que trajo aparejado una fuerte depreciación en las monedas relacionadas, entre ellas, el dólar australiano. Creemos que es fundamental para esta relación, el valor del commodity más importante que continúa siendo el petróleo, dado que es muy lineal la relación entre ambos y, por ende, no sorprende que, mientras el denominado “oro negro” se mantenga firme, esta moneda también realice algo similar.

Figura n7 relación dólar/ dólar neocelandés

Su situación es un tanto similar a la de su vecino país, Australia, aunque últimamente este ha sido más utilizado que Nueva Zelanda para los “amantes” del carry trade, especialmente por un diferencial de tasa, consecuencia de haber subido Australia la tasa en los últimos meses y una diferencia desde el punto de vista del endeudamiento que tienen estos países. No obstante ello, es elocuente que el comportamiento está más alineado con el de los países relacionados con commodities, encontrándose actualmente en zonas cercanas a máximos desde su recuperación iniciada en marzo del 2009.

Figura n8 relación dólar/dólar canadiense.

Esta moneda ha seguido avanzando en su relación frente al dólar y claramente su explicación radica en su fuerte relación con todas las materias primas, que sin duda le ha posibilitado un upside muy importante frente al dólar como así también frente al grueso de las divisas del mundo. Al ser un país de claro perfil exportador, se ha visto beneficiado de manera inapelable durante los últimos meses. Al igual que el dólar australiano, su relación es prácticamente lineal con el valor del petróleo y obviamente puede seguir manifestando fortaleza, si el valor del crudo siguiera firme. En definitiva, hemos mostrado que, mientras hay monedas que se han depreciado fuertemente frente al dólar estadounidense, hay otras que se han mantenido firmes y que, incluso, han mejorado su relación frente al dólar. Hemos citado algunas causas de esta especie de divergencia, que van desde el spread entre tasas que devengan las propias monedas, hasta la relación concreta que mantienen algunas con las materias primas, particularmente con el petróleo y con el sector minero y aurífero. Allí radica, a nuestro juicio, una de las claves para lo que ha de venir: la firmeza o no que puedan mantener las materias primas, especialmente las comentadas. Por ende y como lo marcáramos en reiteradas oportunidades, habrá que seguir bien de cerca el accionar de China, acaso el principal consumidor mundial (junto con los Estados Unidos) y desde hace años, de commodities en líneas generales. CH. chadasu@hotmail.com
Queda prohibida la reproducción total o parcial del presente documento así como la distribución del mismo a terceros, sin la previa autorización de Carlos Darío Supph. Reservado derecho de autor