You are on page 1of 2

Como hemos dicho en el pasado, estabilizar nuestras finanzas y reconstruir la economía de Puerto Rico es tarea compartida de TODO nuestro

pueblo. Nuestra gente entiende eso…ellos han estado haciendo el sacrificio durante los largos años de la pasada “Década Perdida”—como le llaman los economistas locales—ajustando el presupuesto familiar para salir adelante. Es por eso que nuestra gente no entiende por qué, si todos nos hemos tenido que ajustar los pantalones en los pasados años, la Universidad de Puerto Rico no pudo hacer lo mismo. Esto es bien sencillo…el presupuesto de la UPR se paga con un por ciento fijo de 9.6% de los ingresos del estado. Nadie ha hablado de cambiar ese por ciento. Ahora, si los ingresos del estado bajan—como ha estado ocurriendo en los pasados años—pues es lógico que la partida que le toca a la UPR también tenga que bajar. Como la administración anterior de la Universidad se rehusó a hacer los recortes y ajustes correspondientes, por supuesto que acumuló un déficit. Sin embargo, desde el primer día de nuestra Administración hemos estado del lado de los estudiantes y de la Universidad. Consciente de su dificultad presupuestaria, hace un año le asigné de fondos discrecionales $105 millones adicionales de fondos ARRA para que pudieran operar durante este año fiscal que estamos próximos a terminar. Pero le advertí claramente al presidente anterior que tenía que hacer los recortes y ajustes necesarios porque esa asignación de fondos ARRA baja a $25 millones este año y termina, pues es una partida de fondos federales no recurrentes. A pesar de ello, la anterior administración de la Universidad se rehusó a hacer los ajustes de gastos que las circunstancias requerían…y ahí están los informes del Contralor para demostrarlo. De hecho, posteriormente vinieron a donde mí con un sinnúmero de propuestas para aumentarles los impuestos a ustedes, los contribuyentes, para compensar por el déficit y yo, sencillamente, les dije que no…que no le iba a imponer un impuesto más a nuestra gente y que la Universidad de Puerto Rico, al igual que el gobierno, tiene que hacer como la familia puertorriqueña: tiene que vivir con los ingresos que tiene. No son pocos los que reconocen que estudiar en la Universidad de Puerto Rico es un privilegio. Si no, pregúntenle a las decenas de miles de jóvenes que no pueden estudiar en la universidad del estado y se fajan estudiando responsablemente y pagando el costo mucho más alto de universidades privadas. El crédito en la UPR cuesta en promedio $51; mientras que en las principales universidades privadas de la Isla cuesta entre $163 y $176. El año en la UPR

cuesta en promedio $1,300, mientras que en la más barata de las principales universidades privadas en Puerto Rico el año cuesta $4,200. En el año fiscal en curso, la UPR recibió casi $165 millones en Becas Pell del gobierno federal para beneficiar unos 40,300 estudiantes. Eso quiere decir que CADA ESTUDIANTE RECIBIO en promedio $4,082 en Becas Pell del gobierno federal…$1,320 para pagar la matrícula y otros $2,762 para gastar EN LO QUE ELLOS QUIERAN. Ningún estudiante, no ya en Puerto Rico, sino en ninguna universidad estatal en los estados disfruta de privilegios como esos. De hecho, del presupuesto de este año de la UPR que asciende a $1,460 millones, solamente $90 millones—o apenas el 6.2%—proviene del pago de matrícula y, de eso, más de la mitad proviene de las Becas Pell. O sea, que la matrícula que pagan los estudiantes de la UPR cubre apenas el 3% del presupuesto de la Universidad…el resto lo pagamos NOSOTROS LOS CONTRIBUYENTES. Por eso es que nuestro pueblo—que es un pueblo justo y noble, pero que también es un pueblo de ley y orden que cree en la democracia—se molesta cuando ve y escucha lo que todos hemos presenciado en la Universidad en los pasados días. El respeto al principio de la autonomía universitaria nos obliga a ser prudentes y no intervenir hasta que nos lo requieran las autoridades universitarias. Pero a las autoridades universitarias les digo: estamos aquí, listos y dispuestos para brindarles la ayuda que ustedes estimen necesaria, cuando ustedes así lo determinen, para proteger los derechos de TODOS los estudiantes—tanto del minúsculo grupo que protesta, como de la inmensísima mayoría que quiere que las clases continúen—así como los derechos de TODOS los profesores, TODO el personal universitario, TODOS los padres, y TODOS los contribuyentes que pagamos para que la universidad del estado esté abierta, no cerrada.