You are on page 1of 2

UIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MORELOS

Facultad de Derecho y Ciencias Sociales
Jesús Chávez Moreno1
Autonomía y heteronomía
Iniciando con el concepto básico de autonomía, se tiene que ésta representa la
individualidad íntegra de la o las personas. Es decir, no es sino la expresión de plena
voluntad genuina intrínseca del hombre, que lo dota de capacidad para obrar y decidir sin
influencia externa alguna. Por consiguiente, puede también dársele el carácter de autónomo
a un grupo de personas frente a demás grupos; En este caso, lo que determina dicha
condición es la independencia de éste respecto a los otros.
Refiriéndose a la heteronomía, se entiende en un amplio sentido como el antónimo del
primer concepto. Aquella persona cuya voluntad se ve influenciada por agentes externos a
grado tal de que dicha voluntad deja de ser propia para pasar a ser de tipo colectiva, es
alguien que actúa con heteronomía. Ahora bien, este aspecto se presenta claramente en la
vida social cotidiana a partir de la regulación de la conducta que promueven las distintas
leyes, o sea que son éstas las que en un sentido atentan contra la autonomía de la sociedad,
aunque no por ello debe considerárseles como inadecuadas, sino al contrario, ello
constituye la base del contractualismo; Renunciar a cierta parte de la libertad individual
para obtener a cambio la seguridad de la vida y de la propiedad privada. De cualquier
manera, las leyes son sólo una ejemplificación precisa de heteronomía.
Es menester de quien redacta, a partir de un análisis personal, anunciar la inexistencia de
una autonomía pura en el desenvolvimiento humano. Esta situación no debería ser similar,
por ejemplo, al agua, que por el hecho de no encontrarse en su más puro estado, no deja de
ser agua. Se trata más bien de una concepción conceptual estricta, la cual no podría
considerarse como medianamente verdadera ni medianamente falsa, sino que la autonomía
se posee o simplemente no. La razón de esta propuesta es bastante clara, y se trata de que
1 Estudiante de la licenciatura en ciencias políticas, 2°c, Ética y Política,
entrega: 08 de septiembre de 2015

que de ninguna manera debería considerase menor. el contexto cultural (Educación. religión). Y en mayor grado en la situación de ser una pieza de ajedrez en el tablero de la vida y no aquél que manipula las piezas. Lo que se tiene es entonces un mayor o menor nivel de heteronomía. entre muchas otras cuestiones. la ubicación geográfica e incluso la genética. y por consiguiente en la voluntad misma. Por tanto resulta más apropiado el término de superconsciente). la acumulación de memorias en el plano superconsciente (La palabra subconsciente implica que se trata de un plano inferior al de la consciencia lúcida. sin embargo el nivel de complejidad tan ingentemente elevado en el que trabaja el plano “subconsciente” es tal. Menor en aquellos casos en que la persona reconoce su contexto. y a partir de una introspección dedicada realiza mediante la voluntad los deseos que ha obtenido y que se acercan lo más posible a decisiones genuinas. la programación neurolingüística. influyen innegablemente en el tipo de objetivos que se desean a partir de la aplicación de la voluntad. . Así pues. ya que es un hecho que todos hemos tenido contacto con una infinidad de dichos factores desde incluso antes de nacer.no es posible que una persona no se vea influenciada en su consciencia por factores que no son propios de su naturaleza.