You are on page 1of 10

El entrecruzamiento de las artes y las ciencias.

Bio-arte y ontología estética
María Antonia González Valerio
Facultad de Filosofía y Letras
Universidad Nacional Autónoma de México

Dentro de los horizontes de reflexión contemporáneos la estética se ha preguntado con
mucha insistencia acerca de la especificidad de la obra de arte, por un lado, y por otro,
por la definición del arte. Preguntar por el modo de ser de la obra de arte tanto como por
las condiciones necesarias y suficientes que hagan de “x” una obra de arte conlleva un
primer movimiento para el pensar, a saber: separar. Desde el momento en el que inicia la
pregunta por el arte, una de las primeras interrogantes que indefectiblemente orbitarán
alrededor es la separación de eso que se llama “arte” del resto de los entes e incluso del
resto de los discursos. Desde que Platón se pregunta por la poesía, por la pintura y por
demás objetos bellos, una de las principales tareas será la distinción de filosofía y poesía,
de los objetos bellos y el placer que suscitan a partir de la vista y el oído, del estatuto
ontológico del ente creado, y demás.
Si preguntar por el arte implica efectuar una separación en lo real para decir que hay algo
que se le puede identificar como arte y que se distingue del resto de los entes, e implica
también efectuar una separación entre los discursos para decir que hay un discurso
poético y/o artístico que se distingue de “otro” tipo de discurso, luego, parece que
preguntar por el arte es asimismo preguntar por aquello de lo que tiene que distinguirse.
En esto uno de los discursos o saberes que desde siempre ha aparecido en la discusión
sobre el arte es la ciencia, ya sea entendida como filosofía, y aquí basta tan sólo
mencionar el amplísimo y antiguo debate sobre la relación entre filosofía y poesía, o a
partir de la modernidad como ciencias naturales. El enfoque de la discusión es
radicalmente distinto si pensamos la relación entre filosofía y poesía a si pensamos la
relación del arte con las ciencias naturales. Así que hay que establecer en primera
instancia un lugar para pensar la relación entre el arte y la ciencia.

 

1  

sabemos que el espíritu es la configuración de lo real así como de sí mismo. en la medida en que es caracterizado como configuración de lo real. por ejemplo. Enclavado en el reino del espíritu absoluto. pero de la manera peculiar en que representa lo supremo también sensiblemente. Con esto. a diferencia de una visión exclusivamente estética. qué configura lo real y. la pregunta por la relación del arte con el resto de los entes y de los discursos. el tema de la verdad del mismo ha ocupado un lugar central. la cual fungirá como marco teórico e hilo conductor de la pregunta por la relación entre el arte y la ciencia para concluir con un ejemplo de bioarte. con Platón en Hipias mayor. Comencemos por ver este panorama en la estética hegeliana. para cuestionar. las verdades más comprehensivas del espíritu. Sin embargo. Dar cuenta del arte en términos onto-estéticos. hace que el planteamiento de Hegel tenga que considerarlo no a partir de su distinción de otras cosas cosas bellas. dilucidar el estatuto epistémico de la obra de arte normalmente conlleva de suyo comenzar por dilucidar su estatuto ontológico haciendo. el arte es universal y además histórico: Es solamente un modo de hacer conscientes y de expresar lo divino. por un lado.Desde que las ontologías hicieron de la pregunta por el arte un elemento fundamental de su construcción. entre otras. Las preguntas acerca de qué es lo bello o qué es lo placentero quedan desplazas en favor de la configuración de lo real. cómo lo hace. El pensamiento que se piensa a sí mismo no puede prescindir de su manifestación sensible. el arte cobra una función onto-estética al interior del sistema. por otro. o de otros sentimientos de placer. tiene que devenir arte bello. En las obras de arte han depositado los pueblos sus intuiciones y representaciones internas más ricas en contenido […] El arte comparte esta determinación con la religión y la filosofía. Para la primera pregunta. Lecciones sobre la estética 20-21)   2   . es decir. Si Hegel se pregunta por el arte es con el fin de dar cuenta del desarrollo históricotemporal del espíritu en la autocomprensión de sí. como sucede. por ejemplo. (Hegel. los intereses más profundos del hombre. la argumentación kantiana en la Crítica del juicio.

la unidad y la armonía tienen que ser alcanzadas en el reino de este mundo. El mundo. La libertad. a la conexión y realización efectiva con otras existencias. tiene que hacerse real y concreta para alcanzarse a sí misma. es idea. Esta construcción lejos de ser azarosa o inesencial es necesaria en el sentido de que el espíritu transformará lo natural para hacerlo su morada en la que podrá reconocerse y la que será adecuada al espíritu mismo. ni tampoco la educación estética de Schiller. para hacerla humana. sino aquello que se va construyendo históricamente. la disolución de dicotomías. Hay que tener presente que en este sistema no basta el pensamiento como pura abstracción. pero no es esto sólo. en su especificidad frente a los dos otros saberes que también representan lo supremo. tiene que llegar a ser nuestra morada y ha de llegar a serlo poéticamente. […] el hombre existente. no es suficiente ni el noúmeno kantiano para la libertad. no es suficiente la resolución de los conflictos en un reino utópico imaginario. sino que también es hombre naturalmente existente. a saber: la religión y la filosofía. tiene que manifestarse. a diferencia de la interioridad en la que se mueve la religión. entonces tendríamos la determinación de lo bello como tal o el ideal. el arte es una de esas exteriorizaciones.La representación de lo supremo en términos sensibles se convierte en el distintivo del arte. sino que el pensar tiene que ponerse a prueba en lo real y emerger de lo real. La Idea. y sería ideal si existiese únicamente conforme a la idea. para llegar a ser lo que es. entonces. para hacerla Ideal: Si la idea en su realización fuese tan lejos como acabamos de decir. (Hegel. sino una donde lo contingente se abole para presentar sólo lo necesario. entonces. tiene que ser formada y configurada y ese es precisamente el trabajo del arte en tanto manifestación exterior. la realidad tiene que elevarse. no lo puede dejar de lado. no basta el universal abstracto. accede con ello a la necesidad exterior. por eso el arte es superior a la planta y al animal:   3   . en la vida pública y comunitaria. Filosofía del arte 123-125) Precisamente porque lo natural comienza a no ser ya adecuado a los ideales. pero no es cualquier exteriorización. y no sólo en la interioridad del pensamiento de quien piensa. al entrar en la existencia. El concepto. El mundo no es aquello dado de primera instancia para la conciencia. y lo natural comienza a no ser ya adecuado a los ideales. esto quiere decir que el arte realiza un trabajo sobre la realidad para transformarla.

y vuelve a llevar hasta su ideal a lo real. sino de creación y transformación. entonces sería bello” (Hegel. 121) Así. Pero lo vivo no es tal y como lo hemos determinado más que en el arte. (Hegel. quizá hoy sí se encuentre en la rata muerta. Filosofía del arte 125-127) La realidad formada y conformada a partir del espíritu es la objetividad del arte. además establece una relación con lo natural no en términos de imitación. en la botella vacía. que él no ha imitado.De un retratista que deba llevar al lienzo una determinada fisonomía. el cual. porque no es fácil resignarse a la banalidad. que le es original. con reprobación. un artista. que le corresponda completamente en propiedad. i. ya que no solamente enfatiza en el poder configurador de lo real. lo vivo es sólo eso. Debe omitir del rostro en cuestión todo signo de exterioridad como pelillos y otras sutiles determinaciones o tipos de piel. (Hegel. que él adorna. entonces tiene que adular. liberado de las contingencias de la naturaleza. pero no todo lo exterior es cumplimiento de estas demandas metafísicas.. Dice Hegel: “si lo vivo fuera tal como lo hemos determinado. sino además en que es mediante la creación como el ser humano                                                                                                                 1 Quizá el espíritu sí se encuentre a sí mismo en la banalidad y contingencia que en más de un sentido constituyen el reino del arte contemporáneo.e. en cualquier exterioridad nos elevaremos para llegar a ser lo que somos? Para Hegel la respuesta es clarísima: llegaremos a ser lo que somos también a partir de lo externo. inventado por él: instrumentos técnicos. que corresponden al reino de la contingencia y de la vida precaria. lo orgánico vivo. una obra escrita. éste no se encuentra a sí mismo en cualquier fenómeno1. Ha de estar orgulloso de tal invención. lo real inmediato no refleja al espíritu. 65) “Inventar” es la palabra a subrayar en esta cita. sólo lo mejor de la exterioridad. Por ello. el arte lejos de inscribirse en el tópico renacentista del ars imitatur naturam es literalmente creación poética de lo real.121).   4   . en general. Filosofía del arte. Imitar la naturaleza es un deleite muy limitado. Filosofía del arte. pero digo solamente quizá. cualquier cosa alcanza a ser el espejo del alma. de la existencia. (Hegel. el hombre debe encontrar mayor deleite si produce algo suyo. el mundo natural en tanto mera naturaleza es imperfecto y contingente. en la lata de Campbell’s. ¿Podríamos encontrarnos a nosotros mismos en cualquier fenómeno. absolutamente necesaria para el autoconocimiento del espíritu: “La esencia debe aparecer”. […] El arte elimina toda indigencia de la vida exterior. o especialmente algo científico. sólo lo bello. Filosofía del arte. se dice. Pues si es un verdadero pintor.

sino también la de los instrumentos técnicos o la de “algo científico”. lejos de pertenecer exclusivamente al ámbito del museo. de la responsabilidad metafísica de ser manifestación sensible de la Idea puede jugar libremente con los materiales. sino en una fusión-conjunción de la tecnología. la representación de un altísimo momento histórico. y esa exterioridad no es sólo la de la obra de arte. lo bello. La seriedad monumental con la que el arte pretendía ser lo sacro.   5   . eso no se traduce en que se disuelva y se identifique con cualquier otra cosa. la relación entre el arte y la ciencia. Antes que establecer una división y oposición pensadas en esos términos simplistas. religión y filosofía. eso no quiere decir que la obra de arte no haya ganado en el planteamiento hegeliano una especificidad que le es única y que si bien en términos generales puede ser comprendida como configuradora de lo real y de la existencia.ha de encontrarse a sí mismo en lo exterior. a mi juicio. Arte. la manifestación de lo divino. la tecnociencia y el arte. Asistimos cotidianamente a la transformación del espacio y del tiempo por medios estéticos y no solamente estéticos. se ha desvanecido en favor de la. Otro elemento que aporta la estética hegeliana para pensar la relación que aquí nos ocupa es la muerte o el fin del arte. ha conllevado la hiperdifusión de las creaciones artísticas que. Una vez que el arte se ha liberado. tal y como se deja ver a partir de los planteamientos hegelianos. por así decirlo. De este modo. el espacio urbano nos muestra fehacientemente la interrelación lúdica de ambos discursos. la cual. la cual abre posibilidades teóricas para dar cuenta del arte actual. pongámoslo así. Más allá de la rígida y racionalista frontera que quiere ver en la ciencia el discurso verdadero y en el arte el discurso ornamental. en el caso de Hegel. arte y ciencia –particularmente entendida como filosofía– se convierten en modos de ser de la existencia. no está pensada a partir de la oposición epistémica en la que uno constituye un pseudo discurso con proposiciones lógicamente falsas o vacías y el otro accede a lo real vía conocimiento necesario y universal. como manifestaciones del absoluto. Sin embargo. representar “lo que sea”. además. mantienen sus diferencias que. una de las consecuencias directas de la muerte del arte. La hiperestetización del mundo contemporáneo en el que las imágenes pueblan todo espacio es. pueden ser consideradas incluso en términos jerárquicos. banalización de los objetos estéticos. configurar lo real desde lugares distintos.

La autora. entonces. Gehtmann-Siefert. no se traduce en el denuesto de sus funciones onto-estéticas. realiza una apología de Hegel historizando la   6   . el palacio a la casa habitación. que deja de lado la manifestación sensible de la Idea a favor de los efectos históricos y de la vida histórica de la Idea. en la medida en que el arte no queda. el arte deleitándose a sí mismo. digámoslo así. sino que contribuye también a continuar configurando espacios distintos a partir del uso de los desarrollos arquitectónicos en los que muy a menudo la funcionalidad no es más la piedra de toque del diseño. Sigo en esto a una de sus principales intérpretes desde la estética. por un lado. Para enfatizar este punto pondré como ejemplo la arquitectura. frente a cualquier idea de autonomía estética (las consecuencias de esa autonomía las hemos visto bien en el siglo XX con los neo y poskantismos). muestras de desarrollos arquitectónicos habitacionales y nada más que habitacionales. Gehtmann-Siefert apuesta por una interpretación más histórica que metafísica de la estética hegeliana. sirviéndose a sí mismo en la magnificencia de los museos contemporáneos. quien insiste acertadamente en que hay que subrayar la función cultural que tiene el arte en Hegel. limitado a la manifestación del Ideal. Resaltar el carácter lúdico del arte y su amplísima diversidad actual que rompe sin más las fronteras entre arte mayor y menor. desde las esculturas que configuran el espacio urbano y que no son objeto de la “contemplación pura” del juicio estético. hay que pensar más a fondo el carácter histórico y cultural del arte en Hegel. La configuración de lo real continúa operando quizá incluso con mayor fuerza. lo que se deja ver en los atributos lúdicos del mismo. la muerte de Dios y del sujeto. y por otro lado.aparecen por doquier en las calles. El espacio así configurado se ajusta no sólo al espíritu de una época. El templo cede su lugar al museo. sino que podemos ver. El carácter iconoclasta del arte actual refuerza además de la misma muerte del arte. es decir. la cual hoy no reserva lo mejor de sus creaciones para el poder eclesiástico o político. hasta la publicidad que colorea muros y ventanas. Esta función cultural va de la mano con el efecto histórico del arte para un cronotopo determinado –lo que choca de frente con las tesis de la autonomía del arte y su universalidad formal de corte kantiano. A. cuya sobresaliente arquitectura arropa el arte actual. Para comprender este sentido.

la cual permea prácticamente todo espacio y todo tiempo. ser comprendida no solamente al interior de la historia del arte y de la apertura que representan las vanguardias de principios del siglo XX hasta la disolución de las formas estéticas tradicionales que vemos en el arte actual. “Literary History as a Challenge to Literary Theory. con todos los medios posibles parece ser una de las consignas del arte actual que no limita su ámbito de acción a lo que tradicionalmente son los objetos estéticos: pintura. Transformar y crear absolutamente todo.   7   . Ahora bien. es decir. el arte romántico. al estar ligadas al desarrollo del espíritu. El arte y lo estético en general se ponen al servicio de las configuraciones múltiples de lo real en términos lúdicos e inesenciales (este último término comprendido en sentido hegeliano). La muerte del arte como momento en que éste se disipa en multiplicidad de objetos estéticos puede. Timothy Bahti. no son interpretadas en función de la historia del arte exclusivamente. por tanto. esto es. ese                                                                                                                 2  Vid. ni tampoco puntos ideológicos de transformación social. Esto también se deja pensar desde la estética hegeliana. e insinúa que el arte hay que leerlo más como fenómeno que como sistema: “El Ideal es la realidad estética y mitológica de la Idea”. con transformaciones y sucesiones inmanentes. sino que también se deja ver en la hiperestetización del mundo contemporáneo. El arte en Hegel es.estética.” en Toward an Aesthetic of Reception (tr. Creaciones estéticas que son literalmente “para nada”. Hans. pues para Hegel. lo que obliga a estar generando siempre una interrelación entre historia del arte e historia socio política (como acertadamente señala Hans-Robert Jauss2). comprendido más como un fenómeno cultural con un determinado desarrollo histórico. inmanentizándola. 1982). Minnesota: University of Minnesota Press. que ni pretenden ser objetos de contemplación milenaria. el momento final de la historia del arte. entonces. Estas transformaciones. conlleva un devenir libre del material sensible. en el que éste es modificado contingentemente. sino también como una multiplicidad infinitamente abierta de configuraciones de lo real a partir de perspectivas que de primera instancia aparecen como estéticas.Robert Jauss. Por eso insisto en que el arte no sólo se ha puesto al servicio de la configuración de los espacios urbanos a partir de la publicidad como fenómeno principal. escultura y demás. sino un vaivén lúdico de la creación que goza de sí misma (como la Idea en Hegel).

se deja escuchar la consigna de Hegel según la cual el arte no ha de imitar a la naturaleza y que solamente es bello lo que procede del espíritu. e incluso. pues ahora lo vivo puede ser tal determinación humana. y no tienen suficiente para comer. una obra de arte. Y de cualquier forma. demasiado humana. el arte toma cualquier cosa como objeto de su creación. Las futuras Disneylandias simplemente lo continúan. quienes se empeñan todavía en llamarse a sí mismos “verdes”. En ese sentido. los cuales se reproducen como conejos.. 9) Expandir el ámbito de lo estético para abarcar lo “natural” y transformarlo usando.] Si quisiéramos [.. lo que realmente nos estamos preguntando es sobre la labor del arte en el futuro inmediato (Flusser. objectarán que un paisaje transformado en Disneylandia. la biogenética para hiperestetizar también la naturaleza. Decía Hegel que si lo vivo fuera tal y como lo hemos determinado. a ser manifestación sensible de la Idea.material sensible no está circunscrito de manera exclusiva a los objetos estéticos tradicionales. por ejemplo. en los procesos del bio-arte podemos ver aquello que según Hegel hacía el retratista: “eliminar la indigencia de la vida exterior”:   8   ..] Los ecologistas y medioambientalistas de hoy. De hecho. aceleraron a su vez el artificio. “Curie’s Children”. la cual no es ya contemplada solamente como paisaje. Asimismo. ¿por qué no puede el arte informar a la naturaleza? Cuando nos preguntamos por qué los perros no son azules con manchas rojas. [. Pero considera: cuando ellos plantaron prados. que permanece todavía en el ámbito de lo económico. [. no ha pasado ya al terreno de lo estético? Es como si nada hubiera cambiado en la relación entre humanidad y entorno biológico desde las revoluciones del neolítico. cómo ciertos manifiestos artísticos convocan a las configuraciones múltiples de lo real usando desarrollos científicos.. desde los readymades hasta el cuerpo humano mismo. no será natural nunca más. sino intervenida para devenir paisaje según parámetros estéticos actuales. Ahora sí la naturaleza puede ser efectivamente elevada a ser arte. sino que contemporáneamente puede ser pensado como cualquier cosa. entonces sería bello..] la actividad ganadera podría transferirse de los campesinos – clase prácticamente inexistente hoy en día – a los artistas. el filósofo checo Vilém Flusser en los años ochenta publicó un artículo que posteriormente se convirtió en una especie de manifiesto para el bio-arte: ¿Por qué los perros no son todavía azules con manchas rojas? ¿Y por qué los caballos no radian colores fluorescentes sobre las sombras nocturnas de la tierra? ¿por qué la cría de animales. Por ejemplo. podemos también pensar cómo la ciencia se ha incorporado en las creaciones del arte actual.. Desde este horizonte...

quisiera ejemplificar lo anterior con la obra del artista austriaco Stelarc. relocalizándola y reconectándola para que tenga funciones alternas. a través de la cual el cuerpo se convierte en una interfaz. ha sido elevada a Ideal y ha sido liberada de las contingencias. Además. Ahora podemos crear órganos adicionales y externos que funcionen mejor en el terreno tecnológico y mediático en el que actualmente habitamos. Incorporar una prótesis biocompatible es visto como una señal de sobreabundancia. quien se ha ocupado de transformar el cuerpo humano con el uso de la cibernética. aparece como conectividad. quien considera el cuerpo humano biológicamente obsoleto y. como el último reducto de su individualidad. La ciencia aquí rebasa sus atributos funcionales y se hiperestetiza. Para terminar. El cuerpo.Esta vez la naturaleza ha devenido arte. Dice Stelarc: Este proyecto ha tratado acerca de la replicación de la estructura corporal. no es gratuito que el centro de este proyecto sea precisamente la piel. El cuerpo no sólo deviene arte en la obra del pintor o del escultor. de exceso. (Stelarc. Me referiré a su proyecto “La oreja en el brazo” como ejemplo en el que modifica su cuerpo gracias a una prótesis. se ve cuestionada. “Ear on arm”. Intervenir el cuerpo con tecnología para que devenga un Cyborg-zombie es la propuesta de Stelarc. stelarc.org)   9   . por ende. La oreja implantada está controlada electrónicamente y transmitirá los sonidos que le lleguen. De ese modo. Manifiesta tanto el deseo de desconstruir nuestra arquitectura evolutiva como de integrar electrónicos dentro del cuerpo. modificable. la idea de cuerpo como unidad identificadora de un individuo. se inserta en ese proceso del devenir libre del material sensible con el que Hegel identifica el arte romántico. por ello. en la oreja se insertará un micrófono que estará conectado a internet y de ese modo cualquiera podrá escuchar en cualquier lugar del mundo los sonidos que capte la oreja. sino que el cuerpo vivo es sometido a procesos transformacionales. antes que como el remedio a la pérdida de algún miembro amputado. Ahora el cuerpo actúa más allá de los límites de su propia piel y más allá del espacio físico que ocupa. lejos de ser pensado monádicamente.

Hegel. No.Baste este ejemplo como muestra del bio-arte. F. 2. ------------------. Lecciones sobre la estética. 1964.W. como decía Baudelaire. Trad. Lo bello en el arte.     1 0   . Filosofía del arte o estética (Verano de 1826). Tras la muerte del arte el cruce entre éste y la ciencia se abre como una perspectiva más que da que pensar y de la cual filosóficamente habremos de hacernos cargo. Annemarie Gethmann-Siefert. Trad. Buenos Aires: Nueva visión. 2006. Ed. Madrid: Abadá: Universidad Autónoma de Madrid.1999. pues “la naturaleza no es más un templo en el que pilares vivientes dejan a veces salir confusas palabras”. como muestra de las configuraciones múltiples y libres de lo real donde lo real es también el cuerpo humano biológicamente modificado. Madrid: Akal. 1988.” Art Forum 27. la naturaleza es hoy un ámbito onto-estético de configuración de lo real transformado gracias a la intersección del arte y la ciencia. “Curie's Children. Johann. Concluyo con unas palabras de Winckelmann: La naturaleza puede ser superada por el arte. Domingo Hernández Sánchez. 1989. Manfred Schonfeld. Bibliografía: Flusser. Alfredo Brotons Muñoz. G. Bernardette Coenberg-Plotnikov. lejos de ser un templo. Vilem. ------------------. Vorlesungen über die Ästhetik I. Winckelmann. Trad. Frankfurt am Main: Suhrkamp.