You are on page 1of 5

EUTANASIA: ¿EXISTE UN DERECHO A UNA MUERTE DIGNA?

I. Introducción.
La eutanasia consiste en toda acción u omisión mediante la cual se provoca
la muerte de una persona, con el propósito de poner fin a los padecimientos
físicos

o

psíquicos

que

mortifican

a

quien

sufre

una

enfermedad

irreversible.
A partir de la comparación del caso del paciente español y el del
paciente argentino, se pueden distinguir dos tipos de eutanasia: Una actica
y una pasiva.1
Si bien en ambas situaciones existe la voluntad del paciente de no
continuar con su vida –quienes requieren que se lleve a cabo la eutanasia–,
sorprendentemente no se arriba a la misma solución en estos casos:
Mientras en el caso argentino se permite, en el caso español no.
El mismo problema se presenta en la legislación argentina, 2 es decir,
se prevé una solución distinta para dos situaciones que, en principio,
parecerían similares.
Ahora bien, cabe interrogarse si esta disparidad en el tratamiento
jurídico de las situaciones descriptas encuentra sustento jurídico en el
derecho internacional de derechos humanos o si, por el contrario, éste da
una solución uniforme para ambas situaciones –y en su caso, cuál es esa
solución–.
II. La eutanasia en el derecho internacional de los derechos
humanos.
II.

1.

En

forma

preliminar,

cabe

señalar

que

los

instrumentos

internacionales de derechos humanos no establecen en forma expresa
ningún criterio respecto de la eutanasia. Es decir, en principio, el derecho

1

Eutanasia voluntaria activa: aquella en que el paciente presta su consentimiento para que
se le suministren medicamentos o drogas para producir la muerte – caso del paciente
español - . Eutanasia voluntaria pasiva: aquella en la cual el paciente otorga su
consentimiento para que se le suspendan tratamientos terapéuticos o se niega a someterse a
una intervención quirúrgica para que le prolonguen la vida –caso del paciente argentino-.
RIVERA, JULIO CÉSAR, Instituciones de derecho civil, Parte General, Tomo II, Lexis Nexis, Tercera
Edición Actualizada, 2004, p
2

Ante la producción de la muerte de una persona enferma por otro, debe ser encuadrada
dentro de la figura delictual del homicidio – arts. 79 y sigs., Cód. Pen.- aún cuando haya sido
otorgado el consentimiento por la víctima, dado que ello no priva de ilicitud al acto; o bien
será encuadrado dentro de la figura ayuda o instigación al suicidio –art. 83 Cód. Pen. – si
consiste en una acción de cooperación o voluntad de causación.
Por otro lado, la ley 17.132 en su artículo 19 obliga al médico a respetar la voluntad del
paciente conciente que se niegue a ser internado o a recibir tratamiento médico.

1

Esta sería una postura similar a la que plantea ISAIAH BERLIN respecto de la contradicción entre los valores libertad e igualdad.V/IL82 doc. 4 BERLIN advierte sobre la necesaria colisión de valores contrapuestos. ONU Doc. Sin embargo.82 doc. estaríamos desvalorizando la vida. pero b) en cambio. podemos afirmar que el 3 Ver.L.123. RONALD. La justicia con toga. 2 . res. se debería concluir que el derecho internacional de los derechos humanos no prohíbe ni permite la eutanasia. y cada elección puede comportar una pérdida irreparable. y que debemos elegir entre ellos. por ejemplo.1992) art. y autonomía y dignidad. 2. En consecuencia. 17. No. que hay una pluralidad de valores y derechos consagrados en los instrumentos internacionales de derechos humanos. 3. la Declaración Universal de los Derechos Humanos A. 2007. 217 A (III). Siguiendo esta postura. Madrid. no será contraria al derecho internacional. la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del hombre (OAS Res. p. 4 BERLIN. citado por DWORKIN. En relación con la eutanasia. Pacto internacional de Derechos Civiles y Políticos A. si permitimos la eutanasia.G. OEA/Ser. Serie sobre Tratados de la ONU. en la que la noción del conjunto perfecto. Veamos: II.6 rev. OEA/Ser. II.rev. y consagran ciertos derechos con carácter más general y abstracto. 36. cada Estado podría elegir qué postura tomar al respecto.1 p. y que a partir de una correcta interpretación y análisis de los distintos derechos en juego podemos arribar a una solución en la cual todos los derechos puedan ser respetados a la vez.G. 4.1 p. 1 y 3. reimpreso en Documentos Básicos Concernientes a los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano.. la conclusión sería que: a) si prohibimos la eutanasia vamos a dar privilegio al derecho a la vida. Sin embargo. 123 entrada en vigor 18 de julio de 1978.internacional de los derechos humanos no prohibiría ni garantizaría un derecho a la eutanasia. aprobada en la Novena Conferencia Internacional Americana (1948). 25 1992) arts. 71 (1948) arts. cuyo estudio y análisis nos deberían indicar algo al respecto.1 y 11. art. estos instrumentos contienen grandes principios. 1. los tres grandes derechos que vamos a analizar son: El derecho a la vida.6. de 16 de diciembre de 1966. reimpreso en Documentos Básicos Concernientes a los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano. si consideramos que sí hay soluciones correctas en derecho. Estamos condenados a elegir. OEA. por un lado. 3 Si pensamos que la eutanasia nos plantea una contradicción irresoluble en los valores vida. A/810 p. XXX. 1144. por sobre aquella.2200 A (XXI). y dándole primacía a la autonomía y la dignidad de las personas.V/II. 6. ISAIAH. res.L. por otro. Marcial Pons. no es algo solamente inalcanzable sino conceptualmente incoherente. y cualquiera sea la que elija. la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Serie sobre Tratados. a la dignidad y a la autonomía. la solución final en la que todas las cosas buenas coexisten.

5. sino hacerlo con dignidad. por lo tanto. 5 DWORKIN. Permitir que una persona no goce de un derecho humano como es la dignidad. cabe preguntarse: ¿Es la vida un valor absoluto? ¿Cuando protegemos el valor vida. eso ya no es vida. que incluso –según nuestra concepción– son inherentes al concepto mismo de vida. vivir –o mejor dicho. se protege únicamente el vivir biológicamente o acaso vivir implica necesariamente también proteger otros valores –que son parte de la vida. e inherentes al hombre en tanto hombre – como la dignidad y la autonomía? ¿Es lo mismo la vida vegetativa que la vida consciente? La vida constituye un valor sin duda trascendente y susceptible de máximo respeto. 129. op. y darles un alcance que sea respetuoso de cada uno de ellos entre sí. autonomía y dignidad. Respecto al derecho a la vida. según nuestra concepción de este derecho. a la dignidad o al plan de vida que se haya elegido. la vida frente a la autonomía y la dignidad– sean respetados al mismo tiempo. debemos primero indagar qué entendemos por vida. cit. p. En este sentido.derecho internacional de los derechos humanos prevé una solución correcta para los casos de eutanasia. en los casos de eutanasia. Creemos que éste es el camino más adecuado para interpretar coherente e integralmente los instrumentos internacionales de derechos y. su defensa no puede justificar la renuncia a la libertad. para lograr que derechos que en principio parecen contrapuestos –como. Al igual que la vida. 4. no respetando sus deseos más íntimos. En nuestra concepción. la autonomía y la dignidad son derechos humanos fundamentales. En el caso. RONALD. la clave está – siguiendo a Dworkin–5 en cómo concebimos estos valores abstractos. como no querer vivir más: ¿Acaso no sería violar el derecho humano a la vida también? La protección que se le de a la vida debe. II. no es concebible la vida sin el respeto a estos derechos fundamentales. Es decir. es el que vamos a seguir para analizar si la eutanasia está prohibida o permitida por el derecho internacional de los derechos humanos. ir en armonía con el respeto por la autonomía y la dignidad. 3 . Si se le quitan esos contenidos. 4. II. Empero. el derecho a la vida– no significa sobrevivir a costo de.

Este derecho se apoya tanto en la autonomía y en la dignidad personal. cabe concluir que el derecho a la vida no debe ser concebido como un derecho absoluto. 2007. Ética y derechos humanos. sino que incluso garantiza este derecho. p. tiene que permanecer aún el derecho de la persona a elegir entre la vida o la muerte. III. Editorial Astrea. al respetar la voluntad del paciente que 6 NINO. 6. CARLOS SANTIAGO. 7 En el caso de la eutanasia. como en el propio derecho a la vida. p.Siguiendo a NINO6. 4 . Conclusión. Por lo tanto. sino también su derecho a la vida –tal como la hemos conceptualizado supra–. op. el derecho humano a elegir una muerte digna. La vida es vivir dignamente. entendemos por autonomía de la persona la libre elección individual de planes de vida. 7 NINO. permitir a la persona que se encuentra ante una situación extrema por una enfermedad irreversible decidir si desea morir o seguir viviendo. Es decir. opinamos que la interpretación más ajustada al derecho internacional de los derechos humanos es que existe un derecho humano a morir dignamente. El derecho internacional de los derechos humanos nos da una solución uniforme para ambas situaciones. vedándose al Estado a interferir en el ejercicio de esa autonomía. y cuando falta esta dignidad que le es inherente. Por su parte. es la libertad de realizar cualquier conducta que no perjudique a terceros. segunda reimpresión. 6. sin ningún fundamento jurídico válido. no sólo respetaría su autonomía y su dignidad. en los cuales el Estado –y los demás individuos– no deben interferir. sino también en la propia vida. CARLOS SANTIAGO.223. autonomía y dignidad. el juez argentino. Luego de interpretar armónicamente los valores vida. El bien más genérico que está protegido por el principio de la autonomía. dado que ella no solo tiene fundamento en la dignidad y en la autonomía. Al prohibir la eutanasia afectamos el derecho a la vida más que protegerlo. negó un derecho humano. sino que su propia definición incluye necesariamente los derechos a la autonomía personal y a la dignidad humana. Según lo expuesto. II. podemos concluir que el juez español al no autorizar la eutanasia. cit. creemos que la eutanasia no sólo no es opuesta al derecho a la vida. Según nuestra interpretación la disparidad en el tratamiento jurídico de los dos tipos de eutanasia es contraria a derecho. en forma armónica y coherente con la autonomía personal y la dignidad de las persona humana. 204. limitándose sólo a diseñar instituciones que faciliten su persecución individual. a saber.

protegió no sólo el derecho a la autonomía y a la dignidad.decidió no ser intervenido. sino el derecho a morir dignamente. 5 .