You are on page 1of 2

¡BIENVENIDO A CASA, SU SANTIDAD FRANCISCO!

Pbro. Sergio Alberto Urueta Calderón*

Hacia el año de 1538, Vasco de Quiroga recibía la ordenación sacerdotal de manos
de fray Juan de Zumárraga y al instante era nombrado primer Obispo de Michoacán. El
sueño de Don Vasco de Quiroga era hacer realidad las ideas de igualdad, el respeto a los
derechos y la dignidad de la persona humana y la justicia social en su Diócesis. Don
Vasco de Quiroga fue un Obispo comprometido con su pueblo, cercano a la gente, pobre
y ejemplar varón lleno de virtudes. Dedicaba la mayor parte de su tiempo visitando todas
las parroquias de su Diócesis. Hoy, casi 500 años después, el papa Francisco visita
nuestra Diócesis; una realidad que dista mucho ser la que su primer Obispo diseñó y
soñó.
El Papa latinoamericano encontrará una Diócesis de Morelia golpeada por la
violencia, la opresión, el narcotráfico, el endeudamiento público, la corrupción y la
impunidad; la marginación, la ignorancia, la apatía de muchos obispos y curas, y el poco
compromiso social por parte de la mayoría de los michoacanos. Es cierto que este gran
Papa viene a dar esperanza y a despertar las conciencias dormidas de los católicos; y es
cierto que su poderosa palabra profética y su ejemplo son un contraste para la realidad
desafiante que vivimos. Lo interesante sería no disfrazar esta realidad y querer
presentarle a su Santidad sólo lo bonito de nuestra Diócesis. Vivimos tiempos difíciles.
Existen realidades desafiantes que el Papa debe observar claramente, para poder
iluminar con su palabra el caminar de nuestra Iglesia particular, pues es un momento
histórico y providencial para hacer realidad el sueño de Don Vasco de Quiroga.

Si nos sentimos orgullosos de contar con la figura de Don Vasco de Quiroga y
nos alegramos por su proceso de beatificación, debemos sentirnos también
cuestionados por sus ideales, ya que Don Vasco de Quiroga deseaba que nuestra
Diócesis no fuese sólo sacramentalista (gracias a él se acabó el bautismo en masas
y se iniciaron los procesos catecumenales –Manual de Adultos, 1540-). Él soñaba
con la formación y la participación de los laicos en los asuntos de la Iglesia.

La Formación de los futuros sacerdotes (seminaristas) en sus programas y sus
etapas debe responder a los problemas sociales.. Hoy se requieren sacerdotes
comprometidos con el pueblo, cercanos a la gente, conocedores no sólo de la
doctrina teológica, moral y sacramental; sino de la Doctrina Social, que hace de
los sacerdotes auténticos pastores, defensores de los pobres; y verdaderos
profetas, que no sólo denuncien la injusticia, sino que la combatan efectiva y
fervientemente.

Nuestro Plan Diocesano de Pastoral ha quedado sólo como un documento
ilustrativo que no ha aterrizado y no ha alcanzado sus Objetivos; porque no logra
convencernos de que a la base de toda Pastoral está el compromiso social de todos
los bautizados. Los procesos de evangelización deben incluir a las familias como
agentes principales y, a su vez, las familias católicas deben ser formadas en el
compromiso social.

El manejo de los recursos económicos de la Diócesis y de las parroquias deben
encausarse a los procesos de evangelización y en bien de las familias, si queremos
que el Plan Diocesano funcione. La transparencia de esos recursos en todos los
niveles, desde la Curia Diocesana hasta las notarías parroquiales, será un
testimonio para las Autoridades Civiles de progreso y desarrollo de nuestra
sociedad.
Los Obispos, sacerdotes, religiosos, misioneros y laicos de la Provincia Don Vasco,

El Papa sentirá el color. que los michoacanos somos puro corazón y amamos de veras. además. Siempre llevará en su mente y en su corazón nuestro cariño.realmente comprometidos con el Pueblo de Dios. ¡Bienvenido a casa. y nosotros llevaremos siempre el feliz recuerdo de haber tenido al papa Francisco en nuestra Diócesis. que es un hombre lleno de amor y sabiduría. el sabor y la alegría de nuestra gente. Gto. . el calor. respondiendo honestamente a nuestra realidad desafiante. Sabemos. también. Raúl Vera López” de Acámbaro. cada cual según sus posibilidades y responsabilidades. Su Santidad! ¡A la casa de Don Vasco de Quiroga! *Del Observatorio de Derechos Humanos “Fr. Sabemos. Es un Papa que da sorpresas. podemos hacer realidad el sueño de Don Vasco de Quiroga y aprovechar la visita de Su Santidad para lograr la paz y la justicia en nuestro Estado. El papa Francisco conoce esta realidad y sus palabras cambiaran el rumbo de nuestra Diócesis y de nuestro Estado.