You are on page 1of 24

" AÑO DE LA CONSOLIDACION DEL MAR DE GRAU "

" AÑO DE LA CONSOLIDACION DEL MAR DE GRAU " TEMA : FACULTAD DE DERECHO 

TEMA :

FACULTAD DE DERECHO

TEMA:

COMPETENCIA, CARACTERÍSTICAS DE DISTRIBUCIONES O

FIJACIONES DE LA COMPETENCIA EN MATERIA CIVIL Y PENAL DESPLAZAMIENTO DE LA CONSISTENCIA Y CUESTIONAMIENTO DE

LA COMPETENCIA

INTEGRANTES:

REJAS GUTIERREZ MELISSA

CURSO:

HERNANDEZ ROMAN MORELIA CAMPOS CABRERA MARIPAZ SIGUAS HERNANDEZ MARYCIELO TEORIA GENERAL DEL PROCESO

CICLO:

II

DOCENTE:

REVILLA BENDEZU JUSTO

ICA - PERÚ

2016

PROCESOS

DEDICATORIA EL PRESENTE TRABAJO SE LO DEDICAMOS EN PRIMER LUGAR A DIOS, A NUESTROS PADRES, QUE
DEDICATORIA
EL PRESENTE TRABAJO SE LO
DEDICAMOS EN PRIMER LUGAR A
DIOS, A NUESTROS PADRES, QUE
SON LOS MOTORES QUE
FORTALECEN DIA A DIA PARA
SEGUIR EN ESTA NOBLE LABOR
PROFESIONAL.
EL GRUPO

PROCESOS

INDICE

 

Caratula

 

01

Dedicatoria

02

Índice

03

Introducción

04

I.

Competencia en materia civil

05

I.1.La potestad jurisdiccional

05

I.2.Potestad jurisdiccional y competencia

05

I.3.La competencia como parte o porción de la jurisdicción

05

I.4.Noción de competencia

06

I.5.Fundamento constitucional de la competencia

06

I.6.Caracteres de la competencia

07

I.7.La improrrogabilidad

08

 

I.8.Indelegabilidad

08

II.

Competencias en materia penal

09

II.1.

Competencia por territorio

09

II.2.

Criterios para adscribir

09

II.3.

Competencia por razón de la materia

10

II.4.

Competencia objetiva o material

10

II.5.

Competencia por conexión

 

11

 

II.6.

La conexidad

 

11

II.7. Competencia

12

 

II.8.

Características

 

13

III.

Desplazamiento de la consistencia y cuestionamiento de la competencia

14

III.1.

Desplazamiento de la consistencia

 

14

 

III.2.

Consensos necesarios

15

III.3.

Desnaturalización de las reglas constitucionales

 

15

 

III.4.

Cuestionamiento de la competencia

 

16

 

III.5.

Las pruebas para atribuir la competencia judicial

 

17

 

III.6.

Litigio con conocimiento de un juez

 

18

 

III.7.

Pautas para la atribución de la competencia

18

III.8.

Las excepciones a la competencia objetiva

21

III.9.

La prórroga de la competencia

21

PROCESOS

Conclusiones

22

Bibliografía

23

INTRODUCCIÓN

Desde la vigencia del Código Procesal Civil de 1993 se ha despertado en el Perú un especial interés, aun cuando todavía no suficiente, por el estudio del derecho procesal. Este especial interés supuso, inicialmente, una importante labor de formación de base, posteriormente discurrió hacia un estudio de los derechos procesales constitucionales hasta finalmente llegar al estudio de los problemas del derecho procesal contemporáneo.

Por su puesto, en todo este periodo no faltan, qué duda cabe, los estudios exegéticos del Código.

PROCESOS

Sin embargo, muchos de los temas clásicos, sí aquellos recurrentes, aquellos que ya casi se dan por sabidos, respecto de los que todos creen –con acierto o no- que ya está todo dicho, han sido olvidados. Éste no es sino sólo un intento por retomar uno de esos temas, revisarlo, estudiarlo y escribir sobre él.

Es un presupuesto procesal que afecta al órgano jurisdiccional, lo cual quiere decir que el proceso se debe realizar de acuerdo con el principio de legalidad y que el Juez que dicte sentencia sea el competente.

Según la LOPJ, la competencia penal corresponde a los siguientes órganos: Juez de Paz (JP), Juzgados de Instrucción (JI), Juzgados Centrales de Instrucción (JCI), Juzgados de lo Penal (JPe), Juzgados Centrales de lo Penal (JCPe), Juzgados de Menores (JM), Juzgados de Vigilancia Penitenciaria (JVP), Audiencias Provinciales (AP), Tribunales Superiores de Justicia (TSJª), Audiencia Nacional (AN), Tribunal Supremo (TS), y Tribunal del Jurado (TJ).

  • I. Competencia en Materia Civil I.1.La Potestad jurisdiccional

La potestad jurisdiccional es aquella función atribuida constitucionalmente a algunos órganos del Estado por medio de la cual se busca la actuación del derecho objetivo al caso concreto a fin de lograr la efectiva tutela de las situaciones jurídicas de los particulares, la sanción de determinadas conductas antisociales y la efectividad del principio de jerarquía normativa por medio de decisiones definitivas y que son ejecutables; logrando con todo ello mantener la paz social en justicia.

PROCESOS

De esta manera, la potestad jurisdiccional viene explicada desde el derecho procesal civil como una función del Estado que actúa a solicitud de los ciudadanos cuando aquella tutela jurídica prevista de manera general y abstracta por el derecho objetivo no ha sido actuada espontáneamente por los sujetos a quienes están dirigidas las normas jurídicas, procurando con ello la protección de las situaciones jurídicas de los particulares en aquellos casos en los que se haya producido esa crisis de cooperación.

I.2.Potestad jurisdiccional y competencia.

La potestad jurisdiccional es ejercida por aquellos órganos a los cuales la Constitución les confiere dicha potestad; sin embargo, ello no quiere decir que pueda ser ejercida en cualquier ámbito.

En efecto, si bien un Juez por el solo hecho de serlo ejerce función jurisdiccional, con todas las atribuciones que ella supone, su ejercicio se encuentra limitado legalmente en función a determinados criterios. De esta forma, la Constitución atribuye la jurisdicción, pero es la ley la que establece dentro de qué ámbitos es válido el ejercicio de la función jurisdiccional. La competencia, precisamente, tiene que ver con esos ámbitos en los que resulta válido el ejercicio de la función jurisdiccional.

I.3.La competencia como parte o porción de la jurisdicción

No es correcto afirmar que la competencia es una parte o porción de la jurisdicción. La labor que realiza la ley al momento de asignar competencia no supone seccionar una potestad compuesta por una serie de caracteres, pues sin uno de ellos aquello no sería potestad jurisdiccional. De esta forma, un juez ejerce a plenitud la potestad jurisdiccional, con todos los atributos que ella supone; sin embargo, esa potestad jurisdiccional que, reiteramos, la tiene a plenitud, no puede ser ejercida válidamente sino en determinados ámbitos que la ley señala sobre la base de determinados criterios que serán estudiados más adelante.

I.4.Noción de competencia

PROCESOS

Las reglas de competencia tienen por finalidad establecer a qué juez, entre los muchos que existen, le debe ser propuesta una Litis. Por ello, la necesidad del instituto de la competencia puede ser expresada en las siguientes palabras: “Si fuera factible pensar, aunque fuera imaginativamente, acerca de la posibilidad de que existiera un solo juez, no se daría el problema a exponer ahora, puesto que jurisdicción y competencia se identificarían”. Pero como ello no es posible, se hace preciso que se determinen los ámbitos dentro de los cuales puede ser ejercida válidamente, por esos varios jueces, la función jurisdiccional.

La competencia es como la

aptitud

que

tiene

un juez para ejercer

válidamente la función jurisdiccional. De esta forma, la competencia es un

presupuesto de validez de

la

relación jurídica procesal. Como lógica

consecuencia de lo anterior, todo acto realizado por un juez incompetente

será nulo.

I.5.Fundamento constitucional de la competencia

Las reglas que rigen la competencia actúan la garantía constitucional del Juez natural , entendida ésta como el derecho que tienen las partes a que el conflicto de intereses o la incertidumbre jurídica sean resueltos por un tercero imparcial e independiente predeterminado por ley ; derecho que, además, integra el contenido del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. Esa predeterminación legal que forma parte del contenido de la garantía al Juez natural se expresa y actúa a través de la competencia.

En efecto, el solo reconocimiento del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva como derecho fundamental y la trascendencia del mismo en el funcionamiento de un sistema democrático hacen preciso el establecimiento legal del Juez ante quien dicho derecho sea ejercido. De esta forma, “la tutela pretendida por el actor frente al demandado ha de ser concedida por los jueces y tribunales y, también ante éstos, han de tener las partes su oportunidad de defensa”.

I.6.Caracteres de la competencia

PROCESOS

Las características de la competencia son las siguientes:

a) Es de orden público: La competencia es un instituto de orden público en la medida que los criterios para asignarla se sustentan en razones de interés general. Nosotros consideramos que la competencia es de orden público por dos razones adicionales: (i) supone el desarrollo o actuación de un derecho fundamental (juez natural), y, (ii) sus reglas determinan el ámbito dentro del cual se ejerce una potestad asignada constitucionalmente a un órgano del Estado.

b) Legalidad: Las reglas de la competencia se fijan y determinan por ley . Esto no es sino una expresión más del derecho al Juez natural, pues, como ha sido expresado anteriormente, uno de los elementos que conforman el contenido de este derecho fundamental es que el Juez que conozca un caso debe ser el predeterminado por la ley, “con el fin de asegurar su plena independencia en el ejercicio de la potestad jurisdiccional”.

La legalidad tiene, sin embargo, una excepción: la competencia por razón del turno, en la medida que dicho criterio tiene que ver con la distribución interna del trabajo de los tribunales, razón por la cual deberá ser el propio Poder Judicial el que establezca este tipo de competencia.

c) Improrrogabilidad: Como hemos expresado anteriormente, la competencia es de orden público; ello trae como consecuencia el hecho que las normas que la determinan sean imperativas. Siendo ello así, las reglas que establecen y modifican la competencia se encuentran sustraídas de la voluntad de las partes debiéndose estas atenerse a la competencia previamente determinada en la ley.

I.7.La improrrogabilidad

La improrrogabilidad rige para todos los criterios de determinación de la competencia, salvo para el criterio territorial. En efecto, el principio conforme al cual las partes no pueden modificar las reglas de competencia establecidas por la ley no se aplica en el caso de la competencia territorial,

PROCESOS

pues las partes sí pueden modificar las reglas de competencia territorial prevista por la ley, salvo algunas reglas de competencia territorial que, por disposición de la propia ley, no pueden ser modificadas. Es decir, si bien es cierto que, por regla general, la competencia no es prorrogable, en materia territorio sí lo es, salvo en aquellos casos en los que la ley disponga expresamente que la competencia territorial no sea prorrogable.

I.8.Indelegabilidad.

Esta característica de la competencia es también una manifestación del carácter de orden público que tiene el instituto de la competencia. En efecto, en la medida que la competencia es de orden público, tiene que ser ejercida por el órgano al cual se le atribuye, no pudiendo ser delegada por su titular a otro distinto. Este principio ha sido expresamente recogido en nuestro Código Procesal Civil.

Ahora bien, ello no quita que, en algunos casos, un juez pueda comisionar la realización de algunos actos procesales a otro. Este fenómeno se conoce como el instituto de la comisión y no supone una delegación de competencia, sino sólo el encargo que recibe un juez de otro para realizar algunos actos procesales que, por razones fundamentalmente de orden práctico, el juez que comisiona no puede realizar.

II.

Competencias en Materia Penal

Es la de que constituye un límite de la jurisdicción. Generalmente este límite deviene por razones territoriales, materiales y funcionales. Pero siendo la jurisdicción única, tampoco significa que la limitante excluya por completo a la jurisdicción, pues en realidad la jurisdicción es única; lo que acontece con la competencia es que permite organizadamente el ejercicio de la jurisdicción a través de una regulación que la crea.

Por ello, se ha dicho con mucha propiedad que la competencia constituye un conjunto de procesos en que un tribunal puede ejercer, con forme a la ley, su jurisdicción o, desde otra perspectiva, la determinación precisa del tribunal que viene obligado, con exclusión de cualquier otro, a ejercer la potestad jurisdiccional.

PROCESOS

II.1.

Competencia por territorio

Reglas Generales

Será competente para juzgar al imputado el juez del lugar en que el hecho punible se hubiere cometido. En caso de delito imperfecto o tentado, será competente tanto el juez del lugar en donde se realizó el último acto de ejecución.

En caso de delito continuado o permanente, el de aquél donde cesó la continuación o permanencia.

En los casos en que se advierta que el hecho punible responde al modo de operar propio del crimen organizado o asociado, conocerán los jueces de las cabeceras Departamentales, a solicitud de la representación fiscal.

II.2.

Criterios para adscribir

Los criterios para adscribir territorialmente el conocimiento de un proceso a un concreto órgano jurisdiccional se denominan fueros y ponen en relación a un determinado juzgado o tribunal con los hechos delictivos por los que se procede. El lugar donde se cometió el delito forum commissi delicti es el criterio determinante y la regla general que nos ayuda a determinar la competencia territorial en cada caso concreto; no obstante, en cumplimiento al principio del juez predeterminado por la ley, dicho criterio no es dispositivo, ya que las partes no pueden modificarlo; por lo que tampoco resulta difícil establecer, en todo los casos y desde un principio, el lugar en el que el delito se hubiere cometido, que dicho lugar aparece como un dato más de la investigación, el cual habrá de tomarse con carácter provisional y a los solos efectos de fijar la competencia por razón del territorio, sin que se llegue a prejuzgar cual sea el órgano jurisdiccional competente.

II.3.

Competencia por razón de la materia

Son organismos ordinarios comunes que ejercen permanentemente competencia penal: La Corte Suprema de Justicia, la Sala de lo Penal de la misma, las Cámaras de Segunda Instancia y los Jueces de Primera Instancia

PROCESOS

a los que la le dé tal competencia, y los Jueces de Paz. Son organismos ordinarios especiales que ejercen competencia penal los tribunales y jueces militares.

El Código Procesal Penal, establece cuales son los órganos judiciales que habrán de cumplir la ya señalada función constitucional. Puntualmente las competencias materiales y funcionales de cada uno de los órganos judiciales, incluso la de los jueces de primera instancia, incluido entre ellos el juez de Paz.

La competencia material en esta sección nos puede llevarnos confusión al interpretar que se está refiriendo a las diversas ramas del derecho que regulan o protegen diversos intereses en materia civil, penal, familia, etc., lo cual vendría a perjudicar el verdadero sentido de la norma, ya que es claro que los órganos penales conocen de materia penal.

II.4.

Competencia objetiva o material

Por ello, muchos autores la llaman "competencia objetiva o material" por ser la competencia establecida por la ley para cada órgano judicial, es decir, la materia sobre la cual debe de actuar.

La competencia objetiva es la distribución que hace el legislador entre los distintos tipos de órganos jurisdiccionales integrados en el orden penal para el enjuiciamiento en única instancia de los hechos delictivos por los que procede.

II.5.

Competencia por conexión

Los procedimientos serán conexos:

Sí los hechos imputados han sido cometidos simultáneamente por varias personas reunidas, o, aunque hayan sido cometidos en distintos lugares o tiempo, cuando ha mediado acuerdo entre ella.

Sí un hecho ha sido cometido para perpetrar o facilitar la comisión de otro, o para procurar al culpable o a otros, el provecho o la impunidad.

PROCESOS

• Cuando a una persona se le imputen varios hechos, aun cuando hayan sido cometidos en diferentes lugares o sean en distinta gravedad, siempre que no se trate de un hecho de competencia privativa.

II.6.

La conexidad

La conexidad constituye un criterio determinante de la competencia y puede definirse como un enlace o vinculo objetivo entre hechos diversos.

La regla general es que, para cada delito que conozca la autoridad judicial, debe existir un proceso.

De hacerse así, se puede producir una evidente indefensión del imputado por causa de toda suerte de manipulaciones que pueden poner en peligro la propia imparcialidad judicial.

La aplicación de criterios de conexidad se justifica sólo si cumple con los siguientes fundamentos:

• Permite la economía Procesal.

• Evita sentencias contradictorias.

• Evita la eventual destrucción de la continencia de la causa.

• Preserva el derecho de defensa, y

• Garantiza la imparcialidad del juez.

II.7.

Competencia

Significa porción donde el Juez ejerce su jurisdicción. Por la competencia se precisa e identifica a los órganos jurisdiccionales que deben conocer un proceso, o la dirección de una etapa procesal del mismo (investigación preparatoria e intermedia o juzgamiento).

Competencia territorial.

Existen las siguientes Reglas:

1. Por el lugar donde se cometió el hecho delictuoso o se realizó el último acto en caso de tentativa, o cesó la continuidad o la permanencia del delito.

PROCESOS

  • 2. Por el lugar donde se produjeron los efectos del delito.

  • 3. Por el lugar donde se descubrieron las pruebas materiales del delito.

  • 4. Por el lugar donde fue detenido el imputado.

  • 5. Por el lugar donde domicilia el imputado.

DELITO COMETIDO EN EL EXTRANJERO QUE DEBE SER JUZGADO EN EL PERÚ.

  • 1. Por el lugar donde el imputado tuvo su último domicilio en el país;

  • 2. Por el lugar de llegada del extranjero;

  • 3. Por el lugar donde se encuentre el imputado al momento de promoverse la acción penal.

DELITOS GRAVES Y DE TRASCENDENCIA NACIONAL.

Podrán ser conocidos por determinados jueces bajo un sistema específico que determine el Concejo Ejecutivo del Poder Judicial. Los delitos de TID, lavado de activos, secuestro y extorsión que afecten a funcionarios del Estado, podrán ser conocidos por Jueces de Lima.

II.8.

Características

Conoce el recurso de casación interpuesto contra las sentencias y autos de Salas Penales. Conoce del recurso de queja por denegatoria de apelación. Transfiere la competencia cuando circunstancias impidan el desarrollo de la investigación, juzgamiento, o creen peligro incontrolable contra el procesado, o se afecte el orden público. – Conoce de la acción de revisión. – Resuelve cuestiones de competencia entre jueces ordinarios, y entre la jurisdicción ordinaria y la militar. Pedir al Poder Ejecutivo que acceda a la extradición activa (requerir) Emitir resolución consultiva respecto a la extradición pasiva. Juzgar en los casos de delitos de función.

SALA PENAL DE CORTE SUPERIOR.

PROCESOS

– Conocer del recurso de apelación contra autos y sentencias expedidos por los jueces penales.

– Dirimir contienda de competencia de jueces penales (Si son de distinto Distrito, corresponde decidir a la Sala Penal del Distrito Judicial del Juez que previno).

– Resolver los incidentes que se promuevan en su instancia.

– Dictar medidas limitativas de derechos.

– Conocer el recurso de queja.

– Designar al Vocal que actúe como Juez de Investigación Preparatoria, y realizar el juzgamiento en dichos casos.

Resolver sus recusaciones.

JUZGADO PENAL COLEGIADO.

– Dirigir la etapa de juzgamiento. – Resolver los incidentes que se promuevan durante el curso del juzgamiento.

– Solicitudes sobre refundición o acumulación de penas.

JUZGADO PENAL UNIPERSONAL.

Incidentes sobre beneficios penitenciarios. – Recurso de apelación contra las sentencias del Juez de Paz Letrado.

– Recurso de queja. – Dirime cuestiones de competencia entre los Jueces de Paz Letrados.

JUZGADO PENAL DE INVESTIGACIÓN PREPARATORIA.

– Conocer las cuestiones derivadas de la constitución de las partes durante la Investigación Preparatoria. – Imponer, modificar o hacer cesar las medidas limitativas de derechos durante la Investigación Preparatoria. – Realizar la actuación de prueba anticipada. – Conducir la Etapa Intermedia y la ejecución de la sentencia.

Ser Juez de Garantía (contralor y tutela).

De ser necesario, inscribir la defunción en el RENIEC.

PROCESOS

JUZGADO DE PAZ LETRADO.

Conoce los procesos por faltas.

III. DESPLAZAMIENTO DE LA CONSISTENCIA Y CUESTIONAMIENTO DE LA COMPETENCIA

III.1.

Desplazamiento de la Consistencia

La consistencia, que la unidad de lo diverso, es propia del Estado de derecho si se cumplen ciertas condiciones. Primero. El Estado, con el sistema político que su sociedad le ha dado, gestiona los derechos, la seguridad, la economía, las relaciones internacionales y demás. Segundo, la sociedad civil se en columna bajo este sistema de gestión, en calidad de ciudadano, que nos incorpora a un futuro y a un destino, y nos provee de tutela, deberes e identidad. Si ese sistema político es democrático, la participación de los partidos y los organismos es esencial: debe ser de cooperación, más que de confrontación, aunque la oposición esté presente.

III.2.

Consensos necesarios

Estas generalidades permiten a un país los consensos necesarios para esa gestión, que necesita de políticas de Estado: los son las que siguen de un gobierno a otro, aunque de distinto signo político.

Pero cuando prevalece en Occidente y entre nosotros, como ahora, el individualismo, que disuelve los vínculos sociales en los egoísmos particulares, o el relativismo, para el cual todo es igual, cuando la degradación de los valores éticos nos sumerge en el hedonismo, la sociedad se fragmenta y pierde consistencia.

III.3.

Desnaturalización de las reglas constitucionales

El Estado de derecho se desvirtúa por la desnaturalización de las reglas constitucionales. ¿Hay separación de poderes? ¿Hay tres poderes? Se duda del Congreso porque, para decirlo breve, no ha dictado en diez años la ley de coparticipación federal ni ha nombrado la Comisión Bicameral que debe seguir los decretos de necesidad y urgencia -en este gobierno más

PROCESOS

numerosos que los proyectos de ley- y porque la emergencia ha "justificado" superpoderes para el Ejecutivo, hasta el despropósito.

Podemos seguir con ejemplos de desnaturalización: a) ya no se hace fraude en los comicios públicos, pero sí antes de ellos, comprando votos (Venezuela y San Luis). b) Se somete a referéndum una ley inobjetable para que el apoyo sea para el gobernador y no para la ley. c) Abundan las reelecciones indefinidas que paralizan a los protagonismos emergentes, mantienen las inercias burocráticas y hacen crecer la corrupción del círculo áulico del poder porque se considera impune.

Podemos seguir porque los malos ejemplos abundan, sin perjuicio de oposiciones correctas, de voluntades inspiradas en la ética, de grupos cívicos a partidarios que trabajan lúcidamente.

Pero aunque nos vamos corrigiendo, la consistencia está lejana porque nadie nos une, la diversidad prevalece y el rumbo se pierde. Y se nos quiere unir con el carisma del gobernante, que tiende al hiperpresidencialismo, cuando ahora en Occidente la gobernabilidad se asegura por la cooperación de órganos gubernamentales y no gubernamentales, en una acción mixta pública y privada.

III.4.

Cuestionamiento de la competencia

El concepto y los fundamentos de la competencia

Se entiende jurídicamente por competencia la atribución de funciones que excluyente o concurrentemente otorgan la ley o la convención a ciertas personas determinadas o indeterminadas que actúan como particulares.

La actividad que debe realizar necesariamente el Estado para desarrollar y lograr sus fines, sólo puede ser cumplida en la realidad de la vida por personas físicas(funcionarios) a quienes se encomienda individual o colectivamente y en forma selectiva, el deber o la facultad de efectuar determinadas tareas.

PROCESOS

Así es como hay una competencia legislativa para sancionar las leyes en sentido formal y otra para promulgarlas; hay una competencia administrativa para designar personal gubernativo; hay una competencia notarial para otorgar la fe pública; hay una competencia judicial para sustanciar procesos con la finalidad de resolver litigios mediante sentencias, etc.

De aquí que todo funcionario público tenga otorgada una cierta competencia.

Jueces en esta Regla General

Los jueces no escapan a esta regla general. De tal modo, cada uno de ellos debe cumplir funciones que están atribuidas por la ley en virtud de distintas pautas que operan como reglas y como excepciones a esas reglas.

Hasta aquí he explicado una idea lógica que muestra simple y acabadamente el fenómeno descrito a partir de lo que cualquiera persona puede ver en realidad social.

No tan simples son las disquisiciones doctrinales que se han efectuado sobre el tema, y que parten de una circunstancia errónea que da lugar a equívocos:

relacionar el concepto de competencia con el de jurisdicción, cosa que puede hacerse porque se da a este último vocablo una acepción que no es la técnicamente apropiada. Así es vocablo una aceptación que no es la técnicamente apropiada. Así es como se afirma de modo habitual que la competencia es la medida de la jurisdicción, estableciendo con ello una relación cuantitativa de género a especie.

Creo que esta afirmación muestra algunos errores: en primer lugar, la palabra jurisdicción no se emplea como referida al fenómeno que muestra en esencia una actividad de sustitución, que es elemental y, por ende, in susceptible de ser descompuesta en partículas menores; hay sustitución o no la hay.

III.5.

Las pruebas para atribuir la competencia judicial

Del mismo modo que ocurre con todos los demás órganos estatales, los

jueces

tienen

asignada

una

cierta

competencia

cuya

explicación

y

PROCESOS

caracterización sólo puede hacerse históricamente: distintas circunstancias políticas o puramente fiscales, la necesidad de privilegiar a algunos sectores de la sociedad, la urgencia para resolver gran cantidad de asuntos justiciables cuyo número excedía la capacidad laborativa de un solo juzgador, etcétera, hicieron que conforme con las necesidades de la época resultara imprescindible la creación de varios órganos de juzgamiento.

A partir de allí, el soberano debió precisar cuál era el tipo de litigio respecto del cual podía conocer y fallar cada uno de los jueces designados.

No creo que resulte sencillo determinar cómo, cuándo ni por cual necesidad se atribuyó cada una de las competencias que luego enumeraré. Pero sí es factible presentarlas conforme con un cierto orden luego de que se hallan legisladas.

Como todo ordenamiento precisa de un punto de partida, los autores lo han efectuado respecto de este tema siguiendo diversos criterios que lo miran con la óptica de la ley – que no es metódica- o con la correspondiente al litigio que debe ser resuelto judicialmente.

III.6.

Litigio con conocimiento de un juez

Teniendo en cuenta el litigio mismo presentado al conocimiento de un juez, existen diversas circunstancias puramente objetivas generadoras de otras tantas competencias y que se relacionan con:

1.1) El lugar de demandabilidad (competencia territorial). 1.2) La materia sobre la cual versa la pretensión (competencia material); 1.3) El grado de conocimiento judicial (competencia funcional); 1.4) Las personas que se hayan en litigio (competencia personal); 1.5) El valor pecuniario comprometido en el litigio (competencia cuantitativa o en razón del valor).

Además, cuando son varios los jueces que ostentan una idéntica suma de competencias (territorial, material, funcional, personal y cuantitativa), se hace necesario asegurar entre ellos un equitativo reparto de tareas, con lo cual se

PROCESOS

crea el turno judicial que, sin ser pauta atributiva de competencia (salvo casos excepcionales en los cuales la propia ley le otorga este carácter) puede equiparse a ellas a los fines de esta explicación.

Las cinco primeras provienen exclusivamente de la Ley, con excepción de la territorial, que también puede seguir de la convención. Dado que en todos estos casos la atribución respectiva está otorgada por el legislador, que se halla fuera del Poder Judicial, doy a estas cinco calificaciones de competencia la denominación de pautas objetivas externas.

El turno judicial está regulado –y así debe ser- por el propio Poder Judicial. Por eso es que le asigno el carácter de pauta objetiva interna.

III.7.

Pautas para la atribución de la competencia

A base de lo expuesto, explicaré seguidamente cómo se determina las pautas de atribución de la competencia para procesar y sentenciar.

La competencia objetiva

Las reglas

En razón de que esta obra sólo pretende mostrar el fenómeno procesal en sus notas fundamentales, y no detallar las diferentes reglas contenidas en las distintas legislaciones, que son contingentes, se verán ahora los grandes lineamientos que orientan el tema en estudio.

La competencia territorial

Todo juez ejerce sus funciones dentro de un límite territorial que casi siempre está perfecta y geográficamente demarcado por la ley: tal límite puede ser el de un país, de una provincia, de una comarca o región, de un partido, de un departamento, de una comuna, etcétera.

La competencia material

PROCESOS

Los jueces que ejercen su actividad dentro de un mismo territorio suelen dividir el conocimiento de los diversos asuntos litigiosos de acuerdo con la materia sobre la cual se fundamenta la respectiva pretensión.

En la actualidad, una clara y persistente tendencia a la especialización judicial –que no es lo mejor para la capacitación del juzgador no lo óptimo para lograr una adecuada eficiencia del servicio judicial- que no es lo mejor para la capacitación del juzgador ni lo óptimo para lograr in adecuada eficiencia del servicio judicial unida a las necesidades de resolver enorme número de litigios, hace que la competencia material se divida en civil, comercial, laboral, penal, federal, contenciosa administrativo.

La competencia Funcional

Habitualmente, la actividad de juzgar es ejercida por una sola persona que, todo ser humano es falible y, por ende, puede cometer errores que generen situaciones de injusticia o de ilegitimidad.

Como el acto de juzgamiento tiende precisamente a lo contrario, a hacer

justicia en un caso concreto,

el

posible error judicial que no cumple el

postulado básico del sistema debe ser revisable por otro juzgador que, por

razones obvias, debe estar por encima del primero.

Así es como en orden a la función que cumple cada uno de los jueces, el ordenamiento legal establece –con ciertas restricciones que no es del caso enumerar acá- un doble grado de conocimiento: un juez unipersonal de primer grado (o de primera instancia) emite su sentencia resolviendo el litigio; tal sentencia es revisable –bajo ciertas condiciones que se explicarán en la Lección 26- por un Tribunal (habitualmente pluripersonal) que actúa en segundo grado de conocimiento (o en segunda instancia).

La Competencia cuantitativa

En la fluidez de las relaciones sociales pueden originarse conflictos por las más variadas razones, que van desde un grado de importancia suma a otro de importancia mínima. Por ejemplo, aunque intrínsecamente con conflictos

PROCESOS

intersubjetivos, parece que mirado de modo objetivo tiene mayor trascendencia económica o social el litigio que versa sobre valioso inmueble que el que se reduce a una docena de naranjas; igual ocurre con el despido de todo el personal de una fábrica respecto de la suspensión temporaria de uno de sus obreros; lo mismo para si se compara el delito de homicidio con el hurto de una gallina, etcétera.

La competencia personal

Por razones sociales, fiscales, etcétera, que son contingentes en el tiempo y en el espacio, puede resultar necesario en un momento y lugar dados atribuir competencia en razón de las personas que litigan.

Sin embargo, en atención a

la

persona

que

litiga,

se

atribuye

una

competencia personal específica, casi siempre bajo el rótulo de competencia material Por ejemplo, siempre que la Nación es parte en un litigio, debe

someter su juzgamiento a ciertos jueces (federales) y no a otros (ordinarios).

III.8.

Las excepciones a la competencia objetiva

Para un asunto determinado siempre hay un único juez de primer grado competente territorial, material, personal y cuantitativamente; sin embargo, cuatro circunstancias excepcionales influyen directamente para que él no pueda procesar o resolver un litigio. Estas circunstancias constituyen las excepciones a las reglas de la competencia objetiva y son:

1) la prórroga de la competencia; 2) el fuero de atracción; 3) el sometimiento a arbitraje, y 4) la conexidad jurídica entre distintos litigios.

III.9.

La prórroga de la competencia

PROCESOS

En nuestro tiempo, las leyes atributivas de competencia judicial son generalmente imperativas, razón por la cual no pueden ser dejadas de lado por la voluntad de los particulares; de tal modo, ellos carecen de toda facultad para alterar las pautas descriptas precedentemente. Resulta así que en un mismo lugar y en un mismo momento determinado, entre todos los jueces que integran el Poder Judicial hay uno solo que es competente en orden al territorio, la materia, el grado, la cantidad, las personas y el turno.

Y solo ante él debe ser presentada la demanda. La razón que fundamenta esto refiere a que en la mayoría de los casos el legislador tiene en cuenta factores de índole diversa que hacen la mejor convivencia social y que en definitiva se traducen en una más eficiente organización judiciaria y en una mejor distribución del trabajo entre los distintos jueces.

CONCLUSIONES

La competencia de un tribunal o juez para conocer un proceso se determina

por razón de territorio (límite geográfico donde un juzgado tiene

competencia), de la naturaleza (pública o privada-arbitraje-), materia (penal,

civil, familiar,) o cuantía (monto de dinero litigado) y de la calidad de las

personas que litigan (casos de

– La competencia puede ser pública o privada. Por ejemplo, es competencia

privada el de los jueces árbitros que dirimen controversias en el campo

PROCESOS

comercial, que es eminentemente privado. "Pueden someterse a arbitraje,

las controversias que deriven de una relación jurídica patrimonial de

derecho privado y de naturaleza contractual

– El Derecho Procesal es el conjunto de normas que regulan la actividad jurisdiccional

de! Estado para la aplicación de las leves de fondo v su estudio comprende la

organización del Poder Judicial, la determinación de la competencia de los

funcionarios que lo integran y la actuación del juez y de las partes en la

sustanciación del proceso”

Bibliófila

  • 1. CÓDIGO PROCESAL CIVIL de la República del Paraguay, Ley Nº 1337/88.- Comentado y Concordado por HERNÁN CASCO PAGANO, Decima edición, año 2010, Editora la Ley Paraguaya S.A.-

  • 2. DERECHO PROCESAL (parte general) Teoría General del Proceso; Miguel Ángel González Brítez, Editora Litocolor S.R.L.; asunción-Paraguay; 2007.-

  • 3. GUÍA DE ESTUDIO: PROCESAL (CIVIL Y COMERCIAL); AUTOR: DR. MIGUEL ÁNGEL FONT; editorial estudio S.A.; Buenos Aires – Argentina.-

  • 4. APUNTES ELEMENTALES DE DERECHO PROCESAL CIVIL; Carlos Enrique Sada Contreras; Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Derecho y

PROCESOS

Ciencias Sociales y Colegio de Criminología; Impreso en Ciudad Universitaria de Nuevo León, México Primera edición: 2000.-

  • 5. MANUAL DE DERECHO PROCESAL CIVIL; Lino Enrique Palacios; decimo sexta edición; editoria Lexis Nexis; Buenos Aires-Argentina - ..

  • 6. INTRODUCCIÓN A LA CIENCIA JURÍDICA, Luis P. Frescura y Candía, edición especial actualizada y anotada por Horacio Antonio Pettit. Marben editora y grafica S.A. 2008. Asunción, Paraguay.-

  • 7. TEORÍA GENERAL DEL PROCESO, Hernando Devis Echandia, tercera edición, editorial Universidad, Bs. As. Argentina. 2002.-

  • 8. TEORÍA GENERAL DE LA PRUEBA JUDICIAL Tomos I y II, Hernando Devis Echandia, editor Víctor Zabalía, Bs. As. Argentina.-

  • 9. TEORÍA DE LA PRUEBA Y MEDIOS PROBATORIOS, Jorge L. Kielmanovich, Rubinzabal-Culzoni Editores., Argentina.-

10. LA PRUEBA, TENDENCIAS MODERNAS; Augusto M. Morello; Edición supervisada por LIBRERÍA EDITORA PLATENSE y al cuidado de ENRIQUE H. BONATTO © LIBRERÍA EDITORA PLATENSE, La Plata (g) ABELEDO-PERROT S.A.E.el.—- Buenos Aires — Argentina.-