Hablar mal está de moda.

Aquiles Nazoa expresa en un poema, y sin perder lo humorístico en el plantea, el
lenguaje y habla que muchas veces se usó, o se usa, en Caracas Venezuela. Usando formas
retoricas, Nazoa nos lleva a lo que, en pocas palabras, se puede definir como el habla
informal, señala que este habla suele ser corto y puede llegar a verse como una manera de
hablar floja, usando expresiones, frases mochas y cayendo, muchas veces, en la mayoría de
los vicios del lenguaje, como barbarismo, impropiedad, idiotismo, redundancia,
vulgarismo, dequeísmo y hasta en neologismo, entre otros que las personas Venezolanas
usan por su flojera al hablar. Bien se ha podido conocer que el lenguaje en Venezuela está
conformado por distintas aportaciones, como las provenientes del latín vulgar y el sustrato
indígena, pero esto no se ha usado para justificar la manera en las que las personas se
expresan.
Usando metáforas, Nazoa llega a explicar esta vez que una persona puede perder
constantemente el control de lo que habla, un ejemplo podría ser cuando se expresa “Si
usted me viene con curvas…” estudiando el habla caraqueño y estudiando la palabra
“curvas” se puede decir que esta metáfora busca esquivar o evadir algo en específico.
Muchas veces para explicar algo, suele usarse mucho lo que es la redundancia al
colocar ejemplos. Esto se debe a que el mismo Venezolano se da cuenta de que su manera
de dar a entender algo no suele ser la correcta, entendiendo así lo que expresa Nazoa “¡Qué
formas tan pintorescas son nuestras formas de hablar! Para decirnos dos cosas, que en
cualquier otro lugar se dicen directamente con dos palabras no más”.
¿Está mal usar ejemplos al hablar? En el trabajo de campo “El habla de los
adolescentes venezolanos” de Morillo Melina, se logra ver con estudios realizados que
mayormente los adolescentes quieren hablar de una manera sofisticada, y logrando así caer
muchas veces en el extranjerismo, siempre suelen llevar su habla más lejos y comparándolo
con el de otros países, sin darse cuenta que la manera de hablar varía mucho según su
origen. Un vil ejemplo en lo que caen mayormente los adolescentes es el “Chau” queriendo
decir “Chao” según el estudio realizado se puede ver que esta composición sintagmática
proviene del vocablo italiano “ciao” y la abreviatura del pronombre “you” otros ejemplos

Rita Jiménez estudiante de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. se está convencido de que estos datos son insuficientes para emitir aseveraciones categóricas. en Venezuela la manera de insultar no es la misma que se tiene en otros países o que se tiene en el mismo tipo de personas. Como si no fuese poco el Venezolano no solo tiene la flojera de hablar correctamente. Las costumbres del habla influyen mucho en cuanto a la cultura que se tiene en las personas. realizo un artículo sobre el Habla caraqueño según La visión de Nazoa donde finalizo diciendo que “El producto lingüístico final de un hablante caraqueño. sobre todo si se considera que se está trabajando con una obra salpicada de humor”. ¡ni hablar! De esta forma. Al Venezolano sencillamente no hay quien le lleve la contraria y este es uno de los errores garrafales del ciudadano venezolano. todo depende de las palabras que use y con qué personas las use. por así decirlo. o puede llegar hacer ofensivo. El tipo de palabras que puede llegar a manejar un venezolano muchas veces puede resultar grotesco. o “Amix” para decir “amigas”. así lo señala Nazoa cuando hace referencia a “cien mil mentadas de madre y el resto. ni hablar.pueden ser “okis” para decir “okay” termino de origen inglés. ya que simplemente este se deja llevar por lo que hacen los demás o porque sencillamente esto pertenece a lo que se podría denominar como el habla venezolano. Hasta aquí Nazoa interpreta que el habla oral venezolana como un pintoresco enredo de palabras ¿Puede afirmarse con esto que Nazoa cuestiona o rechaza esta variedad? ¿O solo la caracteriza de este modo? Por ahora. al decir del poeta es un enredo de palabras. Es difícil tener la personalidad suficiente para usar bien una expresión cuando la mayoría de la gente cree que está mal. Actualmente los jóvenes suelen usar palabras ofensivas queriendo así estar a la moda del habla actual. a los que se puede usar la célebre frase de “El que no sirve para servir no sirve para vivir”. . sino que también tiene la mentalidad tan cerrada como para aceptar que se está expresándose o hablando de manera incorrecta.