Caso relojes de México

Bárbara Marín
Siendo esta empresa de relojes mexicana, de gran prestigio, reputación, con
una buena imagen, y bien posicionada, ofrecían productos calificados como
elegantes y de una muy buena calidad, característica en la que ellos enfocaron
su negocio durante todo el tiempo, apuntando con esto a un consumidor de
tipo profesional o ejecutivo, de aproximadamente 50 años, con alto
presupuesto, de nivel socioeconómico abc1.
Pero las verdaderas características de esta empresa son, primeramente el
marketing pasivo que utilizaban, es decir que solo vendían lo que producían, su
negocio estaba centrado en el producto, y el valor queriendo ser la elegancia o
calidad, en realidad era la durabilidad, (elemento que para el mercado de hoy,
ya no es un valor agregado muy significativo, o de diferenciación) y a pesar de
que ellos apuntaban a un consumidor tipo, descrito anteriormente, la verdad es
que ellos estaban apuntando de manera masiva, siendo todas estas
características propias del marketing 1.0 .
Como en cada una de las áreas de los productos y servicios existe
competencia, esta no fue la excepción, siendo esta una empresa japonesa, con
diseños innovadores, de materiales más simples, a precios bajos, y
promocionándolos y distribuyéndolos masivamente, logrando con todas estas
cualidades la ubicación en el marketing 3.0.
Para la empresa la baja de ventas en el mercado, fue el síntoma o causa
principal por la que ellos quisieron reaccionar, pensando que una solución sería
agregar publicidad, situación que no concretaron, y de haberlo hecho solo
hubiesen llegado al marketing 2.0, es decir, ni siquiera alcanzando a la
competencia.
Resultando ser la solución para esta empresa mucho más simple, puesto que
ya tienen el consumidor tipo, ya que son conocedores de los relojes, tienen una
edad avanzada, un alto poder adquisitivo, con estas características deben
adaptar la empresa, los productos y la promoción y distribución de ellos a los
consumidores y al mercado; utilizando las características del consumidor tipo,
antes mencionadas, más otras, lograrían identificarlos, debiendo luego captar a
los consumidores con estas cualidades, para luego usar otra estrategia para
retenerlos, obteniendo una red de consumidores fieles a la marca, pero a la vez
individualizados, con los que se deben mantener una relación de beneficio
mutuo a través del tiempo, es decir lo que los clientes quieren, una relación
con la marca.

Sumando a todo lo ya mencionado para que la empresa pueda tomar una decisión. el camino a la solución conlleva una investigación del consumidor. cómo. producir y adaptarse a lo que el mercado también necesita. cuándo. es decir. verificar si son consumidores rentables. consiguiendo tomar una decisión. para poder saber qué quiere. . resultando la detección del satisfactor. y logrando con esto. es decir. de la mente y corazón del consumidor.