El trabajo bajo presión puede ser entendido como aquel trabajo que se realiza bajo condiciones

adversas de tiempo o de sobrecarga de tareas, y que demanda mantener la eficiencia y no cometer
más errores de lo habitual. El caso más conocido o paradigmático es el de los vendedores de
terreno, pues cada vez que se acerca fin de mes, deben hacer esfuerzos ingentes para lograr la
ansiada cuota de ventas que su empresa les demanda.
Muchos trabajos hoy en día tienden a ser bajo presión, como puede constatarse con sólo mirar los
avisos de empleo. Una secretaria, un administrativo, un ejecutivo y un gerente, pueden estar
sometidos a exigencias similares de presión. En la actualidad estamos con niveles de presión muy
superiores a lo que se estilaba hace solamente un par de años. Parece que hoy todo es "para
ayer".
La exigencia de ser capaz de trabajar bajo presión se ha producido por varias razones.
En primer lugar porque el nivel de exigencia de las empresas ha aumentado. En efecto, en un
mundo tan competitivo, las empresas deben esforzarse para sobrevivir y desarrollarse, y esto
significa recargar con más trabajo a sus empleados para ahorrar en personal y mostrar mejores
cifras. Lo mismo puede decirse del aumento de los estándares de calidad, a través de las diversas
certificaciones (ISO y otras), que obligan a utilizar procedimientos y controles que anteriormente no
existían, y que demandan mayor tiempo.
Otro factor que podrían citarse como responsable del trabajo bajo presión es la polifuncionalidad,
que se ha transformado en algo común. Es decir, nadie hace solamente una tarea o función, sino
varias, y esto desde luego aumenta la carga de trabajo. También la cultura de la respuesta rápida,
en el sentido de responder lo mejor y más rápido posible a los clientes, ha estimulado el trabajo
bajo presión, ya que por ejemplo, una cotización hay que enviarla "ya", pues de lo contrario los
competidores podrían adelantarse y se perdería un negocio.
Lo cierto es que no todos pueden resistir bien el trabajo bajo presión. Hay personas que se
abruman con rapidez, y tarde o temprano deben buscar empleos de menor presión, por la
amenaza de sufrir un cuadro de estrés.
En efecto, el trabajo bajo presión puede fácilmente producir estrés si la persona no está preparada
o no sabe manejar bien el estrés. Lo importante es que cada cual sepa hasta dónde "apretar el
acelerador". Cada trabajo tiene un nivel óptimo de estrés. Bajo condiciones de trabajo muy
relajado, el rendimiento disminuye, pero paradojalmente, bajo condiciones de mucha presión,
también disminuye. El óptimo es un nivel medio de estrés, como han señalado diversos estudios.
La mejor manera de lograr un buen ajuste al trabajo bajo presión es organizar muy bien el tiempo;
sin embargo esto no siempre es posible, porque las múltiples funcionen desconectan al empleado
de lo que estaba haciendo y lo desconcentran. De ahí que mucha gente dice que la hora más
productiva de su trabajo es en la mañana, antes de que empiece a sonar el teléfono y las
interrupciones.
Otro factor que ayuda es la capacidad de clarificar qué es lo importante y lo urgente, pues a veces
las urgencias no requieren realmente de una respuesta tan rápida. Como sea, aprender a trabajar
bajo presión es una demanda creciente del mercado laboral, y cada cual debe aprender técnicas
que le permitan sortear con éxito esta nueva exigencia. HBC
Publicado por PRAXIS CONSULTORES LTDA.

Trabajo bajo presión, el verdadero
concepto.

La principal preocupación de las compañías . el ambiente laboral demanda mayor demostración de competencias. materiales y técnicos). se refiere a la capacidad de no perder las habilidades de funciones ante la carga de trabajo. Hoy en día. La fuerte presión de “allá afuera hay cientos de personas esperando la oportunidad que tú tienes” es latente. tampoco se refiere a aquello de solicitar el cumplimiento de tareas bajo malos tratos o a través de un jefe ‘mandón’. menos recursos (humanos. más que ser una amenaza. En estricto sentido. Esta tendencia obedece a que las empresas deben cumplir a sus clientes no sólo en proporcionarle un producto o servicio de calidad. lo es aún más que la competitividad en el mercado ha generado un nuevo elemento en los factores del ambiente laboral. llámese menos tiempo. Sin embargo.Por Miriam Lechuga Meza Existe un falso concepto que interpreta la presión en el trabajo como la exigencia para los empleados de realizar funciones que correspondiesen a más de una persona. con nula. poca o mucha supervisión cercana que haga ‘presión’ para lograr el objetivo. lo cual marca la diferencia entre uno u otro proveedor dentro de un mismo estándar. Si bien es cierto esto. En sí. sino en hacerlo en un tiempo menor que al resto de sus competidores. esmero en lograr el resultado con eficiencia (bien hecho al primer intento). el trabajo bajo presión se refiere a realizar una tarea bajo condiciones que ejercen tensión. se espera crear conciencia en el personal para superar las expectativas y prestar sus servicios con una mentalidad diferente. menos espacio. llamado trabajo bajo presión. nada más lejano a la realidad.

debemos agregarle elementos que hagan nuestro desempeño aún más valioso. Esto inconscientemente libera un tanto la presión y permite estimularse para concluir la tarea. pero demanda en la persona un conjunto de habilidades como dinamismo. Para lograrlo. es esencial que el personal sea previamente capacitado para lograr estas metas. enfoque a la tarea y al cumplimiento de objetivos. para ello te proporcionamos estos tips de gran ayuda: 1. y gran parte del logro de un objetivo es que haya sido realizado con el cuidado necesario en los detalles. tolerancia a la frustración e iniciativa. organización.Trabaja en tu mentalidad. visión estratega. . No hay que ser pesimistas por ‘default’. Una vez analizada y revisada la tarea. Es por ello que además de saber hacer las tareas encomendadas. 4. entre otros. ya que no todas las personas cuentan con el temperamento requerido para realizar sus funciones bajo condiciones estresantes. No hay nada más gratificante a nivel personal que ser parte de un equipo de trabajo eficiente y equitativo. “No darle vueltas al asunto”. No pensarlo demasiado. 3. En la actualidad. Crea sinergias y colaboraciones en las que ambas partes ganan claramente. siempre positiva y constructiva. En lugar de pensar que la intención es ‘abusar de tu nobleza’ hay que mentalizarse en que estás en ese empleo porque sabes realizarlo y se espera lo mejor de ti. pero también resolver lo que lleve poco tiempo para tener ‘un pendiente menos’. Delega o pide ayuda. persistencia. hay que ejecutarla. las empresas valoran más a quien logre resultados y no a quien sólo se esfuerce. No dejar para luego las cosas. No se puede estar en todo. 2.no es ‘tronar’ a sus empleados sino generar ventas que extiendan la permanencia de la fuente de trabajo. lo cual no es malo. Hay que establecer prioridades. lo cual en ocasiones implica que sean varias las personas que le presten tiempo y atención al proyecto.

6. claro. Acércate a tus jefes o equipo de trabajo y pide opiniones. 10. otórgales confianza y sé constructivo en tu trato con ellos. platicar. 12. cuando estés fuera dedícate a otras actividades que te apasionen y llenen de energía y vitalidad. Aprende de ellos. No te compliques la existencia. no hay que dejarse llevar por la “cabeza caliente” del momento. sostenible. 11. Crea un modelo o plan de trabajo sencillo. No recrimines a nadie y menos a ti mismo. quien sabe trabajar. Los contratiempos son parte del juego. Desconéctate de las fugas de tiempo y concentración. El titubeo implica tiempo y es lo que menos tienes. 8. Asume los errores. Conoce y utiliza tus emociones como estímulo y no como . ni cuestiones sus decisiones de forma habitual. Confía en ti mismo y tu equipo de trabajo. pero confía en tus capacidades. ni de poner en tela de juicio lo que hacen. no los controles abusivamente. Esto te resta tiempo. y en lugar de considerarlos una amenaza para tu estabilidad laboral visualízalos como una oportunidad para aprender a ser mejor. caminar. Acostúmbrate al profesionalismo y la calidad de trabajo. No trates de cazarlos en posibles errores. serían mínimas. En contraste. Es cada vez más frecuente (e irónico) que a nivel profesional no haya cuidado en la presentación de nuestro trabajo comenzando por la ortografía y redacción. 9. Hay que auto exigirse de una manera controlada y objetiva que te permita adquirir un aprendizaje y no un trauma. En cada jornada debes programar tiempos para comer. Si seleccionaste a tus colaboradores es porque tienen potencial.5. 7. No es suficiente con que el contenido sea el indicado. sin embargo es muy sano reconocer tus capacidades y vulnerabilidades sin exceso. si estás en ese puesto es porque tienes capacidad. sin calidad no brinda confiabilidad. por ello es mejor asignar tareas cortas que te permitan supervisarlas sin perder de vista el objetivo y si requieren modificaciones. y eso se logra con simplicidad. No va a pasar nada si por unos días no visitas tus redes sociales o reduces al mínimo tus llamadas personales. la autocrítica te fortalece. En tu caso. El esparcimiento es esencial para no agotarte mentalmente. Controla la ansiedad de la duda. Considérales un espacio en tu plan de trabajo. brinda un resultado de calidad.

quien logra resultados bajo presión adquiere casi implícitamente otra competencia llamada sentido de urgencia. En ocasiones querrás tirar la toalla. con ello decides qué asunto no merece la pena y cual sí. El mejor líder es que demuestra más dinamismo. La técnica de la conciencia plena reduce la ansiedad. Así que dejemos de pensar que las capacidades mencionadas no sólo generan ganancias a la empresa. Realizarlo con buen ánimo ayuda a que más rápido se libere esa carga. no como te gustaría que fuera. no funciona una actitud robotizada cuando se requiere tu mayor esfuerzo. sin embargo. Te permite condicionarte a una voluntad fuerte.depresivo. Un elemento esencial de un trabajo bien hecho es aplicar tus habilidades con toda conciencia. Reduce el mecanismo de ‘ir en piloto automático’. Por añadidura. y permite que éste te brinde la oportunidad de percibir la solución que necesitarás para futuros eventos. Da lo mejor de ti mismo hasta el final. Es bueno para cuando hay que ir deprisa. ya que son actividades necesarias y son parte de tus objetivos. un breve descanso tomando un café o moverte un instante de tu lugar en un momento de agobio. haz la prueba. la depresión y la hostilidad. No te desalientes ante el fracaso. sino nos convierte en empleados valiosos y confiables en cualquier empleo o proyecto que emprendamos. pero la prisa eleva la confusión y la ceguera emocional. Vive el momento tal como es. con lo que serás capaz de generar un autocontrol de calidad que identifica el avance del trabajo en cada momento. incluidos tus límites reales. 13. 15. para tomar decisiones sobre una contratación y/o una promoción interna. . capaz de elegir en qué se ocupa la mente cada vez. 14. permite que tu equipo lo perciba. generalmente funciona y devuelve la calma que requieres para nivelar tu estrés. Acéptalo como parte de una realidad para resolver tus asuntos para mantenerte con una mente más centrada en el presente. No opongas resistencia a las cosas que no te gustan. Ambas habilidades son bien valoradas en el ambiente laboral y logran marcar claramente la diferencia entre aquellos elementos del capital humano. Acepta las cosas tal como son.