Por Fray Rafael Hernando Diago Guarnizo, o. p.

Universidad Santo Tomas, Facultad de Teología
Teología Sistemática.
12-04-016.
La Teología del Siglo XX
El camino de la teología católica del de la controversia modernista hasta el giro antropológico.
Cap. 7.

A comienzos del siglo XX, la teología católica, que desde la segunda mitad del siglo XIX se
había empeñado en un inmenso trabajo de recuperación y restauración de la tradición
escolástica para sustituir una línea defensiva contra los errores modernos, se vio
sacudida por una áspera controversia en la que se planteaba el problema de la relación
entre historia y dogma entre crítica científica y teología.
El historiador berlinés Alfred Loisy, en su libro presenta una confrontación crítica con el
libro de Harnack en relación a cinco puntos:
1.
2.
3.
4.
5.

El reino de los cielos
El hijo de Dios
La Iglesia
El dogma
El culto

A los que añade la segunda edición de 1903, donde la base histórica utilizada en la
residencia del cristianismo parece angosta y los escasos textos decisivos contra
interpretaciones teológicas y no datos históricos comprobados como tales, que es el fallo
en el que habría incurrido Harnack.
Para Harnack, no concibe cristianismo como una simiente que se haya desarrollado
primero como planta en potencia, después como planta real idéntica a sí misma desde el
comienzo de su lución hasta el término actual.
Harnack mutila al cristianismo y no logra sino transmitirnos de él una esencia exacta,
ahistórica, centrada en un solo punto que, por lo demás, ni siquiera es el punto central.
La idea de la paternidad divina es tan sólo un elemento reconducir ley a la idea central
del reino escatológico, cuyo agente introductor es Jesús.
La Iglesia, con su organización, sus dogmas y su culto, es necesaria para el Evangelio.
Para Harnack, el desarrollo del dogma es un proceso ilegitimo de helenización del
cristianismo; para Loisy, los dogmas son interpretaciones que se han hecho necesarias
por las circunstancias.
Loisy, pretendía moverse únicamente en el terreno de la historia a diferencia de Harnack,
que se movía aún en un terreno filosófico y a diferencia de los católicos, que se mueven
exclusivamente en el terreno de la teología.
El terreno la historia se puede comprobar con una conexión histórica de la Iglesia con el
Evangelio, cabo además que el historiador se encuentra con los textos bíblicos y en ellos
toda la doctrina de la Iglesia.
La lealtad científica y la sinceridad humana no tienen valor si la primera virtud del
cristiano es el amor, la primera virtud del católico es ahora la obediencia incondicional al

Papa así es como el primer historiador del modernismo Emile Poulat. comenzado a funcionar una nueva escuela de teología en Le Saulchoir en la cercanía de la ciudad belga de Tournai. la nueva escuela se mantuvo ajena a las controversias modernistas. A la cabeza de Marie Dominique Chenu. por cuanto sólo se toma en consideración que Dios ha hablado. que se registra en la reconstrucción de los hechos de la historia y después se revele incapaz de llegar a una historia sagrada y salvar la distancia que repara a la historia del dogma respecto de la Iglesia. defienden en la Sorbona en su obtención del doctorado en filosofía de la acción como obra crítica de la vida y de la ciencia en práctica. Blondel identifica al respecto dos posturas incompletas y contrarias entre sí: a) La del extrisencismo en la cual los hechos refrendados por el milagro pertenecen a la historia sagrada. una doctrina de la inmanencia en cuanto que se trata de un método que mira más bien a excluir tal doctrina. en las mismas se afirma contra él esteticismo. la escuela estaba dirigida por los padres dominicos y trataba de proseguir la tradición tomista. sintetiza el complejo fenómeno y la abundante literatura que dio lugar al cuerpo católico como fenómeno sin futuro o tanto así en definir que la relación entre historia y toma entre método histórico y crítico y metodología teológica es sin duda las diferencias mismas entre la historia sagrada e historia crítica. una escuela teológica en París. el método de inmanencia excluye rigurosamente. En el mismo año que se publicó la encíclica Pascendi (1907) contra el modernismo. pero comprendió con el pasar del tiempo que la reforma a la teología y el saneamiento del campo teológico imponían una urgencia a la cual no se podía dar la espalda. Nace pues así historia y dogma (1904) donde se afronta el problema entonces suscitado y se ve el paso de la historia a la historia sagrada. Los métodos desde entonces habían practicado la apologética son encontrados como inadecuados para la defensa del cristianismo y más aún para tender un puente entre pensamiento moderno y catolicismo. en el convento dominicano de Saint Jacques tiene sus primeros años había contado con la presencia de Alberto Magno y Tomás de Aquino. Pero aquí el milagro funciona como criterio extrínseco. la cual define los dogmas como interpretación auténtica de su fe. . donde nacerá uno de los centros de renovación de la teología católica en la primera mitad del siglo. al igual que el paso de la historia al dogma de la Iglesia. La orden dominicana había mantenido desde la primera mitad del siglo XIII. la obra se divide en cinco partes las dos primeras se consideran introductorias. o que es lo que propiamente ha revelado. por una parte. como problema que admite una solución positiva. b) La postura del historicismo. como la acción que constituye un auténtico problema y contra el pesimismo. porque están provistos de un sello divino. Maurice Blondel (1861-1949) antiguos discípulos de Ollé – Laprune. el milagro legitima a la Iglesia.

La función propia del teólogo que. (1881-1955) destinado a la enseñanza académica. según la formulación de Gilson afecta filosofar sobre los problemas. En la escuela los jesuitas de Lyon. teológicamente hablando eso significa estar abiertos al tacto revelado en la vida presente de la Iglesia y en la experiencia actual de la cristiandad. hecho éste que noten o en ningún momento el proseguir de la necesaria renovación del pensamiento cristiano desde un punto el retorno a las fuentes esenciales del pensamiento como es la Biblia. 20 años después no vuelve como rector pero si como perito conciliar en el Vaticano segundo. sin duda circular a semejanza de Los Ángeles en la escala de Jacob entre la eternidad y el tiempo. ligada al tiempo y a la historia a la vez que dispuesta a sus riesgos y es susceptible de progreso. se debe afirmar el primado del dato revelado.La reforma a la teología que se persistía a lo largo de una serie de líneas de esfuerzo confirmaban la afirmación del primado del dato revelado. sino la ley de un turismo esencial y abierto que. que es precisamente el dato revelado. “sin duda ni problemas”. y siguiendo las indicaciones de Gardeil. los padres de la Iglesia liturgia. Ante todo. Para la Le Saulchoir. había iniciado su actividad docente como profesor adjunto de teología en el Instituto católico de París. Una teología que ya no fuese actual sería una falsa teología. sino que debe asumir la como instrumento apropiado de la teología. Muchos de los hombres que son orgullo de la Iglesia desde comienzos del siglo hasta voy a decirlo más o menos objeto de sospecha durante su vida. geólogo y paleontólogo Pierre Teilhard de Chardin. El jesuita. esto mismo y la apertura los problemas propios del tiempo. era una teología tomista. pero no se situaba en la línea de Antonio doctrinario y cerrado. abierta después la Primera Guerra Mundial y convertir en un centro de renovación de los estudios teológicos. en el contacto con la vida renovada está en las corrientes del pensamiento contemporáneo para que al final se pueda responder a la exigencia que se plantea según las necesidades. que publicado a finales del 37 le acaeció. prefabricado en formas de recetas sin sentir ya la angustia dilatante de la investigación. la decisión romana en destituirlo como rector y la pérdida de su cátedra. La teología de Le Saulchoir. la asunción de la crítica bíblica e histórica. El opúsculo de Chenu. . era en esencia la ampliación de una alocución pronunciada por el en calidad de rector de la escuela el 3 marzo 1936. La teología es “la fe sobre diario con el tiempo” y ahí la necesidad de estar abiertos al propio tiempo. el dato revelado de constituir el alma de la especulación: “la sistematización teológica más perfecta no añade un ápice de verdad y de luz al Evangelio” La función positiva de la teología no puede ignorar la crítica (bíblica e histórica). al igual que el contacto con las corrientes del pensamiento contemporáneo en pro del enriquecimiento de la visión. se expresará también por medio de iniciativas editoriales la colección de traducciones de textos artísticos en donde algunos títulos poco tiempo después pasarían a ser libres. la teología está pues. Si la teología es “la fe in status scientiae” de mantener el contacto con su fuente viva.

tanto que sus libros fueron retirados de las bibliotecas de la compañía.Algunas notas sobre el pecado original redactada en forma confidencial y en las que se buscaba una conciliación entre los datos automáticos-teológico y la moderna visión evolucionista fueron el detonador definitivo en su alejamiento de la enseñanza académica. es decir el visto como principio de consistencia de todas las cosas. entre adoración y búsqueda. Casi todos los títulos que en sus obras atribuyen a Cristo en su reflexión teológica pueden resumirse en el Cristo universal en el que las experiencias parciales conllevan al Cristo cósmico. La publicación póstuma de sus obras dio lugar a 13 volúmenes y origen a un debate que apasionó a muchos espíritus. pero también tarea es dinámica y misionera se sitúa en la línea de la misiónologia dando el paso a una concepción individualista de la misión a una concepción comunitaria en la que el fin es sin duda el “Plantatio Ecclesiae”. El pensamiento teológico de Teilhard de Chardin. Dichas apreciaciones lo llevaron a ser señalado como el principal chivo expiatorio. pero sus reflexiones sin duda han contribuido abrir un vas y su campo de trabajo en teología en la denominado dinamización de la cristología. Dicha obra no pretende ser una presentación global del catolicismo. En la definición de Cristo evolutivo entendido como principio energético-amorizante que anima el proceso del mundo en el devenir de los fenómenos humanos. Para él el Cristo universal tiene una dirección y un sentido. “la esencia del catolicismo” ni entra en problema ecuménico más aún su pretensión apuntaba directamente a poner de manifiesto y a recuperar sobre la base del testimonio la tradición la dimensión social del catolicismo como perfectamente lo expresa en el subtítulo los aspectos sociales del dogma. entre religión de lo alto y religión del futuro. de otra parte. . Henri Lubac (1896-1991) jesuita y profesor de teología fundamental al igual que historia de las religiones impartió cursos ocasionales sobre el callejón sin salida de una teología escolástica que había perdido el contacto con las fuentes y se negaba a confrontarse con las corrientes del pensamiento contemporáneo. la catolicidad es don. a diferencia de la obra de Karl Adam. un término positivo y una consumación final en la cual los hombres han de conservar el gusto por la acción y la dimensión noosférica. testigo de la tradición es nombrado en 1983 cardenal y el reconocido su esfuerzo en su obra catolicismo de 1938 libró fruto de la petición de una teología dogmática en la que otros autores y teólogos reconocen el sentido de sus publicaciones en la contribución a la renovación de la eclesiología. el Cristo Omega visto éste como el punto personal terminal al que tienden todas las cosas y en la cual todas ellas dan cumplimiento y recapitulación. Actualizar o de la auténtica catolicidad significa reaccionar frente al individualismo que at penetrado la teología y la Iglesia a través de la lógica aristotélica. Lubac. se encuentran el esbozo de una convergencia de fondo entre reino de Dios y esfuerzo humano. su vocación hora de teólogo de profesión.