XXXIX REUNIÓN ANUAL DE LA SENFC

El insomnio en la infancia
E. Bauzano-Poley
CHILDHOOD INSOMNIA
Summary. Aims. This work reviews the causes of insomnia in children and attempts to show the difficulties involved in performing
a diagnosis to differentiate it from other sleep disorders. Method. Insomnia is a disorder in which the sufferer has difficulty in
falling or staying asleep. There are multifactorial causes involved in the aetiology of childhood insomnia. In order to understand
and diagnose insomnia in childhood it is necessary to have a good knowledge of the mechanisms involved in the genesis of sleeping
and waking. We must also take the possible existence of other types of disorders into consideration. Insomnia appears as an
imbalance between the systems that maintain the waking state and those that are in charge of activating sleep-generating systems.
In children, this imbalance depends on the state of functional immaturity peculiar to each age. Rather than a shortage of sleep,
childhood insomnia takes the form of a lack of matching between the child’s own rhythm or need to sleep and his or her family
or social environment. Insomnia is most frequently caused by environmental, behavioural and psychological factors. A correct
diagnosis of childhood insomnia has to be based on determining a procedure to differentiate it from parasomnias or motor
disorders affecting waking and sleep. Conclusions. Identifying the causes of childhood insomnia, differentiating it from real
insomnia and other sleep disorders, and resolving it are no simple matter because of the influence exerted by the environment
and the child’s behaviour on how he or she sleeps. [REV NEUROL 2003; 36: 381-90]
Key words. Childhood. Insomnia. Parasomnias. Sleep disorders.

INTRODUCCIÓN

El estado de vigilia se interrumpe cíclicamente por el sueño. La
vigilia se mantiene mediante la acción de la sustancia reticular
activadora ascendente y el sueño se activa en virtud de estructuras
cerebrales que provocan una doble acción: por un lado, una inhibición del sistema reticular activador ascendente y, por otro, la
estimulación de las estructuras generadoras de sueño, que se en-

cuentran en el tronco encefálico, en el tálamo, en el hipotálamo
anterior y en el área preóptica [1,2]. Las distintas fases del sueño
se regulan en dos zonas: el troncoencéfalo, para el sueño REM –
del inglés, rapid eyes movements– y el diencéfalo, para el sueño
no REM (NREM) [3]. El mantenimiento del ciclo sueño-vigilia
depende del ritmo circadiano, por lo que existen ciertas estructuras neuronales en la región supraquiasmática que actúan como
marcapaso circadiano endógeno, responsable del ritmo cíclico
sueño-vigilia y de otras funciones biológicas [4].
Los sistemas neuronales que controlan los cambios periódicos del sueño y de la vigilia residen en el tronco cerebral, el
tálamo, el hipotálamo y el núcleo de la cara basal del telencéfalo
(núcleo de la cintilla diagonal de Brocca, sustancia innominada,
núcleo basal de Meynert y núcleo del septo). Por otra parte, los
centros indeterminados se encuentran en el tálamo, aunque su
destino final serán la corteza cerebral y el hipocampo [1].
El sueño NREM aparece a medida que se ‘apagan’ los sistemas que mantienen el estado de vigilia y se activan los generadores del sueño.
Sin embargo, las neuronas que generan el sueño NREM se
encuentran en los núcleos del rafe del tronco cerebral, en el núcleo
del tracto solitario, en el núcleo reticular talámico, en el hipotálamo anterior, en el area preóptica del hipotálamo y en el núcleo
de la cara basal del telencéfalo. La desactivación del sistema
reticular, que facilita la vigilia, libera las oscilaciones rápidas
periódicas y síncronas de los husos de sueño, al mismo tiempo
que la estimulación aferente y sensorial del tálamo a la corteza
queda bloqueada. El sueño REM se genera por la acción de los
centros reticulares mesencefálicos y protuberanciales [5].

Recibido: 10.04.02. Aceptado: 12.04.02.

NEUROFISIOLOGÍA

El sueño es una función fisiológica compleja que requiere una
integración cerebral completa, y durante el cual se modifican
todos los procesos fisiológicos. Las alteraciones del sueño en la
infancia, entre ellas el insomnio, pueden tener repercusiones relevantes en el desarrollo integral del niño.
El insomnio se puede definir como la dificultad que presenta
el paciente para iniciar o mantener el sueño, lo que provoca frecuentes despertares ante cualquier estímulo. De esta definición
podemos deducir que el insomnio en el niño puede estar relacionado con problemas para iniciar el sueño (el niño no puede dormirse, tarda en dormirse o tiene miedo a dormirse) o con problemas para mantener el sueño (el niño duerme muy poco tiempo, el
sueño se interrumpe, el niño no concilia el sueño tras un despertar
o se despierta muchas veces durante la noche). El insomnio infantil provoca problemas en el entorno familiar, que pueden llegar a
tener una importancia crucial.
Para comprender el insomnio en la infancia debemos conocer
los mecanismos que intervienen en la génesis de la vigilia y del
sueño a través de la biología y la ontogenia del sueño.
BIOLOGÍA DEL SUEÑO

 2003, REVISTA DE NEUROLOGÍA

El sueño es un estado discontinuo organizado en fases, que se
diferencian por sus características polisomnográficas. Loomis et
al [6] describieron las cuatro fases que forman el sueño lento
(NREM), que constituye entre el 70 y el 80 % de la duración total
del sueño. Durante el sueño NREM hay un claro predominio del

REV NEUROL 2003; 36 (4): 381-390

381

Servicio de Neurofisiología Clínica. Complejo Hospitalario Carlos Haya.
Málaga, España.
Correspondencia: Dr. Enrique Bauzano Poley. Don Diego de Miranda, 13,
3º 1ª. E-29017 Málaga. E-mail: ebn@arrakis.es

sin organización espacial. Insomnio psicofisiológico 2. Las parasomnias se clasifican.E. su disminución puede ocasionar problemas psicológicos [5]. los de carácter neurológico y los problemas médicos que ocasionan trastornos del sueño. El sueño tranquilo (futuro NREM). BAUZANO-POLEY sistema nervioso parasimpático. Esta clasificación incluye cuatro grupos de trastornos: las disomnias. con frecuencias de 2 a 4 Hz y una amplitud entre 50 y 80 mV. mientras que el sueño REM ocupa un 30% del total. existen en el recién nacido períodos de sueño de difícil identificación. Esta fase dura entre 10 y 20 minutos. Trastornos del sueño ocasionados por problemas externos. En el recién nacido a término (RNAT) [12-25] las fases de sueño se suceden de forma cíclica y se pueden observar hasta 20 ciclos de sueño durante el primer día de vida. EL INSOMNIO INFANTIL EN LA CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO La primera clasificación de los trastornos del sueño y del despertar (1979) fue realizada desde un punto de vista esencialmente clínico [27]. El EEG se caracteriza por frecuencias de 0. Por otra parte. 2. las parasomnias. de cuatro a cinco segundos de duración. en los siguientes subgrupos: 1. del ritmo vigilia-sueño y de la vigilia en el curso del sueño (vigilia-intrasueño). en la que se manifiesta cada 90-100 minutos [16]. mientras que la respiración se hace regular y aparece una actividad tónica continua en la musculatura submentoniana. En general. El estudio del insomnio del niño implica el conocimiento de la fisiología. Estas funciones pueden verse alteradas por el insomnio. Insomnio asociado a trastornos respiratorios del sueño. respiración irregular. No es 382 hasta los dos años cuando se adquiere un patrón EEG similar al del sueño característico del adulto. por lo que su interpretación es difícil. Trastornos primarios del sueño que cursan con insomnio o hipersomnias. Entre los tres y cuatro meses se consolida el sueño nocturno y al año el sueño NREM está bien definido. con movimientos oculares rápidos. Las características del EEG son similares al trazado de vigilia. se contemplaron los trastornos del ritmo circadiano y las parasomnias. con presencia de ondas lentas de mediana amplitud. REV NEUROL 2003. Trastornos asociados al sueño REM. los trastornos del sueño asociados a problemas neuropsiquiátricos y médicos. y atonía de la musculatura submentoniana. se modifica la secreción neurohormonal y. Ocasionalmente. movimientos faciales y de los miembros. En el caso del lactante pequeño. ocupa el 80% de la duración total del sueño. con una mayor amplitud en comparación con la que se observa en los trazados de vigilia y de sueño activo. 3. ONTOGENIA DEL SUEÑO El sueño aparece con la función cerebral y su arquitectura está sujeta al estado de maduración cerebral. o elementos agudos difásicos. y un cuarto grupo que contempla los trastornos del sueño que aún no están definidos en su totalidad. en la clasificación diagnóstica de los trastornos de la vigilia y del sueño (1979) [27] el insomnio del niño se menciona en el capítulo ‘Insomnio con debut en la infancia. de predominio frontal. éste entra directamente en sueño REM. En las áreas rolándicas se observa actividad con una frecuencia de 4 a 5 Hz o de 7 a 8 Hz. forma pediátrica del insomnio psicofísico del adulto’. En la transición del sueño activo al sueño tranquilo. 2. causados por problemas intrínsecos de la persona. Conviene destacar que las características del EEG durante el sueño NREM están mal definidas (las puntas del vértex y los husos no aparecen hasta los tres meses de vida) [16]. aunque su duración aumenta con los problemas emocionales y la sobrecarga intelectual. Los períodos de vigilia del RNAT son breves y presentan artefactos. a su vez. el sueño activo se hace más corto. con una disminución de la frecuencia cardiorrespiratoria. 4. ocasionalmente asimétricas. se caracteriza por la reducción de la actividad y por la abolición de los movimientos oculares rápidos. Además de las fases de sueño descritas. El patrón típico del sueño REM aparece en la época neonatal cada 50-60 minutos y va disminuyendo hasta llegar a la edad adulta. en los aspectos etiológicos y en los hallazgos patológicos [28]. La mayor parte del sueño REM está acompañada de ensueños. sincrónicos y separados por una actividad de menor amplitud (trazado alternante). 3. Esta clasificación catalogó los insomnios en trastornos del inicio (duración disminuida) y del mantenimiento del sueño (calidad del sueño): 1. Trastornos de la transición del sueño a la vigilia. Aserinsky describió el sueño paradójico o sueño REM [7-10]. mientras que se restituye la estructura proteica neuronal y aumenta la secreción de la hormona del crecimiento [6].5 a 10 Hz. hasta que se iguala con el sueño tranquilo al 50% en la época neonatal [11]. y puntas negativas aisladas o repetitivas. Insomnio asociado a enfermedades psiquiátricas. El feto de 30 semanas de gestación presenta dos fases de sueño: el sueño activo y el sueño tranquilo o quiescente. 4. que constituye entre el 20 y el 25% de todo el sueño nocturno y aparece de forma periódica durante el curso del sueño lento. podemos afirmar que en la época neonatal predomina el sueño activo. Trastornos del ritmo circadiano. En 1990 se presentó una nueva clasificación basada en los mecanismos fisiopatológicos. y en esta primera tentativa se diferenciaron dos grupos de trastornos predominantes: el insomnio y las hipersomnias. La duración de estos ciclos es muy variable. Otras parasomnias. Al inicio del sueño tranquilo existe un predominio de las puntas rolándicas sobre los elementos agudos difásicos frontales y las ondas lentas anteriores. Por otra parte. de 50 a 70 mV (disritmia lenta anterior). de la tensión arterial y de la temperatura. El EEG está formado por ondas lentas continuas. Trastornos del despertar. Las disomnias se clasifican en tres subgrupos: 1. que aparecen al inicio del sueño y podrían corresponder a la fase de somnolencia. 3. El sueño REM conlleva una abolición del tono muscular. El RNAT inicia el sueño con evidencias en el EEG de sueño activo (futuro REM). ya que ocupa el 70% del todo el sueño del prematuro y el 50% del RNAT [26]. que en etapas posteriores de la vida será el sueño REM. No existe reactividad a la apertura palpebral (esta reacción aparece hacia los tres meses de vida). se pueden detectar brotes que predominan en las regiones occipitales. A medida que el feto madura. El sueño activo. con una amplitud media de 25 a 50 mv (actividad mediana). Insomnio asociado al consumo de drogas y alcohol. En el tercer grupo al que hacíamos mención se incluyen los problemas mentales. pueden observarse en las regiones frontales ondas lentas que suelen ser monomorfas. 36 (4): 381-390 .

7. por último. 8. el contexto psicoafectivo. los problemas propios. como una inadecuación entre el ritmo y la necesidad de sueño propia del niño y su entorno familiar y social. Edad Horas de sueño/día Ritmo vigilia-sueño según la edad 3 semanas EG 23-24 h/día 80% sueño activo / 20% sueño tranquilo Recién nacido a término 22-24 h/día 50% sueño activo / 50% sueño tranquilo 0-6 meses 18-20 h/día Sueño prácticamente continuo con períodos de vigilia muy cortos 2 meses 18-20 h/día Se empieza a establecer ritmo nictameral 3 meses 18-20 h/día Duerme 8 h seguidas durante la noche 6-12 meses 15-16 h/día Duerme 10 h seguidas durante la noche 1-2 años 12-14 h/día Sueño polifásico (dos siestas y un sueño nocturno) 4-5 años 10-12 h/día Se inicia sueño monofásico nocturno 11-12 años 9-10 h/día Sueño monofásico nocturno instaurado 13-15 años 9 h/día Sueño monofásico nocturno instaurado 5. Entre los 3 y los 6 meses de edad se definen los husos del sueño. Insomnio asociado a mioclonías periódicas de las piernas. El sueño total disminuye y el grueso del sueño se agrupa en el período nocturno. En países no mediterráneos la siesta se abandona entre los 3 y 5 años de edad. y sin que haya una diferenciación entre la noche y el día. las reglas educativas. El insomnio se presenta como un desequilibrio entre la inhibición de los sistemas mantenedores de la vigilia y los encargados de activar los sistemas generadores del sueño. se inicia el sueño monofásico nocturno de unas 11 horas de duración. 2. además. En la tabla I se resume la necesidad de sueño y el ritmo vigiliasueño en función de la edad del individuo. con períodos de vigilia de muy corta duración. observamos que el insomnio se encuentra incluido en diferentes subcapítulos de disomnias y en los trastornos intrínsecos o extrínsecos del sueño.25]. más que como una falta de sueño. nos atenemos a la clasificación internacional de 1990 [28]. Entre los 4 y 6 años. Insomnio de comienzo en la infancia. con dos siestas diarias. En el caso del niño este desequilibrio está mediatizado. Posteriormente van disminuyendo las necesidades de sueño. Misceláneas (despertares en sueño REM e insomnio con hallazgos polisomnográficos atípicos). sin interrupción para tomas de biberón o lactancia. Hacia el segundo mes de la vida se comienza a establecer el ritmo nictameral. Los dos grupos que se destacan son los siguientes: 1. los contrastes de horario y las imposiciones sociales. 9. bien sean familiares o sociales [31]. A los 3 meses de edad. III y IV. de 10 horas a los 9 años y de 9 horas a los 14 años. Insomnio por alteraciones intrínsecas del sueño: insomnio psicofisiológico. 36 (4): 381-390 La regulación de los ciclos de sueño-vigilia depende de un marcapaso circadiano endógeno situado en la región supraquiasmática. 383 . Insomnio sin alteraciones objetivas.5 horas nocturnas y dos horas de siesta. 6. insomnio idiopático o que se inicia en la infancia. Al año de edad el sueño es polifásico y se compone de dos siestas diurnas y un sueño nocturno. el lactante debe dormir ocho horas seguidas durante la noche. Este insomnio a veces es tolerado durante largo tiempo antes de acudir a la consulta del especialista. cuando se organiza el sueño NREM. aunque durante esta época de la vida aún son necesarias dos o tres siestas a lo largo del día. el sueño comienza a decantarse hacia la noche. La mayoría de las alteraciones del sueño del niño se generan por problemas del entorno. coincidiendo con el desarrollo de los hemisferios cerebrales. El ritmo vigilia-sueño depende también de la edad [5]. pese a que ya presenta un sueño nocturno consolidado. e insomnio subjetivo (pseudoinsomnio). Durante los primeros seis meses de vida el niño debe dormir de 18 a 20 horas al día. El insomnio infantil aparece. Si. y a partir de los 2 años se precisa un sueño de 12 a 14 horas al día. el comportamiento de los padres. A los 18 meses el niño requiere una media de 11. mientras que a los 5 años es ya de 10 a 12 horas y a los 12 años de 9 a 10 horas diarias [22. y durante el segundo semestre duerme alrededor de 16 horas. REV NEUROL 2003. de forma que aparece diferenciado de las parasomnias y de los trastornos secundarios a enfermedades psiquiátricas y orgánicas. El insomnio en el niño no tiene una causa única. por la situación de inmadurez funcional propia de cada edad. El recién nacido tiene un sueño prácticamente continuo. Insomnio asociado a otras alteraciones médicas tóxicas o ambientales. A los 6 meses de vida el niño necesita una media de 14 horas de sueño. Guiado y entrenado por los estímulos ambientales y familiares. Necesidad de sueño y ritmo vigilia-sueño según la edad.XXXIX REUNIÓN ANUAL DE LA SENFC Tabla I. los complejos K toman forma y se comienza a distinguir entre los estadios II. Insomnio por alteraciones extrínsecas: insomnio con factor precipitante conocido. A los 5 años la media de sueño nocturno es de unas 11 horas. ETIOLOGÍA DEL INSOMNIO EN LA INFANCIA NECESIDADES DE SUEÑO EN EL NIÑO Las necesidades de sueño que tiene el niño dependen de la edad. ya que habitualmente es multifactorial y depende del entorno.

se traduce en una irregularidad aprendida del ritmo de sueño. Por otro lado. La irregularidad en el dormir da lugar a un síndrome de privación relativa de sueño que desaparece en cuanto se impone una disciplina para la hora de acostarse (toque de queda). los trastornos respiratorios. EL INSOMNIO DEL LACTANTE El insomnio en el lactante [5. el auténtico insomnio definido como falta de sueño es raro [33]. entre otros. Las causas más habituales de insomnio en el niño son ambientales. el insomnio por alergia a la leche de vaca (que cursa con numerosos despertares interrecurrentes y disminución del sueño total). creando discordancias sociales que pueden llegar también a alterar el ritmo escolar. El insomnio infantil guarda una relación con las alteraciones que podemos observar en los primeros estadios de sueño. Entre las alteraciones del ritmo circadiano (trastornos del sueño secundarios a una desorganización del horario sueñovigilia) como causa de insomnio encontramos el síndrome jetlag. aquellos que presentan una imposibilidad 384 Falta de hábitos Alteración de sueño Insomnio Ansiedad familiar Hipersomnia de débito Inquietud irritable Figura. En la figura se esquematiza el mecanismo fisiopatológico del insomnio en el niño. Mecanismo fisiopatológico del insomnio en el niño. que aparece cuando los adultos no ejercen su autoridad y el niño permanece despierto.E. las disomnias por fragmentación del sueño en los síndromes obstructivos de vías aéreas superiores. es raro encontrar este tipo de insomnio después de los 5 años de edad. BAUZANO-POLEY Como en el adulto. pero a menudo está asociado a otras alteraciones del sueño. Aunque los trastornos del sueño representan el 2% de las consultas. Los síntomas incluyen despertares frecuentes y somnolencia excesiva en momentos inadecuados [37. la carencia afectiva ha sido descrita como causa de insomnio en la infancia. la frecuencia del trastorno y la inadecuación del ritmo vigilia-sueño. El cambio frecuente del horario del sueño por motivos familiares o de estudio puede dar lugar a sueños de menor duración. Los factores del desarrollo como causa de insomnio son múltiples y están íntimamente relacionados con la génesis del mismo. Los hábitos de sueño y la relación entre la madre y el hijo son factores significativos para REV NEUROL 2003. provocado por cambios rápidos del huso horario tras viajes largos. como la anoxia neonatal y la prematuridad. La falta de disciplina puede dar lugar al síndrome de toque de queda. la falta de hábito de sueño. El insomnio del niño está caracterizado por un inicio irregular o por un mantenimiento fragmentado. Por último. La fase de sueño retardada la presentan los niños noctámbulos.38]. CLÍNICA DEL INSOMNIO EN LA INFANCIA Los trastornos del sueño se presentan en el ser humano a lo largo de toda su vida. con un sueño polifásico caracterizado por frecuentes siestas y problemas para mantener el sueño nocturno [34. En la tabla II se representan los principales trastornos del sueño y su relación con la fase en la que se producen [30]. Como causa de hipersomnias podemos señalar la ingestión de fármacos sedantes. sino de los padres. Como causas más comunes podemos hacer mención a las otitis agudas o crónicas. 36 (4): 381-390 . comenzando en la época neonatal y extendiéndose hasta la vejez. Los trastornos circadianos de fase adelantada o atrasada interfieren con los límites del sueño y la vigilia.34-36]. Este trastorno puede aparecer aislado. el insomnio puede estar ligado a dificultades de adormecimiento. Los estudios sobre el insomnio en la infancia mencionan. que aprecian la alteración a través del impacto que produce en su sueño. frecuentes despertares nocturnos. la dermatitis atópica. y puede ser idiopático o por alteración intrínseca de los mecanismos de sueño. La queja ante el insomnio no proviene del niño. la desorganización del sueño nocturno en las epilepsias. en las enfermedades crónicas puede darse el llamado patrón irregular del ciclo de sueño-vigilia. con capacidad para perpetuarse más allá de los factores sociales determinantes. o un despertar al final de la noche [32]. para quedarse dormidos en el momento adecuado. conductuales y de orden psicológico [31]. etc. Al día siguiente existe hipersomnia de débito con disminución de la reactividad.35]. la hipersomnia diurna puede producir un falso insomnio ante la inexistencia de la necesidad de sueño a la hora de acostarse. El síndrome hipernictameral es un trastorno poco frecuente. Los cólicos que se dan por debajo de los cuatro meses provocan ciclos de sueño más cortos. interrumpidos por despertares frecuentes. Los niños traumatizados psicológicamente duermen mal. Los trastornos del sueño ligados a una patología orgánica son menos frecuentes que los ligados al entorno. sin ajustarse al horario impuesto por la sociedad [39]. lo que altera la vida social. Sin embargo. que produce trastornos en la organización del sueño por déficit de sueño lento y profundo. Por ello. las noches acortadas por un adormecimiento tardío. al desarrollo o al contexto psicoafectivo. [5. Cuando la higiene de sueño es caótica en algunas familias. El método y el ritmo alimentario son causas que se deben considerar. el reflujo gastroesofágico. la obesidad. la edad.35] suele tener antecedentes familiares y personales. las encefalopatías de diverso origen. y en los casos de situaciones de tensión familiar o social temen quedarse dormidos.34. aunque existen insomnios que están también relacionados con despertares en los otros estadios y que impiden la consecución del sueño posteriormente. que afecta a los niños con ceguera o alteraciones de la personalidad. la malnutrición y el retraso del crecimiento.

los cambios que puedan sufrir dichos hábitos (enfermedad. Una mala higiene del sueño en estas edades provoca un horario de sueño muy irregular. Entre las causas de insomnio en el niño podemos destacar la hiperactividad. mientras que el adolescente sufre un ‘retraso de fase’) [38]. problema que se puede perpetuar e incluso hacerse autónomo. el insomnio se produce por las características psicológicas propias de esta edad. etc. Por este motivo. el alcoholismo. la insuficiencia renal. la depresión maternal. las actitudes de oposición. EL INSOMNIO DEL ADOLESCENTE Generalmente aparece cuando hay una personalidad ansiosa u obsesiva. situaciones a las que se asocian graves alteraciones del ritmo circadiano con un trastorno del horario sueño-vigilia. o ritmias y movimientos cadenciales del adormecimiento (balanceos de tronco o de la cabeza y el golpeteo de la cabeza contra la almohada). los problemas en la relación entre la madre y el hijo. exigir a los padres su presencia. Esto sucede con el niño ciego o con aquél que presenta un síndrome hipotalámico. el abuso físico o el aprovechamiento del niño por los padres como escudo para solucionar sus problemas matrimoniales pueden ser causa de insomnio. que dan lugar al insomnio por desplazamiento de fase (el niño tiene más ‘avance de fase’. la ansiedad. ya que el insomnio provoca más problemas a la familia que al propio niño. La causa principal de este tipo de insomnio es la falta de disciplina. por las reacciones de oposición [5. las fobias y otros factores ligados a la iniciación del sueño (rabietas. Principales trastornos del sueño y su relación con la fase en que se producen. Hacia el tercer mes de la vida y coincidiendo con la maduración cortical. etc. De todas formas. EL INSOMNIO DEL NIÑO En los niños en edad preescolar. Como causas de insomnio en el lactante podemos destacar la falta de hábitos [31]. Cualquiera de estas causas hace que el niño ponga en marcha una serie de estrategias para llamar la atención. pero. Otro aspecto a tener en cuenta viene determinado por los rituales de sueño. las enfermedades o accidentes del niño o de la familia. la ausencia de la figura de la madre. las cardiopatías. el canto. se inicia la organización del sueño NREM y comienza a consolidarse el sueño nocturno. la reeducación del hábito de sueño mediante medidas disciplinarias es el mejor tratamiento para estos problemas.). Asimismo. Otras causas deben buscarse en los in- 385 . fundamentalmente. una patología adquirida. Al paciente le asaltan pensamientos inquietantes y preocupaciones a la hora de acostarse. Entre los 13 y los 15 años predominan los factores afectivos (ansiedad) como causa de insomnio.35]. las enfermedades dolorosas. fobias o angustia del adormecimiento (estar con la mano de la madre cogida). cefaleas. El tratamiento del insomnio durante la lactancia se basa en el conocimiento de la causa y de los factores precipitantes. en cuyo caso el insomnio sería una manifestación añadida del síndrome. los antecedentes perinatales. Sueño no REM Fase I Fase II Sueño REM Fase III Fase IV Fase REM Alucinaciones Apneas Enuresis nocturna Crisis epilépticas generalizadas Automatismos de hábito Crisis parciales Somniloquias Automatismos mimicos Automatismos masticatorios Automatismos masticatorios Sonambulismo Terrores nocturnos Pesadillas Mioclonías la aparición del insomnio. etc. En todos los casos se debe intentar conseguir un ajuste emocional de los padres. De esta forma. por la inexperiencia y la ansiedad de los padres. la intervención inoportuna. como son la hiperactividad en el momento de acostarse. pedir agua. como son la afirmación de la identidad o la necesidad de independencia. Entre los 3 y los 6 meses aparecen los complejos K y se van definiendo las fases del sueño NREM.). cuando ocurran los despertares nocturnos fisiológicos. el primer paso es determinar si existe un trastorno neurológico concomitante.). abuelos). Otro hecho a destacar es que el nacimiento de un hermano puede también provocar una reacción de oposición. el modo de alimentación. Si no se hace adecuadamente. etc. maniobras de oposición contra el adormecimiento (rabieta o bajarse de la cama). Entre los 5 y los 12 años el insomnio es raro y tiene causas multifactoriales. sin olvidar que el insomnio también puede estar provocado por enfermedades crónicas tales como el asma. los traumas psicológicos. La entrada en la guardería puede provocar un síndrome de la fase retrasada. lo que que provoca un trastorno de la iniciación o el mantenimiento del sueño. el niño reclamará los hábitos a los que está acostumbrado para dormirse (los brazos de los padres. ritmias motoras. por lo que a la mañana siguiente es difícil despertarlos. las condiciones del sueño.XXXIX REUNIÓN ANUAL DE LA SENFC Tabla II. los hábitos. REV NEUROL 2003. de manera que a los padres les resulta imposible acostar al niño. las enfermedades psiquiátricas o las dificultades conyugales son factores que pueden estar presentes entre las causas de insomnio del lactante.34. la actitud permisiva antes de los 2 años. 36 (4): 381-390 los factores ligados a la iniciación del sueño. trastornos del ánimo. rituales del adormecimiento (manosear un trapo. El lactante debe quedarse en la cuna despierto cuando los padres salgan de la habitación. etc. cuando se evalúa a un lactante con insomnio. trastornos del mantenimiento del sueño como las mioclonías. Es muy importante tener presente que el niño aprende a dormir de la forma en que se le enseña.

E. 3. etc. como dislexia o hipercinesia. Insomnio por falta de asociaciones El insomnio es consecuencia de la pérdida de pequeños ritos diarios con los que el niño asocia el inicio del sueño. El insomnio de estos pacientes tiene un inicio muy precoz. no sólo los registros ambulatorios pueden ser de ayuda. En el insomnio idiopático. una disminución de la eficacia del mismo y una disminución del sueño lento y del sueño REM. Insomnio por ingesta nocturna recurrente Se trata de despertares repetidos que inducen al niño a comer o a beber antes de dormirse otra vez. 2. Para establecer un diagnóstico de insomnio en la infancia debemos apoyarnos en los siguientes puntos de partida: la historia clínica detallada. Factores contribuyentes: casos de personalidades neuróticas. etc. Factores coadyuvantes: como enfermedades médicas que alteran el sueño. la historia somnológica. tiempo de sueño total reducido con eficacia disminuida. DIAGNÓSTICO DEL INSOMNIO INFANTIL Al valorar un diagnóstico de insomnio infantil hay que investigar si el niño sufre una alteración del desarrollo neurológico y psicológico. hoy desconocidos. Estos estudios se deben reservar para los casos difíciles de insomnio subjetivo. casi desde el nacimiento. El proceso se inicia en la infancia y se resuelve alrededor de los 4 años. 4. 386 Insomnio del toque de queda Se observa en casos de niños con falta de disciplina en los horarios y que elaboran estrategias para estar más tiempo despiertos. En los casos a los que nos referimos es frecuente encontrar antecedentes familiares de epilepsia. aunque mal definido. urticaria. el establecimiento de un diagnóstico diferencial con otras entidades a veces lo hace necesario. Los factores de riesgo para el insomnio son: 1. reumatismo. Observamos una latencia de sueño REM disminuida por debajo de los 65 minutos. recogida de datos del patrón sueño-vigilia y también de la higiene de sueño. casos de disnea. En la neurosis. Si los padres ceden a las demandas del niño. ansiedad y personalidad psicopática. despertares frecuentes y prolongados a partir del primer ciclo.) o de personas (generalmente la madre) para poder conciliar el sueño. Factores precipitantes: abarcan todos los factores extrínsecos que alteran el sueño. disminución de la densidad de husos de sueño y sueño lento escaso o inexistente. mal definido en sus ciclos. en los que no haya datos palpables. como parto difícil y prematuridad. EL POLISOMNOGRAMA EN EL INSOMNIO INFANTIL Los estudios de PSG de sueño para el análisis del insomnio en el niño suelen resultar inútiles. aumento de estadio I. un niño ciego o con síndrome hipotalámico presentará alteraciones notables del ritmo circadiano que se traducirán en trastornos del sueño normal. Algunos casos tienen su origen en causas familiares y otros se asocian con trastornos neurológicos mínimos. Los pacientes presentan un sueño breve y de mala calidad cuya causa se supone que reside en la existencia de un sistema generador de vigilia hiperactivo o en un sistema generador de sueño insuficiente. con características EEG mal definidas. se instauran una serie de actos que alteran el horario de sueño y la calidad de éste se resiente. Asimismo. usos de sueño poco desarrollados y largos períodos de sueño REM sin movimientos oculares. aumento de sueño REM. A este respecto también se ha indicado la posibilidad de que haya factores neuroquímicos. En el primer ciclo de sueño hay un aumento de la densidad de movimientos oculares y de la duración del sueño REM. 5. En casos de depresión endógena la latencia del sueño REM suele ser más corta aún que en los casos de depresión reactiva (20-40 minutos). factores afectivos. Se percibe un aumento de la latencia de sueño. la información sobre la medicación a la que esté sometido el paciente y un estudio psicológico. especialmente a la leche de vaca [36]. La PSG muestra despertares repetidos en cualquier estadio de sueño. en cuyo caso el insomnio constituye un síntoma más. Esto conlleva una demanda de objetos (chupete. responsables de la alteración [5]. con una disminución del sueño total. El insomnio se asocia a eczema. o en los casos de insomnio secundario cuando se busque descartar una patología neurológica (epilepsia) o respiratoria (obstrucción de vías aéreas superiores). y los padres suelen relatar que estos niños tenían un sueño ‘diferente’ al de sus hermanos. alcoholismo crónico o enfermedades degenerativas del sistema nervioso. Suele ser un hábito creado por la complacencia de los padres. no psicóticas. 3. Factores predisponentes: como la edad. una vez instituido el insomnio. Insomnio idiopático Se trata de la imposibilidad de conciliar el sueño sin que se identifique ninguno de los factores de riesgo mencionados. Entre las características del PSG en casos de insomnio podemos citar [39]: 1. Un marcador temprano de disfunción en lactantes con trastornos del desarrollo neurológico es la falta de consolidación del sueño en período nocturno. ayudan a hacerlo crónico. que dan el biberón o de mamar cada vez que el niño se despierta. 36 (4): 381-390 . Suele haber un alto porcentaje de antecedentes personales comunes. Insomnio por alergia a la comida Se caracteriza por un trastorno del inicio o del mantenimiento del sueño en relación con la intolerancia a la comida. las alteraciones psiquiátricas y los trastornos neurológicos. si se sospecha una causa relacionada. REV NEUROL 2003. etc. No obstante. latencia de sueño alargada. El insomnio juvenil idiopático es un factor determinante en la edad juvenil y predisponente en la edad adulta. 2. El diagnóstico se suele hacer retrospectivamente en adultos que recuerdan no haber dormido bien cuando eran niños (insomnio que tiene su origen en la infancia). sino también la actimetría. Tiene como características un sueño ligero. En el insomnio por depresión. poco estable y frecuentemente interrumpido. y trastornos gastrointestinales. Durante el sueño se producen numerosos despertares. juguete. creando un desliz de sueño REM de la segunda a la primera mitad de la noche. Los estadios III y IV están disminuidos. nicturia. Por ejemplo. Factores condicionantes: aquellos que. como la neurosis de ansiedad o la depresión reactiva [39-41]. El polisomnograma (PSG) muestra un trazado de sueño insuficiente. BAUZANO-POLEY somnios graves o insomnios por desplazamiento de fase. los antecedentes familiares de insomnio.

5. bien por el propio paciente. REV NEUROL 2003. a veces coincidiendo con microdespertares. se caracterizan por sacudidas bruscas y aisladas del tronco. desaparición de estadio IV. Estos trastornos incluyen los movimientos periódicos. bien por alarma de los padres. cuello. Las ritmias motoras pueden aparecer en niños con inteligencia normal. La PSG muestra un sueño NREM ligero y. Los episodios de head banging se ven desde la lactancia y suelen desaparecer hacia los 18 meses. Aparece de forma conjunta en el 30% de los niños que padecen terror nocturno y hay predisposición familiar [42. b) Terrores nocturnos [42]: caracterizados por episodios de angustia paroxística que aparece en el 3% de los niños. Se trata de una superposición de un ritmo alfa a las ondas lentas del sueño lento. los sobresaltos hípnicos. 3. y una actividad alfadelta en el sueño lento profundo. la privación de sueño y los medicamentos depresores del sistema nervioso central. en ocasiones. La PSG muestra un despertar abrupto entre las fases 3 y 4 del sueño. Se dan parasomnias relacionadas con el sueño REM. las somniloquias y los calambres de las piernas. el niño está boca abajo y golpetea con la cabeza y a veces con el torso sobre la almohada de forma repetitiva. como ocurre en el jactatio capitis nocturno. Observamos la latencia de sueño prolongada. en la fase 4 en su paso a REM. extremidades y. durante la primera parte del sueño. sin apariencia de actividad paroxística. Los trastornos del despertar son frecuentes en los niños y disminuyen con la edad. y se interpretan como una característica del sueño REM durante el sueño lento profundo [5]. c) Sonambulismo: es un trastorno que se inicia entre los 4 y 8 años y desaparece de forma espontánea hacia los 15 años. Deben diferenciarse de los movimientos rítmicos que aparecen durante la vigilia y que se asocian a retraso mental. Se pueden observar despertares parciales frecuentes durante el sueño lento profundo. las sacudidas son más violentas y se asocian a problemas psicopatológicos. llanto. Enfermedades reumáticas. relatan una mezcla de sucesos reales e imaginarios. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL El insomnio en la infancia plantea problemas de diagnóstico diferencial con parasomnias y trastornos motores del sueño que. pero también influyen la fiebre. durante las fases 3/4 del sueño NREM [43]. Estas crisis se inician hacia los tres años de vida y desaparecen de forma gradual a partir de los seis años. aunque pueden persistir hasta la adolescencia. a veces. En el body rocking. golpetea con la nuca sobre la almohada e incluso sobre el cabecero de la cama. En este sentido. Se produce en el primer tercio del sueño nocturno. principalmente. 6. Las sacudidas son asimétricas y no periódicas y aparecen de forma espontánea o provocadas por un despertar. Cuando los niños tienen la suficiente edad para contar su ensueño. 387 . La PSG muestra despertares fuera del sueño lento. un aumento de estadio I. b) Mioclonías fisiológicas del sueño: también llamadas sobresaltos del sueño o sacudidas hípnicas. a veces. Tienen lugar durante el primer tercio del sueño nocturno. lo que puede ser causa de insomnio. El diagnóstico diferencial debe realizarse un con las parasomnias que provoquen un despertar parcial y que ocurran principalmente durante el sueño NREM. En este epígrafe hay que anotar los siguientes: a) Despertares confusos o incompletos: también llamados ‘borrachera del sueño’. hay que reseñar las crisis por pesadillas. ya sea en el paso de una fase a otra o en su transición al sueño REM. Los episodios aparecen durante el sueño REM. Los trastornos motores durante el sueño que se producen en la transición del sueño al despertar. head banging. el cuerpo entero. Durante esta fase del sueño hay dos caracrerísticas fundamentales: el contenido onírico y la atonía muscular. el tronco o las extremidades. El diagnóstico diferencial se debe hacer con los terrores nocturnos. En los despertares repetidos del sueño REM. El factor de predisposición más frecuente es la profundidad y duración del sueño lento profundo. generalmente durante el primer tercio de la noche. denotan una personalidad ansiosa y susceptible de padecer problemas psicopatológicos [44]. disminución de estadio III y fragmentación global del sueño con eficacia reducida. e incluso hasta la edad adulta.43]. que tienen lugar al inicio del sueño [47]. hay que notar: a) Ritmias del sueño: son movimientos repetitivos y estereotipados que afectan a determinadas partes del cuerpo. head rolling. Estos fenómenos van a determinar las parasomnias que se producen durante el sueño REM. La PSG se asocia a ondas del vértex y. Éstas provocan una reacción de angustia y pueden suponer una dificultad para conciliar el sueño. a veces. Es conveniente señalar que se suelen asociar varios tipos de trastornos en un mismo niño: 1. La PSG muestra un aumento de la densidad del sueño REM. que dura unos 10 minutos y termina con un despertar. el niño se coge las rodillas con sus manos y mece el tronco de delante a atrás. son mal interpretados. en el EMG. El head rolling es el movimiento de la cabeza hacia los lados y el body rolling el de todo el cuerpo. Si está en posición de supino. 36 (4): 381-390 2.XXXIX REUNIÓN ANUAL DE LA SENFC 4. precediendo al episodio. en el paso de la vigilia al sueño o en el paso de una fase de sueño a otra provocan a veces una sensación de incomodidad en el paciente. como la cabeza. La PSG muestra un trazado de EEG de artefactos por el movimiento [5]. se caracterizan por un despertar que se produce en la transición del sueño profundo al despertar. en la segunda mitad de sueño nocturno [45]. pero cuando persisten en edades más avanzadas. que son episodios de sueños terroríficos que despiertan al paciente y le provocan gran ansiedad y. Cuando se prolongan hasta la pubertad. se aprecia una hipersincronía de ondas lentas de alto voltaje. Se inician entre los 4 y los 6 años y suelen desaparecer hacia los 12 años. En el head banging. Presenta despertares en cada episodio REM y aparece intrusión de actividad alfa en el sueño REM. A este respecto. El ritmo de movimientos es de una frecuencia de 0. El motivo de la consulta se debe a que el niño no duerme o a que el sueño se ve interrumpido frecuentemente.5 a 2 sacudidas por segundo y aparecen en racimos cada 10-15 minutos. En el insomnio psicofisiológico. durante el primer tercio del sueño nocturno. Es frecuente que el niño no quiera dormirse de nuevo por el temor de volver a soñar. durante la primera parte de la noche. Estos trastornos son más frecuentes en el niño que en el adulto y se dan. body rolling y body rocking [46]. Se pueden repetir varias veces en la noche. con generación de un ritmo alfa. Suelen aparecer precediendo al sueño o durante el adormecimiento. Existe una actividad alfa anormal en sueño lento consistente en descargas alfa de alto voltaje.

que afectan a los miembros. Producen gran alarma en los padres. artritis. A la mañana siguiente no recuerdan nada de lo ocurrido. el asma relacionado con el sueño [61] y los síntomas cardiovasculares. La cefalea arracimada y la cefalea hemicraneal paroxística. tales como el terror nocturno. Se repiten hasta 15 veces en la noche y. Tienen lugar con una frecuencia de 2 o 3 episodios en la misma noche o de forma aislada. Las crisis llegan durante el sueño NREM y suele haber una fragmentación del sueño. el paciente se duerme. REV NEUROL 2003. Los EEG de vigilia y sueño son normales.58]: se trata de mioclonías bilaterales y repetitivas. En ocasiones. Dicha actividad se realiza con una fuerza inusitada [65]. Los episodios comienzan a partir de los nueve años. realizado con electrodos nasofaríngeos. estos episodios se acompañan de una conducta violenta y peligrosa. b) Enuresis nocturna [55. a veces. tienen lugar durante el sueño NREM y duran de 1 a 2 segundos. El mioclono nocturno de las piernas consiste en movimientos frecuentes durante la infancia que afectan a una o ambas piernas [50-52]. c) Mioclono nocturno neonatal benigno [57. brincos. muy compleja. Los episodios aparecen en racimos de sacudidas que se repiten con un intervalo de 1 a 5 segundos y que duran entre 20 y 30 minutos. a la mañana siguiente. Parasomnias relacionadas con la epilepsia. para conciliar el sueño durante la noche. Peled et al [62] han observado EEG ictales caracterizados por descargas de complejos K paroxísticos. sonambulismo. a continuación. Su naturaleza es benigna. Afecta al 10% de los niños y adolescentes y suele tener una incidencia familiar. Los niños con retraso mental suelen hacer rechinar los dientes durante la vigilia. en ocasiones. gritos. Los episodios comienzan con un despertar brusco. adopción por parte del paciente. neuropatías periféricas. que es la causa de hipersomnia diurna.E. Tienen lugar sólo durante el sueño. sobre todo en el sueño NREM 388 y raramente durante la fase REM. con despertares frecuentes. No tiene valor patológico. El EEG ictal es normal y el diagnóstico diferencial con las crisis neonatales se realiza mediante la monitorización vídeo-EEG-poligrafía. Se inician en la primera semana de vida y terminan espontáneamente durante el segundo o tercer mes. intercalados con periodos de atonía mandibular. 5. d) Calambres nocturnos de las piernas: son sensaciones de dolor intenso en los músculos distales de los miembros inferiores. emisión de una lenguaje ininteligible y automatismos motores [66. de una postura distónica con temblor en las manos [62-64]. El bruxismo tiene lugar durante toda la noche y ocasiona problemas dentales y dolor de la articulación temporomaxilar [54]. Puede aparecer tras la realización de ejercicios físicos intensos y en casos de diabetes. 36 (4): 381-390 . Es más común en adultos que en niños. grito con expresión de miedo. trastornos neuromusculares. etc. A veces los despertares que se producen por esta causa hacen pensar a la familia que se trata de despertares por no poder conciliar el sueño y acuden a la consulta porque el niño no duerme. b) Errabundismo: Pedley y Guilleminault [65] han descrito este fenómeno con el nombre de ‘marcha errante nocturna’. Otras parasomnias: a) Bruxismo: el rechinar los dientes por la noche se caracteriza por movimientos parecidos a la masticación. sin rumbo fijo pero con cierto grado de intencionalidad en las acciones. con pataleo. puede mostrar actividad paroxística focal en la región temporal y brotes generalizados punta/onda a 5-6 Hz [66]. Dichas contracciones son más frecuentes durante el sueño NREM y se pueden asociar con descargas de complejos K. lo que puede provocar un gran malestar. son todos ellos trastornos raros en la infancia. con la hiperecplexia en la que las mioclonías aparecen tanto en sueño como durante la vigilia en respuesta a un estímulo por sorpresa [48]. sin que presenten ningún tipo de inflexión o emoción. Pueden ocurrir varias veces en la noche. Montagna [63] ha descrito descargas alfa en sueño lento profundo. El EEG tras privación de sueño. Los episodios suceden durante la fase 2 del sueño NREM y generalmente en la segunda mitad de la noche. 4. Se presentan de forma repetitiva. Se asocian con frecuencia a los movimientos periódicos nocturnos de las piernas. carreras y balanceo de la cabeza. que sobrevienen durante el sueño o al despertar [53]. lo que impide conciliar el sueño. terrores nocturnos o somniloquias. Tanto el EEG ictal como interictal son normales [66]. No hay antecedentes familiares de epilepsia. Las somniloquias afectan al 15% de los niños [5]. La PSG demuestra que pasa con más frecuencia durante la fase 2 del sueño NREM. con dificultad. Con cierta frecuencia son periódicos y persisten durante minutos e incluso horas. Los episodios de habla son de corta duración. pero denota una personalidad ansiosa. Se da a partir de los 5 años de edad [5] y puede provocar el miedo del niño a dormirse para no mojar la cama. con frecuencia multifocales. c) Somniloquias: son las emisiones de palabras o frases más o menos inteligibles durante el sueño. taquipnea y taquicardia. tales como errabundismo. pero puede afectar a todo el sueño.67]. Se inician entre los 10 y los 20 años y afectan más a varones que a mujeres. BAUZANO-POLEY se aprecia la contracción muscular. al que siguen una deambulación agitada. pero se ha denominado también errabundismo [5]. Es fundamental prestar atención a los siguientes aspectos: a) Despertares paroxísticos episódicos: caracterizados por un despertar brusco. Los episodios duran unos segundos y. tronco y cara. con apertura ocular. que suceden de forma rítmica o arrítmica. El diagnóstico diferencial se debe hacer con las mioclonías epilépticas. pero sí de otras parasomnias. El mioclono fragmentario se caracteriza por unas contracciones musculares bilaterales de los brazos o de las piernas de menos amplitud que las mioclonías hipnagógicas [49]. los despertares confusos o el errabundismo pueden verse acompañados de somniloquias. durante los cuales los individuos no responden a los estímulos externos. d) Otros trastornos: la tumefacción dolorosa del pene durante el sueño que aparece en fase REM afecta a todas las edades a partir de los dos meses y disminuye con la edad [37]. la hemoglobinuria paroxística nocturna [48]. Algunos estímulos (hablarles) pueden desencadenar somniloquias en personas susceptibles. en ocasiones. La actividad motora es. Algunas parasomnias. el reflujo gastroesofágico [60]. el paciente sólo tiene una vaga sensación de haber tenido un mal sueño.56]: es un trastorno consistente en la micción involuntaria durante el sueño más de tres veces al mes. La PSG muestra un breve despertar durante el sueño superficial NREM.

39. 4. Mazin MJ. Los trazados EEG interictales e ictales con electrodos de superficie son normales. Vol. Sagova V. 10: 31-50. Gastaut H. 45. 18. 1989: 121-138 2. Parmelee AH. p. Nieto M. Psychiatr Clin North Am 1987.XXXIX REUNIÓN ANUAL DE LA SENFC c) Epilepsia frontal nocturna autosómica dominante (distonía paroxística nocturna) [68]: se trata de una epilepsia del lóbulo frontal [69-71]. Stern E. Rodríguez-Barrionuevo AC. Los Angeles: UCLA Brain Information Service. Kales A. Rochester (Minn): American Sleep Disorders Association. 1990. The international classification of sleep disorders. Gibbs EL. Los Angeles: Brain Information Service. 389 . Guilleminault C. 41. and concomitant phenomena. 19. Pathologie du système nerveux et des muscles. et al. Neurological and Electroencephalographic Correlative Studies in Infancy. 1971. Parmeggiani PL. Veille. 1966. Hobart GA. 84: 595-603. 49. 48. A Manual of standardized terminology. Dement W. Bauzano-Poley E. Philadelphia: WB Saunders Co. Milk intolerance in children with persistent sleeplessness: a prospective doubleblind cross over evaluation. et al. sommeil et reactivite sensorielle chez le premature et le nouveau-ne. 1995. Dutchateau Y. Nocturnal myoclonus. 37. Sleep 1986. Aparecen generalmente durante las fases 3 y 4 del sueño NREM. Ann Rev Neurosci 1981. Bixlere O. In Thorpy MJ. Sin embargo. p. 40. techniques and criteria for scoring of states of sleep and wakefulness in newborn infants. 38: 1405-8. Stuttgart: Fischer. New York: Churchill Livingstone. Blum D. Hereditary factors in sleep walking and night terrors. Le sommeil de l’enfant et ses troubles. 10. Parámetros normales y patológicos. Dreyfus-Brisac C. Souquet M. BIBLIOGRAFÍA 1. New York: Grune and Stratton. J Neurol Neurosurg Psychiatr 1953. Regulation of physiological functions during sleep in mammals. 38. 21. Hartmann E. In: Kryger MH. Tosina-García E. Obal F. Paris: Masson. 1993. Kales A. p. 41-3. Jakin S. Ferber RA. Las crisis se inician entre los 3 y los 47 años de la vida. 1491-518. Le sommeil chez l’enfant et ses troubles. Atlas of Electroencephalography. Dement WC De. 43. Kales A. Science 1953. Electroenceph Clin Neurophysiol 1958. 803-75.): 418-40. Baltimore: Williams & Wilkins. Rodríguez-Barrionuevo AC. 3. Sleep Res 1979. 224-34. Horakova A. a la mañana siguiente tiene un vago recuerdo de lo ocurrido. In Kellaway P. Electroencefalografía neonatal. Diagnostic classification of sleep and arousal disorders. New York: Saunders. 32. Le sommeil du nouveau-ne et du premature. Electrodiagnosis in clinical neurology. 7. Roth T. Bauzano E. Charney OS. Neurological psychological and polygraphic findings in sleep drunkenness. A clinical and polygraphic study of episodic phenomena during sleep. Emde R. Brainstem control of the events of REM sleep. Dement WC. J Exp Psychol 1937. Rebuffat E. 1995. 33. Veille. 28. Mozin MJ. Calowell AB. 2 ed. 67-117. MA: Addison-Wesley. Barcelona. Diagnostic Classification Steering Committee. 6 (Suppl. 8. Produce un despertar brusco con posturas distónicas y movimientos que desaparecen rápidamente. eds. Harvey EN. Neuropsychiatr Enfance Adolesc 1980. Paris: Maloine. 6. Behavioral ‘insomnia’ in the child. EEG in clinical practice. 1989. Boston: Butterworth-Heinemann. Muller MF. Los Angeles: UCLA BRI/BIS. I Congreso Nacional de Neuropediatría. Philadelphia: Saunders. intensified ‘hypnic jerks’ and hypnagogic foot tremors: three unusual sleep related movement disorders In Koella WP. Neurology of the newborn. 1982. Rebuffat E. 36. 47. Barcelona: César Viguera. Monod N. ed. Paroubkova D. Akiyama Y. Difficulty in initiating and maintainig sleep associated with cow’s milk allergy in infants. 1964. Diagnostic and coding manual. 37: 1406-10. Govinsky P. eds. Neonatal and paediatric electroencephalography. Ellingson RJ. Sottiaux M. Volpe JJ. In Kryger MH. Paediatrics 1989. 5. Villeneuve A. Principles and Practice of Sleep Medicine. 27. 16: 116-7.): 425-31. Electroencefalografía neonatal. 29. The bioelectrical development of the central nervous system during early life. Human development. In Falkner F. Dreyfus-Brisac C. Soldatos CR. Cerebral states during sleep. Psychiatrie. 137: 111-8. Richardson G. 31. Lopes da Silva F. Sanson-Dolfus D. Sleep 1983. Estivill-Sancho E. 11. 13. p. In Niedermeyer E. Insomniac children. Villard De R. Symonds. Activité electrique cerebrale du nourrison. 1994. Lydic R. 15. Weitzmann ED. 9: 70-7. Braconnier A. Aserninsky E. Normal and abnormal development of walking and sleeping patterns. Delayed sleep phase syndrome: a biological rhythm disorder. Lombroso CT. Experientia 1982. Schoene WC. eds. Electroenceph Clin Neurophysiol 1957. Loomis AI. et al. La duración del episodio es de alrededor de un minuto y puede ocurrir con una frecuencia de más de 20 crisis en la noche. Kahn A. 1988. Dev Med Child Neurol 1967. Sonambulism: clinical characteristics and personality patterns. Aunque el paciente parece estar despierto durante la crisis. 17. clinical applications and related fields. 1986. C. p. Rechtschaffen A. Arch Gen Psychiatry 1980. 8: 281-307. Sleep 1981. Reading. 4. Broughton R. 904-9. Sleep and its disorders. Analyse des études polygraphique chez la nouveau-ne a terme. Gibbs FA. Billiard M. 8: 208. Principles and Practice of sleep Medicine. Jaén: Diputación de Jaén. Hughes JR. Correlación electroclínica. 5: 523-42. The nightmare: the physiology and biology of terrifying dreams. Weitzman ED. 12. Broughton RA. In Aminoff MJ. Br J Psychiatry 1980. Mazet PH. eds. Regularly occurring periods of eye motility. Fischgold H. 28: 222-4. Nevsimalova S. 30. 186-207. 1968. no es consciente. Clinical handbook of sleep disorders. Peraita R. Czeisler CA.72]. 209. Basic mechanisms of sleep-wake states. Montilla J. Dement WC. 1980. 1984. ed. p. The startle disease or hyperekplexia: pathological surprise reactions. 6 (Suppl. Sleep problems in children and their relationship with early disturbance of the waking-sleeping rhythms. Jactatio capitis nocturna. 1990. p. Chevalier A. Weber G. Sleep 1979. Arch Suisse Neurol Neuroch Psych 1981. Michel F. CR Soc Biolog 1959. Moore-Ede MC. 648-54. Sausse S. Le sommeil normal et pathologique. 44. 16. as studied by human brain potentials. 129: 209-22. Pollak C. p. 6: 47-51. p. Jones BE. Schultz M. 21: 127-44. In Perelman R. Wenner WH. 1994. 286-305. Sleeps states in premature infants. Soldatos CR. Neurología neonatal. 46. Dreyfus-Brisac C. Schulz H. Dixon KN. p. Vertes RP. techniques and scoring system for sleep stages of human subjects. 22. Kahn A. 1996. 42: 307-28. REV NEUROL 2003. 42. Ladda RL. Petersen I. Anders T. 22: 241-88. Gastaut H. 14. Recent Adv Biol Psychiatry 1965. Biol Neonat 1965. 1976. ed. Roth J. Boston: ButterworthHeinemann. In Gómez MR. 10: 116-21. New York: Basic Books. Thorpy MJ. El sueño en la infancia y sus trastornos. 1978. Mesa Redonda de Neurología Neonatal. Paris: PUF. 7: 197-221. Le somnambulisme de l’enfant. Casimir G. 153: 1024-8. Electroenceph Clin Neurophysiol 1956. 35. 10: 641-53. 24. eds. Sleep 1987. Monroe LJ. 4: 313-8. during sleep. Suprachiasmatic region of the human hypotalamus: homolog to the primate circadian pace-maker? Sleep 1980. después de los cuales el paciente vuelve a dormirse. ed. Progress in Neurobiology 1984. Neurología y neuropsicología pediátrica. Maillet J. Association of Sleep Disorders Center. 20. 26. Sleep Disorders Classification Committee. 118: 273-4. Bol Soc Cat Pediatr 1982. 34. Coleman R. Scoring system for infants during the firts year of life. Tharp BR. Sleep Research. 1997. Dreyfus-Brisac C. Jouvet M. Pathological fragmentary myoclonus. 23. Tallada-Serra MM. Parmelee A. Dalery J. Neonatal EEG polygraphy in normal and abnormal newborn. Culebras A. 36 (4): 381-390 25. The electroencephalogram of the prenature infant and full-term newborn. Pajot N. Monod N. En registros con electrodos profundos se observan focos de puntas en la región frontal orbitofrontal [66. A manual of standardized terminology. J Neurol Sci 1967. Electroencephalography basis principles. Salzarulo P. 2: 355-361. Courjon J. sommeil et reactivite chez le nouveaune a terme. 4: 381-417. 2: 1-137. 9. Philadelphia: Saunders. Kleitman N. Czeisler C. Sur un stade d’activité électrique cérebrale au cours du sommeil physiologique. EEGs of normal fullterm newborns immediately after birth with observations on arousal and visual evoked responses. Academic address. Roth B.

Neurophysiol Clin 1990. A insónia é uma perturbação que se apresenta como uma dificuldade para iniciar ou manter o sono. 60. Perante esta situação. II European Congress on Sleep Research 1974. 66. Montagna P. Lugaresi E. La causa más habitual del insomnio es ambiental. Infancia. Trans Amer Neurol Assoc 1978. Recent sleep research on enuresis nocturna. Sleep 1988. Weiner JH. Peled R. 72. Beall GN. Ann Neurol 1977. 52. Perturbações do sono. 61. 36: 381-90] Palavras chave. Lugaresi E. 68. Chambers HL. Kales A. Paroxysmal awakenings from sleep associated with excessive daytime somnolence: a form of nocturnal epilepsy. Lopes-Cendes L. Mento G. Acta Med Scand 1968. A etiologia da insónia infantil apresenta causas multifactoriais. Resnick TJ. 67. A review of dissociative awakening disorders in slow wave sleep. 56. Sleep studies in asthmatic adults: Relationships of attacks to sleep stage and time of night. para diferenciar entre el auténtico insomnio y otros trastornos del sueño y para su resolución. Montagna P. 20: 217-9. Weitzman ED. 49: 375-80. 343: 515-7. Lancet 1994. Schmitt BD. Coulter DL. Conclusões. Este trabajo revisa las causas del insomnio en el niño y trata de poner en evidencia la dificultad del diagnóstico diferencial en relación con otros trastornos del sueño. Cirignotta F. 390 REV NEUROL 2003. Kales JD. Periodic nocturnal myoclonus in a wide variety of sleep-wake disorders. De Domenico P. Anderman F. 54. Scheffer IE. 70. 1975. JAMA 1980. el diagnóstico del insomnio infantil se basa en determinar un diagnóstico diferencial con parasomnias. Insomnio. Marsden CD. 18: 61-73. En el niño. diferenciação entre a insónia autêntica e outras perturbações do sono e na sua resolução. 11: 156-61. La etiología del insomnio infantil presenta causas multifactoriales. Destructive bruxism: sleep stage relationship. Tinuper P. Pedley TA. Parasónias. 36 (4): 381-390 . Lugaresi E. Moshe SL. Coccagna G. A insónia apresenta-se como um desequilíbrio entre a inibição dos sistemas que mantêm o estado de vigília e aqueles outros encarregados de activar os sistemas geradores do sono. Silvestri R. Rosenberg RS. Montagna P. 64. Episodic nocturnal wanderings responsive to anticonvulsivant drug therapy. Bhatia KP. 23: 289. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1967. Sforza E. 59. Para poder comprender y diagnosticar el insomnio en la infancia es necesario conocer los mecanismos que intervienen en la génesis de la vigilia y del sueño y considerar la existencia de otros tipos de trastornos. El insomnio se presenta como un desequilibrio entre la inhibición de los sistemas que mantienen el estado de vigilia y de aquellos otros encargados de activar los sistemas generadores del sueño. Este trabalho revê as causas da insónia na criança e procura evidenciar a dificuldade do diagnóstico diferencial em relação a outras perturbações do sono. Symonds nocturnal myoclonus. Dement WC. 100: 19-21. Para poder compreender e diagnosticar a insónia na infância. 43: 266-8. como uma inadequação entre o ritmo da necessidade de sono própria da criança e o seu ambiente familiar e social. Marsden CD. [REV NEUROL 2003. 36: 381-90] Palabras claves. 103: 230-3. Nocturnal paroxysmal dystonia. Benign neonatal myoclonus. Bhatia KP. Orr WC. Berti Ceroni G. Weiner HL. Autosomal dominant nocturnal frontal lobe epilepsy: a distinctive clinical disorder. debido a la influencia que el ambiente y la conducta del niño tienen sobre el sueño. 57. Guilleminault C. 53. Hypnogenic paroxysmal dystonia: epileptic seizure or a new syndrome? Sleep 1981. sleep terrors and confusional arousals. El insomnio infantil aparece. Arch Neurol 1982. 51. Raynal D. Ware JC. Hansen NE. Gambi D. Nocturnal paroxysmal dystonia and nocturnal wandering. é necessário conhecer os mecanismos que intervêm na génese da vigília e do sono. Desarrollo. El insomnio es un trastorno que se presenta como una dificultad para iniciar o mantener el sueño. Lavie P. 41: 164-73. perturbações motoras do sono e do despertar. Fisch DR. Arch Neurol 1986. Lugaresi E. 42: 61-7. Maselli RA. 55. 62. Neurology 1992. Roma/Basel: Kargel. Pollack CP. Sleep related plasma hemoglobin levels in paroxysmal nocturnal hemoglobinuria. Montagna P. este desequilibrio depende de la situación de inmadurez funcional propia de cada edad. Trastornos del sueño. Objetivo. Sleep-related periodic myoclonus in patients complaining of insomnia. Ante esta situación.E. Lopes-Cendes L. trastornos motores del sueño y del despertar. Benign neonatal sleep myoclonus: Relationship to sleep states. Sleep 1988. Weitzman ED. Anderman F. o diagnóstico da insónia infantil baseia-se na determinação do diagnóstico diferencial com parasónias. Nocturnal leg muscle cramps. devido à influência que o ambiente e o comportamento da criança exercem sobre o sono. Scheffer IE. 65. Cirignotta F. Casella C. Parasomnias. 39:191-2. Rugh J. Ped Clin 1982. 71. e considerar a existência de outros tipos de perturbações. Neurology 1990. 2: 30-5. Nocturnal paroxysmal dystonia with atypical short-lasting attacks. Jacobson A. Brain 1995. Nocturnal enuresis: an update on treatment. Autosomal dominant frontal epilepsy misdiagnosed as sleep disorder. conductual y de orden psicológico. 42: 61-7. Broughton R. Objectivo. Insónia. Trans Am Neurol Assoc 1975. Coleman RM. este desequilíbrio depende da situação de imaturidade funcional própria de cada idade. 69. Nocturnal paroxysmal dystonia and nocturnal wandering. Johnson LF. Neurology 1986. J Allergy 1968. 36: 95-8. BAUZANO-POLEY 50. Na criança. comportamental e de ordem psicológica. Episodic nocturnal wanderings in nonepileptic young patients. Cirignotta F. más que como una falta de sueño. Robinson MG. Desenvolvimento. J Neurol Neurosurg Psychiat 1986. A insónia infantil aparece como mais do que uma falta de sono. Fisch DR. A insónia infantil apresenta problemas na identificação das suas causas. [REV NEUROL 2003. Acid clearance during sleep in the pathogenesis of reflux esophagitis. EL INSOMNIO EN LA INFANCIA Resumen. Di Perri R. Infância. A INSÓNIA NA INFÂNCIA Resumo. sleep walking. 63. como una falta de adecuación entre el ritmo y la necesidad de sueño propia del niño y su entorno familiar y social. Allen RJ. 11: 171-2. 58. El insomnio infantil plantea problemas para identificar sus causas. 29: 21-35. Dig Dis Sci 1981. Guilleminault C. Poppi M. Gastaut H. Bajor GF. Spire JP. 26: 423-7. Neurology 1992. Conclusiones. 40: 1063-6. Perotta L. 184: 547-9. A causa mais habitual da insónia é ambiental. Paroxysmal arousals during sleep. 4: 129-38. 244: 2332-3.