En   el   contexto   de   un   nuevo   allanamiento   llamado   "Operación   Lumague",   realizado   en   las  

comunidades  mapuche  del  sector  Tres  Cerros  y  Lleupeco  de  la  comuna  de  Padre  Las  Casas,   Región  
de   la   Araucanía,   es   muy   importante   que   asumamos   la   solidaridad   más   amplia   hacia   el   Pueblo  
Mapuche  y  sus  reivindicaciones  históricas.    
Los   Pueblos   originarios   y   su   histórica   demanda   territorial,   social   y   política,   asumida   como  
conflictividad   por   el   Estado   chileno,   se   ha   dado   y   se   materializa   en   el   empobrecimiento   de   las  
comunidades,  debido  al  proceso  de  “reducción  de  sus  dominios  territoriales”  y  por  el  usufructo  y  
enriquecimiento  ilimitado  de  los  colonos  y  particulares  que,  bajo  la  acción  permisiva  del  Estado,  se  
adueñaron   de   gran   parte   de   tierras   y   territorio   mapuche,   conformando   la   causa   directa   de   la  
“deuda  histórica”  que  el  Estado  Chileno  mantiene  con  los  Pueblos  Originarios.    
A  causa  de  esto  entendemos  que  debe  establecerse  un  nuevo  trato,  la  violencia  con  la  que  se  trata  
a   las   comunidades   ha   traspasado   todos   los   límites   de   lo   posible,   por   lo   mismo   rechazamos   con  
firmeza   el   allanamiento   desproporcionado   que   pone   en   marcha   la   Fiscalía   esta   vez   a   través   del  
equipo  de  Reacción  Táctica  de  la  policía  civil,  en  la  madrugada,  a  comunidades  indígenas.    
Nos  parece  preocupante  además,  la  forma  en  cómo  se  obtuvo  el  relato  de  José  Manuel  Peralino  
Huinca   quien   afirmó   haber   sido   amenazado   y   extorsionado   por   parte   de   la   Policía   de  
Investigaciones   para   entregar   la   confesión   inicial   que   permitió   continuar   con   las   pesquisas   que  
terminaron  en  la  "Operación  Lumague"  y  tomar  detenidos  a  11  personas.  Es  muy  grave  que  una  
investigación   se   base   en   testimonios   recogidos   de   esta   manera,   ya   que   esto   atenta   gravemente  
con  el  debido  proceso  y  con  la  rigurosidad  que  se  espera  de  un  órgano  del  Estado.  
 
Dentro  de  los  11  detenidos  se  encuentra  una  autoridad  tradicional,  la  Machi  Francisca  Linconao,  
quien   ya   había   enfrentado   un   juicio   siendo   absuelta   de   éste.   Además   cuenta   con   un   fallo   en  
primera   instancia   favorable   en   relación   a   una   demanda   civil   contra   el   Estado   de   Chile,   por   la  
vulneración  de  derechos  como  autoridad  tradicional.  Esta  situación  también  nos  hace  denunciar  la  
falta  de  prolijidad  al  momento  de  investigar  por  parte  de  la  fiscalía  puesto  que  ella  fue  investigada  
y   desestimada   de   su   participación   en   lo   que   se   le   acusaba.   Es   preocupante   que   una   autoridad  
ancestral   se   encuentre   privada   de   libertad,   expone   su   salud   física   y   espiritual,   y   más   aún   a   la   salud  
y  equilibrio  del  propio  Pueblo  Mapuche.    
 
Condenamos  que   los   medios   de   comunicación  hegemónicos   históricamente  han  contribuido  a  la  
criminalización   del   Pueblo   Mapuche   entregando   información   errónea,   instalando   supuestas  
verdades   olvidando   que   la   libertad   de   prensa   exige   de   los   medios,   la   seriedad   y   el   respeto,   y   el  
manejo  objetivo  los  sucesos  que  acaecen  en  la  Araucanía.    
 
Finalmente   queremos   denunciar   el   intento   de   la   derecha   para   aprobar   la   idea   de   legislar  
modificando  la  Ley  Antiterrorista  y  la  Ley  de  Seguridad  Interior  del  Estado  que  solo  busca  facilitar  
la   recolección   de   información   mediante   agentes   encubiertos,   a   los   cuales   se   les   exime   de  
responsabilidad   criminal   en   la   perpetración   de   delitos,   repone   la   idea   de   los   fiscales   ad-­‐hoc   y   el  
secreto  de  sumario.    

 

 
Serán   dos   meses   duros   e   injustos   de   prisión   preventiva,   por   lo   mismo   hacemos   un   llamado   a   la  
seriedad   en   las   distintas   instituciones   del   Estado   para   abordar   esta   problemática   de   una  
perspectiva   política,   profundamente   democrática   y   terminando   con   la   criminalización   y  
militarización   de   las   tierras   ancestrales.   No   olvidar   que   por   dos   meses   de   prisión   preventiva   el  
Pueblo  Mapuche  tiene  11  Presos  políticos  que  necesitan  de  nuestra  energía  para  seguir  en  la  lucha  
por  una  vida  digna  y  de  acuerdo  a  su  cosmovisión  que  es  vivir  en  paz.    
 
JUVENTUDES  COMUNISTAS  DE  CHILE  
COMITÉ  CENTRAL  
COMISIÓN  NACIONAL  DE  PUEBLOS  ORIGINARIOS