22 ESCUELA Núm. 3.

862 (598)

autonomías

15 de abril de 2010

Euskadi
ENTREVISTA A ISIDRO VIDAL

“La base de la ‘tecnofobia’ reside en el rechazo a las metodologías activas”
AMAIA SANTANA Después de que el pasado 15 de marzo el lehendakari Patxi López inaugurase la puesta en marcha del programa Eskola 2.0 en la escuela Dumboa de Irún (Gipuzkoa), la fase de dotación tecnológica -distribución de los ordenadores portátiles y las pizarras interactivas, entre otros-, se considera completada “prácticamente al 100%”. En la actualidad, se está trabajando en el aumento del ancho de banda a seis Megas, todo ello para que el alumnado disponga de una buena conexión a Internet que permita desarrollar “proyectos interesantes”. Para Isidro Vidal, colaborador y experto en Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en el ambicioso proyecto del ejecutivo vasco, “la tecnología en sí no garantiza un cambio en la educación, pero facilitará el desarrollo de metodologías basadas en el concepto ‘aprender a aprender’ y en el trabajo colaborativo”. En definitiva, se trata de impulsar “un cambio de rol” en la enseñanza, de manera que el alumnado “se convierta en el protagonista de su aprendizaje”. Uno de los lemas del programa Eskola 2.0 es “Estamos en camino”. ¿En qué punto se encuentran? Continuamos en la fase de formación del profesorado, que se inició en octubre del pasado año. Eskola 2.0 se sostiene sobre cuatro patas: formación, tecnología, conectividad y contenidos digitales. La coordinación entre estos ámbitos es esencial para que el proyecto funcione, y creo que la formación es la guía de todo el proceso. Los asesores TIC en los berritzegunes (centros de apoyo al profesorado) son los responsables de la formación, quienes cuentan a su vez con la colaboración de la consultoría Itinerarium, dedicada a la dinamización de redes educativas a través de Internet y a las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento (TAC). Los cursos, de carácter obligatorio, se dirigen a los tutores de 5º de Primaria, docentes de Inglés y pedagogos terapéuticos. La formación se imparte en los propios berritzegunes, en el marco de los seminarios TIC, dos horas a la semana. Los cursos varían en función del nivel de cada alumno: básico, medio o avanzado. Se enseña desde la gestión del correo electrónico hasta la elaboración de blogs y wikis educativos. Con el tiempo, reduciremos el carácter presencial de los cursos en pro de una formación más virtual, que permita al profesorado trabajar de manera telemática y crear redes con docentes de otros centros. ¿Qué hay del resto del profesorado? ¿Contemplan algún plan de formación para los tutores y tutoras de 4º o 6º, por ejemplo?

Perfil

I

sidro Vidal (Sestao, 1953) es profesor, y durante los últimos 13 años ha impartido Música e Informática en el primer ciclo de ESO en el IES Julio Caro Baroja de Getxo (Bizkaia). Es autor entre otros blogs de ‘Hitzez’ (http://ividal.com/ joomla) y ‘Cómo hacer un blog docente’ (http://blogdocente10.wordpress.com/), basado en el curso que imparte en el Centro de Profesores y de Recursos de Logroño, que este año ha celebrado su quinta edición. Vicepresidente de la plataforma Aulablog y miembro de la red Ikasbloggers, también es coordinador del Premio Espiral Edublogs. En la actualidad, trabaja como colaborador TIC para el programa Eskola 2.0 del gobierno vasco.

“La tecnología en sí no garantiza un cambio en la educación, pero facilitará el desarrollo de metodologías basadas en el concepto ‘aprender a aprender’ y en el trabajo colaborativo”
El curso que viene, los tutores y tutoras de 5º curso continuarán recibiendo formación en 6º, y nos gustaría profundizar en la coordinación de estrategias online. El resto del profesorado tiene la opción de ‘reciclarse’ a través de los planes de innovación del Departamento de Educación, así como de los cursos del plan Garatu, que lleva ‘digitalizando’ al personal docente desde hace tiempo. ¿Cuál es la pata que más cojea del programa? La de los contenidos digitales. No por falta de material, que lo hay, pero es necesario estructurarlo debidamente. El Departamento de Educación ha presentado una convocatoria por valor de un millón de euros por la cual cada una de las seis empresas seleccionadas está preparando 15 unidades didácticas trilingües. Denominados ‘Objetos Digitales Educativos’ (ODE), su principal ventaja reside en que el profesorado puede editar su propia unidad didáctica. Asimismo, la participación en la plataforma Agrega (http://www.proyectoagrega.es) permite intercambiar materiales digitales con las comunidades autónomas, y de esta manera podremos compartir contenidos en euskera con Navarra. ¿De qué manera ha afectado la llegada de Eskola 2.0 a la dinámica de los berritzegunes? Se ha dado un cambio significativo, y lo han notado especialmente los asesores TIC, pues se dedican de manera exclusiva al programa y ello implica que no puedan desarrollar otro tipo de tareas en el centro. En los colegios también se han producido alteraciones y se han vivido momentos de tensión al inicio, pues se han tomado decisiones en muy poco tiempo en materia de coordinación, horarios... El movimiento de personal docente para cubrir las horas de los docentes ‘liberados’ para la formación ha sido considerable. Por suerte, el contacto semanal con los asesores del berritzegune ha ayudado a estabilizar la situación y aquellos docentes que se mostraban reticentes al inicio comienzan a apreciar ahora las posibilidades que ofrece el programa. Pese a todo, existe un sector ‘eskolaescéptico’ que no acaba de ver los beneficios... Soy optimista por naturaleza y creo en la utopía, entendida esta no como algo distante e irreal sino como el referente en torno al cual diseñamos las estrategias de aprendizaje. En mi opinión, los procesos de cambio poseen un componente utópico que no deberíamos perder. Siempre cito un artículo de la bloguera, profesora y amiga mía Tíscar Lara, donde rehúsa utilizar los términos ‘nativo’ o ‘inmigrante digital’. En su lugar, ella propone referirse a ‘peregrinos digitales’, pues en su opinión todos -profesorado y alumnado-, nos encontramos en el mismo camino, aunque cada persona esté en una fase distinta. La tecnología inunda todo y creo que es prácticamente imposible vivir ajeno a ella. Forma parte de la vida cotidiana y, por tanto, la escuela no puede permanecer aislada. Sospecho que la base de la ‘tecnofobia’ reside en el rechazo a las metodologías activas. Cada vez existen más posibilidades de acceder a la información y trabajar la misma, lo que facilitará un cambio de rol en la enseñanza. El docente dejará de ser “el que más sabe” para convertirse en el acompañante de un proceso de aprendizaje en el que el alumno es el verdadero protagonista. En cuanto al alumnado, ¿qué medidas de seguridad adoptarán para evitar los posibles riesgos de Internet? Pese a que en teoría el alumnado es considerado ‘nativo digital’, necesita recibir formación para moverse con seguridad por la Red, para saber cómo comportarse en las redes sociales, de las que son usuarios compulsivos. La educación debe aprovechar las posibilidades educativas que ofrecen las redes sociales, más allá del componente lúdico o de colegueo. Por otro lado, considero que la misma Red aporta herramientas para proteger nuestra privacidad y defendernos de la invasión informativa. Todos los servidores de Internet en los centros educativos cuentan con mecanismos de control, de manera que ante determinadas páginas, la Red se bloquea.

¿Pero cómo controlará el docente lo que hace el escolar con el ordenador? Me parece curiosa la controversia acerca de si el docente podrá controlar lo que hacen sus alumnos. Estoy seguro de que lo hacían antes y lo harán también ahora. Siempre habrá un escolar que se despiste y que en lugar de prestar atención haga dibujitos. Lo que cambiará es que esos garabatos los hará en el ordenador en lugar de hacerlo en el cuaderno. Por eso es tan importante enseñarles un ‘manual de instrucciones’ para navegar. Deben ser conscientes, por ejemplo, de que siempre dejamos una huella o ‘rastro digital’, aprender a no facilitar datos personales, cómo ocultarlos o evitar contactos no deseados... Aspectos que muchos adultos también desconocemos. Los docentes tenemos que enseñar estas pautas del mismo modo que impartimos Matemáticas o Conocimiento del Medio. En todo caso, prohibir el uso de estas herramientas no es la solución, porque las van a utilizar, sea en la escuela o fuera de ella. Por último, ¿qué obstáculos se encontrará Eskola 2.0 en el camino? Probablemente el mayor obstáculo sea la conectividad. Es necesario un buen ancho de banda que garantice la conexión a Internet en todos los centros. De todos modos, observo más beneficios que obstáculos. El mero hecho de disponer de un ordenador portátil por alumno supone un gran avance, ya que pasamos de tener una única aula de informática al aula digitalizada, donde el ordenador es un recurso más. Con todo, la tecnología en sí no garantiza un cambio en la educación, pero facilitará el desarrollo de metodologías basadas en el concepto ‘aprender a aprender’ y en el trabajo colaborativo.