You are on page 1of 26

Módulo 2

Unidad 4
Lectura 4

Materia: Historia Social Latinoamericana
Profesor: Lic. Florencia Palacios.

El auge del nacionalismo como ideal político, la doctrina de desarrollo
económico con la ISI como herramienta para conseguir la autosustentación
de la economía y el poder cada vez mayor de los movimientos de masa y de
las FF.AA., muchas veces apoyadas por Estados Unidos, dentro de la escena
política forjaron la plataforma de los siguientes treinta años…1

EE.UU.
Con intereses

AMÉRICA LATINA

en la región

DOCTRINAS

CONSECUENCIAS

LA POLÍTICA DEL
GARROTE
BIG STICK

Socio-políticas

+
POLÍTICA DE

Los Desarrollos
Nacionales

LA
GUERRA FRÍA

+
POLÍTICA DE LA
ALIANZA PARA EL
PROGRESO

Que dan lugar a una relación de
DEPENDENCIA

El esquema presentado es de la autoría del Prof. Rómulo Montes, Titular de la
Cátedra en modalidad presencial.
1

Historia Social Latinoamericana – Lic. Florencia Palacios | 2

1.2. ¿cuáles fueron las causas? 2 Abarca los puntos 4. alianzas de clases y orden político. generó un contexto de convulsión permanente dentro de la vida social y política de los Estados.1 y 4.2 Los militares y los trabajadores en América Latina de la posguerra.2 del Programa.1 Formas de ciudadanía.1. 4.4. a causa del derrocamiento permanente de gobiernos elegidos a través del sufragio. 4. la inestabilidad política. Teorías y debates sobre el Estado 2 El siguiente cuadro refleja la situación de los gobiernos latinoamericanos durante el período 1930-1950.1 La inestabilidad política en la región. Florencia Palacios | 3 . 4. Pero. Como se puede apreciar a priori.1. Historia Social Latinoamericana – Lic. La época del populismo y las revoluciones. momento posterior a la 2GM y comienzo de la Guerra Fría. Los actores sociales y políticos emergentes. contexto de entreguerras.

J. durante los años ´40 comenzaron a surgir nuevos liderazgos dentro de los movimientos de masa.Fuente: Del Pozo. y de José María Velasco Ibarra (1934-35/1944-47/1952-56/195661/1968-72) en Ecuador. la imprecisión del movimiento y las características propias de cada país. a priori y siguiendo el análisis de Mackinon. de Lázaro Cárdenas (1934-40) en México. apoyando así también el nuevo modelo de desarrollo económico. En base a la pregunta anterior y en relación a este contexto. Pero… ¿cuál es el concepto de “Populismo” y qué características posee para denominar a estos gobiernos como Populistas? Hay muchas versiones y vertientes de pensadores e historiadores que se dedicaron a definir este concepto. También son considerados como populistas algunos movimientos políticos como el APRA peruano. que marcaron en cada caso la caracterización de este modo de hacer política. Editorial LOM. 2002. Florencia Palacios | 4 . de Víctor Paz Estensoro (1952-56/1960-64) y Hernán Siles Suazo (1956-60) en Bolivia. de Getulio Vargas (1930-45/1951-54) y João Goulart (1961-64) en Brasil. pero casi todos coinciden en un punto. “Historia de América Latina 1825-2001”. Historia Social Latinoamericana – Lic. liderado por Víctor Haya de la Torre o el Gaitismo colombiano. representados por los regímenes de a los gobiernos de Juan Perón en la Argentina (1946-55). De este modo es que nacen los movimientos “Populistas” en América Latina. No obstante. Santiago de Chile. con el decaimiento de la oligarquía tradicional y conservadora. fundado por Jorge Gaitán (Stanley). que intentaban hacer frente a la transformación política.

“En este sentido”. Según el texto de Mackinon. Florencia Palacios | 5 . dictaduras. en el uso cotidiano. Académicos. (Mackinon & Petrone.…es la inexactitud terminológica crónica lo que aqueja al término populismo pues sirve para referirse a una variedad de fenómenos: movilizaciones de masas (de raíces urbanas o rurales) elitistas y/o anti-elite. Las dificultades aumentan cuando estos movimientos manifiestan hostilidad hacia los intelectuales como lo han hecho muchos movimientos populistas. mecanismos de democracia directa (referéndum. Esto parece particularmente cierto en el caso del populismo. y por el idealismo de otros que han exaltado al hombre común y sus simples virtudes. En el lenguaje periodístico actual. sostiene Canovan (1981:11). (Mackinon & Petrone. 2003) En pos de aportar una mayor clarificación sobre el término. a continuación se detallarán algunas de las conceptualizaciones más relevantes de los teóricos latinoamericanos acerca de este fenómeno. Otras veces. todo lo contrario de lo que el neoliberalismo propone. Este rasgo de ambigüedad encuentra sus razones en varias fuentes. los estudios sobre el pasado revelan más sobre los autores y su presente que sobre ese pasado investigado. participación). en la relación entre el concepto y aquellos que lo construyen. un gobierno. y usa el gasto público con fines políticos. regímenes y formas de gobierno. el populismo aparece como la negación de los valores elementales de la democracia representativa al poner el énfasis en la cuestión del liderazgo “demagógico”. incluyendo dentro de ella a la elite intelectual a la que pertenecen los académicos. etc. con frecuencia éstas resultan opuestas a los sesgos liberales y progresistas de los intelectuales. a partidos políticos. en realidad. el desarrollista y el neopopulismo. reformismos. ni “clases”. Los conceptos deben ser construidos y este punto es particularmente relevante para el populismo porque una de las cuestiones recurrentes en este tema es la problemática relación entre la masa y la elite. ni siquiera “sociedad”) deambulando al azar. alienta el proceso de industrialización a través de regulaciones. es dueño de empresas. 2003). existen tres tipos de Populismo: el clásico. Por un lado. religiosos y periodistas echan mano al término para salvar el vacío cuando el objeto referido (una política. Historia Social Latinoamericana – Lic. políticas y programas de gobierno. Como todos sabemos. movimientos. utilizan el término como sinónimo de un Estado interventor y asistencialista que controla los servicios públicos. las relaciones clientelistas y la “manipulación de las masas”. para luego poder extraer una conclusión general acerca del mismo. En este caso. a la espera de que algún científico social se interese por estudiarlos. los gobiernos que siguen políticas económicas iliberales afirman con frecuencia que no están dispuestos a aplicar y/o volver a políticas “populistas". ideologías. Es decir. cuando la gente común expresa sus opiniones. Se ha dicho que. “las interpretaciones del populismo han estado fuertemente influenciadas por los resquemores de algunos intelectuales hacia lo popular y toda su progenie repulsiva. un régimen. actitudes discursivas. políticos de diversas orientaciones. Para comenzar este análisis hay que tener en cuenta el contexto y la relación de los teóricos con las diferentes corrientes de pensamiento imperantes en ese momento histórico. subsidios y protección aduanera. no existen “populismos” (ni “naciones”. una actitud) es de difícil determinación y no entra en ninguna categoría convencional.

En el primer caso. Otra línea mucho más amplia y heterogénea: línea de interpretación “histórico-estructural” vincula al populismo con el estadio de desarrollo del capitalismo latinoamericano que surge con la crisis del modelo agroexportador y del estado oligárquico. desde una óptica marxista. 2003). se denomina “Clásico” por las causas o condiciones que dieron lugar a su nacimiento.htm . Lanni. a saber: “1._ftn9 sobre todo porque el peronismo “se vio obligado a tolerar” cierta participación efectiva. Salidos de la pasividad de la mentalidad tradicional pero aún incapaz de llevar a cabo ninguna acción colectiva autónoma. ponen el acento en la reconstrucción del proceso histórico-estructural de las sociedades para entender cómo se relacionan las clases y cuál es el movimiento que en cada período las impele a la transformación. desde un perspectiva dependentista.ar/toer/txt_mackinnon_petrone. Los autores destacan el rol interventor del estado que. “los movimientos nacionales-populares” son “la forma de intervención en la vida política nacional de las capas sociales tradicionales.uba. La rigidez del sistema político y la incapacidad de los actores políticos de dirigir la crisis favorecen la emergencia de una figura carismática. si bien no es un nuevo modelo de Estado. una línea de interpretación en clave del proceso de modernización.uba. debe asumir un rol de dirección de los procesos de cambio. considera que el “Estado populista”. estas masas son vistas como potencialmente explosivas. ante la debilidad de la burguesía. Di Telia). para Germani. Este líder populista logra crear vínculos poderosos y directos con esas masas disponibles –como apoyo electoral– pero también logra atraer a los nuevos sectores modernizantes como el ejército y los industriales (Walton. 1977: 32-4). tributaria del funcionalismo._ftn10 Como los partidos existentes no pueden ofrecer posibilidades adecuadas de expresión u estas masas. Estas masas son consideradas “en disponibilidad” y su comportamiento se interpreta en términos de irracionalidad y de heteronomía (Mackinon &Petrone. en el transcurso de su movilización acelerada” (1977: 29). Dentro de esta línea interpretativa existen distintos énfasis: mientras Cardoso y Faletto. Germani. es decir.fsoc. es intervencionista y nacionalista en lo económico dentro del marco Historia Social Latinoamericana – Lic. Florencia Palacios | 6 . T. piensa al populismo como fenómeno que aparece en los países “subdesarrollados” en la transición desde la sociedad tradicional a la moderna (G.htm . 1993). se origina una verdadera situación de anomia para estos grupos cuya “disponibilidad” puede dar origen a movimientos nuevos (Germani.ar/toer/txt_mackinnon_petrone. que junto con distintas elites los recluta y manipula. Califica a estos movimientos como autoritarios (no fascistas) http://catedras. distinguiendo las distintas líneas de pensamiento entre los primeros autores que trataron el tema. cuando el grado de movilización rebasa la capacidad de los mecanismos de integración. La transición desde una mentalidad tradicional forjada en una matriz autoritaria y paternalista a una moderna basada en individuos autónomos y libres produce un estado de anomia ante la falta de canales institucionales adecuados.fsoc. http://catedras.

fenómeno que estaba opacado por las interpretaciones que hacían hincapié en la anomia y el caudillismo. ampliando el concepto de racionalidad en el comportamiento obrero ya avanzado por Murmis y Portantiero en el campo social.del capitalismo. y culmina con la metamorfosis de la política de masas en lucha de clases. despreocupados por el potencial electoral de una clase obrera descontenta. introducir otro criterio de racionalidad: el del reforzamiento de la cohesión y la solidaridad de las masas obreras. Rechazando el marco dicotómico de la Teoría de la Modernización y poniendo el énfasis en la racionalidad de las masas. que comparten algunos rasgos generales de los autores anteriores. el criterio de racionalidad está basado en la maximización de los beneficios en el plano material. Touraine sostiene que el populismo es la identificación del movimiento con el Estado y por eso se define mejor como una política de integración nacional (Mackinon &Petrone. en Argentina y en distinto grado en América Latina. Weffort y Torre. para incluir también en el análisis el campo de la política. Vilas afirma que el populismo es el resultado de un intenso y masivo proceso de movilización social que se expresa en una acelerada urbanización. para comprender la identificación política con Perón es necesario. Murmis. A medida que estas clases flotantes convergieron en una nueva alianza vertical constituyendo un nuevo bloque histórico. en el interés de clase de los trabajadores. Florencia Palacios | 7 . 2003). Murmis y Portantiero recuperaron la racionalidad del comportamiento de los obreros. en la consolidación del Estado nacional y en la ampliación de su gravitación política y económica. De este modo. 1992: 246-8) (Mackinon & Petrone. 2003). Dentro de un contexto de revalorización del peronismo desde la izquierda. Murmis y Portantiero volvieron su mirada hacia una base estructural alternativa de las relaciones sociales: la construcción y deconstrucción de alianzas en la sociedad civil. Por su parte. capitalistas industriales débiles y clases trabajadoras marginadas fueron canalizados en movimientos nacional-populares más que en movimientos de base clasista. Por un lado. desde la perspectiva del interés de clase. Historia Social Latinoamericana – Lic. Aquí se ubican: Murmis y Portantiero. Portantiero. en el impulso a un desarrollo económico de tipo extensivo. Weffort y Torre (aunque con preguntas distintas según la época) analizan al populismo como un fenómeno que resulta de la crisis de hegemonía: el populismo sería la expresión de una alianza en la que ninguna clase tiene la fuerza suficiente como para romper con la oligarquía y llevar adelante un proyecto hegemónico propio. El problema radicaba en la peculiar disposición de la clase capitalista industrial y en un movimiento sindical cercado por gobiernos ilegítimos. Centrándose en el papel que jugó la vieja guardia sindical en el acercamiento de las masas a Perón. afirma. Otros autores. desafiaron la decadente hegemonía de la vieja elite terrateniente (Adelman. centran su análisis del populismo en la crisis de hegemonía. Torre (1990) se propone recuperar la problemática de la doble realidad de la acción de masas. por otro.

relacionada a su vez con procesos socio- Historia Social Latinoamericana – Lic. Fausto Boris. en cierto sentido. Postulando la noción de “Estado de compromiso”. El autor aduce que este equilibrio inestable entre los grupos dominantes y. Tamarin. el populismo fue la expresión del período de crisis de la oligarquía y el liberalismo. Estos autores realizan estudios monográficos que hacen hincapié en las oportunidades y las restricciones que rodean a las distintas clases o sectores sociales. la constitución de los sujetos y los sentidos que tienen para los actores sociales las experiencias vividas y French que se centra en el estudio de la compleja red de alianzas. Horowitz. del proceso de democratización del estado.De esta manera. de la dependencia social de los grupos de clase media. es el de los coyunturalistas (Adelman.ejercía con exclusividad el poder ni tenía aseguradas las funciones de hegemonía política. la única fuente de legitimidad posible para el propio Estado. también amplio y heterogéneo. Doyon. sino un fin en sí mismo: la consolidación de la identidad política colectiva de los sujetos implicados (Mackinon & Petrone. El tercer grupo. en particular a los trabajadores. en determinadas coyunturas históricas y cuestionan las explicaciones que remiten los orígenes del populismo al pasado prepopulista de América Latina. como expresión del conjunto de la clase dominante. French. Matsushita. este "Estado cíe compromiso". Murilo De Carvalho. Para Weffort (1968b). entre ellos James. los grupos menos vinculados a la exportación. Florencia Palacios | 8 . 1992): James. Pero. básicamente. tuviera que moverse dentro de una complicada red de compromisos y conciliaciones entre intereses diferentes y a veces contradictorios. Weffort sostiene que la derrota de las oligarquías no afectó de manera decisiva el control que ellas mantenían sobre los sectores básicos de la economía. que destaca la cultura social y política de la clase. es expresión de la prolongada crisis agraria. Esto llevó a que el nuevo gobierno. el populismo fue la expresión de la irrupción de las clases populares en el proceso de desarrollo urbano e industrial de esos decenios. Así. única fuente social posible de poder personal autónomo para el gobernante y. Existen distintas inclinaciones y corrientes en este grupo. Ninguno de los grupos participantes las clases medias. los sectores vinculados a la agricultura del café. que es al mismo tiempo un Estado de masas. y una de las manifestaciones de las debilidades políticas de los grupos dominantes urbanos al intentar sustituir a la oligarquía en las funciones de dominio político. luego de la rebelión de 1930. 2003). el control de las funciones políticas. Adelman. que aborda el fenómeno desde el proceso de crisis política y desarrollo económico que se abre con la revolución de 1930 en Brasil. de la dependencia social y económica cíe la burguesía industrial y de la creciente presión popular (Mackinon & Petrone. la acción política deviene no un medio para aumentar las ventajas materiales. 2003). constituye uno de los rasgos notorios de la política brasileña del periodo. sobre todo. esta incapacidad de cualquiera de ellos de asumir.

los sentidos que tienen para los actores sociales las experiencias vividas. James afirma que en cualquier práctica política existe un momento populista que se convierte en una estrategia de interpelación a los actores sociales y políticos (y que puede desembocar en experiencias que apunten en diferentes direcciones). Siguiendo a Laclau. 2003). la constitución de los sujetos. En este sentido. existe un momento necesario donde se recurre al populismo como interpelación para rearticular el sistema político y equilibrarlo. Worsley). está condenado a ser una experiencia ineficaz sin ninguna influencia en las masas (Mackinon & Petrone. Florencia Palacios | 9 . Rechazando la tendencia a estudiar el populismo como un fenómeno patológico y disfuncional que explica y/o ilustra el desvío del camino normal de la modernización. que la relación entre socialismo y populismo es. 2003). el populismo comienza cuando los elementos popular-democráticos se presentan como opción antagónica frente a la ideología del bloque dominante. un momento en que los actores deciden construir sus propias alternativas. la lucha de la clase obrera por su hegemonía consiste en lograr el máximo posible de fusión entre ideología popular-democrática e ideología Historia Social Latinoamericana – Lic. para asegurar su hegemonía. un sector de ella puede hacer un llamamiento directo a las masas para desarrollar su antagonismo frente al estado como en el nazismo) y un populismo de las clases dominadas (en la contienda ideológica.económicos que crearon distintas dinámicas y posibilidades de alianzas entre las clases (Mackinon &Petrone. Se puede agregar una cuarta línea interpretativa. una de ruptura” (Mackinon & Petrone. si no tiene su momento populista. que ubica la especificidad del populismo en el plano del discurso ideológico (Laclau. desde la noción gramsciana de construcción de una voluntad nacional y popular. una transformación sustancial del bloque de poder para que el populismo sea posible. James subraya la necesidad de entender los movimientos populistas desde la óptica de los actores involucrados como un momento crucial para la participación y actuación social en el sistema político. integrando a las masas. Cualquier proyecto antihegemónico de transformación total. Según la tesis de Laclau. también se deben vincular estas experiencias subjetivas con aspectos estructurales que caractericen al estado. puede existir un populismo de las clases dominantes (por ejemplo si el bloque dominante está en crisis. la cultura y la historia. sobre todo. Mientras Laclau sostiene que lo que transforma a un discurso ideológico en populista es la articulación de las interpelaciones popular-democráticas como conjunto sintético-antagónico respecto a la ideología dominante y que existe una relación de continuidad entre populismo y socialismo. 2003). De Ipola y Portantiero argumentan. de Ipola. Taguieff. Daniel James (1990) analiza las experiencias populistas desde una perspectiva que desmenuza las condiciones subjetivas del movimiento social. definida más bien desde su método de análisis. Basta que una clase o fracción de clase requiera. En otras palabras. El autor sostiene que esto no significa restringirse a los aspectos psicosociales.

y la crisis del transformismo. poder parlamentario y hegemonía terrateniente se transformaron en sinónimos en América Latina. El positivismo fue la influencia filosófica que sistematizó en un todo homogéneo estos distintos elementos (Mackinon &Petrone. industrialismo. c) la ideología liberal estuvo articulada al “europeísmo”. la escisión entre liberalismo y democracia llega a ser completa. ligada con una reforma intelectual y moral. Laclau se pregunta: ¿por qué a partir de 1930 en América Latina los discursos ideológicos de movimientos políticos de orientación y base social muy distintas debieron recurrir crecientemente al populismo. Florencia Palacios | 10 . b) durante este período. d) fue una ideología consecuentemente antipersonalista recelosa de los caudillos que establecieron contacto directo con las masas prescindiendo de las maquinarias políticas locales de base clientelística. explica el campo al que la ideología liberal estuvo articulada: a) el liberalismo en sus comienzos tuvo poca capacidad de absorber la ideología democrática de las masas: democracia y liberalismo estuvieron enfrentados. Basándose en Gramsci. el liberalismo estaba connotativamente articulado al desarrollo económico y al progreso material como valores positivos. este proceso es el de la construcción de hegemonía. oscurantismo y estancamiento. nacionalismo. los movimientos de Mao. resultado de una fractura en el bloque de poder o de una crisis del transformismo (es decir. y el principio articulatorio fundamental de su discurso ideológico era el liberalismo. Ante la crisis del discurso ideológico dominante. Frente a ello hubo un rechazo radical de las tradiciones populares nacionales que fueron consideradas sinónimo de atraso. Tito. A diferencia de Europa. el PC italiano. es decir a una defensa de las formas de vida y los valores ideológicos europeos como representativos de la "civilización". Captado en su totalidad. Este proceso histórico. antiimperialismo-. 2003). el populismo consistirá en reunir al conjunto de interpelaciones que expresaban la oposición al bloque de poder oligárquico -democracia. de Ipola y Portantiero (1994) parten de la noción de lo nacional-popular como la construcción de una voluntad colectiva nacional y popular. sostiene. 2003). definida Historia Social Latinoamericana – Lic.socialista. entre otros). a desarrollar el antagonismo potencial de las interpelaciones populardemocráticas? Responde primero que en la Argentina anterior a la crisis de 1930 la clase hegemónica dentro del bloque de poder era la oligarquía terrateniente. una crisis en la capacidad del sistema para neutralizar a los sectores dominados). condensarlas en un nuevo sujeto y desarrollar su potencial antagonismo enfrentándolo con el punto mismo en el que el discurso oligárquico encontraba su principio de articulación: el liberalismo (Mackinon &Petrone. por ejemplo. Ante la crisis mundial y la depresión económica. la oligarquía no puede tolerar más las generosas políticas redistributivas de los gobiernos radicales y debe cerrar a las clases medias el acceso al poder político. es decir. parte de una crisis social más general.

México): el populismo y economía de libre empresa (Argentina). en una política de acuerdos entre sectores muy diversos (clases medias ascendentes. sectores del antiguo sistema exportador-importador. peronismo. y otra estatal desarrollista. Para Cardoso y Faletto las formas que adopta el “populismo desarrollista” (que se extendería aproximadamente entre 1930 y 1960) van a depender de las alianzas de poder realizadas durante la “fase de transición”. En cuanto al “Populismo desarrollista”. burguesía urbana. Según los autores. De dos tipos de economías de exportación que se formaron durante una primera fase que denominan “crecimiento hacia fuera” y que se extendió aproximadamente durante el último cuarto del siglo XIX: economías con control nacional de la producción (Argentina. la presencia y participación creciente de las clases medias urbanas y de las burguesías industriales y comerciales en el sistema de dominación se expresan en las políticas de consolidación del mercado interno y de industrialización. reservándose el papel de grupo dominante el sector empresarial. del “sentido común” como efectiva manifestación de un proceso de constitución de cada pueblonación (Mackinon &Petrone. entre grupos y clases sociales “periféricas” y “centrales” y que implica una situación de dominio que conlleva estructuralmente la vinculación con el exterior– es un concepto central para caracterizar la estructura de las distintas “situaciones de desarrollo” (Mackinon & Petrone. la dependencia –concepto socio-político que se entiende como un modo particular de relación entre lo externo y lo interno. Chile. que consisten. El terreno donde lo nacionalpopular se produce es un campo de lucha contra otra opción hegemónica.como una actividad de transformación. Esto supone la constitución de una “alianza desarrollista” entre fuerzas contradictorias. que ponen su atención en las condiciones históricas que potencian el fenómeno. En esta construcción de tipos ideales. Historia Social Latinoamericana – Lic. 2003). 2003). 2003). Perú). incluso sectores de baja productividad) que debían compatibilizar la creación de una base económica para sustentar a los grupos nuevos con oportunidades de inserción económico-social para los grupos populares cuya presencia en las ciudades podría alterar el sistema de dominación. Florencia Palacios | 11 . populismo y desarrollo nacional (Brasil) y el Estado desarrollista (Chile) (Mackinon & Petrone. El Estado es visto en conjunción como agente económico de desarrollo interno y de la dependencia externa. Brasil) y economías de enclave (mineras o de plantación) (México. los autores señalan la existencia de tres formas de populismo (aunque también clasifican a la alianza desarrollista en dos: una versión nacional populista. que se extiende a lo largo de las primeras tres décadas del siglo XX. varguismo. sobre todo. Toman al populismo como “resultado de la capacidad de convocatoria demagógica y emocional de un líder carismático y/o de la ceguera de las masas”. Como el populismo desarrollista variará según los países. está representado principalmente por los autores de la Teoría de la Dependencia. el ámbito heterogéneo y contradictorio de la cultura.

Las dificultades para denotar identidades consistentes en el tiempo. Alberti (1995). al existir un solo movimiento y no partes. asociaciones intermediarias o corporaciones. sostiene que es la lógica anti institucional del movimientismo. culmina en el regreso del líder. una forma particular de hacer política en la cual todos los principales intereses de la sociedad están expresados en movimientos poco organizados.Respecto al “neopopulismo”. siguieron una lógica de articulación política amigo-enemigo que chocó con un orden institucional en descomposición pero elástico. sin grupos secundarios. el autor sostiene que la forma predominante de expresión de las identidades e intereses en la mayor parte de América Latina desde el comienzo del intenso desarrollo capitalista a principios de este siglo ha sido la movilización de fuerzas sociales emergentes a través de movimientos colectivos anti-institucionales. desnaturalizadas por la propagación irrefrenable de la pobreza –que genera la individuación anómica en el mundo de la exclusión en lugar de tender a la confrontación y a la formación de actores globalizadores en lucha por apropiarse de la orientación del todo social– actúa en favor de la relación líder-masas. que se desplegó como el modo predominante de articulación entre Estado y sociedad civil en la larga Historia Social Latinoamericana – Lic. El autor sostiene que esta lógica. la que aún gravita sobre la naturaleza de sus democracias actuales. Estos movimientos proveyeron la base para la formación de nuevas identidades políticas. Uno de los autores representativos es Zermeño (1989). es el debilitamiento de los precarios órdenes intermedios de estas sociedades en tránsito acelerado hacia el estancamiento. es una cultura política. también con una mirada pesimista. se ha recuperado este término para aplicarlo a fenómenos contemporáneos. En esas condiciones el Estado es libre para manipular a la población sin que nada amenace a su independencia (Mackinon & Petrone. y el choque contra el muro del estancamiento sin ninguna previsión. 2003). El movimientismo entonces. y el encuentro posterior con el estancamiento. que no reconocen la legitimidad de sus contrincantes. relaciona la reaparición de lo “popular-nacional” con los efectos de la salida de un orden tradicional y el crecimiento acelerado. en los hechos delega su unidad a la institución estatal y está inerme frente a ella. para Zermeño. Florencia Palacios | 12 . con su consecuente impacto modernizador en la urbanización. en la industrialización –en una matriz social muy diferente a la europea que fue cuna del industrialismo–. dirigidos por líderes carismáticos que dicen representar los “verdaderos” intereses de la nación. la descomposición de las endebles identidades previas. en el primer momento. característica del proceso político de los países de América Latina. el movimientismo se vuelve antitético al pluralismo democrático. Destacando la importancia del rol explicativo de la cultura política (definido como la forma predominante en que hacen política los distintos actores políticos). sostiene el autor. quien. en el segundo. El problema que está en la base de estos procesos. Cuando una sociedad está atomizada. analizando el caso mexicano.

duración. 2003). Su hipótesis central es que en la mayoría de los países latinoamericanos la lógica movimientista de la articulación política ha impedido la diferenciación estructural entre el Estado. es a la vez. resultado de las fallas de los partidos en tanto estructuras de mediación y de las reorientaciones de la población. explica mejor que nuevas denominaciones como neopopulismo o democracia delegativa. su naturaleza peculiar. la sociedad civil ha permanecido horizontalmente débil y ha sido incorporada verticalmente en forma segmentada. sistema político y sociedad civil. sino de una forma de hacer política. articulación y lucha de identidades e intereses ha llevado ya sea a la fusión (Carretón. El Estado se ha identificado con la conducción del movimiento en el poder o con las fuerzas anti-movimiento que lo derrotaron. una de las vías de legitimación del sistema político democrático es la acción de sus actores centrales. sostiene que han jugado tanto tradiciones culturales como experiencias políticas pasadas y presentes expropiatorias de la voluntad colectiva (Mackinon & Petrone. preferirá referirse al conjunto en términos de “informalización de la política”. Éstas son las condiciones estructurales que no sólo bloquearon la institucionalización de todo régimen desde la crisis oligárquica sino que también dificultaron cada intento nuevo de institucionalización debido a la progresiva expansión de la arena política y la proliferación de rivales por el poder. Florencia Palacios | 13 . ya sea a la represión del sistema político y a la desarticulación de estado y sociedad civil. Touraine. y el sistema político nunca ha avanzado más allá de una etapa embriónica a raíz de la lógica hegemónica del modo movimientista de hacer política. el sistema político y la sociedad civil y también ha determinado. Según este autor. Otra forma de enfocar los fenómenos recientes que algunos han llamado “neopopulismo” es la de Lazarte (1992) quien. Historia Social Latinoamericana – Lic. Como consecuencia. cada uno de los cuales seguía la misma lógica movimientista (Mackinon & Petrone. en gran parte. los rasgos de las nuevas democracias latinoamericanas (Mackinon & Petrone. que deben producir legitimidad del sistema y de ellos mismos ante la sociedad. sistema político y segmentos de la sociedad civil en una tendencia algo totalitaria (lo que Germani llamó “regímenes nacional-populares”) desnaturalizando al Estado. 1983. 1993) entre Estado. 2003). analizando el caso boliviano. entendiendo como tal el proceso que se desarrolla al margen y en contra de la política tradicional pero también de la institucionalidad democrática. Como no se trata únicamente de los movimientos. En la tradicional desconfianza de la población a toda forma de representación indirecta. El autor afirma que la lógica movimientista política de expresión. sostiene que el surgimiento rápido de nuevos liderazgos con fuerte apoyo social (sobre todo en el sector informal). los partidos políticos. con la cual mantiene vinculaciones ambiguas. en lugar de usar el término “neopopulismo”. agregación. 2003).

´40. el neoliberalismo podría ser un componente necesario de su transformación. hicieron que durante muchos años e incluso hasta en la actualidad. además. Ciertamente. en la tendencia recíproca a explotar –y exacerbar– la desinstitucionalización de la representación política (Mackinon & Petrone. la democratización y transformación de la sociedad. que ocurre con frecuencia durante períodos de trastornos sociales y económicos. Florencia Palacios | 14 . se puede afirmar que hay factores en común que ayudan a una mejor interpretación conjunta. el modelo económico desarrollista. jornadas de trabajo remuneradas. social y económico de semejante importancia. el sentimiento de pertenencia de los sectores obreros y la identidad que les otorgaron los líderes populistas a través de un liderazgo más bien carismático en términos weberianos. como son los movimientos de masa. ´50 y ´60 es imposible analizar bajo una única teoría un fenómeno político. ya que extrapolando las situaciones experimentadas por los países latinoamericanos durante las décadas del ´30. 2003). ambos promovieron el desarrollo de modelos de política inclusivos con reformas económicas y sociales que abarcaban a las masas urbanas. Historia Social Latinoamericana – Lic. Roberts postula que en lugar de representar el eclipse del populismo. es un rasgo recurrente de la política en América Latina atribuible a la fragilidad de la organización política autónoma entre los sectores populares y la debilidad de las instituciones intermedias que articulan y canalizan las demandas sociales dentro de la arena política. el liderazgo carismático y la falta de estabilidad dentro de los Estados. todas las versiones tienen muy presente el tema del contexto histórico. los partidos que siguen con esta línea sean objetos de peso en las elecciones de los dirigentes políticos. a medida que el populismo se adapta a las estructuras cambiantes de restricciones y oportunidades. afirma. y habiendo explorado las diferentes vertientes y acepciones del término “Populismo”. Para este autor. El nexo teórico entre el populismo y el neoliberalismo tiene su fundamento. ya que en la mayoría de las decisiones preferían dejar de lado los preceptos constitucionales. algo que no se había logrado llevar a cabo anteriormente. así como las batallas ganadas en el ámbito de las previsiones sociales alcanzadas (vacaciones pagas. acceso a la vivienda. el populismo. el auge de los “Populismos” latinoamericanos estuvo potenciado por el contexto histórico y ayudado por el nuevo modelo económico de desarrollo hacia adentro. la salud y la educación). que debe desvincularse de cualquier fase o modelo de desarrollo socioeconómico. En el caso de Perón y Vargas principalmente.Esta nueva variante liberal del populismo (en oposición a una forma estatista) está asociada a la desintegración de las formas institucionalizadas de representación política. Más allá de que el marco parlamentario y democrático fue discutible. En conclusión.

La reacción latinoamericana frente al estancamiento económico y político en que amenazaba hundirse el subcontinente venía a reforzar los anhelos que la Revolución Cubana estaba suscitando entre quienes desde fuera aspiraban a orientar el rumbo de América Latina.2 del Programa.en Cuba provocaría la intervención de Estados Unidos.3. Cuba ya recibía ayuda económica de Moscú. el vigor que la ola de prosperidad había infundido a las economías y sociedades desde las cuales se disponían a orientar ese curso los animaba a hacer pesar con mayor firmeza que nunca su influjo sobre el desorientado subcontinente.2 Impacto de la Revolución Cubana y la Guerra Fría en la Región 3 En un primer momento. 1998).3. La política de Estados Unidos y América Latina.UU. A comienzos de 1959. Estados Unidos comenzó a considerar la expansión de este fenómeno dentro del subcontinente como una amenaza real y potencial que podría afectar su territorio de influencia. cuando en Washington o en Moscú se afirmaba con tanta seguridad que éste estaba entrando en una etapa decisiva. y la URSS.3. las causas que impulsaron la Revolución comunista en Cuba no salieron del estereotipo de los conflictos satélites que libraban los dos bandos opositores que comandaban el orden internacional del momento. con el correr de los hechos. Historia Social Latinoamericana – Lic. 4. se quería decir entre otras cosas que quienes formulaban esa profecía se juzgaban capaces de hacer lo necesario para que así ocurriese (Halperin Donghi.4. Florencia Palacios | 15 . En lo que tocaba a estos últimos. EE.1 Auge y crisis de los Estados Autoritarios Este punto se desarrollará en la presente lectura. Fidel Castro se había presentado como un reformista demócrata que luchaba contra la tiranía para restaurar la democracia representativa. Pasado un año más. No obstante. había completado un cambio casi 3 Abarca los puntos 4. Fidel hizo proposiciones a los soviéticos.3. 4. a partir de la página 22. Sabía que cualquier amenaza a la inversión estadounidense -o a su hegemonía política. a finales de año. Durante la guerra de guerrillas contra el dictador Batista.3 y 4. una vez en La Habana. Sin embargo. se deslizó firmemente hacia la izquierda.

El temor de la penetración soviética en las Américas se había convertido en algo real. (Skidmore & Smith. lo cual ofrecía enseñanzas útiles sobre experiencias de cómo soslayar las primeras y alcanzar las del segundo tipo a través de transformaciones menos incompletas que las latinoamericanas.total en las relaciones comerciales: de una dependencia comercial aplastante de Estados Unidos a una dependencia comercial aplastante de la Unión Soviética. Resultaba evidente que los soviéticos estaban dispuestos a hacer una apuesta mucho mayor de lo que nunca habían contemplado en Guatemala en 1954. Expresión de esta nueva política latinoamericana fue la Alianza para el Progreso. El escenario principal del combate contra la amenaza revolucionaria se trasladaba así al continente americano. El fracaso fortaleció la revolución de Fidel. “Si los soviéticos estaban dispuestos a abastecer a los cubanos. La dicotomía en las políticas generaba en la administración estadounidense un dilema debido a que la administración Kennedy bregaba por desarrollar un mayor acercamiento con los países de la región y una mayor y mejor cooperación latinoamericana. En cuanto a los Estados Unidos. éstas eran las verdaderas razones que orientaban las propuestas de política de la administración Kennedy. cuyas propuestas (que retomaban otras de origen latinoamericano. El intento de desembarco en Bahía de Cochinos a comienzos de 1961 podría haber tenido resultados positivos si el presidente Kennedy hubiera ordenado a la marina estadounidense proporcionara cobertura aérea. La invasión fallida también confirmó la entrada de la otra superpotencia en el hemisferio. Estados Unidos se vio humillado y derrotado. lo que le otorgaba vía libre para intervenir en contra de la oposición interna. que se inspiraban por una parte. ¿cuántos otros movimientos guerrilleros latinoamericanos podrían esperar el mismo respaldo? Esa preocupación acicateó a los responsables políticos de Kennedy para apresurarse a formular su programa latinoamericano (Skidmore & Smith. pero ninguno de los casos explicaban el rumbo que la administración Kennedy decidiría tomar hacia una política más activa. en la misma raíz que estimulaban los procesos revolucionarios y por otra en las consecuencias de los procesos de cambio socioeconómicos llevados a cabo en Asia y África a partir de la Segunda Guerra Mundial. en cambio decidió no hacerlo y la intervención fracasó. Florencia Palacios | 16 . a partir de la Operación Panamericana lanzada por el Historia Social Latinoamericana – Lic. en primer lugar por el fracaso de la invasión anticastrista. que en algunos casos habían elegido las vías revolucionarias y en otros no. 1999) Esto dio pie a reacción estadounidense prevista por Fidel. ya que logro probar que Estados Unidos representaba efectivamente una amenaza constante para la seguridad cubana. sin duda su disposición a gravitar más decididamente en los conflictos satelizados en Latinoamérica quedaba evidentemente explicada por el desafío de la revolución de Cuba y el patrocinio soviético que le aseguró la continuidad. segundo por la torpe cobertura utilizada para esconder su participación. 1999). La ayuda militar soviética también había comenzado a derramarse en el país.

frente a las dictatoriales. Pero la creación de una base financiera más robusta para el Estado no tenía tan sólo por objetivo facilitar el desarrollo económico y contribuir a una transformación de la sociedad en sentido más igualitario. pero que se apoyaba sobre todo en la convicción de que los partidos de masas. 1998).5 por 100 anual (Halperin Donghi. que sin duda era exhibida con particular insistencia en función de la nunca extinguida polémica anticubana. si los nuevos dirigentes de Washington advertían muy bien que un estado capaz de hacerse presente de modo decisivo en todas las esferas de la vida colectiva no era suficiente para asegurar ese encuadramiento. complementada por un sistema de percepción más eficaz. entrenando y ayudando a poner a los ejércitos latinoamericanos al servicio de ese ambicioso programa de transformación Historia Social Latinoamericana – Lic. 1998). que figuraban también entre los objetivos declarados de la Alianza. Esos objetivos debían lograrse mediante la transferencia de veinte mil millones de dólares a lo largo de diez años. el objetivo era asegurar una tasa de crecimiento del producto bruto per cápita del orden del 2. cada vez que –como ocurría en casi toda Latinoamérica– éste se revelaba necesario para romper el estancamiento rural. y esa confianza se traducía en la preferencia por las soluciones políticas encuadradas en el marco de la democracia representativa. Ello requería además la expansión de las funciones y los recursos del Estado. había un trasfondo que llevaba impresa una estrategia para combatir el avance del comunismo en la región. ya que Estados Unidos apoyaba a los gobiernos de anti comunistas. y que debía ser complementada por inversiones de igual monto y de origen latinoamericano. ésta preveía en efecto una reforma impositiva que aumentase y redistribuyese la carga fiscal. Pero. Ella propugnaba a la vez el recurso a la reforma agraria. y capaz por lo tanto de hacer pagar su parte a los más ricos. 1998). aquí a cargo sobre todo del Estado. podían cumplir mejor esa función de control que el autoritarismo de base militar (Halperin Donghi. servía a la vez a ese otro objetivo menos insistentemente pregonado de la nueva política latinoamericana de los Estados Unidos que era la consolidación acelerada de estructuras políticas y sociales capaces de encuadrar sólidamente a las masas. Florencia Palacios | 17 . tanto en un marco de democracia competitiva como en uno de monopolio político de hecho sino de derecho. la mitad de los cuales provendría del tesoro de los Estados Unidos y el resto de inversiones productivas privadas. como contracara a esta política de cooperación. y una industrialización más rápida y menos limitada que en el pasado. Para esa tarea de encuadramiento y canalización de las masas latinoamericanas el gobierno de Kennedy confiaba en las corrientes de reforma moderada cuya fidelidad a la posición norteamericana en la guerra fría no había vacilado ni aun ante la sistemática ingratitud de Eisenhower.presidente brasileño Kubitschek y la aún más grandiosa propuesta por Fidel Castro) ponían en primer plano los aspectos de esa nueva línea que podían resultar más gratos a la opinión latinoamericana. no se equivocaban al considerar que su ausencia lo hacía extremadamente difícil (Halperin Donghi.

(Skidmore & Smith. Algunos casos… Los forjadores de la Alianza para el Progreso confiaron en una combinación improbable de factores favorables: gobiernos electos que fomentarían el crecimiento económico al tiempo que lograban la reforma social. Si América Latina tenía todos los problemas que sus analistas describían con tanta frecuencia. Florencia Palacios | 18 . Salvador Allende (1970-1973). Argentina y Perú. que a la vez eran incitados a tomar a su cargo. Una parte considerable de los fondos del plan se orientaron a financiar esos ejércitos. Janio Quadros (1961) pareció al principio ser el dinámico reformista muy votado que necesitaba el país. Luego el poder pasó a un reformista más radical. Frei (1964-1970) se quedó muy lejos de sus objetivos en ámbitos clave como la reforma agraria y la redistribución. pero se ocuparon poco de la reforma social. de “seguridad y desarrollo”. combinado con Historia Social Latinoamericana – Lic. En Chile. Brasil. en parte supliendo la insuficiente llegada del Estado y la de los partidos en esos rincones inhóspitos. 1999).había fracasado estrepitosamente. ante la amenazante promesa cubana de hacer de la cordillera de los Andes una “Sierra Maestra” a escala regional. funciones de los lineamientos de desarrollo económico-social que los introdujesen en el horizonte de experiencias cotidianas de las masas rurales. debido en parte a la guerra económica de Estados Unidos contra Chile. El reformismo -del que Allende seguía siendo representante. a través de los “programas de acción cívica”. con lo que inició tres años de crisis política que culminaron en un golpe contra su ineficiente sucesor. Se ha mencionado previamente que el destino desdichado de los reformistas demócratas de Chile. El resultado fue el aumento de la desigualdad social. Los gobiernos dominados por los militares a partir de 1964 hicieron hincapié en el crecimiento económico. Pero renunció tras sólo siete meses en el cargo. ¿cómo podían de repente los políticos producir el consenso necesario para llevar a cabo estos programas tan ambiciosos? ¿Por qué iban a apoyarlos los ricos y privilegiados? ¿Podía lograrse el crecimiento económico si las reformas sociales del gobierno amenazaban a los productores establecidos? (Skidmore & Smith. o siguiendo más las teorías de seguridad. bajo quien la política se polarizó de forma muy peligrosa y la economía escapó del control.con propósitos de conservación del statu quo. Esa estrategia respondía a un doble propósito de transformación y conservación a la vez. El régimen militar represivo que siguió a partir de 1973 fue en parte lo que la Alianza para el Progreso debía haber evitado. El resultado fue la implantación de la presencia norteamericana más compleja y diferenciada hasta el momento y por esa razón capaz de gravitar eficazmente en una Latinoamérica que estaba transitando el camino de entrada en la era de masas. Joao Goulart (19611964). para que luego tuvieran que apoyarse en ellos en busca de orientación en los momentos de crisis. lugares propicios para el crecimiento de la semilla de la revolución. 1999) En Brasil.

la mayor esperanza de los reformistas demócratas fue el gobierno de Arturo Frondizi (1958-1962). exiliado desde hacía mucho tiempo en Estados Unidos. Pero no pudo controlar a los militares nacionalistas y también se topó con severas dificultades económicas. camino que los artífices de la Alianza para el Progreso debían haber pensado que constituiría una invitación a las dificultades (Skidmore & Smith. El presidente de 1958 a 1962. el presidente Fernando Belaúnde Terry (1963-1968) parecía un reformista demócrata y apostó por el desarrollo económico. Fue depuesto por un golpe militar encabezado por el general Juan Velasco Alvarado. No obstante. ya que el gobierno colombiano logró una escasa reforma en ámbitos cruciales como la redistribución de la tierra. Historia Social Latinoamericana – Lic. 1999). Velasco fue reemplazado por un régimen militar más a favor del sector privado. las esperanzas resultaron prematuras.un alejamiento constante en los años sesenta de las elecciones directas. procedente de una importante familia colombiana. William Fulbright. 1999). Ninguno de los gobiernos que siguieron se aproximó al modelo hipotético de la Alianza para el Progreso (Skidmore & Smith. Florencia Palacios | 19 . Su cuadro de economistas y tecnócratas preparó los detallados planes económicos y sociales que pedía la Alianza para el Progreso. 1999). como las del senador J. era un lugar privilegiado para la política reformista patrocinada por Estados Unidos. 1999) Colombia fue otro país en el que los planificadores estadounidenses pusieron grandes esperanzas. fue reelegido para la presidencia. Colombia se había convertido en un ejemplo primordial de las críticas del Congreso estadounidense. A su vez. muy poco de él benefició al sector rural de los poblados de chabolas que se multiplicaban como hongos alrededor de las ciudades. (Skidmore & Smith. En Argentina. y Belaúnde. Venezuela. y los entusiastas observadores estadounidenses pronto calificaron a ese país de «escaparate» del reformismo demócrata. Obtuvieron grandes préstamos del gobierno estadounidense y los organismos multilaterales. 1999). pero pronto fue puesto en peligro por su impopular programa antiinflacionario y cayó víctima de la antigua confrontación entre peronistas y militares. que encontraba muy pocos de los objetivos de la Alianza cumplidos en ese país «escaparate» (Skidmore & Smith. En Perú. sobre todo mediante la apertura de la Amazonia peruana. cuyo régimen militar puso en práctica una reforma agraria más radical que cualquiera de las contempladas por Belaúnde. era un elocuente y atractivo político del Partido Liberal. uno de los pocos países que mantuvieron un gobierno civil continuo. A mediados de los años sesenta. Pero las dificultades económicas se amontonaron contra su gobierno reformista. produjo una reforma social insignificante y su importancia siempre se vio comprometida por sus ingresos petroleros llovidos del cielo (Skidmore & Smith. que permitió la celebración de nuevas elecciones en 1980. Desafortunadamente. Aunque el crecimiento económico estaba en ciernes. Alberto Lleras Ca-margo.

uno de los dictadores caribeños más famosos. a quien sucedió el régimen represivo del general Onganía. A pesar de que la ideología de la Alianza para el Progreso fue establecida por Kennedy y los «nuevos hombres de la frontera». Pero Estados Unidos había suscitado resentimiento en gran parte de América Latina por la manera tan dura con la que la administración Johnson había demandado (y apenas había conseguido) la bendición de la OEA para su intervención. en Historia Social Latinoamericana – Lic. lo que sería un desastre tanto para su política exterior. lo cual se vio dificultado por el nuevo contexto que comenzaría a vivir el pueblo norteamericano a partir de la intervención en Vietnam. ya que coartaban todo tipo de iniciativa de los movimientos peronistas. Las expectativas habían sido demasiadas. como para su posición en la opinión interna estadounidense. el objetivo de fomentar la democracia chocó de inmediato con la de impedir más “Cubas”. pero tampoco se estaba en la nueva era reluciente que John Kennedy había soñado en 1961 (Skidmore & Smith. Estados Unidos se convenció de que el presidente Joáo Goulart dirigía a su país hacia la izquierda de forma peligrosa y de inmediato apoyó a la conspiración de civiles y militares que finalmente terminaron por derrocarlo. ganadas por Juan Bosch. luego de su asesinato. El asesinato en 1961 de Rafael Trujillo. Florencia Palacios | 20 . el presidente Lyndon B. fue depuesto por un golpe militar en 1963. siguió recibiendo la mayor cantidad de ayuda estadounidense. La elección de Richard Nixon en 1968 produjo un cambio en la política. el régimen militar se había convertido en uno de los más represivos. aunque mantuvo un compromiso retórico con la democracia y la reforma social. 1999). no obstante. 1999). Además. ahora regido por un gobierno militar ansioso por mostrar su celo en la guerra fría (Skidmore & Smith. teniendo en cuenta las realidades políticas. devenidos en guerrilleros.000 soldados. por ejemplo. Pero aquí también un general tenía sus atractivos para Washington. y las tropas estadounidenses y brasileñas se marcharon. ex vice. No es que se hubiera vuelto a los años veinte. En 1966 fue elegido presidente otro civil. Joaquín Balaguer. económicas y sociales de la década. reformista popular cuyas ideas se adecuaban sin duda al molde de la Alianza para el Progreso. En Brasil. En 1970 resultaba evidente que la Alianza para el Progreso había fracasado. abrió el camino para unas elecciones presidenciales libres. al igual que sus sucesores militares. Se les unieron tropas de Brasil. Johnson. muy alejado de las pretensiones reforma social buscadas por la Alianza. En Argentina. A pesar del apoyo estadounidense.Los acontecimientos de la República Dominicana expusieron de modo brutal las contradicciones de la política estadounidense. Johnson escuchó a todos sus consejeros y luego envió 20. Otra revuelta armada en 1965 desató los temores en la administración de Lyndon Johnson de que surgiera un régimen semejante al castrista. entre 1963 y 1966. Estados Unidos se encontró tratando con el débil gobierno civil de Arturo Illia. A finales de la década. prometió continuar con las medidas básicas cuando tomó posesión del cargo en noviembre de 1963.

pero ciertamente éste aumentó la sensación de asedio sentida por el gobierno de Allende y alentó a la oposición para que creyera que les esperaba su generosa ayuda tras el golpe. Richard Helms) para impedir que tomara posesión o. 1999) y demás países latinoamericanos. La victoria de Salvador Allende en 1970 fue una prueba para Estados Unidos. Historia Social Latinoamericana – Lic. (Skidmore & Smith. No necesitaban el adoctrinamiento de Estados Unidos sobre qué hacer y cómo. incluidos muchos huelguistas que ayudaron a paralizar la economía del país en 1972-1973. si fallaba esto. el esfuerzo estadounidense es muy probable que tuviera una importancia marginal. anti-Allende militante) y a grupos de oposición. el presidente Nixon ordenó a la CIA desarrollar y poner en práctica un plan secreto para acosar al gobierno chileno. Florencia Palacios | 21 .. que incluso dio muerte al entonces Presidente. Fueron los militares y las clases medias y altas quienes se levantaron contra el gobierno de Unidad Popular. la administración Nixon estuvo determinada desde el día de su elección a usar cualquier medio («hacer chillar la economía» fue una de las sugerencias de Nixon al director de la CIA. cuya misión presidencial en 1969 a América Latina señaló de forma contundente que «un nuevo tipo de militar está destacando y convirtiéndose con frecuencia en una fuerza importante para la acción social constructiva en las repúblicas latinoamericanas». La documentación oficial recogida por un comité específico del Senado en 1975 y las revelaciones periodísticas que siguieron confirmaron que seguía estando dispuesto a intervenir del modo que hacía tanto tiempo venían sosteniendo los latinoamericanos. Al mismo tiempo. Las implicaciones resultaban obvias y terribles a largo plazo. Nixon fue el primer presidente estadounidense que tuvo que tratar con un jefe de Estado marxista electo en América Latina. Esta misma tendencia reaparecería durante los años ochenta. Considerado en el contexto de todos los problemas que afrontaba Allende. (Skidmore & Smith. En consecuencia con el segundo objetivo de la Alianza. el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo Interamericano.. Se gastaron al menos 10 millones de dólares en subsidios a la prensa opositora chilena (en especial en El Mercurio. para acelerar su caída. De este periodo. 1999). cuando el presidente Ronald Reagan autorizó una invasión militar de Granada y una constante campaña de operaciones encubiertas contra Nicaragua (Skidmore & Smith. Aunque el régimen de Allende nunca alcanzó un estadio revolucionario.esencia Nixon y sus consejeros estaban a favor del retorno a la postura republicana más conservadora de dejar el desarrollo económico en manos del sector privado. no careció de importancia la amplia publicidad que se otorgó a las actividades ocultas de Estados Unidos. cuando fue posible. comprometido públicamente con la reforma social. pero muy contrario a los movimientos de izquierdas. su acceso a la financiación de los organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional. Estados Unidos desactivó la inversión privada en Chile y obstruyó. su administración aumentó la ayuda militar. 1999).

Florencia Palacios | 22 . ¿Qué entiende por Populismo? ¿Cuáles fueron los objetivos de Estados Unidos a través de la implementación de la Alianza para el Progreso? Historia Social Latinoamericana – Lic. 2.En el módulo siguiente se analizarán más exhaustivamente los procesos militares y el cambio de modelo económico que terminó de marcar el destino del subcontinente latinoamericano para los siguientes treinta años… 1.

de la mano de los “Manifiestos”4 de Prebisch y personalidades como Celso Furtado. aliviaría la demanda de importaciones a través del proceso sustitutivo. Aníbal Pinto.3. razón por la cual la CEPAL se embarcó en la elaboración de dos iniciativas institucionales importantes para la región: participó en la creación del ALALC (Asociación Latinoamericana de Libre Comercio) y varios años después Prebisch se destacaría en la creación de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo). renovándose el problema de insuficiencia de divisas. que aunque no atenuaría la vulnerabilidad externa de la región (sostenimiento del rol de periferia exportadora de productos primarios) que siempre tendía hacia el desequilibrio de balanza de pagos. el progreso técnico y el comercio internacional se dan en las estructuras económicas y sociales de los países periféricos y centrales (Sistema Centro – Periferia). Florencia Palacios | 23 . Como ya se comentó previamente. A fines de los años cuarenta y principios de los cincuenta las economías latinoamericanas se encontraban en pleno proceso de industrialización y urbanización.4. junto con la recuperación del modelo basado en las exportaciones. Decaimiento del Modelo de Industrialización por sustitución de Importaciones (ISI) y de los Estados Autoritarios. Historia Social Latinoamericana – Lic. Al contrario de la ideología liberal. La preocupación por este desequilibrio llevó a que se destacara la importancia de estimular las exportaciones. El análisis cepalino tiene como uno de sus ejes la dinámica del contraste entre el modo en que el crecimiento. La primera conllevaba la idea de 4 En 1949 Prebisch redactó para la CEPAL “El Desarrollo Económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas” al que luego Hirschman denominaría “Manifiesto Latinoamericano”. el desarrollo de la Escuela Estructuralista Latinoamericana y la CEPAL vinieron a cumplir ese papel en esta región. la defensa del desarrollo mediante la industrialización tenía el inconveniente del “vacío teórico” y del escepticismo a causa de la falta de teorías que pudieran adaptarse a la realidad económica y social a entender y transformar. Otro de los ejes es el proceso de industrialización. acompañado de un rápido crecimiento económico y una expansión de las importaciones. derivadas de la nueva estructura productiva y del crecimiento del ingreso. por lo que sólo alteraba la composición de las importaciones. lo cual permitió abrir un espacio a la ideología industrializante que recién estaba surgiendo.1 Auge y Crisis de los Estados Autoritarios. Osvaldo Sunkel y muchos otros pensadores. pero imponía nuevas exigencias.

además de los problemas inherentes a su estructura productiva y a la incapacidad de los gobiernos de conocer las tendencias básicas de sus economías. el análisis político fue hecho por Cardoso y Faletto en “Dependencia y Desarrollo en América Latina” (1969). En cuanto a la Teoría de la Dependencia. el de urbanización se traducía en la pauperización del estilo de vida de los obreros. Florencia Palacios | 24 . que llegó en muchos casos hasta el enfrentamiento entre las dictaduras de derecha y las organizaciones revolucionarias de izquierda. sirviendo de foro para debatir ideas del proceso de desarrollo en curso. Frente a estas situaciones. resultando una polarización política e ideológica. específicamente a través de la reforma agraria. A mediados de la década del sesenta muchas de estas situaciones se envilecieron. Esta vinculación debe hacerse considerando las Historia Social Latinoamericana – Lic. En este período también nacen dos vertientes de pensamiento analítico representativas de la institución. diversificar las exportaciones y reforzar la cooperación internacional para el desarrollo de la periferia.ampliar el comercio intrarregional. mientras el proceso de industrialización continuaba. Segundo. expresado en el Programa de la Alianza para el Progreso dirigido por la OEA (Organización de Estados Americanos). a pesar de que la democracia se consolidaba. la CEPAL se mantuvo en una posición moderada. la repercusión de la Revolución Cubana de 1959 en la región y en la actitud del gobierno de Estados Unidos frente al movimiento político que se propagaba por América Latina. sin esto no sería posible superar la “insuficiencia dinámica” de las economías de la región. Más allá de todas estas iniciativas. Y tercero. y su tesis principal es la vinculación de los procesos de crecimiento de los distintos países con el comportamiento de las clases sociales y las estructuras de poder. A fines de la década del ´50 y principios de los sesenta hubo ciertos elementos que incidieron en la evolución del modelo de desarrollo económico latinoamericano. la región continuaría siendo vulnerable por la insuficiencia de ahorro y divisas y la imposibilidad de esquivar los estrangulamientos externos. llevaba implícita la idea de atenuar la vulnerabilidad de los países periféricos aplicando mecanismos de intervención internacional concertados con los países centrales. haciendo hincapié en la necesidad de alterar la estructura social y redistribuir el ingreso. las presiones sociales políticas y sindicales se incrementaban. especialmente los rurales que se trasladaban a las ciudades en busca de trabajo. La segunda. Paralelamente. En primer lugar el crecimiento de los países en un contexto de inestabilidad macroeconómica y de presiones inflacionarias. que facilitaría la expansión del sector industrial y la profundización del proceso sustitutivo. Por un lado la tesis de la “dependencia” y por el otro la de la “heterogeneidad estructural”.

que partió de la constatación de que los frutos del progreso técnico tendían a concentrarse tanto respecto a la distribución del ingreso entre las clases como a la distribución entre sectores (estratos) y entre regiones dentro de un mismo país . 1970). el análisis estuvo vinculado con André Gunder Frank. Como reflexión de estas tres tesis se puede decir que para alcanzar las reformas y una mejora en la distribución del ingreso se precisaba una profunda transformación política que tuviera como centro prioritario la recuperación de la Democracia en los países que estaban bajo la égida de las dictaduras militares5. 5 Muchos países latinoamericanos se encontraban en esta situación. sino que los problemas debían superarse mediante políticas económicas y sociales bien elaboradas a nivel nacional e internacional. Argentina (1960-1963). por lo que hay que analizar la forma como las economías subdesarrolladas se vincularon históricamente con el mercado mundial y cómo se constituyeron los grupos sociales internos que definieron las relaciones internacionales intrínsecas al subdesarrollo. Paralelamente también se desarrollaba la tesis de “heterogeneidad estructural” de Pinto.relaciones entre esas estructuras internas y el poder económico y político en el resto del mundo. cuya idea era que la industrialización que ocurría en América Latina correspondía a una nueva modalidad de explotación secular que el imperialismo imponía a los trabajadores de la región subdesarrollada en alianza con la elite local. Chile. que se reproducen dentro de cada país. El sistema capitalista mundial funciona basado en la formación y explotación de un conjunto de satélites y subsatélites. Historia Social Latinoamericana – Lic. entre otros tantos. lo que ciertamente no coincide con las ideas cepalinas ni estructuralistas.(Pinto. Florencia Palacios | 25 . Según esta concepción. La especificidad histórica del subdesarrollo reside en la relación entre las sociedades periféricas y centrales. el proceso de acumulación era indisociable de la expansión capitalista internacional y del imperialismo y constituía parte de un proceso que sólo enriquecía a los países desarrollados y a la pequeña elite dominante local que los representaba. de tradición marxista. 1965). 1976). pulió dicho análisis con el argumento de que el proceso de crecimiento en América Latina tendía a reproducir en forma renovada la vieja heterogeneidad estructural imperante en el período agrario-exportador (Pinto. Desde el punto de vista económico. La conclusión de esta teoría es la necesidad de una ruptura radical con la economía mundial capitalista. La CEPAL consideraba que la “condición periférica” no significaba necesariamente una fuente de explotación insuperable que implicara romper con el capitalismo. para luego llevar a cabo las transformaciones el campo económico y social. a saber: Brasil (1964-1985). Posteriormente.Enclaves productivos . que forman subsistemas de explotación internos ligados al sistema mundial (Frank.

(1998) Evolución de las ideas de la CEPAL. Skidmore T.edu.. Florencia Palacios | 26 .ar Historia Social Latinoamericana – Lic. Prometeo Libros. Mackinnon María Moira y Petrone Mario Alberto (2003) Los complejos de la Cenicienta en Revista Prismas N° 2. Critica. Skidmore T. Revista de la CEPAL. Santiago de Chile. (1999) La transformación contemporánea de América Latina 1880-1990 en Historia Contemporánea de América Latina. (1985) Crisis del orden neocolonial en Historia Contemporánea de América Latina. II. (1977) Sobre la concepción del sistema centro-periferia. Número Extraordinario. Universidad Nacional de General Sarmiento. Alianza Editorial. ap. Barcelona. Sztulwark.. Halperin Donghi Tulio. Octubre. (2002) Historia de América Latina 1825-2001. (1999) Los cimientos coloniales -1492-década de 1880 en Historia Contemporánea de América Latina. Critica. capítulo 6. Smith P. (2005) El estructuralismo latinoamericano. Nº 3. Editorial LOM. Rodríguez.uesiglo21. Smith P.Bibliografía Lectura 4 Bielschowsky. Barcelona. www. Buenos Aires. 11° edición. Universidad Nacional de Quilmes. Del Pozo José. primer trimestre. Fundamentos y transformaciones del pensamiento económico de la periferia. O. Buenos Aires. R. Revista de la CEPAL. S.