You are on page 1of 2

Universidad San Carlos de Guatemala

Nannyel Gutiérrez

Comorbilidad del trastorno por déficit de atención e hiperactividad con los
trastornos específicos del aprendizaje.
M. Martínez Zamora, G. Henao López, L.Gómez.
Medellín, Colombia.

Entre las causas más comunes del fracaso escolar se encuentran los TEA y también el TDAH.
Existen altas tasas de comorbilidad en ambos trastornos. En este documento se abordan
distintas fuentes sobre la posible comorbilidad en TDAH y TEA con el fin de identificar los
abordajes adecuados para ambos. Existe una mayor relación del TDAH con las características de
la lectura pero hay incidencia también en otras áreas.
La relación que existe entre las características neurológicas afectadas en el TDAH tienen
correlación con el trastorno específico de la lectura y matemático, por lo que se encuentra mayor
comorbilidad por la relación de las funciones afectadas en ambos trastornos ya que son similares
por lo que es importante evaluar los factores externos que lo incrementen o desciendan la
intensidad y permanencia de los mismos.
El TDAH es un proceso de madurez en el área prefrontal donde se encuentran las FE, los niños
con características de este trastorno suelen tener dificultades de comportamientos sociales,
familiares y académicos. En algún momento de la vida de estos niños o adolescentes con TDAH
presentan comorbilidad en algunas áreas como baja autoestima, bajo rendimiento académico, y
puede ser asociado con los TEA como discaculia, dislexia, disgrafía.
Los TEA son alteraciones en el desempeño de ámbito escolar, clasificados en: trastorno del
cálculo, de la lectura, de la expresión escrita y el no especificado. La comorbilidad de los TEA con
el TDAH son variables, se plantean varios modelos para explicar dicha comorbilidad: El modelo
de doble disociación interpreta que la dislexia y el TDAH son comorvidos pero con una estructura
cognitiva autónoma, encuentra relación en las FE ejecutivas dañadas en ambos trastornos
especialmente en la relación de la velocidad de procesamiento. El modelo de déficit múltiple es
moderno este es aplicado a la dislexia está avalado por diferentes estudios, se encuentra que en
la dislexia hay déficit en MTV y fluidez verbal donde se encuentra una alta comorbilidad en
TDAH. En cuanto al TDAH y los trastornos del cálculo se puede decir que se han señalado
dificultades en MS, MT y relacionadas con las habilidades procedimentales. Los problemas del
TDAH es poder mecanizar los procesos que requieren cálculo mental y operaciones aritméticas,
se encuentra comorbilidad por las funciones similares donde demuestra dificultad.
Se deben intervenir por medio de programas donde se trabaje en el desarrollo de habilidades
regulares por medio de 5 dominios: conciencia fonológica, fluidez verbal, caligrafía y escritura,
comprensión lectora, ortografía.
La intervención farmacológica debe ir de la mano con atención psicopedagógica, se encuentran
mayores resultados en el metilfedinato para estos trastornos.
En conclusión existe comorbilidad entre TDAH y TEA por las múltiples funciones afectadas en
correlación, la intervención les ayudará a desarrollar y potenciar las funciones necesarias, es

Universidad San Carlos de Guatemala Nannyel Gutiérrez importante tomar en cuenta las adecuaciones en el aula con estos niños y enfocarnos en sus fortalezas y habilidades para encontrar el equilibrio. .