You are on page 1of 2

POSIBILIDADES ORTOMOLECULARES PARA

PROTEGERNOS DEL SOL INTENSO DEL VERANO
ALIMENTOS PARA PROTEGERSE DEL SOL
Obviamente, la alimentación puede pues convertirse también en un
aliado frente al sol. Basta consumir aquellos alimentos que contienen las
mencionadas sustancias. Eso sí, elija productos frescos y que le entren
por los ojos ya que, por lo general, cuanto más color tienen también es
mayor su riqueza en antioxidantes.
Los que contienen más vitamina C son vegetales como la acerola, el
escaramujo, el brécol, las crucíferas (es decir, todas las coles), el hinojo,
el mastuerzo, el perejil y el pimiento y frutas como los cítricos, la
grosella negra, la guayaba, el kivi y la papaya.
Los betacarotenos -provitamina A- se encuentran en vegetales como las
zanahorias, los tomates, el maíz, el brócoli, el germen de centeno, la
acedera, la acelga, el berro, el brécol, la col rizada, las endibias, la
escarola, la espinaca, el hinojo, las hojas del puerro y el pimiento rojo así
como en frutas como el albaricoque, el kaki o palosanto y el saúco. Pero
también son ricos en vitamina A el hígado de los animales, el aceite de
hígado de pescado, la nata, la mantequilla, el queso, la yema de huevo,
el atún en aceite y el caviar.
En cuanto a la vitamina E se halla de forma abundante en los aceites
vegetales, las frutas oleaginosas, el germen de trigo, las verduras de
hojas verdes, el hígado, los huevos, los cereales integrales y las
legumbres.
En lo que se refiere al selenio está presente en carnes, huevos, cereales
(trigo, cebada, soja y semillas de sésamo), vegetales (colirrábano,
guisante seco, rebozuelo, ajo seco) y pescados (arenque, atún, carpa,
sardina, trucha) y mariscos (langostas y ostras).
El zinc lo hallamos en la carne, los cereales y sus derivados, los huevos,
los pescados, el marisco, la leche y los quesos, los frutos secos y
algunas legumbres (sobre todo en los garbanzos y los guisantes y judías
secas) así como en vegetales como el ajo, el brécol, la cebolla, la col de
Bruselas, el escaramujo, el diente de león, el mastuerzo, el perejil y la
soja.
Cabe añadir que el aceite de borraja y el té también poseen un gran
poder antioxidante y que otros alimentos pueden ayudarnos además a
reparar los daños producidos por el sol. Es el caso de pescados como el
salmón, la caballa, el atún o la sardina que contienen ácidos grasos
capaces de ayudar en la reparación de los daños en las membranas
celulares.
(Recuerde que tanto el tratamiento a seguir como las dosis a prescribir
son trabajo de un especialista de la salud y en ningún modo este artículo

Sólo sirve como elemento orientativo e ilustrativo).puede ser utilizado como tratamiento específico. .