You are on page 1of 4

Postulación Vocería CONFECH

Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile

A petición de la última sesión del zonal metropolitano, cumpliendo con la
normativa del reglamento de éste, en la cual se planteó la necesidad de evaluar
y elegir las vocerías cada un año, como FEUSACH enviamos el siguiente
documento a ser presentado a todos nuestros compañeros y compañeras del
zonal en sus respectivas asambleas, para aportar en la discusión de aquellos
elementos que justifican nuestra apuesta a dicha vocería.

1.


2.

Formalidades
Fecha de asunción: 19 de diciembre de 2014
Posibles cambios de mando: Mayo de 2016
Capacidades y condiciones

La vocería, como herramienta política de representación de las ideas y
discusiones que hemos venido trabajando como movimiento estudiantil, requiere
de ciertas bases de apoyo que permitan su funcionamiento y utilización de la
mejor manera posible. Dentro de las capacidades estratégicas y las condiciones
políticas con las que cuenta la Federación de Estudiantes, así como la misma
USACH, existen aquellas que nos permiten gozar de ciertas características que
dan base a nuestra aspiración a la vocería metropolitana, siendo las más
importantes las siguientes:
Una reciente actualización del Estatuto Orgánico Estudiantil ha dado como
resultado la profundización de la visión política de nuestra federación,
estando ésta acorde a la crítica al sistema educacional mercantil,
rechazándolo por completo, y sumándose a las demandas que se plantean
desde el movimiento estudiantil. Bajo este contexto se ha re-caracterizado
el perfil del estudiante y de los principios que deben regir a la Federación
de Estudiantes de la Universidad de Santiago, comprometiéndonos por
consiguiente más aun en las decisiones que ya han sido emanadas desde
la CONFECH. Es decir, la línea política de la FEUSACH ya no depende del
gobierno de turno (como podría pensarse en base a la próxima elección
que debemos enfrentar), sino que se ha transformado en una “política
institucional” que se enfoca en:
i.
Considerar la educación como un derecho inalienable y a la
democratización como un pilar fundamental dentro de la toma de decisiones de
cada institución educativa;
ii.
La erradicación de la explotación del hombre y la mujer, por lo que se
asume la lucha contra la precarización laboral y el subcontrato de manera total;

La construcción de un nuevo modelo educativo al servicio de la clase
trabajadora y el pueblo.
iv.
la lucha y el respeto por la autodeterminación de los distintos pueblonación y la defensa del medioambiente
v.
La búsqueda de una sociedad libre de discriminaciones de género.

iii.

La FEUSACH cuenta con un equipo de comunicaciones compuesto por
profesionales afines (periodistas y publicistas) que generan todas las
propuestas que no sólo cubren las necesidades internas de la universidad,
sino que se suman al trabajo de “Comunicaciones CONFECH”, creando así
las campañas que se llevan a cabo durante el año para movilizaciones,
agitación y difusión de nuestras ideas, así como la asesoría
comunicacional que requiere una vocería pública.

La USACH es la segunda universidad pública más grande de Chile, con una
matrícula de aproximadamente 23 mil estudiantes, de los cuales casi el
80% recibe beneficios por encontrarse en los 3 primeros quintiles
socioeconómicos, y además con la implementación de la beca-gratuidad,
ha sido beneficiado cerca del 60% de los estudiantes de primer año,
siendo la mayor parte de ellos primera generación universitaria. Sin
embargo, la diversidad presente entre nuestros compañeros es muy alta,
puesto que las políticas de acceso complementario (ranking, NEM, puntaje
850, propedéutico, etc.) nos han permitido contar con una amplia gama de
estudiantes que no responden a una tipología única, sino que son
heterogéneos tanto en intereses como en realidades socioeducativas,
siendo así representantes fieles de la realidad educativa chilena.

En la misma línea, la USACH no sólo es un centro educativo universitario
tradicional, sino que también tiene relación con el mundo de la educación
técnica, pues cuenta con una Facultad Tecnológica que se especializa en la
aproximación universitaria a dicha área. Así mismo, se ha adjudicado la
asignación de un nuevo CFT estatal en la Región Metropolitana y cuenta
con diversos programas de continuidad de estudios para trabajadores,
diversificando así la discusión respecto a las necesidades educativas de
nuestra sociedad, puesto que no nos remitimos sólo a educación
universitaria tradicional, sino que nos enmarcamos en un proyecto
educativo más amplio.

3.

Aportes a la discusión 2016

Ya iniciado el llamado “año legislativo de la reforma”, el papel que
juega la CONFECH como orgánica muchas veces articuladora del movimiento por
la educación, es central. En esa misma línea, la capacidad que tengamos de
aportar al debate en torno a ejes en los cuales no hemos podido profundizar será
de vital importancia a la hora de plantear una contrapropuesta a un MINEDUC

que se ha empeñado en hacer proposiciones superficiales a un problema
estructural.
De tal manera, como federación de estudiantes que opta a una vocería
política, nos proponemos aportar en los siguientes ejes programáticos en los
cuales como USACH hemos tenido posturas claras:

Fortalecimiento de la Educación Pública: Este punto es central en
tanto hoy las universidades del Estado no son fiscales, ya que casi el 80%
de su presupuesto anual proviene de los propios ingresos que son capaces
de generar. En tal sentido, el fortalecer la educación pública se hace una
tarea prioritaria a la hora de plantearla como una alternativa frente a la
educación de mercado. Sin embargo, la definición de una universidad
pública no pasa únicamente por quién la financia, sino por la orientación
que esta tiene y la capacidad de dar respuesta a las problemáticas
sociales, convirtiendo así a la educación en una herramienta al servicio de
las mayorías. En consecuencia, fortalecer la educación pública no se trata
sólo de dar aportes directos a las instituciones, sino de que el Estado
tenga presencia y responsabilidades sobre ellas, generando programas
con características particulares por regiones en base a las necesidades del
territorio, en el financiamiento e incentivo de la investigación hacia la
resolución de problemáticas sociales, en la planificación profesional en
base a un proyecto país, etc. Son estos elementos los que creemos hoy
deben ser parte de una verdadera reforma que le de peso y proyecto
educativo a las universidades estatales, y que por tanto, fortalezcan a las
instituciones estatales y las conviertan en una alternativa real en el
mercado educativo existente.

La educación como un derecho: la discusión respecto a poder o no
educarse ha girado hasta el momento, mayoritariamente, en si se puede o
no pagar por este “servicio”. En consecuencia, el financiamiento ha sido
eje central de nuestras demandas, y aunque es esencial para asegurar
este derecho, nos hemos quedado rezagados en la discusión respecto a
acceso. De nada sirve que mañana nos paguen la educación completa si
van a seguir ingresando a las universidades los mismos que lo hacen hoy:
quienes vienen de colegios de prestigio o quien puede pagar para rendir
una buena PSU. Por cuanto, la necesidad de pensar en otras maneras de
acceder a la educación superior (asumiendo que no se necesita que todos
entremos a universidades, sino a planteles educativos de diverso tipo) se
hace urgente: bachilleratos de acceso irrestricto, seguimiento temprano y
vocacional a carreras específicas (pedagogía, medicina), batería de
pruebas con medición de aptitudes y habilidades y no sólo de contenidos,
entre otros, son alternativas que necesitamos discutir a la brevedad. En tal
sentido, la experiencia que como USACH hemos acumulado por medio de
diversos programas de acceso complementario nos posicionan hoy como
agentes dinamizadores de este debate, aportando con nuevos elementos
a la discusión de la permanencia de los estudiantes en las distintas

instituciones de educación superior que tienen mecanismos alternativos
de ingreso.

Democratización universitaria: Como último punto, la democratización
de las universidades ocupa un lugar fundamental entre las demandas que
debemos enarbolar. La administración de los gobiernos universitarios, así
como el ser partícipe de la toma de decisiones y aún más, de fiscalizar el uso
de los recursos, son tareas que se nos hacen necesarias a la hora de pensar
en universidades tanto públicas como privadas. La derogación del DLF2 abre
una ventana de oportunidades respecto a la dictación de nuevos estatutos
orgánicos dentro de las universidades privadas, no obstante, también han
aparecido propuestas de marcos regulatorios generales de parte del
Consorcio de Universidades Estatales Chilenas (CUECH) para los centros
educativos agrupados dentro de esta orgánica. En tal sentido, el camino que
ya hemos avanzado algunas comunidades que contamos con nuevos
estatutos orgánicos, próximos a actualizar, nos posicionan como referentes
respecto a esta temática. La discusión, por tanto, se dará de manera
prioritaria en aquellas universidades privadas que cuenten con grados de
organización interna, pero también en aquellas que contamos ya con
propuestas; siendo así, la discusión deberá realizarse de manera conjunta o
al menos colaborativa entre aquellos que se están aproximando por primera
vez al tema y aquellos que ya hemos avanzado en esta temática,
tensionando para convertir a ésta, en un eje central para el 2016,
estableciendo criterios generales o elementos transversales que deberían
estar presente en todo estatuto orgánico de las universidades agrupada en la
CONFECH, como mínimo.

En conclusión, y por todos aquellos elementos previamente
mencionados, es que hemos decidido postular, apoyados por el pleno del
Ampliado Universitario, para seguir siendo parte de la Mesa Ejecutiva CONFECH
y vocería del zonal metropolitano, puesto que comprendemos que hoy no sólo
somos representativos de una realidad educativa nacional, sino que nuestra
misma universidad se basa en un proyecto que busca el fortalecimiento de la
educación pública y el acceso de aquellos que hoy se ven relegados a
universidades sin fiscalización ni parámetros de excelencia educativa mínimos.
Siendo así, creemos que la FEUSACH en el último año se ha transformado
en un actor con capacidad de articular y proponer temáticas centrales dentro del
debate educativo, aportando y fortaleciendo la lucha por una educación pública,
gratuita y de excelencia, donde la participación democrática de quienes
componen dichas comunidades sea la base de cualquier gobierno universitario,
asumiendo así que la educación -en cada una de las aristas que la componen- es
una herramienta de cambio y resolución de problemáticas para la generación de
una sociedad más justa y libre.