You are on page 1of 6

Simulación versus neurosis de renta.

“La motivación de las mentiras”

Se presenta una revisión acerca de la diferencia entre el/la simulador/a y
el/la neurótico/a de renta para, con ello, intentar llegar a un mejor abordaje de estos
pacientes.
Introducción
Son muchas las ocasiones en las recibimos en el Servicio de Rehabilitación pacientes
cuyas quejas en referencia a su estado de salud tras un accidente no guardan correlación
con los hallazgos físicos o nivel de malestar que nosotros concluimos tras nuestra
entrevista y valoración, y son muchas las veces en las que agotamos las vías y recursos
de tratamiento sin éxito.
En estas circunstancias, es inevitable preguntarse sí estarán fingiendo para poder
comprender y mejorar el abordaje terapéutico con estos pacientes.
Los resultados estadísticos obtenidos por Roders Lloret, F. y colaboradores (1) confirman
que “hay una incidencia de simulación del 28,6% en accidentes laborales, del 20% en
accidentes de tráfico, 14,5% de las agresiones y un 5,9% en el resto de etiologías. Hay
más incidencia en mujeres que en hombres, más en personas de edad media (de 50 a 59
años) que en jóvenes o ancianos, a mayor gravedad de lesiones mayor porcentaje de
simuladores, a mayor periodo de incapacidad mayor es el porcentaje de simuladores y
que son más los simuladores que curan con secuelas que los que curan sin ellas”(1) .
Solamente por el 28,6% de simulación en los accidentes laborales, ya considero de
suma importancia este tema.
El objetivo del presente artículo es intentar aclarar las diferencias que hay entre la
simulación; “simular” (Del lat. simulāre). Representar algo, fingiendo o imitando lo que
no es(2)” y la neurosis de renta; “En las neurosis de renta existen dos componentes: a) la
neurosis (un trastorno mental) y b) la actitud de renta, expresión de reivindicación del
sujeto y consecuencia de legislaciones que protegen y amparan las secuelas de los
accidentes o de las enfermedades. La actitud de renta es la interpretación y la postura
del sujeto ante una eventualidad que estima ha sido el origen de determinados síntomas
y debe ser compensado(3)”.
Si partimos de la base de que cada una de ellas tiene un CIE diferente, Simulador/a; CIE
10 Consultas Z76.5 y Neurosis de renta; CIE 10 F68, queda claro que no es lo mismo,
entonces ¿Por qué nos cuesta tanto identificarlos y con frecuencia nos empeñamos en
tratarlos por igual?
La principal dificultad radica en el hecho de que cuando la condición de simulación o de
neurosis de renta se desarrolla en un marco circunstancial especial, como ocurre en los
accidentes laborales, hace que los dos tipos de pacientes compartan características
similares, lo que nos conduce a confundirlos con facilidad. Estas características han sido
recogidas a continuación:

Deseo de alcanzar la máxima indeminzación

Llegados a este punto. Insatisfacción laboral  Exageración de los síntomas. las cuales se pueden comprender mejor en el cuadro adjunto: Simulador Neurosis de renta En común Deseo consciente de aparentar enfermedad Deseo inconsciente de estar enfermo Falta de cooperación a la exploración y realización de pruebas Mecanismo adaptativo Personalidad disocial. no mejoría con el tratamiento  Búsqueda de pensión o incapacidad  Pendiente de juicio Una de las características comunes más señalada en estos pacientes es la exageración de los síntomas y no mejoría con el tratamiento. La respuesta a esta cuestión radica en la intencionalidad y nivel de consciencia del individuo en sus actos representados. deliberada y fraudulenta. el neurótico de renta es una persona que ha hecho una elaboración psicológica de síntomas somáticos. es decir consciente. Dicho esto. Bajo status ocupacional Deseo de máxima indemnización Transtorno de personalidad . puede ayudarnos y servirnos de guía para entender que nos encontramos ante uno u otro tipo de paciente y consecuentemente nos permitirá actuar de la mejor manera posible a nivel profesional. ahora queda saber cuáles son las características que los diferencian. es cuando debemos plantearnos si las manifestaciones simuladas lo son enteramente o por el contrario podrían tener una parte de motivación real. es decir. y constituye la clave para distinguir al paciente simulador del neurótico de renta. por tanto. La observación de su comportamiento. tiene un deseo inconsciente de estar enfermo. Mientras que el simulador es una persona que consulta con actitud en todo momento voluntaria.

Incapacidad para trabajar pero conservación de la capacidad para otras actividades deportivas o de ocio Hipersensibilidad subjetiva Insatisfacción laboral Ausencias a tratamiento Querulante. bien por una mala atención prestada al inicio del proceso. síntomas sobresimulados y neurosis de deseo de ser compensado 4. quejicoso y exigente Ausencias de angustia patológica Aparición de nuevas lesiones Exageración de los síntomas Cuando no es observado realiza actividades para las que alega no estar capacitado No suelen copiar síntomas de otros pacientes Carece de mecanismos para suprimir los síntomas Búsqueda de pensión o incapacidad Referencia frecuente al accidente en sueños. “se encuentran tres elementos. Para el neurótico/a de renta su fin es la búsqueda de una compensación. que denomina “simulador inconsciente”. en el neurótico de renta. pensamientos o conversación Pruebas clínicas negativa Búsqueda de segundas opiniones Actitud cautelosa. por la mala relación laboral pasada o presente. aparenta desconocimiento Sentimiento y presencia de angustia Pendiente de juicio Respuestas incoherentes o evasivas Evasión de obligaciones o solución de problemas personales Rechaza empleos para lo que no tendría que utilizar zonas afectadas Demandante de atención e información Para Iruela. lesiones mínimas. mutismo. también por la insatisfacción con el resultado del tratamiento e investigaciones realizadas o por la decepción con el grado . ya sea económica o personal a lo ocurrido.

.(3)” Es importante no confundir nunca a estos dos pacientes. Esta rabia impotente no sólo la despiertan los simuladores. legales y profesionales aceptados. La psicoterapia debe incluir la orientación a la reinserción laboral del paciente.Recordar que no es responsabilidad de un sanitario probar la simulación. ya que “de una simulación consciente inicialmente podría brotar una neurosis. Aunque en algunos casos parece existir una clara motivación derivada de la posibilidad de obtener indemnizaciones consecutivas a accidentes o lesiones. ayudar y aconsejar en libertad. etc.Ahondar en la psicobiografía del enfermo para poder comprender la elaboración psicológica de sus síntomas. . Conclusión .y viceversa. con ejemplos claros. La simulación es un diagnóstico forense. Por ello. distantes. “el síndrome no remite necesariamente con rapidez cuando el litigio ha sido exitoso.Derivar al paciente a psicoterapia lo antes posible para evitar el refuerzo de los síntomas y la regresión. diagnosticando y tratando de acuerdo con los estándares y procedimientos científicos.Explicar con tacto la atipicidad del diagnóstico. frente a la cual el sujeto ya se encontrará desarmado. sarcásticas. lo cual conllevaría un aumento sustancial de los días de tratamiento y los días de baja laboral.Entrevistas cálidas y empáticas. ya que este paciente sí conoce bien los síntomas porque los ha sufrido y podría describirlos. El médico y el personal sanitario deben conocer y “controlar” la rabia impotente que invariablemente aparece cuando un paciente frustra todos sus esfuerzos diagnósticos y terapéuticos. cree justa esa compensación y la necesita para resarcirse de los problemas causados. . mantendríamos ese estado de neurosis durante todo el proceso o incluso podríamos provocar un cambio a la simulación. sino comprender. lo más conveniente en estos pacientes sería dedicar diez minutos a explicarles cuál es su situación y hacerles saber nuestra intención de realizar todos los actos terapéuticos necesarios para su mejor recuperación. confrontadoras. . de una neurosis se podría llegar a una simulación por aumentar esa sensación de falta de atención o insatisfacción con el trato recibido. .). en caso de que la presente.No es papel del sanitario castigar o disciplinar al paciente. De lo contrario.de atención personal recibida en medios sanitarios. pues carece de elementos para suprimir los síntomas patológicos desencadenados(5)”. inculpatorias. sino ayudar al que sufre. sino muchos pacientes neuróticos y algunos pacientes con personalidades narcisistas. evitando las complicaciones contratransferenciales (actitudes frías. Consejos para el sanitario que se enfrenta a este tipo de “pacientes-problema” (3) . Es decir.

Psiquiatría forense.pdf 2.htm 8. Iruela LM. Wainwright. Cassem. La simulación de enfermedad física o trastorno mental. F et al.ar/publicaciones/forense/forense-4/tema-3. 1998 XXII (83): 32-37. Es necesaria una formación para la detección y manejo de estos pacientes. Legal.3 n. no aceptará el tratamiento ni acudirá a psicoterapia. tratarlo como mejor se demuestra que debe ser tratado.com/articulo. M. Psiquiatría de enlace en el Hospital General: Hospital General de Massachussets. Araujo. 6. Roders Lloret. Hospital General de Massachusetts. 3 (1): 39-45 ¿Histeria. M. Rev. A su vez comprenderá. La Neurosis de renta.bpweb.aap. Diponible en: http://www. En valoración del daño corporal. confundir a estos pacientes provoca el aumento tanto en días de tratamiento como en su demanda de atención. en la mayoría de lo casos. Madrid. vol 5. Diccionario de la Real Academia Española. a la que poder acudir cuando se encuentre verdaderamente enfermo. Papeles del Psicólogo.. Medicina Forense y el daño a las personas. Nº 4.anmf-reml. sexología y praxis. deberíamos de asegurarnos de si lo es o no. 2010. Bibliografía 1.net/artman/publish/printer_4935. D.uaemex. La demanda de atención e información. Rev. Rev Clin Med Fam v. La simulación. Ediciones Dias de Santos. Broda. Disponible en: http://mobbingopinion. num92. Inda Caro. Nota: Si el paciente es un simulador. Prado Ordóñez Fernández. Nº 2. De Psiquiatría Forense Sexología y Praxis. año 12. Navarro D. Neurosis postraumática.revclinmedfam. Creo que antes de opinar sobre la simulación de un paciente. Análisis de una casuística.php?pagina=0&art=99 4. y tanto si lo es como si no. así como el sentimiento de injusticia deben de ser atendidos de la mejor forma posible. 7. E. Hospital Psicoasistencial Dr. Tema 3.org.es/page6/remle83. septiembre de 2006. Esp med. 5. José T. 3. J. conseguiría un mejor manejo de ambos pacientes y una disminución de los días de baja. Simulación o Neurosis de Renta?.mx/src/inicio/ArtPdfRed. 1996. et Col. Disponible en URL: http://www. Sep.1 Albacete feb.. 2005. Revista Clínica de Medicina de Familia. H.shtml 9.jsp?iCve=77809205 . que su simulación ha llegado al final porque se han agotado las posibilidades. La neurosis de renta. Disponible en: http://www. Disponible en: http://redalyc. 1994. respetuosa y de fiar. Alejandro Navarro. vol 26. N. pero habrá aprendido que el personal sanitario que le atiende es una persona cálida.Dic. Fundación MAPFRE.La distinción entre simulación (consciente) y la neurosis de renta (inconsciente). et Col.A. pp 99-108.

Disponible en: http://scielo.19 n.3 Madrid Dic-Ene 2008.isciii. Simulación del dolor en el contexto médico-legal. González Ordi. Clínica y Salud V.10.es/scielo. H. Versión impresa ISSN 11305274.php?pid=S113052742008000300008&script=sci_arttext . et Col.