PRODUCCIÓN   DE   CONTENIDOS   EDUCATIVOS   REUTILIZABLES.

  ALGUNAS CONSIDERACIONES
Por Keymar Velásquez (Abril 2010)

Sin   duda   que   las   tecnologías   han   ganado   un   lugar   en   los   procesos  educativos   de   la   actualidad   independientemente   de   la   modalidad   de  aprendizaje en el que se desenvuelvan, y un docente de la sociedad actual no  puede   cerrarse   a   esa   realidad.   Plataformas   de   teleformación,   estrategias  colaborativas,   redes   sociales,   avatares,   teléfonos   inteligentes,   aprendizaje  ubicuo,   móvil,   son   términos   y   recursos   cotidianos   que   tenemos   a   nuestra  disposición.   Otros   como   web   semántica   y   metadatos,   son   en   la   actualidad  menos manipulados, pero de mucha relevancia en la ruta del intercambio de la  información   y  que   de   seguro   afectará   (ya   lo   hace)   la   manera   de   generar   y  organizar. Sin   embargo,   producir   para   un   contexto   tan   dinámico,   abierto   y  transparente tiene sus implicaciones; la capacidad de producir un recurso que  se mantenga vigente la mayor cantidad de tiempo posible y la interoperabilidad  necesaria   para   que   sobreviva   a   diferentes   ambientes   tecnológicos   y  académicos, es una meta deseable por cualquier desarrollador de contenidos  de   la   actualidad,   sea   particular   o   institucional.   Por   ello,   un   docente   en   la  actualidad debe poseer conocimientos básicos que le faciliten el proceso de  reutilización   educativa,   para   lo   que   se   pueden   delinear   algunos   aspectos   a  continuación. Consideraciones generales La   reutilización   persigue   la   creación   de   materiales   educativos   con   las  siguientes características: ­ Publicación en cualquier plataforma de teleformación de la actualidad. ­ Autosuficiencia, con la cantidad precisa de información para cubrir el tema;  ni más ni menos.

­ Flexibilidad al fomentar diferentes caminos y ritmos de aprendizaje. ­ Adaptabilidad a las características de diferentes audiencias. ­ Coherencia   y   desarrollo   lógico   en   la   forma   de   presentación   de   la  información. ­ Facilidad de búsqueda y recuperación en cualquier repositorio de datos.  Con   esto   en   mente,   al   producir  materiales   educativos   reutilizables  se  deben tomar en cuenta diversos aspectos tecnológicos (estándares, lenguajes  de   codificación)   y   educativos   (características   pedagógicas,   actualidad   del  conocimiento,   posibles   adaptaciones   futuras)   que   promuevan   la   mayor  durabilidad posible, en un proceso que implica lo siguiente: ­ El material producido debe ser etiquetado y empaquetado a través de que  editor que lo estandarice para que el mismo pueda ser cargado (lanzado)  en cualquier plataforma de teleformación (independientemente de aquella  para   la   cual   haya   sido   creada),   así   como   su   posible   inclusión   en   un  repositorio de acceso general. ­ El   material   empaquetado   puede   ser   adaptado   por   cualquier   ente  interesado, y según la magnitud del proceso de actualización/adaptación  necesario   para   que   pueda   ser  reutilizado   por   esta,   se   pueden   dar  dos  escenarios:   una   modificación   menor   que   pueda   ser   inmediatamente  publicada   (cargada)   en   la   plataforma   del   tercero,   o   una   modificación  mayor   que   implique   una   reestructuración   del   material   con   nuevos  requerimientos de usuario. En este caso, se convierte en la nueva entrada  del proceso. ­ Para   propiciar   su   reutilización,   el   material   producido   debe   hacerse  disponible en al menos un (1) medio de publicación: un salón virtual y/o un  repositorio   de   objetos  disponible  para   todas   aquellas   personas  interesadas   en   su   aplicación.   Las   condiciones   y   características   de  utilización quedan sujetas a las políticas internas de cada institución.

Asimismo,   durante   el   diseño   conceptual   de   la   unidad,   el   especialista   en  contenidos   tiene   como   responsabilidad   establecer   la   secuencia   lógica   de   la  información,   prestando   especial   atención   a   las   estrategias   didácticas   para  facilitar el aprendizaje del grupo, así como las actividades y autoevaluaciones  necesarias para la apropiación de los nuevos conocimientos, para lo cual se  recomienda   el   diseño   de   un   material   básico   que   permita   su   versatilidad   y  polivalencia, que pueda ser complementado a través de un conjunto de  guías y  recursos   con   diferentes   niveles   de   adquisición   (iniciación,   profundización   y  especialización), tomando en cuenta las siguientes orientaciones generales y  organizativas:  ­ Se   deben   establecer   los   pre­requisitos,   y   co­requisitos   del   alumnado  para abordar el curso, así como los roles y funciones de los miembros  del proceso de enseñanza­aprendizaje. ­ El   modelo   pedagógico   a   aplicar   debe   ser   flexible,   permitiendo   su  adaptación a otros contextos. Se recomiendan aquellos que impliquen la  utilización de estrategias que promuevan un aprendizaje significativo y  constructivista, a través de actividades de aplicación y transferencia. ­ La estructura del material debe ofrecer, al menos, una significatividad  para el participante, propiciando la construcción cognitiva (de lo simple a  lo   complejo)   de   la   estructura   científica   del   tema,   relacionando  conocimientos   para   la   generación   de   estructuras   o   mapas   mentales  globales de transferencia, a la vez que se orientan a situaciones reales y  a la solución de problemas significativos con el alumnado y el entorno. ­ El  Plan  de  evaluación  debe  estar acorde  con el  enfoque pedagógico,  estableciendo claramente los criterios de evaluación.

En relación al desarrollo de contenidos: ­ Debe   existir   una   coherencia   entre   la   estructura   externa   (formato   y  presentación)   y   la   lógica   de   la   estructura   interna   y   su   desarrollo, 

concatenadas entre sí de acuerdo a la lógica y la finalidad de lo que se  quiere transmitir. ­ El material, en su forma externa de presentación, debe responder a  una redacción y expresión lingüística correcta, tomando en cuenta los  siguientes aspectos: ­El lenguaje debe ser apropiado a los destinatarios. ­Las frases son cortas, los párrafos son breves. ­La   gramática   y   la   ortografía   son   coherentes   y   correctas.   Los  términos se utilizan de una manera correcta. ­El  estilo   de   escritura  es claro   y directo,  utilizando  un  lenguaje  familiar y un tono de conversación en segunda persona (tú y no  "el alumno") con los verbos en forma activa. ­Los  números se   utilizan  para   identificar  pasos  en  una   tarea   o  proceso. ­Las abreviaciones y símbolos están definidos. Herramientas y recursos disponibles Como ya se pudo observar, la reutilización de contenidos implica factores  técnicos y de programación, pero esto no es excusa para evitar su adopción,  pues   cada   vez   son   más   frecuentes   herramientas   de   autor   que   permiten   al  desarrollador (sobre todo en el caso de la mayoría de docentes que carecen de  conocimientos   de   programación)   la   producción   de   recursos   estandarizados,  etiquetados y empaquetados de manera transparente y sin el “trago amargo”  de revisar códigos y manifiestos.  Una de estas herramientas en eXeLearning, programa multiplataforma de  descarga gratuita (http://exelearning.org/) que  ofrece plantillas y recursos que  permiten dedicarse al aspecto pedagógico del desarrollo sin contemplaciones  técnicas,   todo   ello   trabajando   de   manera   local   en   la   máquina   personal   y  exportándolo   empaquetado   para   su   carga   en   cualquier   plataforma   de   la 

actualidad.   Sin   embargo,   cabe   destacar   que   este   proyecto   ha   sido  abandonado,   lo   cual   dificulta   algunos   aspectos   técnicos   para   sistemas  operativos superiores a los pensados originalmente (sobre todo en el caso de  Linux por algunos problemas de dependencias que han sido resueltos), pero no  le resta valor a dicha herramienta. Otra   opción   es   la   que   ofrece   la   ADL   son   su   paquete   RELOAD   editor  (http://www.reload.ac.uk/editor.html),  herramienta   por  demás  robusta,   aunque  un poco más técnica, que se encuentra disponible para su descarga gratuita.  Una vez considerados estos aspectos generales, no se puede mantener  que   la   producción   de   recursos   reutilizables   es   un   proceso   complicado.   Por  supuesto,   implica   dedicar   algo   de   tiempo   para   acostumbrarse   a   las  herramientas,   pero   será   ganado   en   la   durabilidad,   interoperabilidad   y  accesibilidad que obtendrán los materiales desarrollados.

Referencias Electrónicas Ministerio de Educación y Ciencia (2008) Modelos de desarrollo, explotación y   análisis de calidad para la elaboración de multimedia educativo Disponible  en:  http://ares.cnice.mec.es/informes/11/contenido/indice.htm  [Consulta:  2008, Mayo, 26]

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful