You are on page 1of 16

La tuberculosis en el embarazo

autores
Lloyd N Friedman, MD
Lynn T Tanoue, MD
editores de la sección
C Fordham von Reyn, MD
Charles J Lockwood, MD, MHCM
Editor Adjunto
Elinor L Baron, MD, DTMH

INTRODUCCIÓN - A nivel mundial, la carga de la enfermedad de la
tuberculosis (TB) en mujeres embarazadas es sustancial. En 2011, se estimó
que se produjeron más de 200.000 casos de tuberculosis activa entre las
mujeres embarazadas a nivel mundial; las mayores cargas estaban en África
y el Sudeste de Asia [1].

El cuidado prenatal presenta una oportunidad única para la evaluación y
tratamiento de la tuberculosis latente y activa en las mujeres embarazadas
[2]. La detección de rutina prueba de la tuberculina (TST) no está indicado
para todas las mujeres embarazadas. Sin embargo, los individuos con un
mayor riesgo de la tuberculosis pueden buscar atención médica sólo
durante el embarazo (como personas de origen extranjero dentro de los
cinco años de la inmigración procedente de los países con tuberculosis
endémica o individuos con infección por VIH) [3]. (Ver "Epidemiología de la
tuberculosis".)

La patogénesis de la infección tuberculosa y la enfermedad en mujeres
embarazadas es similar a la de las mujeres no embarazadas [4,5]. No hay
evidencia firme de que el riesgo de una nueva infección o reactivación de la
tuberculosis en las mujeres embarazadas es significativamente diferente de
los controles emparejados. Sin embargo, la tuberculosis en mujeres
embarazadas puede presentar insidiosa, ya que los síntomas de malestar y
la fatiga pueden ser atribuidos a embarazo en lugar de la enfermedad [6].
Además, durante el embarazo, puede ser difícil de reconocer la pérdida de
peso. (Ver "Historia natural, la microbiología, y la patogénesis de la
tuberculosis".)

Puesto que el embarazo no se ha demostrado que aumenta el riesgo de la
tuberculosis, la epidemiología de la tuberculosis en el embarazo es un
reflejo de la incidencia general de la enfermedad [7]. Esto también es cierto
en las mujeres infectadas por el VIH, como se muestra en un grupo de

infección por VIH. (Ver 'Toxicidad y seguimiento' a continuación).) Si está indicado.10].8 por cada 100. Diagnóstico . Las cuestiones relacionadas con la gestión de la tuberculosis latente y activa en pacientes no embarazadas se discuten en detalle por separado. (Ver "El diagnóstico de la infección tuberculosa latente (detección de la tuberculosis) en adultos no infectados por el VIH". la terapia inmunosupresora) o aquellos que han sido infectados con tuberculosis recientemente [11].) TB latente . . grupos adecuados para las pruebas incluyen aquellos con alto riesgo de progresión de la infección latente de la enfermedad activa. (Ver "El diagnóstico de la infección tuberculosa latente (detección de la tuberculosis) en adultos no infectados por VIH" y "El diagnóstico de la tuberculosis pulmonar en pacientes no infectados por VIH" y "El tratamiento de la tuberculosis pulmonar en adultos no infectados por el VIH".000 partos [8]. especialmente aquellos que están inmunocomprometidos significativamente (por ejemplo.mujeres embarazadas infectadas por el VIH en su mayor parte en la ciudad de Nueva York durante 1991 a 1992. el tratamiento debe continuarse [13]. el contacto con el sistema de salud durante el embarazo es una oportunidad para identificar pacientes con riesgo de infección latente que debe ser evaluado aún más tras el embarazo. esto permite la oportunidad para el asesoramiento sobre el riesgo de convertirse en tratamiento durante el embarazo [12]. Los temas relacionados con el diagnóstico y el tratamiento de la infección tuberculosa latente y la enfermedad de tuberculosis activa en las mujeres embarazadas serán revisados aquí. donde la tasa de tuberculosis fue de 94. la decisión de la prueba presupone una decisión de tratar con prontitud si la prueba es positiva. posteriormente.Las pruebas de rutina para la tuberculosis latente en las mujeres embarazadas no está indicado. pruebas y tratamiento para la infección latente en aquellos para los que dirige la prueba está indicada debe retrasarse hasta tres meses después del parto para minimizar el riesgo de efectos adversos de los medicamentos. Sin embargo.El embarazo no se ha demostrado que influyen en la patogénesis de la tuberculosis (TB) o la probabilidad de progresión de la enfermedad latente a activo ni se ha demostrado que afectan a la respuesta al tratamiento [9. En ausencia de los principales factores de riesgo para la progresión de la infección activa durante el embarazo. La prueba debe realizarse durante el embarazo sólo si hay una indicación para el tratamiento oportuno de la infección tuberculosa latente (ITL). se prefiere la prueba de infección latente antes del embarazo (si es posible). Si se inicia el tratamiento para la infección latente de TB y el paciente se queda embarazada.

Por lo tanto. éstas se pueden aplazar si el parto es inminente.Pruebas y tratamiento de la infección tuberculosa latente deben llevarse a cabo durante el embarazo sólo si hay una indicación para la pronta gestión de la ITL (por lo general en la infección reciente o huéspedes inmunocomprometidos). (Ver "ensayos de liberación de interferón-gamma para el diagnóstico de la infección tuberculosa latente". si una prueba de piel se ha realizado en ausencia de una indicación para la gestión de la ITL rápido y es positivo.Herramientas de diagnóstico para la tuberculosis latente incluyen la prueba cutánea de la tuberculina (TST) y ensayos de liberación de interferón gamma (IGRA). fiebre. pérdida de peso) y el examen radiográfico del tórax (con blindaje apropiado). prueba de la tuberculina puede realizarse con seguridad en mujeres embarazadas. Las definiciones de pruebas cutáneas positivas se resumen en la tabla (Tabla 1).) Tratamiento .14]. los datos son limitados [15-18]. infección reciente o inmunosupresión). (Ver "ensayos de liberación de interferón-gamma para el diagnóstico de la infección tuberculosa latente". la decisión de la prueba presupone una decisión de tratar con prontitud si la prueba es positiva (incluso durante el primer trimestre). Si el tratamiento para la infección latente se aplaza hasta después del parto. se debe realizar para confirmar que la tuberculosis . ensayos de liberación de interferón-gamma también son seguros durante el embarazo y probablemente tan eficaz para el diagnóstico de la infección latente de TB en el embarazo como en otras circunstancias. El retraso de la terapia es apropiada para los pacientes con PT positiva en ausencia de un factor de riesgo para la progresión de la enfermedad activa (es decir. independientemente de la edad gestacional. Si el tratamiento para la infección latente se inicia antes del embarazo para las indicaciones habituales observadas en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) Declaración [11] y el paciente se queda embarazada. y el embarazo no altera la respuesta a la TST [11. incluyendo la radiografía de tórax. posteriormente. tos.) Los pacientes con LTBI resultados positivos de detección (tabla 1) deben someterse a una evaluación clínica para descartar tuberculosis activa. una radiografía de tórax (con blindaje) debe llevarse a cabo. los pacientes adecuadamente orientados para la detección de infección latente de TB con resultados positivos TST deben iniciar el tratamiento durante el embarazo [11]. el tratamiento debe continuarse [13]. repetir la evaluación de la enfermedad activa. La terapia puede iniciarse tres meses después del parto para minimizar la preocupación por la hepatitis en el período posparto. (Ver "diagnóstico" arriba y "El diagnóstico de la infección tuberculosa latente (detección de la tuberculosis) en adultos no infectados por el VIH". Esto incluye la evaluación de los síntomas (por ejemplo.) Sin embargo.

interrupciones menores en terapia son aceptables. Por lo tanto. se requiere un seguimiento cercano. Entre 3681 mujeres embarazadas y posparto con infección latente. aunque en el ajuste de dificultad con la adherencia. Esto se debe combinar con la administración de suplementos de piridoxina (25 mg diarios) [11]. rifampicina sensible de la tuberculosis. la isoniazida se puede iniciar con las evaluaciones y exámenes de síntomas de seguimiento cada mes.) La toxicidad y monitoreo . siempre y cuando las dosis 270 se completan dentro de 12 meses. Inicialmente. (Ver "El diagnóstico de la infección tuberculosa latente (detección de la tuberculosis) en adultos no infectados por el VIH". La adherencia puede sufrir cuando los pacientes identificados con infección latente de TB durante el tratamiento demora embarazo. La rifampicina se debe utilizar para los pacientes que no toleran la isoniazida o que se supone que tienen la infección por cepas resistentes a la isoniazida. si es normal. la isoniazida se asoció con un aumento de 2. También puede ser útil en el ajuste de dificultad con la adherencia.5 veces en la hepatitis fulminante y un aumento de cuatro veces en la mortalidad en comparación con las mujeres no embarazadas. aunque estos datos no alcanzaron significación estadística [20]. (Ver 'Toxicidad y seguimiento' a continuación). sólo el 42 por ciento asistió a una visita de seguimiento en la clínica de TB y sólo el 18 por ciento completado el tratamiento [19]. La evaluación de las mujeres embarazadas y posparto que reciben el TIT (isoniacida o rifampicina) también debe incluir la prueba de VIH. hasta que se muestra a permanecer dentro de los límites normales. pero es menos deseable.El embarazo y el período postparto temprano puede conferir un mayor riesgo de hepatotoxicidad isoniazida [20-23]. las pruebas de función hepática se deben obtener todos los meses durante al menos dos meses. La pauta de elección para el tratamiento de la ITL es isoniazida (5 mg / kg hasta 300 mg al día) durante nueve meses (tabla 2). y una . los proveedores pueden preferir concentrar los esfuerzos en asegurar seis meses de tratamiento [11]. En un estudio de evaluación de 393 mujeres con infección latente durante el embarazo que retrasa el tratamiento hasta que el periodo posparto. Un régimen de seis meses de isoniazida diaria también ofrece protección. Otra opción para el tratamiento de la ITL es rifampicina (al día durante cuatro meses) (tabla 2) [11]. hepatitis B y C.activa no se desarrolló en el tiempo transcurrido entre el diagnóstico y el tratamiento. Las mujeres embarazadas y posparto deben tener las transaminasas hepáticas pre-tratamiento y pruebas de función bilirrubina y.

Otros efectos secundarios de la isoniacida incluyen erupciones cutáneas. trastornos neuropsiquiátricos como la depresión.) Diagnóstico . rifapentina)" y "medicamentos de primera línea" a continuación). Si hay una leve elevación de las transaminasas. Además. aunque la infección congénita es muy raro.El embarazo no se ha demostrado que influyen en la patogénesis de la tuberculosis (TB) o la probabilidad de progresión de la infección latente de la enfermedad activa ni se ha demostrado que afectan a la respuesta al tratamiento [9. efectos adversos debido a la rifampicina son la hepatitis.evaluación general de la enfermedad hepática crónica. (Ver 'y la tuberculosis congénita neonatal' a continuación). y fiebre y erupción cutánea. La isoniazida se debe suspender si el paciente es sintomático y de la alanina aminotransferasa (ALT) es más de tres veces el límite superior normal [24].Las pacientes embarazadas con tuberculosis pulmonar suelen tener las mismas manifestaciones clínicas como pacientes no embarazadas. Se debe interrumpirse en pacientes asintomáticos cuando la ALT es más de cinco veces el límite superior normal [24]. En el contexto de la enfermedad extrapulmonar. la pelagra. (Ver "Las manifestaciones clínicas y complicaciones de la tuberculosis pulmonar". infección materna activa puede conducir a la infección congénita por diseminación hematógena a través de la placenta. neuritis periférica y convulsiones [25]. Las manifestaciones clínicas . Sin embargo. puede ser difícil de reconocer la pérdida de peso. trombocitopenia. el consumo de alcohol y la exposición a otras toxinas hepáticas. puede ser necesario un seguimiento más frecuente hasta que se establezca la estabilidad.10]. y la pérdida de la memoria. durante el embarazo. manía. Los pacientes deben recibir instrucciones explícitas para interrumpir el tratamiento inmediatamente y póngase en contacto con su proveedor de atención médica sobre el desarrollo de los síntomas que son consistentes con la hepatitis. anemia hemolítica.La evaluación de la tuberculosis activa en las mujeres embarazadas debe proceder como en mujeres no embarazadas. (Ver "Las rifamicinas (rifampicina. incluyendo . los síntomas pueden ser especialmente vago y el diagnóstico se puede retrasar de manera significativa [26-28]. TB activa . la tuberculosis en mujeres embarazadas puede presentar insidiosamente. desde malestar y fatiga puede atribuirse a embarazo en lugar de la enfermedad [23]. rifabutina.

) El método de tratamiento también incluye la consideración de las cuestiones relacionadas con el transporte. enfermedad muy extensa. y las decisiones sobre la terapia en estos individuos deben hacerse en consulta con un experto.) TRATAMIENTO DE TB activa . sería prudente considerar el uso de pirazinamida [16. para una total de nueve meses [5. con excepción de la exclusión de ciertos medicamentos [30].31]. no se utiliza rutinariamente para las mujeres embarazadas en los Estados Unidos.16. como parte de un régimen de primera línea y. Sin embargo. La pirazinamida no es absolutamente necesario. Los fármacos de primera línea . Los principios de tratamiento de la tuberculosis activa en pacientes embarazadas no infectadas por el VIH son los mismos que para los pacientes no embarazadas.33]. Si los resultados de los estudios de sensibilidad de drogas están disponibles y el organismo se sabe que es susceptible a la isoniazida y rifampicina. pacientes infectados por el VIH se tratan en detalle por separado. meningitis tuberculosa. La ausencia de pirazinamida . debido a los datos limitados de seguridad. la pirazinamida es recomendado por la Organización Mundial de la Salud como parte de un régimen estándar para el tratamiento de la tuberculosis en las mujeres embarazadas [32.34]. y cualquier forma de resistencia a los medicamentos. rifampicina y etambutol administrados durante dos meses seguidos de isoniazida y rifampicina durante siete meses. con la protección adecuada del feto [29]. El diagnóstico de la tuberculosis también induce una evaluación para la infección por VIH.El tratamiento de la tuberculosis en el contexto de embarazo debe ser iniciado si la sospecha de la enfermedad activa es de moderada a alta (como un infiltrado del lóbulo superior persistente y tos en un individuo de alto riesgo y / o una positiva ácido-alcohol resistentes frotis de bacilos o prueba de amplificación de ácido nucleico).El régimen de tratamiento inicial (para la enfermedad sensible a los fármacos presunta) para la TB activa durante el embarazo en los Estados Unidos por lo general consiste en isoniazida. etambutol y luego puede ser interrumpido después de un mes. (Ver "El tratamiento de la tuberculosis pulmonar en adultos no infectados por VIH" y "El tratamiento de la tuberculosis pulmonar en adultos infectados por el VIH".30. (Ver "El control de la transmisión" a continuación). La evaluación de la enfermedad extrapulmonar debe guiarse por los síntomas clínicos y / o hallazgos radiológicos. En circunstancias como la coinfección por el VIH.9. (Ver "El diagnóstico de la tuberculosis pulmonar en pacientes no infectados por el VIH" y "aguda e infección por VIH temprana: Tratamiento".la radiografía de tórax. incluida la separación de la madre del recién nacido en determinadas circunstancias. ya que la enfermedad no tratada representa un mayor riesgo para la madre y el feto que la terapia antituberculosa.

partir de los resultados de régimen de tratamiento de una duración de tratamiento de nueve meses en lugar de seis meses.30.35.36]. (Ver "El tratamiento de la tuberculosis pulmonar en adultos no infectados por el VIH". como parte de un régimen de primera línea [10.Las mujeres embarazadas con tuberculosis resistente a los medicamentos o que tienen dificultades para tomar medicamentos de primera línea deben ser administrados en consulta con un experto en el tratamiento de la tuberculosis.) medicamentos de segunda línea . ● isoniazida se considera aceptable para su uso en el embarazo y no se considera que es un teratógeno humano. En el contexto de monorresistencia. No hay información de seguridad insuficiente en relación con el uso de rifapentina en el embarazo (categoría C).35.36]. La rifabutina se utiliza a menudo como una alternativa a la rifampicina en pacientes con infección por el VIH con medicamentos antirretrovirales. especialmente si se realiza una determinación de que es aceptable el uso de pirazinamida. regímenes de dosificación para el tratamiento de la tuberculosis se describen por separado.) ● El etambutol se considera aceptable para su uso en el embarazo [30.13. puede ser aceptable para tratar con fármacos de primera línea durante el embarazo.36.37]. . Dado que los datos de teratogenicidad detallados no están disponibles para este agente. En general. el beneficio de la isoniazida (dada su importancia para el tratamiento de la tuberculosis activa) justifica el riesgo potencial para el feto. Se han reportado casos raros de anomalías fetales y la enfermedad hemorrágica [11. no se utiliza rutinariamente para las mujeres embarazadas en los Estados Unidos ya que no es absolutamente necesario. La piridoxina (25 mg / día) se debe administrar a mujeres embarazadas que reciben isoniazida (y a sus bebés la lactancia materna. ● La rifampicina se considera aceptable para su uso en el embarazo. ● La pirazinamida no es universalmente considerado aceptable para su uso en el embarazo. (Ver "la tuberculosis del sistema nervioso central" y "La pericarditis tuberculosa").30]. incluso si el bebé no está recibiendo tratamiento con isoniazida) [11.30]. Esteroides para manifestaciones como la meningitis y la pericarditis se deben utilizar como se discute por separado [30]. los efectos adversos de pirazinamida en el embarazo no están seguros. aunque el riesgo de hepatitis y la neurotoxicidad periférica se puede aumentar en el período de periparto [30.31. (Ver "El tratamiento de la tuberculosis pulmonar en adultos infectados por el VIH".

aunque hay poca información específica sobre los efectos fetales de estos fármacos. 17 por ciento de los bebés tenía daños en los nervios octava con déficits van desde la pérdida de audición leve a la sordera bilateral [42]. ● La etionamida (categoría C) atraviesa la placenta y es teratogénico en animales de laboratorio [36]. Entre 40 mujeres embarazadas tratadas con estreptomicina. No parece haber ninguna evidencia de teratogenicidad en los bebés cuyas madres recibieron isoniazida con el PAS [31. Los agentes que deben evitarse . PAS se debe utilizar durante el embarazo solamente cuando no existen alternativas adecuadas. estreptomicina no debe usarse para el tratamiento de la tuberculosis en el embarazo. ● Los efectos adversos de la cicloserina (categoría C) en el embarazo no han sido probados.En el ajuste de la resistencia a múltiples agentes. Este agente atraviesa la placenta y se debe utilizar para las mujeres embarazadas sólo cuando no hay alternativas adecuadas [36]. Agentes a tener en cuenta . también debe ser evitado. categoría C en el embarazo no son ciertas. la mayoría de estos bebés fueron entregados sin evidencia de efectos adversos [38-41]. debido a la resistencia a los medicamentos o los efectos adversos de los fármacos más seguros) y sólo en consulta con un experto en el tratamiento de la tuberculosis. Teniendo en cuenta este riesgo y la disponibilidad de alternativas eficaces y menos tóxicos.Estos agentes deben utilizarse durante el embarazo sólo cuando no existen alternativas adecuadas para el tratamiento (por ejemplo. las mujeres deben ser aconsejadas en consecuencia. Ha habido varios casos en los que las madres con tuberculosis resistente a múltiples fármacos (MDRTB) han sido tratados con agentes de segunda línea y entregados a término. Capreomicina (categoría C). que se supone que tienen octavo nervio y la toxicidad renal en los fetos. puede haber más remedio que utilizar un régimen con cierta toxicidad potencial para el feto. ● Los efectos adversos del ácido para-aminosalicílico (PAS). Kanamicina (categoría D) y amikacina (categoría D). .36].estreptomicina (categoría D) es un teratógeno conocido. interfiere con el desarrollo del oído interno y puede causar sordera congénita [36]. ● Las fluoroquinolonas (categoría C) se han asociado con artropatías y deben utilizarse durante el embarazo sólo cuando no hay alternativas adecuadas [36]. Se debe utilizar durante el embarazo solamente cuando no hay alternativas adecuadas. presumiblemente comparten este potencial de toxicidad y no debe administrarse durante el embarazo.

LACTANCIA .) Como se señaló anteriormente.43].36. sobre todo en los dos primeros meses de tratamiento [30]. aproximadamente el 20 por ciento o menos de una dosis recién nacido normal) [11. No existen recomendaciones específicas sobre este u otros fármacos antituberculosos. a continuación. TB congénita se asocia con la infección materna por VIH. Para mejorar la adherencia y para evaluar la toxicidad de los medicamentos. y sería difícil de realizar ajustes precisos de la dosis diaria para compensar la cantidad recibida en la leche materna. (Ver 'Toxicidad y seguimiento' más arriba). Un experto en tuberculosis debe ser consultado para interrupciones de más de dos semanas para la adherencia o esporádica.Seguimiento . Las decisiones acerca de la lactancia materna con otros agentes de segunda línea deben hacerse en consulta con un experto.36]. Las decisiones relativas a la elección de estos agentes deben ser individualizados en consulta con un experto [36]. ya que las pequeñas concentraciones de estos fármacos en la leche materna no producen efectos tóxicos en la enfermería infantil (es decir.La lactancia materna no está contraindicada si la madre está recibiendo tratamiento para la tuberculosis (TB) activa o infección tuberculosa latente (ITL) con agentes de primera línea habitual. tanto materna y la tuberculosis [45]. El índice de sospecha debe aumentarse en regiones con alta prevalencia de VIH. los pacientes deben ser vistos y examinados todos los meses. se debe suspender la isoniazida para las mismas indicaciones que para el tratamiento de la ITL. No se recomienda la lactancia materna en el contexto de la rifabutina o fluoroquinolonas [30. transaminasas hepáticas antes del tratamiento y pruebas de función bilirrubina seguido de la prueba mensual de las enzimas hepáticas deben ser obtenidas. el seguimiento clínico cuidadoso para la hepatitis es especialmente importante para las mujeres embarazadas y posparto. y los pacientes deben ser instruidos para llamar inmediatamente si aparecen síntomas o signos de hepatitis.La tuberculosis congénita (TB) es muy rara.El tratamiento debe ser administrado por la terapia directamente observada (DOT). (Ver "La adherencia al tratamiento de la tuberculosis".30. CONGÉNITO y neonatal TB . En general. la lactancia aumentará la exposición diaria total del infante a la isoniazida. endometritis tuberculosa y tuberculosis miliar [30]. una revisión 1980 observó que sólo 24 casos han sido descritos en la literatura desde la introducción de la isoniazida en 1952 [44]. Todos los recién nacidos que recibieron isoniazida (ya sea a través de la leche materna o como terapia dirigida) deben recibir piridoxina suplementario. Si el niño ya está recibiendo tratamiento con isoniazida. Puede ocurrir .

Evaluación clínica del niño y la madre debe llevarse a cabo como se describe en detalle por separado. hepatomegalia.Si la madre ha establecido o sospecha de tuberculosis pulmonar activa (TB) en el momento de la entrega. letargo. fiebre. la madre debe ser . Las manifestaciones clínicas de la tuberculosis congénita incluyen dificultad respiratoria. (Ver "El diagnóstico de la tuberculosis pulmonar en pacientes no infectados por el VIH". irritabilidad. Control de la transmisión .46]. la separación no es necesaria siempre y cuando ambos se adhieran al tratamiento. Si se encuentran tanto en la madre (o el contacto domiciliario) e infantil de tener tuberculosis activa y ambos se inició el tratamiento. La evaluación clínica del recién nacido en el contexto de la tuberculosis congénita sospecha debe incluir la evaluación de rutina. La prueba de la tuberculina en el bebé más a menudo es negativo. La madre (o el contacto domiciliario) debe usar una máscara hasta que ya no infecciosa. La separación no es necesario siempre que tanto adherirse al tratamiento. y los bajos índices de Apgar [44. Si la madre (o el contacto domiciliario) tiene TB. bajo peso al nacer.44]. y el diagnóstico de la tuberculosis neonatal puede conducir a la identificación de diagnóstico previamente no reconocido de la tuberculosis en la madre [47]. Lo mismo es cierto para los contactos familiares de la bebé. la madre debe ser tratado por la enfermedad activa y el niño debe ser tratado de una infección tuberculosa latente ( ITL). ella y el niño debe ser separado hasta que ambos se han evaluado completamente [35]. TB neonatal se desarrolla la exposición siguiente de un bebé a las secreciones respiratorias en forma de aerosol de su madre. La madre (o el contacto domiciliario) debe usar una máscara hasta que ya no infecciosa. falta de apetito.hematógena a través de la placenta y la vena umbilical o por aspiración fetal (o ingestión) de líquido amniótico infectado [9]. además de punción lumbar y la evaluación de la placenta con el examen histológico (incluyendo tinción ácido-alcohol resistentes bacilo [AFB]) y la cultura AFB [35]. Si la madre (o el contacto domiciliario) tiene la enfermedad activa y el niño tiene una prueba cutánea positiva (en ausencia de evidencia de enfermedad activa). Esto es más común que la tuberculosis congénita. esplenomegalia. pero el bebé no tiene tuberculosis activa o una prueba cutánea positiva.) La mortalidad en el contexto de TB congénita y neonatal es de aproximadamente 50 por ciento [9.

la infección materna puede conducir a la infección congénita o infección neonatal. el niño debe ser reevaluado para la TB activa y un ciclo completo de tratamiento para la tuberculosis latente o activa debe producirse.tratado por la enfermedad activa y el niño debe ser tratado por la ITL de tres a cuatro meses. (Ver "La vacunación con BCG"). En . Si la madre ha conocido o sospechoso de tuberculosis pulmonar resistente a los medicamentos y el recién nacido no tienen evidencia de infección activa o latente. en base al resultado de la reevaluación. (Ver 'TB latente "arriba y" El diagnóstico de la infección tuberculosa latente (detección de la tuberculosis) en adultos no infectados por el VIH ". ya que es una vacuna viva. las mujeres que han sido infectados recientemente y los que tienen el VIH o que son significativamente inmunocomprometidos) (tabla 1). a la que una vez prueba de la piel se debe repetir. Sin embargo.) ● El tratamiento de la ITL está reservado para las mujeres embarazadas con alto riesgo de progresión de la infección latente de la enfermedad activa. (Ver "La vacunación con BCG"). Si la repetición de la prueba de la piel es negativa y la madre ya no es contagiosa. (Ver "Introducción" anterior). Si la repetición de la prueba es positiva. Además. La vacunación con BCG no debe administrarse durante el embarazo para la prevención de la tuberculosis. infección por VIH o la inmunosupresión. la tuberculosis en mujeres embarazadas puede presentar insidiosamente ya que los síntomas de malestar y la fatiga pueden ser atribuidos a embarazo en lugar de la infección. el TIT del bebé puede ser descontinuado. En los países donde la administración de BCG no es de rutina. La vacunación rutinaria bacilo de Calmette-Guérin (BCG) al nacer se justifica en los países donde la tuberculosis es endémica [aplican consideraciones especiales para los niños nacidos de madres infectadas por el VIH como se analiza por separado (véase "La vacunación con BCG")]. la madre (o el contacto domiciliario) debe usar una máscara hasta que ya no es infecciosa. que deben permanecer separados hasta que la madre no es infeccioso. ● La detección de la infección tuberculosa latente (ITL) se debe realizar durante el embarazo sólo para aquellas mujeres con alto riesgo de progresión de la latencia de la enfermedad activa (por ejemplo. RESUMEN Y RECOMENDACIONES ● El embarazo no es un factor de riesgo para la tuberculosis (TB) y no se ha demostrado que influyen en la patogénesis de la tuberculosis o la probabilidad de progresión de la infección latente de la enfermedad activa. La separación no es necesario siempre que tanto adherirse al tratamiento. como una infección reciente. la vacuna BCG debe ser considerada para el bebé de una madre con tuberculosis en consulta con un experto en tuberculosis.

no se utiliza rutinariamente para las mujeres embarazadas en los Estados Unidos. ● Se recomienda que el régimen de tratamiento inicial para la TB activa en el embarazo (para la enfermedad susceptible presunta droga) consiste en isoniazida. ● La lactancia materna no está contraindicada en mujeres que reciben tratamiento para la tuberculosis activa o infección latente con agentes estándar de primera línea. ácido paraaminosalicílico (PAS). la pirazinamida es recomendado por la Organización Mundial de la Salud como parte de un régimen estándar para el tratamiento de la tuberculosis en las mujeres embarazadas. (Ver "El tratamiento de la TB activa" más arriba). La estreptomicina es un teratógeno conocido que interfiere con el desarrollo del nervio octavo y puede causar sordera congénita. rifampicina y etambutol administrados durante dos meses.estas circunstancias. kanamicina. (Ver "La lactancia materna 'más arriba). debido a los datos limitados de seguridad. Utilizamos el tratamiento diario durante nueve meses. como parte de un régimen de primera línea y. Los pacientes que reciben tratamiento para la tuberculosis resistente a los fármacos con agentes de segunda línea no deben amamantar. La pirazinamida no es absolutamente necesario. piridoxina suplementario debe administrarse a madres lactantes que reciben isoniazida. y resistencia a los medicamentos. para pacientes con dificultades relacionadas con la adherencia. se recomienda la isoniazida para el tratamiento de la ITL (tabla 2) (Grado 1B). y el diagnóstico puede conducir a la identificación de un diagnóstico de la tuberculosis no reconocido previamente en la madre. incluso si el bebé no está tomando tratamiento con isoniazida. La mortalidad de TB congénita y . ● No se recomienda utilizar la estreptomicina. ● Los siguientes agentes pueden ser útiles cuando no hay alternativas adecuadas. (Ver 'Agentes de considerar "más arriba). amikacina. Sin embargo. ya que las pequeñas concentraciones de estos fármacos en la leche materna no producen efectos tóxicos en el lactante. a pesar de que también son los aminoglucósidos. meningitis tuberculosa. TB neonatal es más común que la tuberculosis congénita. así como a sus hijos. cicloserina. Puede ser importante tener en cuenta en la fijación de la coinfección por el VIH. ● TB congénita es muy raro y lo más a menudo asociada con la infección por VIH de la madre o miliar materna o la tuberculosis uterina. enfermedad extensa. (Ver 'Agentes para evitar el "más arriba). seguido por isoniazida y rifampicina durante siete meses para un total de nueve meses (tabla 2 ) (Grado 1B). pero deben ser considerados en consulta con un experto en el tratamiento de la tuberculosis: rifabutina. (Ver 'TB latente' más arriba). Kanamicina y amikacina presumiblemente comparten este potencial de toxicidad y. duración de seis meses y dos veces por semana la terapia directamente observada / o alternativas. capreomicina o para el tratamiento de la tuberculosis en el embarazo (Grado 1A). etionamida y fluoroquinolonas. Capreomicina se supone que tiene octavo nervio y la toxicidad renal. hay poca información específica sobre los efectos fetales de estos fármacos.

Boca Raton 2000. Antes del parto o después del parto isoniazida tratamiento de la infección tuberculosa latente. David S. 2ª ed. La tuberculosis en la infancia y el embarazo. Boggess KA. Gynecol Obstet 1975. Moran AC. Tuberculosis en el embarazo: una estimación de la carga mundial de la enfermedad. (Ver "El control de la transmisión" más arriba). 56: 494. 46: 706. Medicamentos para la tuberculosis durante el embarazo: consideraciones de seguridad. 86: 10S. tuberculosis durante el embarazo. LN (Ed). Comstock GW. MMWR recom Rep 2000. Fuchs FF. 96: 757. Clin Infect Dis 2012. 611.la ciudad de Nueva York. El embarazo y la tuberculosis. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Gynecol Obstet 2000. 346: 199. Hamilton CD. tratamiento Bothamley G. Tuberculosis en embarazadas y posparto: epidemiología. Oxlade O.neonatal no tratado es de aproximadamente 50 por ciento. Schaefer G. 55: 1532. La gestión de la tuberculosis durante el embarazo. 2: E710. Drogas Saf 2001. Tuberculosis en el embarazo y el puerperio. Referencias Sugarman J. En: Tuberculosis: Conceptos actuales y tratamiento. Thorax 2001. La experiencia de Rhode Island. ● Problemas relacionados con la separación de la madre y el bebé para controlar la transmisión son como se describe anteriormente. Chest 1992. prueba de la tuberculina seleccionados y el tratamiento de la infección tuberculosa latente. American Thoracic Society. Lancet Glob Salud 2014. Lancet 1995. gestión y lagunas en la investigación. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 1993. Davidson PT. Ormerod P. Chest 1984. Snider D. El embarazo y la tuberculosis pulmonar. . Friedman. JR. La tuberculosis entre las mujeres embarazadas . Hamadeh MA. 1987 a 1991. C Colvin. J. Presente PA. 1985-1992. 49: 1. Carter EJ. Mates S. sensibilidad a la tuberculina en el embarazo. Mathad JS. Chest 1994. 101: 1114. Myers ER. 106: 1466. 24: 553. Glassroth Tuberculosis y embarazo. Gupta A. Starke. Zervoudakis IA. (Ver 'y la tuberculosis congénita neonatal' más arriba). 42: 605. 112: 413. Am Rev Respir Dis 1975. CRC Press.

140: 700. Am Rev Respir Dis 1992. Mosby-Year Book. Worjoloh A. Nelson-Piercy C. Llewelyn M. Tuberculosis. En: Medicina Pulmonar y Cuidados Críticos. Jasmer R. et al.Resultados de un estudio en una zona de alta prevalencia en Londres. la hepatitis isoniazida entre los pacientes hispanos embarazadas y posparto. Dantzker D. 116: 584. Tuberculosis complicadas por el embarazo. http://www.Mazurek GH. en el Reino Unido. et al (eds). Rep Salud Pública 1989. 119: 1088. Dilts PV Jr. ensayo de liberación de interferón gamma en comparación con la prueba de la tuberculina para la detección de la tuberculosis latente en el embarazo. Saukkonen JJ. et al. Am J Obstet Gynecol 2005. Davidson PT. Gynecol 2012. 140: 492. Thorax 2000. Kanel GC.cdc. Kato-Maeda M. postparto seguimiento de un derivado proteico purificado positivo (PPD) en una población indigente. Am J Obstet Gynecol 1973. 126: 48. Chicago 1994. Un comunicado oficial ATS: hepatotoxicidad de la terapia antituberculosa. Ligero-Fisher J. LN Friedman. Davidson RN. Knight M. 192: 1455. Francos AL. La tuberculosis en asociación con el embarazo. . Caras GJ. Girling J. 104: 151. La tuberculosis en el embarazo. El rendimiento de un ensayo de liberación de interferón gamma para el diagnóstico de la infección por tuberculosis latente durante el embarazo. Moldeado TS.sci-hub. La tuberculosis diagnosticada durante el embarazo: un estudio prospectivo de Londres. muertes hepatitis isoniazida asociada: una revisión de la información disponible.gov. Jasmer RM. Cruz CA. et al. Osmond D. MD Iseman. Hueso R. Kurinczuk JJ. 55: 129. Surette AM. Cropley I. Wilson EA. Redeker AG. Lobue P. 174: 935. Un Kothari. Am J Obstet Gynecol 1981. AB Caughey. et al. BJOG 2009. Am Rev Respir Dis 1989. 118: 1363. Thelin TJ. Binkin NJ. Snider DE Jr. 54:49. Tuberculosis y embarazo . Snider DE Jr. Veinte muertes asociadas con isoniazida en un estado.htm (consultado el 03 de abril. George R. MMWR recom Rep 2005. Estados Unidos. 2009). Am J Respir Crit Care Med 2006. Gynecol Obstet 2011.io/tb/pubs/tbfactsheets/pregnancy. et al. Tuberculosis micobacteriana. Cohn DL. et al. Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Jereb J. Mahadevan N. 145: 494. Directrices para el uso de la prueba QuantiFERON-TB Gold para la detección de infección por Mycobacterium tuberculosis. Bueno JT Jr. Wilkinson RJ. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2006. 115: 526.

gov.fda. Long SS (Eds). 3ª ed. Guerra D. Varpela E. 47: 1. Lippincott Williams & Wilkins. Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América.805. Kimberlin DW. 28: 1298. Elk Grove Village. Shin S. Freeman RK. El tratamiento de la tuberculosis. Ginebra. Dallman R. 144: 589. 36: 996. Scand J Respir Dis 1969. Milligan D. Organización Mundial de la Salud. Lyle MA.313. IL 2015. MMWR recom Rep 2003. 2009). . la Academia Americana de Pediatría.io/medwatch/SAFETY/2004/aug_PI/Rifadin_PI. Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Gestión de la tuberculosis: Una guía para los países de bajos ingresos. MMWR recom Rep 1998. Powell KE. Suiza 2003. 30 ed. Johnson MW. et al. Rieder HL. 50: 101. En caso de que las mujeres que toman fármacos antituberculosos dar el pecho? Arch Intern Med 1984. et al. Am Rev Respir Dis 1980. Muñoz M. http://www. El tratamiento de la tuberculosis: Directrices para los programas nacionales. Nitta AT. del Castillo H.pdf (consultado el 03 de abril. WHO / CDS / TB / 2003. Clin Infect Dis 2009. Palacios E. Briggs GG. Tuberculosis. Perú: tuberculosis resistentes a los medicamentos y el embarazo. Rich M. Clin Infect Dis 2005. Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos. 7ª ed. Layde PM. Paris 2000. Arnodottir T. Clin Infect Dis 2003. Enarson DA. 122: 65. CDC. Snider DE Jr. El tratamiento de la tuberculosis resistente a múltiples fármacos durante el embarazo: un informe de 7 casos. Brady MT. Academia Americana de Pediatría. Aro MJ. 40: 1689. Gestión de cuatro mujeres embarazadas con tuberculosis resistente a múltiples fármacos. 52: 1. Clin Infect Dis 1999. Sweetland A. En: Libro Rojo: 2015 Informe del Comité de Enfermedades Infecciosas. p. El tratamiento de la tuberculosis resistente a múltiples fármacos durante el embarazo: a largo plazo de seguimiento de 6 niños con la exposición intrauterina a los agentes de segunda línea.sci-hub. Drobac PC. los resultados del tratamiento de 38 casos en Lima. Prevención y control de la influenza: recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). Yaffe SJ.Sociedad Torácica Americana. 48: 1413. 5 ed. El tratamiento de la tuberculosis durante el embarazo. Snider DE Jr. Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias. Philadelphia 2005. J Hietalahti. Jackson MA. Organización Mundial de la Salud. Trebucq A. et al. Estreptomicina y dihidroestreptomicina medicamento durante el embarazo y sus efectos en el oído interno del niño. Las drogas en el embarazo y la lactancia: Guía de referencia para el riesgo fetal y neonatal.

47: 153. La tuberculosis en el embarazo. B Tamim. Sheffield JS. 32: 739. Laibl VR. Clin Perinatol 2005. Shulman S. Ghosh obstétrica resultados entre las mujeres con tuberculosis extrapulmonar. Manji KP. et al. Jana N. Msemo G. J Trop Pediatr 2001. K. 66: 980. . K Vasishta. Tuberculosis (presunta congénita) en una unidad neonatal en Dar-es-Salaam. Saha SC. Thomas E. Schreiber M. La tuberculosis congénita: revisión crítica de los hallazgos clínicos y procedimientos diagnósticos. 341: 645.Hageman J. N Engl J Med 1999. Tanzania. Pediatrics 1980.