You are on page 1of 4

El retorno a los mercados de deuda: ¿Qué puede hacer Venezuela para reducir el costo

del endeudamiento? Por: José Antonio Grasso y Rafael Ignacio Porras
Venezuela, sin lugar a dudas es un país rico en recursos naturales, gozó durante los últimos
años de una bonanza nunca antes vista debido al incremento de los precios del petróleo en los
mercados internacionales, que pasaron de 10,57 dólares por barril en 1998 a 93,73 dólares por
barril en 2014, lo que significó un incremento de 787%.

Fuente: BCV - Softline Consultores Gerenciales

La bonanza le generó al país una cantidad de petrodólares sin precedente, lo que promovió el
incremento del gasto público de manera exagerada. La economía venezolana se fue
transformando cada vez más en una economía rentista.
El creciente gasto público, sumado al incremento desproporcionado de las importaciones,
incentivadas por el subsidio a las divisas, aumentó cada vez más nuestra dependencia de los
ingresos petroleros y socavó la competitividad de las empresas nacionales. El monto reflejado
en el BCV por concepto de importaciones pasó de $ 20.827 MM en el año 1998 a $ 64.392 MM
en 2014, lo que representa un incremento de 209%.
La búsqueda de financiamiento en mercados internacionales fue una política que caracterizó al
gobierno de Hugo Chávez, lo cual sumado a los altos precios del petróleo, le proporcionó al
país un flujo de caja nunca antes visto.

Fuente: BCV - Softline Consultores Gerenciales

Al día de hoy, tanto Pdvsa como la República han cumplido con todas sus obligaciones por
servicio de deuda, pero debido al riesgo país, la calificación crediticia de estos papeles es
bastante baja, por lo que el costo de financiamiento por la vía de emisión de bonos ha sido
extremadamente alto.
En los últimos meses, los precios del petróleo han disminuido considerablemente, pasando de
un promedio de $ 88,42 por barril en 2014 a un promedio de $ 44,65 en 2015, recortando la
entrada de divisas al país. Esto ha ocasionado una serie de recortes económicos y al mismo
tiempo la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento para satisfacer las necesidades de la
población y aligerar los problemas de escasez, sobretodo en aquellos productos de primera
necesidad. Cabe destacar que las nuevas divisas que ingresen no deben ser destinadas
únicamente al consumo sino también al pago de deuda y a distintas actividades de inversión
que fomenten el crecimiento económico sustentable.
Venezuela está en la posibilidad de negociar en mercados internacionales una emisión de
bonos que permitan el flujo de caja necesario para en el corto y mediano plazo satisfacer estas
necesidades esenciales, así como también contribuir con las actividades de inversión. El mayor
obstáculo actualmente para acceder a este tipo de financiamiento es el riesgo país. Debido a la
incertidumbre, los inversionistas perciben este tipo de bonos como “bonos especulativos” y
esperan retornos sustanciales por la compra de los mismos. Es decir, este tipo de
financiamiento es sumamente costoso para el país.
La disminución del costo de la emisión de estos papeles se dará si los futuros acreedores
recuperan la confianza en la economía local así como en la certeza de cumplimiento de deuda
por parte del gobierno venezolano.
Se puede tomar como ejemplo la República Argentina, país que se está incorporando
nuevamente a los mercados de renta fija, haciendo emisiones de bonos por un total de $ 16,5
millardos, superando por más del doble sus máximas emisiones anteriores.
La demanda por estos bonos fue tan fuerte, que Argentina tuvo la posibilidad de duplicar el
tamaño inicial de su oferta y al mismo tiempo reducir los rendimientos ofrecidos a los
inversionistas. Es decir, Argentina logró disminuir el costo de su financiamiento.

A pesar de los grandes retos que presenta la economía Argentina -una contracción de su
actividad productiva, con una inflación esperada para 2016 de más de 30%- se logró conseguir
condiciones para su endeudamiento mejores a las de países con mejor calificación crediticia
como por ejemplo Brasil.
¿Cómo logró Argentina estas condiciones?

Algunas medidas tomadas por Argentina para abaratar el costo de su deuda:
- Recorte de subsidios gubernamentales: El gobierno argentino redujo considerablemente los
subsidios de muchos servicios, disminuyendo de esta manera el gasto gubernamental. Un
ejemplo de esto sería el servicio de electricidad, el cual recibió un aumento de 300% en sus
tarifas.
- Eliminación del control de cambio: El ministro de Finanzas anunció la eliminación del control
de cambio, permitiendo a su vez la libre fluctuación de su moneda. Una medida que genera
confianza y fomenta la inversión.
- Eliminación de regulaciones: Con esta medida, el presidente Macri busca incentivar la
entrada de capitales al país y la reactivación del aparato productivo.
- Negociación con los llamados “fondos buitre” para una mejora de las condiciones de pago
en la cual ambas partes salgan beneficiadas, abriendo así las puertas del financiamiento
internacional para Argentina.
Todas las medidas anteriores tienen como finalidad la recuperación de la confianza y las
expectativas, lo que reduce -como se dijo anteriormente- el rendimiento requerido por
inversionistas (costo de la deuda).

¿Qué medidas puede tomar Venezuela?
Adicional a las medidas previamente mencionadas -tomadas por el gobierno argentinoVenezuela puede implementar otras medidas que le permitan reducir considerablemente el
costo del endeudamiento.
Negociación con el FMI: Venezuela, elaborando un plan de recorte de gastos y
reactivación de la economía, puede negociar un financiamiento con el FMI, lo que representaría
una fuente de fondos económicos para el país. Cabe destacar que esta es una medida con un
alto costo político ya que implica una considerable reducción de los subsidios (misiones,
combustible, dólar preferencial, entre otros) e ir en contra de la ideología del gobierno. Sin
embargo es una opción que brinda muchas facilidades de pago y el endeudamiento por esta
vía resulta mucho más barato que el de la emisión de bonos.
Dichos recursos le darían al país algo de oxígeno en su flujo de caja y permitirían cierto margen
de maniobra para la reactivación del aparato productivo y la inversión en bienes y servicios
básicos, tales como salud y alimentación.
Reservas internacionales: Se encuentran en su punto más bajo desde 1998
-ubicándose al 20 de abril de 2016 en $ 12.620 MM. La utilización de los derechos especiales

de giro y del efectivo de la parte líquida de las reservas, son los principales causantes de esta
caída. Para recuperar la confianza, el oro debe ser resguardado nuevamente en el exterior ya
que al estar fuera del país, puede ser utilizado como parte de garantía de la deuda, generando
mayor confianza en los inversionistas y de esta manera lograr que el rendimiento requerido de
los bonos sea menor.
Crear un clima propicio para la inversión, donde haya confianza entre el gobierno y los
inversionistas y de esta manera fomentar a la inversión privada. El gobierno puede vender un
gran número de activos, muchos de ellos de empresas grandes que en algún momento fueron
expropiadas, medida que generaría ingresos en divisas. Estas empresas al ser reactivadas en
manos del sector privado generarán ganancias de las cuales el gobierno puede beneficiarse a
través de los impuestos.
Éstas son algunas de las medidas que Venezuela puede tomar para reducir el costo de
endeudarse. Vale recordar que, en gran parte, los mercados internacionales se mueven por
expectativas, por lo que, al recuperar la confianza y generar expectativas positivas sobre
nuestra economía, los costos de emitir deuda se reducirán considerablemente.
Autores:
José Antonio Grasso
Rafael Ignacio Porras