You are on page 1of 4

La sexualidad

Desarrollo La adolescencia es una etapa de crecimiento físico y emocional que plantea nuevos temas
vinculados al cuidado de la salud.Muchas personas creen que “la sexualidad” es sinónimo de relaciones
sexuales o se refiere sólo a los genitales. Sin embargo, se trata de un concepto mucho más amplio.
La sexualidad es un proceso dinámico y complejo que comienza cuando nacemos, se manifiesta de
distintas maneras a lo largo de nuestra vida e involucra también nuestros sentimientos, emociones y el
proceso de conformación de nuestra identidad. La sexualidad tiene que ver con la forma de vestirse, de
moverse, de expresarse y de relacionarse con los demás.
El desarrollo sexual se evidencia en el plano emocional y en el plano físico.
En lo emocional: Por la aparición de nuevos intereses, como ir a bailar, hacer deporte, o pasar más
tiempo con amigos. Pero también en la aparición de nuevos sentimientos y sensaciones físicas, tales
como los primeros enamoramientos, ilusiones y desilusiones.
En lo físico: Por el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (vello púbico, voz más grave en
varones y desarrollo de mamas y ensanchamiento de caderas en mujeres, entre otros). Se acentúan las
diferencias físicas entre los varones y las mujeres. Además, los genitales y otras partes del cuerpo
aparecen, más que antes, como fuente importante de sensaciones placenteras.
LA PALABRA SEXO TOMA MAYOR IMPORTANCIA
Si bien la sexualidad hace parte de la vida en todas sus etapas, es en la adolescencia donde toma mayor
importancia para cada persona, pues día a día siente los cambios biológicos que lo prepararán para ser
un individuo reproductor.
Las hormonas cumplen un papel importante en la adolescencia pues ellas son las causantes de las
nuevas sensaciones que experimentan los jóvenes en su cuerpo. Básicamente, estas son las que
despiertan un apetito sexual que va aumentando a medida que transcurren los años. Es importante
resaltar que el deseo sexual no surge específicamente por la acción de algunas hormonas fuera de
control.
Los cambios síquicos en la adolescencia incluyen una atracción mayor por las personas del sexo opuesto,
lo cual a su vez genera cambios en el comportamiento. Por esta razón los hombres tienden a buscar la
compañía de mujeres y estas a la de los hombres. Los juegos de la infancia donde los niños jugaban
entre ellos y las niñas no permitían que ellos se acercaran, empiezan a ser parte del su pasado; ahora es
importante para ellos juntarse, conocerse mutuamente, interactuar y hasta formar relaciones afectivas
como noviazgos.
NO SOLO ES CUESTIÓN DE HORMONAS
Es importante que entiendas que tu sexualidad es mucho más que un acto físico que dura algunos
minutos.
Cuando tienes una relación sexual no solamente estas esperando recibir placer de momento, también
esperas sentirte bien como persona, es decir que esperas recibir amor y aceptación. Como humano seas
hombre o mujer, necesitas sentir que eres importante para otras personas, sobre todo para aquella con
quien tienes intimidad sexual.
La relación sexual es un regalo maravilloso que se le ha dado al ser humano para que entregue todo
de sí a la persona que ama. El acto sexual como tal dura algunos minutos, pero la sexualidad involucra
sentimientos, anhelos, deseos y otros elementos que entregamos a nuestra pareja. No se trata de un
acto egoísta donde solo buscamos el placer personal, es necesario pensar en las necesidades y
expectativas de la otra persona.
EL DESEO SEXUAL es cuando nos sentimos excitados y tenemos la necesidad de buscar la satisfacción
sexual. En la etapa adolescente se expresa a través de las fantasías y la imaginación ,pensando,
comúnmente, en personas del sexo opuesto. Generalmente la manera de liberar la tensión ocasionada
por este deseo sexual, se logra través de la masturbación o autoerotismo.
LAS RELACIONES SEXUALES conllevan un intercambio de ideas, emociones, miradas, abrazos, caricias
y besos que pueden (aunque no necesariamente) llegar a la penetración del pene en la vagina (coito,
acto o contacto sexual), con experimentación o no de una sensación de máximo placer (orgasmo) y con
salida, o no, de semen por parte del hombre a través de la eyaculación.

LA IDENTIDAD SEXUAL se refiere al proceso en el cual la persona se siente identificada y satisfecha
con su sexo correspondiente (hombre o mujer).
LA ORIENTACIÓN SEXUAL se refiere a los sentimientos, afectos y necesidades corporales de estar
junto a otra persona, con la que se desea compartir como pareja gustos, necesidades, proyectos de vida.
Algunos autores proponen el término de PREFERENCIA SEXUAL que se refiere a la libre elección de una
persona con la que se desea compartir la vida sentimental o sexual.
La orientación y preferencia sexual puede ser con personas del sexo opuesto (heterosexual), con
personas del mismo sexo (homosexual) o ambos (bisexual).
Durante tu adolescencia y juventud podrás vivir muchas situaciones relacionadas con tu sexualidad
como pueden ser las fantasías sexuales, los sueños húmedos, la masturbación o autoerotismo, las
relaciones sexuales en medio de procesos como el enamoramiento, noviazgo, embarazo, que son
procesos naturales ante los cuales deberás tomar decisiones importantes que repercutirán en tu vida
futura.
Consecuencias de la sexualidad en un adolescente:
– Podemos llegar a quedar embarazadas a una mala edad y sin saber la responsabilidad de tener un
bebe y que esto nos lleve al aborto.
– Sin tener la protección necesaria, sufrir de enfermedades tales como: el SIDA, la gonorrea, la sífilis,
entre otros.
No solo se pueden tener estas enfermedades en el adolescente, sino también en personas mayores que
no utilizan la protección adecuada para estos actos.
– Enfermedad psicológica tal como el deseo de tener una vida sexual desde muy temprana edad y esto
convertirse en una persona adicta al sexo.
Como evadir una vida sexual a temprana edad
– No dejarse llevar por los comentarios de las demás personas.
– Estar consientes de lo que uno hace.
– Entender que se debe hacer en el momento necesario y no con cualquier persona.
– Tratar de mantenerse alejado de las malas influencias para no caer en el circulo vicioso de la
sexualidad adolescente.
Aspectos psicosexuales de la adolescencia
Fantasías sexuales
Los sueños y las fantasías sexuales se tornan más frecuentes y explícitos en la adolescencia, muchas
veces como elemento auxiliar de la masturbación. Parece ser que la fantasía, en el marco de la
adolescencia, cumple varios cometidos: realza por lo general el placer de la actividad sexual; puede
sustituir a una experiencia real (pero inasequible); origina excitación o provoca el orgasmo; constituye
una especie de plataforma de ensayo mental de cara a ulteriores situaciones sexuales (aumentando la
tranquilidad y anticipándose a posibles problemas, igual que ocurre con el ensayo de cualquier otra
actividad) y, en fin, supone un medio de experimentación sexual sin riesgos, controlable y nada
conmocionarte. La experiencia del adolescente, en cuanto a la exploración del alcance y aplicabilidad de
las fantasías, repercute decididamente en su actividad sexual y en la propia seguridad a la hora de
desempeñarse sexualmente en fases posteriores.
Independencia
A medida que el adolescente pugna por consolidar un sentido de identidad e independencia personal con
respecto a sus padres y a otras figuras autoritarias, adquieren gran importancia las relaciones recíprocas
con los compañeros y compañeras de la misma o parecida edad. Así, por ejemplo, la necesidad de
libertad que experimenta el adolescente se acompaña normalmente del imperativo de ser como sus
amigos, por más que en ocasiones ambas exigencias sean contrapuestas o antagónicas.

Las presiones del grupo de edad a que pertenece el adolescente varían según las colectividades sociales.
En su ansia por liberarse de la supervisión de los padres y de los adultos, algunos adolescentes ven en el
sexo un medio de demostrar su aptitud para tomar decisiones propias y de presentar cara a la escala de
valores de la otra generación. Pero la conquista de esa libertad no es tarea fácil, ya que los adolescentes
adquieren de un modo y otro un considerable legado sexual de sus mayores y de la generación
correspondiente en el que se incluyen pautas discriminatorias hacia el sexo femenino y un intenso
sentimiento de culpabilidad sexual. Han cambiado antes las actitudes que la conducta, puesto que hoy
está muy extendida la idea de igualdad entre ambos sexos No obstante, perdura en ciertos aspectos el
criterio de la superioridad del varón. Aún se espera que sea éste el que tome la iniciativa sexual, y si es
la mujer la que lo hace, lo más probable es que se la tache de "atrevida" o "calentorra". Los adolescentes
no se han desembarazado de todo vestigio de problemas sexuales, mala información y desconcierto en
materia de sexualidad; más bien parece que hayan sustituido determinados problemas por otro
contingente de dificultades.
Reacciones paterna
Muchos adultos dan la impresión de sentirse amenazados por las pautas del adolescente en esta materia
y tratan de regularlas de manera ilógica, como lo demuestra el hecho de que se pretenda a veces
suprimir la educación sexual en las escuelas ("les llenaría la cabeza de malas ideas"), restringir la
información sobre métodos anticonceptivos ("que sigan teniendo miedo a quedar embarazadas"),
censurar libros y películas o, sencillamente, fingir que la sexualidad del adolescente no existe en
absoluto. Por fortuna, no todos los padres adoptan una visión tan negativa de la sexualidad juvenil y en
algunos casos asumen posturas más liberales. También es importante constatar que la conducta sexual
del adolescente puede crear inquietud en los progenitores. A muchos padres les preocupa que sus hijos
adolescentes se vean atrapados en un embarazo involuntario, conscientes de que, aun cuando él o ella
dispongan de medios anticonceptivos, quizá no los sepan utilizar eficazmente en el momento preciso.
Los padres también se inquietan, y no sin motivo, de que sus hijos adolescentes puedan contraer una
enfermedad venérea.
Pautas de conducta sexual
La masturbación
Kinsey y colaboradores (1953) detectaron una marcada diferencia en cuanto a la incidencia de la
masturbación en los varones y en las mujeres. No obstante, la tendencia actual indica un aumento de la
masturbación en las muchachas adolescentes.
La masturbación cumple en los adolescentes varias funciones de importancia, como son el alivio de la
tensión sexual, el constituir una forma inocua de experimentación sexual, la mejora de la autoconfianza
en el desempeño sexual, el dominio de los impulsos sexuales, la mitigación de la soledad y una válvula
de escape de la tensión y el estrés generales.
Las caricias (petting)
Kinsey y colaboradores lo definen como el contacto físico entre varones y mujeres con miras a lograr la
excitación erótica sin realizar el coito. Recientemente, un estudio basado en entrevistas con estudiantes
de ambos sexos de primer año de universidad, a los que se preguntó sobre sus experiencias sexuales en
el instituto de secundaria, puso de manifiesto que el 82 % tuvo estimulación genital con su pareja, y que
el 40% de las muchachas y el 50% de los chicos habían tenido orgasmos durante el petting (Kolodny,
1980).
El petting debe contemplarse a la luz de los cambios de actitud que hoy se observan en la conducta
sexual del adolescente. Además de practicar buen número de actividades sexuales a edad más temprana
que otras generaciones, muchos de los adolescentes de nuestros días han prescindido de la costumbre
de "salir" o darse cita con compañeros o compañeras y de "entablar un noviazgo" formal, y se atienen a
pautas de interacción social menos estructuradas.