You are on page 1of 2

Texto 1

La educación espartana, se caracteriza por ser obligatoria, colectiva, pública y destinada en
principio a los hijos de los ciudadanos, aunque parece que en ocasiones se debió admitir a
ilotas o periecos. La educación espartana estaba enfocada principalmente a la guerra y el
honor, hasta tal punto que las madres espartanas decían a sus hijos al partir hacia la guerra:
"vuelve con el escudo o encima de él", en referencia a que mantuviesen el honor y no se
rindiesen nunca aunque con ello perdieran la vida.
Esparta practicaba una rígida eugenesia. Nada más nacer, el niño espartano era examinado
por una comisión de ancianos para determinar si era hermoso y bien formado. En caso
contrario se le consideraba una boca inútil y una carga para la ciudad. En consecuencia, se
le conducía al "Apótetas" (lugar de abandono), al pie del monte Taigeto, donde se le arrojaba
a un barranco. De ser aprobado, le asignaban uno de los 9.000 lotes de tierra disponibles
para los ciudadanos y lo confiaban a su familia para que lo criara, siempre con miras a
endurecerlo y prepararlo para su futura vida de soldado.
A los siete años (o a los cinco, según Plutarco) se arrancaba a los niños de su entorno
familiar y pasaban a vivir en grupo, bajo el control de un magistrado especial, en condiciones
paramilitares. A partir de entonces, y hasta los veinte años, la educación se caracterizaba por
su extrema dureza, encaminada a crear soldados obedientes, eficaces y apegados al bien de
la ciudad, más que a su propio bienestar. Los muchachos debían ir descalzos, sólo se les
proporcionaba una túnica al año y ningún manto y, sometidos a una subalimentación crónica,
se les forzaba a buscarse su propio sustento mediante el robo. Las disciplinas académicas
se centraban en los ejercicios físicos y el atletismo, la música, la danza y los rudimentos de la
lectura y escritura.
Por lo que a la educación de las niñas se refiere, se encaminaba a crear madres fuertes y
sanas, aptas para engendrar hijos vigorosos. Por ello, se insistía igualmente en la educación
física, así como en la represión sistemática de los sentimientos personales en aras del bien
de la ciudad.
Contra lo que pueda parecer, la dureza de la educación espartana no estuvo en función de
las necesidades bélicas de la población. Se fue incrementando con el paso de los siglos y, el
máximo grado de violencia e irracionalidad se alcanzó precisamente bajo la "Pax Romana”,
(constituye un largo periodo de paz impuesto por el Imperio Romano a los pueblos por él
sometidos)

Texto 2
Según la tradición judía la vida es vista como una construcción. Si tomamos como referencia
la raíz etimológica de la palabra construcción (Bone y Binian) rápidamente descubrimos su
cercanía con la palabra hebrea: hijo (ben). Muchos son los autores que se han referido a esta
relación como la base de la relación de los hijos con los padres y con el judaísmo: un largo
proceso de construcción personal.
En la tefilá del viernes por la noche se cita un pasaje del final del tratado de Berajot que se
refiere al versículo de Ieshaiahu (54:13) que se lee en la Haftará de Parashat Reé.
Vejolbanaij limudei HaShem, verav shlom banaij ( y todos tus hijos estudiosos de la palabra
de Dios y mucha paz a través de tus hijos).
El Talmud explica la redundancia de la palabra hijos diciendo: no leas (o no los llames
solamente hijos, banaij, sino tus constructores, Bonaij, pues son ellos quienes siguen
adelante llevando a cabo tus proyectos.
En distintas fuentes del judaísmo se refieren a los niños como “exentos del deber” y no es
hasta el momento del Bar/bat Mitzva que esa persona, ese niño queda sujeto a las
obligaciones, a las responsabilidades de la ley.
Sin embargo parte de las obligaciones de un padre, de un hombre adulto son las de educar a
sus hijos y a los hijos de sus hijos (Deuteronomio 4:9). Según Maimonides, en Mishne Torá,
Hiljot Talmud Torá, esto no solo se refiere a tus hijos y a tus nietos, sino que todo judío sabio
tiene como precepto enseñar a todo discípulo aunque no sea su hijo.

Este material ha sido descargado de www.jewishprograms.org.

(Mishne Tora.¡Ay de la que se fue y no vuelve! .La infancia ( Shabat 152) Este material ha sido descargado de www. (Shabat 152) Rabi Iosi hijo de Kisma decía: . Después ha de enseñarle poco a poco. capitulo 1. Hiljot Talmud Torá.jewishprograms. todo según sea la salud y capacidad del niño. Según Rav Dimi: la infancia-manojo de Rosas. 2 . cuando ha de llevarlo a lo de un maestro de párvulos. versículo por versículo hasta que cumpla seis o siete años.¿Qué es? . mishna 6) Según la tradición judía es tan importante la conducta de los adultos frente a los niños que en Shemot Raba definen al “Padre” como el que cría (educa) al niño y no al que lo procrea.¿Cuándo debe un padre comenzar a enseñar la Tora (a educar)? Desde que comienza a hablar. ha de enseñarle los versículos del Deuteronomio “Moisés nos ordeno la Torá (33:4) y “Oye Israel” (6:4).org.