You are on page 1of 1

Introducción a la Guerra Civil China

Ya en desarrollo las últimas décadas del siglo XIX, se presentaba debilidad en la China
imperial, agravada por las derrotas militares frente a las potencias extranjeras, como en las
guerras del opio, llevó a muchos sectores de la pequeña burguesía china a plantear la
necesidad de reformas políticas que permitieran a este país lograr el desarrollo económico y
social al que ya habían llegado las potencias occidentales y, especialmente, Japón, país
asiático al que muchos chinos veían como modelo a seguir.
Al llegar los últimos años de la dinastía Quing un republicano se encontraba destacando en
el país, Sun yat-sen había creado la Sociedad para la Regeneración de China la cual
intentaba realizar una revolución en contra de la dinastía Quing en la ciudad sureña de
Guangzhou. La esperada sublevación fracasó y el republicano se vio obligado a abandonar
China a manera de un exilio el cual lo llevo a Estados Unidos, Canadá, Europa y Japón.
Sin importar las reformas constitucionales que se plantaban con la dinastía Quing en los
últimos años del siglo XIX y principios del siglo XX la decepción con el sistema sería
aumentando. Después de todo el descontento que se iba acatando llega un hecho muy
importante a marcar la historia de China; la derrota de la primera guerra sino-japonesa la
misma que sirvió para que China perdiera su influencia sobre Corea, que pasaba a ser
protectorado japonés, y perdía también la soberanía sobre la isla de Taiwán, convertida en
territorio japonés esto plasmado en el Tratado de Shimonoseki. Cabe recalcar que la
inconformidad provocó el aumento del número de seguidores del movimiento republicano
de Sun Yat-sen, a la sazón exiliado en Japón, que había fundado una nueva organización
republicana, la Sociedad de la Alianza.
Las guerras y tratados comerciales desiguales a partir de 1840 llegarían a ser una causa
mediata puesto que todos los tratados presentaban una estipulación de nación más
favorecida, bajo la cual, cualquier privilegio que extendía China a una nación era
automáticamente extendida a todos los demás Estados signatarios de los tratados. Con el
tiempo se forjó el control extranjero sobre toda la economía china. Los tratados marcaron
los aranceles sobre los bienes importados por China en un máximo de un 5% de su valor;
esta disposición hizo que China fuera incapaz de recaudar suficientes impuestos sobre las
importaciones, lo que impidió proteger a las industrias nacionales y promover la
modernización económica.
Con todo esto se fueron dando más hechos relevantes que causarían la guerra civil china
tales como la rebelión taiping, esferas de influencia extranjeras, movimientos de reforma y
la rebelión de los bóxer, la república china, el movimiento del 4 de mayo y la revolución
rusa, el nacimiento del partido comunista chino.