You are on page 1of 42

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...

San Pablo

J.C.C. 1

26. No te detengas
(Fe)
No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer.
No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar. No te mires con tus ojos,
contémplate con la mirada de Dios. No pienses en lo largo que es el camino de tu transformación,
sino en cada paso que puedes dar para ser lo que Dios quiere que seas. No confíes en tus propias
fuerzas; pon tu vida en manos de Dios.
No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú. Deja
que el amor te toque y no te defiendas de él. Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es
alcanzarla. Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo. No
sufras por lo que viene, recuerda que "cada día tiene su propio afán" (Mt. 6,34).
Busca alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te
apoye y te acompañe en ella. No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque
sabe que tú puedes con ella. Si algún día te sientes cansado, busca el descanso en Dios que
renovará tus fuerzas. Si algún día te sientes demasiado responsable de otros, recuerda que sólo
Jesús es el Mesías. Si te sientes atado a alguien, pídele a Jesús que rompa las ataduras y que su
amor vuelva a crear lazos nuevos de amor según su Espíritu. Si reaccionas ante toda provocación,
ruega a Dios para que te enseñe a responder en lugar de reaccionar. Si tu felicidad y tu vida
dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.
Si necesitas tener todo bajo control, entrega el control de tu vida a Dios y confía en su poder y
en su amor por ti. Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso; ¡eres un
hijo de Dios! Piensa que Él está más interesado que tú en que te conviertas en esa creación que Él
pensó desde toda la eternidad.
"Vivir Sirviendo, Vivir Amando. Que este sea el mejor día de tu vida"
Agradecemos esta aportación enviada por Vanessa Colombo.

27. Dios si existe
(Fe)
Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre
en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas
cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios, el barbero dijo: Fíjese caballero
que yo no creo que Dios exista, como usted dice...
- ¿Pero?, ¿porqué dice usted eso? - Pregunto el cliente. – Pues es muy fácil, basta con salir a
la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, acaso si Dios existiera, habrían tantos
enfermos, habría niños abandonados, si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la
humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas. El cliente se
quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó
su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería cuando vio en la calle a un
hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía
muy desarreglado. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero:
- ¿Sabe una cosa? los barberos no existen . . .
- ¿Cómo que no existen? - pregunto el barbero - Si aquí estoy yo, y soy barbero.
- ¡No! - dijo el cliente.
- No existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de
ese hombre que va por la calle. - Ahh, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no
vienen hacia mí. - ¡Exacto! - dijo el cliente - ese es el punto, Dios sí existe, lo que pasa es que las
personas no van hacia El y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria...

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 2

Agradecemos su aportación a: María Elena Ruiz Guerrero.
41. Fracaso
(Fe)
FRACASO NO SIGNIFICA QUE SOMOS UNOS FRACASADOS.
Significa que todavía no hemos tenido buen éxito.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE NO HEMOS LOGRADO NADA.
Significa que hemos aprendido algo.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS ACTUADO COMO NECIOS. Significa
que hemos tenido mucha fe.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS SUFRIDO EL DESCREDITO. Significa
que estuvimos dispuestos a probar.
FRACASO NO SIGNIFICA FALTA DE CAPACIDAD.
Significa que debemos hacer las cosas de distinta manera.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE SOMOS INFERIORES.
Significa que no somos perfectos.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE HEMOS PERDIDO NUESTRA VIDA. Significa que
tenemos buenas razones para empezar de nuevo.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE DEBEMOS ECHARNOS ATRAS.
Significa que tenemos que luchar con mayor ahínco.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE JAMAS LOGRAREMOS NUESTRAS METAS.
Significa que tardaremos un poco más en alcanzarlas.
FRACASO NO SIGNIFICA QUE DIOS NOS HA ABANDONADO.
¡Significa que Dios tiene una mejor idea y un plan de salvación mejor para nosotros!
Agradecemos esta aportación a Ana Macías.

44. La Escalera
(Fe)
Un carpintero se puso un día a construir una escalera. Pasó un vecino, vio lo que estaba
haciendo y le dijo: si me regalas un pequeño pedazo, a mí me servirá mucho y a tu obra casi no le
perjudicará, ¿pudieras regalarme un tramo de tu escalera? El carpintero se rascó la cabeza y se lo
dio.
El vecino se lo agradeció y se fue contento. Después vino otra persona y le explicó que,
permitiéndole usar unos peldaños, trabajaría y alimentaría a sus hijos. El carpintero accedió y le
regaló unos peldaños. El hombre se retiró contento y agradecido. El carpintero continuó trabajando en
su obra. Pasó por allí una pobre mujer y le pidió que le regalara un pedazo de madera, ya que era
urgente arreglar una pared de su casa por la que se colaba el viento. El carpintero accedió. La mujer
se alejó contenta y agradecida.
Vinieron muchos más y el carpintero seguía accediendo. El invierno era duro, la miseria muy
grande y el carpintero daba a todos pedazos de su escalera, aun para quemarlos como leña.
Y decía:
No comprendo, mujer.
Mi escalera es cada vez más chica y, sin embargo, ¡subo por ella al cielo!
Que este día subas un escalón más de tu escalera para llegar al cielo.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 3

62. Una historia de Milagros
(Fe)
Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque; un sabio con fama de hacer milagros,
un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversación, iba un
joven estudiante alumno del sabio.
Poderoso: "Me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa y que inclusive puedes
hacer milagros".
Sabio:

"Soy una persona vieja y cansada... ¿Como crees que yo podría hacer milagros?".

Poderoso: "Pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a
los locos..... esos milagros solo los puede hacer alguien muy poderoso".
Sabio:

“¿Te referías a eso?… Tu lo has dicho, esos milagros solo los puede hacer alguien muy
poderoso... no un viejo como yo. Esos milagros los hace Dios, yo solo pido se conceda
un favor para el enfermo, o para el ciego, y todo el que tenga la fe suficiente en Dios
puede hacer lo mismo".

Poderoso: "Yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tu haces..... muéstrame
un milagro para poder creer en tu Dios".
Sabio:

"¿Esta mañana volvió a salir el sol?".

Poderoso: "Si, claro que si!!".
Sabio:

"Pues ahí tienes un milagro..... el milagro de la luz".

Poderoso: "No, yo quiero ver un verdadero milagro, oculta el sol, saca agua de una piedra.... mira,
hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas".
Sabio:

"¿Quieres un verdadero milagro? No es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace
algunos días?".

Poderoso: "Si!! Fue varón y es mi primogénito".
Sabio:

"Ahí tienes el segundo milagro.... el milagro de la vida".

Poderoso: "Sabio, tu no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro..."
Sabio:

"¿Acaso no estamos en época de cosecha?, no hay trigo y sorgo donde hace unos meses
solo había tierra?".

Poderoso: "Si, igual que todos los años".
Sabio:

"Pues ahí tienes el tercer milagro...."

Poderoso: "Creo que no me he explicado. Lo que yo quiero...." (el sabio lo interrumpe)
Sabio:

"Te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti...Si lo que encontraste no
es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer".

Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiro muy desilusionado por no haber encontrado lo que
buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda. Cuando el poderoso terrateniente
iba muy lejos como para ver lo que hacían el sabio y su alumno, el sabio se dirigió a la orilla de la
vereda, tomo al conejo, soplo sobre el y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba algo
desconcertado…

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 4

Joven:

"Maestro te he visto hacer milagros como este casi todos los días, ¿Por qué te negaste a
mostrarle uno al caballero?, ¿Por que lo haces ahora que no puede verlo?".

Sabio:

"Lo que el buscaba no era un milagro, sino un espectáculo. Le mostré 3 milagros y no
pudo verlos. Para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que
ser alumno... no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los
pequeños milagros que se te muestran día a día. El día que aprendas a reconocer a Dios
en todas las pequeñas cosas que ocurren en tu vida, ese día comprenderás que no
necesitas mas milagros que los que Dios te da todos los días sin que tu se los hayas
pedido".

Agradecemos esta aportación a Marisol Cruz
Que tengas un día lleno de entusiasmo . ¡Feliz día!
Y a ti... QUE TE DICE el Señor:
"Yo les aseguro que, quien escucha mi palabra y cree en el que me envió, tiene vida eterna y no será
condenado en el juicio, porque ya pasó de la muerte a la vida. Del Evangelio Según San Juan 5, 25

45. Testimonio
(Fe)
Bueno lo que yo les voy a contar es lo que le pasó a mi familia.
Una noche mi padre sintió un dolor muy fuerte en el estómago y lo tuvimos que internar, no
sabíamos que tenía, le hicieron muchos estudios y por fin le diagnosticaron cáncer en el páncreas mi
madre estaba inconsolable porque aparte no teníamos dinero para pagar el hospital, por
circunstancias ajenas lo tuvieron que cambiar de hospital y el médico dijo que lo mejor sería
trasladarlo a un hospital en la capital.
Estando ahí lo revisaron dos oncólogos más y dijeron que él estaba peor de lo que pensaban y
que necesitaba una operación urgente para que pudiera comer, pero cuando salieron de la operación
los médicos dijeron que mi padre estaba todo invadido de cáncer y que no tenía remedio que iba a
morir, y que no podían asegurar el tiempo pero, no le daban más de 3 meses, en mi casa hicimos
todo lo imposible, lo llevamos con mucha gente hasta recurrimos a curanderos, pero la actitud de él,
de querer vivir y su fe fueron lo que lo salvaron.
Este octubre se van a cumplir 6 años de eso. Los médicos nunca lo van a aceptar pero las
pruebas ahí están, él esta perfectamente bien y todo gracias a Dios. Mi familia y yo, creemos que fue
un milagro y una oportunidad de vida para mi padre y por supuesto para nosotros, su familia. A los
dos años después de lo de mi padre le diagnosticaron cáncer en un seno a mi madre le extirparon el
seno pero gracias a Dios ella esta bien, también. Bien dicen que la fe mueve montañas y créanme
que Dios puede hacerlo. Que este testimonio nos sirva para que nos acerquemos más a Dios y
crezca nuestra fe su amiga: Karina Rodríguez.
Le agradecemos a Karina Rodríguez por su testimonio.

69. El Deportista
(Fe)
Un joven que fue criado como ateo estaba entrenando para salto ornamental a nivel olímpico.
La única influencia religiosa que recibió en su vida le llegó a través de un amigo cristiano. El
deportista no prestó mayor atención a los sermones de su amigo, aunque los escuchaba con
frecuencia. Una noche fue a la piscina de la universidad a la que pertenecía. Las luces estaban todas
apagadas, pero como la noche era clara y la luna brillaba, el deportista se animó a practicar.
El joven se subió al trampolín más alto, en donde se colocó de espalda a la piscina al filo de la
rampa y extendió sus brazos. Al hacer esto, vio su propia sombra en la pared. La sombra de su
cuerpo tenía la forma exacta de una cruz.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 5

En lugar de saltar, se arrodilló y, finalmente, le pidió a Dios que entrara en su vida. Mientras el
joven oraba, el personal de limpieza ingresó y encendió las luces. Habían vaciado la piscina para
repararla.

58. Padre, ¿Por qué me has abandonado?
(Fe)
En el siguiente texto, el arzobispo Nguyên Van Thuân confiesa las pruebas que tuvo que
soportar en sus 13 años de cárcel en Vietnam. Aprendamos de su testimonio:
La primera vez que tuve que defenderme en un tribunal nadie estuvo a mi lado.
Todos me abandonaron. En varias ocasiones me sentí abandonado, especialmente cuando en
la noche del 1 de diciembre de 1975 me encadenaron junto a otra persona y nos llevaron con otros
prisioneros, todos de pie, de la prisión al barco en el que más tarde nos embarcarían para llevarnos al
norte de Vietnam, a 1.700 kilómetros de mi diócesis. Sentí un gran sufrimiento pastoral, pero puedo
atestiguar que el Padre no me abandonó y me dio fuerza.
Quizá todos, en ocasiones, vivimos momentos semejantes de abandono. Nos sentimos
abandonados cuando nos inunda la soledad o el sentido de fracaso; cuando sentimos el peso de
nuestros pecados. Nos sentimos abandonados cuando incomprensiones e infidelidades perturban
nuestras relaciones fraternas; cuando estamos en contacto con los sufrimientos de la Iglesia y de
pueblos enteros... Son pequeñas o grandes "noches del alma" que oscurecen en nosotros la certeza
de la presencia de Dios cercano, que da sentido a toda nuestra vida. En esos momentos, incluso la
alegría y el amor parecen apagarse. Pero es en esos momentos cuando mejor se puede comprender
el misterio de la cruz.
Los santos también han experimentado noches de desesperación, momentos en los que se han
sentido abandonados por todo y por todos. Sin embargo, como auténticos expertos del amor de Dios,
no han dudado en recorrer hasta el final la vía de la cruz, dejándose iluminar y forjar por ella, aunque
esto implicara la propia muerte. Es la ley del Evangelio: "Si el grano caído en tierra no muere, queda
solo, pero si muere, produce mucho fruto". Es también la ley propia de Jesús: su muerte fue real, pero
es todavía mucho más real la vida sobreabundante que mana de aquella muerte.
Cristo carga con los pecados del hombre hasta el punto de que en la cruz se dirige al Padre
para gritar: "¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?". Había sido traicionado por los
hombres , los suyos no estaban con él, y ahora Dios, al que llamaba "Papá" («Abbá»), calla. El Hijo
siente el vacío de su ausencia, pierde la alegría de su presencia. Pero la incalificable certeza de no
estar solo nunca, de ser escuchado siempre por el Padre, de ser instrumento de su voluntad, deja el
paso a esa súplica llena de dolor.
Fue el abandono sensible más desolador que experimentó durante su vida, como afirma san
Juan de la Cruz. De ese modo, Cristo fue aniquilado y reducido casi a la nada. Y, sin embargo,
precisamente cuando era oprimido, realizó la obra más maravillosa de todas las que cumplió en el
cielo y en la tierra durante su existencia terrena, llena de milagros y de prodigios. Con ella reconcilió y
unió a Dios con el género humano. En esta sorprendente dinámica del amor de Dios, todos nuestros
sufrimientos son acogidos y transformados, cada vacío es llenado, cada pecado redimido.
Nuestro abandono, nuestra lejanía de Dios es colmada.
Meditación dirigida por monseñor François Xavier Nguyên Van Thuân al Papa
Que tengas un día lleno de entusiasmo . ¡Feliz día!
Y a ti... que QUE TE DICE el Señor:
"En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: "Si mi hermano me ofende, ¿cuántas
veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces? " Jesús le contestó: " No sólo siete, sino hasta
setenta veces siete". Del Evangelio Según San Mateo 18,

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 6

70. El poder de una oración
(Fe)
Luisa Ríos, una mujer pobremente vestida y con una expresión de derrota en el rostro, entró en
una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda y de una forma muy humilde le preguntó si
podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, le explicó que su esposo estaba muy enfermo y no
podía trabajar, que tenían siete hijos y que necesitaban comida. Juan Longoria, el abarrotero, se mofó
de ella y le pidió que saliera de la tienda. Recordando las necesidades de su familia, la mujer le dijo:
"Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda" Juan le dijo que no podía darle crédito, ya
que no tenía cuenta en la tienda. Junto al mostrador había un cliente que estaba escuchando la
conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al abarrotero que él respondería por lo que
necesitara la mujer para su familia.
El abarrotero, no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si traía
una lista. Luisa respondió: "Sí, señor" "Está bien", le dijo el tendero, "ponga su lista en la balanza y lo
que pese la lista, eso le daré en mercancía". Luisa pensó un momento con la cabeza baja, sacó una
hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente
sobre la balanza, todo esto con la cabeza baja. Los ojos del tendero se abrieron de asombro, al igual
que los del cliente, cuando el plato de la balanza bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo.
El tendero, mirando fijamente la balanza, se volvió hacia el cliente y le dijo: "¡No puedo creerlo!"
El cliente sonrió mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza.
La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. El tendero vio lo
que había puesto, completamente disgustado. Finalmente, quitó la hoja de papel del plato y la vio con
mayor asombro. No era una lista de mercancía, era una oración que decía: "Señor mío, tú sabes mis
necesidades y las pongo en tus manos". El tendero le dio las cosas que se habían juntado y se quedó
de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. Luisa le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente
le dio a Juan un billete de 50 dólares y le dijo: Realmente valió cada centavo. Fue un tiempo después
que Juan descubrió que la balanza estaba rota. En consecuencia, solo Dios sabe cuánto pesa una
oración.
EL PODER DE LA ORACION ES INIMAGINABLE. ¿Qué te parece si ahora, en este momento,
haces una oración y ofreces tu día a Dios?
73. Desgracia o bendición
(Fe)
En un pequeño pueblo vivía un anciano con su hijo de 17 años. Un día, el único caballo blanco
con que trabajaba saltó la reja y se fue con varios caballos salvajes.
La gente del pueblo murmuraba: "¡qué desgracia la suya, Don Cipriano!", y él, tranquilo,
contestaba: "quizás una desgracia o quizás una bendición".
Días después, el caballo blanco volvió junto a un hermoso caballo salvaje, y la gente saludaba
al anciano diciéndole: "¡qué bendición!", a lo que Don Cipriano replicaba: "quizás una desgracia o
quizás una bendición".
A los pocos días, el hijo adolescente, mientras montaba el caballo salvaje para domarlo, fue
derribado y se fracturó una pierna, a raíz de lo cual empezó a cojear, y la gente le decía al anciano;
"¡qué desgracia la suya, buen hombre", a lo que él replicaba: "quizás una desgracia o quizás una
bendición".
Días después inició la guerra y todos los jóvenes del pueblo fueron llevados al frente de batalla,
pero a su hijo no lo llevaron por su cojera, y toda la gente del pueblo saludaba al anciano y le
comentaba: "¡qué bendición la suya, Don Cipriano!". Y él, con su fe inquebrantable, contestó una vez
más diciendo: "sólo Dios lo sabe, quizás sea una bendición o quizás una desgracia".

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 7

Efectivamente, sólo Dios sabe, y Él nunca se equivoca.
Agradecemos esta aportación a Luis Vece.

81. El equilibrista
(Fe)
En Nueva York se han construido dos rascacielos impresionantemente altos, a treinta metros de
distancia uno del otro. Un famoso equilibrista tendió una cuerda en lo más alto de estos edificios
gemelos con el fin de pasar caminando sobre ella. Antes dijo a la multitud expectante:
-"Me subiré y cruzaré sobre la cuerda, pero necesito que ustedes crean en mí y tengan
confianza en que lo voy a lograr...” - Claro que sí, respondieron todos al mismo tiempo. Subió por el
elevador y ayudándose de una vara de equilibrio comenzó a atravesar de un edificio a otro sobre la
cuerda floja. Habiendo logrado la hazaña bajó y dijo a la multitud que le aplaudía emocionada:
-"Ahora voy a pasar por segunda ocasión, pero sin la ayuda de la vara. Por tanto, más que antes,
necesito su confianza y su fe en mí.”
El equilibrista subió nuevamente por el elevador y luego comenzó a cruzar lentamente de un
edificio hasta el otro. La gente estaba muda de asombro y aplaudía. Entonces el equilibrista bajó y en
medio de las ovaciones por tercera vez dijo: - "Ahora pasaré por última vez, pero empujaré una
carretilla sobre la cuerda... necesito, más que nunca, que crean en mí y confíen en mí". La multitud
guardaba un tenso silencio. Nadie se atrevía a creer que esto fuera posible... -Basta que una sola
persona confíe en mí y lo haré, afirmó el equilibrista. Entonces uno de los que estaba atrás gritó: -Sí,
sí, yo creo en ti; tú puedes. Yo confío en ti... El equilibrista para certificar su confianza, lo retó: -"Si de
veras confías en mí, vente conmigo y súbete a la carretilla..."
...Cuando en verdad le creemos a Jesús nos subimos a su cruz, muriendo a todo aquello que
no nos deja vivir. Este tipo de fe nos permite ver lo invisible y tener esperanza, ya que todo es posible
para el que cree.
Tomado del libro: ID Y EVANGELIZAD A LOS BAUTIZADOS De: José H. Prado Flores

89. El Bordado de Dios
(Fe)
Cuando yo era pequeño, mi mamá solía coser mucho. Yo me sentaba cerca de ella y le
preguntaba qué estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando.
Yo observaba el trabajo de mi mamá desde una posición más baja que donde estaba sentada
ella, así que siempre me quejaba diciéndole que desde mi punto de vista lo que estaba haciendo me
parecía muy confuso.
Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me decía: "Hijo, ve afuera a jugar un rato y
cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo y te dejaré verlo desde mi posición" .
Me preguntaba porqué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué me parecían tan
desordenados desde donde yo estaba. Unos minutos más tarde escuchaba la voz de mi mamá
diciéndome: "Hijo, ven y siéntate en mi regazo."
Yo lo hacía de inmediato y me sorprendía y emocionaba al ver la hermosa flor o el bello
atardecer en el bordado. No podía creerlo; desde abajo se veía tan confuso.
Entonces mi mamá me decía: "Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no
te dabas cuenta de que había un plan arriba. Había un diseño, sólo lo estaba siguiendo. Ahora míralo
desde mi posición y sabrás lo que estaba haciendo."
Muchas veces a lo largo de los años he mirado al Cielo y he dicho: "Padre, ¿qué estás
haciendo?
El responde: "Estoy bordando tu vida."

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 8

Entonces yo le replico: "Pero se ve tan confuso, es un desorden. Los hilos parecen tan oscuros,
¿porqué no son más brillantes?"
El Padre parecía decirme: "Mi niño, ocúpate de tu trabajo haciendo el mío y un día te traeré al
cielo y te pondré sobre mi regazo y verás el plan desde mi posición.
Entonces entenderás..."
Autor desconocido - Aportado por Liliana Bermúdez
91. Todo tiene razón de ser
(Fe)
Algunas veces, las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que
esto pasa porque debe de ser así, para servir un propósito, para enseñar una lección, para descubrir
quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar.
Tú no sabes quiénes son estas personas, pero cuando fijas tus ojos en ellas, sabes y
comprendes que afectarán tu vida de una manera profunda.
Algunas veces te pasan cosas que parecen horribles, dolorosas e injustas, pero en realidad
entiendes que si no superas estas cosas nunca habrías realizado tu potencial, tu fuerza, o el poder de
tu corazón. Todo pasa por una razón en la vida. Nada sucede por casualidad o por la suerte...
Enfermedades, heridas, el amor, momentos perdidos de grandeza o de puras tonterías, todo ocurre
para probar los límites de tu alma. Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como una carretera
recién pavimentada, suave y lisa. Una carretera directa sin rumbo a ningún lugar, plana, cómoda y
segura, mas empañada y sin razón.
La gente que conoces afecta tu vida; las caídas y los triunfos que tú experimentas crean la
persona que eres. Inclusive se puede aprender de las malas experiencias. Es más, quizás sean las
más significativas en nuestras vidas.
Si alguien te hiere, te traiciona o rompe tu corazón, le das las gracias porque te ha enseñado la
importancia de perdonar, de dar confianza y de tener más cuidado de a quien le abres tu corazón.
Si alguien te ama, ámalo tu también no porque él o ella te ame, sino porque te han enseñado a
amar y a abrir tu corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la vida. Haz que cada día cuente y
aprecia cada momento, además de aprender de todo lo que puedas, porque quizás más adelante no
tengas la oportunidad de aprender lo que tienes que aprender de este momento. Entabla una
conversación con gente con quien no hayas dialogado nunca, escúchalos y presta atención.
Permítete enamorarte, liberarte y poner tu vista en un lugar bien alto. Mantén tu cabeza en alto
porque tienes todo el derecho de hacerlo. Repítete a ti mismo que eres un individuo magnífico y
créelo; si no crees en ti mismo nadie más lo hará tampoco.
Crea tu propia vida, encuéntrala y luego vívela... No olvides que Dios tiene un plan maravilloso
para cada uno de nosotros, y debemos aprender a descubrirlo.
Autor desconocido - Aportado por Zaida Habib
Y a ti... QUE TE DICE el Señor:
"Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el
Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse
y crean en el Evangelio". Del Evangelio Según San Marcos 1, 13-15

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 9

94. Una bolsa de agua caliente
(Fe)
Una noche yo había trabajado mucho ayudando a una madre en su parto; pero pesar de todo lo
que hicimos, murió dejándonos un bebé prematuro y una hija de 2 años, nos iba a resultar difícil
mantener el bebé con vida porque no teníamos incubadora (¡no había electricidad para hacerla
funcionar!), ni facilidades especiales para alimentarlo.
Aunque vivíamos en el ecuador africano, las noches frecuentemente eran frías y con vientos
traicioneros. Una estudiante de partera fue a buscar una cuna que teníamos para tales bebés, y la
manta de lana con la que lo arroparíamos. Otra fue a llenar la bolsa de agua caliente. Volvió
enseguida diciéndome irritada que al llenar la bolsa, había reventado. La goma se deteriora
fácilmente en el clima tropical. "¡Y era la última bolsa que nos quedaba!", exclamó, y no hay farmacias
en los senderos del bosque. Muy bien", dije, "pongan al bebé lo mas cerca posible del fuego y
duerman entre él y el viento para protegerlo de éste. Su trabajo es mantener al bebé abrigado".
Al mediodía siguiente, como hago muchas veces, fui a orar con los niños del orfanato que se
querían reunir conmigo. Les hice a los niños varias sugerencias de motivos para orar y les conté del
bebé prematuro. Les dije el problema que teníamos para mantenerlo abrigado y les mencioné que se
había roto la bolsa de agua caliente y el bebé se podía morir fácilmente si tomaba frío. También les
dije que su hermanita de 2 años estaba llorando porque su mamá había muerto. Durante el tiempo de
oración, Ruth, una niña de 10 años oró con la acostumbrada seguridad consiente de los niños
africanos "por favor Dios", oró, "mándanos una bolsa de agua caliente. Mañana no servirá porque el
bebé ya estará muerto. Por eso, Dios, MÁNDALA ÉSTA TARDE". Mientras yo contenía el aliento por
la audacia de su oración la niña agregó: "y mientras te encargas de ello, ¿podrías mandar una
muñeca para la pequeña, y así pueda ver que tu le amas realmente?".
Frecuentemente las oraciones de los chicos me ponen en evidencia. ¿Podría decir
honestamente "amén" a esa oración? No creía que Dios pudiese hacerlo. Sí, claro sé que Él puede
hacer cualquier cosa. Pero hay límites ¿no?, y yo tenía algunos GRANDES "peros...".
La única forma en la que Dios podía contestar ésta oración en particular, era enviándome un
paquete de mi tierra natal. Había ya estado en África casi 4 años y nunca jamás recibí un paquete de
mi casa. De todas maneras, si alguien llegara a mandar alguno, ¿quién iba a poner una bolsa de
agua caliente?
A media tarde cuando estaba enseñando en la escuela de enfermeras, me avisaron que había
llegado un auto en la puerta de mi casa. Cuando llegué el auto ya se había ido, pero en la puerta
había un enorme paquete de once kilos. Se me llenaron los ojos de lágrimas. Por supuesto no iba a
abrir el paquete yo sola, así que invité a los chicos del orfanato a que juntos lo abriéramos. La
emoción iba en aumento. Treinta o cuarenta pares de ojos estaban enfocados en la gran caja. Había
vendas para los pacientes del leprosario y los chicos parecían estar un poco aburridos.
Luego saqué una caja con pasas de uvas variadas, lo que serviría para hacer una buena tanda
de panecitos el fin de semana. Volví a meter la mano y sentí... ¿sería posible?, la agarré y la saqué...
¡Sí, era UNA BOLSA DE AGUA CALIENTE NUEVA!.
Lloré... Yo no le había pedido a Dios que mandase una bolsa de agua caliente, ni siquiera creía
que Él podía hacerlo. Ruth estaba sentada en la primera fila, y se abalanzó gritando: "Si Dios mandó
la bolsa, también tuvo que mandar la muñeca!". Escarbó el fondo de la caja y sacó una hermosa
muñequita. A Ruth le brillaban los ojos.
Ella nunca había dudado Me miró y dijo: ¿puedo ir contigo a entregarle la muñeca a la niñita
para que sepa que Dios la ama en verdad?" Ese paquete había estado en camino por 5 meses. La
había preparado mi antigua escuela dominical, cuya maestra había escuchado y obedecido la voz de
Dios que la impulsó a mandarme la bolsa de agua caliente, a pesar de estar en el ecuador africano. Y
una de las niñas había puesto una muñequita para alguna niñita africana cinco meses antes en
respuesta a la oración de fe de una niña de 10 años que la había pedido para esa misma tarde.

J.C.C. 10

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

Esto nos habla de la fuerza que tiene la oración que se hace con Fe y Confianza. Y tú ¿tienes
esa confianza?... ¿tienes esa actitud orante?
Autor Desconocido Que tengas un día lleno de entusiasmo . ¡Feliz día!. Y a ti... QUE TE DICE el Señor:
"Han oídos ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les
digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano,
será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo. Por lo
tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna
queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a

presentar tu ofrenda". Del Evangelio Según San Mateo 5, 22-24
98. Lo demás lo hará Dios
(Fe)
"TU NO FUERZAS UNA FLOR A QUE ABRA,
LA FLOR LA ABRE DIOS,
TU LA PLANTAS, LA RIEGAS, LA RESGUARDAS,
LO DEMAS LO HACE DIOS.
TU NO OBLIGAS A UN AMIGO A QUE TE AME,
EL AMOR LO DA DIOS,
TU LE SIRVES, LE AYUDAS, EN TI LA AMISTAD ARDE,
LO DEMAS LO HACE DIOS.
TU NO OBLIGAS A UN ALMA A QUE CREA,
LA FE LA DA DIOS,
TU TRABAJAS, CONFIAS Y ESPERAS,
LO DEMAS LO HACE DIOS.
ASI QUE NO TRATES DE ADELANTARTE A SU PLAN DE AMOR,
TRABAJA, AYUDA, VIVE PARA AMARLE,
LO DEMAS LO HARA DIOS."
105. Porqué creo en Jesús
(Fe)
Creo en Jesús porque El no es un mito,
creo que es Dios, el verbo hecho carne,
creo en Jesús y al mundo lo grito,
creo que por mí derramó su sangre.
Creo que Jesús es el Hijo del Padre,
el mismo Dios engendrado en la tierra,
en las entrañas de María, su madre,
se hizo el milagro para que naciera.
Creo en Jesús como hombre perfecto,
aquel que sufrió, que fue azotado,
nunca el pecado fue de su afecto,
aunque mil veces pudo ser tentado.
Creo en Jesús el que hizo Milagros
yo creo El, fuente de sanación,
amigo fiel que está siempre a tu lado,
a la distancia de una oración.
A tí, ¿que te cuesta creer en Jesús?
¿tienes vergüenza, o tienes temor?
deja que tu alma se llene de luz,
de par en par abre tu corazón.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 11

El es la paz, el amor sin fronteras,
es el camino, la vida y verdad,
la única vía que al Padre nos lleva
el que murió por nuestra libertad.
Si no te atreves, sólo te diré,
que hay en Jesús una linda amistad,
dale un minuto y conversa con El,
te lo aseguro, no te arrepentirás.
Agradecemos esta aportación a JOSE G. VASQUEZ
112. Juicio injusto
(Fe)
Cuenta una antigua leyenda, que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente
acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad, el verdadero autor era una persona muy
influyente del reino, y por eso, desde el primer momento se procuró un “chivo expiatorio”, para
encubrir al culpable.
El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas esperanzas de
escapar al terrible veredicto: ¡La horca! El juez, también comprado, cuidó no obstante, de dar todo el
aspecto de un juicio justo, por ello dijo al acusado: “Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del
Señor, vamos a dejar en manos de El tu destino: Vamos a escribir en dos papeles separados las
palabras ‘culpable’ e ‘inocente’. Tú escogerás y será la mano de Dios la que decida tu destino”. Por
supuesto, el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda: ‘CULPABLE’. Y la
pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se daba cuenta que el sistema propuesto era una trampa.
No había escapatoria. El juez ordenó al hombre tomar uno de los papeles doblados. Este
respiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados, y cuando la
sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa, tomó uno de los
papeles y llevándolo a su boca, lo engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados, los presentes le
reprocharon... “pero, ¿qué hizo...?, ¿y ahora...?, ¿cómo vamos a saber el veredicto...?” “Es muy
sencillo, respondió el hombre... es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el
que me tragué”. Con un gran coraje disimulado, tuvieron que liberar al acusado y jamás volvieron a
molestarlo...
Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida, ni de
luchar hasta el último momento. Muchas veces creemos que los problemas no tienen solución y nos
resignamos a perder y no luchar, olvidando aquellas palabras de: “Lo que es imposible para el ser
humano, es posible para Dios”.

144. Dios sabe lo que necesito
(Fe)
Le pedí a Dios que me quitara el dolor.
Dios dijo, NO. Yo no te lo debo quitar, sino tú lo tienes que dejar.
Le pedí a Dios que hiciera que mi niño paralítico fuera completamente sano.
Dios dijo, NO. Su espíritu esta completo, su cuerpo es solo temporal.
Le pedí a Dios que me concediera paciencia.
Dios dijo, NO. La Paciencia viene como resultado de las tribulaciones,
no se concede, se gana.
Le pedí a Dios que me diera felicidad.
Dios dijo, NO. Te doy bendiciones. Tu decides si quieres ser feliz.
Le pedí a Dios que me librara del sufrimiento.
Dios dijo, NO. Los sufrimientos te alejan de los afanes del mundo y te acercan a mí.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 12

Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu. Dios dijo, NO. Debes crecer por ti
mismo, y yo te voy a podar para hacerte dar fruto.
Le pedí a Dios por todas las cosas que podría disfrutar en la vida. Dios dijo, No.
Te doy vida para que disfrutes de todas las cosas.
Le pedí a Dios que me ayudara a amar a otros, con el amor con que él me ama a mí.
Dios me dijo... Ahhh, finalmente estas empezando a entender.
Agradecemos esta aportación a Karla Ruby Reyes
"Vivir sirviendo. Ánimo en los brazos de Cristo y María"
145. Un viaje para conocer a Dios
(Fe)
Había una vez un pequeño niño que quería conocer a Dios. El sabia que seria un largo viaje
para llegar a donde vivía Dios, entonces empaco su pequeña maleta, con panecillos y un six pack de
jugos y emprendió su partida.
Cuando ya había recorrido 3 cuadras, conoció a una viejecita. Ella estaba sentada en el parque
observando algunas palomas. El niño se sentó junto a ella y abrió su maletita, estaba a punto de
tomar su jugo, cuando noto que la viejecita se veía hambrienta, entonces el le ofreció un panecillo.
Ella agradecida lo acepto y sonrió.
Su sonrisa era tan hermosa, que el niño quería ver esa sonrisa nuevamente, entonces el le
ofreció un jugo. De nuevo ella le había sonreído. !El niño estaba encantado!, ellos se quedaron
sentados toda la tarde comiendo y sonreído, pero ellos no dijeron nunca ni una sola palabra.
Tan pronto como empezó a obscurecer, el niño estaba cansado y se levanto para irse. El se dio
la vuelta, corrió hacia la viejecita y le dio un abrazo. Ella le dio una hermosa sonrisa como nunca
antes había sonreído.
Cuando el niño abrió la puerta de su casa, su madre estaba sorprendida de la felicidad que
reflejaba, ella le pregunto "Qué hiciste el día de hoy que te ha hecho tan feliz?, El le contesto, "He
comido con Dios. Y sabes que? Ella tiene la sonrisa más bella que he visto !
Mientras tanto la viejecita, también con mucha felicidad, radiante regreso a su casa. Su hijo
estaba anonadado por la paz que mostraba en su cara y pregunto: " Madre que hiciste el día de hoy
que te hizo tan feliz? Ella contesto, "Yo comí panecillos en el parque con Dios". Y sabes que," El es
mas joven de lo que yo esperaba".
Estemos seguros que Dios esta PRESENTE EN CADA UNO DE NOSOTROS, como nos
enseña esta linda historia.
Gracias a Milagros Rodríguez Palomino (Mili) por esta aportación.

147. En Ti confio
(Fe)
Una espantosa tormenta amenaza con destrozar un avión en el que los 90 pasajeros esperan
una muerte inevitable. Solo un niño de seis meses duerme placidamente en el regazo de su madre.
No teme a la tormenta, porque junto a su madre se siente seguro.
Muchas son las tormentas que tenemos que afrontar en nuestra vida. Y mientras unos nos
ponemos a temblar como si el suelo se fuera a hundir bajo nuestros pies, otros se muestran
tranquilos, y con la sonrisa de aquel que no tema daño alguno.
¿Cuál será la causa de tanta seguridad?. Es que supieron penetrar en lo mas intimo del
corazón de Cristo, descubriendo en Él su gran amor a los hombres, por quienes vela con su maternal
providencia para defenderlos de todo mal.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 13

Aquí tenemos el secreto para vivir nuestra vida llena de paz, y sin temor alguno: creamos en el
amor de Cristo, fijémonos de El, poniéndonos incondicionalmente en sus manos, con la seguridad de
que todo lo que El permite, o quiera que nos pase, es siempre para nuestro bien.
Sagrado Corazón de Jesús, en ti confió!
Este ha de ser el grito espontáneo que debe brotar de nuestro corazón en los momentos de
apuro, como brota espontánea de nuestros labios del niño la palabra "mamá".

148. Compra venta de Cristos
(Fe)
A mi Cristo roto, lo encontré en Sevilla. Dentro del arte me subyuga el tema de Cristo en la cruz.
Se llevan mi preferencia los cristos barrocos españoles. La última vez, fui de compras en compañía
de un buen amigo mío.
Al Cristo, ¡Qué elección! Se le puede encontrar entre tuercas y clavos, chatarra oxidada, ropa
vieja, zapatos, libros, muñecas rotas o litografías románticas. La cosa, es saber buscarlo. Porque
Cristo anda y está entre todas las cosas de éste revuelto e inverosímil rastro(bazar) que es la Vida.
Pero aquella mañana nos aventuramos por la casa del artista, es más fácil encontrar ahí al
Cristo, ¡Pero mucho más caro!, es zona ya de anticuarios. Es el Cristo con impuesto de lujo, el Cristo
que han encarecido los turistas, porque desde que se intensificó el turismo, también Cristo es más
caro. Visitamos únicamente dos o tres tiendas y andábamos por la tercera o cuarta.
- Ehhmm ¿Quiere algo padre?
- Dar una vuelta nada más por la tienda, mirar, ver.
¡De pronto! frente a mí, acostado sobre una mesa, vi un Cristo sin cruz, iba a lanzarme sobre él,
pero frené mis ímpetus. Miré al Cristo de reojo, me conquistó desde el primer instante. Claro que no
era precisamente lo que yo buscaba, era un Cristo roto. Pero esta misma circunstancia, me encadenó
a él, no sé por qué.
Fingí interés primero por los objetos que me rodeaban hasta que mis manos se apoderaron del
Cristo, ¡Dominé mis dedos para no acariciarlo! No me habían engañado los ojos! ¡No!. Debió ser un
Cristo muy bello, era un impresionante despojo mutilado. Por supuesto, no tenía cruz, le faltaba media
pierna, un brazo entero, y aunque conservaba la cabeza, había perdido la cara.
Se acercó el anticuario, tomó el Cristo roto en sus manos y...
- ¡Ohhh, es una magnífica pieza, se ve que tiene usted gusto padre, fíjese que espléndida talla,
qué buena factura!
- ¡Pero! está tan rota, tan mutilada!
- No tiene importancia padre, aquí al lado hay un magnífico restaurador amigo mío y se lo va a
dejar a usted, ¡Nuevo!
Volvió a ponderarlo, a alabarlo, lo acariciaba entre sus manos; pero no acariciaba al Cristo,
acariciaba la mercancía que se le iba a convertir en dinero.
Insistí; dudó, hizo una pausa, miró por última vez al Cristo fingiendo que le costaba separarse
de él y me lo alargó en un arranque de generosidad ficticia, diciéndome resignado y dolorido:
- Tenga padre, lléveselo, por ser para usted y conste que no gano nada 3000 pesetas nada
más, ¡Se lleva usted una joya!.
El vendedor exaltaba las cualidades para mantener el precio. Yo, sacerdote, le mermaba
méritos para rebajarlo. Me estremecí de pronto. ¡Disputábamos el precio de Cristo, como si fuera una
simple mercancía!. ¡Y me acordé de Judas! ¿No era aquella también una compraventa de Cristo?
¡Pero cuántas veces vendemos y compramos a Cristo, no de madera, de carne, y en él a
nuestros prójimos! Nuestra vida es muchas veces una compraventa de cristos.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 14

¡Bien! cedimos los dos, lo rebajó a 800 pesetas. Antes de despedirme, le pregunté si sabía la
procedencia del Cristo y la razón de aquellas terribles mutilaciones. En información vaga e incompleta
me dijo que creía procedía de la sierra de Arasena, y que las mutilaciones se debían a una
profanación en tiempo de guerra.
Apreté a mi Cristo con cariño, y salí con él a la calle. Al fin, ya de noche, cerré la puerta de mi
habitación y me encontré sólo, cara a cara con mi Cristo. Que ensangrentado despojo mutilado,
viéndolo así me decidí a preguntarle:
- Cristo, ¿Quién fue el que se atrevió contigo?! ¿No le temblaron las manos cuando astilló las
tuyas arrancándote de la cruz?! ¿Vive todavía? ¿Dónde? ¿Qué haría hoy si te viera en mis manos?
¿Se arrepintió?
- ¡CÁLLATE! Me cortó una voz tajante.
-¡CÁLLATE, preguntas demasiado! ¿Crees que tengo un corazón tan pequeño y mezquino
como el tuyo?! ¡CÁLLATE! No me preguntes ni pienses más en el que me mutiló, déjalo, ¿Qué sabes
tú? ¡Respétalo!, yo ya lo perdoné. Yo me olvidé instantáneamente y para siempre de sus pecados.
Cuando un hombre se arrepiente, Yo perdono de una vez, no por mezquinas entregas como vosotros.
¡Cállate! ¿Por qué ante mis miembros rotos, no se te ocurre recordar a seres que ofenden,
hieren, explotan y mutilan a sus hermanos los hombres?. ¿Qué es mayor pecado? Mutilar una
imagen de madera o mutilar una imagen mía viva, de carne, en la que palpito Yo por la gracia del
bautismo.
¡Ohh hipócritas! Os rasgáis las vestiduras ante el recuerdo del que mutiló mi imagen de
madera, mientras le estrecháis la mano o le rendís honores al que mutila física o moralmente a los
cristos vivos que son sus hermanos.
Yo contesté:
- No puedo verte así, destrozado, aunque el restaurador me cobre lo que quiera ¡Todo te lo
mereces! Me duele verte así. Mañana mismo te llevaré al taller. ¿Verdad que apruebas mi plan?
¿Verdad que te gusta?
- ¡NO, NO ME GUSTA! Contestó el Cristo, seca y duramente.
- ¡ERES IGUAL QUE TODOS Y HABLAS DEMASIADO!
Hubo una pausa de silencio. Una orden, tajante como un rayo, vino a decapitar el silencio
angustioso.
- ¡NO ME RESTAURES, TE LO PROHIBO! ¿LO OYES?!
- Si Señor, te lo prometo, no te restauraré.
- Gracias. Me contestó el Cristo. Su tono volvió a darme confianza.
-¿Por qué no quieres que te restaure? No te comprendo. ¿No comprendes Señor, que va a ser
para mí un continuo dolor cada vez que te mire roto y mutilado? ¿No comprendes que me duele?
- Eso es lo que quiero, que al verme roto te acuerdes siempre de tantos hermanos tuyos que
conviven contigo; rotos, aplastados, indigentes, mutilados. Sin brazos, porque no tienen posibilidades
de trabajo. Sin pies, porque les han cerrado los caminos. Sin cara, porque les han quitado la honra.
Todos los olvidan y les vuelven la espalda.
¡No me restaures, a ver si viéndome así, te acuerdas de ellos y te duele, a ver si así, roto y
mutilado te sirvo de clave para el dolor de los demás! Muchos cristianos se vuelven en devoción, en
besos, en luces, en flores sobre un Cristo bello, y se olvidan de sus hermanos los hombres, cristos
feos, rotos y sufrientes. Hay muchos cristianos que tranquilizan su conciencia besando un Cristo
bello, obra de arte, mientras ofenden al pequeño Cristo de carne, que es su hermano.
Esos besos me repugnan, me dan asco!, Los tolero forzado en mis pies de imagen tallada en
madera, pero me hieren el corazón. ¡Tenéis demasiados cristos bellos! Demasiadas obras de arte de
mi imagen crucificada. Y estáis en peligro de quedaros en la obra de arte. Un Cristo bello, puede ser
un peligroso refugio donde esconderse en la huida del dolor ajeno, tranquilizando al mismo tiempo la
conciencia, en un falso cristianismo.
Por eso ¡Debieran tener más cristos rotos, uno a la entrada de cada templo, que gritara siempre
con sus miembros partidos y su cara sin forma, el dolor y la tragedia de mi segunda pasión, en mis
hermanos los hombres! Por eso te lo suplico, no me restaures, déjame roto junto a tí, aunque
amargue un poco tu vida.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 15

- Si Señor, te lo prometo. Contesté.
Y un beso sobre su único pie astillado, fue la firma de mi promesa. Desde hoy¡ viviré con un
Cristo roto.

154. Cómo vencer el miedo
(Fe)
"Te veo preocupado. ¿Tienes algún problema...?", pregunté a un compañero de trabajo hace
varios años.
La respuesta que me dio fue tan sorprendente como interesante.
-"Es cierto", me contestó. "Hay algo que me está mortificando. Resulta que ayer me gradué de
abogado..." -"Hombre, te felicito", le dije. "Lo que no comprendo es como eso te tiene
apesadumbrado". -"Mira", me respondió a modo de explicación. "Si alguien me preguntaba ayer algo
en materia de Derecho, yo podía contestarle "déjame consultar eso con un profesor mío". En cambio
hoy ya soy un profesional, no un estudiante. Hoy tengo que saber la respuesta. Y tengo miedo..."
Aquella extraña respuesta me hizo reflexionar. Pensé en las decenas de veces que habría
tenido miedo mi amigo al ir a examinarse de alguna materia. Y ahora que no tenía que examinarse
más, también tenía miedo. ¿Será que siempre tendremos algo a que temer? La muchacha que se
está casando... El hombre que va a solicitar un empleo... La joven que va a dar a luz... La persona
que entra en el consultorio de un dentista... El que aborda un jumbo jet... La madre que tiene un hijo
enfermo... El padre que no está seguro de ganar suficiente...
Miedo de vivir hoy, en estas circunstancias... y miedo de morir mañana, en cualquier
circunstancia. En ocasiones, miedo de que nos vean. En otras, de que no nos vean. Miedo a decir No.
Y miedo a decir Sí.
En el evangelio de Mt 24:37-44, el Señor habla de ese enemigo tan común y tan presente como
es el miedo. En una de sus frases (según aparece en la versión de San Lucas) nos dice que habrán
momentos en que "los hombres se quedarán sin aliento por el miedo, pensando en lo que se le viene
encima al mundo..." Sin embargo, el evangelio también dice que en medio de su miedo, el hombre "lo
verá venir a El con gran poder y majestad". Y dice lo que tenemos que hacer, con miedo y todo:
"Pónganse derechos y alcen la cabeza, que se acerca su liberación" (Lucas 21:28).
El profesor Antonio Cuello, admirable dominicano contemporáneo, tiene una frase feliz que
dice: "El mayor enemigo del hombre es el miedo. Pero hay algo a lo que el miedo teme: la confianza
en Dios".
El concepto "no tengas miedo" aparece 365 veces en la Biblia. ¡Una por cada día del año!
Cuando el Señor se hace presente... y cuando el hombre se pone derecho y alza su cabeza...
el miedo desaparece.
Amigo: ¿Cuál era su miedo hace dos minutos? Dios no quiere que usted tenga miedo, quiere
que usted tenga fe.
Agradecemos esta aportación enviada por Hulda Tavarez.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 16

200. Los verdaderos milagros
(Fe)
Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque: un sabio con fama de hacer
milagros, un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversación,
iba un joven estudiante alumno del sabio.
Poderoso: "me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa, inclusive puedes
hacer milagros".
Sabio: "soy una persona vieja y cansada... ¿cómo crees que yo podría hacer milagros?".
Poderoso: "pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves
cuerdos a los locos..... esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso".
Sabio: "¿te referías a eso?, tú lo has dicho, esos milagros sólo los puede hacer alguien muy
poderoso... no un viejo como yo; esos milagros los hace Dios, yo sólo pido se conceda un favor para
el enfermo, o para el ciego ,todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo".
Poderoso: "yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tú haces.....
muéstrame un milagro para poder creer en tu Dios".
Sabio: "Esta mañana ¿volvió a salir el sol?".
Poderoso: "sí, claro que sí!!".
Sabio: "pues ahí tienes un milagro..... el milagro de la luz".
Poderoso: "No, yo quiero ver un VERDADERO milagro, oculta el sol, saca agua de una
piedra.... mira hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas".
Sabio: "¿quieres un verdadero milagro?, ¿no es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace
algunos días?".
Poderoso: "sí!!, fue varón y es mi primogénito".
Sabio: "ahí tienes el segundo milagro.... el milagro de la vida".
Poderoso: "sabio, tú no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro..."
Sabio: "¿acaso no estamos en época de cosecha?, ¿no hay trigo y sorgo donde hace unos
meses sólo había tierra?".
Poderoso: "sí, igual que todos los años".
Sabio: "pues ahí tienes el tercer milagro...."
Poderoso: "creo que no me he explicado, lo que yo quiero...." (el sabio lo interrumpe)
Sabio: "te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti... si lo que encontraste
no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer".
Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiró muy desilusionado por no haber encontrado lo
que buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda; cuando el poderoso
terrateniente iba muy lejos como para ver lo que hacían el sabio y su alumno, el sabio se dirigió a la
orilla de la vereda, tomó al conejo, sopló sobre él y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba
algo desconcertado.
Joven: "maestro: te he visto hacer milagros como éste casi todos los días, ¿por qué te negaste
a mostrarle uno al caballero?, ¿por qué lo haces ahora que no puede verlo?".

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 17

Sabio: "lo que él buscaba no era un milagro, era un espectáculo. Le mostré 3 milagros y no
pudo verlos.... para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser
alumno... no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que
se te muestran día a día. El día que aprendas a reconocer a Dios en todas las pequeñas cosas que
ocurren en tu vida, ese día comprenderás que no necesitas más milagros que los que Dios te da
todos los días sin que tú se los hayas pedido".
Cuando estamos en problemas siempre pedimos ayuda a Dios y eso está bien porque no hay
nadie que pueda ayudarnos más que Él, pero pídele la cordura para pensar claramente, la paciencia
necesaria para mantenerte tranquilo y actuar bien, la fortaleza necesaria para afrontar los retos y la fe
suficiente para seguirlo amando sin importar lo que pase.... Pídele esos milagros, no le pidas
simplemente que resuelva tus problemas sólo porque te da miedo afrontarlos por ti mismo.....
Agradecemos esta aportación a Felicidad Garza G.

203. Oración
(Fe)
Creo en ti, Señor, pero ayúdame a creer con firmeza; espero en ti,
pero ayúdame a esperar sin desconfianza; te amo, Señor,
pero ayúdame a demostrarte que te quiero; estoy arrepentido,
pero ayúdame a no volver a ofenderte.
Te adoro, Señor, porque eres mi creador y te anhelo porque eres mi fin;
Te alabo, porque no te cansas de hacerme el bien y me refugio en ti,
Porque eres mi protector.
Que tu sabiduría, Señor, me dirija y tu justicia me reprima;
que tu misericordia me consuele y tu poder me defienda.
Te ofrezco, Señor, mis pensamientos, ayúdame a pensar en ti;
te ofrezco mis palabras, ayúdame a hablar de ti; te ofrezco mis obras,
ayúdame a cumplir tu voluntad; te ofrezco mis penas, ayúdame a sufrir por ti.
Todo aquello que quieres tú, Señor, lo quiero yo, precisamente porque lo
quieres tú, como tú lo quieras y durante todo el tiempo que lo quieras.
Te pido, Señor, que ilumines mi entendimiento, que fortalezcas mi voluntad,
que purifiques mi corazón y santifiques mi espíritu.
Hazme llorar, Señor, mis pecados, rechazar las tentaciones,
vencer mis inclinaciones al mal y cultivar las virtudes.
Dame tu gracia, Señor, para amarte y olvidarme de mí, para buscar el bien
de mi prójimo sin tenerle miedo al mundo.
Dame tu gracia para ser obediente con mis superiores,
comprensivo con mis inferiores, solícito con mis amigos y generoso con mis enemigos.
Ayúdame, Señor, a superar con austeridad el placer,
con generosidad la avaricia, con amabilidad la ira, con fervor la tibieza.
Que sepa yo tener prudencia, Señor, al aconsejar, valor en los peligros,
paciencia en las dificultades, sencillez en los éxitos.
Concédeme, Señor, atención al orar, sobriedad al comer,
responsabilidad en mi trabajo y firmeza en mis propósitos.
Ayúdame a conservar la pureza de alma, a ser modesto en mis actitudes,
ejemplar en mi trato con el prójimo y verdaderamente cristiano en mi conducta.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 18

Concédeme tu ayuda para dominar mis instintos,
para fomentar en mí tu vida de gracia, para cumplir tus mandamientos y obtener mi salvación.
Enséñame, Señor, a comprender la pequeñez de lo terreno,
la grandeza de lo divino, la brevedad de esta vida y la eternidad de la futura.
Concédeme, Señor, una buena preparación para la muerte y
un santo temor al juicio, para librarme del infierno y obtener tu gloria, Amén.
Oración universal atribuida al Papa Clemente XI.
Agradecemos esta aportación a María Elena Santos.

205. Oración de la mañana
(Fe)
Señor, en el silencio de este nuevo día, vengo a pedirte paz, sabiduría y fuerza.
Hoy quiero mirar al mundo con los ojos llenos de amor;
ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno.
Ver detrás de las apariencias de tus hijos, mis hermanos,
como los ves Tú mismo, para así, poder apreciar lo bueno década uno.
Cierra mis oídos de toda murmuración, guarda mi lengua de toda
maledicencia, que sólo los pensamientos que bendigan permanezcan en mí.
Quiero ser tan bien intencionado y justo que todos los que se
acerquen a mí, sientan tu presencia.
Revísteme de tu bondad, Señor, y haz que durante este día, yo te refleje. Amén.
P. Ignacio Larrañaga

206. El alpinista
(Fe)
Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua, inició su travesía, después
de años de preparación, pero quería la gloria para él sólo, por lo tanto subió sin compañeros.
Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino
que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima, le obscureció.
La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente
nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las nubes.
Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los
aires… caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban
en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo…en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y
no tan gratos momentos de su vida, él pensaba que se iba a morir, más sin embargo, de repente
sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos…Sí, como todo alpinista experimentado, había
clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarrada de la cintura.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 19

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar:
"AYÚDAME, DIOS MÍO", "AYÚDAME, DIOS MIO"…
De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó: ¿Qué quieres que haga?
"Sálvame, Dios Mío".
¿Realmente crees que te pueda salvar?
"Por supuesto, Dios Mío".
¡ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE!…
Hubo un momento de quietud y silencio. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó.
Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontró colgado al alpinista congelado, muerto,
agarrado con fuerza con las manos a la cuerda…A DOS METROS DEL SUELO…

207. Dios sabe lo que hace
(Fe)
Se cuenta que alguna una vez, en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las
pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían
vajillas antiguas. En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. "Me permite ver esa
taza?", preguntó la Señora, "nunca he visto nada tan fino como eso!"
En cuanto tuvo en sus manos la taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar.
La tacita le comentó:
"Usted no entiende! Yo no siempre he sido esta taza que usted está sosteniendo! Hace mucho
tiempo yo sólo era un montón de barro amorfo. Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y
me amoldó cariñosamente. Llegó un momento en que me desesperé y le grité: "Por favor!! Ya déjame
en Paz!". Pero sólo me sonrió y me dijo: "aguanta un poco más, todavía no es tiempo."
Después me puso en un horno. Yo nunca había sentido tanto calor! Me pregunté por qué mi
creador querría quemarme, así que toqué la puerta del horno.
A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decían: "aguanta un
poco más, todavía no es tiempo." Finalmente se abrió la puerta. Mi creador me tomó y me puso en
una repisa para que me enfriara. "Así está mucho mejor!" me dije a mí misma, pero apenas y me
había refrescado cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintándome.
El olor de la pintura era horrible! Sentía que me ahogaría! "Por favor detente!" le gritaba yo a mi
creador, pero él sólo movía la cabeza haciendo un gesto negativo y decía "aguanta un poco más,
todavía no es tiempo."
Al fin dejó de pintarme; pero esta vez me tomó y me metió nuevamente a otro horno! No era un
horno como el primero, sino que era mucho más caliente! Ahora sí estaba segura que me sofocaría!
Le rogué y le imploré que me sacara! Grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo "aguanta
un poco más, todavía no es tiempo."
En ese momento me di cuenta que no había esperanza! Nunca lograría sobrevivir a ese horno!
Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la puerta y mi creador me tomó
cariñosamente y me puso en una repisa que era aún más alta que la primera. Allí me dejó un
momento para que me refrescara.
Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dio un espejo y me dijo: "Mírate!
Esta eres tú!" Yo no podía creerlo! Esa no podía ser yo! Lo que veía era hermoso! Mi creador

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 20

nuevamente me dijo: "Yo sé que te dolió haber sido golpeada y amoldada por mis manos, pero si te
hubiera dejado como estabas, te hubieras secado.
Sé que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí,
seguramente te hubieras estrellado. También sé que los gases de la pintura te provocaron muchas
molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría color.
Y si yo no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo,
porque tu dureza no habría sido la suficiente para que subsistieras. Ahora tú eres un producto
terminado! Eres lo que yo tenía en mente cuando te comencé a formar!".
Igual pasa con nosotros. Dios nunca nos va a tentar ni a obligar a que vivamos algo que no
podamos soportar. Dios sabe lo que está haciendo con cada uno de nosotros. Él es el artesano y
nosotros somos el barro con el cual Él trabaja. Él nos amolda y nos da forma para que lleguemos a
ser una pieza perfecta y podamos cumplir con su voluntad.

212. Pensamiento
(Fe)
NO ME MUEVE, MI DIOS
No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tu me mueves, Señor, muéveme al verte
clavado en una Cruz y escarnecido;
muéveme al ver tu cuerpo tan herido,
muéveme tus afrentas y tu muerte.
Muéveme al fin tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera Cielo yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.
No me tienes que dar por que te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

213. Oración
(Fe)
Señor, ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes,
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la felicidad.
Si me das fuerza, no me quites la razón. Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar como yo.
Enséñame a querer a la gente como a mi mismo y a juzgarme como a los demás.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 21

No me dejes caer en el orgullo si triunfo. Ni en la desesperación si fracaso.
Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es lo más grande del fuerte,
y que la venganza es la señal primitiva del débil.
Si me quitas la fortuna, déjame la esperanza.

215. Oscar Omar
(Fe)
El miércoles 18 de agosto de 1999, como a las 5:50 p.m., me encontraba en mi oficina mientras
recibí una llamada de mi esposa para decirme que nuestro hijo más pequeño, Oscar Omar, de dos
años de edad, se sentía mal. En días pasados había estado con vómito, el cual fue controlado con
una inyección que su pediatra le indicó.
Al estar charlando por teléfono con mi esposa, la noté muy intranquila. Terminé unas cosas en
la oficina y alrededor de las 6:00 partí para mi casa. Llegué y vi a Oscar Omar en la cama, muy
extraño, sólo quería que mi esposa lo cargara en sus brazos y no se consolaba con nada. Al llevarlo
con su pediatra, iba con el cuerpo muy duro y no se sostenía ni en los brazos de mi esposa.
Al llegar con su pediatra, notamos que la doctora estaba muy nerviosa, tanto como nosotros.
Mientras revisaba al niño, mi esposa intranquila le preguntaba de manera constante:
-¿Qué tiene, doctora, qué tiene mi bebé?
En cosa de 1 minuto nos dice de la manera más seria:
"Su hijo presenta un cuadro de Meningitis o Encefalitis". La meningitis es una infección de los
meninges, es decir, las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Sentí que el mundo se
me venía encima, y mi esposa estaba llorando desconsoladamente.
La doctora añadió: "Es necesario internarlo urgentemente y que lo valore un Neurólogo
Pediatra".
Al instante nos dirigimos al hospital; antes dejamos a nuestros otros dos hijos (Gerardo y
Cynthia) con mi mamá, cuya casa queda rumbo al hospital.
Desde que la Doctora nos comentó lo que tenía, sólo me dediqué a ofrecer este sufrimiento a
Dios. Se lo dedicamos y le pedía a Jesús que tuviera misericordia. Me abandoné por completo a
Nuestro Señor Jesucristo y le dije que Él sabía lo que hacía, que se apiadara de este Angelito (el
menor y más inquieto de los tres que Él me ha entregado para cuidárselos).
Durante el trayecto al Hospital, Oscar Omar se mostraba cada vez peor. Le pedí a mi esposa
que hiciera oración y que se pusiera tanto ella como Oscar Omar en manos de Dios, que es un Padre
bondadoso y amoroso. Así lo hicimos. Mi mamá se comunicó de inmediato con la familia y todos se
pusieron a hacer oración en favor del niño.
Llegamos a Urgencias y la única reacción de Oscar Omar era que no quería apartarse de su
mamá. Desde el hospital le hablaron al especialista y éste giró instrucciones de que le fueran
practicando unos exámenes mientras él llegaba.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 22

Los minutos se me hicieron eternos. No sé cuánto tardó en llegar el Doctor, pero decidí buscar
inmediatamente al MEJOR de los Doctores: el que todo lo puede, para quien no hay imposibles, a
quien le pides y te ayuda, con quien te abandonas y Él sabe cuál es tu mejor consuelo. Y me dirigí a
su consultorio, "la capilla" del hospital, que estaba muy retirada del área de Urgencias.
En el trayecto entre Urgencias y La capilla me encontré con un Cristo hermoso y me puse a
hacerle oración. Le dije con mi corazón desgarrado que mi bebé estaba enfermo, que presentaba un
cuadro de Meningitis y que solamente Él lo podía ayudar.
No sé cuánto tiempo estuve allí haciendo Oración, el caso es que llegó el doctor y nos dijo que
tenían que hacer un estudio al bebé, para lo cual era necesario sacarle un líquido de la columna
vertebral, y que se los teníamos que dejar solo. Nos pidieron que saliéramos del cubículo donde
estaba nuestro bebito y fuimos afuera. Como a los veinte minutos sale el doctor y nos informa que el
niño estaba muy inquieto, que no le quería aplicar un sedante (por las condiciones en que se
encontraba) y que no le habían podido realizar el estudio porque no se dejó. Volvimos a entrar y ahí
estaba Oscar Omar, sentadito sin reaccionar. Lo tomé de los hombros y le dije:
"Hijo, ahorita Dios te va a curar..." y las oraciones se empezaron a sentir (las de mi esposa, las
de la familia y amigos y mi abandono en Jesús y en la Virgen María).
Y le puse mi mano extendida con la palma hacia arriba (como siempre lo hago con mis tres
hijos) y le dije "Chócala compadre, chócala" ... Y pasó algo maravilloso: Oscar Omar extiende su
mano y la choca conmigo.
DIOS mío, mis ojos y los de mi esposa se llenaron de lágrimas de alegría. Empezó a reaccionar
y así fueron sucediendo cosas maravillosas... Nos dio un besito, empezó a sonreír y a manifestar
cosas normales en él, a pesar de que no le habían aplicado ningún medicamento, ni sueros ni nada
por el estilo.
Al día siguiente siguió evolucionando positivamente. Sonrió, habló, caminó... Y hoy, 20 de
agosto de 1999, a las 11:00 a.m., lo dieron de alta.
La conclusión del especialista es que:
1.- Tal vez un medicamento que le pusieron para controlar el vómito fue lo que provocó esta
reacción.
2.- Que posiblemente se deba a que como su hermanito había tenido un cuadro viral hacía 15
días de Varicela, pudo haber afectado.
3.- Que fuera una reacción de la vacuna de la Haemophilus Influenzae.
En fin, fueron varios argumentos los que científicamente trataban de explicar el padecimiento
de mi bebé.
Sinceramente yo no soy doctor, pero para mí, con toda honestidad, fue Jesús quien lo curó,
independientemente de que haya sido o no que tuviera realmente meningitis.
Abandónate en Jesús y en María y ellos obran en tu vida.
Me interesó enviar este testimonio en el año del Padre, pues si yo, un ser humano con todos los
defectos del mundo, sentí ese amor tan grande que tal vez siempre he sentido pero se manifiesta
más en momentos difíciles, con mayor razón Nuestro Padre Dios, que nos supera en toda bondad,
misericordia, amor y bendiciones.
Agradecemos a Gerardo el que nos haya enviado el siguiente testimonio; corresponde a un
hecho real que ocurrió en Monterrey, Nuevo León. Gerardo: Dios te bendiga a ti y a tu familia, así
como al resto de las familias de los miembros de nuestra lista de Valores.

234. Con Dios a tu lado
(Fe)
"Con Dios a tu lado, nunca te abrumará la soledad".
A veces la vida nos depara
cambios nunca imaginados,
dificultades que nos pesan mucho

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 23

y molestias que mejor
hubiera sido evitar.
A veces nos parece que erramos
en un desierto árido...
pero es al sentirnos extraviados
y sin meta que Dios, que Su Fiel Presencia,
abre Su corazón.
El es quien nos conforta el alma
sedienta y el corazón quemado,
y nos conduce a las altas cimas
donde conoceremos
la paz y plenitud eternas.
Mientras tu vida continúa
su largo, arduo peregrinaje,
recuerda...
Con Dios, nunca te abrumará la soledad.
Linda E. Knight

220. La taza
(Fe)
"........ Se cuenta que alguna una vez, en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las
pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas era una en donde vendían
vajillas antiguas. En una de sus visitas a la tienda vieron una hermosa tacita. "Me permite ver esa
taza?", Preguntó la Señora, "nunca he visto nada tan fino como eso!" En cuanto tuvo en sus manos la
taza, escuchó que la tacita comenzó a hablar. La tacita le comentó:"Usted no entiende! Yo no siempre
he sido esta taza que usted está sosteniendo! Hace mucho tiempo yo sólo era un montón de barro
amorfo.
Mi creador me tomó entre sus manos y me golpeó y me amoldó cariñosamente. Llegó un
momento en que me desesperé y le grité: "Por favor!! Ya déjame en Paz!". Pero sólo me sonrió y me
dijo: "aguanta un poco más, todavía no es tiempo."Después me puso en un horno. Yo nunca había
sentido tanto calor! Me pregunté por qué mi creador querría quemarme, así que toqué la puerta del
horno.
A través de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decían: "aguanta un
poco más, todavía no es tiempo." Finalmente se abrió la puerta. Mi creador me tomó y me puso en
una repisa para que me enfriara."Así está mucho mejor!" me dije a mí misma, pero apenas y me
había refrescado cuando mi creador ya me estaba cepillando y pintándome. El color de la pintura era
horrible!
Sentía que me ahogaría! "Por favor detente!" le gritaba yo a mi creador, pero él sólo movía la
cabeza haciendo un gesto negativo y decía "aguanta un poco más, todavía no es tiempo."Al fin dejó
de pintarme; pero esta vez me tomó y me metió nuevamente a otro horno! No era un horno como el
primero, sino que era mucho más caliente! Ahora sí estaba segura que me sofocaría!.
Le rogué y le imploré que me sacara! Grité, lloré, pero mi creador sólo me miraba diciendo
"aguanta un poco más, todavía no es tiempo."En ese momento me di cuenta que no había esperanza!
Nunca lograría sobrevivir a ese horno! Justo cuando estaba a punto de darme por vencida se abrió la
puerta y mi creador me tomó cariñosamente y me puso en una repisa que era aún más alta que la
primera.
Allí me dejó un momento para que me refrescara. Después de una hora de haber salido del
segundo horno, me dio un espejo y me dijo: "Mírate! Esta eres tú!" Yo no podía creerlo! Esa no podía

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 24

ser yo! Lo que veía era hermoso! Mi creador nuevamente me dijo: "Yo sé que te dolió haber sido
golpeada y amoldada por mis manos, pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado.
Sé que te causó mucho calor y dolor estar en el primer horno, pero de no haberte puesto allí,
seguramente te hubieras estrellado. También sé que los gases de la pintura te provocaron muchas
molestias, pero de no haberte pintado tu vida no tendría color. Y si yo no te hubiera puesto en ese
segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habría sido la suficiente
para que subsistieras. Ahora tú res un producto terminado! Eres lo que yo tenía en mente cuando te
comencé a formar!".
Igual pasa con nosotros.
Dios nunca nos va a tentar ni a obligar a que vivamos algo que no podamos soportar.
Dios sabe lo que está haciendo con cada uno de nosotros. Él es el artesano y nosotros somos
el barro con el cual Él trabaja. Él nos amolda y nos da forma para que lleguemos a ser una pieza
perfecta y podamos cumplir con su voluntad.
Espero que al igual que a mi, esta historia nos ayude un poco a comprender lo mucho que Dios
nos ama y que Él no nos da mas de lo que no podamos soportar........"
Agradecemos esta aportación desde Perú a Mili Rodríguez

236. Oración
(Fe)
Una vez, un padre de familia acaudalada llevo a su hijo a un viaje por el campo con el firme
propósito de que su hijo viera cuan pobres eran las gentes del campo.
Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en una granja de una familia
campesina humilde.
Oh Jesús que sufres, haz que hoy y cada día yo sepa verte en la persona de tus enfermos y
que, ofreciéndoles mis cuidados, te sirva a Ti.
Haz que, aun oculto bajo el disfraz poco atrayente de la ira, del crimen o de la demencia, sepa
reconocerte y decir:
Jesús que sufres, cuan dulce es servirte.
Dame, Señor, esta visión de fe y mi trabajo no ha de ser jamás monótono.
Encontrare alegría acunando las pequeñas veleidades y los deseos de todos los pobres que
sufren.
Querido enfermo, me resultas mas querido aun porque representas a Cristo.
¡Que privilegio se me confiere al poderme ocupar de ti!
Oh Dios, pues que Tu eres Jesús que sufre, dígnate ser para mi también un Jesús paciente,
indulgente hacia mis faltas, que no mira mas que mis intenciones que son de amarte y servirte en la
persona de cada uno de tus hijos que sufren.
Señor, aumenta mi fe.
Bendice mis esfuerzos y mi trabajo, ahora y siempre.
***
Esta oración fue compuesta por la madre Teresa de Calcuta. Tal vez hoy sea un buen día para
sacar lo mejor que llevamos dentro, y contagiárselo al hermano de enseguida.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 25

252. Escogiendo mi cruz
(Fe)
Cuenta un hombre que un día le dijo a Jesús:
"-Señor: ya estoy cansado de llevar la misma cruz en su hombro, es muy pesada muy grande
para mi estatura" Jesús amablemente le dijo:
-" Si crees que es mucho para ti, entra en ese cuarto y elige la cruz que más se adapte a ti"
El hombre entró y vio una cruz pequeña, pero muy pesada que se le encajaba en el hombro y le
lastimaba, buscó otra pero era muy grande y muy liviana y le hacía estorbo, tomó otra pero era de un
material que raspaba, buscó otra, y otra, y otra.... hasta que llegó a una que sintió que se adaptaba a
él. Salió muy contento y dijo:
-"Señor, he encontrado la que más se adapta a mi, muchas gracias por el cambio que me
permitiste"> Jesús le mira sonriendo y le dice:
- "No tienes nada que agradecer, has tomado exactamente la misma cruz que traías, tu nombre
está inscrito en ella. Mi Padre no permite más de lo que no puedas soportar porque te ama y tiene un
plan perfecto para tu vida"
Muchas veces nos quejamos por las dificultades que hay en nuestra vida y hasta cuestionamos
la voluntad de dios, pero él permite lo que nos sucede porque es para nuestro bien y algo nos enseña
a través de eso. Dios no nos da nada más grande de lo que no podamos soportar, y recordemos que
después de la tormenta viene la calma y un día esplendoroso en el que vemos la Gloria de Dios.
Agradecemos esta aportación a Luz María de Cevasco desde Guatemala

268. Testimonio
(Fe)
Hola, amadísimos hermanos.
Dios, en su infinita Misericordia, ha permitido, para nuestro crecimiento espiritual, que mi hijo
mayor, de tan sólo diez años de edad, padezca de tumores malignos en el cerebro; actualmente, se
encuentra en la etapa terminal de su enfermedad, de la que sólo la mano misericordiosa de Dios
puede librarlo.
Gracias a Dios mi hijo tiene una FE enorme, Fe que lo motivó a escribirle una carta a Sor Enma
Alburquerque, directora del colegio donde estudiara mi hijo. Quiero compartir la esencia de esa carta,
porque sé que pudiera servir a muchos jóvenes. La carta:
«Quiero aconsejarles que se entreguen al Señor, que la vida sin el Señor NO tiene sentido; que
no esperen verse enfermos o con serios problemas para buscar del Señor. Dios nos ama
incondicionalmente y así debemos amarle a Él. Yo, en medio de mi enfermedad, con sus dolores y
sufrimientos, doy gracias a Dios porque me ha permitido conocerle, sentir su inmenso e infinito amor,
y amarle por sobre todas las cosas.
A todos los estudiantes quiero decirles que los niños y jóvenes de hoy tenemos el concepto de
que Dios es aburrido y que no vale la pena seguirle, entregarle nuestras vidas y seguir sus consejos;
pero yo doy testimonio de que no importa en que circunstancia de la vida estemos, Dios es todo
alegría, seguirle es divertido, seguirle es sentirse lleno de una felicidad que nada, ni el dolor ni la
enfermedad, nos puede quitar.
Quiero que todos piensen en qué están haciendo con sus vidas, sobre todo a los más jóvenes,
que sólo piensan en divertirse en cosas que ofenden a Dios, quiero que piensen que Dios está
siempre esperando que le digamos que lo amamos y que queremos quedarnos a su lado.»
Vuestro criterio os ayudará a decidir que uso darle a la misma. Confío en que será bueno.
Que Jesús, el Señor de la Paz, os conceda la paz siempre y en todos los órdenes. El Señor sea
con todos vosotros. El saludo va de mi mano, Francisco.
Agradecemos esta aportación a Francisco J. Toral

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 26

272. Aférrate
(Fe)
Aférrate a la fe porque es la fuente de la creencia de que todo es posible. Es la fibra y la
fortaleza de un alma confiada. Aférrate a la esperanza porque destierra la duda y da lugar a actitudes
positivas y alegres. Aférrate a la confianza porque se encuentra en el corazón de las relaciones
fructíferas que son seguras y satisfechas.
Aférrate al amor porque es el don mas preciado de la vida, porque es generoso, se preocupa y
da significado a la vida. Aférrate a la familia y a los amigos porque son las personas más importantes
en tu vida y porque hacen del mundo un lugar mejor.
Ellos, son la vida que ha crecido con el tiempo para alimentarte, ayudarte a seguir tu camino y
permanecer siempre cerca de ti. Aférrate a todo lo que eres y a todo lo que has aprendido, porque
esto es lo que te convierte en un ser singular. No menosprecies lo que sientes y lo que crees que es
bueno e importante; tu corazón te habla con más fuerza que tu mente. Aférrate a tus sueños,
alcánzalos de manera diligente y honrada. No tomes nunca el camino más fácil ni te rindas ante el
engaño.
Recuerda a otros en tu camino y dedica tiempo para atender sus necesidades.
Disfruta de la belleza que te rodea. Ten valor para ver las cosas de manera diferente y más
clara. Haz del mundo un lugar mejor día a día y no te olvides de las cosas importantes que dan
significado a tu vida.
Agradecemos esta aportación a Ricardo Renan Raigoza Gutierrez

327. Fe
(Fe)
Un día estaba haciendo oración en el Santísimo, de pronto escuche tras de mi la voz de una
persona adulta que también hacía oración, en ese momento puse atención y justo dijo "Señor si mi fe,
tuviera por lo menos el tamaño de un grano de mostaza sería suficiente".
Dios se manifiesta en cada detalle de nuestras vidas, la diferencia es nuestra apertura para
escucharlo, demos gracias por su presencia, y tengamos fe, por lo menos que sea del tamaño de un
grano de mostaza.
Patricia Pérez

338. La vela y el sol
(Fe)
La noche del 5 de abril de 1754 moría Catalina Thomas en la ciudad de Palma, Mallorca. En el
cuarto había tal oscuridad que alguien suplicó:
- A ver quien trae una vela por favor.
La moribunda aclaró: - Traigan alguna vela para ustedes; por lo que a mí respecta, el sol como
nunca esta brillando.
"La luz del sol se volverá siete veces más brillante" (Is 30, 26; Mt 13, 24ss; Hechos 26, 1ss)
¿Qué tan grande es tu fe? ¿Vas caminando en la vida en busca de esa Luz?
Hemenegildo Zanuso

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 27

398. Para vivir mejor la Cuaresma
(Fe)
Desde el principio Dios y el demonio están en constante batalla, el demonio que desea usurpar
el puesto de Dios y Dios defendiendo su creación(nosotros), señala una guerra que parece no
terminar, por que desde el génesis le dice Dios al demonio: que la mujer(La Nueva Eva) pisará su
cabeza, mientras que él tratará de morder su tobillo(parte vulnerable del cuerpo).
Esto nos refleja de forma directa y clara que de todo el cuerpo de Cristo la parte más débil es el
hombre(nosotros) y allí es donde tratará de atacar el demonio con la intención de destruir a Dios; por
esta razón es que somos presa de tantas artimañas del demonio.
Esto no lleva a pensar que no tenemos una firme convicción del Amor de Dios, que aún no nos
hemos creído que Cristo murió por y para nosotros, que Cristo venció la muerte y que la muerte, el
pecado ya no tiene poder sobre nosotros gracias a Cristo.
Pero, ¿tendremos que lamentarnos siempre por esta debilidad y desconfianza de Dios? ; como
dice el Pregón Pascual: oh feliz culpa que mereció tan grande redentor.
En esta tónica es que debemos tomar nuestro ayuno, dejar de saborear las cosas que nos
aparten del Amor de Dios; nuestra oración, sea una acción continua en servicio al hermano por Amor
a Dios y nuestra limosna, que es el compartir con los demás el Amor de Dios, que nos a invitado a
vivir alegres este tiempo de reconciliación con nuestro Creador y con el hermano, para restaurar el
equilibrio natural del Amor de Dios, desde la dimensión de la Cruz.
Perdona y serás perdonado, por que el perdón es liberación del pecado; ama y serás amado,
por que el amor nos lleva a Dios; ora y serás escuchado, por que Dios nos prometió la vida eterna.
Practica con estas armas que nos brinda la Iglesia en este tiempo y experimentarás lo dicho en esta
reflexión.
Un aporte de Ricardo Angulo

406. El gis que cayó
(Fe)
Esta es una historia verídica de algo que pasó en la USC (Universidad del Sur de California)
hace algunos años.
Había un profesor de Filosofía que era un recalcitrante ateo, por lo que se encargaba en todo el
semestre de su clase obligatoria de probar que Dios no podía existir.
Sus estudiantes siempre tenían miedo de discutir con él por su impecable lógica.
Por 20 años enseñó su clase y nunca nadie tuvo el valor de oponerse a sus razonamientos.
Algunos discutían algunos punto de vista, claro está, pero nunca nadie se atrevió a confrontarlo,
porque tenía su marcada reputación de destrozar a sus alumnos.
Al final del semestre, en el último día de clases, siempre les decía a sus más de 300 alumnos:
"¡Si hay alguien aquí que todavía crea en Jesús, póngase de pie!".
En 20 años nadie se había puesto de pie, porque sabían lo que seguía...
El profesor continuaba diciendo: "Porque quien crea que Dios existe es un verdadero tonto".
"Si Dios existiera, podría detener este pedazo de gis para que no cayera al suelo y se rompiera
en mil pedazos... Con esta tarea tan simple demostraría su existencia divina, pero no lo puede
hacer"...
Y cada semestre soltaba el gis en el piso del salón de clases y se estrellaba, rompiéndose en
muchos pedacitos... todos los estudiantes veían sin poder hacer nada.
Así, muchos estudiantes salían convencidos de que Dios no podía existir...
Ciertamente había estudiantes de muchas religiones, cristianos bastantes, pero siempre todos
temerosos de ponerse de pie, pues no encontraban argumentos para convencer al profesor.
Hasta que llegó un "estudiante" que tenía que tomar su clase, pues era obligatoria, y aún
sabiendo de la fama de dicho profesor, sentía la obligación moral de defender su fe... por lo que se

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 28

fue preparando durante todo el semestre, rezando cada mañana para que Dios le diera la fuerza de
levantarse, sin importar lo que el profesor dijera o hiciera, ni tampoco lo que la clase pensara, pues
nadie ni nada debería impedirle dar testimonio de su fe.
Llegó el día final de clases...
El profesor dijo: "¡Si hay alguien aquí que todavía cree en Dios, póngase de pie!".
El tuvo el valor de levantarse... Tanto el profesor como todos sus compañeros se quedaron
estupefactos...
El profesor le gritó: "Eres un tonto... si Dios existiera no permitiría que este gis se rompiera al
caer al piso"...
Al ir diciendo esto, el gis se le resbaló de la mano, rebotó por la manga de su camisa, rodó por
los pliegues de su pantalón y luego lentamente por su zapato de piel suave... cayó al piso y
simplemente rodó sin romperse ni un pedacito siquiera...
La quijada del profesor se le abrió, mientras veía el gis intacto... no pudo articular palabra...
miró al joven estudiante de pie... y salió avergonzado del salón de clases...
El joven, entonces, se puso en frente de todos y les habló de su fe en Dios y en Jesús por más
de media hora, platicándoles de su experiencia de fe y de oración... de inmenso amor de Dios que
nos manifiesta en Cristo Jesús...
Todos los estudiantes se quedaron a escucharlo...
Dios es amor... nuestro guía es Jesús... María, nuestra Madre del cielo...
Pídeles que siempre te ayuden a dar buen testimonio de tu fe... y, sobre todo, reza mucho para
que tu fe siempre se convierta en buenas obras y así des mucho fruto.
Agradecemos esta aportación al Pbro. José Antonio Muguerza Garza

411. Estoy siempre contigo
(Fe)
¿Me necesitas? Estoy aquí contigo. No puedes verme, sin embargo soy la luz que te permite ver.
No puedes oírme, sin embargo hablo a través de tu voz.
No puedes sentirme, sin embargo soy el poder que trabaja en tus manos.
Estoy trabajando en ti, aunque desconozcas mis senderos.
Estoy trabajando, aunque no reconozcas Mis obras.
No soy una visión extraña. No soy un misterio. Sólo en el silencio absoluto, más allá del "yo" que
aparentas ser, puedes conocerme, y entonces sólo como un sentimiento y como fe.
Sin embargo, estoy aquí contigo. Sin embargo, te oigo. Sin embargo te contesto.
Cuando me necesitas, estoy contigo. Aunque me niegues, estoy contigo. En los momentos en que
más solo crees encontrarte, Yo estoy contigo. Aún en tus temores, estoy contigo. Aún en tu dolor,
estoy contigo. Estoy contigo cuando oras y cuando no oras. Estoy en ti, y tú estás en Mí. Sólo en tu
mente puedes sentirte separado de Mí, pues sólo en tu mente están las brumas de "lo tuyo" y "lo
Mío".
Sin embargo, tan sólo con tu mente, puedes conocerme y sentirme. Vacía tu corazón de temores
ignorantes. Cuando quites el "yo" de en medio, estoy contigo. De ti mismo no puedes hacer nada,
pero Yo todo lo puedo. Yo estoy en todo.
Aunque no puedas ver el bien, el bien está allí, pues Yo estoy allí. Estoy allí.
Sólo en Mí, tiene el mundo significado. Sólo en Mí, toma el mundo forma.
Sólo en Mí, el mundo sigue adelante. Soy la ley en la cual descansa el movimiento de las estrellas y
el crecimiento de toda célula viva. Soy el amor que es cumplimiento de la ley. Soy seguridad, Soy
paz. Soy unificación.
Soy la ley por la cual vives. Soy el amor en que puedes confiar. Soy tu seguridad.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 29

Soy tu paz. Soy uno contigo. Yo Soy. Aunque falles en encontrarme. Yo nunca dejo de encontrarte.
Aunque tu fe en Mí es insegura, Mi fe en ti nunca flaquea. Porque te conozco, porque te amo, mi bien
amado, estoy contigo.
Autor James D. Freeman

452. Mi Fe no tiene precio
(Fe)
José Melodoki, conde y millonario, fue victima de la persecución rusa en 1863. Le quitaron de
pronto todas sus posesiones.
Sin embargo, lo llamo mas tarde el gobernador de Kiev y le propuso:
"Si quieres seguir con todas tus posesiones, solo necesitas una condición"
"Que condición?"
"Que dejes de ser católico".
"Mi FE no tiene precio" - respondió valientemente Melodoki - "sigan con mis posesiones y yo
seguiré con mi fe".
Es así como Dios nos pide Fe, Esperanza y caridad porque sin la FE es imposible agradar a
Dios.
La Fe es un regalo gratuito de Dios. Debemos cuidar nuestra FE como lo mas preciado que
tenemos, poniéndola en practica en nuestras oraciones y vida en general para fortalecerla.
Tal vez, algún día, tengamos que escoger entre la FE u otra cosa, como lo hizo el conde José.
Pídele a Dios diariamente que te bendiga y que llegues a apreciar tu FE como el DON más
precioso que posees.

432. Yo soy tu Dios
(Fe)
YO SOY TU DIOS y estoy cerca de ti: ¿no te basta? Por tanto no desees sino aquello que llena mi
corazón.
YO SOY TU DIOS y te soy fiel aun cuando te envio alguna cruz, y por más que pese demasiado,
recuerda siempre que a tu lado estoy, ¿qué deseas más?.
YO SOY TU DIOS y pienso en ti, y esto desde la eternidad. Tu nombre está escrito profundamente en
mi corazón, de tal modo que jamás podré olvidarme de ti.
YO SOY TU DIOS y dirijo todas las cosas únicamente para tu bien; si ahora no lo comprendes, un día
lo podrás ver claramente.
YO SOY TU DIOS y fielmente te amo; conozco perfectamente todo lo que aflige tu corazón, veo con
toda claridad todo lo que te contraría. Acepta todo ello con tranquilidad y paz, porque Yo soy el que lo
ha dispuesto así; tu persevera, permanéceme fiel a fin de que mi Corazón te recompense.
YO SOY TU DIOS ¿Estás sola, alma mía?. Yo te haré compañía. ¿Nadie tiene una buena palabra
para decírtela?. Ven a Mí que siempre seré tu consuelo en el Santísimo Sacramento y te compensaré
todo lo que en la tierra te he negado.
YO SOY TU DIOS ¿Qué más deseas?. ¡Animo! ¡Coraje!. Nada te debe desanimar, porque quien
posee mi Corazón, tiene todo lo que puede desear. Si estás triste, corre a refugiarte en mi Corazón. Si
sientes alegría del triunfo vuela a regocijarte conmigo. Si experimentas cansancio, échate en mis
brazos. Y verás como las sombras se disipan, como las luces crecen, y como las fuerzas se
centuplican.
El mundo pasa, el tiempo huye, los hombres desaparecen, la muerte te roba todo. Una sola cosa te
quedará siempre: TU DIOS.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 30

Angie Vidal Lima-Peru
446. ¿Dónde está Dios?
(Fe)
Vale la pena no dejar pasar este consejo de Pedro: "debemos estar dispuestos a dar las razones de
nuestra esperanza". ¿cuáles serán estas razones? El Evangelio nos dará una pista cuando nos dice
Jesús que el Espíritu de verdad, el Espíritu de Dios está con nosotros y de esta manera Cristo y el
Padre están también con nosotros. Esta es nuestra esperanza, que no estamos solos, que en nuestro
caminar lleno de gozos y sufrimientos, Dios camina con nosotros. Reflexionemos (Juan 14, 15-21).
Después de tantos siglos en los que la Iglesia ha experimentado la presencia del Espíritu Santo nos
parece algo normal y lógica esta promesa, pero para los discípulos que todavía no lograban entender
la trascendencia de la obra de Cristo, debió sonarles bastante extraña esta promesa. Aunque rápido
comprendieron la trascendencia de dicha promesa, cuando movidos por este Espíritu salieron a las
calles y al Templo a anunciar la Buena Nueva de la presencia del Resucitado. Pronto se dieron cuenta
que era el Espíritu Consolador el verdadero constructor del la Iglesia, del Cuerpo Místico de Cristo.
Ellos se sentían transformados por su presencia y además veían como por Él los mismo actos que
Jesús había realizado se volvían a realizar. Así fueron comprendiendo los discípulos la gran
importancia de la promesa de Cristo. El Espíritu que él les prometió era el verdadero continuador,
actualizador de la obra de Cristo, es decir que de nuestra Iglesia.
Ahora la pregunta cabe para nosotros, ¿cómo hemos experimentado nosotros la presencia del
Espíritu en nuestras vidas? Para ello cabe aclarar algo, la presencia del Espíritu se manifestó cuando
los discípulos se propusieron continuar la obra de Cristo, es decir la construcción del Reino de Dios
entre los hombres; es decir, solo cuando se decidieron a llevar la Buena Nueva de la presencia de
Cristo Resucitado es que el Espíritu los transformó. Por lo tanto, antes de preguntarnos si hemos
experimentado su presencia en nuestras vidas, es necesario preguntarnos si nos hemos decidido a
construir el Reino de Dios en la Tierra. Sólo cuando seamos conscientes y nos decidamos a buscar
construir este Reino con nuestras actitudes cotidianas podremos ir experimentando que este Espíritu
Consolador actúa en nosotros, nos fortalece, nos ilumina, y nos guía a tomar las decisiones más
correctas en la construcción de la Iglesia de Cristo. Y sólo cuando nosotros los cristianos nos
decidamos a construir este reino es que tanto sufrimiento y tantas vidas sufriendo sin sentido podrán
tomar un sentido y cambiar de rumbo. La pregunta entonces no es ¿dónde está Dios? sino ¿dónde lo
hemos dejado nosotros?
458. Una opción difícil
(Fe)
Si Jesús hubiera bajado de la cruz,¿te imaginas la que se hubiera armado? Era su gran
oportunidad. Un milagro de ese calibre hubiera sido la demostración de quién era El. La tentación era
grande. Pero decidió ser coherente con lo que había dicho y hecho durante tres años y tomó la
decisión más difícil: seguir clavado en la cruz y pasar por la muerte.
Me costó tiempo entenderlo. Pablo escribiría años más tarde: "era necesario que Jesús
muriera". No porque el Padre quisiera su muerte, sino porque era el único camino hacia la
Resurrección. Sólo pasando por la muerte podía seguir VIVO. Tenía que matar a la muerte.
Me costó comprender, y me sigue costando, que era la única forma de que yo, perdón, nosotros
como Iglesia, empezáramos a recorrer un camino de muchos siglos, hasta el confín de la tierra,
sabiendo que El está vivo y presente a nuestro lado.
¿Qué hubiera pasado si Jesús decidía bajar de la cruz? Es una pregunta de religión-ficción. No
lo sé. Pero tengo la certeza de que nosotros, como Iglesia, no estaríamos hoy aquí.
Con frecuencia ante el dolor y el sufrimiento le preguntamos a Dios ¿por qué? Yo no tengo
respuesta, pero hace dos mil años, cuando alguien, pudiendo hacerlo no quiso bajar de la cruz,
empecé a comprender algo importante: todo sufrimiento tiene un para qué. Y el "secreto" de Jesús
era bastante claro: puso a los demás, a nosotros, por delante de sí mismo y de su vida, Así de
sencillo. Nosotros somos "sacramento" de su presencia, estamos llamados a manifestar su "secreto"
para que todos puedan gozar de la auténtica felicidad.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 31

Pero, ¡cuántas veces en lugar de ayudar a los otros a gozar, les amargamos la vida! Alguna vez
te conté que hace treinta años nuestros obispos pedían que seamos una Iglesia pobre, misionera y
pascual.
Nuestra razón de ser de ser es la misión. Pero la misión entraría en el campo de la religiónficción si no se realiza desde una pobreza que pasa por la cruz. Y no tendría sentido si no va
encaminada a generar esperanza, que eso significa se "pascual". Si no lo vamos consiguiendo,
corremos el riesgo de hacer inútil la muerte de Jesús, su decisión de mantenerse clavado en la cruz...
Para pensar y compartir:
¿Qué signos de esperanza creamos hoy como Iglesia? Si hubieras sido vos quien estaba en la
cruz hace dos mil años, y te proponen bajar...¿qué hubieras hecho? "Empieza por hacer lo necesario.
Luego lo que es posible, y de pronto te encontrarás haciendo lo imposible... Dios hará los milagros".
Así comenzó todo (memoria de la misión)
Gacetilla de la revista de información y animación misionera septiembre-octubre 1998 - editada
por el Instituto Misiones Cosolata - Edición XLVII – No. 5

470. También se ama el silencio
(Fe)
Cuenta una antigua leyenda noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien cuidaba
una ermita. A ella acudía la gente a orar con mucha devoción.
En esta ermita había una cruz muy antigua. Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún
milagro.
Un día el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor. Lo impulsaba un sentimiento generoso. Se
arrodilló ante la cruz y dijo:
"Señor, quiero padecer por ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero remplazarte en la Cruz." Y se
quedó fijo con la mirada puesta en la cruz, como esperando la respuesta.
El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y
amonestadoras: "Siervo mío, accedo a tu deseo, pero ha de ser con una condición."
¿Cuál Señor? preguntó con acento suplicante Haakon. ¿Es una condición difícil? ¡Estoy
dispuesto a cumplirla con tu ayuda Señor! respondió el viejo ermitaño.
Escucha: "Suceda lo que suceda y veas lo que veas, has de guardarte en silencio siempre."
Haakon contestó: ¡Os lo prometo, Señor!
Y se efectuó el cambio. Nadie advirtió el trueque. Nadie reconoció al ermitaño, colgado con los
clavos en la Cruz. El Señor ocupaba el puesto de Haakon. Y este por largo tiempo cumplió el
compromiso. A nadie dijo nada, pero un día, llegó un rico, después de haber orado, dejó allí olvidada
su cartera. Haakon lo vio y calló. Tampoco dijo nada cuando un pobre, que vino dos horas después,

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 32

se apropió de la cartera del rico. Ni tampoco dijo nada cuando un muchacho se postró ante él poco
después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje. Pero en ese momento volvió a
entrar el rico en busca de la bolsa. Al no hallarla, pensó que el muchacho se la había apropiado. El
rico se volvió al joven y le dijo iracundo:
¡Dame la bolsa que me has robado! El joven sorprendido replicó: ¡No he robado ninguna bolsa!
¡No mientas, devuélvemela enseguida! Le repito que no he cogido ninguna bolsa.
El rico arremetió furioso contra él. Sonó entonces una voz fuerte:
¡Detente!
El rico miró hacia arriba y vio que la imagen le hablaba.
Haakon, que no pudo permanecer en silencio, gritó, defendió al joven, increpó al rico por la
falsa acusación. Este quedó anonadado y salió de la Ermita. El joven salió también porque tenía prisa
para emprender su viaje.
Cuándo la ermita quedó a solas, Cristo se dirigió a su siervo y le dijo: "Baja de la Cruz. No
sirves para ocupar mi puesto. No has sabido guardar silencio".
Señor, ¿cómo iba a permitir esa injusticia?
Se cambiaron los oficios, Jesús ocupó la Cruz de nuevo y el ermitaño se quedó ante la cruz.
El Señor, siguió hablando: "Tú no sabías que al rico le convenía perder la bolsa, pues llevaba
en ella el precio de la virginidad de una joven mujer. El pobre, por el contrario, tenía necesidad de ese
dinero e hizo bien en llevárselo; en cuanto al muchacho que iba a ser golpeado, sus heridas le
hubiesen impedido realizar el viaje que para él resultaría fatal. Ahora, hace unos minutos acaba de
zozobrar el barco y él ha perdido la vida. Tú no sabías nada. Yo sí sé. Por eso callo.
Y el señor nuevamente guardó silencio.
Muchas veces nos preguntamos porque razón Dios no nos contesta. ¿Por qué razón se queda
callado Dios? Muchos de nosotros quisiéramos que el nos respondiera lo que deseamos oír, pero
Dios no es así. Dios nos responde aun con el silencio. Debemos aprender a escucharlo.
Su Divino Silencio, son palabras destinadas a convencernos de que, él sabe lo que está
haciendo.
En su silencio nos dice con amor: ¡¡¡CONFIAD EN MI, QUE SÉ BIEN LO QUE DEBO HACER!!!
Autor desconocido. Agradecemos esta aportación a Johnny Díaz

474. El incendio
(Fe)
Una vez se estaba incendiando un edificio de 9 pisos en el centro de una ciudad muy
importante, las personas del edificio al enterarse de que el edificio estaba en llamas rápidamente
salieron de sus departamentos, a excepción de un niño de 8 años de edad que dormía en el octavo
piso, pues su papá había salido a comprar y su mama estaba de viaje, el fuego crecía cada vez mas
e iba subiendo piso por piso, los bomberos intentaban apagarlo sus esfuerzos eran cada vez
imposibles el edificio estaba totalmente en llamas y los bomberos pidieron refuerzos a otras unidades
de la ciudad y de ciudades vecinas.
El drama aumento cuando los bomberos se dieron cuenta que había un niño en el octavo piso,
el fuego crecía iba ya por el quinto piso, de repente aparece el padre del niño preocupado por el niño,
viendo este cuadro, los bomberos hacen un ultimo intento, pero las escaleras no podían llegar hasta
las paredes del edificio por haber fuego en todas ellas, entonces se escucha los llantos del niño,
gritando:
- Papi!!!! Tengo miedo!!!!
El padre lo escucha y llorando le dice:
- Hijo!! No tengas miedo yo estoy aquí abajo, No tengas miedo.
Pero el niño no lo miraba:
- Papi no te veo, solo veo humo y fuego.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 33

Pero el Padre sabe que esta ahí en la ventana porque el fuego lo ilumina.
- Pero yo si te veo, Hijo.
- Hijo Sabes que debes de hacer, Tírate que aquí te agarramos todos los que estamos abajo,
TÍRATE!!!!
El hijo le dice:
- Pero yo no te veo.
EL Padre contesta.
- Sabes como debes de hacer, cierra los ojos, tírate y lánzate!!!
El niño dice:
- PAPI no te veo, pero allá voy !!!
Y cuando el niño se lanzo abajo lo rescatan.
Entonces el Padre lo abraza, llora con el hijo juntos pero muy contentos.
El hijo comprende que hay veces que el Padre no se lo ve pero sus palabras son suficientes
para confiar en él.
Así es nuestra vida, muchas veces hay muchos incendios, sentimos problemas parecidos a
este niño, y nuestro padre DIOS nos dice: TÍRATE!! CONFIA EN MI, y nosotros tenemos que
lanzarnos así no miremos nada, ni sintamos nada, en FE tienes que salir adelante!! Por que sólo su
palabra nos basta!!!
Agradecemos esta aportación a Byron Sarango de Guayaquil- Ecuador

103. Solo Dios puede dar la Fe
(Fe y Testimonio)
Solo Dios puede dar la fe,
pero tu puedes dar tu testimonio.
Solo Dios puede dar la esperanza,
pero tu puedes dar confianza a tus hermanos.
Solo Dios puede dar amor,
pero tu puedes enseñar a amar a los demás.
Solo Dios puede dar la paz,
pero tu puedes suscitar la concordia.
Solo Dios puede dar la fuerza,
pero tu puedes sostener al desfallecido.
Solo Dios es el camino,
pero tu puedes mostrarlo a los demás.
Solo Dios es la luz,
pero tu puedes hacerla brillar a los ojos de todos.
Solo Dios es la vida,
pero tu puedes devolver a otros el deseo de vivir.
Solo Dios puede hacer lo que parece imposible,
pero tu puedes hacer lo que es posible.
Solo Dios se basta a si mismo,
pero prefiere contar contigo.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 34

Aportacion de Zaida Habib

379. ¿Pido a Dios realmente lo que necesito?
(Fe y Vida)
Pedí a Dios fuerzas para grandes logros; me hizo débil para que aprendiera humildemente a
obedecer.
Pedí riqueza para poder ser feliz; Me dio pobreza para poder ser sabio.
Pedí poder para obtener alabanzas de los hombres; y me dio debilidad para sentir la necesidad
de Dios.
Pedí de todo para disfrutar de la vida; Me concedió la vida para poder disfrutar de todo no recibí
nada de lo que pedí, pero me fue otorgado todo lo que necesite y me fueron concedidas todas mis
peticiones que no hice.......
Soy entre todos una persona afortunada.
Agradecemos esta aportación a Alfredo Attolini Maíz

198. Verdadero Cristiano
(Fe y Vida)
Normalmente las personas creemos que en este mundo nuestra misión es trabajar, casarnos,
hacernos religiosos o algo parecido. Pero muchas veces creemos que nuestra misión es sencilla, sin
riesgos, que es fácil llevarla a cabo. Pero no lo es. Un verdadero Cristiano muchas veces sufre
porque debe realizar una lucha con un gran enemigo; la parte mala de nosotros mismos.
Estoy consciente de que cada persona posee un lado bueno y uno malo, y lo lógico es que
cada día que pasa, sepamos luchar y ser mejores, ser buenos y libres de toda culpa.
Pero ese conflicto interno muchas veces es duro de llevar, es una guerra donde ambos bandos
se conocen sus puntos débiles.
El verdadero Cristiano debe saber hacer cosas que no se hacen todos los días : saber pedir
disculpas, saber decir "te quiero" al padre, a la madre, a los hermanos, a cada amigo que tenemos,
porque es bueno recordarlo, pero sobre todas las cosas, saber decir te quiero (sin hipocresías) al
"enemigo" ..ese es el verdadero Cristiano.
Estas luchas también significan nadar en contra de la corriente, y muchas veces significan risas
y burlas de las personas; pero es ese el ejemplo a seguir, el de Jesús, como buen humano.
Aquí les envió un escrito, espero les sirva. Desearía que este mail llegase a muchas personas
en este mundo.
Si una nota musical dijera "una nota no hace melodía" ...no habría sinfonía
Si la palabra dijese "Una palabra no puede llenar una pagina".. no habría libro..
Si la gota de agua dijese "Una gota no puede formar un rió" .. no habría océano...
Si la piedra dijera " Una piedra no puede levantar una pared"..no habría casa..
Dario Lostada
Si el hombre dijera "Un gesto de amor no puede evitar el odio"..nunca habría paz, justicia ni felicidad
sobre la tierra.
Vamos!!! Somos gotas de agua!!! Formemos un río y hagamos que nuestra corriente lleve a muchas
personas a un solo destino : La Felicidad!!

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 35

Agradecemos esta aportación a Danny Barbery M.

403. ¿Por qué la realidad de la vida?
(Fe y Vida)
"¿Por qué la realidad de la vida es tan importante para que nosotros podamos entender
correctamente la Biblia? Es por que la Biblia no es el primer libro de Dios escribió para nosotros. El
primer libro es la naturaleza, creada por la palabra de Dios; son los hechos, los acontecimientos, la
historia, todo lo que existe y sucede en la vida del pueblo; es la realidad que nos envuelve; es la vida
que vivimos. Dios quiere comunicarse con nosotros a través de la realidad de la vida. por medio de
ella, él nos transmite su mensaje de amor y de justicia.
Pero nosotros, hombre y mujeres, a causa de nuestros pecados, organizamos el mundo de tal
manera que creamos una sociedad tan torcida, en la que ya no es más posible percibir claramente la
llamada de Dios que está dentro de la vida que llevamos. Por eso, Dios escribió un segundo libro que
es la Biblia.
Pues bien, este segundo libro no vino a sustituir al primero. La Biblia no vino a ocupar el lugar
de la vida. ¡Es todo lo contrario! La Biblia fue escrita para ayudarnos a entender mejor el sentido de la
vida que vivimos, a percibir más claramente la presencia de la palabra de Dios dentro de nuestra
realidad. San Agustín resumió todo esto de la siguiente manera: la Biblia, el segundo libro de Dios,
fue escrita para ayudarnos a "descifrar el mundo", para "devolvernos los ojos de la fe y de la
contemplación", para "transformar la realidad en una gran revelación de Dios".
Por eso quien lee la Biblia, pero no ve la realidad del pueblo oprimido de ayer y de hoy, ni lucha
por la justicia y por la fraternidad, es infiel a la Palabra de Dios y no imita a Jesucristo. Es semejante a
los fariseos que conocían la Biblia de memoria, pero no la practicaban."
La Biblia: el camino de un pueblo, Mesters, pág. 41-42, Ed. Paulinas
Oscar E. Alonso

426. Reflexión en una playa
(Fe y Vida)
La vida es nada menos que la existencia en Dios.
Caminar, correr, comer, respirar...no significa VIDA con V mayúscula. Cuando escuches a Dios
invitándote a vivir, es decir a participar de su vida...sigue su llamada. Sigue esa llamada a vivir
plenamente...pero antes quiero que sepas lo que ello implica.
El camino de la verdadera vida es duro y difícil; porque así como hay alegrías y eres feliz y
aclamado por todos por un día, así también, por seguir la VIDA, serás crucificado...es ahí, en esa
crucifixión, donde tienen sentido las palabras de Cristo: FELICES LOS POBRES, FELICES CUANDO
OS CALUMNIEN, FELICES CUANDO OS INSULTEN EN TODA FORMA, A CAUSA DE MI...porque
recibirán una gran recompensa en el cielo. (Mt. 5).
El sentido de la vida, que tiene penas y alegrías nunca lo traiciones: es traicionar a la vida
buscar sólo la paz y la alegría cuando para ello hay que sacrificar la verdad...entonces te estás
engañando...tendrás una vida mediocre: reirás, pero no con toda tu risa...llorarás, pero no con todas
tus lágrimas.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 36

Qué hermoso es reír con toda la risa...llorar con todas las lágrimas...qué hermoso es hacer
tanto bien...amar tanto...tratando de imitar la entrega total de Cristo...para luego ser crucificado por
esa gente...
Y, sin embargo, tal es la vida...ama, busca la verdad, busca a Dios, Él te dará la
recompensa...la gente, sólo puede quitarte la vida corporal...
En la vida no puedes ser únicamente materialista...tienes que ser espiritual... El amor es dar.
Muchas veces da quien tiene menos. Tienes que ser capaz de transformar simples sueños en
deseos, transformar deseos en esperanzas, transformar esperanzas en realidades. Tienes que soñar
el sueño imposible...tienes que alcanzar la estrella inalcanzable...tienes que superar la marca
insuperable.
Recordemos que es fácil amar en un mundo en el que existe el amor; lo difícil es amar en un
mundo malo, lleno de fallas, injusticias, inmoralidades...Pero Dios: "...hace nacer su sol sobre buenos
y malos"...y si le amamos a El tenemos que imitarlo.
Sólo en el contexto de una vida que sabe experimentar felicidad y tristeza, que se da a los
demás es que el amor cristiano tiene sentido.
Y es por ello, que un grupo de cristianos nos encontramos reunidos en esta casa, en esta
playa, para que juntos con Cristo oremos...y que nuestra oración no se limite a simples palabras
ahora, sino que también se produzca un cambio real en nuestras vidas...un cambio para vivir la vida
verdadera...un cambio para empezar a amar...a Dios...a los seres humanos.
Hno. JULIO CORAZAO, SM
Fue Maestro Itinerante del Consorcio de Colegio Católicos del Perú. Hoy goza en el cielo con
Dios nuestro Padre.
Angie Vidal

441. Quiero admirarte Señor
(Fe y Vida)
Este día ante TI, te quiero pedir Señor:
*La inocencia para que como un niño contemple el amanecer, los pájaros y las mariposas.
*La energía para combatir la pereza y levantarme feliz.
*Las ganas de contemplarte a ti y a San José en el trabajo, compartiendo con mis compañeros
tus enseñanzas como así algún día lo hiciste y sigues haciéndolo en quien deja guiarse por TI.
*El tiempo para agradecerte por los alimentos que me das y pedirte que bendigas las manos
que los realizaron.
*La fuerza y la certeza para cumplir con dedicación mi trabajo.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 37

*Sentido del humor para ver la vida con alegría y optimismo, que no hay problema sin solución,
ni mal que por bien no venga.
*Que tenga la gracia de poder convivir armoniosamente, respetando y admirando las virtudes
de las personas con las que mi punto de vista no siempre coincide.
*Y que a lo largo del día y cuando la noche despierta y nos cuide nuestros sueños, tenga
siempre la emoción de demostrar mi amor alentando con palabras y fielmente con hechos a las
personas que mas quiero, mi familia, amigos y sobre todo a TI SEÑOR, que no falte nunca a lo largo
y al fin del día el agradecerte por haberme abierto los ojos y poder contemplarte en las personas con
las que conviví y actuando en las situaciones que se me presentaron. El haberme abierto los oídos
para escucharte claramente tus mensajes y consejos a pesar del ruido externo que hay en la ciudad y
del mundo y sobre todo el haber abierto mi corazón a TI y darle la mano a los hermanos que me
necesitaron.
*Y si no te contemple en alguna persona o situación hoy en día, te pido la gracia de que el día
de mañana pueda estar libre de vendas en los ojos, oídos y corazón para poder a TI admirarte.
Agradecemos esta aportación a: mtmarti

517. Un faro en el desierto
(Fe)
Este era un hombre que se puso a construir un faro
en medio del desierto.
Todos se burlaban de él y lo llamaban loco.
¿ A qué un faro en medio del desierto?
El hombre no hacía caso y seguía, callado, su labor.
Un día por fin acabó el faro. En la noche sin luna
y sin estrellas el espléndido rayo empezó a girar en
las tinieblas del aire, como si la vía láctea se hubiera
convertido en carrusel.
Y sucedió que en el momento que el faro comenzó
a dar su luz, surgió de pronto en el desierto un mar,
y hubo en el mar buques trasatlánticos,
y vuelos de submarinos de ballenas,
y puertos con mercaderes de Venecia,
y piratas de barba roja,
y holandeses errantes,
y sirenas.
Todos se asombraron, menos el constructor del faro.
Sabía él que si alguien enciende una luz en medio
de la oscuridad, al brillo de esa luz surgirán...
muchas maravillas.
Fuente : Columna MIRADOR por Armando Fuentes
Enviada por Teresita del Rocío [Querétaro, México]

558. Fe y paraguas
(Fe)
En un pueblito de zona rural en los años 50, se produjo una larga sequía que amenazaba con
dejar en la ruina a todos sus habitantes, debido a que subsistían con el fruto del trabajo del campo. A

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 38

pesar de que la mayoría de sus habitantes eran creyentes, ante la situación límite, marcharon a ver al
cura párroco y le dijeron:
- "Padre, si Dios es tan poderoso, pidámosle que envíe la lluvia necesaria para revertir esta
angustiante situación."
- "Está bien, le pediremos al Señor, pero deberá haber una condición indispensable."
- "¡Díganos cuál es!", respondieron todos.
- "Hay que pedírselo con fe, con mucha fe, contestó el sacerdote."
- "¡Así lo haremos, y también vendremos a Misa todos los días!"
Los campesinos comenzaron a ir a Misa todos los días, pero las semanas transcurrían y la
esperada lluvia no se hacía presente. Un día, fueron todos a enfrentar al párroco y reclamarle:
- "Padre, usted nos dijo que si le pedíamos con fe a Dios que enviara las lluvias, El iba a
acceder a nuestras peticiones. Pero ya van varias semanas y no obtenemos respuesta alguna."
- "¿Han ustedes pedido con fe verdadera?", les preguntó el párroco.
- "¡Sí, por supuesto!", respondieron al unísono.
- "Entonces, si dicen haber pedido con Fe Verdadera... ¿porqué durante todos estos días ni uno
solo de ustedes ha traído el paraguas?"
Envió: Lic. Xinia Villegas Alfaro
581. Hay que seguir cantando
(Fe)
Como cualquier buena mamá, cuando Karen supo que estaba esperando un bebé, hizo lo que
pudo para ayudar a su hijo Michael de tres años a prepararse para una nueva etapa en su vida.
Supieron que el nuevo bebe iba a ser una niña, y día y noche, Michael le cantaba a su
hermanita en el vientre de su madre. El estaba encariñándose con su hermanita aun antes de
conocerla.
El embarazo de Karen progresó normalmente. A tiempo empezó su labor de parto, pronto los
dolores eran cada cinco, cada tres y finalmente cada minuto. Pero una complicación se presentó de
repente y Karen tuvo horas de labor de parto.
Finalmente, después de muchas horas de lucha, la hermanita de Michael nació, pero en muy
malas condiciones. La llevaron inmediatamente en una ambulancia a la Unidad de Cuidados
Intensivos, sección neonatal del Hospital St. Mary en Knoxville, Tennessee.
Los días pasaron y la niña empeoraba. Los pediatras tuvieron que decirle finalmente a los
padres las terribles palabras: "Hay muy pocas esperanzas, prepárense para lo peor". Karen y su
esposo contactaron al cementerio local para apartar un lugar para su hijita. Ellos habían creado un
cuarto nuevo para su hija y ahora se encontraban haciendo arreglos para un funeral.
Sin embargo, Michael, les rogaba a sus padres que le dejaran ver a su hermanita. "Quiero
cantarle", decía una y otra vez.
Estuvieron dos semanas en Terapia Intensiva y parecía que el funeral vendría antes de que
acabara la semana. Michael siguió insistiendo que quería cantarle a su hermanita, pero le explicaban
que no se permitía la entrada de niños a Terapia Intensiva.
De pronto Karen se decidió. Llevaría a Michael a ver a su hermanita, ¡la dejaran o no! Si no
veía a su hermanita en ese momento, tal vez no la vería viva nunca.
Ella le puso un overol inmenso y lo llevo a Terapia Intensiva, Michael parecía una enorme
canasta de ropa sucia. Pero la jefa de enfermeras se dio cuenta de que era un niño y se enfureció.
"¡Saquen a ese niño de aquí ahora mismo! No se admiten niños aquí" El carácter de Karen afloró y,
olvidándose de sus lindos modales de dama, que siempre la habían caracterizado, miró con ojos de
acero a la enfermera, sus labios eran una sola línea y con firmeza dijo: Él no se va hasta que le cante
a su hermanita" y levantó a Michael y lo llevó a la cama de su hermanita.
El miró a la pequeñita, perdiendo la batalla por conservar la vida. Después de un momento
empezó a cantar con la voz que le salía del corazón de un niño de tres años. Michael le cantó: "Eres

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 39

mi luz del sol, mi única luz, tú me haces feliz cuando el cielo es gris...." (conocida canción en inglés
"You´re my sunshine").
Instantáneamente, la bebé pareció responder al estímulo de la voz de Michael, su pulso se
empezó a volver normal.
"Sigue cantando, Michael" le pedía desesperadamente su mamá con lágrimas en los ojos. Y el
niño seguía: "Tú no sabrás nunca, querida, cuanto te amo, por favor no te lleves mi luz del sol... "Al
tiempo que Michael cantaba a su hermana, la bebé se movía y su respiración se volvía tan suave
como la de un gatito cuando lo acarician. "Sigue cantando, cariño" le decía su mamá y él continuaba
haciéndolo como cuando todavía su hermanita estaba en el vientre de su madre. "La otra noche,
querida, cuando dormía, soñé que te abrazaba en mis brazos..." seguía cantando el niño; la
hermanita de Michael empezó a relajarse y a dormir con un sueño reparador que parecía que la
mejoraba por segundos. "Sigue cantando Michael"... ahora era la voz de la enfermera que, con
lágrimas en los ojos, no dejaba de pedirle al niño que continuara.
"Tú eres mi luz del sol, mi única luz del sol, por favor no te lleves mi sol..." Al día siguiente... el
mismísimo día siguiente... la niña estaba en perfectas condiciones para irse a casa.
La revista "Woman"s Day" lo llamó "El Milagro de la canción del Hermano". Los doctores le
llamaron simplemente un milagro. Karen le llamó "El Milagro del amor de Dios".
"Nunca te rindas por la gente que Amas.... El Amor es increíblemente Poderoso."
La vida es demasiado buena como para desperdiciarla...
Confía en que Dios sabe que estas exactamente donde debes estar.
Nunca olvides las infinitas posibilidades que nacen de la Fe.
Envió: Olga Nelly Rodríguez Abundis

582. Sólo Dios
(Fe)
Sólo Dios puede dar la fe...
pero tú puedes dar tu testimonio.
Sólo Dios puede dar la esperanza...
pero tú puedes devolverla a tu hermano.
Sólo Dios puede dar el amor...
pero tú puedes enseñar a amar.
Sólo Dios puede dar la paz...
pero tú puedes sembrar la unión.
Sólo Dios puede dar la fuerza...
pero tú puedes animar al desanimado.
Sólo Dios es el camino...
pero tú puedes señalarlo a otros.
Sólo Dios es la luz...
pero tú puedes hacer que brille a los ojos de todos.
Sólo Dios es la vida...
pero tú puedes hacer que florezca el deseo de vivir.
Sólo Dios puede hacer lo que parece imposible...
pero tú puedes hacer lo posible.
Sólo Dios se basta a sí mismo...
pero prefiere contar contigo.
Envió: José Salvador Sorto

590. Un seguidor auténtico
(Fe)

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 40

Un hombre que acababa de encontrarse con Jesús Resucitado, iba a toda prisa por el Camino
de la Vida, mirando por todas partes y buscando. Se acercó a un anciano que estaba sentado al
borde del camino y le preguntó:
- Por favor, señor, ¿ha visto pasar por aquí a algún cristiano?
El anciano, encogiéndose de hombros le contestó:
-Depende del tipo de cristiano que ande buscando.
-Perdone- dijo contrariado el hombre-, pero soy nuevo en esto y no conozco los tipos que hay.
Sólo conozco a Jesús.
Y el anciano añadió:
-Pues sí amigo; hay de muchos tipos y maneras. Los hay para todos los gustos.
Hay cristianos por cumplimiento, cristianos por tradición, cristianos por costumbres, cristianos
por superstición, cristianos por obligación, cristianos por conveniencia, cristianos auténticos...
- ¡Los auténticos! ¡Esos son los que yo busco! ¡Los de verdad!-exclamó el hombre emocionado.
-¡Vaya!-dijo el anciano con voz grave-. Esos son los más difíciles de ver. Hace ya mucho tiempo
que pasó uno de esos por aquí, y precisamente me preguntó lo mismo que usted.
-¿Cómo podré reconocerle? Y el anciano contestó tranquilamente:
-No se preocupe amigo. No tendrá dificultad en reconocerle. Un cristiano de verdad no pasa
desapercibido en este mundo de sabios y engreídos. Lo reconocerá por sus obras. Allí donde van,
siempre dejan huellas.
Envió: Alicia Escobar

593. ¿Qué bien le ha hecho?
(Fe)
Un mercader inglés llegó a una de las islas del océano Pacífico. Un nativo se le ofreció para
llevarle el equipaje desde el bote hasta el hotel.
Durante el camino conversaron sobre los misioneros y su obra evangélica; el negociante, que
además era ateo, le preguntó con tono despectivo:
-¿Qué bien le ha hecho a usted ser cristiano?
-Yo puedo resaltar algo bueno que le ha hecho "a usted" el que yo sea cristiano.
¿Ve allí aquella gran piedra plana?
-Si, claro que la veo.
-Que bien, porque si usted hubiese venido cuando yo era pagano, le habría degollado sobre
aquella piedra plana y luego mis amigos y yo nos lo habríamos comido. En cambio, ahora, le ayudo a
transportar su equipaje muy contento de servirle.
Envió: Karlos Reges

623. Una bala por Cristo
(Fe)
Un domingo por la mañana en la Iglesia, una cantidad de fieles, alrededor de 2,000 personas,
estaban reunidas y se sorprendieron de ver dos hombres entrar vestidos de negro de la cabeza a los
pies y con armas. Uno de los hombres dijo, "el que se atreva a recibir un tiro por Cristo quédese en el
lugar que está", inmediatamente muchos del coro se fueron, y la mayoría de los diáconos también se
fueron, también se fue gran parte de la feligresía.
De las 2,000 personas sólo quedaban 20. El hombre que había hablado miró al sacerdote y le
dijo "Muy bien, Padre, ya me deshice de los que dicen amar a Cristo pero realmente no lo hacen.
Ahora puede empezar su sermón, que tenga un buen día". Y los dos hombres se fueron.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 41

Envió: Salvador Corral
513. ¿No te parece extraño?
(Fe y Vida)
... como un billete de $10 parece tan grande cuando lo llevas a la Iglesia y tan pequeño cuando
lo llevas a las tiendas.
... cuán larga parece una hora cuando servimos a Dios, pero qué corta cuando vemos nuestro
programa favorito.
... qué difícil nos vienen las palabras al rezar y cuán fácil cuando platicamos con un amigo.
... cuánto nos emocionamos cuando un juego de béisbol se extiende a entradas extras y cuánto
nos quejamos cuando una misa es mas larga de lo usual.
... lo difícil que es leer un capítulo de la Biblia, pero qué fácil leemos 100 páginas de una novela
popular o de un periódico deportivo.
... cómo las personas desean los asientos del frente en cualquier juego o concierto, pero cómo
hasta se esfuerzan para buscar asientos en la parte de atrás de la Iglesia.
... qué necesitemos 2 ó 3 semanas de aviso para responder a un evento de la Iglesia pero
ajustamos nuestros compromisos sin previo aviso para otros eventos aunque sea en el último
momento.
... lo difícil que es aprender una verdad simple del Evangelio para compartirla con otros, pero
qué fácil que es para la misma persona entender y repetir un chisme.
... cómo creemos lo que dicen los periódicos pero cuestionamos lo que dice la Biblia.
... cómo podemos enviar miles de chistes por correo electrónico y se esparcen como reguero de
pólvora, pero cuando empezamos a enviar mensajes acerca de Dios, la gente lo piensa dos veces
antes de compartirlos.
... que en nuestros países cristianos los sitios mas visitados en el internet son los que ofenden
al Señor.
... que muchos sean tan cuidadosos para escoger lo que entra en su estómago pero no se
preocupan de lo que entra en su mente o en su corazón.
... que todos quieran ir al cielo y pocos se preocupan de vivir las exigencias del evangelio
necesarias para lograrlo.
Es extraño, ¿no te parece?
Agradecemos esta aportación a Julieta Irazoqui

537. Cambia al mundo
(Fe y Vida)
Cuando era joven era un revolucionario y mi oración a Dios era: "Señor, dame la energía para
cambiar al mundo."
Al llegar a los cuarenta y darme cuenta de que la mitad de mi vida se había ido sin que yo
hubiese cambiado una sola alma, modifiqué mi oración:
"Señor, dame la gracia para cambiar a todos aquellos con quines tengo contacto, solamente mi
familia y mis amigos y estaré satisfecho."
Ahora, que ya soy un anciano y mis días están contados, mi única oración es: "Señor, dame la
gracia de cambiarme a mi mismo."
¡Si hubiera orado de esta forma desde el principio, no hubiese desperdiciado mi vida!
Envió: Carolina Garcia Cano.

Perlas Escogidas y Tesoros Escondidos ...
San Pablo

J.C.C. 42

Fe y Esperanza en Dios
http://www.ctv.es/USERS/jalolo/fe.html
Cuando ya no puedas más, cuando veas que todo sale mal y sólo veas nubes oscuras..., cuando
sientas que estás solo en este mundo, incluso cuando estés tentado a creer que Dios se ha olvidado
de ti..., Él a tu lado está, siempre ha caminado junto a ti, sus huellas siempre están junto a las tuyas.
Y si no lo sientes ahí, es porque te has alejado, porque no le das oportunidad de hablarle, porque
siempre estás muy ocupado.
Tal vez porque te has cansado, o simplemente porque eres humano y te has equivocado.
Pero hoy es el día para levantarte, el día para volver, la oportunidad de mejorar.
Busca en tu corazón y encontrarás un vacío con forma de Dios, tan inmenso como Él mismo, y es por
eso que no lo has podido llenar.
¿Deseas ser completo? Permite a Dios entrar en tu corazón, y hasta entonces, sólo hasta entonces,
verás que siempre te ha acompañado y a tu lado ha caminado.
Quítate tus cadenas, tus rencores, odios y resentimientos, para que puedas caminar libre al lado de tu
Creador.
Mereces ser feliz..., para eso fuiste creado.
Arturo Quirós
FE ES ....
Creer en lo que no se puede ver
Es guardar la calma cuando todo es turbulento.
La fe no es pasiva, ¡es poner las creencias en práctica!
Tener fe es pedir lo que se necesita.
La fe es oír lo imperceptible, creer lo increíble y recibir lo imposible.
La fe va en contra de las expectativas y condiciones naturales.
Tener fe es crear un vacío en el corazón para que lo llene Dios.
Tener fe no es simplemente que Dios pueda hacer algo, sino que lo hará.
Con fe la respuesta no sorprende, ya se sabía que sucedería.
Tener fe es permanecer en tu puesto cuando todos los demás desertan.
Es quemar las naves para no volver atrás.
Es estar dispuesto a pagar cualquier precio.
Es hacer lo que Dios pide hoy y creer que Él hará mañana lo que ha prometido.
La fe es lo contrario del temor.
Tener fe es elegir a Dios a pesar de las demás posibilidades.
Es confiar en la palabra de Dios t no en lo que te dicen tus sentidos.
Es estar dispuesto a morir confiando.
¡Ésa es la clase de fe con la que se puede obrar curaciones y milagros.
La fe es como un músculo que se vuelve fuerte y flexible al ejercitarlo.
La fe se edifica con el estudio fiel de la palabra de Dios