LEER UN LIBRO

Poesía ecijana para jóvenes: Antología de la poesía ecijana contemporánea. Écija, 2008.
LA OBRA
En esta publicación se reúnen un conjunto de 40 poemas firmados por 16 poetas ecijanos que representan algunas de las voces "decisivas" de la poesía local del último siglo. La presente Antología tiene precedentes en el famoso poemario Ecijanos de Oro (1982), de Tomás Beviá; en 255 biografías de autores ecijanos (1992), del llorado Vicente Durán Recio; en Amigos (1993), coordinada por el reconocido compositor, poeta y profesor, Juan Palomo, o en la más reciente Los perfiles del aire (2004), promotora del itinerario poético Córdoba-ÉcijaSevilla. Las grabaciones de las voces poéticas, seleccionadas y agrupadas por temas, se van alternando, en el CD adicional que acompaña a la obra, con las canciones de los principales cantautores locales: Nuevos Trovadores, Manuel Díaz, Adriano Bermudo, Carmen Madero, José Emilio Díaz y Luis Losada. Se configura así una nueva manera plástica y musical de acercarse a la creación poética y constituyen de por sí toda una proyección sinfónica y orquestal de este libro.

LOS TEMAS
Dentro del libro-disco se pueden diferenciar los siguientes temas: Écija. Uno de los aspectos más destacados de la selección de poemas es la presencia de esa fundamental “pasión de la tierra”, pues –afirma Marcelino Fernández Piñón– “existe algo especialmente atractivo en esta ciudad que insta a cantar, bien por medio de la escritura, bien por su declamación a la belleza de Écija. Écija compone un hermoso cuadro inacabado – pues sigue construyéndose todavía, en el que historia, monumentos, palacios, iglesias, torres, por su belleza se imponen al que la habita: Écija, tierra acogedora, ama a los ecijanos a los que maternalmente acoge en su regazo milenario”(pp. 10-11). El amor. Este tema se trata desde perspectivas muy diversas: el enamoramiento, la belleza femenina, el amor maternal, filial y fraterno; los celos, el nacimiento, la ausencia o la pérdida del ser amado... Semana Santa Ecijana. Los poemas abordan temas de la Semana Santa como la saeta, sus magníficos Cristos y sus bellísimas Dolorosas. La Naturaleza. Se aborda desde enfoques como la diversidad de paisajes, el río, la luna... La Historia. Se pueden citar algunos motivos históricos, como la leyenda de las torres, o la biografía de singulares personajes locales : Manuel Romero o Amancio Rodríguez. La Crítica social. Una denuncia a la indiferencia de la sociedad hacia los problemas que nos rodean. Canción de autor. La palabra se hace música en el CD adicional. Se incluye por vez primera la musicalización de un poema de Tomás Beviá, “Conchita”, a cargo del cantautor ecijano Luis Losada. Los cantautores son capaces de extraerle música a la poesía y de añadirle poesía a la música.

1

Claves de lectura: SALAS DE MUSEO.
Tras las páginas preliminares, el libro se divide en 16 salas de museo, relacionadas con el tipo de poemas y con los temas que caracterizan a cada uno de los poetas seleccionados.

TOMÁS BEVIÁ ARANDA
1.- “Andújar, mi madre” ( págs. 41-42). Hijo predilecto de Andújar (31 de mayo de 1997) e Hijo adoptivo de Écija (26 de mayo de 1988), Tomás Beviá siempre expresó su acendrado amor por estas dos ciudades, madre y novia respectivamente. En este poema se evoca la fascinación del poeta al contemplar la ciudad desde el río Guadalquivir al santuario de la Virgen de la Cabeza, corolario de la composición, para volver nuevamente al río y, entre “fandanguillos transparentes de cristal”, al mar. Se dirige a la ciudad como si fuera una mujer, una “mocita” (esta personificación de la ciudad es un recurso de origen árabe). Analiza métricamente los ocho primeros versos del poema. Las palabras clave de un poeta forman sus símbolos, que pueden ser metonímicos o metafóricos. Indica el tema del texto y las palabras del poema que consideres claves de la poética beviana. Los tópicos literarios son motivos que la tradición ha consagrado, pues reflejan condiciones generales de la existencia. En este poema, Tomás Beviá recoge indirectamente el tópico de comparación de la vida como viaje marítimo, la vida como camino. Señala las palabras que expresan este camino. La anáfora, la metáfora, la personificación, el símil y la paradoja son recursos frecuentemente empleados por el poeta. Señala ejemplos tomados de este texto. ¿Qué partes distingues en el poema? La idea de mujer en la poesía de Tomás Beviá se sublima, afirma Marcelino Fernández Piñón ( pág. 32), en la figura de la Virgen. Escribe las palabras con que el poeta se refiere a la Virgen. Además de la poesía, Tomás Beviá experimentó con la pintura y con la composición musical. A menudo los cinco sentidos humanos están presentes en sus poemas por medio de imágenes visuales, táctiles, auditivas, gustativas y olfativas. Señala las palabras con las que el poeta expresa estos sentidos en el texto.

MARCELINO FERNÁNDEZ PIÑÓN
1.- “Écija dual” ( págs. 63-64). El adjetivo dual significa “que reúne dos caracteres o fenómenos distintos”, se aplica a lo que está formado por dos partes, tiene dos aspectos, etc. Escucha la pista de audio nº 5 del CD. En este paradigmático poema sobre Écija aparece una tensión dual, complementaria. Señala las palabras o expresiones que reflejan esta dualidad.

2

2.- La metáfora es, junto con el paralelismo, la anáfora y el símil, el recurso literario más utilizado por el poeta. Señala algún ejemplo de cada una de estas figuras literarias presente en el poema. 3.- La relación entre poesía y pintura, entre poesía y escultura, es, como un fuego que enciende otro fuego, una constante en la vida y en la obra de Marcelino Fernández Piñón. Observa el cuadro del autor “Desde las riberas del Genil” ( pág. 64) y escribe las semejanzas entre los elementos de esa visión panorámica de Écija y las imágenes presentes en el poema “Écija dual”.
“Creación y encuentro”

4.- Acércate al nuevo centro comercial N4 y contempla el monumento “Creación y Encuentro”, diseñado por el artista Marcelino Fernández Piñón y haz una descripción del mismo con el significado que te sugiera la escultura. 5. - Formula tres preguntas que le formularías al poeta en un Librofórum.

FRANCISCO J. FERNÁNDEZ- PRO LEDESMA
1.- “Nana de los cuatro dientes” ( págs. 69-70). No puede leerse este poema sin estremecimiento. El autor nos explica que esta composición surgió desde el insomnio de una noche en vela y la alegría de saber que el motivo del llanto de su hija “eran los cuatro primeros dientes que le nacían de repente”. Escucha, antes de responder, la pista de audio nº 34 del CD. A) Comenta lo que más te haya conmovido. B) Paco Fernández-Pro no deja de sorprendernos con personalísimas metáforas: señala algunas e identifica el término real y el término imaginario de cada una. C) Identifica las figuras producidas por repetición: paralelismo, anáfora... D) Distingue los apartados en que puede dividirse el poema. E) Localiza los versos en que el autor se dirige directamente a su hija. F) El poeta, gran humanista, conoce y posee la tradición literaria. Lee las nanas de Luis Rosales y de Miguel Hernández que te adjuntamos a continuación y señala las semejanzas y diferencias que encuentres con respecto a la canción de cuna “Nanas de los cuatro dientes”, de Francisco J. Fernández-Pro. LAS NANAS EN LA TRADICIÓN POÉTICA.
NANAS DE LA CEBOLLA Dedicadas a su hijo, a raíz de recibir una carta de su mujer, en la que le decía que no comía más que pan y cebolla.

NANA Duérmete, niño mío, flor de mi sangre, lucero custodiado, luz caminante.

La cebolla es escarcha cerrada y pobre. Escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla, hielo negro y escarcha

3

Si las sombras se alargan sobre los árboles, detrás de cada tronco combate un ángel. Si las estrellas bajan para mirarte, detrás de cada estrella camina un ángel. Si la nieve descansa sobre tu carne, detrás de cada copo solloza un ángel. Si viene el mar humilde para besarte, detrás de cada ola relumbra un ángel. ¿Tendrá el sueño en tus ojos sitio bastante? Duerme, recién nacido, pan de mi carne; lucero custodiado, luz caminante, duerme, que calle el viento..., dile que calle.

Luis Rosales.

grande y redonda. En la cuna del hambre mi niño estaba. Con sangre de cebolla se amamantaba. Pero tu sangre, escarchada de azúcar cebolla y hambre. Una mujer morena resuelta en lunas se derrama hilo a hilo sobre la cuna. Ríete niño que te traigo la luna cuando es preciso. Tu risa me hace libre, me pone alas. Soledades me quita, cárcel me arranca. Boca que vuela, corazón que en tus labios relampaguea. Es tu risa la espada más victoriosa, vencedor de las flores y las alondras. Rival del sol. Porvenir de mis huesos y de mi amor. Desperté de ser niño: nunca despiertes. Triste llevo la boca: ríete siempre. Siempre en la cuna defendiendo la risa pluma por pluma. Al octavo mes ríes con cinco azahares. Con cinco diminutas ferocidades. Con cinco dientes como cinco jazmines adolescentes. Frontera de los besos serán mañana, cuando en la dentadura sientas un arma. Sientas un fuego correr dientes abajo buscando el centro. Vuela niño en la doble luna del pecho: él, triste de cebolla, tú satisfecho. No te derrumbes.

4

No sepas lo que pasa ni lo que ocurre.

Miguel Hernández
Asimismo, el cantautor Joan Manuel Serrat tiene una famosa musicalización de este poema.

Existe una versión cantada por Emilio José.

2.- El árbol ( págs. 69-70). Paco Fernández-Pro es también “un autor prolífico de abundante prosa” (cfr. la semblanza escrita por Marcelino Fernández Piñón, pág. 14) He aquí un cuento donde la narración, el estilo directo y sentencioso se articulan en el relato con la palabra poética. La costumbre de ilustrar conocimientos por medio de cuentos proviene de la cultura árabe. Francisco José Fernández-Pro, como los maestros orientales, está interesado en que sus enseñanzas sean fácilmente asimiladas, y con este fin trata de contar historias tan divertidas como instructivas; por eso puede decirse que este poema tiene una finalidad didáctica. A) Señala las distintas partes que componen la estructura de este cuento. B) ¿Dónde aparece en este cuento la moraleja de la historia?¿Quién la formula? ¿Cuál es la enseñanza de este relato? C) ¿Qué relación hay entre el tema, la finalidad y el tipo de lengua que se emplea? D) ¿Cuántos personajes intervienen en el cuento?¿Con cuál de ellos consideras que se identifica más el autor? E) ¿Crees que, en la sociedad actual, se dan las perspectivas que plantean cada uno de los personajes del cuento? Justifica tu respuesta. 3.- Formula tres preguntas que le formularías al poeta en un Librofórum.

PEPITA TOMÁS MONTERO
1.- “Leyenda de las torres”( págs. 125-27) Este poema lo compone Pepita Tomás, la novia de Écija, inspirándose en el libro de Joaquín J. Noguera Rosado: Fantasías ecijanas. Cuentos y leyendas de la vieja Astigi ( 1982), sugestivo estudio de las añejas leyendas de esta milenaria ciudad. El autor juega con lo que nos dicen los libros y la narrativa popular, lo irreal y lo auténtico para que, novelándolo, sea deleite y recreo del lector amante de las cosas ecijanas. La historia “La novia del sol”, base del poema, fue galardonada por los “Ecijanos en Cádiz” con el Premio “Tacita de Plata”. Lee esta famosa leyenda local; lee y escucha el poema de la Antología (págs. 125-27; pista de audio nº 8). Asimismo, te recomendamos veas la adaptación cinematográfica “Écija, la leyenda”, de Duvisón Films. Responde luego a las cuestiones que te formulamos.

5

Joaquin Noguera Rosado

LA NOVIA DEL SOL

Las ciudades andaluzas, como mozas llenas de encantos en una primavera eterna: blancas, puras, alegres, perfumadas, cantarinas y risueñas, estaban enamoradas del astro rey. Le veían cada mañana asomar tras los montes cercanos, procedente de lo inmenso, con sus rubios cabellos sueltos al aire, apuesto, solemne, lleno de poderosa majestad, sublime. Y todas ellas, coquetas como mujeres, se acicalaban tras la madrugada con sus blancos ropajes, para enamorar al sol. Así entablaban cada amanecer como un pugilato o certamen de belleza ciudadana. Allí estaba Sevilla la bella, luciendo con garbo la peineta de su Giralda; y Córdoba la sultana, asomando sus ojos de mora al espejo tranquilo del Guadalquivir; y Cádiz la plateada, adornando sus trenzas con las rizadas espumas de su bahía; y Málaga la cantarina, que peinaba su larga cabellera en las azules aguas mediterráneas; y Huelva la marinera, que adereza sus manos con los mil reflejos de su ría; y Granada, orgullosa de su realeza mora, luciendo la mantilla blanca de su sierra helada. Y luego las poblaciones: Osuna, Estepa, Marchena, Carmona... romanas y moras, ocultándose coquetonas entre el verdor de los olivos o adornándose galanamente con amapolas de sus trigales. Pero entre tanto flirteo de ciudades hermosas, solo a Écija prefería el majestuoso Febo. Para ella enviaba cada día sus más ardientes rayos, dándole en ellos su luz, su vida, su calor, su energía, en una palabra su fuego que es amor y es purificación. Écija se convirtió así en la predilecta del Sol. ¡'Civitas Solis vocabitur una, Astigi". ¿Qué tendrá -decían entre sí las demás ciudades- para ser su preferida? Écija como mujer que se sabe hermosa, creía tenerlo todo. Sólo le faltaba poder llegar al Sol, consumirse en su calor, embriagarse de su luz cegadora, ser herida mortalmente por sus rayos para, en carroza de fuego de amores, recorrer universos de un interminable y sublime viaje nupcial. Por eso las albas siempre le sorprendían adornándose con amapolas y margaritas silvestres de su florido valle, cubriéndose el talle con el manto verde y oro de sus escuadras de olivos y sementeras fértiles, ciñéndose al pelo la diadema de piedras talladas que la luna le dejaba cada noche en el río. La luna era su consejera, su confidente, y ella con sus hebras largas de plata le ataba tirabuzones caídos sobre el barroquismo de su figura, en esas noches claras en que las grandes

6

estrellas lucen en soledades de espacio, y su luz fría va poniendo claridades tenues en las esquinas de las calles estrechas, como charcos plateados sobre sus piedras romanas. Más la distancia que le separaba de su galán seguía siendo larga, larguísima. Imposible llegar hasta él para hablarle de sus amores, de esa pasión que la consumía. En vano pasaba las noches en vela meditando, rebuscando un medio, consultando a los hados, conversando con ninfas, diosas y sombras. Pero el amor, cuando a la mujer ciega, recurre a lo más inverosímil, incluso a lo más trágico y hasta a veces a lo más maligno,sin precaver sus consecuencias. No hay nada que lo detenga, porque el amor constituye fuerza unitiva y tiende a la posesión real de lo amado; es un ímpetu que surge de lo más subterráneo de la persona. Ya Ortega y Gasset caracterizaba al amor como un movimiento centrífugo del alma dirigido hacia el objeto amado y dotado de cierta temperatura espiritual. Y este fue el caso de Écija. Su amor tenía una temperatura abrasadora que le irradiaba el ser amado, ya su busca fue sin precaver sus consecuencias. No le importó las envidiosas y celosas críticas de sus compañeras, ni que las estrellas le guiñasen con picara malicia. Ella iría en busca de su amor .,. Así fue como llegó aun acuerdo con Lucifer. Entre ambos llevarían a efecto un plan preconcebido por el diablo a cambio de la posesión de la ciudad, de establecer en ella su reino, de hacersedueño y señor del espíritu, noble y leal, astigitano. Era un plan perfecto: debería construir doce torres altas, monumentales, grandiosas, bellas; dignos pedestales sobre los que se elevaría a los etéreos dominios solares. Y Écija a toda prisa, se preocupó de ir construyendo, una tras otra, las doce hermosas torres que el demonio le había indicado. La tarea fue dura, pero Astigi la bella, la enamorada, la galana, sin medir el alcance de su ofrecimiento tenebroso y pecador, activaba la construcción. Y como fruto de su actividad iban surgiendo, cada una en su estilo, las bellas torres astigitanas. Un día, cuando ya estaban construidas once torres y se trabajaba afanosamente en la última, el Sumo Hacedor de todas las cosas, el Creador de Écija la bella, previendo su desastroso final, se dispuso a desbaratar los maquiavélicos planes del diablo. Para ello, mientras Astigi contemplaba orgullosa su obra, la mano poderosa de Dios, lanzó un potente rayo sobre una de las ya acabadas torres. –Abandona tu obra mujer– le dijo el Señor a Astigi– y no te condenes para siempre. Deja inacabada tu última torre y no levantes la que Yo he destruido. Nunca podrás acercarte a tu amor, porque es un amor nacido de la soberbia, y el verdadero amor ha de nacer de la caridad, en una conjunción perfecta de lo divino con lo humano. Yo ahora podría castigar el pecado que ha servido de cimiento a tus torres monumentales, destruyéndolas una por una; pero ello sería borrar toda huella de tus culpas y es mi deseo que queden como ejemplo eterno de tu amor irrealizado. Y así como el demonio te ordenó construir las torres, Yo te ordeno que

7

al pie de cada una levantes un templo, donde constantemente hagas penitencia de tus pecados, mientras en lo alto, las campanas que coloques, hablen al universo de tu arrepentimiento. Écija se arrepintió y cumplió las órdenes divinas. Y así fue como al pie de cada torre creció un templo: Santa Cruz, Santa María, San Gil, Santiago, San Juan, El Carmen, La Victoria, La Concepción, Santa Ana...; Santa Bárbara fue la menos afortunada, pues creció al pie de la torre que el Señor eligió para castigar a Écija; y también Santo Domingo, que fue precisamente la que quedó sin terminar. Más tarde Astigi, en prueba de humildad, fue construyendo otras torres para la mayor gloria de Dios, pero desde entonces ninguna era alta, todas se quedaron en simples espadañas o campanarios. A punto estuvo la enamorada Astigi de condenarse para siempre. Sólo le faltó media torre para contraer sus nupcias con el sol y entregar, a cambio, su alma al demonio. Y esta es la historia, fantástica e irreal, pero romántica y sentimental de las torres ecijanas, debida a una mitológica historia de amor. Y de aquí también los nombres de "Ciudad del Sol" y, por qué no, el de "Sartén de Andalucía". El primero porque estuvo a punto de ser su esposa, y el segundo por faltarle muy poco para arder en los infiernos . . El sol, sin embargo, sigue distinguiendo a Écija, a su Écija. Y para ella envía, día tras día, los más ardientes rayos, las más abrazadoras saetas de fuego, para que como dice Lamartine podamos “evaporar nuestras almas bajo el fuego del sol”. Resume el contenido de esta leyenda. Realiza el comentario métrico de los cuatro primeros versos del poema “La leyenda de las torres” ( págs. 125-127). Indica las semejanzas y diferencias entre la leyenda “La novia del sol” y el poema “La leyenda de las torres”.

2.- “TIENE MI PUEBLO UNA ERMITA” ( págs. 127-28). a) ¿Quién cuenta lo que se describe en el poema? b) ¿A qué género literario pertenece? c) Localiza y escribe la comparación y la personificación que aparecen en la segunda estrofa? d) Señala un ejemplo de paralelismo presente en el poema. e) La quintilla es una estrofa de cinco versos octosilábicos. La combinación de la rima queda a la voluntad del poeta, con la condición de que no haya tres versos seguidos con la misma rima y de que los dos últimos no formen pareado. Por lo tanto, las combinaciones posibles son: ababa, abaab, abbab, aabba. Parece ser que la quintilla se formó con el modelo de la redondilla, añadiéndole un verso. Aparece en castellano en el siglo XV, sin vida independiente, es decir,

8

combinándose con otros tipos estróficos. En el Barroco se usó mucho en el teatro, combinándola con redondillas. Decae su empleo en el Neoclasicismo, pero resurge, con la redondilla, en el Romanticismo hasta el primer período del Modernismo. Realiza el análisis métrico de la primera estrofa: cómputo silábico, rima, verso, estrofa y esquema métrico. f) ¿Cómo se llama el verso que se repite varias veces en el poema? g) Escribe tres adjetivos que aparezcan en las dos primeras estrofas del poema junto al sustantivo al que acompañan. e) Resume con tus palabras, en seis líneas, el contenido del texto.

3.- Formula tres preguntas que le formularías al poeta en un Librofórum.

Valoración global.
Al igual que un lector prefiere un tipo de novelas o una obra en particular, puedes haber experimentado alguna preferencia por ciertos poemas de la antología o por un tipo concreto de poemas o de canciones. Indica qué poemas de la selección del disco-libro son tus preferidos y qué tipo de poesía te parece más interesante. Justifica tu respuesta.

Creación.
1.- EL ESTRIBILLO. Un recurso poético bastante frecuente es el estribillo: se trata de uno o varios versos que se sitúan al principio del poema y se repiten al final de cada estrofa, de forma total o parcial. Un ejemplo de poema con estribillo lo puedes encontrar en “La pared del convento”, de Agustín Rivero Torres ( págs. 117-18); en “Tiene mi pueblo una ermita”, de Pepita Tomás ( págs. 127-128) o en “¿Recuerdas?”, de Vicente Mazón (pág. 96). Vuelve a leer estas composiciones y elabora un poema con el esquema del estribillo sobre el tema que quieras.

2.- UNA CANCIÓN.

9

La pista de audio nº 10 del CD que acompaña a la Antología recoge la canción “La ministra de mi interior”, del cantautor Adriano Bermudo, quien, en la presentación de su disco “Rosas amarillas”, afirma: “Yo estoy del lado de la Vida, del Amor y de la Primavera. Y este trabajo es sencillamente una invitación para cada una de las almas que quieran acompañarme en este hermoso viaje”. He aquí la letra de esta famosa canción:

LA MINISTRA DE MI INTERIOR Eres el lunar de la mejilla de mi alma, el alma de la mejilla de la luna. La lluvia que me salpica en la cara, la cara que se vislumbra en la lluvia. Eres como la brisa marinera, como la inmensa primavera. La risa de mis tonterías y el amparo de mi melancolía. Eres el día cuando está muriendo, la noche cuando está resurgiendo. El viento que enloquece a la marea y el jardín donde yacen mis ideas. Eres el abismo al que me empujan mis ansias, la inocencia y la ternura de la infancia. La candela que anhela cualquier liviano y la sombra que me alberga en el verano. Eres la tentación de lo prohibido. Eres el recuerdo del olvido. La ministra de mio interior. El segundero de mi reloj. Eres la canción de amor que escribí un día sin saber a quién se la daría.

Si observas la canción “La ministra de mi interior”, de Adriano Bermuda, advertirás que se trata de una composición en la que prevalece el optimismo. Cada estrofa se inicia con la misma palabra: Eres... y una serie de imágenes positivas y constructivas que se expresan mediante sustantivos: eres el lunar, eres el día, eres el abismo, eres la canción... Siguiendo este mismo esquema, escribe un poema en el que transmitas ideas de optimismo a tus lectores.

3. Tras la lectura y la audición del disco-libro, escribe una redacción sobre uno de estos temas: - La relación entre poesía, música y pintura. - El amor, sentimiento universal. - Écija, pasión de la tierra.

10