You are on page 1of 6

Semana 14

MORAL Y ECONOMÍA
330 La doctrina social de la Iglesia insiste en la connotación moral de la economía. Pío
XI, en un texto de la encíclica Quadragesimo anno, recuerda la relación entre la economía
y la moral: « Aun cuando la economía y la disciplina moral, cada cual en su ámbito, tienen
principios propios, a pesar de ello es erróneo que el orden económico y el moral estén tan
distanciados y ajenos entre sí, que bajo ningún aspecto dependa aquél de éste. Las leyes
llamadas económicas, fundadas sobre la naturaleza de las cosas y en la índole del cuerpo y
del alma humanos, establecen, desde luego, con toda certeza qué fines no y cuáles sí, y con
qué medios, puede alcanzar la actividad humana dentro del orden económico; pero la razón
también, apoyándose igualmente en la naturaleza de las cosas y del hombre, individual y
socialmente considerado, demuestra claramente que a ese orden económico en su totalidad
le ha sido prescrito un fin por Dios Creador. Una y la misma es, efectivamente, la ley moral
que nos manda buscar, así como directamente en la totalidad de nuestras acciones nuestro
fin supremo y último, así también en cada uno de los órdenes particulares esos fines que
entendemos que la naturaleza o, mejor dicho, el autor de la naturaleza, Dios, ha fijado a
cada orden de cosas factibles, y someterlos subordinadamente a aquél ».691
331 La relación entre moral y economía es necesaria e intrínseca: actividad económica y
comportamiento moral se compenetran íntimamente. La necesaria distinción entre moral y
economía no comporta una separación entre los dos ámbitos, sino al contrario, una
reciprocidad importante. Así como en el ámbito moral se deben tener en cuenta las razones
y las exigencias de la economía, la actuación en el campo económico debe estar abierta a
las instancias morales: « También en la vida económico-social deben respetarse y
promoverse la dignidad de la persona humana, su entera vocación y el bien de toda la
sociedad. Porque el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económico-social
».692 Dar el justo y debido peso a las razones propias de la economía no significa rechazar
como irracional toda consideración de orden metaeconómico, precisamente porque el fin de
la economía no está en la economía misma, sino en su destinación humana y social. 693 A la
economía, en efecto, tanto en el ámbito científico, como en el nivel práctico, no se le confía
el fin de la realización del hombre y de la buena convivencia humana, sino una tarea
parcial: la producción, la distribución y el consumo de bienes materiales y de servicios.
332 La dimensión moral de la economía hace entender que la eficiencia económica y la
promoción de un desarrollo solidario de la humanidad son finalidades estrechamente
vinculadas, más que separadas o alternativas. La moral, constitutiva de la vida económica,
no es ni contraria ni neutral: cuando se inspira en la justicia y la solidaridad, constituye un
factor de eficiencia social para la misma economía. Es un deber desarrollar de manera
eficiente la actividad de producción de los bienes, de otro modo se desperdician recursos;

y la exigencia moral de una justa difusión de estos últimos deben estimular al hombre y a la sociedad en su conjunto a practicar la virtud esencial de la solidaridad. para todos los agentes económicos y para quienes se dedican a las ciencias económicas. ». 333 Para asumir un perfil moral. la actividad económica debe tener como sujetos a todos los hombres y a todos los pueblos.696 Si. ya que la « excesiva disponibilidad de toda clase de bienes materiales para algunas categorías sociales. se puede apreciar justamente la valoración moral que la doctrina social hace sobre la economía de mercado. En este sentido. de la propiedad privada y de la consiguiente responsabilidad para con los medios productivos. pero también un deber estimulante. condenados a la indigencia y a la exclusión. 698 El esfuerzo de concebir y realizar proyectos económico-sociales capaces de favorecer una sociedad más justa y un mundo más humano representa un desafío difícil. la pura acumulación. las « estructuras de pecado » 695 que generan y mantienen la pobreza. El desarrollo. el Magisterio social pone en guardia contra la insidia que esconde un tipo de desarrollo sólo cuantitativo. Cuando se vive con sentido moral. el subdesarrollo y la degradación. la economía se realiza como prestación de un servicio recíproco..pero no es aceptable un crecimiento económico obtenido con menoscabo de los seres humanos. de la libre . según sus capacidades. visible en la disponibilidad de bienes y servicios. sino cualitativos: todo lo cual es moralmente correcto si está orientado al desarrollo global y solidario del hombre y de la sociedad en la que vive y trabaja. de grupos sociales y pueblos enteros. no puede reducirse a un mero proceso de acumulación de bienes y servicios. en términos no sólo cuantitativos. o simplemente economía libre: « Si por “capitalismo” se entiende un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa. 694 para combatir con espíritu de justicia y de caridad. pero también es la vía mejor para hacer progresar a toda la humanidad. dondequiera que existan. aun cuando fuese en pro del bien común. cada uno tiene el deber de comprometerse en el desarrollo económico de todos: 697 es un deber de solidaridad y de justicia. y se convierte para cada hombre en una oportunidad de vivir la solidaridad y la vocación a la « comunión con los demás hombres. fácilmente hace a los hombres esclavos de la “posesión” y del goce inmediato. en efecto. Al contrario. La expansión de la riqueza.699 334 Objeto de la economía es la formación de la riqueza y su incremento progresivo.. Todos tienen el derecho de participar en la vida económica y el deber de contribuir. no es una condición suficiente para la realización de la auténtica felicidad humana.700 335 En la perspectiva del desarrollo integral y solidario.. en alguna medida. al progreso del propio país y de la entera familia humana. Estas estructuras están edificadas y consolidadas por muchos actos concretos de egoísmo humano.. mediante la producción de bienes y servicios útiles al crecimiento de cada uno. Es la llamada civilización del “consumo” o consumismo. todos son responsables de todos. para lo cual fue creado por Dios ». del mercado.

779 bajo el impulso de su natural inclinación hacia la verdad y el bien. cuyo centro es ético y religioso. Pero si por “capitalismo” se entiende un sistema en el cual la libertad. 385 La comunidad política encuentra en la referencia al pueblo su auténtica dimensión: ella « es.780 El pueblo no es una multitud amorfa. cuya conciencia « descubre y manda observar estrictamente » 777 el orden inscrito por Dios en todas sus criaturas: se trata de « una ley moral basada en la religión. la cual posee capacidad muy superior a la de cualquier otra fuerza o utilidad material para resolver los problemas de la vida individual y social. no está encuadrada en un sólido contexto jurídico que la ponga al servicio de la libertad humana integral y la considere como una particular dimensión de la misma. llamados a colaborar establemente para realizar el bien común. para el hombre sobrecarga accidental ». La apertura a la Trascendencia y a los demás es el rasgo que la caracteriza y la distingue: sólo en relación con la Trascendencia y con los demás. la respuesta es ciertamente positiva. EL FUNDAMENTO Y EL FIN DE LA COMUNIDAD POLÍTICA a) Comunidad política. aunque quizá sería más apropiado hablar de “economía de empresa”. « la vida social no es. cada una de las cuales —« en su propio puesto y según su manera propia » 781 — tiene la posibilidad de formar su opinión acerca de la cosa pública y la libertad de expresar su sensibilidad política y hacerla valer de manera . sino también su calidad moral y su significado.701 De este modo queda definida la perspectiva cristiana acerca de las condiciones sociales y políticas de la actividad económica: no sólo sus reglas. la unidad orgánica y organizadora de un verdadero pueblo ». Esto significa que por ser una criatura social y política por naturaleza. 778 Este orden debe ser gradualmente descubierto y desarrollado por la humanidad. sino un conjunto de personas.creatividad humana en el sector de la economía. “economía de mercado” o simplemente de “economía libre”. una masa inerte para manipular e instrumentalizar.775 Dotado de racionalidad. el hombre es responsable de sus propias decisiones y capaz de perseguir proyectos que dan sentido a su vida. así en el interior de las Naciones como en el seno de la sociedad internacional ». La comunidad política. en el plano individual y social. realidad connatural a los hombres. la persona humana alcanza su plena y completa realización. entonces la respuesta es absolutamente negativa ». persona humana y pueblo 384 La persona humana es el fundamento y el fin de la convivencia política.776 sino una dimensión esencial e ineludible. pues. y debe ser en realidad. La comunidad política deriva de la naturaleza de las personas. existe para obtener un fin de otra manera inalcanzable: el crecimiento más pleno de cada uno de sus miembros. en el ámbito económico.

conveniente al bien común. al mismo tiempo. a defender sus derechos y cumplir sus deberes... la cooperación al bien común del Estado en que se hallan insertos. del ordenamiento jurídico y. las minorías pueden verse empujadas a buscar una mayor autonomía o incluso la independencia: en estas delicadas circunstancias. de la convivencia social. En la legítima reivindicación de sus derechos. incluso cuando uno de ellos decidiera pasar a la cultura mayoritaria ». entre los cuales se encuentra. aun estando unidos orgánicamente entre sí como pueblo. ante todo. Las minorías tienen también deberes que cumplir. por diversas razones. no siempre los confines nacionales coinciden con los étnicos. es una persona consciente de su propia responsabilidad y de sus propias convicciones ». pudiendo llegar hasta el extremo de ser negado mediante formas evidentes o indirectas de genocidio ». a comunicarse entre sí los más diversos conocimientos. incluida la celebración del culto. fuente de comunión espiritual y moral: « La sociedad humana. En primer lugar. una insuprimible autonomía en su existencia personal y en los fines que persiguen.782 Quienes pertenecen a una comunidad política. iluminados por la verdad. sin embargo. 386 Lo que caracteriza en primer lugar a un pueblo es el hecho de compartir la vida y los valores. dirigen las manifestaciones de la cultura.783 387 A cada pueblo corresponde normalmente una Nación. las minorías tienen derecho a mantener su cultura. a desear los bienes del espíritu.784 Surge así la cuestión de las minorías. así como sus convicciones religiosas. a asimilar con afán. En todo caso. por el reconocimiento y el respeto de su dignidad mediante la .785 Además.. a sentirse inclinados continuamente a compartir con los demás lo mejor de sí mismos. tiene que ser considerada. que históricamente han dado lugar a no pocos conflictos..786 b) Tutelar y promover los derechos humanos 388 Considerar a la persona humana como fundamento y fin de la comunidad política significa trabajar. Todos estos valores informan y. a disfrutar en común del justo placer de la belleza en todas sus manifestaciones. El Magisterio afirma que las minorías constituyen grupos con específicos derechos y deberes. como una realidad de orden principalmente espiritual: que impulse a los hombres. cada uno de los cuales. « el grupo minoritario tiene el deber de promover la libertad y la dignidad de cada uno de sus miembros y de respetar las decisiones de cada individuo. ante todo. de cuantos elementos constituyen la expresión externa de la comunidad humana en su incesante desarrollo ». En particular. sobre todo. finalmente. del progreso y del orden político. conservan. en provecho propio. de la economía. pero. un grupo minoritario tiene derecho a la propia existencia: « Este derecho puede no ser tenido en cuenta de modos diversos. el diálogo y la negociación son el camino para alcanzar la paz. El pueblo « vive de la plenitud de vida de los hombres que lo componen. incluida la lengua. el recurso al terrorismo es injustificable y dañaría la causa que se pretende defender. los bienes espirituales del prójimo.

la disponibilidad interior a las exigencias del otro. el peligro de que. el desapego de los bienes materiales. por un lado. que la preferencia dada a los derechos de algunos particulares o de determinados grupos venga a ser origen de una posición de privilegio en la Nación. el de la protección de los bienes materiales y su distribución según reglas establecidas. que es inseparable de los de libertad y de igualdad. por defender los derechos de todos. una doble y complementaria acción.792 así entendida. 389 La comunidad política tiende al bien común cuando actúa a favor de la creación de un ambiente humano en el que se ofrezca a los ciudadanos la posibilidad del ejercicio real de los derechos humanos y del cumplimiento pleno de los respectivos deberes: « De hecho. por el contrario. sobre todo a causa del influjo ejercido por las ideologías individualistas y colectivistas. se respeta y se vive también . porque la persona es. Estos constituyen una norma objetiva que es el fundamento del derecho positivo y que no puede ser ignorada por la comunidad política. en efecto. incurran en la absurda posición de impedir el pleno desarrollo de los derechos de cada uno ». de defensa y de promoción: debe « evitar.tutela y la promoción de los derechos fundamentales e inalienables del hombre: « En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana ».791 La amistad civil. 787 En los derechos humanos están condensadas las principales exigencias morales y jurídicas que deben presidir la construcción de la comunidad política. un mayor número de desigualdades en sectores cada vez más amplios. se produce entre los ciudadanos.790 El campo del derecho. y para soslayar. el derecho se define. lo político o lo cultural. la experiencia enseña que. resultando así que los derechos y deberes de la persona humana carecen de toda eficacia práctica ». la donación.788 La plena realización del bien común requiere que la comunidad política desarrolle. es el del desinterés. 391 Una comunidad está sólidamente fundada cuando tiende a la promoción integral de la persona y del bien común. es la actuación más auténtica del principio de fraternidad. desde el punto de vista ontológico y como finalidad. sobre todo en nuestra época. en el ámbito de los derechos humanos.789 c) La convivencia basada en la amistad civil 390 El significado profundo de la convivencia civil y política no surge inmediatamente del elenco de los derechos y deberes de la persona. cuando falta una acción apropiada de los poderes públicos en lo económico. En este caso. es el de la tutela del interés y el respeto exterior.793 Se trata de un principio que se ha quedado en gran parte sin practicar en las sociedades políticas modernas y contemporáneas. anterior a aquélla: el derecho positivo debe garantizar la satisfacción de las exigencias humanas fundamentales. El campo de la amistad. por otro. Esta convivencia adquiere todo su significado si está basada en la amistad civil y en la fraternidad.

recto ejercicio y límites de los poderes públicos ». 392 El precepto evangélico de la caridad ilumina a los cristianos sobre el significado más profundo de la convivencia política. La mejor manera de hacerla verdaderamente humana « es fomentar el sentido interior de la justicia. no sólo un individuo.795 El hombre es una persona. y puede ser considerada como la medida mínima del amor. que es la « civilización del amor ». en efecto. ya sea como estilo de vida cotidiana . que responde con mayor plenitud a su esencia y vocación comunitarias.según las modalidades de la solidaridad y la dedicación al prójimo. aun cuando participa activamente en la tarea de satisfacer las necesidades en el seno de la sociedad familiar. La visión cristiana de la sociedad política otorga la máxima importancia al valor de la comunidad. 798 El objetivo que los creyentes deben proponerse es la realización de relaciones comunitarias entre las personas. civil y política. de sus propios derechos. ya sea como modelo organizativo de la convivencia. de la benevolencia y del servicio al bien común y robustecer las convicciones fundamentales en lo que toca a la naturaleza verdadera de la comunidad política y al fin. no encuentra su plena realización mientras no supera la lógica de la necesidad para proyectarse en la de la gratuidad y del don.796 Con el término « persona » se indica « una naturaleza dotada de inteligencia y de libre albedrío »: 797 es por tanto una realidad muy superior a la de un sujeto que se expresa en las necesidades producidas por la sola dimensión material. La persona humana. La justicia requiere que cada uno pueda gozar de sus propios bienes.794 La convivencia es tanto más humana cuanto más está caracterizada por el esfuerzo hacia una conciencia más madura del ideal al que ella debe tender.